miércoles, 18 de abril de 2012

Cómo cuidar nuestros riñones

Los riñones son los responsables de asegurar que la sangre que circula por el cuerpo esté libre deproductos de desecho y toxinas; cerca de dos litros de sangre diaria filtran diariamente los riñones.

Algunas de las principales causas de enfermedades renales son la diabetes y la hipertensión arterial e infecciones renales como la glomerulonefritis y la pielonefritis, las cuales pueden desencadenar una insuficiencia renal.



De aquí la importancia de mantener un estilo de vida saludable, teniendo en cuenta los siguientes consejos:
- Mantener una presión arterial saludable.
Limitar la ingesta de alimentos que aumenten el azúcar en la sangre y los niveles de colesterol.
- Tomar al menos dos litros diarios de agua.
No excedesrse con la sal en tu dieta.
Reducir el estrés.
Realizar ejercicio físico de manera regularregular.
- No excederse con los medicamentos.
Es importante mantener una buena limpieza de los riñones; vital para mantenerlos sanos; en algunos casos, el procedimiento implica el consumo de una gran cantidad de líquido y una dieta de curación, en otras ocasiones es necesario realizar un tratamiento más riguroso como el ayuno.
El ayuno consiste en tomar grandes cantidades de agua, durante un periodo de tiempo determinado, en el cual no se ingieren alimentos y que debe de estar supervisado por un profesional médico. También las plantas medicinales inducen a una limpieza profunda de los riñones, como son la raíz de malvavisco, perejil, gayuba, raíz de genjibre o raíz de bardana entre otras.
Ante cualquier anomalía que afecte a los riñones, se debe de tener en cuenta:
Beber líquidos en abundancia. Aunque los riñones actúan como un filtro de más de un depósito, las toxinas pueden acumularse, si no hay presión de agua suficiente, para empujar a través del tracto urinario para su excreción.
Evitar la cafeína. Los riñones se ven obligados a trabajar más duro y bombear el líquido y las toxinas cuando se deshidratan por el efecto de la cafeína, lo que se traduce en más cantidad de orina al día.
Reduce la cantidad de viajes por carretera. Los conductores de largas distancias pueden tener una mayor incidencia de padecer hematomas en los riñones, por lo que es necesario parar cada ciero tiempo y estirar las piernas.
Consume alimentos adecuados. El jugo de arándano ayuda a reducir las bacterias en el tracto urinario, manteniendo que se pegue a los tejidos, donde pueden acumularse y causar una infección.
Fuente Imagen ThinkStock.

Estrés, ansiedad y depresión: enfermedades del siglo XXI

Estos tres términos (estrés, ansiedad y depresión) nos suenan a todos. Actualmente, están a la orden del día y todos conocemos alguien cercano que los padece o ha padecido y seguramente nosotros mismos a lo largo de nuestras vidas sufriremos alguno de ellos.


Puede resultar paradójico, que en la actualidad en lospaíses más avanzados contamos con más y mejores medios que nunca, una asistencia sanitaria muy completa, un buen nivel de vida y, sin embargo, cada vez sufrimos más de estas patologías y trastornos. Por el contrario, su incidencia en los países menos desarrollados es mucho menor. Todo esto se podría explicar, porque nuestro estilo de vida actual en ciudades y países más avanzados no es la más idónea por la existencia de una serie de causas que afectan a nuestra salud: el ritmo acelerado que se lleva en las ciudades, la contaminación, los malos hábitos alimenticios, la vida sedentaria, las aglomeraciones de personas y vehículos,…son factores que inciden bastante en la presencia de estos trastornos. De hecho, en países como Estados Unidos la prevalencia supera el 25% ya, lo que nos puede ayudar a hacernos una idea de su importancia.

De hecho, según la Organización Mundial de la salud, estas enfermedades y patologías suponen ya el 12 % del total de enfermedades, por lo que se las conoce ya como las enfermedades y trastornos del siglo XXI, y que pueden llegar a ser muy limitantes para quién las sufre.

A pesar de todos estos datos, todavía solemos confundirlas entre ellas y muchas veces ni siquiera quién las padece está tratado, lo cual supone un problema muy grave para el individuo, ya que van desde trastornos leves hasta altos grados de severidad que pueden reducir la calidad de vida de quién las sufre de manera drástica. De hecho, según la OMS entre un 35 y un 50% de las personas que padecen alguno de estos trastornos no han sido diagnosticados ni tratados.



Hay que entender que gracias a los avances de la medicina, y concretamente en el campo de la psiquiatría y la psicología, estas patologías pueden ser tratadas de manera eficaz permitiendo una mejoría completa o muy grande en el paciente. Por lo que el principal consejo que hay que dar, es que si uno se siente mal o cree que puede estar afectado por alguno de estos trastornos, hay que acudir sin ningún miedo al medico especialista que sabrá diagnosticar su problema y le ayudará a encontrarse mucho mejor.

Es fundamental saber distinguir un poco entre el estrés, la ansiedad y la depresión, ya que muchas veces no se tiene bien definida las diferencias y también presentan síntomas muchas veces parecidos.

El estrés está presente siempre en nuestras vidas. De hecho, en pequeña medida es hasta bueno ya que no deja de ser un mecanismo de defensa del organismo ante amenazas externas. El problema viene cuando esta sensación se hace general, estando continuamente en alerta es cuando hay que empezar a tener cuidado ya que ahí ya puede empezar a derivar en problemas de salud: dolores de cabeza, estomacales, musculares, nerviosismo, falta de memoria y concentración…


La persona que detecta que sufre un estrés continuo en su vida diaria tiene que aprender a hacer ejercicios de respiración y relajación que le ayuden a superar esos momentos que le crean tanta tensión, también se ha demostrado que masticar chicle favorece mucho a rebajar ese estrés y, sobretodo, acudir al especialista que nos puede ayudar y dar unas pautas para controlarlo.
Es muy importante tenerlo controlado ya que se suele decir que el estrés es el primer paso hacia la ansiedad.
La ansiedad la sentimos todo el mundo en algún momento de nuestra vida, pero suelen ser episodios temporales, y está relacionada con la alegría, la tristeza, los miedos…Cuando la persona observa que la misma ya no se va sino que se convierte general es cuando hay que empezar a suponer que se puede sufrir algún trastorno de ansiedad. La persona que la sufre tiene un miedo continuo, a sufrir algo, a que le pasa algo, de que no controla su vida…que le lleva a tener un grado de desesperación importante. Además, según se va apoderando de la persona empieza a registrar una lista de síntomas casi interminables: taquicardias, sensación de ahogo, temblores en las extremidades, sensación de pérdida de control o del conocimiento, transpiración, rigidez muscular, debilidad muscular, insomnio, trastornos digestivos…que pueden empeorar aún más el estado de salud de la persona.
No solo hay un trastorno de ansiedad, sino que hay bastantes: el trastorno de ansiedad generalizada,  fobias, el trastorno obsesivo-compulsivo, el trastorno de pánico, la agorafobia…Es necesario quitarnos el miedo y acudir al especialista, que determinara nuestro tipo y grado de ansiedad y conseguirá que mejoremos gracias a tratamientos personalizados.
La depresión es una enfermedad, como puede ser cualquier otra, y que como la psiquiatría define es untrastorno del estado de ánimo y su síntoma habitual es un estado de abatimiento e infelicidad que puede ser transitorio o permanente. Hay distintos grados en la clasificación de los distintos estados de depresión que varían en su incidencia en el paciente, desde los más leves a otros que pueden a llegar a afectar mucho la salud y vida del quien los sufre.
Por tanto, y como conclusión, podemos señalar que los tres trastornos tienen una incidencia cada vez mayor, y que es fundamental siempre acudir al médico especialista ya que son patologías y trastornos que se pueden tratar y conseguir que los superemos. Es importante conocerlos, aceptarlos si se sufren y saber que esa situación va a mejorar con la ayuda del médico.

Cómo tratar los ataques de pánico

Un ataque de pánico es una súbita aparición de ansiedad y miedo, con palpitaciones en el corazón,falta de aliento y sensación de ahogo. Los mareos y náuseas, el miedo a morir o a perder el control, sumados a la sensación de separación del entorno, pueden llevar a la persona afectada a que se retire de sus actividades normales, por ello se deben de tratar los síntomas cuanto antes.

Los ataques de pánico son condiciones tratables; se pueden aplicar con éxito las estrategias de auto-ayuda. La terapia cognitiva conductual es generalmente la forma más efectiva de tratamiento para los ataques de pánico y agorafobia.Dicha terapia se centra en lospatrones de pensamiento y los comportamientos que están sosteniendo o desencadenando los ataques de pánico, mirando sus miedos de una forma más realista.
En la terapia de exposición para tratar el trastorno de pánico, el paciente queda expuesto a las sensaciones físicas de pánico en un ambiente seguro y controlado, que le da la oportunidad de aprender maneras más saludables de afrontamiento. Se le puede pedir que hiperventile, que sacuda la cabeza de lado a lado, o que contenga  la respiración.
Estos ejercicios diferentes provocan sensaciones similares a los síntomas de pánico; con cada exposición, cada vez se sentirá menos miedo a esas sensaciones corporales internas y el paciente sentirá unamayor sensación de control sobre su pánico.
Cuando se trata de ataques de pánico, el tratamiento profesional, hay  muchas cosas que puedes hacer para ayudarte a tí misma:
-Obtén información acerca de los ataques de pánico. Lee sobre la ansiedad, trastorno de pánico, y la respuesta de lucha o huida experimentada durante un ataque de pánico; aprenderás cuáles son las sensaciones y sentimientos que existen en estos trastornos.
-Evita el tabaco y la cafeína o medicamentos que contienen estimulantes.
-Aprende a controlar tu respiración.  La respiración profunda puede aliviar los síntomas de pánico; se puede controlar la respiración, y desarrollar una técnica de manejo que se puede utilizar cuando la ansiedad aparece.
-Practica técnicas de relajación. Cuando se desarrollan regularmente actividades como el yoga, la meditación y la relajación muscular progresiva, se  fortalece la respuesta de la relajación del cuerpo.
Fuente Imagen ThinkStock
Fuente: http://www.cosasdesalud.es

Biografía de Thomas Alva Edison

(Milan, 1847 - West Orange, 1931) Inventor norteamericano, el más genial de la era moderna. Su madre logró despertar la inteligencia del joven Edison, que era alérgico a la monotonía de la escuela. El milagro se produjo tras la lectura de un libro que ella le proporcionó titulado Escuela de Filosofía Natural, de Richard Green Parker; tal fue su fascinación que quiso realizar por sí mismo todos los experimentos y comprobar todas las teorías que contenía. Ayudado por su madre, instaló en el sótano de su casa un pequeño laboratorio convencido de que iba a ser inventor.


A los doce años, sin olvidar su pasión por los experimentos, consideró que estaba en su mano ganar dinero contante y sonante materializando alguna de sus buenas ocurrencias. Su primera iniciativa fue vender periódicos y chucherías en el tren que hacía el trayecto de Port Huron a Detroit. Había estallado la Guerra de Secesión y los viajeros estaban ávidos de noticias. Edison convenció a los telegrafistas de la línea férrea para que expusieran en los tablones de anuncios de las estaciones breves titulares sobre el desarrollo de la contienda, sin olvidar añadir al pie que los detalles completos aparecían en los periódicos; esos periódicos los vendía el propio Edison en el tren y no hay que decir que se los quitaban de las manos. Al mismo tiempo, compraba sin cesar revistas científicas, libros y aparatos, y llegó a convertir el vagón de equipajes del convoy en un nuevo laboratorio. Aprendió a telegrafiar y, tras conseguir a bajo precio y de segunda mano una prensa de imprimir, comenzó a publicar un periódico por su cuenta, el Weekly Herald.
En los años siguientes, Edison peregrinó por diversas ciudades desempeñando labores de telegrafista en varias compañías y dedicando su tiempo libre a investigar. En Boston construyó un aparato para registrar automáticamente los votos y lo ofreció al Congreso. Los políticos consideraron que el invento era tan perfecto que no cabía otra posibilidad que rechazarlo. Ese mismo día, Edison tomó dos decisiones. En primer lugar, se juró que jamás inventaría nada que no fuera, además de novedoso, práctico y rentable. En segundo lugar, abandonó su carrera de telegrafista. Acto seguido formó una sociedad y se puso a trabajar.
Perfeccionó el telégrafo automático, inventó un aparato para transmitir las oscilaciones de los valores bursátiles, colaboró en la construcción de la primera máquina de escribir y dio aplicación práctica al teléfono mediante la adopción del micrófono de carbón. Su nombre empezó a ser conocido, sus inventos ya le reportaban beneficios y Edison pudo comprar maquinaria y contratar obreros. Para él no contaban las horas. Era muy exigente con su personal y le gustaba que trabajase a destajo, con lo que los resultados eran frecuentemente positivos.
A los veintinueve años cuando compró un extenso terreno en la aldea de Menlo Park, cerca de Nueva York, e hizo construir allí un nuevo taller y una residencia para su familia. Edison se había casado a finales de 1871 con Mary Stilwell; la nota más destacada de la boda fue el trabajo que le costó al padrino hacer que el novio se pusiera unos guantes blancos para la ceremonia. Ahora debía sostener un hogar y se dedicó, con más ahínco si cabe, a trabajos productivos.
Su principal virtud era sin duda su extraordinaria capacidad de trabajo. Cualquier detalle en el curso de sus investigaciones le hacía vislumbrar la posibilidad de un nuevo hallazgo. Recién instalado en Menlo Park, se hallaba sin embargo totalmente concentrado en un nuevo aparato para grabar vibraciones sonoras. La idea ya era antigua e incluso se había logrado registrar sonidos en un cilindro de cera, pero nadie había logrado reproducirlos. Edison trabajó día y noche en el proyecto y al fin, en agosto de 1877, entregó a uno de sus técnicos un extraño boceto, diciéndole que construyese aquel artilugio sin pérdida de tiempo. Al fin, Edison conectó la máquina. Todos pudieron escuchar una canción que había entonado uno de los empleados minutos antes. Edison acababa de culminar uno de sus grandes inventos: el fonógrafo. Pero no todo eran triunfos. Muchas de las investigaciones iniciadas por Edison terminaron en sonoros fracasos. Cuando las pruebas no eran satisfactorias, experimentaba con nuevos materiales, los combinaba de modo diferente y seguía intentándolo.
En abril de 1879, Edison abordó las investigaciones sobre la luz eléctrica. La competencia era muy enconada y varios laboratorios habían patentado ya sus lámparas. El problema consistía en encontrar un material capaz de mantener una bombilla encendida largo tiempo. Después de probar diversos elementos con resultados negativos, Edison encontró por fin el filamento de bambú carbonizado. Inmediatamente adquirió grandes cantidades de bambú y, haciendo gala de su pragmatismo, instaló un taller para fabricar él mismo las bombillas. Luego, para demostrar que el alumbrado eléctrico era más económico que el de gas, empezó a vender sus lámparas a cuarenta centavos, aunque a él fabricarlas le costase más de un dólar; su objetivo era hacer que aumentase la demanda para poder producirlas en grandes cantidades y rebajar los costes por unidad. En poco tiempo consiguió que cada bombilla le costase treinta y siete centavos: el negocio empezó a marchar como la seda.
Su fama se propagó por el mundo a medida que la luz eléctrica se imponía. Edison, que tras la muerte de su primera esposa había vuelto a casarse, visitó Europa y fue recibido en olor de multitudes. De regreso en los Estados Unidos creó diversas empresas y continuó trabajando con el mismo ardor de siempre. Todos sus inventos eran patentados y explotados de inmediato, y no tardaban en producir beneficios sustanciosos. Entretanto, el trabajo parecía mantenerlo en forma. Su única preocupación en materia de salud consistía en no ganar peso. Era irregular en sus comidas, se acostaba tarde y se levantaba temprano, nunca hizo deporte de ninguna clase y a menudo mascaba tabaco. Pero lo más sorprendente de su carácter era su invulnerabilidad ante el desaliento. Ningún contratiempo era capaz de desanimarlo.
En los años veinte, sus conciudadanos le señalaron en las encuestas como el hombre más grande de Estados Unidos. Incluso el Congreso se ocupó de su fama, calculándose que Edison había añadido un promedio de treinta millones de dólares al año a la riqueza nacional por un periodo de medio siglo. Nunca antes se había tasado con tal exactitud algo tan intangible como el genio. Su popularidad llegó a ser inmensa. En 1927 fue nombrado miembro de la National Academy of Sciences y al año siguiente el presidente Coolidge le hizo entrega de una medalla de oro que para él había hecho grabar el Congreso. Tenía ochenta y cuatro años cuando un ataque de uremia abatió sus últimas energías.

Silencio de José Ramón Marcos Sánchez

El silencio nos unió cuando todo era silencio,
cuando pensabas que nunca sería siempre.
Cuando el dolor se instaló en la sangre                  
y aniquiló los motivos,
nos encontramos en el sendero de la ausencia
y de la mano fuimos llegando al consuelo,
hasta empezarnos de nuevo y volver a ser presentes.
Hasta que del sufrimiento germinó
un inicio de esperanza.

Éramos almas perdidas vagando por el olvido,
con los restos de los dos concebimos uno nuevo,
el uno sin el otro no sería, no estaría…
Pero ha llegado el momento
de convertir la necesidad en cariño,
de aprender a no necesitarnos,
de volver a surcar en libertad ese mundo
que nos convirtió en esclavos del abandono.
Sólo espero no perderte
para no volver a perderme.
Haberte dado lo suficiente
para estar presente en tu después.
El amor por excesivo
estrangula la esencia de la persona,
eso que te llevó a enamorarte…
Amar es dejar elegir
aunque no seas elegido.
Amarte será mi vida
aunque no vuelva a tenerte.
Ya que el silencio nos engendró,
sólo espero, que no nos mate…

Biografía de Albert Einstein

(Ulm, 1879 - Princeton, 1955) Científico estadounidense de origen alemán. En 1880 su familia se trasladó a Munich y luego (1894-96) a Milán. Frecuentó un instituto muniqués, prosiguió sus estudios en Italia y finalmente se matriculó en la Escuela Politécnica de Zurich (1896-1901). Obtenida la ciudadanía suiza (1901), encontró un empleo en el Departamento de Patentes; aquel mismo año contrajo matrimonio.

En 1905 publicó en Annalen der Physik sus primeros trabajos sobre la teoría de los quanta, la de la relatividad y los movimientos brownianos, y llegó a profesor libre de la Universidad de Berna. En 1909 fue nombrado profesor adjunto de la de Zurich y en 1910 pasó a enseñar Física teórica en la Universidad alemana de Praga. Luego dio clases de esta misma disciplina en la Escuela Politécnica zuriquesa (1912). En 1913, nombrado miembro de la Academia de Prusia, se trasladó a Berlín. En 1916 se casó en segundas nupcias. Publicó entonces Die Grundlage der allgemeinen Relativitätstheorie e inició una serie de viajes a los Estados Unidos, Inglaterra, Francia, China, Japón, Palestina y España (1919-32).
En 1924 entregó a la imprenta Über die spezielle und die allgemeine Relativitätstheorie y el año siguiente recibió el premio Nobel por su teoría sobre el efecto fotoeléctrico. En 1933 abandonó la Academia de Prusia y se enfrentó valerosamente a Hitler. Iniciada la persecución nazi contra los judíos, marchó a América y enseñó en el Instituto de Estudios Superiores de Princeton (Nueva Jersey). En 1945 se retiró a la vida privada, a pesar de lo cual prosiguió intensamente su actividad científica.
Einstein es uno de los grandes genios de la humanidad y en el ámbito de las ciencias físicas ha llevado a cabo una revolución todavía en marcha y cuyos alcances no pueden medirse aún en toda su amplitud. En su primera formulación (teoría de la relatividad restringida) extendió a los fenómenos ópticos y electromagnéticos el principio de relatividad galileo-newtoniano, anteriormente limitado sólo al campo de la Mecánica, y afirmó la validez de las leyes de esta última tanto respecto de un sistema galileano de referencia K, como en relación con otro de referencia K' en movimiento rectilíneo y uniforme respecto de K.
Según las teorías de Einstein, la ley de la propagación de la luz en el vacío debe tener, como cualquier otra general de la naturaleza, la misma expresión ya referida, por ejemplo, a una garita ferroviaria o a un vagón de tren en movimiento rectilíneo y uniforme en relación con ésta; dicho en otros términos, la velocidad de la luz no se ajusta a la de los sistemas de referencia que se mueven en línea recta y de manera uniforme respecto del movimiento de la misma luz. En realidad, el experimento de Michelson-Morley, mil veces repetido y comprobado a partir de 1881, había demostrado la diferencia existente entre la velocidad de la luz y la de la Tierra.
La relatividad restringida ofrece la razón de tal hecho, antes inexplicable. A su vez, la invariabilidad de la velocidad de la luz lleva a la introducción, en Física, de las transformaciones de Lorentz, según las cuales la distancia temporal entre dos acontecimientos y la que separa dos puntos de un cuerpo rígido se hallan en función del movimiento del sistema de referencia, y por ello resultan distintas para K y K'. Ello nos libra, en la formulación de las leyes ópticas y electromagnéticas, de la relación con el hipotético sistema fijo "absoluto", rompecabezas metafísico de la Física clásica, puesto que tales leyes, como aparecen formuladas en la relatividad restringida, valen para K e igualmente para K', lo mismo que las de la Mecánica.
El tránsito de la Física clásica a la relatividad restringida representa no sólo un progreso metodológico. Esta última, en efecto, presenta -como observa Einstein (Sobre la teoría especial y general de la relatividad)- un valor heurístico mucho mayor que el de la Física clásica, por cuanto permite incluir en la teoría, como consecuencia de ella, un notable número de fenómenos, entre los que figuran, por ejemplo, la aparente excepción en la relación de la velocidad de la luz con la de una corriente de agua en el experimento de Fizeau; el aumento de la masa de los electrones al incrementarse las velocidades de éstos, observado en los rayos catódicos y en las emanaciones del radio; la masa de los rayos cósmicos, cuarenta mil veces superior a la de la misma en reposo; el efecto Doppler; el efecto Compton; la existencia del fotón y la magnitud de su impulso, previstas por Einstein y comprobadas luego experimentalmente; la cantidad de energía requerida por las masas de los núcleos para la transmutación de los elementos; la fina estructura de las rayas del espectro, calculada por Sommerfield mediante la Mecánica relativista; la existencia de los electrones positivos, prevista por Dirac como solución a ciertas ecuaciones procedentes de la Mecánica de la relatividad; el magnetismo de los electrones, calculado por Dirac con la transformación de las ecuaciones de Schrödinger en las correspondientes de la Mecánica relativista, etc.
Una de las consecuencias de la relatividad restringida es el descubrimiento de la existencia de una energíaE igual a mc2 en toda masa m. Esta famosa y casi mágica fórmula nos dice que la masa puede transformarse en energía, y viceversa; de ahí el memorable anuncio hecho por Einstein hace cincuenta años sobre la posibilidad de la desintegración de la materia, llevada luego a cabo por Fermi.
Sin embargo, la relatividad restringida no elimina el sistema fijo absoluto del campo de la Física de la gravitación. Tal sistema, en última instancia, nace del hecho por el cual la relatividad restringida admite aún, en la formulación de las leyes de la naturaleza, la necesidad de situarse bajo el ángulo de los sistemas privilegiados K y K' ¿Qué ocurriría de ser formuladas las leyes físicas de tal suerte que valieran también para un sistema K" en movimiento rectilíneo no uniforme, o bien uniforme pero no según una línea recta? Aquí la distinción entre campo de inercia y de gravitación deja de ser absoluta, puesto que, por ejemplo, respecto de varios individuos situados en un ascensor que caiga de acuerdo con un movimiento uniformemente acelerado, todos los objetos del interior del ascensor se hallan en un campo de inercia (quien dejara suelto entonces un pañuelo vería cómo éste se mantiene inmóvil ante sí), en tanto que para un observador situado fuera, y en relación con el cual el aparato se mueve con un movimiento uniformemente acelerado, el ascensor se comporta como un campo de gravitación.
La relatividad general es precisamente la Física que mantiene la validez de las leyes incluso respecto del sistema K". El postulado de ésta tiene como consecuencia inmediata la igualdad de la masa inerte y de la ponderal, que la Física clásica había de limitarse a aceptar como hecho inexplicable. Con la relatividad general, la Física alcanza el mayor grado de generalidad y, si cabe, de objetividad. ¿Qué ley natural, en efecto, es válida para sistemas de referencia privilegiados? Ninguna, en realidad. Las leyes naturales deben poder ser aplicables a cualquier sistema de referencia; es ilógico pensar, por ejemplo, que la Física no resulta admisible dentro de un ascensor que caiga con un movimiento uniformemente acelerado o en un tiovivo que gire.
La relatividad general comporta la previsión teórica de numerosos hechos; así, por ejemplo: la desviación de los rayos luminosos que se aproximan a una masa; la traslación de las rayas espectrales; la del movimiento perihélico de Mercurio, etc. La experiencia ha confirmado plenamente estas previsiones teóricas.
Durante los últimos años de su existencia, Einstein fijó los fundamentos de una tercera teoría, la del "campo unitario", que unifica en un solo sistema tanto las ecuaciones del ámbito electromagnético como las del campo de la gravitación. El desarrollo ulterior de esta teoría, dejada por el sabio como herencia, permitirá seguramente la obtención -según observa Infeld, discípulo de Einstein- no sólo de las ecuaciones de ambos campos, sino también de las correspondientes a la teoría de los quanta. Entre sus obras deben destacarse Las bases de la teoría general de la relatividad (1916); Sobre la teoría especial y general de la relatividad (1920); Geometría y experiencia(1921) y El significado de la relatividad (1945).