miércoles, 16 de mayo de 2012

Eres la razón de todo,... de José Ramón Marcos Sánchez

Déjame matar tu soledad con la piel de mis caricias,….para que olvides los vacíos de los momentos que duelen,….y sientas como te arranco el aire mal respirado,….déjame ser el sustento del silencio de tus miedos,….para beberme las lagrimas que llueven en tus adentros,…y que el temor sea un recuerdo yermo en la ausencia,….déjame estar en el rincón secreto de tus daños silenciados,….para esperarte y cubrirte en la coraza de mis cariños,….y que el dolor se agote en la fuerza del consuelo,….déjame darle la ternura suficiente a tu corazón marchito,…para que se derramen de nuevo las sonrisas en tu sangre,….y la angustia se destierre a la tierra del olvido,….déjame clavarme en el centro de tus males,….para derrotar la tortura que alimenta tu desgana,…y que sufrir sea antes, o no sea,…déjame si necesitas que me entregue hasta ser tuyo,…para gritar de la mano lo doliente de los momentos callados,….y cerrar las heridas que te tienen encerrada,….déjame quererte hasta que puedas quererte,…para que sepas que tu eres la razón de todo,…y abrazarte hasta romperme,…..y romperme hasta que entiendas,… que sin ti no entiendo nada,…..
PD: Dios no me quiere y el Diablo me tiene miedo.
José Ramón Marcos Sánchez.

El Aloe Vera

El Aloe vera es una planta maravillosa con gran cantidad de propiedades de las cuales nos podemos aprovechar para cuidar nuestra salud y nuestra piel.

Aloe viene del árabe "alloeh" y su significado es "sustancia amarga" y "vera" viene del latín y significa "verdadera".

Es una planta nativa de África y existen más de trescientas especies diferentes. Puede alcanzar hasta sesenta centímetros de altura y sus hojas son grandes y carnosas. Su cultivo se ha extendido por varias zonas del mundo, especialmente en países con climas cálidos.

El Aloe vera tiene muchas propiedades beneficiosas para el cuidado de la salud y en el Antiguo Egipto era considerada la planta de la inmortalidad.

De las hojas de Aloe vera se extrae acíbar y gel. El acíbar se encuentra debajo de la piel de las hojas y no debe tomarse directamente de la planta ya que puede resultar tóxico, en cambio el gel si podemos usarlo directamente si tenemos una planta de Aloe vera.

Uso interno del Aloe vera

  • El gel de Aloe vera da muy buenos resultados en el tratamiento de úlcera gástrica, acidez de estómago e inflamación de las mucosas.
  • El látex del Aloe es un buen laxante y aumentando la dosis también es purgante.
  • Es un gran antioxidante y tiene propiedades que estimulan el sistema inmunitario.
  • Hay estudios que señalan que la ingesta de Aloe Vera puede reducir los niveles de colesterol.

Uso externo del Aloe vera

Esta maravillosa planta es un gran regenerados celular y una de sus muchas virtudes es que penetra en todas las capas de la piel con lo que los beneficios que podemos obtener de su uso son muchos, entre ellos:
  • Es ideal para el tratamiento de quemaduras.
  • Si se es constante en su uso retrasa la aparición de arrugas.
  • Es eficaz para eliminar las manchas producidas por el sol.
  • Ideal para ser usado después del afeitado y de la depilación pues calma la irritación que estas pueden producir.
  • Alivia los dolores musculares y las molestias producidas por las picaduras de insectos.
  • Eficaz en el tratamiento del acne juvenil.
  • Se ha mostrado muy efectivo en el tratamiento de la psoriasis.
  • Nos puede ayudar en el cuidado de nuestro cabello fortaleciéndolo.
  • Acelera la curación de llagas y heridas.
  • Tonifica los tejidos.
  • Cuidado de la boca en casos de gingivitis, llagas u otras infecciones.

