viernes, 3 de febrero de 2012

Antitranspirantes naturales


Pensabas que sólo podías librarte del mal olor corporal a través de los productos comerciales que encuentras en las tiendas y locales comerciales? Muchas tribus indígenas y civilizaciones anteriores, utilizaron las plantas y sus propiedades como antitranspirantes naturales.
En la actualidad, muchas de estas plantas son utilizadas, o al menos sus extractos o algunos de sus componentes, para la elaboración de los antitranspirantes más vendidos del mundo.
En este artículo, hablaremos acerca de la transpiración y de cómo utilizar los antitranspirantes naturales que nos brinda nuestra madre naturaleza. Comencemos!
Introducción
La transpiración es un proceso natural y elemental de nuestro organismo. Cumple con la función de mantener nuestra temperatura corporal, y al mismo tiempo eliminar toxinas que ingresan y se generan en nuestro cuerpo.
Las glándulas que cumplen esta función son las llamadas glándulas ecrinas, localizadas en la zona de las axilas, en la frente y en los pies.
Sin embargo, muchas personas transpiran mucho a causa de distintas razones. Las altas temperaturas ambientales, el estrés y algunas enfermedades, pueden ser responsables de un aumento de la transpiración.
Cuáles son los antitranspirantes naturales?
1. Encina
La Encina es una planta que se utilizó durante mucho tiempo, debido a que su uso interno, consumida regularmente, causa la disminución del mal olor corporal.
Se la debe consumir a través de una infusión de sus hojas. Generalmente, se consume junto con hojas de abedul. Consumir 3 vasos diarios.
2. Salvia
La salvia, al igual que la planta anterior, tiene efectos positivos para la sudoración excesiva. Sus propiedades antidiaforéticas, ayudan a disminuir la sudoración. Se utilizan las hojas de esta planta, y se consume en una infusión de agua caliente. Consumir 3 vasos diarios.
Fuente:

Ante la ansiedad: ¿comer o fumar?

El acto de comer reemplaza en muchas ocasiones al acto de fumar. Cuando se deja de fumar, la necesidad de nicotina es frecuente y displacentera. Por lo tanto se tiende a calmar esa sensación comiendo algo que este a mano, tomando al alimento para reemplazar una adicción.


El comer y fumar suelen ser acciones por los cuales se opera frente a diferentes situaciones, entre ellas la ansiedad.
Habitualmente el dejar de fumar exacerba la ansiedad, lo que puede afectar seriamente las actividades diarias. Es muy común que las personas que presentan este signo  sufran de permanente nerviosismo, inquietud y algún tipo de alteración del apetito.
Se cree que existe una asociación entre la dependencia de la nicotina y la ansiedad, posiblemente al relacionar al tabaco con un efecto de relajación  y disminución de la ansiedad.
Sin embargo el fumar  no tranquiliza, se ha demostrado que el tabaco incrementa la ansiedad y seria este el mecanismo de retroalimentación de esta adicción.
Los beneficios de dejar de fumar se perciben desde el primer momento en que se abandona está extendida adicción.
Esos beneficios se van haciendo cada vez más numerosos a medida que pasan los años, por ejemplo, a los 15 años de la cesación tabáquica, el riesgo de padecer cáncer de pulmón se iguala al de un no fumador.
El aumento de peso después de dejar de fumar se encuentra relacionado con dos importantes factores: primero con la disminución del gasto calórico basal por la ausencia de nicotina, y segundo, por el incremento de la ingesta calórica diaria, es decir se produce un mayor consumo de alimentos y con ellos, una mayor ingesta calórica. Como se observara los cigarrillos muchas veces son reemplazados por cosas dulces, y es acá donde se deben reemplazar por frutas  o alimentos proteicos para no aumentar de peso después de dejar de fumar.
Fuente:

Como luchar contra los ronquidos

Descansar, es fundamental en la vida de una persona. Pero, muchas veces cuando dormimos, no somos conscientes de los problemas que podemos sufrir, ya sean en nuestro propio sufrimiento o en el de los demás. En este último caso resaltamos a los ronquidos, y en esta oportunidad te contamos una serie de trucos para que aprendas a luchar contra los ronquidos.


Para comenzar, la primera medida que debes tomar es grabarte mientras duermes para solucionar tu problema de ronquidos, para saber si de verdad roncas. Pon la grabadora durante un par de horas, justo antes de meterte en la cama, para que de tiempo a que alcances un sueño profundo. Luego, escucha los últimos 30 minutos y verás lo que realmente ocurrió.
Después de haber confirmado que roncas, es hora de tomar una serie de medidas para luchar a combatir los ronquidos. Primero, elimina el alcohol de la cena, colabora mucho a la hora de la formación del ronquido, siendo uno de los enemigos del sueño. Por otro lado, vigila tu dieta, ya que las personas con sobrepeso tienden a roncar, favorecen a tus ronquidos los kilos de más, ya que suelen acumularse en el cuello y abdomen.
Así mismo, deja de fumar, ya que el responsable de tus ronquidos suele ser también, la nicotina, fumar aumenta la mucosidad y la propia nicotina provoca edemas en las vías respiratorias.
Es muy probable que ronques solo mientras duermes en una determinada posición. Así que contrólate e intenta dormir en una posición distinta, hazlo con el cuello estirado, de esta manera despejaras las vías respiratorias.
Procura dormir bien ya que si no duermes las horas que te pide el cuerpo, estarás cansado y el cansancio puede agravar los ronquidos. Contrólate, ya que si haces pausas respiratorias mientras duermes, puede que tengas apnea del sueño.
Fuente: