lunes, 30 de enero de 2012

Gelatinas naturales

Las gelatinas que habitualmente se venden en los comercios están elaboradas a partir de huesos animales o de numerosos productos sintéticos. Por este proceso de elaboración y teniendo en cuenta sus materias primas, las gelatinas no son un producto recomendable para la dieta humana.

Como solución a estos inconvenientes donde lo artificial reemplaza a lo natural, existen algunos métodos para poder elaborar gelatinas con ingredientes más naturales y sin aditivos ni colorantes artificiales.


Entre uno de los primeros ingredientes naturales para elaborar estos postres se puede usar Agar Agar, que es una gelatina elaborada a partir de algas agarofilas, que comúnmente se consigue en polvo seco y sin sabor.

El Agar agar se prepara con agua en ebullición, en donde 5 gramos de polvo gelifican un litro de agua. Pero también es importante recordar que aparte de agua pueden utilizarse otros líquidos como por ejemplo leche, caldos y jugos de frutas solo dulces, ya que si estos líquidos resultan muy ácidos, como por ejemplo jugo de limón o pomelo, el Agar agar no gelifica.

Entre los beneficios del Agar agar se resalta su poder de regular las funciones intestinales, no siendo un laxante pero con gran capacidad de ablandar las heces, también neutraliza la acidez del jugo gástrico resultando beneficioso para personas que padecen gastritis o ulceras.

Otra manera de obtener gelatinas naturales es a partir de las cascaras y semillas de algunas frutas. La forma de preparación se realiza al envolver las cascaras y semillas en una tela, se deben atar y colocar en agua. Luego de esto se procede a hervir hasta que el agua se espese, el tiempo es elevado pero el resultado lo justifica.

Las frutas más usadas son: manzana, membrillo, cítricos y melón, del que solo se usan sus semillas.

Fuente:

A pesar de los avances, el VIH/SIDA refleja un gran peso emocional

Las personas infectadas con el VIH o que padecen SIDA, hoy en día viven mucho más tiempo y más sanamente que nunca, pero aun así saben que tienen una enfermedad crónica que es potencialmente fatal y conlleva un gran estigma social.

Vivir con el VIH en estos días es controlable. Mientras la persona afectada cuide de sí misma, se alimente bien, mantenga sus niveles de estrés relativamente bajos, se ejercite regularmente y toma la medicación debida, se puede esperar una larga y buena vida.
Pero a pesar de los avances médicos, la carga mental que implica esta enfermedad sigue siendo fuerte.

El estigma es enorme aún. Mucha gente todavía asocia al VIH y al SIDA como una enfermedad del ámbito homosexual, lo cual no es para nada cierto. Muchos hombres heterosexuales con la enfermedad luchan contra esta idea porque no quieren ser vistos como homosexuales.


Por otro lado, muchas de las personas afectadas con la enfermedad lidian con otras condiciones que no tratan correctamente. Pueden verse luchando contra enfermedades mentales o abuso de sustancias, y aunque la medicación para el VIH sea tomada, existen muchos otros problemas detrás.

Además, el VIH o SIDA, puede tener un gran impacto financiero en las personas, particularmente si la infección fue detectada tardíamente y han sido incapacitados por esta.

Todo esto es difícil tanto para los pacientes como para las familias. Mucha gente siente que no puede compartir su situación con nadie.

En cuanto a las relaciones amorosas, gran cantidad de pacientes se cierran por completo por miedo a lo que pueda ocurrir. Luego se sienten solos y aislados.

Fuente:

Genonutricion

Existen muchos errores comunes al elegir una dieta, el principal, es olvidar que los seres humanos son individuales y cada uno posee una formacióngenética diferente, así cada genotipo tiene reacciones diversas frente a los alimentos, diferentes necesidades de suplementos alimenticios e incluso de tipo de actividad física.

Hoy en día son muchas las clases de nutrición valorando distintas circunstancias, cabe mencionar que algunas de estas poseen efectos comprobables y visibles mientras que otras son solo dietas sin ningún tipo de aval comprobado.


A la herencia genética no se la puede modificar, pero lo que si puede hacer, es potenciar al máximo los genes favorables y minimizar la influencia de los negativos, una de las formas de lograr esto es a través del tipo de dieta que consumimos.

La genonutricion es la técnica de nutrición en la que se basa en el género y se enseña a armar un régimen dietario de acuerdo al sexo, edad, actividad, condiciones de salud y enfermedades asociadas.

El genotipo es el contenido genético de cada individuo, presente en las células en forma de ADN, el cual, junto a los factores ambientales que influyen sobre el individuo, codifica el fenotipo de la persona. De otro modo, el genotipo puede definirse como el conjunto de genes de un organismo y el fenotipo como el conjunto de rasgos de un organismo.

Los genotipos son 6: cazador, recolector, profesor, explorador, guerrero y nómade, cada tipo de sangre puede pertenecer a 3 genotipos distintos, lo que se evalúa en la consulta de genonutricion.



La dieta del genotipo considera la herencia, los factores de estrés y hormonales durante la gestación, los cuales se pueden evidenciar en aspectos antropométricos, huellas digitales y otros signos físicos. El conjunto de valores son analizados por métodos estadísticos originando una dieta adecuada para cada persona. Los especialistas adecuados para estos tratamientos son los médicos genetistas especializados en nutrición.



Fuente:

En ocasiones,.. de José Ramón Marcos Sánchez

En ocasiones me siento como el suspiro incompleto de alguien que quiso ser y sentir,…
alguien que no consiguió crecer entre las palabras sinceras de otros,...etéreo,….sin ser visto,…en una marcha continua,…. sin haber estado,….como perdido entre un casi y la nada,…como quien no puede ni tan siquiera poder,...ignorado en la ausencia del que necesita sin atreverse a pedir,....sostenido por los matices robados a detalles que no eran míos,…como la silueta difusa y agotada del silencio perdido,….del grito contenido en el llanto que ya no llora,… no me siento cerca de nadie cercano,…y me escondo en un letargo obligado porque me importa no importarle a nadie,….en ocasiones pierdo más tiempo en la pregunta que busca culpables que en la respuesta que encuentra soluciones,….y me siento indigno de cariño por no saber dar cariño,….y me avergüenzo por sentirme incomprendido y no dar siquiera la posibilidad de comprender,….tendré derecho al consuelo el dia que cumpla mis deberes con el que precisa ser consolado,….en ocasiones me olvido que no solo existo yo,…
PD: Dios no me quiere y el Diablo me tiene miedo.
José Ramón Marcos Sánchez.