martes, 6 de diciembre de 2011

Respeto de José Ramón Marcos Sánchez

Has teñido las carencias de disimulos,…. De permisos,…..de consuelos,…. Aislado entre multitudes de iguales que diferencian,….que señalan,….que etiquetan,….y no se dan cuenta que aprender es más sabio que saber,…..que añorar es más humano que tener,….que llorar es comprender,….. Que necesitar afecto no es más que la súplica que lleva al empeño de respirar esperanzas,…..tantas despedidas antes incluso de presentaciones te han mostrado como huraño,….desquerido,….desconfiado,….harto,…. Quiero saber que es mentira,….que no te sientes perdido,….que ansias que detrás de tu atavío de coraje permanezca escondida una apuesta ganada,…..la que da la satisfacción de llegar más allá del intento,….la que te honra con la auténtica victoria,….esa tan pura que no consigue el que gana,…solo posee el que lucha,….esa que llaman “respeto”,….que huye del que traiciona,….del que se miente,…..la esencia de la tolerancia habita en la raíz del alma y se nutre de uno mismo y te permite quererte,…aceptarte,….seguir siendo impenetrable a las lanzas de aquellos que a pesar de conocer la palabra desconocen el significado,…..sigue caminando cada mañana con la paz otorgada al que lleva con orgullo como único uniforme el respeto. 
Pd: Dios no me quiere y el diablo me tiene miedo.
José Ramón Marcos Sánchez.

Se quien quieres ser de Maytte Sepúlveda


Muchas personas viven esperando la aprobación, la compañía o el cariño que le puedan o quieran dar los demás... Esto los convierte en personas vulnerables y hasta dependientes emocionalmente de otros. ¿Eres tú una de estas personas? Si la respuesta es sí, es importante que aprendas a mejorar y fortalecer la imagen que tienes de ti mismo, reforzando la idea de que sólo te necesitas a ti, para ser feliz. Recuerda que eres una persona especial y poderosa, respira profundo y siéntelo, estás hecho a imagen y semejanza del Creador... por lo tanto, dentro de ti se encuentran una serie de valores, talentos, cualidades y también limitaciones que conforman tu personalidad. La aceptación y valoración de estas características, te permitirán tener una visión más realista y una actuacion más libre y optimista en tus relaciones con los demás.

Todo lo que necesitas está en ti
¿Sabías que: Eres tú quien crea y controla tus pensamientos? Sí, eres tú quien decide si tu vida sera exitosa o no, todo depende de que tus pensamientos sean positivos. En la mayoría de los casos, hemos sido enseñados a pensar con más facilidad en lo negativo que en lo positivo y por esta razón tenemos la tendencia a fijar la atención en nuestras limitaciones, para considerarlas más grandes de lo que son. Tus pensamientos crean tus vivencias de salud, felicidad y prosperidad.
¡Reflexiona! Eres tú quien establece tus limitaciones y hasta donde eres capaz de llegar... Conviértete en una persona que no acepta pensamientos limitantes tan fácilmente, en especial si estos frenan tu posibilidad de crecer y transformar positivamente tu manera de ser y actuar. Tú puedes cambiar tu vida, tus hábitos y tu actitud, si lo decides con valor y determinacion. ¡Anímate! Deja de fijar la atención en tus debilidades y limitaciones, decide aprender a través de ellas para que puedas superarlas.
No importa cuántas veces lo intentaste en el pasado sin éxito... ¡Este puede ser tu momento para lograrlo! Haz un inventario de todo lo que consideraste imposible de lograr en algún momento de tu vida... y verás como muchos de esos imposibles fueron superados por ti en el tiempo, a través de tu trabajo, determinación y constancia.
Para experimentar una vida plena y disfrutar de relaciones más satisfactorias,necesitas tenerte y valorarte a ti mismo primero; de lo contrario, tu necesidad, inseguridad y dependencia hacia otros hará que te sientas afectado por el comportamiento y las diferentes actitudes que tengan los demás. Siéntete vivo, lleno de vitalidad y en armonía con el universo.
Vive la sensacion de tener una fuerza interior capaz de ayudarte a cambiar o a superar cualquier situación de limitación en tu vida.

Para sentirte a gusto contigo mismo
Crea una nueva imagen. Recuerda que es más importante lo que tú crees acerca de ti mismo, que lo que piensen los demás de ti. Cada vez que te veas en el espejo, sonríete, afloja el entrecejo, siente agrado hacia la imagen que ves reflejada en el espejo y si encuentras algún rasgo que no te guste... simplemente acéptalo y trabaja para mejorarlo o transformarlo. Comienza a sentirte a gusto contigo mismo y valórate.
Confía en tus capacidades. Comienza a repetir diariamente una serie de frases afirmativas que te sirvan para reforzar la confianza en ti mismo. La mayoría de las veces eres tú quien se repite mentalmente: No lo puedo hacer, seguro que no lo voy a lograr... convirtiéndote en el mayor obstáculo a superar. Cambia ese casete por otro más positivo, a través de tu voluntad y constancia: Sí puedo, soy capaz, lo voy a lograr... ¡Crees que puedes y podrás!
Concentra tu atención en lo que quieres para ti. Deja de pensar en todo lo malo que debes cambiar de ti, en tus miedos, resentimientos, dependencias o limitaciones... y más bien comienza a imaginar todo lo bueno que deseas ver manifestado en tu vida, así como la salud, la prosperidad, el amor, la amistad, mayor seguridad... Concéntrate en lograr tus propósitos y recuerda que tú eres el único que puede elegir cómo quieres ser y vivir.
Actúa como si ya lo hubieras logrado. Aunque todavía pienses que eres tímido, que eres torpe o que continúas dependiendo de alguna relación que ha sido negativa para ti... comienza a actuar como si fueras una persona segura y extrovertida, capaz o independiente emocionalmente. Crea esa nueva imagen de ti mismo en la mente y actúa de acuerdo con ella para que se materialice. Tus posibilidades son infinitas.

¡Suelta el pasado, deja de preocuparte por el futuro, vive el presente, la vida es maravillosa y todo va a estar bien!

Buenos días amigos, les mando un abrazo de oso!


Que en estas fiestas, la magia sea tu mejor traje, tu sonrisa el mejor regalo, tus ojos el mejor destino, y tu felicidad mi mejor deseo.