martes, 31 de enero de 2012

¿Qué es el Reiki?


Todos alguna vez hemos escuchado esta extraña palabra de origen japonés, pero existe la probabilidad de que algunos de nosotros no sepamos exactamente de qué se trata. Sabemos que tiene algo que ver con la medicina alternativa, con las terapias de origen oriental y demás, pero si alguien nos pregunta qué es concretamente, no sabremos qué contestar. Esperamos que luego de haber leído este artículo, al menos comprendas vagamente, de qué se trata esta maravillosa técnica. Comenzamos!
El Reiki es una técnica utilizada para manipular un caudal importante de energía que puede ser canalizada en nuestro cuerpo. La famosa y difundida palabra significa, traducida del japonés, Energía Vital Universal.
Contrariamente a lo que algunos estudios han querido demostrar, la energía que utiliza el Reiki como base fundamental, no puede ser demostrada científicamente. Sin embargo, la gran mayoría de personas que han experimentado los benéficos resultados de ésta técnica, hacen del Reiki algo más que un conjunto de coincidencias.


Las personas, los clientes, utilizan el Reiki para reconectarse con la energía de su cuerpo y mente que alguna vez han perdido. Reconectamos porque, como lo hemos mencionado, esta energía alguna vez fue parte de nosotros y la hemos dejado escapar, provocándonos todo tipo de malestares y problemas. Cuando sentimos que no tenemos fuerza, cuando nos sentimos desganados y apáticos, tenemos un problema que se considera como “energético”.
Debemos entender y clasificar a esta técnica de sanación como un sistema de comunicación entre dos partes:
1. El Sanador:
El sanador utilizará sus conocimientos y funcionará como “medium” o canal, al tiempo de conducirle a su paciente, la energía que éste está necesitando.
2. El paciente:
El paciente, al recibir este enorme caudal de energía limpia y fresca para su cuerpo, activará sistemáticamente su propio Ki o “energía vital del organismo”, provocando un correcto flujo de la misma.
Concluyendo esta guía, recomendamos encarecidamente probar esta técnica como pacientes. Luego de sólo algunas sesiones, se sentirán descansados, conectados a una fuente ulterior y trascendental.
Estarías dispuesto a hacer Reiki?
Fuente:

Cómo afecta el estrés a nuestro cuerpo

El estrés es la respuesta física y emocional del cuerpo al cambio. Este cambio puede ser cualquier cosa desde el nacimiento de un niño, pasar tiempo en embotellamientos de tránsito, presiones financieras, un divorcio, o incluso una enfermedad. Una de las maneras en las que nuestro cuerpo responde al estrés es intercambiando energía desde el sistema inmunológico y el sistema digestivo al corazón, haciendo que este aumente su ritmo y la presión sanguínea. Esto está bien por períodos cortos de tiempo, pero si estos cambios son frecuentes o prolongados, pueden causar serios problemas al organismo.



Se estima que al menos un 80% de las enfermedades están relacionadas al menos parcialmente a los efectos de estrés crónico no aliviado. Al elevar la presión sanguínea, el estrés aumenta los riesgos de padecer accidentes cerebrovasculares, enfermedades cardíacas, diabetes, y una cantidad de otros problemas de salud serios como pueden ser patologías renales. El estrés, además, debilita el sistema inmunológico, aumentando el riesgo a desarrollar infecciones e incluso algunos tipos de cáncer. También se ha asociado al estrés a la aparición de síntomas asmáticos, artritis, desórdenes alimenticios y del sueño, migrañas, ansiedad crónica, dificultad para concentrarse, abuso de alcohol y otras sustancias tóxicas, y depresión.
Existe evidencia sólida que demuestra que las hormonas liberadas por el cerebro durante los períodos de estrés crónico aceleran el proceso de envejecimiento. En particular, los glucocorticoides, hormonas que nos ayudan a pensar más rápidamente y mejor durante etapas de estrés agudo, dañan las células cerebrales por períodos mayores como resultado del estrés crónico. Y el resultado puede derivar en pérdida de la memoria, una declinación de la lucidez mental y, lo peor de todo, demencia.
Fuente:

Síntomas de la anorexia



La anorexia es una enfermedad que afecta a un porcentaje considerable de jóvenes. Existen más casos de diagnosticados en chicas, sin embargo, también empieza a crecer el número de casos en chicos. De este modo, muchas madres sienten preocupación por sus hijas al llegar a la adolescencia, un momento en el que las jóvenes también empiezan a preocuparse más por su imagen. Cuando dicha preocupación se convierte en una obsesión, puede nacer el problema. La enfermedad de la anorexia presenta diferentes síntomas que te detallamos a continuación:
  1. La enferma tiene un temor extremo al aumento de peso y también a la obesidad. Es decir, el peso se convierte en una verdadera tortura psicológica para ella.
  2. Además, una joven enferma de anorexia tiene una noción distorsionada de sí misma y de sus características corporales. De este modo, sufre mucho cuando se ve en el espejo.
  3. Así, la mayoría de las chicas que tienen anorexia comienzan a dejar de comer de forma progresiva. Es decir, comienzan a mostrar una obsesión extrema por los alimentos.
  4. Otro de los síntomas habituales en una persona que tiene problemas de alimentación es que tiene una constante sensación de frío. Una sensación de frío que no tiene nada que ver con la temperatura ambiental.
  5. La obsesión por la perfección en todos los ámbitos de la vida, por ejemplo, los estudios, el deporte, la vida personal, la vida profesional…
  6. La hiperactividad también puede ser un síntoma de anorexia, por tanto, se trata de un detalle a tener en cuenta por parte de las madres a la hora de observar cómo se comportan sus hijas.
  7. Por otra parte, en relación con el carácter, cualquier chica que sufre esta enfermedad tiene constantes cambios de estado de ánimo, irritabilidad y mal humor. Además, la ausencia de alegría y la tristeza son síntomas de anorexia.
Fuente:

Idealizar,... de José Ramón Marcos Sánchez

Me da miedo conocerte por si muere la belleza de lo que ya te conozco,….por si despierto del sueño de lo que podrías ser,…por la realidad de lo que pudo haber sido,….por la necesidad de idealizar para saber lo que busco,…para seguirlo buscando,….porque no existen personas idílicas,… pero existen momentos idílicos,….me has dado los recuerdos suficientes para no querer vivirte,….sólo quiero recordarte,….porque solamente conozco de ti aquello que me lleva a amarte,…a mirarte sin ver más allá de lo mostrado,….prefiero rescatar de la memoria lo sublime de evocarte que matarte por lo necio de exigirte,…no quiero tener la duda que me haga dudar de ti,…serás la musa que habite entre mis sentimientos para nacer sentimientos,… la inspiración necesaria para desnudarme delante de las palabras sin ofender al amor,…antes de ti no hubo nada,…después de ti no habrá nada,…preciso de la nostalgia para poderla sentir,…del desamor para amar,…del sufrimiento para desear no sufrir,…del deseo para seguir deseando,…de tu recuerdo para poder estar vivo,…necesito de ti, hasta aquello que no has dado,…
PD: Dios no me quiere y el Diablo me tiene miedo.
José Ramón Marcos Sánchez.