viernes, 8 de junio de 2012

Cómo evitar que tu hijo se aburra

Por Lorraine Ladish, Guía de About.com
El aburrimiento se produce porque los niños modernos se acostumbran a depender de estímulos externos para divertirse. Además, estos estímulos - como la televisión - son pasivos y no requieren que el niño desarrolle su imaginación, la concentración, y ni tan siquiera pensar por sí mismo.

Cuando los niños tienen demasiados juguetes y estímulos externos, no desarrollan la capacidad de introspección y los recursos internos que les permiten encontrar formas de entretenimiento intelectuales e incluso artísticos.

Dificultad: Difícil
Tiempo requerido: Hasta que sea adulto

Como:
  1. Evita llenarle cada hora del día con actividades planificadas. Permítele que decida por sí mismo cómo entretenerse. Pon a su alcance lápices de colores, papel, pegamento y tijeras para niños (cuando tenga edad de usarlas), para que pueda hacer manualidades. Inicia la actividad con él si es muy pequeño, y luego déjalo que continúe solo.
  2. No uses la televisión como canguro. Es una gran tentación dejar que los niños miren televisión durante horas, sobre todo en vacaciones y fines de semana. Los niños que consumen mucha televisión leen menos y tienden a la obesidad. Limita el tiempo durante el que tus hijos ven televisión cada día.
  3. Enséñale a apreciar la lectura. Un niño que aprende a amar la lectura no se aburre. Eso sí, llévalo a menudo a la biblioteca para que siempre tenga a mano títulos distintos. Suscríbelo a revistas propias de su edad, que tengan ilustraciones o juegos y adivinanzas.
  4. Ayúdalo a desarrollar su imaginación. Los niños que viven en países pobres fabrican sus propios juguetes e inventan juegos. Enséñale a hacer muñecos recortables o a jugar al tres en raya con papel y lápiz.
  5. Evita que tenga demasiados juguetes. Si tu familia y amigos le regalan muchas cosas, guarda los regalos y dáselos poco a poco, o dónalos a familias necesitadas. Si tiene edad para comprenderlo, llévalo contigo al centro de donación. Cuando tienen demasiados juguetes, los niños no aprecian lo que tienen y les cuesta elegir entre tantas cosas.
  6. Ayúdalo a desarrollar una afición. Si te lo puedes permitir, inscríbelo en clases de natación, de música, de pintura o cualquier otra cosa. Si no, pon a su disposición los medios para que pueda hacer un proyecto: un puzzle, un collage, una casa de muñecas de cartón, o un libro.
  7. Déjale que se aburra. Eres su madre, no su bufón. Sugiérele actividades, pero no le des siempre la solución, ni te sientas culpable porque tu hijo se aburre. Si le permites que use el aburrimiento como catalizador para encontrar una actividad interesante y quizá educativa, será más autosuficiente y feliz.
Fuente:


Engendrarme de nuevo,… de José Ramón Marcos Sánchez

Hoy me arranco de mi para engendrarme de nuevo,… sin mentiras,… para secar las lágrimas que inundan los recuerdos rotos,… los que nunca existieron,… los que más duelen porque pudieron ser,… porque nunca pudieron,… quiero adentrarme mas allá del umbral de los miedos,… para llegar a los daños… y olvidar las excusas que me van suicidando,… que me sacian de otros,… que me vacían de mi,… llevaré en los bolsillos sentires avergonzados,… esos que nacieron en los gritos de otras pieles,… entre sudores de instintos,…. esos que murieron en los silencios de almas olvidadas,… entre cariños de culpa,… y me culpo por ello,… hoy me arranco de mi para engendrarme de nuevo,… y asumo el error de ocultar mis errores,…. dejaré de fingir que soy quien no soy,… prefiero estar sólo,… y tener la soledad que margina al loco por honesto,… que sentirme sólo,… y sentir la soledad de alma que acompaña al cuerdo por hipócrita,… aceptaré lo que soy,… pero seré lo que acepto,…
PD: Dios no me quiere y el Diablo me tiene miedo.
José Ramón Marcos Sánchez

Biografía de Marguerite Yourcenar



Marguerite Yourcenar
(Marguerite de Crayencour; Bruselas, 1903 - isla de Mount Desert, Maine, EE UU, 1987) Escritora francesa de origen belga.

Huérfana de madre desde su nacimiento, fue llevada muy pronto a Francia por el padre (natural de Lille) que, tras impartirle una educación bastante esmerada, la llevó siempre con él, en el curso de su cosmopolita existencia, comunicándole su amor por los viajes.

Cursó estudios universitarios, especializándose en cultura clásica, y empezó a publicar diez años antes del comienzo de la Segunda Guerra Mundial, aunque con escaso éxito. De esta primera época son las novelas Alexis o el tratado del inútil combate (1928), que comenzó a despertar el interés de la crítica: obra de corte gidiano, es una lúcida y desinhibida vivisección de un fracaso existencial; La Nouvelle Eurydice (1929), menos tensa e inspirada respectoAlexis: Denier du rêve (1934), historia de un atentado fracasado contra Mussolini, donde la violencia política ocupa el primer plano; y La mort conduit l'attelafe(1934), colección de tres cuentos.

