jueves, 16 de febrero de 2012

Un ingrediente no muy favorable: el mercurio

El mercurio es un metal hallado en el medio ambiente. Las actividades humanas, como la agricultura, la quema de carbón, y el uso de mercurio en la manufactura, aumentan la circulación de mercurio en el aire, agua, y tierra.En el agua, el mercurio se modifica y cambia a metilmercurio. Los peces absorben este mercurio y, cuando las personas comen estos peces que contienen mercurio, se absorbe, y a niveles altos puede ser dañino.
Con el tiempo, el mercurio es excretado del organismo mediante la orina, heces y leche mater
na



Para la mayoría de las personas, el nivel de mercurio absorbido por comer pescado y mariscos no es una preocupación para la salud. En consideraciones generales, estos son alimentos sanos. Contienen proteínas de alta calidad y otros nutrientes esenciales, son bajos en grasas saturadas y contienen ácidos grasos omega-3. Una dieta balanceada que incluya pescado y mariscos puede contribuir a la salud del corazón y al crecimiento y desarrollo normal de los niños.
Casi todo el pescado y los mariscos contienen rastros de mercurio, pero algunos contienen en niveles muy altos. Ingerir cantidades grandes de estos puede resultar en niveles altos de mercurio en el organismo; y en un feto o un niño pequeño, esto puede dañar el cerebro y los nervios.
Debido a esta problemática, se aconseja a ciertos grupos de personas a que eviten comer pescado con altos niveles de mercurio y que traten de limitar las cantidades de pescado y mariscos en general.
Estos son: mujeres que podrían quedar embarazadas, mujeres embarazadas, mujeres en lactancia y niños pequeños.

Una combinación de terapias que ayuda a combatir el síndrome de fatiga crónica


Aquellos pacientes que luchan contra el síndrome de fatiga crónica podrían estar más ayudados cuando tratamientos estándar son acompañados con terapia cognitiva de la conducta, según revela una nueva investigación inglesa.
La aparente promesa de la terapia cognitiva del comportamiento y la terapia física ofrece una considerable esperanza a aquellos pacientes que combaten la compleja condición caracterizada por un cansancio profundo, falta de concentración, disminución de la memoria, dificultades del sueño y dolor de las articulaciones y los músculos. Los hallazgos también apoyan de alguna manera la controversial noción que ajustes en la conducta física o actitud mental pueden tener un impacto positivo en este desorden.
La intervención estándar, conocida como cuidado médico especializado, se centra en dar a los pacientes la información sobre su condición, aconsejarles sobre la mejor manera de manejar los síntomas y asistirlos en afrontar los distintos enfoques.
La terapia cognitiva de la conducta se centra en el miedo que se desarrolla a realizar actividades, lo que puede exacerbar la condición. En efecto, busca romper un círculo vicioso en el cual las inhibiciones mentales de hecho perpetúan y agravan la fatiga crónica subyacente. La terapia física, por su lado, intenta reducir la fatiga e incapacidad mediante, gradualmente, la ayuda a los pacientes a que aumenten sus niveles de actividad para mejorar su estado físico en general.
Para explorar cuáles son las terapias, o las combinaciones de terapias que mejor funcionaban, 641 pacientes con fatiga crónica de diferentes centros de rehabilitación fueron divididos en cuatro grupos y, durante el curso de un año, todos recibieron la terapia estandarizada, mientras que tres de los grupos recibían un tratamiento adicional.


Tratamientos naturales para la Conjuntivitis


La Conjuntivitis, conocida también como enrojecimiento de los ojos, es el término clínico que describe la inflamación o infección de la fina membrana llamada conjuntiva, que cubre el ojo y el interior de los párpados.
Cuando la conjuntiva se irrita, los diminutos vasos sanguíneos que la componen se dilatan para expulsar las sustancias tóxicas y traer anticuerpos protectores a la superficie del ojo. Debido a esto último el ojo se torna rojo o rosado debido a la inflamación y la irrigación circundante de esta capa del ojo.
Esta inflamación puede deberse a infecciones bacterianas, virales, reacciones alérgicas, irritación por productos extraños, entre otras causas.
Para prevenir esta situación muy molesta, se aconseja: tratar de no tocar objetos que hayan sido utilizado por una persona con Conjuntivitis, utilizar vitaminas A, C y E, no exponerse al agua de la piscina, si se tiene tendencia a padecer Conjuntivitis o llevar lentes ajustados para nadar, también es recomendable acudir al oftalmólogo ni bien aparecen las molestias oculares quien puede aplicar el tratamiento adecuado.
Mientras que se busca el tratamiento médico se pueden probar remedios caseros que alivian las molestias temporalmente y estos pueden ser: aplicación de compresas con té o pedazos de telas mojados en infusiones muy concentradas de Manzanilla o Hinojo, estas ayudaran a disminuir el ardor y la inflamación pero no actuaran sobre las bacterias que producen esta afección.
Otros tratamiento casero muy efectivo puede ser: la aplicación de una infusión con 20 gramos de flores de Saúco por cada medio litro de agua, esta se aplica, mediante unas bolas de algodón, varias veces a lo largo del día.
Y por último un potente agente contra la Conjuntivitis podemos realizarlo con una cucharada de Aciano y otra de Eufrasia en un vaso de agua hirviendo, al que se agregará una pizca de sal. A continuación, verter el contenido en un hervidor y poner en el fuego durante 10 minutos. Dejar enfriar y colar con una gasa y se puede practicar lavados oculares dos o tres veces al  día.

Volveremos a encontrarnos,... de José Ramón Marcos Sánchez

Volveremos a encontrarnos en algún resquicio intacto que habite en nuestra memoria,….cuando el reproche sea tan sólo el habernos reprochado,….y rescatemos aquello que ahora por saturado es un imposible roto,….los años nos darán años para sanar las heridas,…para recuperar la objetividad que solo comprende el tiempo,…para poder perdonarnos por amarnos,…por odiarnos,….tal vez cambiemos las culpas por comprensiones,….y recuperemos el respeto suficiente que nos deje respetarnos,….tal vez seamos capaces de engendrar un cariño verdadero,…yo, pensando en ti,….tú, pensando en mi,…entendiendo que matamos el nosotros,…. porque ambos nos convertimos en alguien que desconocíamos,….porque descuidamos los motivos que hicieron de dos sólo uno,….partirnos hoy es tan necesario como doloroso,…todavía no se qué parte del corazón me corresponde,…qué parte de tu parte es mía,…pero sé que algún dia sentiré, que a pesar de todo, ha merecido la pena,….volveremos a encontrarnos,…. y ojala que lo que encontrado nos recuerde lo tenido,….
PD: Dios no me quiere y el Diablo me tiene miedo.
José Ramón Marcos Sánchez.