miércoles, 20 de junio de 2012

Suelta y dejar ir el pasado para ser feliz

La resistencia a soltar y a dejar ir, la resistencia dar o recibir perdón, es la causa mayor de nuestra infelicidad. Está íntimamente relacionada con el perdón y la liberación de esas cargas oscuras que nos atrasan y nos llenan de un dolor constante y nos interfieren directamente con la búsqueda de nuestra felicidad.

Aceptar… y dejar ir, significa dejar de pelear con la vida, aceptando a las personas, las situaciones, las circunstancias y los hechos tal como se den, incluidas decisiones y acciones del pasado, lo “malo”, así como lo “bueno”. Implica saber renunciar no aferrándonos a aquello que la razón nos dice es, en nuestras circunstancias, imposible o muy costoso de lograr. Si dejamos de luchar y de resistirnos a lo inevitable, viviremos plenamente el presente, permaneciendo abiertos a todas las opciones sin aferrarnos rígidamente a ninguna de ellas. Esto estimula la capacidad de dar respuestas creativas a la existencia, tal como es en el aquí y en el ahora.

¿Cómo saber cuándo es bueno luchar y cuándo aceptar y dejar ir? Una conocida oración, de San Francisco de Asís, “Dame serenidad Señor, para aceptar las cosas que yo no puedo cambiar”, serenidad para aceptar, pero también dame valor, para poder cambiar las que puedo , y dame la sabiduría que hace falta para saber la diferencia. En ella, se pide a Dios fortaleza para aceptar lo que al cambio se resista, fortaleza para transformar lo modificable y sabiduría para reconocer la diferencia.

Muchas veces, muchas personas desperdician la mayor parte de su vida lamentándose de lo que pudo haber sido y no fue, viviendo en la nostalgia y la melancolía, viviendo en el pasado. Apegados a un recuerdo, un incidente que nos causó dolor o idealizando una vida pasada o una persona en nuestra vida, que en realidad no fue tan maravillosa como tu ahora la añoras.

La negación en muchas ocasiones de querer seguir perpetuando una relación de pareja a veces hasta de maltrato conyugal que tratas de engañarte de que fue maravillosa, cuando en realidad no lo fue y tienes profundas heridas que todavía sangran en tu alma y te niegas a soltar.

Es como si viviéramos dentro de un bloque que detiene nuestro progreso espiritual y nuestra psiquis. Es un dolor latente, que vive ahí dentro y nos afecta nuestras decisiones presentes que luego afectaran nuestro futuro en una cadena de infelicidad.

Pero que maravilloso es que podemos liberarnos de esos lastres y trabajar para nuestra felicidad para sentirnos plenos, vitales, felices.

Cómo es que vamos a hacer eso, te preguntarás?

Cambiando nuestra actitud y la forma en que vemos las cosas que nos rodean y las que nos suceden, escogiendo cómo nos vamos a sentir o reaccionar frente a los eventos, personas etc.

En el caso de Wayne Dyer, cuando fue entrevistado por Anthony Robins, él le contó una historia sobre la ausencia en su vida de su padre alcohólico, que lo abandonó cuando él era pequeño y como su madre le hablaba siempre mal del. Un día ya adulto decidió ir a buscarlo y buscó rastros y huellas de su padre hasta que cuando por fín dió con él, fue en un cementerio. Ahí, Dyer se dió cuenta de que la ausencia de su padre en su vida fue realidad un acto de amor, porque él ( el padre) sabía en su corazón que no estaba capacitado para brindarle felicidad e irse fue un reconocimiento de ello.

Si enmarcamos esta historia y la integramos a la fe, sabemos que todo sucede por algo, que existe un orden divino y que se manifiesta de maneras que en el momento no podemos entender, pero que luego a la larga si lo hacemos.

De hecho, los psicólogos establecen 5 etapas que atraviesa el ser humano ante la pérdida en el proceso de aceptación.

