lunes, 9 de enero de 2012

Era mi amor

Era mi amor mi rayo de sol, que al llegar la primavera entró a mi vida, y agua de río que el invierno se llevó para alegrarme con su voz y su risa dulce y clara, era el perfume de una rosa cortada con ilusión, y no comprendía que me iba a dejar, sabía soñar y querer, entendía mi forma de ser, perdonaba mis errores, era mi esperanza, mi felicidad, me hacía reír, también cantar y no me di cuenta que en su sonrisa ocultaba una lágrima.

Era mi amor mi remanso feliz donde no existía la prisa del reloj, una caricia que me hacía temblar como las hojas de los árboles al viento, fue una canción que llegó a alegrar la tristeza de mi soledad, y a pintar de colores mi destino, pero así como llegó igual me dejó, pero se olvidó de llevárse su recuerdo consigo, se convirtió en mi gran amor, mi felicidad, mi forma de acariciar y el beso más dulce que jamás pude haber concebido en mis labios.

Era mi amor quien me hizo creer que por fin le había ganado al destino, al entregarme totalmente sin que me dieran un punta pie, al amarle me contenté tan solo por pertenecerte, fui la mujer más feliz, y sabía que en su amor podría encontrar el ideal de amor pero no me di cuenta que tú sólo buscabas herirme, y yo ciega metida en el optimismo que el sentimiento me dictaba, fui el ave que voló más alto, era mi amor las alas que me llevaron al cielo.

Era mi amor la gota de rocío que me saludaba cada mañana, la voz del mimo que en la plaza entre palomas intenta callar, la velocidad en mis piernas para alcanzar la mano de Dios, la estrella fugaz que me baño con polvo de estrellas, la canción más hermosa que jamás se ha cantado y los niños bailando al costado de la fuente que iba bañando mi futuro, era mi amor el mundo pintado de azul sin darme cuenta que en su mirada ocultaba su despedida.

Era mi amor la perfección en esta tierra de enanos emocionales, donde me sentí gigante, el abril más bello, y me entregué sin siquiera concebir la idea cruel que un día me sacaría de su vida, y sus palabras se volverían puñales penetrando mi pecho sin misericordia, era mi amor el cielo en mi tierra, mi cuento de hadas, flores por doquier, era mi amor mi complemento y hoy se ha vuelto vacío y silencio, era mi amor y hasta el final.... lo seguirá siendo...

Autora: BR

Cuenta conmigo,.. de José Ramón Marcos Sánchez

Si pudiera regalarte lo eterno de una caricia,…extinguir el dolor que un dia nació de ti,….que se perpetuo en tu memoria,…que te acuna entre los acordes malditos de de una música maldita,….que te roba el descanso,…que nunca descansa,….si pudiera cambiar la desgana que te pide hasta impedirte,….que te aleja hasta olvidarte,….que te lleva mas allá de la amargura,…..que te acerca cada dia un poco más al adiós,…al nunca,….por verte respirar ganas inhalaría el infierno hasta extinguirlo en mi pecho,…por ver en tu rostro esperanza mataría a la misma muerte,….si pudiera ser voluntario para sufrir en tu nombre,….para borrarte el recuerdo de tu único recuerdo,….para que busques en el envés del silencio los sonidos suficientes que te lleven a una nueva melodía,….que te hagan sentir que eres alguien para alguien,…y quieras encontrar el camino de vuelta a la vida de los vivos,…al deseo que se oculta al lado de la ilusión,…si pudiera encontrar la manera de decirte,…que si no puedo poder,…. no abre podido bastante,…que si no quieres poder,…. no abre podido ayudarte,….
PD: Dios no me quiere y el Diablo me tiene miedo.
José Ramón Marcos Sánchez.

Cierra

Cierra los ojos el suficiente tiempo para que dejes de ver estas letras, olvídate de leer lo que mi corazón grita y lo que el fondo de tu alma te repite, tanto te has esforzado en callarlo, en negarlo y en ensuciarlo, que no entiendo porque sigues visitando este rincón, donde desahogo mis sentimientos porque tus oídos no están preparados para escucharlo, porque tu mente se cierra a entenderlo y tu corazón está congelado.

Cierra los labios y deja de pronunciar mi nombre, ese que te viene a la mente cuando menos lo esperas, cuando odias que así sea, cuando maldices los momentos que pasamos juntos y tratas de ensombrecer pensando en mis defectos pasando por alto lo feliz que fuiste a mi lado, olvida esa canción que desde tu infancia escuchabas y casualmente tiene por título mi nombre, ese que me dices con tanto desdén, con tanto odio, con tanta soberbia.

Cierra tu mente y sigue así, empeñándote en no escuchar mis razones, ni mis sentimientos, ni el porqué de la forma en que actué, sigue así, ensuciando todo, insultándome, aferrándote al pasado y llenándote de rencor, no permites, ni por un instante, que los recuerdos de mi te produzcan sonrisas, ni esa sensación tan bella que te provocó experimentar tantas cosas por primera vez conmigo, no pienses que hay alguien en el mundo enamorada de ti.

Cierra tu corazón, que deje de latir, congélalo, sigue buscando amores de ida y venida, sin que siembren nada en tu alma, no te permites volver a sentir la plenitud que sentiste conmigo y que te negaste a seguir experimentando por cobardía, por temor a enfrentarte a la realidad, y que tratas de ocultar llamándome cobarde a mi, queriendo poner en mi los errores que tú has cometido, yo acepto los míos, tú, mi amor, debes aceptar los tuyos.

Cierra tu existencia, tu vida, porque aunque no quieras, por negarte a sentir esto tan bello, te has olvidado de vivir, de sentir, de amar, pero por más que lo intentes, por más que te esfuerces, no podrás cerrar absolutamente nada, porque para ello tendrías que tener el valor de mirarme a la cara y aceptar que no sientes absolutamente nada, por eso prefieres mentir y ocultarte en una historia absurda antes de aceptar, que tú… que tú también me amas.

Autora: BR