Podemos usar el Aloe vera como

  • Zumo: se extrae de la pulpa y se prepara diluyendo una cucharada sopera en medio vaso de agua.
  • Gel: si usamos un gel de ducha que los contenga nuestra piel lo agradecerá.
  • Fresco: aplicando la hoja cortada directamente sobre la zona a tratar.
  • Pomada: podemos prepararla nosotros hirviendo gran cantidad de gel hasta conseguir una pasta espesa que guardaremos en frascos de vidrio limpios. También podemos encontrar en el mercado pomadas que lo contengan.
  • Vino tónico: el gel de Aloe vera fermentado con miel y especias se emplea como tónico contra la anemia y trastornos de la función digestiva.
  • Inhalaciones: se puede utilizar el gel en vahos para aliviar la congestión nasal.

Precauciones de uso del Aloe Vera

No debe ser usado, por vía interna, por mujeres embarazadas ni tomar durante la menstruación.
No suministrar, por vía interna, a niños menores de doce años.
Existen muchos productos en el mercado que ya tiene Aloe vera en su composición y otros que son exclusivamente de Aloe.
No tomar antes o después de una intervención quirúrgica.
En todos los casos le recomendamos consultar con su médico, terapeuta u otro profesional de la salud competente. La información contenida en este artículo tiene una función meramente informativa.

Elia Arcas

Quien le da vida a tus sueños,.. de José Ramón Marcos Sánchez

Quiero clavarme en tu alma hasta que la edad no exista,… hasta poder respirarte en la libertad eterna,… esa que habita más allá de los cuerpos,… más allá del recuerdo,… y que puedas encontrarme en los tiempos detenidos,… en los que olvidas la vida porque la vida te olvida,… y comienzas a sentir que ya no puedes sentir,… que igual no quieres,… quizá, por llorar costumbres y añorar sonrisas ,… quizá, por reír nostalgias y acallar rutinas,… quiero tatuar mi esencia en el lugar de los siempres,… y acariciar con un beso el silencio de los daños,… y arrancar esos momentos que matan lo que no muere,… y ser la piel del cariño que abrace la soledad,… que te permita estar sola,… hasta ser el sentimiento que sientas a cada paso,… el perdón de tus errores,… el verdugo de tus miedos,… el secreto del suspiro que acompaña tus secretos,… y ser la verdad desnuda,… y desnudar tus adentros,… quiero que sueñes que soy,… quien le da vida a tus sueños,…
Dios no me quiere y el Diablo me tiene miedo.
José Ramón Marcos Sánchez.

Formas de uso de las plantas medicinales

Hay muchas formas de uso de las planta medicinales, y estás actúan según su diferente modo de preparación, en el plano físico, mental o emocional.

Las plantas medicinales pueden actuar desde el plano propiamente físico (tejidos, órganos, y sistemas del cuerpo) hasta estados mentales, emocionales, o incluso el campo energético y espiritual, como en el caso de las esencias florales, descubiertas por el doctor Edward Bach.

Muchas de las plantas medicinales tienen múltiples formas de uso. Y muchos de estos remedios pueden complementarse o tener efectos similares. Podemos beneficiarnos de las propiedades de las plantas por medio del alimentos o bebida, baños, inhalaciones, colutorios, gargarismos, masajes, emplastos.

Formas más corrientes de uso de las plantas medicinales:

Aceites esenciales

Se obtienen por destilación y es la parte más potente de la planta. Se usan como condimento, en aromaterapia o para introducirlo en la piel a través del masaje. Los hay de Limón, Lavanda, Pino.

Aceites medicinales

Son aceites, preferentemente de oliva puro, a los que se han añadido plantas digestivas, o con otras propiedades, cuya absorción por el organismo, es más fácil de ese modo. Hay aceites digestivos con Salvia de los prados, el Lúpulo o Limonero. Y digestivos y aromáticos con Laurel, Romero o Tomillo.

Aguas aromáticas

Se preparan con aceites esenciales disueltos, normalmente, en alcohol, a los que se añade el agua. No se conservan más de un mes desde su preparación. Por ejemplo el agua carminativa contiene esencias de: alcaravea, limón, cilantro, hinojo y menta.

Alimento

Crudas o cocidas. Hay, aunque no seamos conscientes de ello, muchas plantas y frutas de las que comemos, con propiedades medicinales. Por ejemplo en ensaladas, el Diente de león o la Verdolaga. Y como verduras cocidas, la Ortiga o la Parietaria.

Baños

Se añaden al agua de baño las propiedades de las plantas medicinales, ya sea en infusión, decocción, esencias, sales etc. Pueden ser relajantes como la melisa o la cebada. Estimulantes como el pino. O emolientes y limpiadoras como la manzanilla o el pensamiento.

Cocimientos

Se obtiene hirviendo la planta durante quince o veinte minutos, si son flores o hierbas. Y de treinta a cuarenta minutos si se trata de raíces o cortezas leñosas. Se pueden usar de este modo la Zarza o la Grama común entre otras.

Compresas

Puede ser una gasa humedecida en infusión o cocimiento de la planta, y colocada en la zona afectada. O prensar suavemente la planta cruda o hervida, envolverla en la gasa, y colocar sobre la piel. Por ejemplo la compresa de Brezo fresco.

Comprimidos, cápsulas, pastillas, píldoras, grageas o perlas

Son preparados más o menos sólidos, a base del resultado de triturar o prensar las plantas. Otros menos densos, a base de aceites o extractos con sus propiedades. Podemos encontrar perlas de Germen de tigo, pastillas de Alfalfa.

Cremas

Menos sólidas y más finas que los ungüentos, preparadas con más cantidad de agua. Se usan no solo para cosmética, sino para quemaduras, picaduras, contusiones o infecciones de la piel. Hay muchas, por ejemplo de Caléndula o Milenrama.

Emplastos

Preparados para aplicar sobre la piel como las compresas, no obstante, pueden contener, además de las plantas ácidos grasos y resinas. Al contacto con el cuerpo se reblandecen por el calor y se adhieren a la piel. Con hojas de patata frescas, podemos hacer un emplasto para el dolor en articulaciones y con la harina de semillas de linaza tenemos un emplasto ideal para "madurar" quistes o abcesos.

Esencias florales

Son preparados que contienen la esencia vital de la planta. Hay más de un método para realizar este proceso, no obstante, se ha de llevar a cabo por personas que conozcan el tema y tengan la sensibilidad necesaria. Trabajan sobre estados emocionales o energéticos y su capacidad de sanar al hombre, abarca mucho más allá de la forma física.

Extractos

Es una solución alcohólica (o con glicerina vegetal) que extrae las propiedades de las plantas. Es similar a la Tintura pero con un poco menos de concentración.

Gotas

Son las sustancias medicinales de la planta diluidas en líquido, normalmente agua. Uno de sus usos más frecuentes es el de colirios para los ojos.

Infusión

Se vierte agua hirviendo sobre la parte de la planta elegida, normalmente seca, y se deja en reposo unos minutos, diez o quince en la mayoría de los casos. Por ejemplo la Menta o la Melisa.

Inhalaciones o vapores

Pueden hacerse hirviendo la planta e inhalando los vapores que desprende. O esencias ya preparadas, en un difusor. Pino o eucalipto, son de las más usadas, en ambos casos.

Jabones medicinales

Son jabones tradicionales a los que se han añadido sustancias de plantas medicinales, para que aporten a la piel unas propiedades determinadas, Por ejemplo, la Avena que purifica y suaviza.

Jarabes

Es una solución de azúcar, miel o melazas en agua, u otro líquido, al que se añaden las propiedades de una o más plantas, bien sea en extracto, cocimiento, etc. Así conseguimos una buena conservación y una fácil dosificación.

Maceración

Es una forma de extraer la sustancia medicinal de la planta, dejándola en un líquido frío o caliente, que puede ser agua, vino, aceite o alcohol, variando el tiempo del proceso, según el tipo de planta. Generalmente de doce a veinticuatro horas en agua, como sería el caso del regaliz. Y diez o quinde días en alcohol. Por ejemplo: la cariofilada.

Polvo

Es el resultado de la trituración de las plantas, hasta conseguir un polvo muy fino que se puede esparcir sobre heridas, como el Tomillo y la Consuelda. O para disolver en líquidos para beber, como la Ajedrea o el Salsifí.

Tinturas

Soluciones hidroalcohólicas, donde se han extraído las propiedades de la planta seca, sumergiéndola en agua, vino, vinagre o éter. Las más corrientes se obtienen en alcohol, como la de Genciana o Tormentilla.

Ungüentos

Preparados a base de sustancias extraídas de las plantas, más alguna sustancia grasa (aceite, vaselina, lanolina...), se usan en picaduras, golpes, contusiones o quemaduras. Se venden preparados con diversas formulas y distintos ingredientes.

Vinagres aromáticos

Consiste en dejar macerar dentro del vinagre algunas hierbas aromáticas (Ajo, Laurel, Romero...)

Vinos medicinales

Durante un tiempo prolongado, se macera la planta en vino, tinto o blanco según se precise. Por ejemplo, la hierba de santa María en vino blanco durante diez días.

María Hoyo

Biografía de Juan Rulfo



Juan Rulfo
A Juan Rulfo le bastaron una novela y un libro de cuentos para ocupar un lugar de privilegio dentro de las letras hispanoamericanas. Creador de un universo rural inconfundible, el narrador plasmó en sus narraciones no sólo las peculiaridades de la idiosincrasia mexicana, sino también el drama profundo de la condición humana. El llano en llamas (1953) reúne quince cuentos que reflejan un mundo cerrado y violento donde el costumbrismo tradicional se desplaza para vincularse con los mitos más antiguos de Occidente: la búsqueda del padre, la expulsión del paraíso, la culpa original, la primera pareja, la vida, la muerte. Pedro Páramo (1955) trata los mismos temas de sus relatos, pero los traslada al ámbito de la novela rodeándolos de una atmósfera macabra y poética. Este libro ostenta, además, una prodigiosa arquitectura formal que fragmenta el carácter lineal del relato.

La mítica ciudad de Comala sirve de escenario para la novela y algunos cuentos de Juan Rulfo. Su paisaje es siempre idéntico, una inmensa llanura en la que nunca llueve, valles abrasados, lejanas montañas y pueblos habitados por gente solitaria. Y no es difícil reconocer en esta descripción las características de Sayula, en el Estado de Jalisco, donde el 16 de mayo de 1918 nació el niño que, más tarde, se haría famoso en el mundo de las letras. Su nombre completo era Juan Nepomuceno Carlos Pérez Rulfo Vizcaíno.

Juan Rulfo dividió su infancia entre su pueblo natal y San Gabriel (así se llamaba la actual Ciudad Venustiano Carranza), donde realizó sus primeros estudios y pudo contemplar algunos episodios de la sublevación cristera, violento levantamiento que, al grito de "¡Viva Cristo Rey!" y ante el cómplice silencio de las autoridades eclesiásticas, se opuso a las leyes promulgadas por el presidente Calles para prohibir las manifestaciones públicas del culto y subordinar la Iglesia al Estado.

Rulfo vivió en San Gabriel hasta los diez años, en compañía de su abuela, para ingresar luego en un orfanato donde permaneció cuatro años más. Puede afirmarse, sin temor a incurrir en error, que la rebelión de los cristeros fue determinante en el despertar de su vocación literaria, pues el sacerdote del pueblo, con el deseo de preservar la biblioteca parroquial, la confió a la abuela del niño. Rulfo tuvo así a su alcance, cuando apenas había cumplido los ocho años, todos aquellos libros que no tardaron en llenar sus ratos de ocio.

A los dieciséis años intentó ingresar en la Universidad de Guadalajara, pero no pudo hacerlo pues los estudiantes mantuvieron, por aquel entonces, una interminable huelga que se prolongó a lo largo de año y medio. En Guadalajara publicó sus primeros textos, que aparecieron en la revista Pan, dirigida por Juan José Arreola. Poco después se instaló en México D.F., ciudad que, con algunos intervalos, iba a convertirse en su lugar de residencia y donde, el 7 de enero de 1986, le sorprendería la muerte.

Ya en la capital, intentó de nuevo entrar en la universidad, alentado por su familia a seguir los pasos de su abuelo, pero fracasó en los exámenes para el ingreso en la Facultad de Derecho y se vio obligado a trabajar. Entró entonces en la Secretaría de Gobernación como agente de inmigración; debía localizar a los extranjeros que vivían fuera de la ley. Desempeñó primero sus funciones en la capital para trabajar luego en Tampico y Guadalajara y recorrer, más tarde, durante dos o tres años, extensas zonas del país, entrando así en contacto con el habla popular, los peculiares dialectos, el comportamiento y el carácter de distintas regiones y grupos de población.