“En este sentido el duelo no solo se presentaría frente a la muerte de un ser querido, sino también con relación a situaciones que impliquen la evidencia para el sujeto de una falta, o de algo que ha de dejar atrás y que no volverá a recuperar, pero que deja siempre un recuerdo”. .” Esta definición corresponde a lo que hoy conocemos como duelo normal, sin embargo existe una forma particular de vivir el duelo que S. Freud llamó melancolía, en este caso el deudo se siente empobrecido y la pérdida es experimentada en el propio Yo.

PROCESO DE ACEPTACION

Las 5 fases según los Psicólogos de la aceptación de la perdida y/o muerte, cambios, perdida de pareja, de un trabajo, de una cosa, de un ser querido etc.

1- Negación, – es una etapa de shock, en la que negamos lo que estamos viviendo, no lo aceptamos. Fase de embotamiento de la sensibilidad.

“Comienza cuando se muere el familiar y se prolonga desde algunas horas hasta una semana. Los deudos se sienten aturdidos e incapaces de aceptar la realidad. Suelen continuar con sus actividades cotidianas en forma casi automática, como si,” la muerte no fuera una realidad, como si fuera un sueño. En esta etapa aparecen episodios de rabia y dolor muy intensos.”

2- Ira, – es como una rabia contra el mundo, una pelea con lo divino con la persona que provoca el dolor. “La persona sabe racionalmente que su ser querido ha muerto, experimenta un fuerte impulso a tratar de encontrarlo y a la vez de olvidarlo. En esta fase, entonces, se mezclan el dolor, la rabia, la búsqueda inquieta y la ingratitud hacia quienes brindan ayuda. Todos estos sentimientos expresan la imperiosa necesidad de encontrar y recuperar a la persona perdida.”

3- Negociación, – empezamos a reflexionar en medio del dolor y confusión nos reconciliamos con Dios, buscamos vías alternas al dolor en protección del ser, para hacerlo más tolerable.

4- Depresión – la melancolía, la depresión, tristeza y desesperanza que no hay alternativa que la misma realidad de la perdida, a veces irreversible. Fase de desorganización y desesperanza.

“Algún tiempo después de la pérdida, al imponerse la noción de la realidad, se intensifican los sentimientos de desesperanza y soledad, la persona acepta finalmente la muerte y cae inevitablemente en una etapa de depresión y apatía.”

5- Aceptación. Ya aquí hay una liberación de culpa, de dolor y de perdón aquí finalmente aceptamos y nos liberamos dolor. Esta última fase se inicia aproximadamente luego de un año de ocurrida la pérdida. El deudo se encuentra en condición de aceptar la nueva situación y es capaz de redefinirse a sí mismo y al nuevo contexto, el cual no incluye a la persona perdida. Esta redefinición de sí mismo es tan penosa como determinante, ya que significa renunciar definitivamente a toda esperanza de recuperar a la persona perdida y volver a la situación previa. Hasta que no se logra esta nueva definición, no pueden hacerse planes a futuro.

Ahora es un momento de reflexionar:

1- Que es lo que en este momento no te permite seguir adelante y ser feliz. Donde te encuentras estancado, que emoción, situación todavía arrastras de tu pasado, de tu niñez, de tu adolescencia, de tu vida actual.
2- En que etapa te encuentras de las 5 que mencionamos?
3- Que tiempo llevas en esa etapa?
4- Cuáles son tus expectativas? Que te pidan perdón, saber pq te hicieron tal o cual cosa que no merecías, que la persona vuelva a ti y reconciliarte, reivindicarte, que esperas que suceda y no pasa?
5- Que es lo que te está impidiendo avanzar, y dejar atrás el pasado?
6- Trabajaste con el dolor?
7- Que es lo que debes perdonar y perdonarte
8- Que es lo que vas a aceptar hoy y de lo que te vas a liberar. En este día para siempre.

Pues liberate ahora!!!

Todo está en la manera que decidas ver las cosas, que seas generoso contigo y con los demás. Que alguien no desee continuar con la relación contigo, no nec. Es tu culpa ni te deroga, simplemente la vida te está regalando una nueva oportunidad de vivir una experiencia nueva. Aprovéchala la vida te sucede ahora y es lo que te pasa por el lado mientras tu pierdes el tiempo envenándote de coraje y resentimiento y dolor, atrévete a ser feliz, es tu responsabilidad indelegable, compromete con tu felicidad y plenitud, hoy!!!

Vale la pena sentirse libre de todo ese veneno que nos sembraron alguna vez. No merece que sigamos recordándolo por el resto de la vida, ¡pasa la página!

¡Suelta el pasado, deja de preocuparte por el futuro, vive el presente, la vida es maravillosa, todo va a estar bien!


Autora: Joyce Pagán Nieves

Si quieres mejorar, decide pasar a la acción


Ayer mientras escribía y reflexionaba sobre mi vida, recordando parte de mis éxitos y algún que otro fracaso (circunstancia ésta necesaria para alcanzar el éxito, recuérdalo), me vino a visitar un viejo amigo, alguien a quien aprecio mucho y que conozco muy bien, alguien como tú que lees mis artículos…

Quiso aprovechar la oportunidad y me confió algunas de sus dudas y dificultades actuales y tras escucharle con mucha paciencia durante buena parte de la mañana, diría que pasaron varias horas, le dije (como te diría a ti si me preguntaras):

Escúchame atentamente, y escribe estas 4 frases donde puedas verlas todos los días:
  • No basta sólo con saber, debes además hacer…
  • Si te quedas parado, no llegarás a ningún sitio…
  • Nada te va a llegar a ti, si antes, no haces algo para cogerlo…
  • Tienes que decidir salir a buscar lo que deseas, ya que si no lo haces, nunca podrás alcanzarlo…
Y ahora, imagínate que estás en un inmenso bosque, lleno de arboles con sus frutos maduros, y tienes mucha hambre, ¿qué tienes que hacer para saciar tu apetito?, algo tan fácil como acercarte a alguno de esos árboles, estirar el brazo y coger sus jugosos y dulces frutos. No debes hacer nada más que eso… ¡qué sencillo¡ ¿verdad?, has resuelto un problema de manera verdaderamente sencilla, ¿cómo ha sido?, únicamente pasando a la acción…

Así se solucionan buena parte de nuestras dificultades, parece tan sencillo que cuesta creerlo, pero es así…

Entonces, ¿qué necesitas para mejorar esa parte de tu vida que te preocupa, esa dificultad que aparentemente tiene una difícil solución?, recuerda los árboles…, tendrás que moverte, avanzar hacia lo que quieres obtener y cogerlo, ya que si te quedas paralizado lamentándote de tus penas, crees que se van a solucionar ¿?

Posiblemente, sea más importante la decisión de hacer algo que el hecho mismo de hacerlo, no te dejes llevar por tus miedos, decide cambiar, no te centres en tus problemas, céntrate en las posibles soluciones, veras que tu perspectiva cambia, que comienzas a ver esas dificultades desde una perspectiva mucho más positiva, y te activarás para pasar a la acción…

En innumerables ocasiones la diferencia entre triunfar y fracasar, se debe únicamente en decidir pasar a la acción o quedarnos lamentándonos esperando que otros tomen nuestras decisiones…

Cuando las cosas se ponen difíciles, es determinante decidir pasar a la acción, ya que si decidimos no pasar a la acción, ¿qué posibilidades de éxito tendremos?, ¿crees que puede haber alguna posibilidad de éxito si nos quedamos parados?, yo creo que no…, y tú ¿?

Reflexiona sobre ello…, amigo mío.

Francisco Lutzardo
Coach y experto en desarrollo personal
Móvil: 625 374 886

La primera vez,... de José Ramón Marcos Sánchez

La primera vez que di un beso deseando ser besado,…. que un sincero y temeroso “te quiero” nació de mis sentimientos en busca de otro “te quiero”,… que viví el sueño de una caricia que siempre me acompaño,…. y me mostró la belleza de otro cuerpo avergonzado,… y quise detenerlo todo para quedarme el momento,… y que el tiempo se muriera en un segundo infinito,… pensé que sin ti nada merecía la pena,… y sentí la tortura del desengaño,… pero me quedé el recuerdo que me enseñó a recordar,… y mereció la pena aprender a perderme en la nostalgia,… en la melancolía de un adiós que jamás pude decir,… te sigo buscando aún en la certeza que nunca regresarás,… naciste mujer en mí,.. conmigo,… empecé a ser hombre a tu lado,…. caminamos de la mano para dejar atrás la niñez sin dejar de ser dos niños,… las ganas de sensaciones nuevas nos difuminaron en la lejanía,… pero fue tan bonito,…. que todos los besos que he dado siguen buscando aquel beso,…. ese que sé, que nunca más podré dar,… por no ofender el recuerdo de aquella primera vez que amé,… que deseé ser amado,….
PD: Dios no me quiere y el Diablo me tiene miedo.
José Ramón Marcos Sánchez.
E-mail y MSN:joseramonmarcos@live.com Twitter: @joseramonmarcos

Ordena tus prioridades

Hay aspectos claves en nuestra vida, como las prioridades, que son determinantes para que ésta vaya por un rumbo u otro, es decir, lo que alcancemos en nuestra vida, “nuestros resultados”, dependen directamente de nuestras acciones, de nuestros estados emocionales y sobre todo de nuestro sistema de creencias que es donde residen “nuestras prioridades”.

Por ello, me parece vital para nuestros resultados reconocer cuáles son nuestras prioridades, que es para nosotros poco importante, importante o muy importante en nuestra vida.

Para lograr reconocer esas prioridades, primero debemos hacer un ejercicio muy clarificador, se trata de comparar lo que hacemos habitualmente como importante “seguramente porque lo hacen todos” frente a las acciones que no hacemos habitualmente como importantes “seguramente porque no lo hacen todos”.

Es muy sencillo, ya veras, comienza contestando a las siguientes preguntas:

¿Qué es más importante para ti, ver un partido y que tu equipo preferido gane, o estar con tu pareja dedicándole un tiempo especial para conversar y escucharl@ activamente?

¿Qué es más importante para ti, ver un partido y que tu equipo preferido gane o abrazar y querer a tus hij@s ó padres, dedicándoles un tiempo especial sólo para ell@s?

¿Qué es más importante para ti, ver un partido y que tu equipo preferido gane, o ayudar a un amig@ y dedicarle 2 horas de tu tiempo cuando lo necesite, poniendo todos los sentidos para entender sus dificultades?

¿Qué es más importante para ti, ver un partido y que tu equipo preferido gane, o dedicarte un tiempo para estar a solas, para reflexionar y pensar sobre tu vida, sobre tus objetivos, sobre tus prioridades?

Parece que las respuestas son evidentes, ¿verdad? y seguro que no tienes ningún tipo de duda sobre lo que es realmente importante para ti, frente a lo que hacemos llevados por la “costumbre popular”. Y esto es así, básicamente porque como todos son de un equipo u otro, nosotros también… Sí, realmente sabemos lo que es más importante para nosotros, ¡estoy seguro que si¡

Entonces, ¿por qué cuando ese equipo gana, lo celebras como el acontecimiento más importante de tu vida?, y por el contrario, lo que es realmente importante para ti, no es que no lo celebres, sino que –probablemente- ni siquiera lo haces ¿?, te pido que reflexiones sobre ello…

En el caso de que seas de l@s que te dejas llevar por la costumbre popular, por lo que hacen todos, te diré algo que seguro te ayudará:

“SÉ EL PROTAGONISTA PRINCIPAL DE TU VIDA, TEN CLARAS TUS PRIORIDADES, ANTES DE HACER ALGO, DECIDE LO QUE ES MÁS IMPORTANTE PARA TI Y A CONTINUACIÓN: HAZLO”

No tengas dudas, no te dejes manipular, tu vida depende de ti, tu felicidad depende de ti, tus mejores momentos dependen de ti…, no dejes que otros ordenen tus prioridades…

Francisco Lutzardo
Coach y experto en desarrollo personal
E-mail: flutzardo@gmail.com
Blog: http://franlutzardo.blogspot.com