viernes, 9 de marzo de 2012

Preguntas para futuros dueños de mascotas



Si estás pensando en tener un animal de compañía, este cuestionario te ayudará en tu decisión. Por favor, sé sincero, de tu honestidad depende el que tú y tu mascota seáis felices.
  • ¿Toda tu familia está de acuerdo con la decisión de adquirir un animal de compañía?   Piensa que muchas familias adquieren un animal de compañía por capricho de sus hijos. ¡Cuántos regalos de Reyes son abandonados durante los meses de verano!
  • ¿Identificarás con un microchip a tu perro y/o gato?   En España existe una ley que obliga a identificar a todos los perros y gatos. El número de microchip es introducido en una base de datos con tus datos personales y los de tu animal; de esta manera no sólo se lleva un control si no que en caso de pérdida, tu mascota podrá ser encontrada con mayor facilidad. 
  • ¿Lo llevarás al veterinario y te harás cargo del coste económico que ello implica?  Los perros y los gatos deben vacunarse anualmente, desparasitarse internamente (lombrices) cada 4 meses y externamente (pulgas y garrapatas) cada mes.
  • ¿Irás siempre a comprarle el alimento adecuado?  Para una buena salud, los perros y los gatos deben comer croquetas (alimento compuesto o equilibrado), que debe ser de buena calidad y deberá ser elegido teniendo en cuenta la edad, el tamaño y la actividad del animal. Además, en caso de trastorno o enfermedad pueden requerir de un alimento específico; éste siempre será administrado bajo control veterinario. 
  • ¿Te encargarás de su higiene?  En el caso del perro, ¿limpiarás la suciedad que haga en la calle?
  • Si es un gato, ¿limpiarás su yacija a diario? Seguro que más de una vez, paseando por la calle, has maldecido a alguien por no recoger los excrementos de su animal. No cometas tú el mismo error.
  • ¿Sabías que los gatos son extremadamente limpios y que detestan una arena llena de excrementos? Si la mantienes limpia a diario, evitarás que orinen o defequen en algún lugar de la casa. 
  • Si es un perro, ¿lo sacarás a pasear cada día, haga el tiempo que haga, tengas o no ganas y lo llevarás siempre atado? 
  • ¿Estás dispuesto a hacer de maestro de un alumno poco aventajado? 
  • ¿Tendrá el espacio apropiado dentro de tu vivienda? Es erróneo pensar que un animal de compañía (en especial un perro), está mejor en una casa con jardín que en un piso. Lo importante es su calidad de vida; que tenga espacio suficiente para moverse, que se le saque a pasear y sobretodo, que se relacione con personas y otros animales; porque, en definitiva, el perro es un animal social. 
  • ¿Cuándo se haga grande lo cuidarás como el primer día? 
  • ¿Tienes capacidad de amar y comprometerte?
Solución
  • Si no has respondido afirmativamente a todas las preguntas, piénsatelo dos veces. Por tu bien y por el del animal. Si de todos modos sigues pensando que lo tuyo es tener un animal de compañía, regístrate en la zona de usuarios de nuestra web y mándanos tus dudas y preguntas; con mucho gusto te asesoraremos y te recomendaremos cual es la mejor mascota para ti.
  • Si por el contrario, todas tus respuestas han sido afirmativas, enhorabuena: tenéis muchas posibilidades de haceros felices mutuamente.
Tatiana Ros

Reciclado de papel


La importancia del reciclado de papel
El papel forma parte de nuestra vida desde tiempos muy remotos, aunque nunca hasta los tiempos modernos se ha usado tanto.
Estamos rodeados de infinidad de cosas hechas con papel o cartón, lo cual quiere decir que la demanda de este producto es muy grande.
Todos sabemos que para la fabricación de papel es necesario el uso de madera y al crecer la demanda de este material se necesita más y más madera para fabricarlo con el grave problema que esto representa para los bosques de nuestro planeta.
Esta es una de las muchas razones por las que debemos tomar conciencia de lo importante que es el reciclado de papel.
Al reciclar papel estamos contribuyendo a la conservación de los bosques, ahorramos madera, combustible y cuidamos el medio ambiente.
Algunas razones por las que debemos reciclar papel
El reciclado de papel es una tarea que todos deberíamos tomar muy en serio, algunas de las razones por las que debemos reciclar el papel son:
  •      Para la fabricación de papel hacen falta maderas de árboles ricos en celulosa, coníferas, eucaliptos, etc., para lo que se talan bosques de otras especies y se plantan estas otras con el perjuicio que esto supone para la conservación de los bosques.
  •     El agua y la energía necesarias para la fabricación de papel reciclado es considerablemente menor.
  •     El reciclado de papel genera mucha menos contaminación que la fabricación de papel a partir de la celulosa de madera.
  •     El papel procedente del reciclado es de muy buena calidad.
  •     Al reciclar papel estamos eliminando residuos sólidos de los vertederos, contribuyendo a que la emisión de metano a la atmósfera sea menor.

Apúntate al reciclado de papel
Como puedes ver es muy importante tomar conciencia con el tema del reciclaje.
Hemos de exigir a los responsables políticos de nuestros pueblos y ciudades la instalación de los contenedores especiales para la recogida de papel y cartón y depositar siempre el papel en ellos.
Cuando compremos papel para escribir, para la impresora, cuadernos para el colegio, etc., debemos exigir siempre que sea papel reciclado, si todos nos comprometemos los resultados obtenidos serán notables.
¿Sabías qué…?
No todos los tipos de papel son buenos para ser reciclados: servilletas de papel, etiquetas adhesivas, papel aluminio, papel sanitario, etc. Estos no los eches en el contenedor del papel.
Para fabricar una tonelada de papel nuevo son necesarios 2.400 kilos de madera, 200.000 litros de agua y unos 7.000 kw/h de energía. Para la fabricación de la misma cantidad de papel a partir de papel usado son necesarias 100 veces menos cantidad de agua y una tercera parte de la energía.
Si se consiguiera reciclar aunque solo fuera la mitad del papel usado en todo el planeta de podrían salvar ocho millones de hectáreas de bosque al año.
Elia Arcas

Beneficios del tofu


Seguimos en busca de contarte cuales son los beneficios de los alimentos que te rodean y tienes al alcance de la mano, recorriendo y buscando esos alimentos que podríamos incluir en nuestra lista de saludables, nos hemos topado con el tofu, por lo que en esta ocasión te contamos cuáles son los beneficios del tofu, es decir, las mejores propiedades de este derivado de la soja.
Para poder comenzar y analizarlo correctamente, es fundamental que conozcamos de que se trata el tofu, sencillamente, sabemos que es una cuajada elaborada a partir de leche de soja.

Su alto valor proteínico, es la característica más destacada del tofu, ya que aporta la misma cantidad de proteínas que el huevo o la carne, y como si fuera poco, estas proteínas son de mayor calidad.Asimismo, el tofu es rico en minerales, específicamente, posee una gran concentración de fósforo, potasio y hierro. También, contiene en su composición, una cifra importante de calcio, en torno a un 20% más que la leche de vaca.
Para tu suerte, siempre puede considerarse como una alternativa para incluirlo en la dieta, ya que el tofu es un alimento bajo en calorías (unos 100 gramos contienen 70 calorías), y la poca grasa que contiene no es saturada.
Todos estos beneficios que acabamos de resaltar, hacen del tofu un alimento digestivo, ya que se trata de un producto muy suave para el estómago. Pero esto no es todo, podemos recomendarlo para aquellas personas que tienen sean diabéticas o tengan hipertensión, y podemos considerar al tofu como un gran aliado a la hora de querer regular el colesterol.
En fin, podemos decir que el tofu es como el queso fresco de la soja, suele aguantar unos 10 días, por lo que es un producto que hay que consumir rápido, es decir, se estropea con facilidad.

Sentir que no me sientes,.... de José Ramón Marcos Sánchez

Podrás marcar la distancia más allá de la memoria,….para impedir que se acerquen nuevamente los retazos dormitados de una parte de tu parte,….de mi parte,…de mi todo,…pero el olvido solo habita en aquello que nunca existió,….el olvido no conoce sentimientos,….y nosotros engendramos sentimientos que vivieron en nosotros,….que murieron abandonados por el cariño,….y se cobijaron en la soledad del que no quiere necesitar aunque está necesitado,….del que pierde la razón en busca de las razones,….y al final llegas a ser un pedazo latente de una angustia incesante,….que evoca instantes pasados para que sangre el presente,….amar es entregarse a otro hasta olvidarse de uno,…por eso se que te amé,…amor en cambio es la unión de dos que aman hasta que se sienten uno,…por eso amor no tuvimos,….no me duele haberte amado,….porque di hasta donde no quedaba,…y ahora quieres relegarme al rincón de los ningunos,…el lugar donde anida el alma de los errores,…..y aún desde allá voy a seguirte queriendo,….no podré dejar de amarte,…aunque lo que más me duele,…es sentir que no me sientes,….que mi dolor,….no te duele,…..
PD: Dios no me quiere y el Diablo me tiene miedo.
José Ramón Marcos Sánchez.

Siempre bella,... de José Ramón Marcos Sánchez

Aunque el tiempo te recuerde el punto de partida,….y te ausentes mirando un cuerpo que no crees conocer,…..y etiquetes con disfraces lo que eres,…. añorando lo que fuiste,….nunca serás tan bonita como lo serás mañana,…como lo eres hoy,….me encontraras admirando la incontestable belleza que los años te regalan,…porque tu imagen consigue que un momento se detenga en la armonía perfecta,….que nazca mas perfecto todavía en el momento siguiente,….eres la esencia de aquello que es capaz de revivir el suspiro del silencio,…engendrado en tu elegancia,….que habita en lo sublime de la silueta de un sentimiento puro,….que se agranda con el poso de lo aprendido,….porque la piel del alma no se arruga jamás,…ni cede ante las pretensiones absurdas de lo superficial,…. de lo externo,…la vida me ha enseñado a dejar de mirar para poder ver,…porque lo mostrado es mentira,….me ha enseñado que la verdad se esconde mas allá de lo que simplemente parece,…y se halla en lo que realmente es,….y aunque el tiempo te recuerde el punto de partida,….nunca podrás ocultar que sigues siendo preciosa,….a mis ojos, siempre bella,…nunca serás tan bonita,….como lo serás mañana,…
PD: Dios no me quiere y el Diablo me tiene miedo.
José Ramón Marcos Sánchez.

Vida en común, ¿economías separadas? por Merlina Meiler


Uno de los puntos básicos de la vida en pareja es ponerse de acuerdo con respecto a temas económicos.
¿Es bueno tener cuentas separadas o conjuntas? ¿Lo mejor es que cada uno maneje su propio dinero o hacer un pozo en común y avisarle al otro la cantidad y el destino de lo que vamos sacando?
Este interesante artículo lo escribió María Eugenia Sidoti para “Para Ti“:
Luego de proponer convivencia a su novia, en una cena íntima con velas en un restaurante con vista al río, Maximiliano Reyes (40 años, diseñador) brindó por el “sí, quiero” de ella y ahí mismo optó por ir directo al grano: “Yo no creo que sea bueno compartir todo lo que ganamos. Lo mejor, me parece, es hacer un pozo común con una suma fija, así nos sobra un resto de plata para cada uno y no hay problemas”, le dijo a Bárbara Santos (29), hoy su pareja desde hace un año. Maximiliano asegura que ella estuvo de acuerdo desde el comienzo y que decidieron llevar adelante la metodología de “economías separadas” por una cuestión práctica: “Esta es mi segunda convivencia, la primera vez pasé por el casamiento, y cuando nos separamos salí muy perjudicado en el tema económico. Por eso, ahora me quiero cuidar, y si gano más porque dejo la vida en mi empresa, que eso también me rinda en un futuro”, justifica y dice que aunque en su actual relación está “todo bien”, no cree en el amor para toda la vida. Y aclara: “Ojo, no soy mezquino sino ordenado. Muchas veces le doy plata extra a Barbi pero como un regalo, sin obligaciones”, remata.
Sofía y Adrián Lima, ambos de 36 años, aseguran en cambio que se casaron porque abrazan el sueño de una convivencia hasta que la muerte los separe. Empezaron a salir mientras cursaban en la Facultad de Medicina y al terminar la carrera siguieron juntos, pero eligieron especialidades distintas, lo que marcó el rumbo económico de la pareja: él, anestesista, tiene un ingreso mucho mayor que el de ella, que es traumatóloga. “Vivimos juntos desde hace tres años y pasamos épocas buenas y malas. De hecho, estuvimos separados antes de convivir. Por eso, optamos por equipar nuestro departamento comprando las cosas por separado, así cada uno sabe qué y cuánto puso”, explica Sofía y aunque suena satisfecha, reconoce que al principio fue una idea que ella resistía: “Más que nada por mis padres, les parecía horrible que no compráramos todo juntos, como lo habían hecho ellos. Finalmente, entendí que el compromiso pasa por otro lado. Los dos aportamos un poco de plata para la casa, y después cada uno se queda con un resto para sus cosas. La verdad, es que no tengo ni idea cuánto gana él en total”, reconoce.
Dos casos para ilustrar que, en algunos casos, el amor y la economía no van de la mano. Pero lejos de sorprenderse, los especialistas aseguran que muchas parejas tienen la misma logística, dejando en claro que compartir el techo no siempre significa que se debe hacer con la billetera. “Los vínculos familiares actuales son muchísimo más afectuosos y demostrativos, pero también más simétricos que antes. Esto ha producido grandes cambios psíquicos en las generaciones de jóvenes y adultos, especialmente en menores de 40 años. El vínculo de igual a igual, internalizado con los padres, provoca fuertes ansiedades fóbicas a la hora de armar una pareja, que son experimentadas como asfixia, aburrimiento y gran temor a la entrega y al compromiso –explica Claudia Messing, licenciada en psicología y sociología de la UBA y terapeuta de vínculos familiares–. El establecimiento de economías separadas daría a la pareja, en su imaginario, un mayor margen de libertad y autonomía, ya que podrían fantasear con que permanecen solos aún conviviendo bajo un mismo techo. Antes era un orgullo para el varón hacerse cargo de la familia.
Ahora, quizás sea vivido por muchos como una especie de soga al cuello que lo ata. Por el lado de la mujer, acceder al mundo del trabajo y disponer de sus propios ingresos ha significado una gran conquista. Pero todavía existen mujeres casadas con varones autoritarios a quienes les ocultan sus ingresos para disponer de ellos libremente. En todos los casos, el manejo del dinero es revelador del lugar que ocupa cada miembro dentro de la pareja, y por lo tanto de sus relaciones de poder”.
Todo lo mío es mío, todo lo tuyo es tuyo
Para Mabel Bianco, presidenta de la Fundación para el Estudio e Investigación de la Mujer, a partir de estos casos se deberían proponer nuevas pautas sociales: “Las mujeres ganamos una gran independencia en los últimos años. En países desarrollados es habitual que cuando una pareja sale cada uno pague lo suyo. La cuestión es que los hombres saben manejar mejor el tema, mientras que nosotras tenemos mayor dificultad en la negociación o discusión del dinero, y eso nos pone en desventaja. Es un problema cultural que debemos superar para aprender a cuidar de nuestros intereses. Poder manejar lo económico es básico para la plena vigencia de nuestros derechos. Tenemos que desmitificar la imagen romántica de la sociedad conyugal y para eso, es necesario que hablemos de lo material y que lo disociemos del afecto. Las economías separadas no son malas, siempre y cuando se pauten de forma equitativa”, opina Bianco.
Para la licenciada Fabiana Porracin, psicóloga y antropóloga de la UBA, el fenómeno no es nuevo y requiere un marco concreto de análisis: “Comenzó a observarse marcadamente a partir de la década del ‘90, y luego de la crisis del 2001 se produjo una expansión hacia algunos sectores socio–culturales. Tiene mayor preponderancia en las parejas integradas por profesionales cuya actividad es “no tradicional”, o por parejas culturalmente menos conservadoras, en las que tanto las características de la actividad profesional desempeñada, como la igualdad de género y pertenencia socio–cultural, posibilitan otros modos de dinámica familiar. Las causas son múltiples, pero es claro que el neoliberalismo ha fomentado la falta de solidaridad y compañerismo, y una exacerbación del individualismo, de la competencia y del sálvese quién pueda. Además del cambio vincular modelado por la reciente digitalización de las comunicaciones, que estimula la falta de profundidad. Y la existencia de la Ley del Divorcio ha flexibilizado la mentalidad con relación a la perdurabilidad del matrimonio.
Otro factor muy importante tiene que ver con los grados de conciencia de la propia vida, que permite aceptar o rechazar modelos, estilos de vida que antes se repetían simplemente por tradición. El hacer conciente cómo se quiere vivir confronta con lo que no se quiere. En muchos casos, el recuerdo de la familia de origen, en la que había economía común, sin la coexistencia de una economía individual y diferenciada, hace que se tema repetir un modelo. Ese temor hace que se ensayen otras formas de afrontarlo, en este caso en el polo opuesto, sin poder arribar a una forma superadora sin exclusión, considera Porracin, al tiempo que propone una lectura psicoanalítica para analizar dicho fenómeno. Aquellos que no pueden dar lugar al otro en lo material, lo hacen por varias razones, en muchos casos por miedo basado en experiencias traumáticas pasadas. El hombre aprendió que con un divorcio puede perder casi todo. Y la mujer profesionalizada, que a través de este cambio ejerce otra función social, no está dispuesta a poner en juego lo conquistado. También se da por comodidad, egoísmo e inmediatez. Por mercantilismo y hasta por relaciones de usufructo, muy a contramano de los valores del amor romántico. Detrás de este tipo de construcciones existe una personalidad con ciertos aspectos inmaduros, donde no hay entrega total”, advierte la especialista.
Propone algunas pautas de convivencia para tener en cuenta a la hora de hacer frente a la situación: “Sugiero dos niveles para pensar la cuestión: uno pragmático y otro reflexivo. Es muy útil para la pareja sentarse a conversar sobre qué piensa cada uno que es la economía familiar y la economía individual, hasta llegar a acuerdos referidos a lo que es de ambos: qué es de la relación, qué aporta cada uno a ese conjunto, cómo lo aporta, cuándo lo aporta. Y responsabilizarse, hacerse cargo en los hechos y sostener quién aporta qué. Cortar el clima de la medición, abrir el de la generosidad y la entrega, aprender a dar y a pedir sin peajes ni facturas futuras a cobrar, son algunas de las claves. Y hay que saber que vivir con mezquindades, condicionamientos, límites a futuro y reaseguros recorta la calidad de vida. En un nivel de análisis autorreflexivo es indispensable conocerse a sí mismo para conocer a quién se eligió. Hay que tomarse un tiempo para reflexionar y pensar qué se está haciendo, cómo se está viviendo, y si esto es consecuente y coherente con el deseo que se tiene de pareja y de familia. Algo es claro: en la vida existe siempre otra alternativa, una gama infinita de matices”, concluye la licenciada Porracin.
Compromiso provisorio, para siempre, por ahora… Los nuevos paradigmas amorosos refundaron las relaciones en función de los lugares diferentes que hombres y mujeres ocupamos. Lugares en los que no está ausente, de ninguna forma, el dinero.
Para la vida en común, ¿crees que es mejor mantener economías separadas o en conjunto?

Aquello que nunca dije,... de José Ramón Marcos Sánchez

Aquello que nunca dije es la causa del por qué deje de buscar porques,….y me ausenté en lo cercano de mi propia distancia,….y acepté que el amor se convirtiera en compañía,…la pasión en cariño,….me conformé con un poco de ti por miedo a quedarme sin nada,….y a pedazos fue falleciendo un sentimiento que nació de nosotros,….que fue libre hasta que la monotonía lo encarceló,…y lo fue ahogando en reproches,…en medias verdades,….y no quisimos perder sin darnos cuenta que ya habíamos perdido,….que la costumbre y la cobardía nos fueron acostumbrando,….y ocupábamos espacio de un espacio terminado,….saturado de vacíos,…de respuestas calladas,…y yo te seguí buscando en otros cuerpos distintos,…entre las sombras del recuerdo olvidado de aquello que me enseñaste,…que sólo conocí en ti,….y el reproche dejo de quejarse,….y las medias verdades llegaron a ser mentira,…y pasamos de necesitarnos por amor a querernos por necesidad,….y habitamos en un duelo continuo por no decirnos adiós,…por no enfrentarnos al duelo,….aquello que nunca dije,…es que morí en tu silencio,…aquello que nunca dije,…es que todavía te quiero,….
PD: Dios no me quiere y el Diablo me tiene miedo.
José Ramón Marcos Sánchez.

Cuenta regresiva por Merlina Meiler


Hay algo que quieres lograr desde hace tiempo: una pareja, conseguir trabajo, modificar cierta conducta que consideras que ya es hora de que dejes atrás… ¡Hoy es el día para comenzar a transitar el camino que te llevará a que tu deseo se convierta en realidad!
Te propongo esta técnica que da excelentes resultados (la he aplicado muchas veces). Son sólo tres pasos simples:
Primero, Ten bien en claro tu objetivo. Exprésalo de manera positiva y específica. Decir “quiero ser feliz” es demasiado amplio. Por ejemplo, quiero encontrar una pareja.
Luego, imagínate con el objetivo alcanzado. ¿Lo que anhelas es posible? ¿Eres feliz? ¿Es lo que realmente deseas? Si la imagen que obtienes es placentera, disfrútala unos minutos antes de ir al siguiente paso. Si notas alguna incomodidad, pues es el momento de replantearte si realmente quieres alcanzar ese objetivo o si es lo adecuado para ti (por ejemplo, tal vez quieres estar en pareja con “tal” persona, pero ya tiene compromiso y que lo rompa por ti no te hará plenamente feliz, o es alguien que por su forma de ser no podrá brindarte toda la dicha que mereces).
Entonces, si al imaginarte con el objetivo cumplido te sientes a gusto, con tranquilidad y armonía, ha llegado el momento de que comiences a despedirte del estado en que estás, sin esto que anhelas en tu vida.
Por ejemplo, si buscas pareja, empieza a decirle adiós a tu soltería, a tener todo el tiempo que quieres para ti y para tus amistades, a pensar en ti solamente. Si estás buscando un empleo, disfruta los momentos libres que aún te quedan, organiza tus cosas diarias y comienza a prepararte internamente para el momento en que la mayor parte de tu día se desenvuelva en tu nuevo lugar de trabajo.
Se trata de empezar a cerrar este ciclo voluntariamente, de despedirnos de lo que estamos por dejar atrás y de enfocar nuestras energías hacia nuestra meta, que cada día será más visible y estará más cerca.
¿Me acompañas?