domingo, 18 de diciembre de 2011

Silencio, soledad, viento, sol y lluvia


El silencio parece clavárseme entre la piel, como puntas de lanza que aterrorizan mi sangre, como alfileres que no pueden penetrar y no dejan de lastimar y rasgarme, siento que me voy a asfixiar en esta soledad, mientras a lo lejos te observo sin poder tocarte, sin poder llamarte, sin poder decirte todo lo que significas para mi, a veces me pregunto si estás consciente de cuánto podrías cambiar mi vida, de cómo podrías rescatarme.

La soledad se sienta a mi lado y empieza a burlarse de mi, me incita a hacerme el amor una y otra vez para demostrarme que siempre será ella en verdad, mi única compañera y que estará conmigo hasta que mi alma abandone mi cuerpo, me recuerda todas las veces que he intentando vencerla en vano, que con el paso de los años aún no entiendo que entregarlo todo a un amor, solo me lleva a regresar con ella, inevitablemente.

El viento mueve mi cabello y me hace recordar cuando tus manos jugaban en él, me susurra tu nombre continuamente hasta hacerme caer en llanto, se cuela entre mis ropas para imitar la sensación de tus caricias en mi piel, me abraza hasta hacerme temblar, pero no de emoción como cuando tu lo hacías, sino del frío que siento por no tenerte cerca, y va y viene, en un vaivén que me hace de a poco perder la calma.

El sol se esconde de mi, las nubes negras se pasean por sobre mi cabeza, ya no hay arcoíris, ya no hay emoción, ya no hay ganas de salir de la cama, quisiera dormir y dormir y no despertar más nunca, me está doliendo tanto tu ausencia que ya no sé como sobrevivir a ella, mis ropas están roídas como rota tengo el alma, no sé en que momento te metiste tanto en mi hasta el punto de ya no poder estar sin ti.

La lluvia moja mi cabeza y se mete en mis pensamientos, va bajando de gota en gota hasta mi corazón inundándolo en llanto, mis ojos están secos e hinchados de tanto que te he llorado, mi garganta se inflama de tanto gritarte sin que me escuches, mis manos caen cansadas al costado de mi cuerpo, sangrando de tanto apretarlas por la frustración de no poder abrazarte, me estoy muriendo de a poco, mi amor… te amo tanto..

Autora: BR

Amor,... de José Ramón Marcos Sánchez

Quiero ser esa parte del presente que siempre tengas presente,….que te llene de infinitos los latidos del recuerdo,….hacerte una piel de besos,…de caricias,….volar libre por tu cuerpo hasta morir entregado mas allá de los suspiros,…..quiero romper la distancia que impide que seamos uno,….respirarte cada día …para encontrar los detalles que habitan en los momentos perdidos,….en la esencia del silencio,….quiero llorar a tu lado cuando el dolor te golpee y te arrastre mar adentro,…para ser el bajel de tu consuelo,….para llevarte a la orilla de los sentimientos nuevos,….quiero ser el compañero continuo de tu compañía,….de tu soledad,…..quiero vivir detrás de tu mirada,….para que me sientas cuando crees que no sientes,….en esos momentos en los que la vida se muere,…. agónicos,…como el final carcomido del sentido,….como la lagrima contenida en un adiós sin retorno,…..quiero ser esa lagrima,…ese adiós,…ese retorno,…..para colmarte sincero solo de aquello que necesites,…..para quererte hasta romperme a cambio de una sonrisa,….quiero ser esa parte del presente,….. que siempre tengas presente,….
PD: Dios no me quiere y el Diablo me tiene miedo.
José Ramón Marcos Sánchez.

Buenos días amigos, les mando un abrazo de oso!