viernes, 15 de junio de 2012

La Naranja Dulce


La naranja llegó al Mediterráneo desde Asia. Hay dos variedades básicas: la naranja amarga y la dulce. Se cree originaria de China y Japón y hoy en día se cultiva en muchísimos países de clima templado. Crece en árboles medianos de hojas perennes.

Una variedad muy curiosa es la naranja del tipo sanguina (su pulpa y zumo son de color rojizo como la sangre) Normalmente se suelen dividir en naranjas de mesa (más carnosas) y de zumo (más jugosas) Es aconsejable que sean dulces ya que así son más digestivas.

Propiedades de la naranja

Gracias a su riqueza en nutrientes tiene un gran efecto remineralizante de ahí que sea muy adecuado para niños, ancianos y personas convalecientes.
La naranja ayuda a combatir el estreñimiento gracias a su fibra y su contenido en Magnesio. Además favorece la eliminación de las bacterias intestinales tóxicas favoreciendo la recuperación de la flora intestinal "positiva".
En casos de cistitis o infecciones crónicas de vías urinarias ya que además de su efecto diurético su riqueza en ácido cítrico produce un efecto desinfectante. Puede llegar a cambiar el Ph de la orina creando así un terreno no adecuado para esas bacterias.
La naranja gracias a su variedad de nutrientes nos ayudan a tener un buen tono vital y ahuyentar la apatía y el desánimo.
Puede ser útil en algunos casos de dolores de cabeza sobre todo cuando son causados por exceso de toxinas en el organismo. Favorece, pues, los procesos depurativos del organismo.

Efecto antioxidante por su riqueza en vitamina C.
  • Su riqueza en vitamina C y su efecto remineralizante la hacen una buena aliada en casos de enfriamientos y catarros. En esos estados de congestión en los que no tenemos apetito y buscamos algo que nos hidrate y depure a la vez.
  • Aunque en general deben evitarlas las personas con estómagos muy delicados, es cierto que a la vez también suele ser útil en algunos problemas digestivos (puede regular la secreción de ácido clorhídrico, calmar los dolores de estómago, etc.) En estos casos probar siempre con el zumo de la naranja antes o fuera de las comidas. Consultar con el médico nuestro caso en particular.
  • Adecuada para gente que quiere cuidar el peso ya que nos depura y a la vez nutre sin engordar. Muy adecuada para el típico tentempié a media mañana o media tarde.
  • En casos de calambres o rampas musculares ya que nos aporta mucho Potasio y Magnesio.

Información nutricional de la naranja entera (por 100 g.)
  • 88 % de agua.
  • 35 a 50 calorías.
  • 0.8 a 1 g. de proteínas.
  • 0´1 g. de grasas.
  • 1´5 a 2´5 g. de fibra.
  • 50 mg. de vit. C.
  • 40 mg. de Calcio.
  • 15 mg. de Magnesio.
  • 200 mg. de Potasio.
  • 35 mcg. de ácido fólico.
  • 50 mcg. de carotenos.

El nivel de glucosa y dextrosa depende de la variedad y del punto de madurez aunque en general suelen oscilar entre 8 - 10 g. de hidratos de carbono.

También encontramos otros nutrientes como el ácido málico, oxálico, fósforo, vitaminas del grupo B, Silicio, Hesperidina, etc.

¿Sabías que la naranja...?

Un modo natural para que se conserven durante meses consiste en enrollarlas una a una con papel de periódico y dejarlas en un lugar seco y oscuro sin apilar.

Si vamos a rallar su piel para cocinar hay que lavarlas muy bien o comprarlas de cultivo orgánico o ecológico (cultivadas sin productos químicos)

A muchas personas el ácido de la naranja les produce una irritación en los dientes. Un truco es beber el zumo con una pajita (la típica cañita para beber refrescos) y cepillarse luego los dientes o enjuagárselos con un poco de agua.

Las personas que notan que la naranja le produce gases pueden probar a tomar sólo el zumo y hacerlo además fuera o diez minutos antes de las comidas.

Josep Vicent Arnau

Si pudiera,.. si supiera,.. de José Ramón Marcos Sánchez

Si pudiera darte tanto que te saciara de todo,….si supiera,…sin carencias de momentos muertos,…. acusados de olvidos suicidados en nostalgias,…yermos de sentires de ti,…de mi,…como cuando no me sientes en la piel de tus deseos,….como cuando no te siento bajo el manto de mi orgullo,….y me evado de tu lado en algún reproche oscuro,…que me daña,…que te duele,…y me encierro en la penumbra perpetua que se esconde en tu distancia,….si supiera ser yo mismo en los rincones que nacen indiferentes,….si pudiera,…para mirarte y no ver el desconsuelo en tus ojos,…y escarbar en tu mirada donde me encuentro perdido,….asustado en la idea de no poder encontrarte,….de que el amor sea el sueño que fallece en la costumbre,….y ser feliz sea tan sólo el preludio del duelo de ya no ser,…si pudiera darte tanto como tengo para darte,…si supiera,…sin importarme la huella de aquello que no comprendo,…importándome tan sólo arrancarme el sentimiento,….ese que habita entregado en el amor de entregarte,…hasta aquello que no tengo,..
PD: Dios no me quiere y el Diablo me tiene miedo.
José Ramón Marcos Sánchez

Los plátanos


Los plátanos son uno de los complementos más completos para aquellas personas que desarrollan una gran actividad física. Los deportistas los aprecian mucho ya que su aporte de calcio y magnesio les ayudan a evitar las temidas rampas (calambres) y las agujetas.

Su perfecta combinación de energía, minerales y vitaminas los convierten en el alimento ideal, incluso si estamos siguiendo alguna dieta.
Cuando los plátanos están en su punto de maduración son un alimento que se digiere muy fácilmente y son muy ricos en fibra.

Diferencias entre plátanos y bananas

Las bananas son una variedad (hay muchísimas) de plátanos. En general podríamos decir que los plátanos son más pequeños y más dulzones. Son ideales para postres y papillas.
Las bananas son de carne más dura y se suelen utilizar más para cocinar (fritas son la forma más popular de comerlas).
Los plátanos y las dietas

Se cree, erróneamente, que si seguimos una dieta de adelgazamiento debemos desterrar el plátano de nuestra alimentación debido a su aporte de calorías, pero si lo comparamos, por ejemplo, con una manzana descubriremos que nos aporta menos calorías el plátano que la manzana.

Los plátanos no contienen grasa y sí muchos minerales y vitaminas.

Información nutricional (por 100 g.)
  • Calorías: 85,2 Kcal.
  • Proteína: 1,03 g.
  • Hidratos de carbono: 23 g.
  • Fibra: 2,5 g.
  • Magnesio: 36,4 mg.
  • Potasio: 350 mg.
  • Fósforo: 20 mg.
  • Calcio: 6 mg.
  • Vitamina C: 11,5 mg.
  • Provitamina A: 18 mcg.
  • Acido fólico: 20 mcg.
Beneficios que nos aportan los plátanos

Todos conocemos que el consumo de plátanos o bananas ofrece un rápido aporte de energía a nuestro organismo pero esta es solo uno de los muchos beneficios que podemos obtener del consumo habitual de plátanos.

A continuación te ofrecemos algunas de sus múltiples propiedades relacionadas con la salud:
  • Si estamos deprimidos el consumo de plátanos es un buen remedio pues contiene triptófano.
  • Los plátanos o bananas son una de las frutas más nutritivas.
  • Tienen propiedades astringentes, por lo que nos ayudan a combatir la diarrea.
  • Los plátanos son muy ricos en fibra por lo que regulan el transito intestinal.
  • Si sufrimos de insomnio comer un plátano, antes de acostarnos, nos ayudará a dormir mejor.
  • Por su alto contenido en potasio su consumo esta muy recomendado en caso de sufrir hipertensión.
  • Los plátanos o bananas ejercen una acción muy beneficiosa sobre el sistema digestivo. Son muy recomendables en caso de úlcera.
  • Tomados antes de hacer ejercicio previenen la aparición de calambres.
  • Ayudan a reducir los niveles de colesterol.
  • El consumo de plátanos ayuda a mejorar del reuma, la artritis y la gota.
  • Evitan la caída del cabello.
  • Los plátanos estimulan la producción de hemoglobina por lo que su consumo es muy conveniente en casos de anemia.
  • Alivian los dolores premenstruales por su aporte de potasio y magnesio
¿Sabías que...?

Los plátanos son un ingrediente en muchos platos de cocina de todo el mundo.

El plátano macho se usa para producir harina con la que se elabora un pan muy nutritivo.

Frotar la parte interior de la cáscara del plátano sobre las picaduras de insectos calma el malestar que estas provocan.

Si aplicamos la parte interior de la cáscara del plátano o banana sobre las verrugas estas pueden llegar a desaparecer.

Los plátanos también son un buen producto para nuestra piel.

Elia Arcas

Hasta romperme en sentir,... de José Ramón Marcos Sánchez

Como duele buscar vida más allá de lo vivido,….hacer aquello que sientes olvidando lo que debes,…lo que tienes,…ser el loco que persigue la intensidad de un momento,... escondido en el envés de las almas,…. buscar imposibles que habitan acomodados en ilusiones muertas de costumbre,…en el valor de atreverse,…vaciando sensaciones yermas para llenar sentimientos inciertos,….para volver de la tierra donde no existen suspiros,….y las quimeras son el transito encontrado entre aquel que eres y aquel que quisieras ser,…..entre la libertad de soñar y la cárcel de liberar lo soñado,…y los años fallecen sometidos en monotonías fingidas,….y el miedo a perderte te impide perder el miedo,….quiero conocer lo más profundo de todo,…llegar a lo irreal hasta que sea real,…bajar más abajo del sufrimiento tan sólo para sentir que me habita la vida,…porque prefiero morir buscando la vida que vivir esperando la muerte,…
Dios no me quiere y el Diablo me tiene miedo.
José Ramón Marcos Sánchez.

¿Amor u obsesión? por Merlina Meiler

¿Tienes la duda de si lo que sientes por la otra persona es amor o se ha transformado en una obsesión? Leer lo siguiente te ayudará a dilucidarlo.

Lo que sientes probablemente se ha vuelto una obsesión si:

Ocupa gran parte de tus pensamientos: tienes en mente a esa persona permanentemente. Tratas de imaginar a cada rato qué está haciendo, si ya salió del trabajo, con quién está, por qué te dijo tal o cual cosa. Buscas razones para las cosas que hace y que deja de hacer (por ejemplo, si se olvidó o no pudo llamarte antes de salir del trabajo o avisarte de algo que tal vez no tenga ninguna importancia, puedes estar horas perdido en elucubraciones con el fin de llegar a alguna conclusión sobre los motivos que provocaron esa omisión).

Interfiere en tus actividades diarias: no puedes concentrarte bien en tu trabajo ni en otras actividades, ya que estás demasiado pendiente de los pasos del otro. Has perdido claridad de visión e incluso dejas de hacer cosas o de realizar actividades propias para estar más cerca de la otra persona, con el único fin de poder controlar (y manipular) su vida.

Tienes celos desmedidos que no te permiten disfrutar ni en los momentos compartidos ni cuando no cuando están juntos. Imaginas o crees ver situaciones con terceros que no existen o que amplías. Sientes un deseo incontrolable de posesión respecto de la otra persona y te resulta extremadamente difícil tolerar que hable o se reúna con personas del sexo opuesto.

Vives intranquilo pensando qué estará haciendo o dejando de hacer cuando no están juntos. Dudas si te dice la verdad con respecto a sus reuniones laborales y al verse con amistades o con miembros de su familia. Haces todo lo posible para espiar su mail, su celular, su Facebook, en busca de señales que indiquen si te es fiel o si te ha mentido.

Estando sin pareja, no hay lugar dentro de ti para que aparezca otra persona. Estás totalmente cerrado a conocer a alguien nuevo, vives en el pasado, recreando momentos y trayéndolos al presente. Además, haces comparaciones estériles y tienes cantidades de pensamientos limitantes tales como: “nadie es como él”, “no amaré a nadie como a ella”, “sin esa persona no soy nada” y otros de similares características.
…………
Si crees que tu relación (o lo que sientes por alguien, aunque no esté al lado tuyo) se ha vuelto una obsesión, toma las medidas que consideres necesarias para solucionarlo – no es sano permanecer atascado en una situación así. Buscar ayuda profesional es un muy buen paso para liberarte de eso y de todo lo que provoca en ti.


¿Cuándo consideras que un amor se transforma en obsesión?
Fuente:

YA CASI NO TE RECUERDO,... PERO NO PUEDO OLVIDARTE,... de José Ramón Marcos Sánchez

Ya casi ni te recuerdo,… pero no puedo olvidarte,… quizá porque mi alma sea sombra de la tuya,… y mi silencio la voz de antaño,… y el daño una excusa eterna para echarte de menos,… que necesita ser lluvia para sentir que fue Sol,… y hacer suspiros de vida en el aire del ayer,… soy el sueño derrotado que sólo puede soñarte,… que busca respuestas en lagrimas de nostalgia,… que clava preguntas en tumbas de sentimientos,.. ¿quién hizo de las caricias heridas perpetuadas?,… ¿quién moldeó nuestros besos hasta el dolor más amargo?,…. hoy mis versos son el latido de la memoria,… y mi memoria la compañía del arrullo que nos unió,… sé que te amé,… que me amaste,… y que el final no fue más que el principio de un amor inagotable,… y aunque ya no seamos uno,… no dejáremos de serlo,… cuando ya no existan días,… en el lugar que no hay tiempo,… los sentires nacerán,… del espíritu de aquello,… y moriremos sin vida,… y sin vida viviremos,…. ya casi ni ti te recuerdo,… no sé como era tu rostro,… ni tu cuerpo,… pero no puedo olvidarte,… porque conocí el amor,… y el amor no tiene olvido,….
PD: Dios no me quiere y el Diablo me tiene miedo.
José Ramón Marcos Sánchez
Correo y MSN: joseramonmarcos@live.com Twitter: @joseramonmarcos
Skype y Página oficial de Facebook: jose ramon marcos sanchez
Canal Youtube: turko1969

Queremos Niños Felices de Maytte Sepúlveda

La familia es como un microcosmos. Si queremos mejorar al mundo debemos comenzar por recuperar la calidad de nuestro espacio familiar. Deseamos vivir en un mundo equilibrado y en paz… pero, ¿cómo vamos a lograrlo si no podemos mantener la paz y la armonía en nuestro hogar? Generalmente decimos que los niños son el futuro. Así que el lugar donde ellos crecen y se desarrollan es de vital importancia. Los padres tenemos una gran responsabilidad en este proceso, quiénes somos y nuestra manera de vivir, harán que nos convirtamos en el patrón que ellos copiarán durante sus primeros años de vida. Además con la actitud y la manera de educarlos, influiremos en lo que más tarde serán nuestros hijos.

La mayoría de nosotros quiere que sus hijos sean felices, exitosos, prósperos y en muchos casos que sean o tengan lo que no fuimos o tuvimos nosotros… ¿Pero, les estamos dando el ejemplo y las herramientas necesarias que en verdad, les ayuden a tener una vida plena? Es importante detenernos en este punto para reflexionar acerca de nuestro comportamiento como padres y, sin sentirnos culpables o sin juzgarnos tan duramente, hacer los cambios necesarios para acercarnos a ellos a tiempo de reafirmar los lazos de amor, respeto, apoyo y aceptación que nos permitan estar al lado de ellos para acompañarlos y apoyarlos sin necesidad de que dependan de nosotros material o emocionalmente, cuando sean adultos.

Hoy en día la mayoría de los padres se dedica a satisfacer las necesidades materiales de sus hijos, pero esto hace que en muchos hogares ambos padres trabajen y pasen muy poco tiempo de calidad junto a ellos. Esto repercute negativamente sobre la formación de los niños, que en su mayoría termina apoyándose y acompañándose de los extraños o de los amigos. Por otro lado, los niños que están sometidos a un nivel de exigencia muy alto por parte de sus padres, quienes les piden constantemente ser exitosos y competitivos, crecen tratando de satisfacer las expectativas de otros, para obtener el reconocimiento y la atención que los haga sentir queridos, a pesar de no sentirse bien consigo mismos y con lo que hacen. Estos, inevitablemente serán infelices por mucho que consigan.


Para favorecer su equilibrio emocional

Evita las etiquetas. Muchos de nosotros crecimos escuchando frases como: "Eres torpe", "Eres lento", "Nunca haces las cosas bien", "Eres vago"… y de la misma manera terminamos diciéndoselas a nuestro hijos sin comprender que con ellas los marcamos emocionalmente y contribuimos a formar en ellos una autoestima baja. Cambiemos esos comentarios por otros que nos permitan reconocer sus cualidades y apoyarlos a superar sus limitaciones sin hacerlos sentir mal por ellas.

Exprésales tu afecto. El contacto físico a través de las caricias y las palabras amables y amorosas, los hará sentir queridos e importantes para ti. No los maltrates ni física ni emocionalmente; violencia no es amor, además recuerda que estas heridas tardan mucho tiempo en sanar y que los hacen crecer llenos de resentimiento. Aprende a canalizar tu estrés y tu malestar para no afectarlos a ellos.

Dedícales tiempo de calidad. Tal vez estés pensando mientras lees esto, que tú pasas mucho tiempo con ellos… pero, te pregunto: ¿Haciendo deberes y cumpliendo con las responsabilidades nada más? Es muy importante que puedas compartir momentos de disfrute, de diversión, que favorezcan la comunicación y el intercambio con ellos, más adelante, serán estos momentos los que más recuerden cuando sean adultos, para suavizar sus vidas.

Reconoce sus necesidades. Recuerda que cuando son pequeños no saben expresar sus necesidades de forma directa, así que un llanto sin causa aparente, que se duerman fuera de sus horas acostumbradas, la pérdida del apetito, una pataleta inesperada pueden significar que tenga una necesidad que no puede expresar. Aprende a observar y a conocer a cada uno de tus hijos para que puedas comprenderlos y apoyarlos en todo momento.

Trátalos con respeto. Evita llamarles la atención o gritarles en público, esto puede representar una gran humillación. Considéralos al momento de planificar las actividades familiares, trátalos de la misma manera como esperas ser tratado por ellos, recuerda que es tu ejemplo lo que formará el comportamiento. No les exijas más allá de lo que pueden cumplir o hacer de acuerdo a sus posibilidades. Déjalos ser y obsérvalos desde muy pequeños para que puedas reconocer y aceptar sus características y diferencias personales. No los compares, respétalos y dales estímulo amorosamente para que aprendan a superar sus limitaciones.

¡Suelta el pasado, deja de preocuparte por el futuro, vive el presente, la vida es maravillosa y todo va a estar bien!

Fuente:

Te acepto tal cual eres por Merlina Meiler

Con el tiempo aprendí que a la gente hay que aceptarla tal cual es.

Pretender cambiar al otro en cuestiones de fondo solo acarrea sufrimientos y frustraciones, y además genera en la otra persona mala recepción ya que de alguna manera (directa o indirectamente) percibe que estamos intentando presionar respecto de aspectos que no desea modificar. Las imposiciones externas generan resistencia y el resultado opuesto al que queremos llegar.

También aprendí que podemos pedirle a la otra persona que realice algún cambio menor, siempre y cuando esté de acuerdo en hacerlo. Una cosa es pedirle de buena manera a alguien que sea menos desordenado, por ejemplo, y otra muy diferente intentar trastocar su escala de valores o sus prioridades en la vida. Intentar modificar facetas de la conducta del otro implica, a mi entender, estar buscando algo que esa persona no es.

Solemos perder mucho tiempo presionando al otro para que sea de tal o cual manera, para que reaccione como queremos o rumiando por no obtener la reacción que desearíamos, sin darnos cuenta de que nuestro gasto de energía es inútil, ya que esa persona no tiene la cualidad que nos esforzamos en atribuirle. Esto se aplica en temas importantes y también en los menores. Si por ejemplo a mi pareja le desagrada ver películas románticas y yo lo presiono para que lo haga y para que además las disfrute, no estoy respetando sus gustos – nada bueno puede surgir de semejante presión. Si opto por llamar a mi hermana o a una amiga cada vez que quiero ver una película de este tipo, estaré mostrando aceptación y respeto por las decisiones del otro.

Aceptar a nuestro prójimo implica hacerlo de forma incondicional, y entender que nadie es 100% como nosotros quisiéramos. Si nos miramos al espejo, encontraremos rasgos de nuestra personalidad que debemos aprender a tolerar y a sobrellevar día tras día. Pues usemos este mismo espejo para entender que quienes nos rodean tampoco son perfectos, y para ver más allá de algunas cosas que no nos agradan a fines de conectarnos con la verdadera esencia del otro. En este punto es donde radica la verdadera conexión entre los seres.

Asimismo, con el trascurso del tiempo entendí que si hay cosas de la otra persona que realmente me molestan o no compatibilizan conmigo ni me hacen sentir mejor, o se contraponen a mis creencias o a mi manera de ver la vida, pues es mejor dejar que siga por su camino y yo continuar en el mío. Siempre es sano saber qué limites ponerles a los demás y a nosotros mismos. El saber popular dice: “Tómalo o déjalo” y creo que se aplica en este tema también: acepta incondicionalmente, o no aceptes y déjalo ir.

¿Aceptas a la gente tal cual es?

Fuente: