jueves, 7 de junio de 2012

Los niños saben que ser optimistas les hace más felices


Desde que tienen cinco años los niños ya se dan cuenta que tener pensamientos positivos hace que las personas sean más felices. Este es el resultado del estudio "Journal Child Development"que incide en la importancia de los padres a la hora de educar a sus hijos con optimismo

El pensamiento positivo hace a las personas más felices y mejor preparadas para afrontar los problemas. Lo saben hasta los niños de preescolar, según las investigaciones científicas llevadas a cabo en universidades como Jacksonville y California.

Además, cuando el niño cumple diez años ya es plenamente consciente que las reflexiones internas pueden modificar las emociones incluso ante circunstancias adversas y negativas.

No es el primer estudio que analiza ser positivos y la influencia que tiene en el comportamiento del niño.

El optimismo es una tendencia interna que permite identificar los acontecimientos desde una perspectiva positiva.

Esta actitud ayuda a enfrentarse a las dificultades con buen ánimo y perseverancia
Además, los investigadores han ido demostrando a lo largo de diversos trabajos científicos la relación que existe entre el estado de ánimo y la salud, ya que los optimistas no solo enferman menos sino que se recuperan antes que los pesimistas.

Ser más sociable y tener mejor autoestima es también consecuencia del optimismo. Ante estos datos, los padres pueden ayudar a que sus hijos se enfrenten a la vida con una actitud lo más positiva posible.

Para ello en primer lugar deben ser ellos mismos optimistas, ya que el ejemplo es la mejor forma de educar.

Los expertos aconsejan igualmente ayudar a los hijos afrontar los problemas explicándoles que son circunstancias de la vida, que son pasajeros y enseñándoles que incluso en las cosas malas se aprende algo positivo.

Además, no hay que olvidarse por mostrar alegría y entusiasmo por los pequeños placeres de la vida y enseñarles desde pequeño valorar las cosas que se tienen en lugar de lamentarse por lo que no tienen.

Enseñarles a ver el vaso siempre medio lleno, en lugar de medio vacío, implica también ayudarle a buscar soluciones cuando se les plantea un problema y valorar sus cualidades.

Fuente:

Los padres deben aprender cómo y cuándo hablar sobre las drogas a sus hijos

Las adicciones son una realidad y cuando los hijos crecen se convierten en la principal preocupación de los padres. La prevención empieza en los hogares y nunca es demasiado pronto. Los padres deben aprender cómo y cuándo abordar el tema.


En la sociedad como la actual el papel de los padres es cada vez más necesario como punto de referencia para los hijos. Pero no es fácil tratar el problema de las drogas ya que nunca se sabe cuándo o cómo empezar a hablarles de este tema.

Además, de formarse y actualizar sus conocimientos para poder contestar a todas las preguntas de los niños y adolescentes, es importante que conozcan las estrategias que deben aplicar en cada etapa de los hijos para evitar el consumo de drogas en un futuro.

Los padres deben imponer límites claros y razonables, fomentar la responsabilidad y facilitar la autonomía de los hijos, de esta forma se les enseña a decir “no” y a resistir la presión de grupo.

Frustración 
También hay que estar atentos a los factores de riesgo que favorecen el consumo. La tolerancia a la frustración es uno de los elementos clave. Los padres deben enseñar a los hijos, desde pequeños, que no pueden conseguir todo lo que quieren y a aprender a aceptarlo de una manera positiva.

A la hora de hablares de las drogas es importante saber qué decirles.

-Antes de los 5 años
Se les puede hablar de alimentos sanos que ayudan a mejorar su salud y de sustancias que son dañinas. Se puede poner como ejemplo productos de la casa como detergentes o el abuso de chucherías.

-De 5 a 8 años
Los niños muestran gran interés por lo que sucede fuera de casa y es el momento de explicarles qué son las drogas ilegales y lo dañinas que pueden ser.
No hay que justificar el consumo y es importante que entiendan que los adultos pueden beber alcohol pero los menores no, porque ellos están creciendo y las consecuencias de su consumo son mayores y perjudicar su desarrollo físico y cerebral.

-De 9 a 11 años
Empiezan a relacionarse con más amigos, lo que contribuye a que puedan encontrarse en situaciones de riesgo.

Hay que enseñarles a decir No y a manejar situaciones de presión. Deben conocer cómo afecta el alcohol y el resto de las drogas y sus consecuencias a largo plazo,
A esta edad, tienen que entender el papel que ejercen sobre ellos la publicidad, las modas y los amigos.

-De 12 a 14 años
Es una etapa de cambio y no suelen estar muy receptivos a lo que dicen los padres, pero se debe estar pendiente de ellos en todo momento y que los hijos perciban ese apoyo.
Es la etapa de inicio al consumo de alcohol y hay que intentar retrasarlo lo máximos posible.
El mejor factor de protección son los hobbies. Hay que reforzar la importancia de los hábitos saludablesy los daños físicos y psíquicos que provocan las drogas

-De 15 a 17 años
A esta edad son muchos los momentos donde los jóvenes ya se han enfrentado al consumo de drogas, fundamentalmente de alcohol.
Los padres deben huir de mensajes alarmistas y dramáticos, ni demostrar desconfianza y de los interrogatorios ante un posible consumo.
Es importante la comunicación y hablar del tema, escuchando lo que tienen que decir los hijos, para que se sientan reconocidos.
Es necesario que los padres valoren las cosas buenas y bien hechas que realizan sus hijos, potenciando así su autoestima.

Al hablar de drogas con tus hijos recuerda:
-Ajustarse a las necesidades del niño, adecuando la información a sus inquietudes y nivel de maduración.
-No alarmar ni infundir miedo. La información tiene que ser objetiva, veraz y realista, sin visiones distorsionadas.
-Dar la posibilidad de que se hable de todo, sin que haya temas tabú.
-Evitar que las conversaciones se conviertan en un interrogatorio.

Cursos de Formación para padres
Es importante que los padres conozcan y se informen de cómo abordar el tema de drogas. Por eso la Fundación para el estudio, Prevención y Asistencia a las Drogodependencias, FEPAD, ha diseñado cursos integrados en la Plataforma e-learning  para que los padres puedan llevar a cabo la prevención desde el hogar. 
Los cursos son gratuitos y en ellos se aprenden nociones básicas sobre la prevención, factores de riesgo o cómo generar habilidades en los hijos que les ayude en su toma de decisiones correctas ante situaciones de conflicto relacionadas con las drogas.


Fuente:

La felicidad en tiempos de crisis por Merlina Meiler

Este martes estuve invitada a un programa de radio. El tema a tratar fue: “La felicidad en tiempos de crisis”. Una de las preguntas centrales fue: “¿se puede ser feliz en el medio de todo lo que está pasando?” Mi respuesta inmediata: “¡Obvio!” “¿Y qué es para ti ser feliz?” retrucaron. “Para mí, ser feliz es estar conectado con uno mismo”.

Las tres conductoras (Enriquez, Piccoli y Schmidt) del programa “1.2.3, Todo empieza otra vez” querían saber si hay una fórmula para ser felices. Lo que yo pienso es que cada ser tiene la llave hacia su felicidad. A cada uno le produce satisfacción otra cosa y esto es absolutamente subjetivo.

Según mi perspectiva, en términos generales, la única manera de alcanzar este objetivo es simple, básica y proactiva: ser fiel a uno mismo.

Cuando traicionamos nuestros ideales o nuestras creencias, nos alejamos de la posibilidad de sentirnos plenos y en nuestro propio eje. La gente que nos rodea siempre va a hablar (bien, mal) y a opinar, pero depende de cada uno dejar que esos puntos de vista o recomendaciones nos influyan al punto de perdernos.

Lo mejor en estos casos es reconocer la intención positiva del otro y hacer lo que creemos que está bien. Este es uno de los maravillosos logros de crecer: vamos teniendo la fuerza y la inteligencia para animarnos a tomar nuestras propias decisiones. Nuestros mayores nos han criado con amor y con la mejor de las voluntades, pero cada persona sabe o intuye cuál es el camino hacia el sentirse bien y esto, a veces, puede contraponerse con las expectativas que tienen nuestros padres. Esto no significa falta de amor o de unión familiar, quiere decir que hemos crecido.

Claro que no es posible ser feliz las 24 horas del día, sino que esta sensación es algo que se produce en diversos momentos, si permitimos que llegue hasta nosotros. Para ello, algunos tips:

No dejes que un hecho empañe toda tu vida: si estás solo, por ejemplo, no dejes que tus fines de semana transcurran tristes, saliendo con amigos “porque no tienes pareja”: disfruta cada momento, cada actividad y a la gente que te rodea (familia, amistades) ya que este cambio de energía te pondrá más a tono con lo necesario para que atraigas un buen compañero.

Busca contención en momentos de crisis profunda: si te ha sucedido algún hecho traumático recientemente, es lógico que estés muy sensible y metido hacia adentro, haciendo el duelo. Seas hombre o mujer, contar con una persona en quien apoyarte y con quien desahogarte (sea quien sea) es esencial para sobrellevar la circunstancia: pasar por un proceso así acompañado difiere en un 100% de hacerlo en soledad, aunque el dolor sea el mismo.

Si no tienes trabajo, piensa en cuáles son tus talentos: además de la especialidad que hayas adquirido, todos somos buenos para realizar diversas actividades. Como seres multidimensionales, gozamos de diversas capacidades y si no conseguimos trabajo en nuestra línea de actividad, estamos ante una estupenda oportunidad para dedicarnos a algo que realmente nos agrade. Mucha gente, al irse de vacaciones, sueña con poner un bar en la playa o en dejar la oficina y dedicarse a su pasión, como ser chef o cantar profesionalmente: tal vez este sea el momento indicado para intentarlo.

Deja de quejarte: a todos nos suceden montones de hechos molestos durante el día: se corta la luz o el agua, llegamos tarde al trabajo, tenemos mucho frío o mucho calor, hay cola en el banco, etc. etc. A la pregunta: ¿qué te hace feliz?, muchos contestarían: un día de sol. Pero gran cantidad de esta gente suele intentar tapar el sol con un dedo… Repasa a la noche todo lo bueno que vivenciaste durante tu día, ¡y agradece por ello!

Aplica tu sello distintivo a todo lo que hagas: una cosa es copiar actitudes o conductas ajenas y otra muy distinta es desplegar las propias… ¡el reconocerte en cada paso que des es un camino asegurado hacia momentos felices!

¿Te consideras una persona feliz? ¿Qué de lo que está a tu alcance te ayudaría a conseguirlo?

Fuente:

Definiendo relaciones por Merlina Meiler

Si estás en soledad y en la búsqueda de una pareja, al conocer a alguien que parecería ser afín (o que, decididamente, te atrae), es común intentar rotular la relación desde un principio (amigo, novio, pareja, amante, “touch and go”, etc.) pero esto, ¿es contraproducente?

Hace tiempo que deseas encontrar a tu par, ese ser con quien compartir alegrías y tristezas, fines de semana, fiestas familiares y la vida misma.

Has tenido intentos fallidos y ya no tienes ganas de volver a empezar, depositar nuevamente tu confianza y exponerte a que, quizás, vuelvan a herirte.

O volviste a encontrarte con un ex y te has dado cuenta de que “donde hubo fuego, cenizas quedan” y quieres saber si esta vez resultará.

O incluso, ha aparecido alguien que llamó tu atención y no buscas nada estable.

Sea cual fuera la situación, comienzas a verte con ese ser y resulta inevitable el paso siguiente: definir la relación. Y acá es donde se cometen gran cantidad de errores que podrían evitarse.

Porque si solo aceptas a la persona para divertirte o para pasar el rato y así lo proclamas (“es una historia pasajera”), estarás cercenando la posibilidad de que se transforme en otra cosa, con el tiempo.

Por el contrario, si al iniciar una comunicación amorosa o sexual con alguien, de inmediato lo rotulas como “novio/a” o “pareja”, harás todo lo posible para que se transforme en eso que anhelas y es probable que pases por alto o dejes de lado aspectos importantes de su personalidad, que no te convencen demasiado. Además, puedes llegar a empezar a ampliar tu grado de tolerancia a niveles poco saludables, en pos de que se concrete el noviazgo o de que el vínculo alcance estabilidad (y esto conlleva muchas más decepciones, a posteriori).

El miedo a habernos equivocado (“¿se lo presentaste a tu familia a las pocas semanas y ahora, ya pasó a la historia?” “¿otra vez te dejaron”?) suele ser una presión extra para no saber cómo salir del enredo o para que la desilusión, esta vez, sea más profunda.

¿Cuál es la propuesta? La dividiría en tres:

DEJAR FLUIR
NO FORZAR NI PRESIONAR
NO DEFINIR

- La próxima vez que comiences a verte con una persona, permite que haya un ida y vuelta fluido entre ustedes dos. Si todo va bien, la relación por sí sola irá tomando color y llegará a buen puerto. Y si este no es el caso, mejor intuirlo cuanto antes y seguir nuestro camino.

- No fuerces la situación, es mejor darse cuenta si el otro quiere estar con nosotros y se va enamorando con el tiempo que presionar y luego quedarnos enojados, principalmente, con nosotros mismos. Querer enganchar a alguien contra su voluntad o cuando no es su momento, indefectiblemente, nos dejará un sabor amargo –y en soledad, nuevamente.

- Trata de no definir lo que está sucediendo, hasta que el tiempo y la sucesión de hechos vayan señalando hacia dónde se dirigen. Puedes tener mucha necesidad de estar acompañado o de vivir enamorado, pero tal vez la próxima persona que se te acerque o que te guste no sea la indicada. O tal vez, a quien consideras “alguien buena onda para verse cada tanto” termina conquistando tu corazón.

¡Déjate sorprender!

¿Sueles necesitar definir las relaciones?

Fuente:
ww.mejoraemocional.com

Biografía de Juan Luis Guerra



Juan Luis Guerra (derecha) y los 4-40
(Juan Luis Guerra Sijes; Santo Domingo, República Dominicana, 1957). Cantante dominicano. Siendo el menor de tres hermanos, a los diez años aprendió a tocar la guitarra, aunque su afición no empezará a demostrarse hasta mucho después, a mitad de sus estudios de Filosofía y Letras que inició en 1975.

En 1980 Juan Luis Guerra marchó a Boston para estudiar composición en el afamado Berkeley College Of Music, aunque debía volver periódicamente a su país para conseguir el dinero -trabajando en un canal de televisión- con el que pagarse su estancia en los Estados Unidos.


En 1984 grabó por su cuenta el material que compondría el álbum Soplando, rechazado en un principio por la discográfica Karen, que sí aceptará un año más tarde los temas que aparecen bajo el rótulo de Mudanza y acarreo. En 1986 se editó el álbumMientras más lo pienso, tú con cambios en la formación que habitualmente servía de respaldo a Juan Luis Guerra, Los Cuatro Cuarenta, en cuyo seno permanecía hasta entonces Maridalia Hernández, sustituida ahora por Marco Hernández. En su país se convierte en un ídolo, junto a Víctor Víctor (para muchos su maestro).

El tema Woman Del Callao (incluido en Mientras más lo pienso, tú) se editó en España y Juan Luis Guerra Y Los Cuatro Cuarenta realizaron su primera visita promocional a dicho país. Todo un éxito, en especial desde que Camarón incluyera su versión del temaAmor de Conuco (a dúo con Ana Belén) en su álbumSoy Gitano. Así comenzó en España el fenómeno Juan Luis Guerra.

En 1990 ve la luz por fin en el mercado americano el LP Soplando y en España se edita Ojalá que llueva caféy el recopilatorio Mosquito Coast. Mientras tanto, se publica en la República Dominicana Bachata Rosa(editado en España en 1991, marcando el punto más alto de su popularidad), con nuevos cambios en su grupo (Adalgisa Pantaleón sustituye a Mariela Mercado en las giras, aunque ambas seguirán presentes en sucesivas grabaciones). En 1991 la gira española de Juan Luis Guerra arrasa, llegando a poner el no hay entradas con cuatro días de antelación en su actuación de febrero celebrada en el Pabellón del Real Madrid y más de un cuarto de millón de asistentes al total de sus conciertos.

Una grave enfermedad en la vista interrumpió la grabación del álbum Areito, que acabó siendo mezclado en Nueva York y cuyo tema El costo de la vida entró en el puesto número treinta y cuatro de la lista de singles de música latina de la revista Billboard. En enero de 1993 fue ya el álbum número cinco en ventas, según la misma publicación. Juan Luis Guerra fue presentado por todo lo alto en el Radio City Music Hall de Nueva York y se extendieron los rumores (desmentidos por sus posteriores trabajos) de sus intenciones de abandonar la música.

En 1998, después de cuatro años de silencio discográfico, Juan Luis Guerra reapareció con un nuevo trabajo con el título No es lo mismo ni es igual. En este su quinto álbum aparecen curiosos temas cargados de humor e ironía, como en Mi PC, una burla de la jerga informática en clave romántica; y otros con una fuerte carga de crítica social, como es el caso de El Niágara en bicicleta, en el que relata una historia de hospitales pobres. En poco más de un año llegaría su sexto trabajo, Colección romántica, un álbum recopilatorio de sus canciones de amor más populares: Bachatta rosa, Burbuja de amor, Estrellitas y duendes, Amapola, etc.

En octubre de 2004 apareció un nuevo disco de Guerra, ya sin los 4-40, titulado Para ti, un álbum en el que presenta once canciones completamente dedicados a alabar a Dios, toda vez que el cantante dominicano se había convertido previamente a la Iglesia evangelista. A pesar de este marcado acento religioso, y de que los ritmos están más cercanos al goospel que a las bachatas, merengues y salsas que le hicieran famoso, fue un completo éxito de ventas. Con La llave de mi corazón (2007) fue el gran triunfador en la gala de los premios Grammy Latinos.



Fuente:
http://www.biografiasyvidas.com

Biografía de George Sand


George Sand

(Aurore Dupin, baronesa Dudevant; París, 1804-Nohant, 1876) Escritora francesa. Se educó con su abuela paterna en la propiedad de Nohant. Contrajo matrimonio con el barón Casimir Dudevant (1822), de quien tuvo dos hijos y de quien se separó en 1830. En 1831 se instaló en París. Fue amante del novelista J. Sandeau, con quien escribió, bajo el seudónimo común de Jules Sand, la novela Rose y Blanche (1831).

En 1832, ya con el seudónimo de George Sand, publicó Indiana y Valentine y al año siguiente obtuvo un gran éxito con la novela Lélia. Tras la ruptura con Sandeau, inició sus relaciones con Alfred de Musset(1833-1834). A este período corresponden sus novelas Jacques (1834), André (1835) y Mauprat(1837). De regreso a Nohant, Michel de Bourges le hizo interesarse por la política; trató a Liszt y a Lamennais y se hizo discípula entusiasta del socialista P. Leroux.

En 1838 inició su larga relación con Chopin, uno de cuyos episodios es la estancia en la cartuja de Valldemosa (1838-1839), que la escritora evoca en Un invierno en Mallorca (1842). A esta época, marcada por sus ideales sociales y humanitarios, pertenecen sus novelas Spiridion (1839), El «compagnon» de la vuelta a Francia (1841) -la primera novela francesa que tiene por protagonista a un obrero-, Horace(1842), Consuelo (1843), La condesa de Rudolstadt(1844), El molinero de Angibault (1845) y El pecado de Monsieur Antoine (1846).

Al producirse la revolución de 1848, acudió a París y participó de forma activa en los acontecimientos; sin embargo, tras imponerse la reacción del mes de junio, regresó a Nohant, donde residió casi de forma permanente hasta su muerte y desde donde protegió a escritores jóvenes, como G. Flaubert. Completó una serie de novelas sobre la vida campesina, que había iniciado con El pantano del diablo (1846): François le Champi (1848), La pequeña Fadette (1849) y Los maestros campaneros (1853).

Ya en el umbral de su vejez publicó una serie de relatos idílicos: Los apuestos caballeros de Bois-Doré(1857), El marqués de Villemer (1861), Mademoiselle La Quintinie (1863) y Laura (1864). Es autora también de libros de memorias (Historia de mi vida, 1855;Ensueños y recuerdos, 1871-1872; Impresiones y recuerdos, 1873-1876), y tras su muerte se publicaron su copiosa correspondencia y su Diario íntimo (1926).



Fuente:
http://www.biografiasyvidas.com

Biografía de Antonio Bachiller y Morales

Nació el 7 de junio de 1812 en La Habana. Hijo del Teniente Coronel Gabriel y de Antonia Morales y Núñez del Castillo. Realiza sus primeros estudios en el Seminario San Carlos, después en la "Real y Pontilicia Universidad de La Habana", se licencia en Derecho Canónigo y recibe el título de abogado en la Audiencia de Camaguey. Trabaja para la Caja de Ahorros, Descuentos y Depósitos y en la Audiencia Pretorial. En La Sociedad Económica de Amigos del País y en el Seminario de San Carlos desempeña cátedras libres de Economía Política.

Contrajo matrimonio con Carlota Govín y Borrero con la que tuvo siete hijos. Participó en la reforma universitaria de 1842, y toma a su cargo la cátedra de Filosofía del Derecho y desempeña el Decanatode la Facultad de Filosofía. En enero de 1860 fue elegido concejal del Ayuntamiento de La Habana, aunque posteriormente se declara incompatibles los cargos de concejal y catedrático, por lo que abandona su cargo en el Cabildo. Fue director del Instituto de Segunda Enseñanza de La Habana en 1863.

Redacta en 1869 un documento pidiendo autonomía para los cubanos como único medio para terminar la guerra, provocando que su casa fuera asaltada y fuera destruida su biblioteca. Se trasladó a Estados Unidos. Colaboró en la gran Enciclopedia Americana de Appleton; en El Mundo Nuevo, en La América Ilustrada, Museo de las Familias, Educador Popular, en 1872 publicó dos ediciones de La Guía de la Ciudad de Nueva York; en 1875 el prólogo a las obras de Heredia.

Terminada la Guerra de los Diez Años, regresa a Cuba con carta de ciudadano norteamericano y en La Habana, tras larga enfermedad Antonio Bachiller y Morales fallece el 10 de enero de 1889.

Fuente: