viernes, 16 de marzo de 2012

Ese vergonzoso aire: el mal aliento

El mal aliento o halitosis puede ser embarazoso y causar ansiedad. No es de extrañar que las estanterías del mercado estén repletas de goma de mascar, mentas, enjuagues bucales y otros productos destinados a combatir esta enfermedad. Pero muchos de estos productos son meras medidas de carácter temporal.

Ciertos alimentos, condiciones de salud y hábitos son algunas de las causas del mal aliento. En muchos casos, se puede mejorar el mal aliento con una higiene dental adecuada. Si sencillas técnicas de auto-cuidado no solucionan el problema, es posible que se deba acudir al dentista o a un médico para estar seguro de que una afección más grave no es la causa del problema. 




El mal aliento puede variar dependiendo de la fuente o la causa subyacente del mismo. Debido a que es difícil de valorar el propio aliento, muchas personas se preocupan excesivamente por su aliento a pesar de que tengan poco o ningún olor en la boca. Otros tienen mal aliento y no lo saben.
El tratamiento para el mal aliento puede variar dependiendo de la causa. Si el mal aliento se debe a una condición de salud subyacente, el dentista probablemente tratará de ayudar al paciente a controlar mejor esa condición. Otras medidas dentales pueden incluir ciertos enjuagues bucales y cremas dentales o tratamientos de enfermedad dental.
Una de las soluciones posibles a esta condición tan molesta, además de los hábitos normales de higiene, podría ser el ajuste de la dieta ingerida. Las bebidas alcohólicas, azucaradas o con cafeína pueden contribuir al mal aliento.

Los Doce Sanadores de Bach


Según Bach, venimos a este mundo a aprehender, a lo largo de esta vida, una o dos lecciones que dependen de nuestro estado evolutivo y que están ya determinadas antes de nuestro nacimiento.

Este estado evolutivo está formado por las experiencias comprendidas, asimiladas.

Poimandres capítulo XIII
Tat: ¿Tengo verdugos en mí?...
Hermes: y no pocos, hijo mío... Son temibles y numerosos...
Tat: ¿Yo los conozco, padre mío?...
Hermes: el primero es la ignorancia, el segundo la tristeza, el tercero la intemperancia, el cuarto la concupiscencia, el quinto la injusticia, el sexto la avaricia, el séptimo el error, el octavo la envidia, el noveno la astucia, el décimo la cólera, el onceavo la temeridad, el doceavo la maldad.
Son doce y aún tienen a sus órdenes a un mayor número.
Por la prisión de los sentidos, someten al hombre interior a las pasiones de estos...

Hermes Trismegistro.

Aunque el Dr. Bach fue muy cauteloso con la astrología, evidenció que los astros, y mayormente la luna, juegan un papel importante en el momento del nacimiento, condicionando la manifestación de las circunstancias que regirán nuestra vida para que comprendamos y asimilemos la lección.

Los doce sanadores


Por lo tanto en el momento del nacimiento tenemos ya adjudicado uno de los 12 sanadores.

Cada sanador constituye una emoción básica que define cual es la lección a aprender y cuales los obstáculos que hay que superar, estos 12 sanadores y sus emociones son los siguientes:

  • Agrimony (Agrimonia): disposición a tomar conciencia de los conflictos superando la ansiedad que nos producen.
  • Centaury (Centaura): fuerza de voluntad para evitar la debilidad y el servilismo.
  • Cerato (Ceratoestigma): intuición para ser uno mismo y eliminar las dudas.
  • Chicory (Achicoria): generosidad para eliminar los apegos y amar sin poseer.
  • Clematis (Clemátide): conciencia del presente para ver la realidad.
  • Gentian (Genciana): confianza en uno mismo para vivir nuevas experiencias.
  • Impatiens (Impaciencia): paciencia para vivir el presente y permitir su asimilación.
  • Mimulus (Mímulo): valentía para superar el miedo y transformar las impresiones que lo producen.
  • Rock Rose (Heliantemo): heroísmo para superar el pánico que manifiesta el ego delante de situaciones límite.
  • Scleranthus: determinación para discernir entre dos posibles soluciones a un problema, utilizando el instinto.
  • Vervain (Verbena): entusiasmo para valorar nuevos puntos de vista y otros enfoques sin caer en el fanatismo.
  • Water Violet (Violeta de agua): acercamiento a los demás para comprender y experimentar.
Gemma Monter
Educadora Social Salud y Bienestar

¿Qué significa tener un envenenamiento de la sangre?

“Envenenamiento de la sangre” no es un término médico. De la manera en la que el término se utiliza generalmente, se refiere a la presencia de bacterias en la sangre (bacteriemia) – y no una sustancia tóxica en la sangre. Así que “envenenamiento de la sangre” es en realidad un nombre inapropiado.

Las bacterias pueden entrar en la sangre a través de una herida o una infección, durante un procedimiento médico o dental o por inyectables. Los signos y síntomas de bacteriemia pueden incluir fiebre repentina y alta, escalofríos, aceleración del ritmo cardíaco, náuseas, vómitos o dolor abdominal. 




Un diagnóstico de bacteriemia se confirma generalmente por un cultivo de sangre. La bacteriemia es una enfermedad grave que requiere atención médica inmediata. El tratamiento requiere la hospitalización e incluye antibióticos por vía intravenosa. Sin un tratamiento rápido, la bacteriemia puede progresar rápidamente a sepsia severa, la cual es una afección potencialmente mortal.
La sepsia ocurre cuando las sustancias químicas liberadas en la sangre para luchar contra la infección desencadenan una inflamación en todo el cuerpo. Esta inflamación genera coágulos sanguíneos microscópicos que pueden bloquear los nutrientes y el oxígeno hacia los órganos haciendo que fallen. Si la sepsia evoluciona a un choque séptico, la presión arterial se reduce drásticamente y la persona puede morir.
La mayoría de las veces la sepsia se produce en las personas que están hospitalizadas. Las personas en la unidad de cuidados intensivos (UCI) son especialmente vulnerables a desarrollar infecciones, lo cual puede llevar a la sepsia.

Propiedades de la Piña


La piña es de origen tropical pero su cultivo se ha extendido por muchos países diferentes, es de la familia de la Bromeliáceas y podemos encontrarla en el mercado en cualquier época del año.
Existen muchas variedades de piña y también muchas formas de consumirla: en zumo, fresca, en almíbar, etc.

Propiedades de la piña

El consumo de piña es algo a lo que todos deberíamos apuntarnos pues al hacerlo estaremos dando la oportunidad a nuestro cuerpo de aprovecharse de todas las propiedades que tiene esta deliciosa fruta.
    Algunas de las propiedades de la piña son:
  • Es un remedio muy eficaz para calmar los calambres.
  • Aporta al organismo gran cantidad de minerales y vitaminas.
  • Es muy rica en fibra soluble e insoluble, no contiene grasas saturadas y tiene muy pocas calorías.
  • Su riqueza en manganeso hacen de la piña un alimento muy recomendable durante la etapa del crecimiento, pues fortalece los huesos.
  • Su contenido en vitamina C la convierten un buen antioxidante. Esta vitamina también es necesaria para la síntesis de colágeno y para luchar contra los radicales libres.
  • Al ser muy rica en fibra la piña puede ayudarnos en casos de problemas de estreñimiento.
  • Esta fruta madura reduce los ácidos gástricos excesivos.
    Si está un poco agria ayudará a que tengamos una mejor digestión y también abre el apetito.
  • La bromelina ayuda a una mejor descomposición de las proteínas, también tiene propiedades anti inflamatorias y anti coagulantes.
  •  Su contenido en vitamina A ayuda a mantener en buen estado las membranas mucosas y a cuidar la piel.
  • Es una fruta muy diurética.
  • Ayuda a reforzar el sistema inmunitario y a la creación de glóbulos rojos y blancos.

¿Por qué es tiene tantas propiedades la piña?

Son la cantidad de compuestos saludables lo que hacen que la piña sea una fruta que no debe faltar en nuestra dieta.
Es muy rica en vitamina A, C y vitaminas del grupo B, también contiene minerales como el manganeso, potasio, cobre, magnesio, hierro y muy rica en bromelina.
Contiene alrededor de un 11% de carbohidratos y es muy pobre en grasas, rica en fibra y una buena fuente de folatos.

Usos externos de la piña

Además de ayudarnos si la comemos la piña también nos puede ayudar externamente:
La cáscara de la piña nos puede ayudar a eliminar las verrugas si la aplicamos durante toda la noche sobre la verruga. Ser constantes hasta que desaparezcan.
Un emplasto de piña puede ayudarnos a reblandecer los callos.
Y una mascarilla con piña nos ayudará a cuidar nuestra piel y retardar la aparición de las temidas arrugas.

Precaución

Como hemos visto el consumo de piña es muy aconsejable y son muchas las propiedades que posee, pero hemos de tener en cuenta que su contenido en azúcar es alto y eso puede dañar el esmalte de los dientes, por lo que siempre debemos cepillarnos los dientes después de comer piña.

¿Sabías que…?

La capacidad de la Bromelina (enzima que aporta la Piña) para descomponer la carne es tan grande que los trabajadores de las plantaciones o de fábricas de enlatado de piñas tienen que protegerse con ropa adecuada para que este componente no les afecte a la piel.
Es aconsejable comprar frutos madurados en la planta pues de lo contrario la pina puede resultar un poco ácida.
Elia Arcas

El estrés y el sistema inmunológico

Las principales enfermedades causadas por el estrés llegan a alcanzar un 80 por ciento. Un aumento en la frecuencia cardíaca, presión arterial, los niveles de glucosa, la adrenalina, los radicales libres y corticales, el daño oxidativo también son efectos secundarios del estrés. Pero se debe aumentar el poder del sistema inmunológico frente a los factores del estrés. En el proceso de toda esta tensión se puede perturbar el equilibrio digestivo. 



No hay duda de que la buena nutrición es necesaria para un sistema inmunológico saludable y esto significa una variedad de proteínas saludables, hidratos de carbono, grasas, minerales, vitaminas, etc. Las opciones para la alimentación y las emociones pueden tener un impacto importante en la capacidad del cuerpo de mantener óptimos los niveles de energía y el sistema inmunológico.
En un estudio, investigadores encontraron que el ejercicio moderado durante tres o más veces por semana aumentó el número de células inmunes en mujeres tratadas por cáncer de mama a niveles normales, y también mejoró el estado de ánimo de las mujeres y la capacidad para manejar sus sentimientos con comodidad.
Un sistema inmune sano regula el proceso de curación del cuerpo y lo protege contra infecciones y enfermedades. El envejecimiento prematuro y la fatiga son solo parte del problema con el estrés y el sistema inmunitario.
Proteger el sistema inmunológico es algo necesario para vivir más tiempo, sentirse más joven y estar saludable. El proceso de curación de una persona depende de la salud del sistema, que también protege contra las infecciones y enfermedades.