Juan Rulfo con su hijo Juan Francisco (c. 1953)

Esta vida viajera, este contacto con la múltiple realidad mexicana, fue fundamental en la elaboración de su obra literaria. Más tarde, y siempre en la misma Secretaría de Gobernación, fue trasladado al Archivo de Migración. Rulfo se ganó la vida en trabajos muy diversos: estuvo empleado en una compañía que fabricaba llantas de hule y también en algunas empresas privadas, tanto nacionales como extranjeras. Simultáneamente, dirigió y coordinó diversos trabajos para el Departamento Editorial del Instituto Nacional Indigenista y fue también asesor literario del Centro Mexicano de Escritores, institución que, en sus inicios, le había concedido una beca.

La obra de Juan Rulfo, pese a constar sólo de dos libros, le valió un general reconocimiento en todo el mundo de habla española, reconocimiento que se concretó en premios tan importantes como el Nacional de Letras (1970) y el Príncipe de Asturias de España (1983); fue traducida a numerosos idiomas. En 1953 apareció el primero de ellos,El llano en llamas, que incluía diecisiete narraciones (algunas de ellas situadas en la mítica Comala), que son verdaderas obras maestras de la producción cuentística.

Cuando, en 1955, aparece Pedro Páramo, la única novela que escribió Juan Rulfo, el acontecimiento señala el final de un lento proceso que ha ocupado al escritor durante años y que aglutina toda la riqueza y diversidad de su formación literaria. Una formación que ha asimilado deliberadamente las más diversas literaturas extranjeras, desde los modernos autores escandinavos, como Halldor Laxness y Knut Hamsun, hasta las producciones rusas o estadounidenses. Basta con acercarse a la novela, de estructura más poética que lógica, que ha sido tachada de confusa por algunos críticos, para comprender la paciente laboriosidad del autor, el minucioso trabajo que su redacción supuso y que le exigió rehacer numerosos párrafos, desechar páginas y páginas ya escritas.

Desde 1955, año de la aparición de Pedro Páramo, Rulfo anunció, varias veces y en épocas distintas, que estaba preparando un libro de relatos de inminente publicación,Días sin floresta, y otra novela titulada La cordillera, que pretendía ser la historia de una inexistente región de México desde el siglo XVI hasta nuestros días. Pero el autor no volvió a publicar libro alguno. En una entrevista de 1976, Rulfo confesó que la novela proyectada había terminado en la basura. De vez en cuando, algunos textos suyos aparecían en las páginas de las publicaciones periódicas dedicadas a la literatura. Así, en septiembre de 1959, la Revista Mexicana de Literatura publicó con el título de Un pedazo de noche un fragmento de un relato de tema urbano; mucho más tarde, en marzo de 1976, la revista ¡Siempre! incluía dos textos inéditos de Rulfo: una narración, El despojo, y el poema La fórmula secreta.


Rulfo en su estudio (c. 1954)

Pero esta escasa producción literaria ha servido de inspiración y base para una considerable floración de producciones cinematográficas, adaptaciones de cuentos y textos de Rulfo que se iniciaron, en 1955, con la película dirigida por Alfredo B. Crevenna, Talpa, cuyo guión es una adaptación de Edmundo Báez del cuento homónimo del escritor. Siguieron El despojo, dirigida por Antonio Reynoso (1960); Paloma herida, que, con argumento rulfiano, dirigió el mítico realizador mexicano Emilio Indio Fernández; El gallo de oro (1964), dirigida por Roberto Gavaldón, cuyo guión sobre una idea original del autor fue elaborado por Carlos Fuentes y Gabriel García Márquez. En 1972, Alberto Isaac dirigió y adaptó al cine dos cuentos de El llano en llamas y en 1976 se estrenó La Media Luna, película dirigida por José Bolaños que supone la segunda versión cinematográfica de la novela Pedro Páramo.

Fueron tantas las reacciones periodísticas y las notas necrológicas que se publicaron después de la muerte de Rulfo que con ellas se elaboró un libro titulado Los murmullos, antología periodística en torno a la muerte de Juan Rulfo. Póstumamente se recopilaron los artículos que el autor había publicado en 1981 en la revista Proceso.

Fuente:

Biografía de Henry Fonda

(Henry Jaynes Fonda; Grand Island, 1905 - Los Ángeles, 1982) Actor cinematográfico norteamericano. En 1925, una amiga de la familia le pidió que interpretara el papel principal en una producción de aficionados. Fue tan estimulante que el joven dejó su empleo administrativo y continuó con la compañía durante tres años. En 1929 consiguió un pequeño papel de figurante en una obra de Broadway y luego algunas intervenciones breves.

Desarrollaría su estilo como actor principal en los University Players. Su pareja femenina solía ser Margaret Sullivan, con quien se casó en 1931, para divorciarse a los dos años. Obtuvo su primer papel importante en Hollywood en Contrastes (1935). A partir de entonces, en uno o dos años, el tímido joven se convirtió en una estrella y, a finales de la década, ya gozaba de fama internacional. Su sinceridad contagiosa, su naturalidad interpretativa y su personalidad eran ideales para la pantalla.

Con títulos representativos como Sólo se vive una vez(1937) y Lobos del norte (1938), alcanzó el cenit de su temprana carrera en Hollywood. Luego demostró su versatilidad en comedias (Las tres noches de Eva, 1941; The Male Animal, 1942 ). Después de la guerra regresó a Hollywood con más aplomo, transformación que quedó patente ya en sus primeros papeles de posguerra: El fugitivo (1947), Noche eterna (1947) yFort Apache (1948).

Enfermo de gravedad durante el rodaje de su última película, fue galardonado con un Oscar honorario al "actor consumado, en reconocimiento de sus brillantes logros y su imperecedera contribución al arte cinematográfico". Al año siguiente, pocos meses antes de morir, ganaba el Oscar al mejor actor por su rutilante actuación en En el estanque dorado (1981). Otras películas suyas son Jezabel (1938); El joven Lincoln (1939); Las uvas de la ira (1940); Falso culpable (1957); Doce hombres sin piedad (1957); La conquista del Oeste (1962); La batalla de Las Ardenas(1965); Hasta que llegó su hora (1968) y Fedora(1978).

Fuente:


Biografía de Jean-Baptiste-Joseph Fourier

(Auxerre, Francia, 1768 - París, 1830) Ingeniero y matemático francés. Era hijo de un sastre, y fue educado por los benedictinos. Los puestos en el cuerpo científico del ejército estaban reservados para familias de estatus reconocido, así que aceptó una cátedra militar de matemáticas.

Joseph Fourier
Tuvo un papel destacado durante la revolución en su propio distrito, y fue recompensado con una candidatura para una cátedra en la École Polytechnique. Fourier acompañó a Napoleón en su expedición oriental de 1798, y fue nombrado gobernador del Bajo Egipto. Aislado de Francia por la flota británica, organizó los talleres con los que el ejército francés debía contar para sus suministros de munición. También aportó numerosos escritos sobre matemáticas al Instituto Egipcio que Napoleón fundó en El Cairo.
Tras las victorias británicas y la capitulación de los franceses al mando del general Menou en 1801, Fourier volvió a Francia, donde fue nombrado prefecto del departamento de Isère, y empezó sus experimentos sobre la propagación del calor. Se trasladó a París en 1816, y en 1822 publicó Teoría analítica del calor, basándose en parte en la ley del enfriamiento de Newton.
A partir de esta teoría desarrolló la denominada «serie de Fourier», de notable importancia en el posterior desarrollo del análisis matemático, y con interesantes aplicaciones a la resolución de numerosos problemas de física (más tarde, Dirichlet consiguió una demostración rigurosa de diversos teoremas que Fourier dejó planteados). Dejó inacabado su trabajo sobre resolución de ecuaciones, que se publicó en 1831 y que contenía una demostración de su teorema sobre el cálculo de las raíces de una ecuación algebraica.

Fuente: