miércoles, 2 de mayo de 2012

Durazno: Usos

Conocido también como albaricoque o damasco. Es un árbol caduco de 3 a 10 m. de altura. Aspecto redondeado. Talloerecto con corteza pardo-grisácea y superficie llena de grietas. Ramas jóvenes de color rojizo, ramas adultas muy retorcidas. Hojas ovales de hasta 9 cm. de longitud, casi redondeadas a ovalo-corazonadas, con dientes pequeños, de color verde oscuro por el haz y de unos verde amarillento por el envés, terminados en ápice puntiagudo. Flores reunidas en parejas o solitarias, cortamente pedunculadas, de color blanco con tintes rosados de unos 2.5 cm. de diámetro. Posee frutos comestibles, llamados duraznos, que son drupas de color amarillento o anaranjado con tonos rojizos de unos 8 cm. de longitud por 3 o 4 de diámetro. Su pulpa es amarilla y rodea el hueso en cuyo interior aparece una semilla que es tóxica. Florece entre los meses de marzo o abril antes de que hayan salido las hojas.

USO TRADICIONAL
-  Alto Poder Energético:  Debido a que el durazno seco tiene gran poder energético es incluido en la dieta de deportistas y excursionistas.
-  Anemia:  Los duraznos poseen un contenido muy elevado en hierro. Comer duraznos en abundancia.
-  Antioxidante:  Consumir duraznos diariamente.
-  Artritis:  Reduce el colesterol.  Incluir duraznos en su dieta.
-  Calambres en las Piernas:  Comer duraznos en abundancia.
-  Cáncer:  Comer duraznos frescos en abundancia como método preventivo más seguro.
-  Ceguera Nocturna:  Comer habitualmente duraznos, zanahorias o calabaza.
-  Colesterol:  Reduce el colesterol. Incluir duraznos en su dieta.
-  Degeneración de las Células de la Retina:  Comer habitualmente duraznos, zanahorias o calabaza.
-  Envejecimiento Celular:  Actúan como depurativos al neutralizar la influencia negativa de los radicales libres responsables del envejecimiento celular.  Consumir duraznos.
-  Estreñimiento:  Consumir duraznos frescos entre comidas ya que actúan como laxantes.
-  Fumador Habitual:  Comer duraznos para prevenir los fumadores habituales.
-  Hambre entre Comidas:  El durazno seco es un buen recurso para comer entre comidas cuando se tiene hambre.
-  Hemorragias Nasales:  Comer duraznos en abundancia.
-  Hipertensión:  Comer duraznos secos para controlar la hipertensión.
-  Metrorragia:  Comer duraznos en abundancia.
-  Pérdida de Visión:  Comer habitualmente duraznos, zanahorias o calabaza.
-  Prevención Contra el Cáncer:  Evita muchas enfermedades degenerativas, entre ellas el cáncer.  Comer duraznos.
-  Retención de Líquidos:  Consumir duraznos secos ya que contienen potasio.
-  Sistema Nervioso:  Para mantener el sistema nervioso en buenas condiciones añadir duraznos secos como alimento habitual en su dieta.
-  Tumores:  El aceite de semilla de durazno se ha utilizado para la curación de los tumores.  Con este aceite se frotan los tumores para rebajarlos o neutralizar su crecimiento.
-  Vitaminas y Minerales:  Los duraznos son ricos en vitaminas y minerales.  Añadir duraznos como alimento habitual en su dieta.

Como evitar trastornos digestivos

Son múltiples los desórdenes digestivos que se pueden presentar después de una comida. Alrededor del 15 por ciento de la población padece algunos de estos molestos trastornos.

La indigestión, la pesadez, la hinchazón, la acidez gástrica y reflujo gastroesofágico, son algunas de las molestias recurrentes luego de comer.

Lo importante ante estas situaciones es concientizar a las personas sobre los buenos hábitos alimenticios.

Algunos consejos para evitar estas molestias son: tratar de comer con más frecuencia. Y en menor cantidad en cada comida, a veces es preferible comer 5 veces al día en menor cantidad que 2 o 3 comidas muy abundantes.

También es importante incluir en la dieta el consumo de pescado, el cual se recomienda de 3 a 4 veces por semana.

A la vez que es muy importante reducir el consumo de grasas y frituras.


Entre los alimentos preferidos para aliviar la acidez, están los lácteos, donde la leche y el yogurt, alivian los efectos de la acidez, se prefieren los yogures con fermentos probioticos, que ayudan a preservar la salud digestiva.

Dentro de los cortes de carne es preferible consumir los cortes magros y bajos en contenido graso como el pollo, conejo o pavo.

Es sumamente importante incluir fibra dietaría en el menú, esta habitualmente se obtiene de los vegetales y de la fruta, también los cereales y las legumbres ayudan a favorecer el tránsito intestinal, sin olvidar ingerir como mínimo dos litros de agua diarios, reduciendo el consumo de café, alcohol y bebidas azucaradas.

Como consejos finales se recomienda tornar el tiempo necesario para comer y masticar bien la comida, dejando los cubiertos entre los procesos masticatorios.

Vacantes Vigentes (México)

HR Consultans


SOLICITAN MESERAS:

Sexo: femenino
Edad: de 20 a 25 años
Competencias: Facilidad de palabra, buena actitud, excelente trato con clientes, facilidad para operaciones matemáticas básicas, manejo de efectivo.
Dos turnos:
Vespertino de 12:00 a 8:30 p.m..
Nocturno de 20:30 p.m. a 5:00 a.m.
Sueldo:
$6,000.00 mensuales mas propinas
Zona de trabajo Centro del D.F.



SOLICITA TELEMARKETING:
- Mujeres entre 18 y hasta 45 años -es importante transmitir cierta vitalidad al hablar
- Experiencia de mínimo 6 meses de ventas telefónicas.
- Excelente actitud
- Capacidad e interés por aprender nuevas técnicas de servicio.
- Sin problemas de lectura y buena dicción.
- Conocimiento medio de computación -excel, windows.
- Interés en obtener bonos y no solo el sueldo base.

Las condiciones laborables serán
- Horario de 9 a 18 hrs. de lunes a viernes y sábado de 9 a 14 hrs. Con posibilidades de no laborar el sábado según el cumplimiento de objetivos.
- Sueldo base de $2,500 pesos al mes y con bonos o comisiones mensuales de hasta $7,000 pesos. No topado



Enviar curriculum con fotografía a drivas@hrconsultants.com.mx o bhernandez@hrconsultants.com.mx


Amor eterno,... de José Ramón Marcos Sánchez

Bésame que tengo miedo que no vuelvas a besarme,… dime que me has perdonado,… y que el perdón será olvido,… que nada será distinto,… que el dolor no anidará en el aura del recuerdo,… que aunque el amor partió, antes derrotó a los daños,… que no sabes como amarme,… que me odias sin odiarme,… bésame y nunca me dejes,… y si no puedes hacerlo,… bésame antes de marcharte,… y luego no digas nada,… yo detendré ese momento hasta que el tiempo se muera,… y te traiga nuevamente,… o me mate con el tiempo,… si regresas algún día sólo quiero que te acerques,… que me mires,… que sonrias,… y que vuelvas a besarme,...y que vuelvas a quererme,… como cuando me querias,… y soñabamos desnudos que no existía la vida,… que la muerte era mentira,… y entrelazados no sentíamos donde acababa tu alma,… donde empezaba la mía,… mi error fue no recordarlo,… tu error es tener que hacerlo,… he traicionado al amor en el cuerpo del deseo,… has traicionado al deseo en el cuerpo del amor,… te perdí porque creí que no era eterno el amor,…. pero al haberte perdido, grito desde tu silencio,… que una vez viví el amor,… y morí de amor eterno,….
Dios no me quiere y el Diablo me tiene miedo.
José Ramón Marcos Sánchez.
Web: joseramonmarcos.com. 
Correo y MSN: joseramonmarcos@live.com

Alimentos ricos en Vitamina C

La vitamina C, interviene en un gran número de reacciones metabólicas, es fundamental para el correcto funcionamiento del organismo, así como para un desarrollo y crecimiento normales. Es un importante antioxidante que permite bloquear el daño causado por los radicales libres, que intervienen en distintas enfermedades como el cáncer, las cardiopatías y algunos trastornos como la artritis y son los responsables del envejecimiento.

Esta vitamina es hidrosoluble, en otras palabras, se disuelve en agua, por lo que las cantidades sobrantes se expulsan a través de la orina. Hay que tener en cuenta que el cuerpo humano no es capaz de producir vitamina C por sí solo, ni tampoco de almacenarla. De ahí surge la importancia de ingerir alimentos ricos en vitamina C de forma diaria.




La vitamina C es utilizada por nuestro cuerpo para formar una proteína muy importante en el proceso de producción de los vasos sanguíneos, la piel, los tendones, y los ligamentos.

A su vez permite reparar y mantener en buen estado los dientes, huesos y cartílagos, así como sanar más rápidamente las heridas y formar el tejido cicatricial.

La deficiencia de vitamina C en el organismo, conocida como escorbuto, puede originar tendencia a la formación de hematomas, anemia, encías sangrantes, sangrados nasales, dolor e inflamación de las articulaciones, piel áspera y reseca, debilitamiento del esmalte de los dientes, inflamación de las encías (gingivitis).

Las mujeres embarazadas o lactantes así como los fumadores, activos o pasivos, deben tomar una mayor cantidad de vitamina C. Es importante saber que los alimentos más ricos en vitamina C son las frutas y verduras.

FRUTAS

  • Papaya
  • Frutos rojos.
  • Piña
  • Kiwi
  • Melón y sandría
  • Frutas cítricas
  • Mango
VEGETALES
  • Patatas
  • Tomates
  • Pimientos rojos y verdes
  • Brócoli, coles de Bruselas, coliflor
  • Espinaca, repollo, nabos verdes y otras verduras de hoja


Lo único que no puedo darte,.. de José Ramón Marcos Sánchez

Respeto el dolor del silencio aunque el silencio me duela,….asumo la condena de un culpable sin culpa,…pero me culpo por ello,….no supe evitar sentir y me olvidé que sentías,…y eso me habrá convertido en el doliente recuerdo de la ilusión agotada,….en la herida que sesgó la débil piel de los sueños,…..sueños de almas encerradas en la celda de tu llave,….que necesitan la mentira de la promesa de un siempre,….y olvidan la honesta belleza de la verdad de un momento,…y olvidan que soy la sangre que nace en el aire de los detalles que mueren,…la intensidad de cada uno de los instantes que se encuentran en el argumento de ahora,…que doy la vida viviendo,….y surco el miedo hasta romper sus derechos y obligarle a no existirse,…y no te puedo entregar la propiedad de mi ausencia,… ni puedo darte la esencia de lo que me hace ser yo,…porque no es a mi a quien amas,….amas lo que represento,…lo mundano y lo divino,…lo salvaje y lo sumiso,….lo profundo y lo superfluo,…quieres ser dueña de la diferencia que me hace ser diferente,…y mi dueña tiene nombre,…y su nombre es Libertad,….
PD: Dios no me quiere y el Diablo me tiene miedo.
José Ramón Marcos Sánchez

Para no haber existido,... de José Ramón Marcos Sánchez

En los tiempos del reproche todo sirve,….todo duele,…todo daña,…. busqué para encontrar lo que eras,… lo que fuimos,… y sólo encontré lo que eres,… lo que soy,… entendí que somos los mismos con ganas distintas,… con sentires distintos,… que abatidos y hastiados moldeamos sentimientos mentidos,… que el amor afecta cuando se disfraza de afecto,… que el deseo se marchita arraigado en lo adquirido,… que llamamos confianza a compartir las miserias,… que quisimos respetarnos,… que hoy fingimos tolerarnos,…. y el nosotros fue muriendo herido por la costumbre,…. tan enraizada y cobarde que habita rota,… que vive muerta,… en los tiempos del reproche todo sirve,.. todo duele,.. todo daña…. yo me reprocho y me culpo por sentir que eres culpable,… por ya no echarte de menos,… por mostrarme indiferente a las diferencias de ahora,… por tanto dolor callado,… y por haber deseado incluso que no existieras,… para no haber existido,…
PD: Dios no me quiere y el Diablo me tiene miedo.
José Ramón Marcos Sánchez

Sobreviviendo a los Cambios de Maytte Sepulveda

“Una hija se quejaba con su padre acerca de la vida. Le decía que estaba cansada de luchar, y a punto de darse por vencida, pues cada vez que solucionaba un problema, aparecía otro más grave.
El padre la llevó a la cocina y puso tres ollas con agua a hervir, en la primera hecho una zanahoria, en la segunda un huevo y en la tercera unos granos de café. Pasados veinte minutos sacó la zanahoria, el huevo y el café. Mirando a su hija le preguntó: ¿Querida, qué ves?
-Una zanahoria, un huevo y café, fue su respuesta.
Le pidió que tocara la zanahoria, y estaba blanda, luego rompió el huevo y estaba duro, y por último, le pidió que probara el café...
¿Qué significa esto papa?, preguntó mientras disfrutaba del rico aroma de la bebida.
Que estos tres elementos han enfrentado una misma adversidad, el agua hirviendo, y cada uno ha reaccionado en forma diferente. La zanahoria, antes fuerte y dura se tornó débil y fácil de deshacer, el huevo era frágil pero con el agua hirviendo se endureció, y el café transformó el agua hirviente en una rica bebida que reconforta y calienta. ¿Cómo reaccionas cuando la adversidad toca tu puerta?
Como una zanahoria, que aparenta ser fuerte pero se vuelve débil ante la dificultad; o como el huevo, que su corazón suave se endurece ante las penas; o como el café, que cambia a positivo el elemento que le causa el dolor y que reacciona para bien, cuando las cosas se ponen peor”.


A excepción del nacimiento y la muerte, nada en esta vida está garantizado. Lo único que, en verdad, permanece inalterable en este universo es el cambio. Por lo tanto, debemos aprender a convertimos en personas flexibles y optimistas, capaces de adaptarnos a cada situación de cambio que enfrentamos, sobre todo las difíciles, como: las pérdidas, las crisis, los fracasos y las mudanzas por necesidad, y hacerlo con entusiasmo, entereza, adaptabilidad y persistencia, y hasta con sentido del humor.
Debemos convertirnos en una especie de mago, que con nuestra actitud y disposición, cual varita mágica, podamos transformar el miedo en coraje, la apatía en entusiasmo, la frustración en realización, las crisis en oportunidades, los fracasos en aprendizaje, sin afectarnos con las subidas y bajadas de la rueda de la vida.

Cómo sobrevivir a los cambios

•Afronta la situación. Ante cualquier evento, por más difícil que este sea, no huyas, enfréntalo y haz cuanto sea necesario para resolverlo. La negación o la evasión son malas opciones cuando se ha sufrido una desgracia, pues sólo agravarán la situación.
•Trabaja en la aceptación. Aceptar un fracaso o una pérdida es difícil, pero hay que hacerlo para poder superarlo y empezar de nuevo. Las crisis son épocas duras y difíciles en las que uno se siente privado de toda posibilidad y de toda esperanza. Comprendo el sentimiento que se experimenta frente a una pérdida, pero es muy importante no quedarse atrapado en ella, hay que salir de ahí lo más rápidamente posible. Desahógate, vive tu duelo, llora, quéjate y luego inicia el proceso de curación para que puedas asimilar la situación, resolverla y seguir adelante sin afectación
•Nada es tan grave como parece a primera vista. Busca siempre el aspecto positivo de cualquier situación por difícil que sea. Minimiza lo negativo y pondera lo positivo. Está en nuestra naturaleza pensar siempre en lo peor, tenemos la tendencia a ser dramáticos, quítale color a la situación y así será más fácil resolverla
•Usa esa inmensa energía. Cuando enfrentamos una situación dolorosa se apodera de nosotros un sentimiento de impotencia y de ira. Aprende a encausarlo para tu propio beneficio. En vez de devolverte contra los tuyos con violencia, usa esa energía para salir del dolor. Olvídate de la venganza, apaga la ira y enciende tu espíritu de lucha
•Continúa con tu vida. Una vez vivido el duelo, comienza a reanudar tus actividades cotidianas o emprende alguna nueva. Refúgiate en tu trabajo, distrae tu mente para que no siga recordándote lo sucedido. Haz planes, aprende algo nuevo, lee libros inspiradores o relajantes y rodéate de buenos y alegres amigos
•Haz mucho ejercicio. Esto te distraerá de ti mismo y de tus problemas. Corre, haz ejercicio o simplemente baila, esto te ayudará a sentirte mejor físicamente y mejorará tu bienestar emocional, al liberar la ansiedad y las emociones que tienes guardadas adentro. Una simple caminata al aire libre es especialmente balsámica
•Trasciende y busca a Dios. Saber que alguien superior nos apoya y escucha, nos ayudará a encontrar la fortaleza y el consuelo necesarios para salir adelante. Dedícate a prestar servicio voluntario y descubrirás, aunque parezca increíble, que ayudar a otros es la mejor manera de ayudarnos a nosotros mismos.

¡Suelta el pasado, deja de preocuparte por el futuro, vive el presente, la vida es maravillosa, todo va a estar bien!



Sincronicidad por Merlina Meiler


Creo firmemente en el principio de la sincronicidad y en cómo incide en nuestras vidas.
Este término fue utilizado ampliamente por Carl Jung para referirse a la simultaneidad de dos sucesos de manera no causal. Para él, la sincronicidad era una coincidencia temporal de dos o más eventos relacionados entre sí de una manera no causal, cuyo contenido significativo fuera igual o similar.
¡Hay tantos acontecimientos que se presentan en nuestra vida en el momento en que los necesitamos! Mucha gente los denomina “casualidades”.
Algunos ejemplos de sincronicidad:
. Cuántas veces pensaste en una persona y te llamó por teléfono, se encontraron inintencionalmente o recibiste noticias sobre ella.
. Precisabas ayuda o un consejo y quien menos lo esperabas (o alguien que apareció por un corto lapso en tu vida) dio en la tecla y te ayudó a resolver el problema que te aquejaba
. Pensaste en que era una buena idea cambiar de trabajo y justo en esos días llegó a tus oídos una propuesta interesante o la noticia de que alguien buscaba un perfil similar al tuyo
. Se abrió una puerta en el momento exacto en que creías que ya no dabas más o que no había una salida posible para lo que te estaba sucediendo
. Tuviste un gasto extra que se compensó de manera inesperada
. Conociste a alguien con quien la relación fluyó desde un principio, y te preguntaste por qué malgastaste tanto tiempo y energía en remar situaciones de pareja que te resultaban netamente desfavorables
Personalmente, considero que cuando dejamos las circunstancias fluir, no presionamos ni forzamos sucesos o la voluntad de otras personas y permitimos que la intuición y nuestra propia sabiduría interior nos guíe, estamos abiertos a la sincronicidad y lo mejor nos puede pasar.
Para que se produzca, es preciso tener la convicción de que somos merecedores de buenas oportunidades, que somos seres valiosos, capaces de ocupar nuestro lugar y de aceptar que hay muchas cosas que son para nosotros (de la manera en la que desearíamos o de otra), que estamos dispuestos a recibir y que permaneceremos abiertos a todo lo bueno que la vida nos deparará. Si descrees o dudas de alguna de estas variables, estarás poniendo obstáculos para que haya en tu vida sincronicidad (o para que la notes y la disfrutes cuando se presente).
Estar en el lugar indicado en el momento preciso ¡es posible! y se siente muy bien.
¿Sientes que hay sincronicidad en tu vida?

Hoy tengo ganas de irme,.. de José Ramón Marcos Sánchez

Una lagrima se clava en el umbral del dolor,…en los recuerdos que vienen,….en los daños que no se quieren morir,…y me siento perdido en lo árido de la nada,….balbuceo suspiros que nadie entiende,…arañazos en los jirones de un alma rota por desgastada,…y me escondo en los brazos del vacío,…para que me pierda y me lleve al descanso de su hechizo,….y no puedo ni vencerme,..y entro desde lo poco que queda en la celda maltratada de lo que algún día fui,…y desgarro emociones que los años partieron con el filo del adiós,…para engendrarme de nuevo en algún hueco que quede,….las desganas son las fuerzas que hoy me llenan de ganas,….y necesito morir para nacer de nuevo,…para no nacer,…y estaré en el descanso llorado de torturas liberadas,…porque la vida me duele,…porque engañarme es el placebo que tranquiliza los daños,…y los años la mentira que fue creciendo en el vientre de un cobarde,…que no aceptó la conciencia de la hipocresía,…que vivió por no hacer daño,…hoy tengo ganas de irme,…para que el odio me olvide,…para olvidarme del odio,….
PD: Dios no me quiere y el Diablo me tiene miedo.
José Ramón Marcos Sánchez.

Biografía de Novalis



Novalis
(Friedrich Leopold von Hardenberg; Oberwiederstedt, actual Alemania, 1772 - Weissenfels, id., 1801) Poeta alemán; tomó el nombre de Novalis de un antiguo título nobiliario de su aristocrática familia. Las concepciones estéticas de Novalis, cuya obra constituyó un canto a la integración mística de espíritu y naturaleza, influyeron notablemente en el desarrollo posterior del romanticismo europeo.

Nacido en el seno de una familia noble de Sajonia, recibió una educación pietista. Estudió derecho en Jena, donde asistió a los cursos de historia de Friedrich Schiller y conoció a Fichte, cuya filosofía idealista gravita sobre toda su obra. Tras su traslado a Leipzig en 1791 conoció a los hermanos August y Friedrich von Schlegel, y un año más tarde pasó a Wittenberg, donde ejerció la jurisprudencia.

La muerte de su prometida, la jovencísima Sophie von Kühn, a causa de la tuberculosis (1797), le sumió en una profunda una crisis espiritual. En sus Himnos a la noche (Hymnen an die Nacht, 1800), colección de poemas en prosa y verso, el poeta exalta la noche, identificada con la muerte, como el paso hacia la «vida verdadera», un renacimiento místico en la persona de Dios donde el reencuentro con su amada y con el conjunto del universo sería posible, todo ello evocado por medio de un lenguaje sugestivo y armónico.

En 1798 marchó a Freiberg para estudiar geología, y en 1799 se convirtió en administrador de minas en Weissenfels, poco antes de su prematura muerte, también a causa de la tuberculosis. Su obra publicada en vida se limita a los Himnos y a dos series deFragmentos (Fragmente) aparecidos en la revista Athenäum en mayo de 1798. El conjunto de su producción fue publicado a su muerte por Friedrich Schlegel y Ludwig Tieck.

Los Fragmentos, compuestos entre 1795 y 1800, comprenden una serie de apuntes, aforismos y comentarios breves sobre filosofía, estética y literatura, en los que expresa las principales inquietudes y concepciones teóricas del romanticismo. La angustia del poeta es provocada por la fractura que separa al sujeto del objeto, dentro de los estrechos límites fijados por el kantismo: la mediación conceptual falsea la unidad esencial de la vida, de la que participa el poeta, sin poder asirla ni expresarla jamás. El papel asignado al arte se acerca al de la religión, por cuanto tiene la misión de hacer visible aquella intuición absoluta, aunque en sus apuntes Novalis indica que tal acceso debe realizarse desde la autorrevelación del arte como mediación, como falsedad y, por tanto, como absoluta libertad creativa.

La novela inconclusa Los discípulos de Sais (Die Lehrlinge zu Sais) presenta una visión alegórica de la naturaleza. También la novela Enrique de Ofterdingen(Heinrich von Ofterdingen) quedó en estado fragmentario, aunque una vez publicada se convirtió en paradigma del romanticismo. Novela de aprendizaje, el autor proyecta en ella las obsesiones que guiaron su propia vida. El protagonista debe salir al «exterior» para hallar su propia identidad, a través de los lugares comunes literarios del viaje y del enamoramiento. Las preocupaciones románticas que distinguen la novela se resumen en la imagen de la flor azul, símbolo de la esencia del arte como reconciliación entre mundo interior y exterior, es decir, como realización del concepto en lo concreto.

En el ensayo La Cristiandad o Europa (Die Christenheit oder Europa), Novalis expresa toda la nostalgia romántica por la perdida unidad de la Europa cristiana medieval, en una exaltación de la fe cristiana. Otra de sus obras que han ganado con el paso del tiempo son sus Cánticos espirituales(Geistliche Lieder), conjunto de poemas religiosos de gran emotividad escritos por la misma época que susHimnos, a los que prolongan y completan en parte. Están hechos también con una expresión más íntima, sencilla y rítmica y fueron escritos para ser cantados. Cristo aparece en ellos como símbolo de la unidad de poesía y religión.



Fuente: http://www.biografiasyvidas.com

Biografía de Leonardo da Vinci



Recreación del autorretrato de Leonardo
Nació en 1452 en la villa toscana de Vinci, hijo natural de una campesina, Caterina (que se casó poco después con un artesano de la región), y de Ser Piero, un rico notario florentino. Italia era entonces un mosaico de ciudades-estados como Florencia, pequeñas repúblicas como Venecia y feudos bajo el poder de los príncipes o el papa. El Imperio romano de Oriente cayó en 1453 ante los turcos y apenas sobrevivía aún, muy reducido, el Sacro Imperio Romano Germánico; era una época violenta en la que, sin embargo, el esplendor de las cortes no tenía límites.

A pesar de que su padre se casó cuatro veces, sólo tuvo hijos (once en total, con los que Leonardo acabó teniendo pleitos por la herencia paterna) en sus dos últimos matrimonios, por lo que Leonardo se crió como hijo único. Su enorme curiosidad se manifestó tempranamente, dibujando animales mitológicos de su propia invención, inspirados en una profunda observación del entorno natural en el que creció. Giorgio Vasari, su primer biógrafo, relata cómo el genio de Leonardo, siendo aún un niño, creó un escudo de Medusa con dragones que aterrorizó a su padre cuando se topó con él por sorpresa.



Consciente ya del talento de su hijo, su padre lo autorizó, cuando Leonardo cumplió los catorce años, a ingresar como aprendiz en el taller de Andrea del Verrocchio, en donde, a lo largo de los seis años que el gremio de pintores prescribía como instrucción antes de ser reconocido como artista libre, aprendió pintura, escultura, técnicas y mecánicas de la creación artística. El primer trabajo suyo del que se tiene certera noticia fue la construcción de la esfera de cobre proyectada por Brunelleschi para coronar la iglesia de Santa Maria dei Fiori. Junto al taller de Verrocchio, además, se encontraba el de Antonio Pollaiuollo, en donde Leonardo hizo sus primeros estudios de anatomía y, quizá, se inició también en el conocimiento del latín y el griego.

Juventud y descubrimientos técnicos

Era un joven agraciado y vigoroso que había heredado la fuerza física de la estirpe de su padre; es muy probable que fuera el modelo para la cabeza de San Miguel en el cuadro de Verrocchio Tobías y el ángel, de finos y bellos rasgos. Por lo demás, su gran imaginación creativa y la temprana maestría de su pincel, no tardaron en superar a las de su maestro: en el Bautismo de Cristo, por ejemplo, donde un dinámico e inspirado ángel pintado por Leonardo contrasta con la brusquedad del Bautista hecho por Verrocchio.

El joven discípulo utilizaba allí por vez primera una novedosa técnica recién llegada de los Países Bajos: la pintura al óleo, que permitía una mayor blandura en el trazo y una más profunda penetración en la tela. Además de los extraordinarios dibujos y de la participación virtuosa en otras obras de su maestro, sus grandes obras de este período son un San Jerónimo y el gran panel La adoración de los Magos (ambos inconclusos), notables por el innovador dinamismo otorgado por la maestría en los contrastes de rasgos, en la composición geométrica de la escena y en el extraordinario manejo de la técnica del claroscuro.

Florencia era entonces una de las ciudades más ricas de Europa; sus talleres de manufacturas de sedas y brocados de oriente y de lanas de occidente, y sus numerosas tejedurías la convertían en el gran centro comercial de la península itálica; allí los Médicis habían establecido una corte cuyo esplendor debía no poco a los artistas con que contaba. Pero cuando el joven Leonardo comprobó que no conseguía de Lorenzo el Magnífico más que alabanzas a sus virtudes de buen cortesano, a sus treinta años decidió buscar un horizonte más prospero.

Primer período milanés

En 1482 se presentó ante el poderoso Ludovico Sforza, el hombre fuerte de Milán por entonces, en cuya corte se quedaría diecisiete años como «pictor et ingenierius ducalis». Aunque su ocupación principal era la de ingeniero militar, sus proyectos (casi todos irrealizados) abarcaron la hidráulica, la mecánica (con innovadores sistemas de palancas para multiplicar la fuerza humana), la arquitectura, además de la pintura y la escultura. Fue su período de pleno desarrollo; siguiendo las bases matemáticas fijadas por León Bautista Alberti y Piero della Francesca, Leonardo comenzó sus apuntes para la formulación de una ciencia de la pintura, al tiempo que se ejercitaba en la ejecución y fabricación de laúdes.

Estimulado por la dramática peste que asoló Milán y cuya causa veía Leonardo en el hacinamiento y suciedad de la ciudad, proyectó espaciosas villas, hizo planos para canalizaciones de ríos e ingeniosos sistemas de defensa ante la artillería enemiga. Habiendo recibido de Ludovico el encargo de crear una monumental estatua ecuestre en honor de Francesco, el fundador de la dinastía Sforza, Leonardo trabajó durante dieciséis años en el proyecto del «gran caballo», que no se concretaría más que en una maqueta, destruida poco después durante una batalla
.

El hombre de Vitruvio, canon del cuerpo humano


Resultó sobre todo fecunda su amistad con el matemático Luca Pacioli, fraile franciscano que en 1494 publicó su tratado de la Divina proportione, ilustrada por Leonardo. Ponderando la vista como el instrumento de conocimiento más certero con que cuenta el ser humano, Leonardo sostuvo que a través de una atenta observación debían reconocerse los objetos en su forma y estructura para describirlos en la pintura de la manera más exacta. De este modo el dibujo se convertía en el instrumento fundamental de su método didáctico, al punto que podía decirse que en sus apuntes el texto estaba para explicar el dibujo, y no éste para ilustrar a aquél, por lo que Da Vinci ha sido reconocido como el creador de la moderna ilustración científica.

El ideal del saper vedere guió todos sus estudios, que en la década de 1490 comenzaron a perfilarse como una serie de tratados (inconclusos, que fueron recopilados luego en el Codex Atlanticus, así llamado por su gran tamaño). Incluye trabajos sobre pintura, arquitectura, mecánica, anatomía, geografía, botánica, hidráulica, aerodinámica, fundiendo arte y ciencia en una cosmología individual que da, además, una vía de salida para un debate estético que se encontraba anclado en un más bien estéril neoplatonismo.

Aunque Leonardo no parece que se preocupara demasiado por formar su propia escuela, en su taller milanés se creó poco a poco un grupo de fieles aprendices y alumnos: Giovanni Boltraffio, Ambrogio de Predis, Andrea Solari, su inseparable Salai, entre otros; los estudiosos no se han puesto de acuerdo aún acerca de la exacta atribución de algunas obras de este período, tales como la Madona Littao el retrato de Lucrezia Crivelli. Contratado en 1483 por la hermandad de la Inmaculada Concepción para realizar una pintura para la iglesia de San Francisco, Leonardo emprendió la realización de lo que sería la celebérrimaVirgen de las Rocas, cuyo resultado final, en dos versiones, no estaría listo a los ocho meses que marcaba el contrato, sino veinte años más tarde. La estructura triangular de la composición, la gracia de las figuras, el brillante uso del famoso sfumato para realzar el sentido visionario de la escena, convierten a ambas obras en una nueva revolución estética para sus contemporáneos.

A este mismo período pertenecen el retrato de Ginevra de Benci (1475-1478), con su innovadora relación de proximidad y distancia y la belleza expresiva de La belle Ferronière. Pero hacia 1498 Leonardo finalizaba una pintura mural, en principio un encargo modesto para el refectorio del convento dominico de Santa Maria dalle Grazie, que se convertiría en su definitiva consagración pictórica: La última cena. Necesitamos hoy un esfuerzo para comprender su esplendor original, ya que se deterioró rápidamente y fue mal restaurada muchas veces. La genial captación plástica del dramático momento en que Cristo dice a los apóstoles «uno de vosotros me traicionará» otorga a la escena una unidad psicológica y una dinámica aprehensión del momento fugaz de sorpresa de los comensales (del que sólo Judas queda excluido). El mural se convirtió no sólo en un celebrado icono cristiano, sino también en un objeto de peregrinación para artistas de todo el continente.

El regreso a Florencia

A finales de 1499 los franceses entraron en Milán; Ludovico el Moro perdió el poder. Leonardo abandonó la ciudad acompañado de Pacioli y tras una breve estancia en casa de su admiradora la marquesa Isabel de Este, en Mantua, llegó a Venecia. Acosada por los turcos, que ya dominaban la costa dálmata y amenazaban con tomar el Friuli, la Signoria contrató a Leonardo como ingeniero militar.

En pocas semanas proyectó una cantidad de artefactos cuya realización concreta no se haría sino, en muchos casos, hasta los siglos XIX o XX, desde una suerte de submarino individual, con un tubo de cuero para tomar aire destinado a unos soldados que, armados con taladro, atacarían las embarcaciones por debajo, hasta grandes piezas de artillería con proyectiles de acción retardada y barcos con doble pared para resistir las embestidas. Los costes desorbitados, la falta de tiempo y, quizá, las excesivas (para los venecianos) pretensiones de Leonardo en el reparto del botín, hicieron que las geniales ideas no pasaran de bocetos. En abril de 1500 Da Vinci entró en Florencia, tras veinte años de ausencia.

César Borgia, hijo del papa Alejandro VI, hombre ambicioso y temido, descrito por el propio Maquiavelo como «modelo insuperable» de intrigador político y déspota, dominaba Florencia y se preparaba para lanzarse a la conquista de nuevos territorios. Leonardo, nuevamente como ingeniero militar, recorrió los terrenos del norte, trazando mapas, calculando distancias precisas, proyectando puentes y nuevas armas de artillería. Pero poco después el condottiero cayó en desgracia: sus capitanes se sublevaron, su padre fue envenenado y él mismo cayó gravemente enfermo. En 1503 Leonardo volvió a la ciudad, que por entonces se encontraba en guerra con Pisa y concibió allí su genial proyecto de desviar el río Arno por detrás de la ciudad enemiga cercándola y contemplando la construcción de un canal como vía navegable que comunicase Florencia con el mar: el proyecto sólo se concretó en los extraordinarios mapas de su autor.

Pero Leonardo ya era reconocido como uno de los mayores maestros de Italia. En 1501 había causado admiración con su Santa Ana, la Virgen y el Niño; en 1503 recibió el encargo de pintar un gran mural (el doble del tamaño de La última cena) en el palacio Viejo: la nobleza florentina quería inmortalizar algunas escenas históricas de su gloria. Leonardo trabajó tres años en La batalla de Angheri, que quedaría inconclusa y sería luego desprendida por su deterioro. Importante por los bocetos y copias, éstas admirarían a Rafael e inspirarían, un siglo más tarde, una célebre de Peter Paul Rubens.


Dama con armiño (1483-84)


También sólo en copias sobrevivió otra gran obra de este periodo: Leda y el cisne. Sin embargo, la cumbre de esta etapa florentina (y una de las pocas obras acabadas por Leonardo) fue el retrato de Mona Lisa. Obra famosa desde el momento de su creación, se convirtió en modelo de retrato y casi nadie escaparía a su influjo en el mundo de la pintura. La mítica Gioconda ha inspirado infinidad de libros y leyendas, y hasta una ópera; pero poco se sabe de su vida. Ni siquiera se conoce quién encargó el cuadro, que Leonardo se llevó consigo a Francia, donde lo vendió al rey Francisco I por cuatro mil piezas de oro. Perfeccionando su propio hallazgo del sfumato, llevándolo a una concreción casi milagrosa, Leonardo logró plasmar un gesto entre lo fugaz y lo perenne: la «enigmática sonrisa» de la Gioconda es uno de los capítulos más admirados, comentados e imitados de la historia del arte y su misterio sigue aún hoy fascinando. Existe la leyenda de que Leonardo promovía ese gesto en su modelo haciendo sonar laúdes mientras ella posaba; el cuadro, que ha atravesado no pocas vicisitudes, ha sido considerado como cumbre y resumen del talento y la «ciencia pictórica» de su autor.

