lunes, 2 de enero de 2012

Mentirte

Quisiera poder mentirte y decirte que todo está bien, que ya no te extraño, que ya ni pienso en ti, que cada persona a la que miro, no me trae un recuerdo de tu hermosa sonrisa, esa que vive cautiva en mi alma y que no me deja vivir tranquila, esa mirada que quisiera arrancarme del pecho para empezar de nuevo, pero sigo fuertemente atada a nuestra historia, la que un día me dio la vida y la que hoy me la va arrancando de a poco.

Me encantaría mentirte y así presumirte que estoy con alguien más, que su calidez entibia mis noches y sus bromas me arrancan carcajadas y alimentan mi espíritu, que sus ojos se clavan en mi entrecejo y todo lo demás desaparece, pero la verdad es que aún cuando estoy rodeada de gente, más que nunca en mi vida y mis actividades son muchas, me siento como flor en el desierto muriendo de deshidratación y este baile de máscaras de alegría, ya me tiene cansada.

Como disfrutaría mentirte porque así tendría que encontrarme contigo, o al menos tener un poco de comunicación, podrías advertir que todo cuanto te pudiera decir sería incierto porque sigo enamorada de ti, porque es tu nombre el que se me tatuó en la sangre y no quiere salir de ahí, porque no encuentro la salida, metida en este túnel de nuestro amor, y el final que llegó para ti, está muy lejos aún de mi.

Mentirte ¿para qué? Si me conoces más que yo misma, si sabes que cuando te entregué todo de mi, fue para siempre y sin recelos, si sabes que soy de ti, que siempre que quieras venir, me vas a encontrar, que sin esforzarte tendrás todo mi amor, mi ternura, mi protección, porque soy de ti para siempre como te lo dije aquella noche de frío invierno mirándote a los ojos, para después darte ese beso que a mi… me sigue sabiendo…

Autora: BR

Soñar,... de José Ramón Marcos Sánchez

En el lugar donde mueren las palabras que no se dicen es donde habitan los destinos de los sentimientos ocultos,….clandestinos,…prohibidos,…alimentados tan solo por la sangre de los sueños,….marchitados por el tiempo que el tiempo les vivió ocultos,…que convirtió aquella lozana piel alimentada de esperanza en una coraza ajada por la sentencia del miedo,….apagada,….no extinta,….porque vestirse de vida es habitar en secretos,…en deseos imposibles,….en mundos imaginaros de vidas nuevas,…que te llevan a suponer lo diferente de una decisión,…indecisa,…arrepentida cuando muestra la verdadera realidad de lo supuesto,….que permanecía oculto tras la mascara de una promesa,…..te vendieron aventura,….diferencia,….eternidad,….solo has comprado rutina,…..monotonía,….indiferencia,….únicamente un seguro consuelo que nadie puede robarte,…. en el lugar donde mueren las palabras que no se dicen,…. permanecen vivas las ilusiones,…..
PD: Dios no me quiere y el Diablo me tiene miedo.
José Ramón Marcos Sánchez.

Es por tu culpa

Es por tu culpa, que yo haya aprendido a apreciar lo más bello de la vida, fuiste tú, quien me enseñó los verdaderos colores de la naturaleza, a caminar como flotando, a dormir en completa tranquilidad con tu cuerpo pegado al mío, a despertar con una sonrisa y un beso, a decir mis sueños e ilusiones en voz alta, y luchar por hacerlos realidad, gracias a ti, comprendí, que un abrazo dice mucho más que un montón de palabras vacías.

Es por tu culpa, que yo haya tomado a la luna como cómplice de mis silencios, donde guardo una a una a las palabras que no he podido decirte, y también, es toda tu responsabilidad, que el aroma de los días de invierno sean para mi ahora el mejor de los perfumes, y también, gracias a ti, comprendí, que aún cuando las aceras se bañen de nieve, la tibieza de un par de almas unidas, rompen el frío y crean el más hermoso de los veranos.

Es por tu culpa, que yo no pueda estar tranquila sin saber de ti, que te extrañe de esta manera tan irracional, porque te metiste entre mis ropas instalándote de lleno en mi sangre, porque me robaste me calma, y te quedaste con la parte más grande de mi corazón, ese, al que enseñaste a latir al mismo ritmo que el tuyo, ese al que agrandaste y arrancaste de mi pecho para después regresármelo, con una herida, que aún no logra sanar.

Es por tu culpa, que hoy con conocimiento de causa, pueda decir lo que es la felicidad y la libertad en el amar, lo que es un amor sin egoísmo, sin recelos, con entrega total, dejando a un lado todo lo demás, donde lo único que importaba eras y sigues siendo tú, a mi no puedes culparme de no poder olvidarte, y de seguir enamorada de ti, porque has sido tú, quien implantó esos sentimientos donde sólo tú puedes llegar.

Es por tu culpa, que esta distancia donde estás tú ante mis ojos sea infinitamente menos importante al oscuro temor de que no existas, porque sabiéndote en el mundo tengo el motivo suficiente para despertar cada mañana, porque sé, que un día, no muy lejano, podré volver a ti, y dejarás esa absurda negación tuya, para volver a ser de mi, porque sabes, bien que lo sabes, que me amas, tanto como yo a t, y esa, si es mi culpa…

Autora: BR