jueves, 8 de diciembre de 2011

Quizás


Quizás es que no dejo de amarte pero duermo el sentimiento que me une a ti, por la necesidad que tiene mi piel de sentirse deseada, por que como todo ser individual un abrazo siempre me hace falta, porque tú en esa distancia no haces sino olvidarme a golpe de intensas mentiras absurdas para convencerte que no he sido tan importante en tu vida, como yo he aceptado que tú lo eres en la mía.

Quizás es que realmente el amor termina por cansarse y las heridas por curarse y te volverás un simple recuerdo nada más, y algún día, con un poco de suerte, no muy lejano, no comprenderé como es que sufría tanto por tu desamor y tu despedida, y reiré ante el dolor que me dejé causar por tu ausencia, y en los brazos de este nuevo amor, volveré a sentir todas esas ilusiones que desperté contigo.

Quizás exageré en la forma de entregarme a ti sin estar segura que estuvieras lo suficientemente maduro para aceptar tanto amor, tal vez fue un error de mi parte darte de un solo golpe toda mi vida sin pudores ni reservas, sin esperar nada a cambio y cuando me quedé sin nada, más que tu mirada vacía y tu sonrisa hueca me di cuenta que el amor es mucho más que eso que tú prometiste al decirme te amo.

Quizás nunca me amaste o me amaste igual que yo, ya es algo que estoy segura que nunca sabré, porque es indiscutible que nuestros caminos se separaron, y aunque quedaron muchas cosas sin concluir, creo que el tiempo no nos volverá a acercar, poco a poco el mismo sol que nos iluminaba se nubla en mi cielo o cuando brilla con fuerza en el mío, tu debes cubrirte de la lluvia, a veces pienso que fuimos una broma del destino, pero que ya nos vamos reponiendo a este mal que nos hizo tanto bien.

Quizás mañana regreses y estaré como siempre enamorada y te recibiré con los brazos abiertos, o quizás ni siquiera te reconozca y siga mi camino sin voltear la mirada hacia donde estés, hoy por hoy lo único que puedo asegurar es que te inscribiste en mi historia para bien o para mal, y que en su momento fuiste un grandísimo amor, al cual le agradezco la oportunidad de demostrarme todo lo que soy capaz de ofrecer.

Autora: BR

Tiempo,... de José Ramón Marcos Sánchez

Atrapado entre la maleza de las venas de la vida,…..como queriendo respirar sangre nueva en cada inhalación,….en cada suspiro,…..en cada latido,…..apagado por tener romances con los intentos,…..fallidos por ser intentos,….logrados por intentados,…..un huésped de cariño condenado a la mudanza perenne en busca de hostales nuevos,….que te alberguen,…..que te den lo necesario para aguantar lo siguiente,……incierto,……como una lagrima pasajera que muere entre la congoja de la vergüenza,……acostumbrada al saludo como despedida,…..sorprendida en ocasiones por sincera,….por amarga,…..como la inesperada llegada del olvido que se lleva los recuerdos,…..que te acorta lo vivido,…..y te consume hasta extenuar la carne,….antes viva,…ahora ajada,…..por el maltrato de un juez que se llama tiempo, que te esconde lo dulce de un principio entre lo acerbo de un final,….ya va pesando el camino,….el andado,……el que queda por andar,…..no paladeas la sensación del triunfo porque hasta eso es fracaso,….solo aprendes a vivir,….para empezar a morir,…..¿que es vivir?, habitar entre habitantes que van al mismo destino,…..que buscan no molestar para colgar en su nicho el cartel de “No molesten”, mientras esperas, derrocha sentimientos y date el capricho de ser feliz,… que igual mañana, no te quedan más mañanas,…. 
PD: Dios no me quiere y el Diablo me tiene miedo. 
José Ramón Marcos Sánchez. 

Confianza para Vivir de Maytte Sepúlveda


Un joven marinero conoció a una nativa llamada Nácar y se enamoró perdidamente de ella. A la mañana siguiente, estaba con el capitán del barco y su uniforme de gala, ante el padre de ella, para pedir su mano.
'Mi amigo me ha pedido que le acompañe para pedir a su hija en matrimonio'.
'¡Ah!, su amigo es muy afortunado en querer casarse con mi hija Ana. Ella es una joya única, a pesar de sus 18 años es una mujer ejemplar. No sólo es bellísima, sino también bondadosa, sensual y saludable… bien vale 20 vacas como dote'.
'Disculpe, pero mi amigo no quiere casarse con Ana, es con su hija Nácar', le explicó el capitán.
La incredulidad y la sorpresa pasaron por el rostro del jefe de familia.
'Nácar… claro, Nácar... -balbuceó- sólo alguien muy especial puede ver la belleza oculta de una mujer. Considerando que es la mayor y algo dura de la cabeza, se la puedo dar por cuatro vacas, hasta aceptaría tres'.
'Acepto -dijo el joven marinero-, pero no estoy de acuerdo con lo de las tres vacas'.
Asustado, el padre le dijo: 'está bien, llévatela sólo por una'.
'No señor, quisiera pagar por ella veinte vacas'.
Pasaron los años y el capitán regresó al puerto donde había dejado a su viejo amigo y quiso saber de él. En el camino, el capitán se encontró a decenas de personas acompañaban a una bellísima mujer, a la que le lanzaban pétalos de rosas, le cantaban y reían. El rostro de esta mujer reflejaba un brillo de paz y plenitud, parecía que flotaba y de no ser porque tenía que ver a su amigo, se abría unido al grupo.
Por fin encontró al ex marinero, se abrazaron y después de los saludos, le preguntó por su pareja.
'Qué pena que no esté aquí, hace unos minutos fue al puerto con unos amigos, debes haberte cruzado con ella al venir para acá'.
'Pero no sabía que te habías vuelto a casar'.
'¿Yo volverme a casar? Sigo casado con Nácar'.
'Perdona amigo, pero la que yo vi bajar por la montaña era una mujer de una belleza indescriptible, yo podría decir que casi mágica… no se parecíaen nada a Nácar'.
'Pero es ella. Su cambio comenzó con la dote'.
'¿Cómo es eso?'.
'Fácil, yo pagué por ella veinte vacas, el precio que se pagaría por la más bella y lista de las mujeres, eso le dio mas confianza en sí misma, luego la apoyé a que desarrollara sus habilidades y le quité importancia a sus pequeños defectos, la animé para que dejara salir esa maravillosa mujer que no se había desarrollado todavía".
El trato que recibimos en nuestra infancia es un factor determinante para nuestro desarrollo personal. El maltrato, la indiferencia, la comparación y la impaciencia pueden quebrar nuestro espíritu, acabando con nuestra confianza y autoestima. Es muy fácil, convertir a nuestros seres queridos en víctimas del estrés que nos causa nuestro estilo de vida, y esto sumado al abandono y al maltrato que le podemos dar con nuestro malestar, hará que queden marcados emocionalmente para toda la vida. Por eso, más importante que darles comodidades y regalos costosos, lo son el buen trato, el respeto, el cariño, el reconocimiento, la comunicación y la consideración. Tenemos la responsabilidad de darles a nuestro seres queridos un verdadero hogar, un lugar a salvo donde puedan recibir el amor, la educación, el apoyo y la fortaleza necesarias para florecer y convertirse en seres humanos maduros, concientes, exitosos y equilibrados.

CLAVES PARA FORTALECER LA ESTIMA de LOS TUYOS
Apóyalos para que muestren su verdadera identidad, y no traten de ser como tú quieres que sean. Reconoce sus talentos y minimiza sus limitaciones.
Respeta su forma de ser, sus ideas, sus valores y sus creencias. No los obligues a darte siempre la razón, sólo para obtener tu aprobación, pues esto les quitará la oportunidad de tener un criterio propio, de expresarlo con seguridad y de incrementar su propio valor.
Cree en ellos a pesar de las circunstancias, infúndeles confianza, anímalos y enséñalos a quererse.
Ayúdalos a plantearse metas, a reencontrarse con si mismos, porque sólo siendo auténticos tendrán la oportunidad de alcanzar sus sueños.
¡Suelta el pasado, deja de preocuparte por el futuro, vive el presente, la vida es maravillosa, todo va a estar bien!

Sentimientos de José Ramón Marcos Sánchez

Si has decidido ignorarme,….te daré lo suficiente para que la raíz del motivo se alimente de recuerdos y cambie la ausencia por cercanía,…..si he merecido tu odio, sembrare en tu corazón una semilla distinta que concilie enfrentamientos,….que te abrigue,….que me abrigue,….si tengo tu aceptación, luchare para ser digno y llenare de respeto y tolerancia el vacio de las diferencias,….si me brindas amistad, la cuidare como quien cuida la esencia de la “sangre de su sangre”,……desprendida de interés,….de entrega plena,…. doliente por sincera,….por insuficiente,…. caminare de tu mano para intentar robarte dolor en los momentos en los que llora la vida,….. y no entiendes el presente,….y no quieres el mañana porque el ayer es cercano y todavía grita amargamente,...por tragedias evitables,….inevitables,….si me ofreces tu cariño me insuflaras de aire limpio que permitirá que me invadan ganas nuevas para afrontar contiendas ya usadas,….gastadas,…..casi perdidas,….casi olvidadas,…..si amor es tu sentimiento,….permíteme darte amor,….. perpetuo en su garantía,…..como perpetuo es el tiempo,….si me das lo imprescindible,….prometo hacer lo imposible,…. para darte lo imposible,…. 
PD: Dios no me quiere y el Diablo me tiene miedo. 
José Ramón Marcos Sánchez. 

El abuelo de José Ramón Marcos Sánchez

Le recuerdo imperturbable,…..tranquilo,…..era un hombre callado a pesar de la sabiduría adquirida gracias a los silencios,….su presencia no adornaba y su quietud resultaba incomoda en ocasiones,…..apenas conservo en un rincón de la memoria un par de vivencias a su lado,….vivencias insignificantes que todavía hoy no sé porque se alojaron perpetuamente entre mis más queridos recuerdos,…..esa mirada calma que me lleno de consuelo en un momento amargo,…..que me dijo tantas cosas sin emitir nada más que el sonido del cariño,….del apoyo,…..ese regalo cómplice y furtivo en forma de golosina que sacaba detrás de mi oreja y me hacía sentir seguro,…feliz,….en manos del hombre más poderoso del mundo,…que creaba de la nada los más deseados tesoros para mi inquieta alma de niño,…..un día me conto una historia de esfuerzos, trabajos y bondades que protagonizaban personajes anónimos que él decía que eran importantes,…..llenos de valores solidarios,….no alcance a entenderla en aquel momento,….pero aquellas palabras se me grabaron y un día regurgitaron para ser comprendidas,….parte de lo bueno o malo que soy se lo debo a aquella historia,….se lo debo a aquel anciano,…..se lo debo a mi abuelo. 
PD: Dios no me quiere y el Diablo me tiene miedo. 
José Ramón Marcos Sánchez

Nostalgia por Merlina Meiler


Llega esta época del año (diciembre) y ¡nadie está exento! Por lo general, nos inunda una nostalgia tan inmensa que no nos permite disfrutar de las fiestas como desearíamos…
Hay gente que es permanentemente nostálgica, vive pensando en el pasado, suspirando por momentos que ya fueron y comparándolos con el presente de manera desfavorable -una de las frases más limitantes que conozco es “todo tiempo pasado fue mejor” – vaya manera de imaginar tu presente y de cercenar tus posibilidades de que el futuro sea más placentero y feliz que lo que has vivido antaño.
Pero en diciembre, por alguna razón comenzamos a extrañar, especialmente, a quienes no están con nosotros: la nostalgia suele dispararse por este lado. Como resulta inevitable, y para que no empañe el festejo de los últimos días del mes, te propongo que des rienda suelta a estos sentimientos (tristeza, nostalgia, melancolía,…) que vayan aflorando con la llegada de navidad y fin de año, hasta una fecha tope (por ejemplo, el 15 de diciembre). Recuerda y rinde homenaje a quienes quisieras que estén a tu lado y, por distintos motivos, ya no están, y también a cosas/personas/lugares/situaciones que hayas dejado atrás -más todo lo que empiece a surgir espontáneamente.
A partir del 15 de diciembre, te sentirás aliviado, con las cosas en su lugar en términos de tiempo y espacio, y gozarás de todas tus energías recargadas para festejar las fiestas y para comenzar el año 2012 con un empuje renovado.
¿Suele invadirte la nostalgia a esta altura del año?

Buenos días amigos, les mando un abrazo de oso!

La Navidad es una época de amor y solidaridad: puede levantar el ánimo del más pobre y entristecer al rico. Quiero compartir contigo mis mejores deseos navideños de amor, paz y amistad.