De nuevo en Milán: de 1506 a 1513

El interés de Leonardo por los estudios científicos era cada vez más intenso: asistía a disecciones de cadáveres, sobre los que confeccionaba dibujos para describir la estructura y funcionamiento del cuerpo humano. Al mismo tiempo hacía sistemáticas observaciones del vuelo de los pájaros (sobre los que planeaba escribir un tratado), en la convicción de que también el hombre podría volar si llegaba a conocer las leyes de la resistencia del aire (algunos apuntes de este período se han visto como claros precursores del moderno helicóptero).

Absorto por estas cavilaciones e inquietudes, Leonardo no dudó en abandonar Florencia cuando en 1506 Charles d'Amboise, gobernador francés de Milán, le ofreció el cargo de arquitecto y pintor de la corte; honrado y admirado por su nuevo patrón, Da Vinci proyectó para él un castillo y ejecutó bocetos para el oratorio de Santa Maria dalla Fontana, fundado por aquél. Su estadía milanesa sólo se interrumpió en el invierno de 1507 cuando, en Florencia, colaboró con el escultor Giovanni Francesco Rustici en la ejecución de los bronces del baptisterio de la ciudad.

Quizás excesivamente avejentado para los cincuenta años que contaba entonces, su rostro fue tomado por Rafael como modelo del sublime Platón para su obra La escuela de Atenas. Leonardo, en cambio, pintaba poco dedicándose a recopilar sus escritos y a profundizar sus estudios: con la idea de tener finalizado para 1510 su tratado de anatomía trabajaba junto a Marcantonio della Torre, el más célebre anatomista de su tiempo, en la descripción de órganos y el estudio de la fisiología humana. El ideal leonardesco de la «percepción cosmológica» se manifestaba en múltiples ramas: escribía sobre matemáticas, óptica, mecánica, geología, botánica; su búsqueda tendía hacia el encuentro de leyes funciones y armonías compatibles para todas estas disciplinas, para la naturaleza como unidad. Paralelamente, a sus antiguos discípulos se sumaron algunos nuevos, entre ellos el joven noble Francesco Melzi, fiel amigo del maestro hasta su muerte. Junto a Ambrogio de Predis, Leonardo culminó en 1508 la segunda versión de La Virgen de las Rocas; poco antes, había dejado sin cumplir un encargo del rey de Francia para pintar dos madonnas.

Últimos años: Roma y Francia

El nuevo hombre fuerte de Milán era entonces Gian Giacomo Tivulzio, quien pretendía retomar para sí el monumental proyecto del «gran caballo», convirtiéndolo en una estatua funeraria para su propia tumba en la capilla de San Nazaro Magiore; pero tampoco esta vez el monumento ecuestre pasó de los bocetos, lo que supuso para Leonardo su segunda frustración como escultor. En 1513 una nueva situación de inestabilidad política lo empujó a abandonar Milán; junto a Melzi y Salai marchó a Roma, donde se albergó en el belvedere de Giulano de Médicis, hermano del nuevo papa León X.

En el Vaticano vivió una etapa de tranquilidad, con un sueldo digno y sin grandes obligaciones: dibujó mapas, estudió antiguos monumentos romanos, proyectó una gran residencia para los Médicis en Florencia y, además, trabó una estrecha amistad con el gran arquitecto Bramante, hasta la muerte de éste en 1514. Pero en 1516, muerto su protector Giulano de Médicis, Leonardo dejó Italia definitivamente, para pasar los tres últimos años de su vida en el palacio de Cloux como «primer pintor, arquitecto y mecánico del rey».

El gran respeto que Francisco I le dispensó hizo que Leonardo pasase esta última etapa de su vida más bien como un miembro de la nobleza que como un empleado de la casa real. Fatigado y concentrado en la redacción de sus últimas páginas para su tratado sobre la pintura, pintó poco aunque todavía ejecutó extraordinarios dibujos sobre temas bíblicos y apocalípticos. Alcanzó a completar el ambiguo San Juan Bautista, un andrógino duende que desborda gracia, sensualidad y misterio; de hecho, sus discípulos lo imitarían poco después convirtiéndolo en un pagano Baco, que hoy puede verse en el Louvre de París.

A partir de 1517 su salud, hasta entonces inquebrantable, comenzó a desmejorar. Su brazo derecho quedó paralizado; pero con su incansable mano izquierda Leonardo aún hizo bocetos de proyectos urbanísticos, de drenajes de ríos y hasta decorados para las fiestas palaciegas. Su casa de Amboise se convirtió en una especie de museo, plena de papeles y apuntes conteniendo las ideas de este hombre excepcional, muchas de las cuales deberían esperar siglos para demostrar su factibilidad e incluso su necesidad; llegó incluso, en esta época, a concebir la idea de hacer casas prefabricadas. Sólo por las tres telas que eligió para que lo acompañasen en su última etapa, la Gioconda, el San Juan y Santa Ana, la Virgen y el Niño, puede decirse que Leonardo poseía entonces uno de los grandes tesoros de su tiempo.

El 2 de mayo de 1519 murió en Cloux; su testamento legaba a Melzi todos sus libros, manuscritos y dibujos, que éste se encargó de retornar a Italia. Como suele suceder con los grandes genios, se han tejido en torno a su muerte algunas leyendas; una de ellas, inspirada por Vasari, pretende que Leonardo, arrepentido de no haber llevado una existencia regido por las leyes de la Iglesia, se confesó largamente y, con sus últimas fuerzas, se incorporó del lecho mortuorio para recibir antes de expirar, los sacramentos.