viernes, 13 de enero de 2012

Niñez,... de José Ramón Marcos Sánchez

Dónde se marcho aquel niño de rodillas descarnadas,….con los bolsillos llenos de preguntas,…de candidez,…de ganas,….de mente abierta y sincera,….despojado de los prejuicios que contaminan la sencillez de la tolerancia,….del respeto,…que perdonaba la mayor de las afrentas con el gesto más pequeño,….no conocía el rencor,…no sabía lo que era el odio,…. vivía la vida jugando a vivirla,… lloraba antes de reír,…. reía antes de llorar,…..dónde se marcho aquel niño de rodillas descarnadas,….que nunca quería dormir para continuar soñando,…que solo se detenía cuando el agotamiento se lo llevaba,….que no entendía el porqué de las diferencias que designan diferentes,….marginales,….que construía mil mundos en lo sutil de un matiz,….solamente poseía la energía de la ilusión,…el poder de la verdad,….la fuerza de la inocencia,….la sabiduría de la ignorancia,….sigo escudriñando entre mis recuerdos para que no me lo arrebate el olvido,….respiro con el anhelo de rescatar un pedazo de la esencia de aquel niño de rodillas descarnadas,….
PD: Dios no me quiere y el Diablo me tiene miedo.
José Ramón Marcos Sánchez.