domingo, 25 de marzo de 2012

Alimentos ricos en fósforo

Este mineral, participa en la formación de dientes y huesos, y fosfolípidos, uno de los principales componentes de las membranas de las células; la cual se encarga de transformar los alimentos en energía.

También, el fósforo participa en funciones metabólicas del cerebro y del sistema nervioso además de intervenir en la formación de numerosas enzimas y en el equilibrio del Ph de la sangre.


Las necesidades diarias de fósforo son de 700 mg diarios, pero la mayoría de las personas de países desarrollados consumen el doble. Si en el organismo existe una deficiencia de fósforo, se produce deficiencia corporal,dolor, poca resistencia a las infecciones, poca flexibilidad articular y falta de apetito. Hay que tener en cuenta que un exceso de fósforo, provoca problemas en los huesos.

Este mineral representa alrededor del 1% del peso total del organismo y se puede encontrar tanto en alimentos de origen mineral, como vegetal. Sabemos que debido al contenido de fósforo de los alimentos y a los aditivos añadidos que contiene este mineral, resulta difícil tener carencia de fósforo y sólo en casos especiales se recurrirá a un suplemento, siendo el médico quien administre la dosis adecuada.

Los alimentos ricos en fósforo son los siguientes:

Frutas
Coco, pasas de uva, ciruela seca, higos secos, dátil seco.

Verduras y hortalizas
Perejil, guisantes, alcachofa, champiñón, col, brotes de soja.

Frutos secos
Piñones, pistacho, almendra, cacahuete, castañas, nueces, almendra, avellanas.

Carnes y embutidos
Sesos de ternera, hígado, pavo, pato, caballo, buey, lomo embuchado, gallina, conejo, liebre.

Pescados, mariscos y crustáceos
Truchas langostinos, bacalao seco, gambas, lenguado, salmón, sardinas, gallo mejillón, almejas, atún arenque, besugo.

Lácteos y derivados
Leche en polvo, todos los quesos,.

Cereales y derivados
Pasta, pan integral, avena, harina de trigo, arroz blanco e integral.

Legumbres
Garbanzos, soja en grano, lentejas, judías, habas.

Alimentos prebióticos y probióticos


Estos tipos de alimentos han alcanzado una gran popularidad por diversas razones; por un lado un mayor conocimiento por parte de los consumidores de la relación que existe entre alimentación y salud, la importancia de prevenir enfermedades, y por otro lado, la búsqueda generalizada de una vejez más saludable y, desde luego, una mayor evidencia científica de la eficacia de los mismos convierten a estos productos en unos de los mas consumidos.
Los probióticos se definen como aquellos microorganismos vivos que se ingieren como suplemento alimenticio y que tienen efectos positivos para los consumidores al actuar sobre la flora bacteriana del intestino. 
Junto al término probiótico, ha aparecido recientemente el término prebiótico que designa a aquel ingrediente alimenticio no digerible, que tiene la propiedad potencial de mejorar la salud al promover el crecimiento selectivo de bacterias intestinales beneficiosas.  Un ejemplo claro de alimento prebiótico es la leche enriquecida con fructo-oligosacáridos, éstos están presentes en muchos alimentos vegetales como el puerro, cebolla, espárrago, ajo, alcachofas, tomates etc. No obstante, la ingesta estimada diariamente, a partir de alimentos es muy baja, por ello, y considerando que son unos componentes saludables, se ha recomendado aumentar su consumo, siendo una de las formas de conseguirlo, introducirlos en losalimentos como ingredientes añadidos.
En el intestino se produce la mayor parte de la digestión de los alimentos y la absorción de los nutrientes. Pero también es el lugar en el que se realiza la primera selección de los componentes que sirven o no de aquello que consumimos. Si la digestión no es completa, si la facilidad de paso de sustancias desde el intestino a la sangre es excesiva o su población microbiana está alterada, hay riesgo de que sustancias no deseables se incorporen a nuestro organismo. Las consecuencias son muy diversas como inflamación, gases, diarreas, infecciones, e incluso alergias e intolerancias. En este contexto surgen los prebióticos y probióticos, que se basan en el cuidado de la salud intestinal.

Beneficios de la risa

A través de la risa, es como representamos nuestra alegría. Pero para poder hacerlo, es necesario tomar una actitud positiva, dejando de lado los pensamientos negativos. A pesar de que los beneficios del reír son bastantes numerosos, hace tiempo se sabe que es uno de los mejores métodos que hay para levantar el ánimo. Pero cada vez son más, los estudios que comprueban que a través de la risa, es posible mejorar el estado físico de nuestro cuerpo.


La risa tiende a relajar los músculos tensos, causa una reducción de la producción de las hormonas que provocan el estrés, disminuye la presión de la sangre y ayuda a incrementar la absorción de oxígeno en la sangre. Así mismo, le brinda al corazón un funcionamiento mejor y provoca que el cerebro libere unas sustancias peptídicas que ayudan a que nos sintamos bien, que son las endorfinas, estas refuerzan el sistema inmunológico, disminuyen el dolor, equilibran el apetito, incrementan la sensación de euforia y liberan hormonas sexuales. También la calidad de vida de las personas que padecen una enfermedad crónica, pueden mejorar significativamente a través de las terapias de risa.

Según distintos estudios realizados por científicos de los Estados Unidos, la risa nos puede ayudar a mantenernos en forma. Es decir que la risa provocaría efectos similares a los que producen la práctica de ejercicio físico sobre nuestro organismo. se estima que reír un centenar de veces sería equivalente a realizar ejercicio aeróbico durante 10-15 minutos, y al reír movemos unos 400 músculos del cuerpo, por lo que ayuda a quemar calorías.

Del mismo modo, ayuda a mejorar el ambiente que nos rodea, ya que mejorará la respuesta social de las personas que están compartiendo un momento con nosotros, creando un clima más positivo, ayudando a levantar el ánimo de todos.

Beneficios de la vitamina E

La vitamina E, al igual que el resto de las vitaminas, es fundamental para el buen funcionamiento de nuestro organismo, tiene múltiples ventajas para la salud y nuestro aspecto físico. Además es muy accesible ya que se puede conseguir en farmacias en forma de cápsulas o tabletas disolubles en agua. Sin duda se trata de una de las vitaminas más positivas para nuestro organismo, por ello, desde nuestro blog de salud, te presentamos cuales son las razones, por la cual la vitamina E es tan importante: 



Disminuye el riesgo de padecer problemas en el sistema cardiovascular, es decir, de padecer embolias, infartos de miocardio o anginas de pecho, todo se debe, a que esta vitamina aporta colesterol bueno.
Es un gran cicatrizante de quemaduras.
La vitamina E nos protege de la oxidación, por lo que las personas con mala circulación evitarán los molestos calambres musculares en las piernas.
Potente antioxidante natural, los antioxidantes, son los encargados de combatir los radicales libres, por lo que retarda tanto el envejecimiento celular como la salida de arrugas.
Es portadora de oxígeno, provocando que nuestro organismo tenga una mejor oxigenación, y por lo tanto, una mayor resistencia
Induce la proliferación de células de defensa, lo que nos protege de enfermedades virales crónicas e infecciones.
Esta vitamina, es un potente diurético, por lo que es muy recomendada para personas que sufren problemas renales.
Impide o retrasa la salida de cataratas.
Por todas estas y otras razones, notaras que es recomendable el consumo de vitamina E y que es fundamental para nuestro organismo, para ello deberás basarte en una dieta sana, equilibrada, y variada, principalmente que contenga los siguientes alimentos: brócoli, espinacas, soja, gérmen de trigo, aceite de oliva y de girasol levadura de cerveza, yema de huevo, aceites vegetales, avellanas, nueces, almendras, margarinas, etc.

Mejora tu Entorno de Maytte Sepúlveda

Es posible que alguna vez hayas considerado la posibilidad de trabajar para cambiar el mundo y que tus esfuerzos se hayan visto frustrados al descubrir que es una tarea de titanes... porque depende de la transformación y de la participación de muchas personas a tu alrededor. Mucha gente se pregunta: ¿Cuál será mi misión en esta vida? Esperando, tal vez, que la respuesta sea: salvar al mundo.
Cada uno de nosotros, ciertamente, tiene asignada una gran misión: vivir a plenitud y compartir el resultado positivo de ese proceso con los demás. Podemos afectar de manera positiva nuestro entorno inmediato, comenzando por el rescate de valores esenciales, que puestos en práctica nos ayuden a mejorar nuestro espacio familiar. En la medida en que logremos alcanzar con éxito nuestras metas, estaremos influenciando con nuestro ejemplo, entusiasmo y actividad la vida de los demás. Es así como podemos contribuir con la transformación de nuestro mundo.
El comienzo de una nueva etapa, llena de luz, amor y paz, marca la pauta para una época de cambio y crecimiento interior.
Estas aquí, ahora, pudiendo ser partícipe activo de dicha transformación. Tal vez el efecto de nuestro trabajo no se vea inmediatamente, pero dejaremos una estela positiva que cobijará a los nuestros y a todos aquellos que están por venir a este mundo para formar parte de una nueva y más equilibrada humanidad.
Es el momento de recordar verdades sencillas, pues sólo con la puesta en práctica de algunas de ellas podremos participar en la restauración de la paz, la armonía y la prosperidad en nuestro entorno.
Muchas situaciones pueden cambiar, para dar paso a situaciones nuevas. Podemos buscar y alcanzar de nuevo el balance y la armonía que nos permitan recuperar nuestra calidad de vida. Recuperemos el aprecio y el valor por nosotros mismos y por los demás, de manera que tenga sentido realizar el esfuerzo de vivir la diferencia. Sólo entregando lo mejor de nosotros mismos podremos poco a poco mejorar nuestro espacio vital. Recuerda que depende de cada uno de nosotros y de la decisión que tomemos en un momento dado de avocarnos al cumplimiento de nuestra misión.

¿Cómo podemos lograrlo..?
No te sobrecargues. Evita asumir más compromisos y obligaciones de los que en realidad puedes manejar con responsabilidad y eficiencia. Se trata de disfrutar cada cosa que haces y dejar espacio para que puedas compartir con tus seres queridos sin estrés y agotamiento.

Acércate a los tuyos. Es importante que recuperes y mantengas la comunicación con tus seres queridos. Evita criticarlos y juzgarlos en todo momento. Escucha lo que tengan que decir con atención y amor. Compartir con ellos sus inquietudes e intereses los hará sentirse queridos por ti.

Sana el sentimiento. Practica el perdón y la comprensión para sanar todas las heridas de tu corazón. No permitas que el recuerdo difícil o doloroso de algo vivido en el pasado se convierta en resentimiento estimulando tus más bajos sentimientos. Abrete al amor para que fluya lo mejor de ti.

Fija tu atención siempre en lo positivo. Evita fijar tu atención y aferrarte a todo lo negativo que ocurre en tu vida. Cuando lo hacemos nos llenamos de emociones y pensamientos negativos, que transforman nuestra visión de la vida y nuestra manera de ser. Vamos, te invito a buscar y a reconocer todos los aspectos de tu vida cada día, para que puedas apoyarte en ellos y mantener la fortaleza y el optimismo.

Entrega lo mejor de ti. Comienza a repartir a manos llenas lo mejor de ti, hazlo con responsabilidad, amor y excelencia. Ama lo que haces para que el resultado de tu trabajo siempre sea positivo. Esta es la forma de sembrar prosperidad y abundancia en nuestro mundo. ¡Enciende tu luz y deja recuperar la esperanza!

Aplica lo aprendido. No olvides lo que has vivido, leído y escuchado todo este tiempo acerca de cómo puedes mejorar tu vida; este es el momento de poner en práctica parte de todo ese conocimiento. Recuerda que son tus acciones y no tus ideas las que pueden transformar y mejorar tu mundo. Pregúntate cada día: ¿Qué puedo hacer hoy para mejorar mi vida o la vida de los demás? Y no pierdas el impulso de hacerlo...

Fortalece tu espíritu. Recuerda la importancia de recargar tus baterías espirituales para que cuentes con la fortaleza, la confianza y la fe para perseverar en tu empeño, hasta que logres alcanzar tus metas. Cuando te sientas triste, desanimado o desesperado, cierra los ojos por un instante y reconoce la presencia de Dios en tu interior. Permanece ahí por un momento, orando o simplemente hablando con él; así podrás recuperarte más fácilmente.