viernes, 13 de abril de 2012

Uvas

La uva o grano de uva es el nombre que recibe el fruto que crece formando racimos de la vid común o vid europea. Pertenece al género Vitis de la familia de las Vitáceas, que incluye unas 600 especies de arbustos, por lo general trepadores y que producen frutos en baya, propios de países cálidos y tropicales. Dentro del género Vitis se incluyen unas 20 especies cultivadas por sus frutos y algunas por sus hojas que se consumen como cualquier verdura.

ORIGEN Y VARIEDADES

La vid es una de las primeras plantas que cultivó el hombre, motivo por el cual ha jugado un papel trascendental en la economía de las antiguas civilizaciones. Tras la mitificación del vino por parte del cristianismo, el cultivo de la vid experimentó un gran auge que ha perdurado hasta nuestros días. De hecho, la mayor parte de la producción de uva se destina a la elaboración de los distintos tipos de vino (blanco, rosado y tinto) y otras bebidas (mosto, mistelas, moscatel).

En Europa, la uva se cultiva desde tiempos prehistóricos, tal y como lo demuestran las semillas que se han hallado en yacimientos arqueológicos de la edad del bronce de Suiza, Italia y en tumbas del antiguo Egipto. Los botánicos sitúan el origen de la uva cultivada en Europa en la región asiática del mar Caspio, desde donde las semillas se dispersaron hacia el oeste por toda la cuenca mediterránea. Los antiguos griegos y romanos cultivaban la vid y ambas civilizaciones desarrollaron en gran medida la viticultura. Los últimos continuaron con esta práctica y extendieron el cultivo de vides por todo su territorio colonial. A partir del año 1800 comienza el cultivo de vides protegidas con vidrio en los países fríos, de manera que aumentó notablemente la calidad de las uvas producidas. Más adelante comenzaron a construirse invernaderos provistos de calefacción para el cultivo de las vides.

Fueron los colonos españoles los que introdujeron la vid en América del Norte, desde donde se extendió por todo el continente, pero el intento fracasó a consecuencia de los ataques de parásitos y las enfermedades. Como resultado de ello, a finales del siglo XIX la explotación de la vid en Europa sufrió un gran golpe tras la contaminación por un insecto americano llamado filoxera. En 30 años se propagó la plaga por todos los viñedos y éstos estuvieron a punto de desaparecer, lo que obligó a adoptar las vides americanas resistentes a la plaga como patrones de la vid europea, y se obtuvieron variedades resistentes, fruto de la hibridación de ambos tipos de plantas.

Hoy en día, la vid se cultiva en las regiones cálidas de todo el mundo, siendo los mayores productores: Australia, Sudáfrica, los países de Europa (Italia, Francia, España, Portugal, Turquía y Grecia) y en el continente americano, los mejores viñedos se encuentran en California, Chile y Argentina.

Existen innumerables variedades de uvas con grandes diferencias entre sí; en forma, tamaño, tonalidad de los frutos, productividad, calidad, etc. Todas ellas se han clasificado tradicionalmente según su destino final sea para vinificación o para consumo de mesa. Las variedades europeas se consideran superiores a las norteamericanas para elaborar vinos de mesa, como frutos de postre y de mesa y para elaborar pasas; mientras que las últimas se prefieren para obtener jugos y jaleas.

Las variedades de uva de mesa más destacables:

La uva de mesa ha de tener acidez baja, ser pobre en azúcares y cumplir ciertas normas de tamaño, color y forma. Uva Moscatel: es la variedad más popular debido a su delicado aroma y su delicioso sabor dulce. Los granos son grandes, redondos, muy lisos, con la piel blanca, negra o roja. Sweetwater: es una uva de piel fina, color verde y sabor menos pronunciado. Resulta adecuada para el cultivo en invernadero.

Lambrusca: es una variedad americana, con la piel dura que se retira fácilmente de la pulpa y se cultiva en un clima frío. Muscadina: se cultiva en los estados sureños de Estados Unidos y es característica por sus frutos de color bronce. En España la Uva embolsada de mesa Vinalopó goza de Denominación de Origen. Se produce en la provincia de Alicante, en la región de los valles del Vinalopó y adyacentes. Existen tres variedades para esta uva: Ideal o Italiana, de racimo más grande; Aledo, más tardía y de racimo mediano, yRosetti. Son uvas de piel muy fina, con una tonalidad pálida de color amarillo-cera, tamaño uniforme y sabor exquisito.

Las uvas pasas más apreciadas se obtienen de las variedades sin semillas, de acidez baja y ricas en azúcares. En España, las uvas de Málaga poseen Denominación de Origen. Estas uvas pasas de gran calidad son grandes, dulces, con pepitas y proceden de la uva Moscatel. Las pasas de Corinto deben su nombre a la ciudad griega homónima donde se cultivan desde hace miles de años. Se identifican por su color oscuro, su pronunciado aroma, carecen de pepitas y son mucho más pequeñas que el resto. Las pasas sultanas son uvas pasas de color claro, sin semillas y extraordinariamente dulces, por lo que son las más empleadas en repostería y pastelería.

Las variedades de uva destinadas a la elaboración de vino de mesa deben presentar acidez relativamente alta y un contenido moderado en azúcares. Las variedades más extendidas para elaborar los vinos blancos son: Palomino, Macabeo, Malvasía, Moscatel, Chardonnay y Garnacha blanca. Para la elaboración de vino tinto: Garnacha tinta, Cabernet Sauvignon, Merlot, Pinot noir, Syrah, Cariñena, Tempranillo (conocida como Ull de llebre en Cataluña, Cencibel en Castilla la Mancha y Tinto fino en Castilla-León), Tintorera y Graciano, entre otras.

SU MEJOR ÉPOCA 

La uva va madurando según las variedades y las zonas de cultivo desde mediados de verano hasta principios del invierno. La recolección de la uva se lleva a cabo en cuanto es posible la etapa de maduración, lo que sucede entre mediados de septiembre y final de noviembre. Por tanto, las uvas frescas de temporada se pueden degustar durante los meses de otoño y principios de invierno.

CARACTERÍSTICAS 
 Forma: Fruta carnosa que nace apiñada en largos racimos compuestos por varios granos redondos o alargados.

 Tamaño y peso: los racimos que se comercializan se ajustan a unas normas de calidad que determinan el peso y el tamaño medio de los frutos; estos tendrán un diámetro medio de 1,6 centímetros y un peso de entre 200 y 350 gramos.

 Color: la piel es verdosa, amarillenta, rojiza o purpúrea, dependiendo de las variedades.

 Sabor: tiene una pulpa jugosa y dulzona.

CÓMO ELEGIRLA Y CONSERVARLA 

Antes de comprar las uvas, agite el racimo muy suavemente. Los granos deben permanecer en su sitio, y si cae alguno la uva está demasiado madura. Los racimos deben ser macizos y los frutos firmes, con piel lisa y de color y tamaño uniformes; las variedades negras o rojas no deben presentar ninguna señal verde.

Una vez en casa, la uva se conserva durante mucho tiempo en perfecto estado si se coge en su punto justo de madurez y se cuelga con el rabo hacia abajo, para que los granos se separen unos de otros y no se toquen, en ganchos colocados en alambres tendidos. Pueden también encerrarse en una bolsa especial de papel sulfurizado o de celofán y colgarlas de un clavo. En el frigorífico, se conservan en buenas condiciones hasta quince días. Para que tengan todo su sabor y aroma, conviene sacarlas de la nevera una hora antes de ser consumidas.


Composición por 100 gramos de porción comestible (Uva Blanca - Uva Negra)
Calorías63 - 67
Hidratos de carbono (g)16,1 - 15,5
Fibra (g)0,9 - 0,4
Potasio (mg)250 - 320
Magnesio (mg)10 - 4
Calcio (mg)17 - 4
Vitamina B6 (mg)0,1 - 0,1
Provitamina A (mcg)3 - 3
Acido fólico (mcg)16 - 26
mcg = microgramos
PROPIEDADES NUTRITIVAS 

La composición de la uva varía según se trate de uvas blancas o negras. En ambas destacan dos tipos de nutrientes: los azúcares, principalmente glucosa y fructosa, más abundantes en las uvas blancas y las vitaminas (ácido fólico y vitamina B6), ésta última en una cantidad que solo se ve superada por las frutas desecadas y las frutas tropicales como el aguacate, el plátano, la chirimoya, la guayaba y el mango. Su riqueza en azúcares, les convierte en una de las frutas más calóricas. Las uvas cultivadas en regiones frías suelen tener menos azúcares que las cultivadas en terrenos cálidos y secos. Entre los minerales, el potasio es el más abundante y se encuentra en mayor cantidad en la uva negra; mientras que el magnesio y el calcio están en cantidades moderadas y son más abundantes en la uva blanca. El aprovechamiento en el organismo de éste último mineral no es tanto como el que procede de los lácteos u otros alimentos que son buena fuente de dicho mineral.

En las uvas abundan diversas sustancias con reconocidas propiedades beneficiosas para la salud, tales como antocianos, flavonoides y taninos, responsables del color, aroma y textura característicos de estas frutas, y de los que dependen diversas propiedades que se le atribuyen a las uvas.

Las diferencias nutritivas y energéticas entre las uvas frescas y las pasas son notables, pues estas últimas constituyen un alimento muy energético, y su aporte calórico es aproximadamente cuatro veces superior al de la uva fresca. El resto de nutrientes también se concentra, por lo que su contenido en fibra, vitaminas y minerales es notablemente superior.

El ácido fólico interviene en la producción de glóbulos rojos y blancos, en la síntesis material genético y la formación anticuerpos del sistema inmunológico. La vitamina B6 ayuda a mantener la función normal del cerebro, actúa en la formación de glóbulos rojos e interviene en el metabolismo de las proteínas. El potasio es necesario para la transmisión y generación del impulso nervioso, para la actividad muscular normal e interviene en el equilibrio de agua dentro y fuera de la célula. 



Fuente: http://frutas.consumer.es

Beber agua o bebidas dietéticas en vez de calóricas podrían implicar un cambio en la salud

De acuerdo con una investigación reciente, personas que tomaron agua o bebidas dietéticas en vez de bebidas cargadas de calorías perdieron alrededor de 2 kilos en medio año.

El estudio incluyó a 318 personas con sobrepeso u obesas que se encontraban divididas en tres grupos: los que cambiaron las bebidas altas en calorías por agua; aquellos que cambiaron por bebidas dietéticas; y aquellos que no fueron aconsejados de cambiar de bebidas pero se les otorgó información general sobre opciones de salud que podían ayudarlos a perder peso (grupo de control).


Durante el estudio de 6 meses, todos los grupos mostraron pequeñas reducciones en el peso y la circunferencia de la cintura. Pero aquellos que habían pasado a tomar las bebidas libres en calorías tenían el doble de posibilidades de haber perdido un 5 por ciento o más de su peso corporal que aquellas del grupo de control.

Además, los investigadores hallaron que las personas que tomaban, sobre todo, agua tenían niveles menores de glucosa en sangre en ayunas y un mejor nivel de hidratación que aquellos en el grupo de control.

El porcentaje de la pérdida de peso y los niveles más bajos de azúcar en sangre son importantes ya que se asocian con una mejoría en los factores de riesgo para las enfermedades crónicas relacionadas con la obesidad.
Sustituir las bebidas calóricas con las que no lo son puede significar un cambio claro y simple para las personas que quieren perder o mantener determinado peso corporal. Si esto fuera hecho a gran escala, podría reducirse significativamente el problema en aumento de salud pública que implica la obesidad.

Padres depresivos pueden afectar la salud mental del niño

Médicos e investigadores han sabido por años que los niños son más propensos a desarrollar problemas de salud mental si sus madres han luchado contra la depresión. Pero hay nuevos aciertos acerca de lo que sucede cuando son los padres los que están deprimidos.

Según un nuevo estudio, las posibilidades de un niño de desarrollar problemas emocionales o de conducta, aumenta hasta un 70 por ciento si el padre muestra signos de depresión. Si bien es un número menor que aquel relacionado con la depresión de la madre, sigue siendo motivo de preocupación.




Por años se ha estudiado la depresión de la madre y cómo afecta al niño, pero la comunidad médica ha cometido un gran error al ignorar cómo esta condición en los padres puede afectar a sus hijos.
La situación es previsiblemente peor si ambos padres se encuentran deprimidos. Tan sólo el 6 por ciento de los niños con dos padres mentalmente sanos tienen problemas emocionales o de conducta, como sentimientos de tristeza profunda, nerviosismo, o conductas agresivas, de acuerdo con el estudio realizado. Pero la proporción aumenta hasta un 11 por ciento cuando el padre se encuentra deprimido, un 19 por ciento si es la madre la que está deprimida, y un 25 por ciento si ambos lo están.  Números altamente alarmantes.
La idea de que los padres tienen un impacto sobre la salud mental de sus hijos no es difícil de concluir. Los genes también suelen jugar un papel en el desarrollo de trastornos mentales de este tipo.

Hacer ejercicio reduce las migrañas


Según nuevos estudios realizados en Suecia, el ejercicio puede prevenir las migrañas tan bien como lo hacen las drogas y las técnicas de relajación.
Cuando se trata de prevenir migrañas, investigadores han concluido que el ejercicio puede ser una alternativa a las técnicas de relajación y al topiramato (la droga utilizada comúnmente para tratar esta condición), y es particularmente apropiado para pacientes que no deseen o no puedan tomar medicaciones preventivas.
Durante el estudio se evaluaron 91 pacientes que padecen de migraña en el transcurso de 3 meses. A un tercio de los pacientes se les pidió que ejercitaran por 40 minutos 3 veces por semana, cada semana de la investigación. Otro tercio practicó técnicas de relajación y el último tercio ingirió topiramato como tratamiento. Los investigadores, además, siguieron la evolución de los pacientes por hasta 6 meses luego que los tratamientos terminaran.
Se concluyó que los pacientes de los tres grupos experimentaban menos migrañas que antes, por lo que los autores de la investigación otorgan al ejercicio un lugar privilegiado en cuanto a la prevención de migrañas se refiere.
Profesionales de la salud han alegado la evidente importancia que tiene un programa de ejercicios para este tipo de condición. Dicen que el ejercicio es otra forma de relajación y, según se sabe con certeza, causa la liberación de endorfinas en el cuerpo, la sustancia propia que fabricamos para aliviar el dolor. Los pacientes que sufren de migraña deberían estar fuertemente aconsejados a introducir el ejercicio como parte de su programa preventivo a esta condición.