miércoles, 1 de febrero de 2012

Manejar las emociones para adelgazar

Cuando tenemos problemas todos reaccionamos de manera diferentes. Algunas personas se evaden haciendo horas de actividad física, otras frente a la angustia se encierran para comer. Los problemas más comunes de esta hambre compulsiva pueden ser: inconvenientes con tu pareja, inconvenientes en el trabajo o económicos, peleas familiares, peleas con amigos, una pérdida importante, angustia por sentirse solo.



Cuando estamos tristes sentimos dolor, frustración y tristeza. En el ámbito fisiológico nos encontramos sometidos a altos niveles de estrés, entonces el organismo brinda una respuesta neuroendócrina, lo que quiere decir que nuestro cuerpo está preparado para luchar y resistir contra eso que rompe el equilibrio.
En el proceso antes mencionado están involucradas tres hormonas diferentes: adrenalina, noradrenalina y cortisol. El cortisol es una hormona que está presente en los cuadros de estrés crónicos y si bien es una hormona buena y es necesaria para resistir y ayudar en situaciones difíciles, cuando la dosis es alta durante mucho tiempo en tu organismo, se provoca un desequilibrio en todos los niveles.
Por todo esto cuando nos sentimos angustiados y los sentimientos negativos nos invaden es normal que corramos a la cocina en búsqueda de algún alimento que pueda saciarnos, cuando en realidad lo que necesitamos es desterrar esa tristeza. Es muy importante que esto no se vuelva reiterativo.
Para que estos sentimientos no nos hagan engordar es bueno que sepamos cuando el hambre es realmente hambreo se trata de un trastorno emocional. Pensemos cuales son las situaciones que siempre dispara esta conducta para así poder prevenirla.
Te aconsejamos realizar un listado con las actividades de emergencia cuando necesitamos comer a causa de esos sentimientos negativos.
Busca comida sana como reemplazo de la comida basura que nos tienta siempre.
Ten presente que el hambre emocional aparece de forma muy precisa, sentimos la necesidad de comer algún tipo específico de alimento que son conocidos bajo el nombre de ‘alimentos del bienestar’. Pero contrariamente a lo que imaginamos estos alimentos no siempre se vinculan con los sentimientos negativos. Un claro ejemplo es el hecho de comer un chocolate luego de haber tenido relaciones sexuales para continuar teniendo el sentimiento de felicidad que se ha experimentado.
De acuerdo a recientes investigaciones, las personas prefieren diferentes alimentos según sus estados anímicos.
Fuente:

Beneficios del agua de coco


El agua de coco es el jugo del interior o endosperma del coco joven. El agua es una de las bebidas más refrescantes de la naturaleza  se consume en todo el mundo por sus propiedades nutritivas y beneficio a la salud.
Su agua jugosa se obtiene normalmente sólo con una abertura del cocoverde en buen estado. El líquido es claro, dulce, y estéril y compuesto de sustancias químicas únicas, tales como azúcares, vitaminasminerales, electrolitos, enzimas, aminoácidos, citosinas y hormonas fitosanitarias.
Su jugo está lleno de azúcar simple, electrolitos y minerales para reponer los niveles de hidratación en el cuerpo.
Los estudios de investigación sugieren que las citosinas que contiene el  agua de coco es  excelente  anti-envejecimiento, es anti-cancerígeno, y tiene efectos anti-trombóticos, también ofrece a los pacientes con diarrea para reemplazar la pérdida de fluidos en el tracto gastrointestinal y reducir la necesidad de terapia intravenosa.  El agua es muy baja en sodio y cloruros y rica en azúcares y aminoácidos. Esta composición del fluido y equilibrado con muchas calorías necesarias sería una bebida ideal, más que cualquier otra marca de bebidas de gaseosas en condiciones de deshidratación.
A pesar de su consistencia muy ligera, el agua tiene mucha mejor composición de minerales como el calcio, hierro, manganeso, magnesio y zinc que algunas de las frutas como las naranjas.
Por ultimo podemos remarcar que es muy buena fuente de vitaminas del complejo B como la Riboflavina, Niacina, Tiamina, Piridoxina y folatos, siendo estas vitaminas esenciales, el cuerpo las adquiere de fuentes externas para reponer su nivel.
Por su alto valor energético, deben moderar su consumo las personas que tienen exceso de peso y por su elevado aporte de potasio, no se aconseja a quienes tienen insuficiencia renal y requieren de una dieta controlada en dicho mineral.
Fuente:


El mejor ejercicio para nuestro corazón

Todos sabemos que el corazón es un músculo, podría decirse que el más importante de todo nuestro cuerpo, y como tal, debemos tratar de mantenerlo lo más saludable posible. ¿Qué si te dijera que el mejor ejercicio para mantener el corazón sano es gratis, fácil de hacer, seguro y muy simple? No se necesita una membrecía a un gimnasio o un equipo elegante y caro para ejercitarse, porque caminar es algo que casi todos podemos hacer. Todo lo que se necesita es un buen par de zapatillas y un poco de motivación para salir por la puerta.





El ejercicio puede dividirse en tres tipos básicos: la elongación, el ejercicio aeróbico y el ejercicio de fuerza. El ejercicio aeróbico es aquel que más beneficios trae al corazón. Con el tiempo, el ejercicio aeróbico puede ayudar a disminuir el ritmo cardíaco y la presión sanguínea y mejorar la respiración y la oxigenación del cuerpo. Además, el ejercicio aeróbico moderado ayuda a desarrollar fuerza al músculo cardíaco haciéndolo más eficiente, y puede ayudar a estimular el metabolismo que contribuirá a no ganar peso. También puede ayudar a tener mejores niveles de colesterol en sangre, promoviendo la salud de las arterias y reduciendo el riesgo de los infartos u otros problemas cardíacos.
Se pueden obtener significativos beneficios cardíacos con sólo caminar 30 minutos por día; y un estudio reciente demuestra que realizando un total de dos horas y media de actividad de moderada a intensa por semana, se disminuye el riesgo de cardiopatías en un 14%.
Fuente:

¡Demos ejemplo de convivencia en armonía!


Es todo un reto ser diferente, es difícil serlo, a veces vale la pena imponerse, a veces es mejor tratar de conciliar con el entorno. Para los artistas, la originalidad es fundamental, los escritores, los músicos, los pintores buscan que apartarse de sus influencias aunque muy difícilmente lo consigan.
Los diseñadores de modas están constantemente intentando reinventar sus trazos para conseguir reconocimiento en su medio. Es positivo intentar ser original en esos campos, las personas apreciamos el talento artístico y por lo general vemos con beneplácito que los artistas propongan cosas diferentes, o re-creaciones de lo ya existente.

Y sin embargo que diferente somos cuando se trata de nuestras creencias, de nuestros temores, de nuestros prejuicios. Hay que meditar respecto a cómo asumimos nosotros a la persona diferente, o sobre cómo asumimos nosotros el diferenciarnos de los demás. 

Meditemos la siguiente historia:

La Oveja negra ( por Augusto Monterroso)
En un lejano país existió hace muchos años una Oveja negra.
Fue fusilada.Un siglo después, el rebaño arrepentido le levantó una estatua ecuestre que quedó muy bien en el parque.
Así, en los sucesivo, cada vez que aparecían ovejas negras eran rápidamente pasadas por las armas para que las futuras generaciones de ovejas comunes y corrientes pudieran ejercitarse también en la escultura.

Si tú eres diferente y has sufrido rechazo o discriminación, entiende que nuestra sociedad aún está llena de temores, y alégrate de que personas que fueron diferentes a las demás aportaron grandes cosas a la sociedad, alégrate de ser de esa estirpe y procura contribuir, no dejes espacio en tu corazón para resentimientos, no dejes de ser feliz por los comentarios o actos irracionales de los demás hacia ti.

Procuremos todos tener una sociedad tolerante y respetuosa, evitemos lastimarnos, evitemos querer imponernos a los otros. Podemos ser parte de la solución, podemos contribuir bastante si damos ejemplo de que podemos vivir sin violencia a pesar de nuestras diferencias.

Fuente: Motivalia

Vacío por Merlina Meiler

Sientes un vacío enorme dentro de ti.

No te permite disfrutar de la vida como desearías.

Es una compañía indeseable durante el día, y parecería que por las noches, su presencia se agiganta e interfiere con tu sueño y con el descanso que tanto necesitas.

¿Por qué?

Es probable que sepas la razón por la que sientes ese vacío: se produjo un cambio en la realidad que te rodea, hay alguien (o algo) que ya no está y percibes su falta. Esto es bien lógico, conforme a lo que te está tocando transitar ahora, negar lo que sucede trae descontento y nos juega en contra; sin embargo, ver la realidad de frente nos hace más fuertes y nos da la posibilidad de tomar medidas para volver a restaurar nuestro equilibrio interior.

Piensa si hay un motivo real para que te sientas así. Si tu pareja trabaja mucho, tiene actividades en las que no te incluye o tus hijos crecieron y no te necesitan como antes, tal vez en vez de “vacío” podríamos estar hablando de “falta de intereses o de inquietudes personales”.

Si no sabes qué produce tu vacío y es una sensación que te sigue desde hace años, ya sea gran parte del tiempo o activándose ante determinadas circunstancias, cuando estés solo, en un lugar tranquilo, tómate unos minutos para intentar dilucidar qué provoco esta sensación que vienes arrastrando. Cuándo fue la primera vez que apareció. En qué momentos o situaciones se hace presente. Si hay alguien o algún pensamiento en especial que lo acercan o lo alejan. Busca hacia atrás todo lo que precises para ver qué lo originó. Si no llegas a ninguna respuesta, igualmente puedes dar pasos positivos para erradicarlo de tu entorno.

¿Qué hacer?

Si nos enfrentamos a ese vacío (con la compañía que precisemos para hacerlo), lograremos ir dejándolo atrás, a su debido tiempo, reacomodar nuestro entorno para seguir adelante sin eso que tuvimos y ya no está. Has salido airoso de muchas circunstancias anteriormente y esta no será la excepción.

Acepta lo que sucedió y deja las culpas atrás: lo que tienes es tu verdad actual. Qué te trajo a este momento es algo para razonar y entender más adelante, en frío, cuando haya pasado el dolor o el sentimiento que este vacío te esté produciendo. Ahora, la aceptación es el primer paso para salir adelante.

En muchas ocasiones, un vacío es más que útil para lograr lo que deseamos: si no tienes pareja, te sientes completo y consideras que no te hace falta nada para ser feliz, pues entonces, difícilmente tengas lugar para que aparezca una persona que realmente sea tu compañero (o compañera).

En resumen: todos tenemos áreas en las que se ha producido un vacío, lo importante es lo que hacemos para aprender, comprenderlo, subsanarlo de ser posible y reacomodarnos para manejarnos conforme a lo nuevo que se nos presenta… hasta que lleguen nuevas alegrías a nuestra vida.

Fuente:

La Felicidad de Maytte Sepúlveda

En estos dias, reflexionando acerca de la felicidad, encontré esta historia para compartir contigo:

"Dios estaba cansado de que los hombres le pidieran cosas, entonces pensó: Voy a descansar un poco, quiero retirarme por un tiempo". Reunió a sus ángeles consejeros y les preguntó: ¿cuál sería el lugar ideal donde pudiera esconderse?
Unos dijeron que en la cima de una gran montaña, otros que en el fondo del mar, o tal vez en una pequeña isla en medio del océano. ¿Quien lo buscaría allí? Mejor en un lejano planeta, nadie lo podría encontrar. Entonces Dios le preguntó al más viejo y sabio de todos los ángeles ¿Adónde crees que debo ir? El ángel, sonriendo, respondió: ¡Escóndase en el corazón humano! Es el único lugar donde ellos no buscarían". 

Todos sin excepción queremos ser felices, anhelamos nuestro bienestar, pero: ¿En verdad dónde esta la felicidad? ¿En qué consiste?
Nos pasamos la vida buscándola por todos lados sin encontrarla... pensando que es un lugar o una meta que alcanzar. La felicidad es ese sentimiento de sentirte a gusto contigo mismo, con lo que haces, con el lugar donde te encuentras en este momento. ¿Sabías que puedes ser feliz ahora mismo, ahí donde estás, si lo decides valientemente?
Muchas personas buscaron la felicidad en el dinero, adquirieron y acumularon riquezas y por conseguirlas y cuidarlas no las pudieron disfrutar, perdieron su salud, su familia, sus amigos y su vida en el empeño de acumularlas. Algunos envejecieron ricos y solos, dejando su plata y sus propiedades sin encontrar la felicidad.
Otros buscaron la felicidad en el poder, manejaron y manipularon la vida de muchos, fueron temidos y envidiados, pero a la final resultaron solos, visitados solamente por el interés y la ambición de sus allegados, sin conocer nunca la compasión, la alegría, el verdadero amor o la amistad desinteresada.
Un grupo más pequeño la busco en la fama, pero ésta se esfumaba todas las noches cuando el teatro quedaba vacío y ya no había aplausos, tanta soledad después de esa gran multitud hacía que el silencio fuera ensordecedor.
Otros más trataron de encontrar la felicidad en el placer. Cuán efímero es el placer… aumentando las dosis cada vez más, hasta hastiarse por ya no sentir nada.
Dios colocó la felicidad en un lugar donde nadie pudiera robarla, comercializarla, esconderla o apropiarse de ella, la colocó en el lugar más seguro del mundo y en el más accesible de todos, la colocó en nuestro interior, al lado del corazón, en donde reside nuestra alma.
Los vacíos internos sólo se pueden llenar con pensamientos, sentimientos y actos positivos, desinteresados y bondadosos.

Podemos ser felices.
Mantén una actitud positiva. Eliminemos todo pensamiento de tristeza, enfermedad o pesimismo. Sonríe, refleja en tu rostro el estado de ánimo que deseas mantener. La felicidad no depende de lo que sucede afuera, sino de cómo nos sentimos adentro. Dejemos de quejarnos y lamentarnos por lo que todavía no ha llegado a nuestra vida y fijemos nuestra atención en todo lo bueno, especial y maravilloso que ocurre en ella.
Experimenta la paz interior. Nada ni nadie tiene el poder de molestarnos a no ser que nosotros lo permitamos. Serena tu estilo de vida, bájale la velocidad a tus días, no te dejes atrapar por las preocupaciones, éstas son enemigos de la felicidad. Tomemos las cosas con calma y paciencia, pues nada es lo suficientemente grave para hacernos perder la tranquilidad y el control de nuestra vida.
Practica el perdón. Olvidemos lo que pasó, el pasado ya se fue y no podemos hacer nada para cambiarlo. Llénate de amor y decide no guardar odio, rencor o resentimiento en tu corazón. Abrete a perdonar y libérate de esas ataduras que sólo traen dolor y desarmonía a tu vida. Desea que las personas que te hirieron sean felices.
Ama y disfruta la vida. El propósito de nuestra vida es que seamos felices. Viniste aquí para ser feliz, no te sabotees esa posibilidad. Amate a ti mismo, ama a tu pareja, a tus hijos, a tus padres, a tus amigos, siente amor por la gente... recuerda que la vida es un regalo y disfruta cada instante y cada suceso en tu día. Siéntete agradecido por todos los regalos y las bendiciones que has recibido, compártelas con los demás.
Conéctate a tu mundo interior. Con frecuencia recógete y ve hacia adentro, cierra los ojos y percibe la presencia amorosa y protectora de Dios... descansa en su presencia. Vuélvete practicante de tu verdad y trabaja para que tu vida diaria refleje tus creencias. Recuerda que nunca estás solo.

Fuente:

Abrázame,.. de José Ramón Marcos Sánchez

Cuando menos te merezco es cuando más te necesito,….cuando quiero cobijarme hasta del aire inhalado,…cuando siento como duele,…cuando no sé como hacer para acallar el dolor,…y no doy nada porque tengo nada,….quiero escapar en tu cuerpo,…en lo confortable del silencio comprendido,….quiero olvidarme que existo,….para volver a existir,….no poseo ni las fuerzas para dejarme poseer,…me siento tan vulnerable que vencerme es un demerito,…quiero soñar que es un sueño,…despertar cuando era antes,…cuando la sonrisa no era una mueca imposible,…y las lagrimas todavía eran capaces de consolar sufrimientos,…no pretendo comprensión, pero preciso cariño,….no quiero perdón si va implícito el olvido,…no suplico compasión porque ni yo me la tengo,….pero quiero ser rescatado de aquello que te importo para que vuelva a importarte,…al menos hasta tener el valor de no querer defenderme,….hoy que no merezco nada es cuando te pido mas,…por favor, hoy no me juzgues,…por favor, abrázame,….
PD: Dios no me quiere y el Diablo me tiene miedo.
José Ramón Marcos Sánchez.