miércoles, 18 de enero de 2012

Hábitos de vida saludables

En un mundo que se encuentra tan industrializado es necesario poder conocer algunos hábitos que sean beneficiosos para nuestra salud. Nosotros mismos a pesar de saber que existen no los hemos tratado de forma adecuada por una falta de tiempo que cada vez se hace más estrecho en nuestra vida diaria.



Pero hay algunas recomendaciones que seguramente si las podemos ejecutar de una manera fácil y sencilla, y que no absorberán absolutamente nada de tiempo del que estemos dedicando a nuestro trabajo, ya que dichos hábitos los podríamos integrar inclusive en las diferentes tareas diarias que realizamos.

Por ejemplo, por la mañana al dirigirnos hacia nuestro trabajo podíamos intentar caminar un buen espacio de este recorrido hasta antes de tomar el autobús; luego de bajarnos del mismo deberíamos considerar subir por las escaleras antes que elegir el ascensor para dirigirnos hacia nuestro piso de trabajo.

Tampoco es difícil para cualquier persona llevar consigo una fruta que sea de su predilección y ésta que puede ser comida a media mañana con el fin de mantener su estómago lleno; pero qué mejor si esta fruta es una manzana, ya que como bien sabemos, esta fruta es rica en fibra y de alguna manera estará preparando a nuestro organismo para un correcto tránsito intestinal.

Ya a la hora del almuerzo debemos ser exigentes con lo que vamos a ingerir, tratando de evitar cualquier tipo de comidas preparadas (o muy conocidas como comida basura) que en lugar de alimentarnos pudiesen estar colaborando a que el nivel de colesterol de nuestro organismo se eleve demasiado.

Es muy común que a media tarde alguien quiera prepararse una taza de café, lo cual no es muy recomendable si ha sido un día de extremo trabajo pues la cafeína podría aumentar nuestro estrés; razón de ello es mucho más recomendable tomar una infusión de manzanilla, o simplemente un zumo natural.



Fuente: http://blogdefarmacia.com

El primer día

El primer día que te conocí supe al perderme en tu mirada que era a través de tus ojos que quería ver florecer al mundo, que serían tus ojos la cascada de agua bendita que necesito para bautizarme por el resto de mi existencia, y que con esa luz que emanas guiarías mis pasos por los mejores caminos para ser una persona llena de paz y alegre, cuando vi tus ojos, me vi reflejada en ellos, y empecé a amarte más.

El primer día que desperté a tu lado, supe, que eras con quien quería amanecer todos los días, la seguridad que invadió mi corazón y la felicidad que regocijaba en mi alma, fue tal, que hasta el día de hoy, no concibo empezar un día sin ti, aún cuando debo hacerlo, siempre siento ese vacío que ha dejado tu ausencia en mi colchón, y la necesidad que tiene mi ser por abrazarte y darte ese primer beso cuando el sol se asoma.

El primer día que te abracé, supe que era el calor de tu cuerpo el que siempre quería cerca del mío, porque en tu regazo construí mi hogar sin pensar que al primer viento se desplomaría, y heme aquí, esforzándome ante la distancia y tu silencio, por volver a tenerte, rezando a diario y en cada momento porque vuelvas a mi lado y me regreses el hogar que tú me ayudaste a cimentar, necesito como niño a su madre, tus abrazos, mi amor.

El primer día que te besé, te entregué por completo mi alma en esa unión de labios, el sabor de tu aliento me cautivó hasta el grado que aún lo llevo de perfume en mi piel, y lo saboreo entre mi lengua y paladar, con los ojos cerrados, cuando me siento desequilibrada, y es tu sabor y aroma lo que me hacen volver a componerme en una sola persona y seguir en esta lucha que a veces creo que desde el comienzo llevo perdida.

El primer día que te amé supe que mi viaje en la búsqueda del amor pleno y la felicidad completa había llegado a su fin, entendí que eras precisamente tú la pareja exacta y el complemento para mi corazón, supe que podría morir por ti en ese mismo instante y desde entonces a cada momento, supe que junto a ti quería recorrer el mundo, vivir, respirar, comer, dormir, hacer el amor, existir en una sola palabra, a tu lado.

Autora: BR

¿Qué es el hipo y cómo afecta?

El hipo se define como una contracción involuntaria, espasmódica e intermitente de los músculos intercostales inspiratorios y del diafragma, principalmente contracción de un solo lado del diafragma, que provocan una inspiración súbita con brusco cierre de la glotis, lo que genera un sonido característico. Es un proceso normalmente benigno y transitorio del que en la mayoría de los casos no se conoce la causa. Se pueden clasificar en tres tipos, en hipo transitorio, se pueden dar por una distensión gástrica por comidas copiosas o bebidas carbonatadas, cambios bruscos de temperatura ambiente, tabaco, alcohol, estrés emocional y emoción súbita; hipo persistente o intratable, se da por irritación del diafragma, meningitis, asma, pleuritis, esofagitis, enfermedad inflamatoria intestinal, pancreatitis, traumatismos craneoencefálicos, ictus, arteritis de la temporal, malformaciones arteriovenosas, encefalitis, hidrocefalia, neoplasias, uso de determinados fármacos como metildopa, barbitúricos de corta acción, dexametasona, midazolam, relajantes musculares, alcohol, diabetes mellitus, ansiedad, estrés, distensión gástrica, y por último el hipo intratable, dura más de dos meses y puede indicar enfermedad.


Desde que empiezan los primeros síntomas se puede emplear un tratamiento sintomático, pero siempre se debe buscar la causa. Se emplean medidas farmacológicas o no. Entre las segundas encontramos diversas maniobras para realizar una estimulación vagal, como la presión del seno carotideo o de globos oculares, beber mucha agua, tracción forzada de la lengua, respirar dentro de una bolsa o dejar de respirar por algunos segundos.

Si estas maniobras no dan resultado se debe empezar con el tratamiento farmacológico, se usa clorpromazina (neuroléptico) o baclofeno (relajante muscular) que ha mostrado ser de gran eficacia.

En los casos de hipo intratable, sin diagnóstico etiológico después de realizado el estudio completo y con varios intentos de tratamiento farmacológico sin respuesta se pueden aplicar medidas anestésicas, bloqueando los nervios frénico o quirúrgicas con implante de marcapasos diafragmático, lo que consigue la eliminación eléctrica del nervio frénico.

Qué hacer si tienes cólicos menstruales

En el período de la menstruación las mujeres suelen sufrir diferentes síntomas centrados en el dolor abdominal. Cuando los cólicos menstruales se hacen crónicos es necesario tomar medidas para evitar el malestar constante de forma mensual. La mayoría de los casos de cólicos menstruales tienen origen en el primer día de menstruación. El origen de estos cólicos está en una serie de contracciones uterinas que ocurren cuando la sangre va abandonando el útero. En esta liberación se produce una producción de antiprostaglandinas, lo que lleva a incrementar los síntomas de malestar.




A medida que la mujer va madurando la intensidad de los cólicos menstruales puede ir en aumento. Las mujeres que sufren de cólicos menstruales frecuentes pueden probar, en primer lugar, tomar algún tipo de medicamento analgésico como ibuprofeno o paracetamol. Otra alternativa es la de colocar compresas de agua tibia sobre la zona del dolor abdominal. Las compresas de agua sobre el abdomen pueden ser combinadas con la administración de masajes circulares ejerciendo una presión muy suave. Para aliviar los síntomas de los cólicos menstrualestambién se recomienda cambiar los hábitos alimenticios e incrementar la ingesta de líquidos. Asimismo, es importante implementar algunas modificaciones en la rutina de actividad física de la mujer con cólicos menstruales, para evitar complicaciones adicionales.

Algunos médicos recomiendan la administración de anticonceptivos a mujeres que sufren de cólicos menstruales. Estas píldoras son muy útiles para disminuir el flujo menstrual, disminuyendo el dolor que siente la mujer a cada mes. Las mujeres que se sometan a algún tratamiento específico contra los cólicos menstruales y no comprueben una mejoría sustancial después de un par de meses deberían efectuar estudios adicionales con su médico de cabecera. Muchos casos con síntomas similares a los cólicos menstruales, finalmente, terminaron siendo casos de endometriosis o infecciones más graves.



Perdóname,... de José Ramón Marcos Sánchez

Perdóname cuando soy aquel que no reconoces,….ese que no reconozco,…cuando olvido que nunca debo olvidarte,….y convierto mi cercanía en la mas infranqueable de las distancias,….y vivo solo hacia dentro,…sumido en mi propia lejanía,….y te ausento sin compartirme,…..perdóname por todas las veces que no demuestro cariño,….que hago que tus sentimientos se ahoguen en incomprensión,….y te aterra la idea de perderme,….de perderte,….cuando alcanzo a entender el dolor de tu dolor me tortura ser la causa,….me odio por evadirme,….por ponerme por delante de lo único importante,….por no ser aquel que renunciaba al tiempo sin tu compañía,….por no ser el compañero que te merezca,…perdóname por callarme tantas veces lo sencillo de un “te quiero”,….por amarte en el silencio,….por no ser capaz de desnudar lo que realmente siento,….por ser tan necio de morir por conseguirte,….de matar lo que ya tengo,…..perdóname cuando olvido que nunca debo olvidarte,….
PD: Dios no me quiere y el Diablo me tiene miedo.
José Ramón Marcos Sánchez.