sábado, 25 de febrero de 2012

PIÑA TROPICAL Y PIÑA BABY

La piña pertenece a la familia de las Bromeliáceas, que comprende unas 1.400 especies de plantas, casi todas herbáceas, de hoja perenne y con flores muy llamativas. Algunas de ellas producen enzimas proteolíticas (que disgregan las proteínas de los alimentos) y se localizan sobre todo en América tropical. 


ORIGEN Y VARIEDADES

La piña tropical proviene de Sudamérica, concretamente de Brasil. Allí fue donde la encontraron los colonizadores españoles y portugueses. Es el fruto de la planta conocida como Ananás; los portugueses continúan manteniendo este nombre originario que para los indígenas significa "fruta excelente".

Se conocen tres variedades botánicas de piña tropical: Sativus (sin semillas), Comosus (forma semillas capaces de germinar) y Lucidus (permite una recolección más fácil porque sus hojas no poseen espinas).

Los principales países productores son China, Estados Unidos, Brasil, Tailandia, Filipinas, Costa Rica y México.

La piña baby, es una piña enana procedente de Sudáfrica, muy aromática y con las mismas propiedades de la piña pero corregidas y aumentadas.


SU MEJOR ÉPOCA 

Podemos disponer de esta preciada fruta en cualquier época del año, dado que su cultivo se realiza en distintos países muy distantes geográficamente.

CARACTERÍSTICAS 
 Forma: son infrutescencias de forma ovalada y gruesa.

 Tamaño y peso: la piña tropical mide unos 30 centímetros y tiene un diámetro de 15. Su peso ronda los dos kilos. La piña baby pesa entre 300 y 700 gramos.

 Color: en ambas la pulpa de color amarillo o blanco se encuentra rodeada de brácteas que forman la piel del fruto; en el extremo superior las brácteas se transforman en una llamativa corona de hojas verdes.

 Sabor: la pulpa es muy aromática y de sabor dulce. Las piñas pequeñas suelen tener un sabor más delicado que las grandes. La piña baby tiene las propiedades gustativas de la piña tropical, corregidas y aumentadas.

La fruta está madura cuando cambia el color de la cáscara del verde al amarillo en la base de la misma. Las piñas son frutas no climatéricas, por lo que se deben cosechar cuando estén listas para consumirse, ya que no maduran después de su recolección. Un contenido mínimo de sólidos solubles de 12% y una acidez máxima del 1% asegurarán un sabor mínimo aceptable a los consumidores.
CÓMO ELEGIRLA Y CONSERVARLA 

Las piñas están maduras en el momento en el que las puntas de las brácteas cambian del color verde al anaranjado, a pesar de que el color del fruto sea verde.

Si el extremo del tallo está mohoso o manchado, las hojas marchitas o la fruta golpeada, mejor no comprarla. Su olor debe ser dulce en la base y la cáscara del fruto no debe hundirse bajo la presión del dedo.

La piña es una fruta muy frágil y sensible a los cambios bruscos de temperatura. Se puede conservar durante unos días en un lugar fresco y seco, aunque nunca en el frigorífico porque se deteriora a temperaturas inferiores a los 7ºC.

Una vez pelada y cortada, la piña se puede conservar en la nevera recubierta con un envoltorio de plástico, aunque se ha de consumir lo antes posible. A partir del punto óptimo de madurez comienza a perder su jugosidad con gran rapidez.


Composición por 100 gramos de porción comestible
Calorías46
Hidratos de carbono (g)11,5
Fibra (g)1,2
Potasio (mg)250
Magnesio (mg)14
yodo (mcg)30
Vitamina C (mg)20
Acido fólico (mcg)11
mcg = microgramos
PROPIEDADES NUTRITIVAS 

Su contenido de agua es alto. Destaca su aporte de hidratos de carbono y de bromelina, una enzima que ayuda a la digestión de las proteínas. A pesar de su sabor dulce, su valor calórico es moderado. Respecto a otros nutrientes, destaca su contenido de potasio, yodo y vitamina C. El potasio, es un mineral necesario para la transmisión y generación del impulso nervioso y para la actividad muscular normal, interviene en el equilibrio de agua dentro y fuera de la célula. El yodo es indispensable para el buen funcionamiento de la glándula tiroidea, que regula el metabolismo. La vitamina C colabora en la formación de colágeno, huesos y dientes, glóbulos rojos y favorece la absorción del hierro de los alimentos y la resistencia a las infecciones. Dicha vitamina posee además acción antioxidante, Su aporte de fibra mejora el tránsito intestinal y beneficia a múltiples alteraciones y enfermedades. 



Fuente: http://frutas.consumer.es

¿En qué pensar cuando comenzamos a hacer ejercicio?


Has tomado una decisión en tu vida: cortarás con tu rutina sedentaria y comenzarás a preocuparte por tu cuidado físico y sanitario. Sin embargo, no sabes por dónde empezar. En este artículo, explicaremos algunos consejos para hacer ejercicio, pensados para las personas que han tomado este tipo de decisiones, y necesitan ser guiados en la forma de un pequeño “empujón”. Comenzamos…
1. Alimentación
Previamente a hablar acerca del ejercicio, tenemos que hablar acerca de la alimentación. La alimentación forma parte de más del 70% de los resultados obtenidos por el ejercicio. Es muy importante que consultes con un nutricionista que pueda recomendarte una dieta ajustada, o al menos informarte acerca de los alimentos que deberías consumir y los alimentos que no deberías consumir, específicamente en tu caso particular.

2. El gimnasio
Es probable que si vas a entrenarte físicamente, quieras hacerlo en un gimnasio y no independientemente, sin la supervisión de ningún especialista. A la hora de elegir el gimnasio, ten en cuenta las siguientes condiciones:
- autorización sanitaria
- profesionalidad de los entrenadores
- oferta de entrenamientos
- equipamiento
- cercanía
- ambiente
Toma todas estas condiciones anteriores para determinar qué gimnasio es el indicado para ti. Tómate tu tiempo buscando gimnasios y luego compáralos. Es fundamental que te sientas a gusto con el lugar en el que entrenarás, ya que no querrás asociar tu entrenamiento a algo negativo. Recuerda que te estarás haciendo un bien.
3. Progreso
Uno de los principales problemas de las personas que comienzan a hacer ejercicio de forma abrupta, es el apurarse al tiempo de constituir sus rutinas de entrenamiento. Recuerda que debes comenzar de forma lenta y segura, para ir ganando resultados naturalmente. Los cambios repentinos no son buenos para tu cuerpo, además que no aseguran solidez en estos mismos cambios.
Esperamos que estos consejos hayan sido de tu ayuda.

La amistad alarga la vida

Hoy día, muchas personas pasan la mayor parte del tiempo en el trabajo. Sin embargo, el ser humano resta calidad a sus días cuando permanece ajeno a las relaciones interpersonales y al poder de la amistad. De hecho, con el paso de los años cada vez es más difícil mantener el contacto con los amigos de siempre. Pero un estudio realizado recientemente por la universidad Brigham Young en Estados Unidos muestra que la amistad puede reducir la mortalidad de las personas en un porcentaje de un cincuenta por ciento.



La explicación esencial para comprender este hecho reside en que aquel que tiene una amplia red de contactos se siente integrado en un grupo, es decir, se percata de que forma parte de un proyecto de vida. Por el contrario, el aislamiento invita a la soledad, la apatía y la indiferencia.
En última instancia, los amigos son verdaderamente importantes en los momentos de dificultad, por ejemplo, cuando un enfermo es ingresado durante mucho tiempo en un hospital. Sin duda, en momentos de enfermedad el cariño de los familiares y amigos se convierte en un aliciente para vivir y luchar contra el malestar físico y emocional.
Este estudio realizado por la universidad Brigham Young invita a reflexionar sobre el poder que tiene la amistad a nivel de motivación íntima en un ser humano. Por el contrario, cuando una persona no tiene un sentimiento profundo de cariño hacia un amigo puede perder la esperanza de vivir con un horizonte de futuro.
Este estudio sobre la amistad también está en relación con otras investigaciones realizadas sobre la vida en pareja. Según los expertos, una pareja estable es la mejor forma de luchar contra el estrés y la depresión porque el amor invita a compartir lo bueno y también lo malo a lo largo del camino de la vida.

Consejos para dejar de fumar sin engordar

Dejar de fumar no es nada fácil puesto que implica renunciar a un hábito dañino para el bienestar físico que ha sido adquirido a lo largo de años, es decir, se ha convertido en una adicción. Por tanto, es necesario tener una fuerza de voluntad constante en el día a día para abandonar el cigarro. Dejar de fumar es difícil para cualquier persona más allá de la cantidad de cigarros que fume por día.



Además, cuando una persona deja de fumar también tiene que hacer frente a una consecuencia bastante frecuente en muchos casos: el aumento de peso gradual. El fumador que abandona el tabaco con frecuencia coge unos kilos de peso porque la falta de tabaco produce una enorme ansiedad. Tal ansiedad debe de ser sustituida por otra cosa. En general, suele ser llenada con la comida que por momentos produce sensación de saciedad calmando el nerviosismo.
A continuación, ofrecemos unos consejos prácticos con el objetivo de dejar de fumar sin engordar:
  1. Es aconsejable beber abundante agua, especialmente, antes de las comidas. De este modo, el estómago queda con una sensación de saciedad por lo que la persona tendrá menos hambre y comerá menos. Pero además, beber agua también es un hábito muy saludable.
  2. En cuanto a la frecuencia en las comidas, es aconsejable hacer cinco comidas diarias en las que debe abundar la fruta y la verdura. Por el contrario, se debe evitar el abuso de fritos y de grasas que pueden producir sobrepeso.
  3. En la medida de lo posible, conviene evitar el alcohol, por ejemplo, el vino en las comidas debe sustituirse por agua.
  4. A veces, comemos muy deprisa sin saborear los alimentos, por el contrario, lo adecuado es masticar despacio y disfrutar del tiempo de la comida. Algo que siempre se hace mejor en la agradable compañía de la familia. Pero aquellas personas que viven solas también tienen que darse tiempo cuando se sientan frente a la buena mesa. La dieta sana es esencial en cualquier momento de la vida, pero especialmente, cuando una persona decide dejar de fumar. Y aunque con frecuencia, el fumador puede engordar unos kilos, es mucho más saludable engordar un poco que permanecer atado a la esclavitud que produce el tabaco.

Los peligros de llevar un piercing



El piercing, que viene a ser una perforación de la piel para lucir un pequeño objetivo decorativo de metal, ofrece una serie de riesgos. Las complicaciones debidas a esta práctica muy de moda entre la gente joven, se pueden clasificar en cuatro categorías. Los peligros de esta práctica se conocen cada día mejor, y las complicaciones no son un misterio para nadie.
Conocerlas puede echar para atrás a algunas personas, pero también a que los más decididos se hagan más prudentes, y acudan a un médico en caso de sufrir algún tipo de efecto secundario.
Complicaciones infecciosas locales
Las complicaciones infecciosas locales representan entre el 10 y 20% de los piercings. Las que se hacen a nivel del lóbulo de la oreja son las más frecuentes, como consecuencia del uso de las “pistolas de perforación automáticas” que son más difíciles de limpiar y de esterilizar.
Complicaciones víricas
Se deben principalmente a las agujas huecas mal esterilizadas. Las hepatitis B y C son transmisibles con el uso de esta técnica de perforación. El virus del sida también se podría transmitir por esta vía.
Complicaciones alérgicas
Son sobretodo los eczemas de contacto los que se dan normalmente. Esto es debido a los materiales utilizados en la fabricación  de los piercings, como es el níquel, o metales de baja calidad.
Otras complicaciones
Nos referimos a los hematomas, las hemorragias en la lengua y las cicatrizaciones patológicas.
En cuanto a la localización de las complicaciones, se pueden dar en muchos sitios: el lóbulo de la oreja, los labios, la nariz, el entrecejo, los pezones, el ombligo, la lengua, los órganos genitales (escroto, pene, clítoris, glande).
En conclusión: si a pesar de estos riesgos estáis decididos a haceros un piercing, elegid bien al especialista que os lo hará, y aseguraos de que sigue escrupulosamente las reglas de higiene requeridas para este tipo de técnica tan agresiva para la piel.

Salud femenina

Cuidarse es un acto de responsabilidad, y también un derecho, por eso es tan importante conocer qué estudios deben realizarse para evitar problemas o detectarlos a tiempo. Una vez realizada la vida sexual, los especialistas recomiendan comenzar con chequeos frecuentes que deben convertirse en un hábito en la mujer. El más conocido e importante es el Papanicolau, es el estudio por excelencia en toda mujer después de tener su primera relación sexual. La frecuencia debe ser anual, aunque en algunos casos se pide cada seis meses, sobre todo cuando existe antecedente de enfermedad cervical. Es un estudio que detecta lesiones provocadas por el virus HPV (muy frecuente entre las mujeres) y es el método de elección para detectar cáncer de cuello uterino. Hay que destacar que la vacuna contra el HPV, si bien está indicada en toda paciente adolescente, no reemplaza este método de control. 



Otro examen importante es la senografía,  corresponde a toda mujer a partir de los 35 años. Si la mujer tiene antecedentes familiares de cáncer de mama hay que adelantar el examen 10 años. No hay que esperar a tener síntomas ya que en la mayoría de los casos el cáncer de mama es asintomático. En la mujer de menos de 35 años se prefiere la ecografía mamaria a la senografía, ya que por la densidad de la mama se observan mejor las posibles lesiones.
También contamos con la ecografía ginecológica, si bien no está indicada de rutina en todas las pacientes en el examen anual, es un método que nos ayuda a detectar lesiones uterinas, fibromas y engrosamientos endometriales así como quistes ováricos y masas anexiales. Si bien no son los únicos, son los más importantes una vez comenzada la actividad sexual en la mujer, como también es importante, una asistencia recurrente al ginecólogo de cabecera.

El bambú japonés

No hay que ser agricultor para saber que una buena cosecha requiere de buena semilla, buen abono y riego. 

También es obvio que quien cultiva la tierra no se detiene impaciente frente a la semilla sembrada, y grita con todas sus fuerzas: ¡Crece, maldita seas! 

Hay algo muy curioso que sucede con el bambú y que lo transforma en no apto para impacientes: 
Siembras la semilla, la abonas, y te ocupas de regarla constantemente.

Durante los primeros meses no sucede nada apreciable. En realidad no pasa nada con la semilla durante los primeros siete años, a tal punto que un cultivador inexperto estaría convencido de haber comprado semillas infértiles. 

Sin embargo, durante el séptimo año, en un período de sólo seis semanas la planta de bambú crece
¡más de 30metros! 

¿Tardó sólo seis semanas crecer? 

No, la verdad es que se tomó siete años y seis semanas en desarrollarse.

Durante los primeros siete años de aparente inactividad, este bambú estaba generando un complejo sistema de raíces que le permitirían sostener el crecimiento que iba a tener después de siete años. 

Sin embargo, en la vida cotidiana, muchas personas tratan de encontrar soluciones rápidas, triunfos apresurados, sin entender que el éxito es simplemente resultado del crecimiento interno y que éste requiere tiempo. 

Quizás por la misma impaciencia, muchos de aquellos que aspiran a resultados en corto plazo, abandonan súbitamente justo cuando ya estaban a punto de conquistar la meta. 

Es tarea difícil convencer al impaciente que sólo llegan al éxito aquellos que luchan en forma perseverante y saben esperar el momento adecuado. 

De igual manera es necesario entender que en muchas ocasiones estaremos frente a situaciones en las que creemos que nada está sucediendo. 
Y esto puede ser extremadamente frustrante. 

En esos momentos (que todos tenemos), recordar el ciclo de maduración del bambú japonés, y aceptar que en tanto no bajemos los brazos -, ni abandonemos por no "ver" el resultado que esperamos-, si está sucediendo algo dentro nuestro: estamos creciendo, madurando. 

Quienes no se dan por vencidos, van gradual e imperceptiblemente creando los hábitos y el temple que les permitirá sostener el éxito cuando éste al fin se materialice.

El triunfo no es más que un proceso que lleva tiempo y dedicación. 
Un proceso que exige aprender nuevos hábitos y nos obliga a descartar otros. 
Un proceso que exige cambios, acción y formidables dotes de paciencia.

Tiempo... Cómo nos cuestan las esperas, qué poco ejercitamos la paciencia en este mundo agitado en el que vivimos... 

Apuramos a nuestros hijos en su crecimiento, apuramos al chofer del taxi... nosotros mismos hacemos las cosas apurados, no se sabe bien por qué...

Perdemos la fe cuando los resultados no se dan en el plazo que esperábamos, abandonamos nuestros sueños, nos generamos patologías que provienen de la ansiedad, del estrés... 
¿Para qué?

Te propongo tratar de recuperar la perseverancia, la espera, la aceptación. 
Si no consigues lo que anhelas, no desesperes... 
quizá solo estés echando raíces....



Desconozco a su autor

Como islas de Maytte Sepúlveda


Es sorprendente el individualismo que se ha apoderado de nuestras ciudades. Cada día es más difícil salir a la calle, dispuestos a dar lo mejor de nosotros. Pareciera que vivimos un momento donde el más fuerte, el más agresivo, el más vivo... tiene la posibilidad de conseguir lo que quiere, como siempre a costa del esfuerzo, la buena disposición y hasta de la nobleza y los buenos sentimientos de los demás...
Esta mañana salí como siempre a llevar a las niñas al colegio. Organizadamente hacemos una fila del lado derecho para avanzar con el control de la velocidad hacia el lugar donde podemos bajar a nuestros niños del carro. De pronto entre un carro y otro se metió uno que no había hecho fila y detuvo el movimiento fluido de la acostumbrada cola. Hace un par de días, un amigo preocupado nos contaba que le habían hecho una trampa en un negocio para quedarse con el dinero que había puesto, pero lo sorprendente fue que los socios eran sus amigos... Imagino que tendrás un par de historias que recordarás en este momento.
Son muchas las situaciones injustas que vivimos a causa del egoísmo o la inconsciencia de otros. ¿Cuántas veces te dejaron sin comida en casa porque "alguien" se comió tu porción? ¿Cuántas veces has hecho fila formalmente a pesar de tu prisa para descubrir más tarde que otro llegó primero que tú sin haberla hecho? ¿Cuántas veces te esforzaste haciendo un trabajo, para que al día siguiente viniera un compañero de tu equipo y se robara el crédito de tu esfuerzo? El nivel de agresividad en las calles es muy alto; cuando un chofer nota que vas a entrar en la vía, aun cuando él venga muy lejos, acelera y si no te quitas te empuja...
A todo nivel parece flotar en el ambiente un aire de competencia destructiva por la sobrevivencia... Te invito a reflexionar un poco, ¿Serás parte de ese grupo de personas desesperadas, que salen a la calle cada día a conseguir lo que quieren ignorando a los demás, sin darte cuenta? La amabilidad en estos días asusta, la bondad es tomada como debilidad, el desinterés y la responsabilidad para muchas personas no paga. ¿ Hasta dónde vamos a permitir que llegue esto?

Nos hemos vuelto como islas, desconectadas del todo, sin entender que de esta manera tenemos menos posibilidades de salir adelante en la consecución de nuestros logros personales y de los colectivos.

Recuerda que la vida es un territorio compartido. La próxima vez que experimentes el deseo de aventajar a alguien injustamente, detente y reflexiona acerca de las consecuencias de lo que vas a hacer. Recuerda que la vida nos devuelve todo lo que hacemos, y más adelante alguien nos lo hará a nosotros.
Colócate en el lugar del otro. De vez en cuando practica colocarte en la posición de la otra persona para poder percibir su punto de vista y considerarlo al momento de tomar una acción. Deja de esperar que las personas se comporten como te gustaría. Evita juzgar o hacer comentarios sobre otros a la ligera.
Haz valer tus derechos. Es importante que muestres a otros cuáles son tus límites, hasta dónde y hasta cuándo, al momento de sentirte agredido o ignorado por ellos. A veces por miedo al enfrentamiento y amparado en una actitud pacífica, permites que otros te maltraten una y otra vez. Recuerda: no es necesaria la violencia ni la fuerza para exponer nuestros límites y puntos de vista.
Muéstrate servicial y solidario. Cuando alguna persona requiera de tu ayuda, muéstrate siempre dispuesto a colaborar, hazlo de buena manera y con toda la disposición. Nunca sabemos en qué momento necesitaremos nosotros la ayuda o el apoyo de otra persona. Recuerda que la vida se encarga de devolvernos lo que damos a otros en el momento en que más lo necesitamos. Ningún esfuerzo positivo se pierde.Sé amable. Procura, dentro de lo posible, saludar, atender a las personas con amabilidad y con una sonrisa, ceder el paso cuando sea conveniente, respetar los acuerdos y no querer aprovecharte de los demás. Piensa siempre antes de actuar: si lo que vas a hacer te gustaría que te lo hicieran a ti.
Vuélvete respetuoso. Piensa en el respeto como en una calle de doble vía. Pide o espera de otros aquello que estás dispuesto a dar. Muchas veces vemos la vida como a través de un embudo, la parte ancha es para nosotros y la angosta para otros. Enseña a tus hijos con el ejemplo, a comportarse respetuosos de los derechos y el lugar que tienen otros.
Se necesitan personas amables, concientes, respetuosas, responsables, honestas, de buenos sentimientos, dispuestas a dar lo mejor de sí, para aumentar el bienestar de todos. Espero que tú seas uno de ellos.

Suelta el pasado, vive el presente, la vida es maravillosa y todo va a estar bien.

Ocaso herido de María Elena Astorquiza


Es la hora del silencio,
es la hora de la nostalgia,
es la hora más solitaria
y la hora más larga.
Es la hora en que espero
con el corazón acongojado,
oír tus pasos en la entrada
porque me faltas y te quiero,
porque si no estás a mi lado
el ocaso herido se hace eterno,
mi caminar antes ágil y ligero,
se hace torpe, se hace lento,
porque me faltan tus besos,
porque me falta tu aliento,
tu sonrisa y un te quiero
con mil suspiros en mi pecho,
porque al morir en la noche el día,
la soledad ya no es mi amiga,
ya no me entretiene su compañía
y solo quiero que de mí se vaya,
que la reemplacen tus brazos,
tu mirada dulce y tus palabras….


María Elena Astorquiza V.
Santiago, 24 de Febrero del 2012

Puesta de sol en Santo Domingo, Playa de los Enamorados

Muchas veces tenemos miedo..



Miedo de lo que podríamos no ser capaces de hacer.
Miedo de lo que podrían pensar si lo intentamos.
Dejamos que nuestros temores se apoderen de nuestras esperanzas.
Decimos que no, cuando queremos decir que sí.

Nos callamos cuando queremos gritar y gritamos con todos cuando deberíamos cerrar la boca.

¿Por que? Después de todo sólo vivimos una vez.
No hay tiempo de tener miedo. 

Entonces basta.

Haz algo que nunca hiciste. Atrévete.
Olvídate que te están mirando.
Intenta la jugada imposible. Corre el riesgo.

No te preocupes por ser aceptado.
No te conformes con ser uno más.
Nadie te ata. Nadie te obliga.

Se tú mismo.
No tienes nada que perder y todo, todo, todo por ganar.
Muchas veces creemos en el destino.
Rezamos, esperamos que las cosas pasen y nos olvidamos de lo más importante.

¡Creer en nosotros mismos!
Nos conformamos en vez de arriesgarnos.
Sin pensar que cada día que pasa nunca volverá.

Nada está escrito. Nada está hecho.
Ni siquiera lo imposible.
Todo depende de nuestra voluntad.
De esa fuerza que nos sale de adentro.
De decir "si puedo" a cada desafío. 

Autor desconocido

Miedo,... de José Ramón Marcos Sánchez

Por miedo a equivocarme decido no decidir,….y habito oculto en lo humillado de la cobardía,….repleto de ganas vacías por carentes de valor,….acomodado en un incomodo ahora,….por no ser capaz de asumir el riesgo de lo incierto,…ese que diferencia al que vive de aquel que sólo está vivo,…y te enseña que el mayor de los logros dormita en la fuerza de un intento,….quiero perder el miedo ganado por no querer tener miedo,….para atreverme a sentir,….porque es más grande el error por no intentado que por errado,…porque el camino que importa es el que está por hacer,…y el pasado es un recuerdo aprendido,…que borrará otro pasado que aún queda por aprender,…quiero dejar de arrepentirme de una posibilidad,….para arrepentirme si debo tan solo de un hecho,….quiero derrotar aquello que me llevó al mundo de los incapaces,…..ese donde reina la duda y mueren las intenciones,….quiero esconderme de nuevo pero esta vez para siempre,…quiero esconderme del miedo,…..
PD: Dios no me quiere y el Diablo me tiene miedo.
José Ramón Marcos Sánchez.