sábado, 21 de abril de 2012

El destiempo del miedo al adiós,… de José Ramón Marcos Sánchez

Por si no vuelvo a sentir,… quiero decir lo que siento,… quiero decir,… que lo siento,…. que siento los silencios dados que se saciaron de orgullo,… que murieron silenciados,… y siento las palabras dichas que se llenaron de ego,… que sólo al ego importaron,… siento haber sido lejano disfrazado de cercano,… y haber herido cariños que no querían “a cambios“,… y siento no haber perdonado a los que me hicieron daño,… a los que no me dañaron,…. siento el dolor causado a los que me condonaron,…. y a los que fingieron hacerlo pero nunca lo lograron,… siento los besos huidos en rostros necesitados,… y siento alguno mentido que nunca debí haber dado,… siento haber amado poco a los que tanto me amaron,… y siento no haber sabido querer,… por quererme demasiado,…. siento mi cobardía en el destiempo del miedo al adiós,… y siento no poder matar al que ha matado mi tiempo,… siento tener que morir para valorar la vida,… y siento profundamente el tener que despedirme,… diciendo sólo… “lo siento”,…
PD: Dios no me quiere y el Diablo me tiene miedo.
José Ramón Marcos Sánchez.
E-MAIL y MSN:joseramonmarcos@live.com Twitter: @joseramonmarcos

Aquello que nos faltó,... de José Ramón Marcos Sánchez

Nos faltó la valentía para sabernos cobardes,…y el orgullo consentido nos convirtió en el ego del mediocre,…que se cree indispensable y se muestra indiferente,….y danzamos al compás de los acordes que mueren,…hasta matarnos de hastío,….nos faltó el afecto sincero que perdona los errores,…y la tolerancia se suicidó saciada de intolerancia,….y la mentira se apodero de la costumbre,…hasta vivirnos mentidos,….nos faltó la voz del sentimiento,….y el miedo a los daños hizo el mayor de los daños,…y el disfraz de lejanía se derritió en nuestra piel,….hasta ser desconocidos,….nos faltó el deseo de seguirnos deseando,….y fuimos la tierra conquistada,…la belleza marchita del sueño ya realizado,…y despreciamos lo propio por pensarnos propietarios,…hasta adueñarnos de nada,….nos faltó extrañarnos para sentirnos amados,…y entender que el cariño es el viento de las ganas,….que el dolor es más intenso cuando quien daña nos duele,….y nos faltó darnos cuenta lo mucho que nos queríamos,…lo poco que nos quisimos,…
PD: Dios no me quiere y el Diablo me tiene miedo.
José Ramón Marcos Sánchez.
TWITTER: @joseramonmarcos
Portal Interntet: www.joseramonmarcos.com