viernes, 30 de diciembre de 2011

No me acostumbro

No me acostumbro a despertar en soledad, aún sigo buscando tu cuerpo entre mis sábanas y ese beso primero que me llenaba de vida al amanecer, no me acostumbro a caminar sin que mi mano tome la tuya, a estar rodeada de gente y aún así sentir en lo más profundo de mi alma tu ausencia, no me acostumbro a llorar cada noche en silencio por tus silencios, a no tenerte más en mi vida, no me acostumbro a que suene mi teléfono y no seas tú quien me llame, a recibir ni un solo mensaje de tu parte, simplemente, no me acostumbro.

No me acostumbro a los colores de este mundo en gris desde que tu te fuiste, a escuchar nuestras canciones sin que tu voz ronca desentone la letra, a beber una copa de vino sin que me estreches entre tus brazos, al olor de tu piel, al perfume exquisito del albornoz que usaba después de una ducha, a la comida insabora para mi paladar porque no la haces tú, no me acostumbro a este amor que me brota del pecho y que tú no quieres recibir.

No me acostumbro a callarme tantas historias que tenía que contarte, a tragarme los besos que necesito darte, y a cerrar mis manos por no tenerte cerca y poderte acariciar, tantos “amor” se han ido por la coladera sin que llegues a escucharlos, no me acostumbro no poder darle gracias a Dios porque estás a mi lado y por el contrario pedirle que me de la fuerza para sobrevivir este infierno llamado vida, sin que tú estés conmigo.

No me acostumbro a que solo haya un vaso en la cómoda, que las velas ya no se enciendan, al silencio eterno de esta casa, a ver películas sin tener que comentarlas contigo, a salir a divertirme mientras mi alma llora, a hablar de ti en pasado cuando te necesito en mi futuro, a festejar sin tu compañía, no me acostumbro a tener que sonreír de forma vacía, a esta libertad que me esclaviza en tu recuerdo, no me acostumbre, mi amor, no me acostumbro.

No me acostumbro a estar sin ti, y no quiero hacerlo, porque la esperanza de volver a tu lado es la que me mantiene en pie, porque la ilusión de volver a abrazarte me despierta todos los días y si Dios y la vida me dan esa oportunidad, no te voy a soltar más nunca, que me sorprenda la muerta eterna cuando tus labios se peguen a los míos y tu cuerpo sostenga el mío, entonces, y solo entonces, sabré que no habré vivido en vano, y mi muerte tendrá un verdadero sabor a dulce.

Autora: BR

Voy a seguirte queriendo,... de José Ramón Marcos Sánchez

Voy a seguirte queriendo hasta que el tiempo me niegue,….hasta agotar la verdad exhalada en el último de los resuellos,…..sincero porque se acaba,…..mentido por acabado,….voy a seguir siendo tuyo hasta cuando sea etéreo,….para nacer a diario de la fuerza del recuerdo,…..de las cenizas de la ternura,….para abrazarte sin brazos,….para besarte sin labios,….me sentirás a tu lado en cada latido,…en cada suspiro,….seré el viento que acaricie cada mañana tu cuerpo,…seré la voz del consuelo que se esconde en el silencio,….seré el matiz necesario que llene de luz tu lienzo,…..que acompañe tus desganas,….que consuele tus tormentos,….para que la soledad se encuentre perdida,…se pierda,…..voy a seguirte queriendo aún cuando ya no me quieras,…cuando el olvido me olvide,….cuando debas despedirme para borrarme entre los brazos de algún sentimiento nuevo,….. me encontraras en tus sueños,…. susurrándote al oído,….. voy a seguirte queriendo aunque viva en el intento,….cuando quieras que regrese,…solo tienes que quererlo,….
PD: Dios no me quiere y el Diablo me tiene miedo.
José Ramón Marcos Sánchez.

Ya no quiero

Ya no quiero mencionar tu nombre, porque se abre más la herida que no cesa de sangrar, y quiero salir corriendo a buscarte, pedirte perdón hasta por lo que no he hecho con tal de que regreses a mi lado, pero entra de nuevo la cordura a mi corazón, y me quedo aquí callada, sin hacer nada, intentando dejar atrás este dolor, tratando de aceptar que ya no regresarás, y meter los recuerdos en esa caja azul que no quiero volver a abrir.

Ya no quiero tener este sabor a sal en mis mejillas, ni repetir las mismas palabras que taladran mi razón, tampoco quiero seguir llenándome de celos al pensar que estás con alguien más, que aunque sé bien que jamás podrá darte tanto como yo te he dado, el amor lo tengo aquí estancado, listo para entregarte de nuevo el corazón, pero debo aprender a respirar más profundamente y comprender que debo vivir sin tu amor.

Ya no quiero esta soledad que me asfixia, que me grita tu voz mientras golpeo mi cabeza contra la pared, y mis manos se enredan en mi pelo tratando de buscar una explicación, esta desesperación y estas ansias de estar donde no quepo, porque mi lugar está a tu lado, en vano fingiendo que todo está bien, cuando los huesos se me van rompiendo por dentro, y hacer el brindis de los bohemios por este amor que hiciste nacer, pero que no mataste.

Ya no quiero mirar hacia arriba y sentir que Dios ya no me escucha, que te llevaste lo mejor de mi, que exprimiste mi esencia y me dejaste vacía, y me cuesta tanto trabajo usar la máscara del no pasa nada, de seguir dando esa imagen de fortaleza mientras mi alma se quiebra y me vuelve añicos, y encontrar ese rincón donde se llora en voz fuerte y no está ya tu abrazo para consolar mi tristeza, ya no quiero vivir sin tu amor.

Ya no quiero estar sin ti, no quiero seguir enamorada como una idiota sin recibir una mínima señal de tu parte, ya no quiero guardar esta ternura que me nace únicamente para ti, ni que el futuro se tarde más en llegar, tengo miedo que me encuentre el destino, desnuda de ropas y alma, que me lleve de este mundo, y no tenga nada que ofrecer por haberte dejado todo a ti, ya no quiero vivir sin tenerte, ya no quiero sufrir tu ausencia, ya no quiero… ya no puedo…. Estar sin ti..






Autora: BR

Despedida,... de José Ramón Marcos Sánchez

Quiero lograr sonreír el día que todo termine,…regalarme un ultimo gesto por la satisfacción del esfuerzo,….quiero irme sin reproches ni causas pendientes,….quiero besar esa muerte que solo besa el sincero ,…llevarme solo lo bueno,…. dejarte solo lo bueno,….quiero ser tu y que tu seas solo la parte que me permitió cambiar,….quiero escribir el orgullo de un recuerdo que permita no acabar en el olvido,…romperme en el intento de resarcir los errores que me alejaron de las personas,…que me acercaron a los silencios,…..tanto vacío sembrado,….lleno de tanto vacío,.,…quiero mostrar los principios aprendidos al final,….y sellar los odios con abrazos,…..para olvidar el pasado ahora que el futuro es incierto,….ahora que desde lo cercano me acerco a la verdad,….no importan culpas ni culpables,…solo importan los perdones,….quiero olvidar los motivos que motivaron la indiferencia,…la lejanía,….quiero lograr que mi marcha recupere aquellas cosas que ayer me hicieron cercano,…tan solo quiero quererte,….para soñar que me quieres,… 
PD: Dios no me quiere y el Diablo me tiene miedo. 
José Ramón Marcos Sánchez.

Tengo miedo

Tengo miedo de despertar un día y haberme hecho a la idea de no volver a verte, de aceptar que el cielo siempre será negro sobre mi cabeza por no tenerte cerca, de aceptar que perteneces a alguien más y he quedado únicamente en tus recuerdos, o quizá ni en ellos y soy solo una parte inconclusa de tu pasado, algo que para ti no significó nada y para mi ha sido la verdad de mi existencia, tengo miedo de que el aire ya no entre en mis pulmones.

Tengo miedo de que tu piel no roce jamás la mía, de no volver a sentir la maravillosa sensación de tus manos dibujando sobre el lienzo de mi espalda, mientras con desesperación buscabas mi boca, de salir a buscarte y verte con alguien más y sentir como los pedazos que aún me quedan de corazón se rompen aún más, de jamás volver a tener el delicioso sabor de tus besos sobre mi cuerpo, tengo miedo de no volver ser yo, sin ti.

Tengo miedo de que la lluvia me moje solo a mi, de mirar al cielo y no encontrar a ese Dios que un día nos unió para enseñarnos la dicha y que estamos dejando ir, de dormir un día y no tener ganas de despertar, porque que caso tendría hacerlo si no tengo la ilusión de que un día, espero no muy lejano, seas nuevamente tú quien llene el costado de mi colchón, de volver a escuchar tu risa ni el canto de tu voz, tengo miedo de seguir viviendo incompleta.

Tengo miedo de que los suspiros ya no me traigan tu nombre, que las estrellas se me escondan para no guardarte más en ellas, de que se me acabe el polvo del cometa que me hace volar a la luna, donde paso las noches en vela buscando cuidar tus sueños, de volver a mirar el mar y perderme tanto en su inmensidad que me olvide de respirar, que su azul se me vuelva negro y que el arcoíris que me guía pierda sus colores, tengo miedo de morir sin ti.

Tengo miedo de llorar lo que me resta de vida, de seguir sobreviviendo a punta de nostalgia, de que el destino siga burlándose de este inmenso amor que se alberga en mi pecho y que no me dejas entregarte, de vivir dentro de la libertad de la prohibición de demostrarte mis sentimientos, de tu silencio que me hiere de a poco hasta irme desangrando, tengo miedo, porque he llegado a aceptar que eres tú, y únicamente tú, quien llena mi vida de colores, de brillo, de sentido…

Autora: BR

Buenos días amigos, les mando un abrazo de oso




"Nunca desistas de un sueño. Sólo trata de ver las señales que te lleven a él". 
Paulo Coelho