lunes, 2 de abril de 2012

7 hábitos para ser una mamá feliz Por Lorraine Ladish, Guía de About.com

Para disfrutar de la maternidad, cuídate y cultiva tus relaciones

1. Acepta que no eres perfecta

Si estás cansada, puedes saltarte párrafos o incluso páginas enteras cuando leas un cuento a tu hijo antes de dormir. ¡Nadie te vigila!

Tampoco pasa nada porque una noche tu hijo no se bañe o por servir un plato pre-cocinado en lugar de hacer una comida casera.

Eres humana y tus hijos te quieren porque eres su mamá, no porque seas perfecta. Lo mejor para ellos es que seas una mamá feliz.

2. Siéntate o túmbate en el piso a jugar

Los bebés y niños de corta edad disfrutan teniéndote a su altura. Procura pasar tiempo cada día sentada o tumbada en el piso con tus pequeños, ya sea leyendo libros, jugando o relajándote con ellos.

Procura dedicarles toda tu atención en esos momentos, y así cuando tengas que hacer otras cosas no te sentirás culpable.

3. Renuncia a tener la casa impoluta

Es prácticamente imposible tener todo reluciente y perfectamente organizado cuando tienes niños pequeños. Es preferible dedicar tu tiempo libre a tus hijos que a limpiar, aunque con algunos trucos de limpieza la labor doméstica te resultará más fácil.

4. No tengas prisa en que tus hijos crezcan

Sobre todo con el primer bebé es frecuente desear que crezca deprisa. Quieres que tu bebé gatee pronto, sueñas con el momento en que diga sus primeras palabras y con el día en que sea capaz de comer alimentos sólidos. Luego deseas que camine ya, que monte en bicicleta, que nade y así hasta que es adolescente y de pronto te encuentras con que tiene novia y añoras sus primeros años de vida.

Disfruta cada etapa de su crecimiento porque es única e irrepetible.

5. No olvides a tus amigas

No te limites a relacionarte con tus amigas que también son mamás. Procura mantener el contacto también con las que no tienen hijos. Así podrás hablar de cosas diferentes y no perder tu identidad. Usa las redes sociales en Internet y el teléfono, pero no te limites al contacto virtual. De vez en cuando pide a tu pareja, a tu suegra o a una canguro que cuide de tus hijos para poder salir con tus amigas.

6. Cuida tu relación de pareja

No permitas que tus quehaceres y el cansancio hagan que te distancies de tu pareja. Procura ser cariñosa, tener buena comunicación y pasar tiempo juntos. Además de reforzar vuestra relación, los niños cuyos padres se muestran cariñosos, comunicativos y cómplices se sienten más seguros.

7. Encuentra tiempo para ti

No te sientas mal por desear dormir la siesta, ponerte una mascarilla o leer un libro. Permítete hacerlo y comprobarás que después tienes más energía para dedicarte a tus hijos. Si te esfuerzas en encontrar tiempo para ti, serás una mamá más relajada y feliz.

Cuidar lo que comemos para mantener los dientes blancos

Comer ciertos alimentos y evitar otros puede ayudar a mantener los dientes blancos luego de usar un kit blanqueador casero o realizarse un blanqueamiento cosmético, según dicen los expertos.

Para muchas personas que tienen buenos resultados tanto con tratamientos realizados por dentistas como con técnicas de blanqueamiento menos profesionales, una preocupación central es cómo mantener los dientes blancos luego del procedimiento.

Hoy en día se sabe que existen comidas que, de hecho, ayudan a mantener los dientes blancos más que a mancharlos. Lo que es más, podrían ayudar a los pacientes a evitar el tiempo y dinero gastados en los tratamientos de blanqueo.

Las frutas y los vegetales firmes como las manzanas, las arvejas, la coliflor, las zanahorias y el apio ayudan a limpiar el sarro de los dientes mientras se mastican. También pueden ayudar a promover el flujo de saliva, la cual neutraliza ácidos y protege los dientes.
Los productos lácteos, especialmente aquellos con gran cantidad de calcio, y quesos también ayudan a mantener los dientes blancos. El ácido láctico de estos productos ayuda a prevenir la caída de los dientes. Los quesos más duros también ayudan a remover las partículas de comida que pueden haber quedado en la dentadura.

Las personas deberían evitar o limitar el consumo de alimentos u otros productos que manchan los dientes, como el tabaco, la salsa de soja, el vino y las moras.

Si bien el blanqueamiento dental es un método efectivo para dejar los dientes más limpios y blancos, puede causar efectos a corto plazo como sensibilidad. Muchos tratamientos de blanqueo pueden derivar en daño permanente, como la erosión o pérdida del esmalte dental.

La dependencia a analgésicos antes de una cirugía de rodilla podría afectar los resultados


Existen condiciones médicas en las cuales puede ser necesaria una intervención quirúrgica donde se deba reemplazar la rodilla del paciente. Un nuevo estudio muestra que la recuperación de este procedimiento podría ser mucho más dificultosa si los pacientes son dependientes de calmantes opioides fuertes antes de la cirugía.
Investigadores en Estados Unidos compararon los resultados de 49 procedimientos donde se reemplazaba la rodilla de los pacientes que tenían una dependencia hacia los opioides con la de otros pacientes que no presentaban esta dependencia. Se halló que los primeros tenían una tendencia a permanecer por más tiempo en los hospitales, sufrir dolor o rigidez inexplicable con más frecuencia, tener una mayor tasa de complicaciones y necesitar con más frecuencia una cirugía adicional.
Si bien los investigadores esperaban hallar resultados peores en los pacientes con dependencia a opioides en comparación con los que no la tenían, las diferencias que encontraron entre los dos grupos superaban las expectativas en gran medida. Estos pacientes mostraban problemas en todas las categorías que se habían tenido en cuenta.
Pero esto no significa que estos pacientes no deberían realizarse la cirugía, sino que estos y sus médicos deberían ser conscientes que los resultados podrían no ser los óptimos. Existiría una posibilidad de trabajar con los pacientes para obtener mejorías en los resultados de la cirugía.
Entre las formas sugeridas para obtener mejorías en los resultados de la cirugía, los profesionales sugirieron: quitar progresivamente la medicación de opioides fuertes antes de la intervención; prescribir analgésicos alternativos no opioides; y utilizar métodos contra el dolor que no impliquen drogas.

Qué es la depresión infantil


La niñez no es una edad fácil. Muchos cambios que requieren adaptación se presentan y algunos niños manifiestan algunas dificultades. En este artículo, trataremos brevemente un tema muy importante: la depresión infantil. Comencemos!
¿Cuáles son los síntomas de la depresión infantil?
Los síntomas de la depresión infantil normalmente comienzan a notarse en la escuela. Los síntomas pueden dividirse en dos categorías: físicos y psicológicos.
Los síntomas físicos más comunes son:
  • Dolores de cabeza frecuentes
  • Fatiga / Cansancio / Apatía
  • Anorexia

Los síntomas psicológicos son:
  • Irritabilidad
  • Llantos frecuentes
  • Soledad / Aislamiento
  • Problemas de concentración
  • Dificultades para relacionarse
  • Insomnio
  • Falta de interés
  • Sensación de tristeza prolongada
  • Ansiedad
  • Problemas de rendimiento escolar
  • Conducta y comportamiento agresivo

Como hemos dicho anteriormente, estos síntomas normalmente se detectan en la escuela o en cualquier otra institución educativa, por lo que resulta fundamental mantener una buena comunicación con los maestros, los cuales observarán los comportamientos del niño y lo ayudarán especialmente, teniendo en cuenta su condición.
¿Cómo se trata la depresión infantil?
Luego de que un médico especialista haya realizado el diagnóstico correspondiente, comenzará el tratamiento del niño.
El tratamiento que normalmente se recomienda es la psicoterapia, concretamente la terapia cognitivo-conductual, en la cual se intenta  cuestionar la visión del niño, desde una perspectiva lúgubre y triste, hacia una mentalidad más productiva y alegre.
Si los casos son graves y el niño no mejora luego de un tiempo prudencial de terapia, sólo entonces, se recomendará un tratamiento con fármacos. Los fármacos antidepresivos puede que tengan efectos secundarios, por lo que la decisión deberá ser tomada con mucho cuidado y reflexión.
Por último, la razón más importante del tratamiento de la depresión infantil es poder llegar a la raíz de los problemas que están afectando al niño y actuar desde allí.

Cuando era antaño,… de José Ramón Marcos Sánchez

Yace un trozo de la vida en algún rincón de antaño,….en el recuerdo de aquello que pudo ser diferente,…que completó lo incompleto del ahora,….que marcó en la memoria una huella profunda,….y que el tiempo perpetuó sin dejar rastro al retorno,…vivió y murió en el ayer,….y en el ayer se quedaron una parte de los sueños,…… de esos que comenzaron a enseñarnos a dejar de soñar,….que encerraron el alma en la celda de la realidad,….y nos entregaron pedazos de nostalgia que sólo sabe el silencio,…..esos que habitan en la distancia de esas miradas ausentes,…en el suspiro olvidado de la soledad que nos vive dentro,….son la parte del camino que se quedó caminando,…ese lugar que el destino decidió no destinarnos,…..son las vivencias que a veces quieren nacer nuevamente,….cuando ves lo no vivido,…..cuando un ahora susurra que es imposible un después porque nunca existió un antes,….murieron trozos de vida entre pedazos de tiempo,…..
PD: Dios no me quiere y el Diablo me tiene miedo.
José Ramón Marcos Sánchez.

Mi recuerdo,…tu recuerdo,… de José Ramón Marcos Sánchez

He compartido contigo partes de mi tan ocultas que ni yo mismo sabia,….he desnudado mi sangre hasta hacerla trasparente,…te regale hasta las mentiras blancas para que tuvieras el todo de mi verdad,….el poco de mi ternura,…el resto de lo demás,…te di el poder de vivirme en la sinceridad de entregarme,…y hoy el silencio me habla,…. y escucho como te alejas,….y en un momento te llevas el tiempo,….y me dejas abandonado en ninguna parte,…perdido en un amanecer que ya no existe,….soy el hijo del adiós nacido en la despedida,….llegue a tu lado sin nada,….me marcho con lo vivido,….me has despojado hasta del odio y por eso te amo,…sólo espero que mi recuerdo te llene mas que yo mismo,…y que algún día puedas querer la mitad que te he querido,….y sentirás como siento,…como he sentido,…y entenderás que he sido tan feliz que ha merecido la pena,…que hoy te pierdo solamente porque ayer has sido mía,…que mas allá de tu intensidad sólo me queda extinguirme,…que he agotado la vida sin perderme ni un detalle,…me voy para no perderte,…para recordarte eterna,…
PD: Dios no me quiere y el Diablo me tiene miedo.
José Ramón Marcos Sánchez.

¡Dejemos partir el dolor! por Merlina Meiler


Te vuelves a encontrar con tu viejo amigo, el dolor. Ya has pasado por situaciones donde el corazón se te ha hecho trizas: te han abandonado, engañado, han traicionado tu confianza… estas situaciones se repiten, tus anclas de dolor vuelven a dispararse con la misma intensidad que en el pasado… Te estremeces de sólo darte cuenta que estás volviendo a caer en ese pozo oscuro llamado dolor desgarrador… ¿estás dispuesto a transitarlo por última vez? ¿Sí? Entonces, acompáñame…

Las situaciones repetitivas que se dan en nuestra vida están tratando de enseñarnos algo. Tal vez encuentras que te has vuelto a enamorar de alguien que te es infiel. O has sido abandonada nuevamente por alguien en quien tú confiabas. Te han mentido… otra vez. ¿Qué tienes tú que aprender de eso? ¿Qué estás proyectando de ti mismo que atraes ese tipo de parejas a tu vida? ¿Estás repitiendo una historia familiar o hay algo de tu propia persona de lo que aún no te has dado cuenta o que no quieres ver?

¿Y cómo hacer para entender el mensaje que tu inconsciente quiere darte a través de una conducta repetitiva, si el dolor no cesa, te embarga y no te permite avanzar? Esta técnica combina el método para quitar un dolor que aprendí de John Grinder en su certificación de Master en PNL con una pizca de técnicas de Milton Erickson. ¡Funciona de maravillas! Pues bien, relájate, siéntate bien cómodo, respira hondo un par de veces y empecemos el recorrido hacia el bienestar…

Antes que nada, tengo que hacerte una pregunta: ¿estás dispuesto a transitar por este tipo de dolor por última vez? ¿Sí? Esta decisión total es esencial para que el ejercicio funcione. En caso de dudas… el resultado también será dudoso.

Si estás dispuesto (o dispuesta) a dejar atrás este dolor y abrirte a un nuevo presente que generará un mejor futuro, entonces, comencemos por darle la bienvenida a esta sensación. ¡Sí, es tuya, y todo lo tuyo es bienvenido! Si está aquí es por algo, así que ¡bienvenido dolor! Ahora, y ya que es la última vez que lo sentimos, vamos a intensificarlo, lo hacemos más grande, le damos más sonido, le ampliamos todas las submodalidades de tamaño, volumen y sensación que queramos. Más y más. Si sientes alguna molestia relacionada con este dolor tan grande en el plano físico, por ejemplo, opresión en el pecho o nariz enrojecida de tanto llorar, también intensifícalos. Más y más.

Ahora, pregúntate a ti mismo (o sea, a tu inconsciente), así relajado como estás en este momento: ¿qué deseas que cambie para que se quite este dolor tan grande? Quédate unos minutos sentado, tranquilo, con los ojos cerrados, y piensa nuevamente en la pregunta que acabas de hacer: ¿qué quieres que cambie para que se quite el dolor? Es probable que recibas una señal en forma de algo que veas, que escuches o que sientas, presta mucha atención, mientras te sigues relajando. Puede ser cualquier cosa, un color, una sensación en alguna parte del cuerpo, unas palabras.

Quédate unos minutos así, respirando con tranquilidad. Así como llegan imágenes de algo que ves, escuchas o sientes en este momento que está contestando tu pregunta, préstale atención, y además la respuesta llegará por sí sola en la próxima semana, en los próximos días, yo no sé exactamente cuando y tu inconsciente sí lo sabe, tal vez el martes o el viernes próximos, recibirás una señal clara e inequívoca de qué necesitas cambiar para que el dolor se quite.

Sigue relajado un rato más. Respira hondo. Saluda al dolor, dile ¡adiós! por última vez y observa cómo te sientes bien aliviado. Con el correr de los días notarás cambios asombrosos en tus conductas habituales que te sorprenderán gratamente.

A flote por Merlina Meiler


Solo es posible mantenerse a flote en ciertas circunstancias.
No se puede ganar siempre. Por más que lo intentemos, algunas veces solo lograremos salir airosos en cierta medida.
Tampoco, nadie pierde permanentemente. Si consideras que este es tu caso, es tu creencia la que está condicionando tu entorno, tus oportunidades y las decisiones que resultan en revés tras revés.
Saber que las cosas a veces saldrán como queremos y otras no, aunque nos esforcemos y creamos que controlamos todas las variables, saca la presión por ganar o por tener éxito en todo momento.
Lo importante es lograr mantenernos a flote en caso de adversidades. Esto significa:
- Tener la certeza interna de que hicimos las cosas de la mejor manera que pudimos, con las herramientas y las posibilidades con las que contamos en ese punto
- Que no traicionamos nuestros ideales
- Que aunque nos esforzamos y las cosas no salieron como queríamos, mantuvimos nuestra integridad
- Haber capitalizado la experiencia y aprendido algo nuevo sobre la gente que nos rodea, sobre circunstancias específicas o sobre nosotros mismos
- Sentir que estamos erguidos y que, más allá de lo que suceda, nuestro centro y nuestras convicciones tienen la fuerza necesaria para no quedarnos estáticos y para permitirnos seguir avanzando en todas las áreas de nuestra vida que lo deseemos
- Y, sobre todo, haber dejado atrás una situación difícil o crítica: la recuperación ha comenzad
o.