Sus largas estancias en Grecia dieron origen a una serie de ensayos reunidos en Viaje a Grecia y llevaron a su maduración la idea originaría de Fuegos (1936), una obra esencialmente lírica compuesta de relatos míticos y legendarios. La misma dimensión mítica se deja traslucir en su colección de Cuentos orientales, publicada en 1938. El año siguiente aparece El tiro de gracia, basada en un hecho real, una historia de amor y de muerte en un país devastado durante las luchas antibolcheviques. Son importantes también varios ensayos, como Pindare (1932) y Les songes et les sorts (1938).


En 1939 la guerra la sorprendió en los Estados Unidos y allí fijó su residencia, en Maine, dedicándose en un principio a la enseñanza y adquiriendo la nacionalidad norteamericana en 1948. Llevó a cabo también en este período una serie de refinadas traducciones de textos de diversa naturaleza: obras de Virginia Wolf, Henry James y K. Kavafis y la antología de poesía griega antigua La couronne et la lyre.

Su fama como novelista la debe a dos grandes novelas históricas que han tenido gran resonancia:Memorias de Adriano (1951), reconstrucción histórica realizada con gran celo documental de la vida del más ilustrado de los emperadores romanos. Escrita a modo de carta dirigida como testamento espiritual a su sucesor designado, es una meditación del hombre sobre sí mismo, e ilustra el único remedio posible a la angustia de la muerte: la voluntad de vivir conscientemente, asumiendo el deber principal del hombre que es el perfeccionamiento interior. La otra fue Opus nigrum (1965), obra fruto de cuidadosas investigaciones, que gira en torno a la figura del médico alquimista y filósofo Zenón, intelectual enfrentado a los problemas del conocimiento.

Publicó también el ensayo A beneficio de inventario(siete estudios sobre A. d'Aubigné, Piranesi, S. Lagerlöf, Kavafis, Th. Mann, etc.) y diversas obras teatrales como Electre ou la chute des masques(1954), Le mystère d'Alceste (1963) y el volumen de 1971 que comprende Dar al César, Le petite Sirène yLe dialogue dans le marécase. En 1974 publicó su autobiografía en dos volúmenes: Recordatorios yArchivos del Norte, frescos histórico-narrativos sobre su propia familia. Fue la primera mujer en ser elegida miembro de la Academia Francesa en 1980.

En el curso de un viaje a África llevó a término la redacción de los tres relatos que componen Como el agua que fluye (1982), y el ensayo Mishima o la visión del vacío (1981), fruto de la larga frecuentación de la obra del gran escritor japonés. En 1982 vio la luz Con los ojos abiertos, libro de conversaciones con Matthieu Galey, que constituye una reveladora autobiografía.

Fuente:

Biografía de George Stephenson

Ingeniero mecánico inglés que inventó la locomotora de vapor (Wylam, Northumberland, 1781 - Chesterfield, Derbyshire, 1848). Hijo de un mecánico que manejaba una bomba de vapor para achicar agua en una mina (del tipo de Newcomen), se familiarizó desde muy joven con estas máquinas. Su curiosidad le llevó a estudiar en una escuela nocturna y, mientras se ganaba la vida ejerciendo toda clase de oficios, siguió educándose al ayudar a repasar las lecciones a su hijo.

Establecido por fin como mecánico jefe de la mina de Killingworth, desde 1813 se interesó por la aplicación de la máquina de vapor de Watt al arrastre de vagones sobre raíles. Creó la locomotora Blucher,que fue perfeccionando sucesivamente, hasta que en 1821 convenció a los promotores del proyecto de ferrocarril de Stockton a Darlington para que éste fuera tirado por una locomotora de vapor y no por caballos; así surgió la primera línea ferroviaria moderna, construida por Stephenson en 1825.

El éxito hizo que le llamaran para construir la línea de Liverpool a Manchester, mucho más larga; en aquella ocasión, su Rocket ganó una carrera con otras locomotoras que aspiraban a emplearse en la línea (1829). Stephenson instaló en Newcastle una fábrica, de donde salieron las ocho locomotoras que funcionaron en este primer servicio regular de ferrocarril; y fue llamado para construir o asesorar en muchos otros ferrocarriles de los que se iban extendiendo por el mundo.

Con su talento práctico para la mecánica resolvió sobre la marcha los múltiples problemas que iban surgiendo en el trazado de nuevas líneas, construcción de puentes, máquinas, raíles y vagones, además de enfrentarse a quienes desconfiaban de este nuevo medio de comunicación por sus supuestos efectos sobre la salud y el medio ambiente.

Fuente: