viernes, 27 de enero de 2012

Aceptarse,... de José Ramón Marcos Sánchez

Quien eres cuando no pretendes ser,…cuando se te olvida el disimulo que cubre tu piel y desnudas lo que yacía escondido,….acurrucado en el lecho perpetuo del que hiberna perpetuo,….quien eres cuando quieres conocerte y no te conoces,….cuando te atreves a llenarte del cariño que no te tienes,…y asimilas sensaciones propias,…olvidando las marcadas por aquellos que te marcaron,….en ese momento que mueres de la gente y naces de la persona,….y decides a escondidas decisiones escondidas,….te proyectas en ti mismo para ser tu alguna vez,…y te sientes libre por momentos en tu diminuta celda de osadía,…aunque no llegues mas allá del sueño que habita en el intento soñado,…entre las lagrimas desesperadas que te ahogan en un mar de impotencia,…porque no eres quien quieres ser,…no sientes lo que quieres sentir,…arráncate de ti y muere intentando vivir,…si consigues aceptarte habrá merecido la pena aunque no te acepte nadie,….
PD: Dios no me quiere y el Diablo me tiene miedo.
José Ramón Marcos Sánchez.

No te des por vencido ni aun vencido por Merlina Meiler

Sientes que has tocado fondo.

Las cosas han ido empeorando hasta un punto insostenible.

No sabes para dónde ir ni qué hacer.

Te han herido una y otra vez y la situación ya no da para más. Sientes que has tocado fondo.

Has intentado todo lo que estaba a tu alcance pero los resultados no han sido los deseados

Estás atrapado en una relación sin salida, que no te hace feliz.

O has tomado decisiones comerciales poco afortunadas y el negocio que proyectaste está haciendo agua.

O la vida te enfrenta a medidas extremas que nunca hubieses querido adoptar.
Quizá incluso mentiste, defraudaste, hiciste cosas que no te enorgullecen.
Pues deja de regodearte en esa negatividad y aflora a la superficie.
Ni siquiera en esta ocasión aciaga te des por vencido.
Siempre es el momento justo para tomar una resolución que rectifique el rumbo de tu brújula interna, que es lo que permanentemente está junto a ti (el resto son circunstancias pasajeras, incluso pruebas, si así quieres considerarlo).
Más allá de los resultados que obtengas a corto plazo, y aunque la situación que genera tu estado finalmente se desplome, te tienes a ti mismo en todo momento y circunstancia. Tu integridad está latente, al alcance de tu mano, esperando tan solo una actitud para ver la luz, rodearte y servirte como guía y acompañante.

Si hasta ahora permitiste que los demás tomen la mayoría de las decisiones importantes por ti, a cada instante tienes la oportunidad para modificar este patrón poco saludable y de dejar que tu verdadero yo aflore y brille.
Lo que hiciste u omitiste son acciones del pasado; aunque aún sientas los efectos, ellos se disiparán, como todo en la vida. Esto no tiene por qué frenarte ni ocasionar que las cosas sigan igual: si hoy mismo determinas algo, estarás comenzando a producir un cambio en tu presente con miras al futuro.

Muchas veces, cuando estás pensando en darte por vencido, florecen las mejores ideas.
Es secundario lo que hayas dejado en el camino, lo que hayas pasado por alto, si crees que eres víctima o victimario: hoy es el primer día del resto de tu vida. Cambiar el color de ahora en adelante es factible (más allá de que sea difícil o no, de que lleve un gran esfuerzo o la ayuda de otras personas, ¡es una posibilidad real!) y depende absolutamente de ti.

Enamorado,.. de José Ramón Marcos Sánchez

Te echo de menos hasta cuando estoy contigo,…es tanto lo que quiero amarte que lo que te amo me parece ofensivo por exiguo,…quiero sentirte mas,… hasta dejar de sentir,…quiero volarte tan alto que no quede nada arriba,…quiero desearte tanto que hasta el hielo se haga llamas ,…quiero llegarte tan hondo que hasta el vacio se llene de mi,….quiero abrazarte tan fuerte que hasta la fuerza sea débil,….quiero amarte tan despacio que hasta el tiempo se detenga,….quiero no faltarte nunca para darte a cada paso aquello que te permita lo que anheles permitirte,….te acariciare el dolor para que te duela menos,…tus lagrimas serán el sustento de mi sed,…soy quien renuncia a la vida a cambio de vivirte,….soy solo un enamorado que ha encontrado una razón que la razón no comprende,…soy un loco voluntario que ha matado al raciocinio para acatar libremente las ordenes que me dicte el corazón,…soy quien te necesita tanto,…que hasta cuando estoy contigo te sigo echando de menos,….que hasta cuando estoy en ti,…quiero quedarme en tu cuerpo,….
PD: Dios no me quiere y el Diablo me tiene miedo.
José Ramón Marcos Sánchez.