domingo, 27 de noviembre de 2011

Instantes, de Borges.

Cita de Jorge Luis Borges (1899 - 1986), escritor argentino, autor muy destacado de la literatura en español del siglo XX.




Si pudiera vivir nuevamente mi vida

En la próxima, tratará de cometer más errores.
No intentaría ser tan perfecto, me relajaría más.
Sería más tonto de lo que he sido,
de hecho me tomaría muy pocas cosas con seriedad.

Sería menos higiénico, correría más riesgos.
Haría más viajes, contemplaría más atardeceres,
subiría más montañas, nadaría más ríos.

Iría a lugares donde nunca he ido,
comería más helados y menos habas.
Tendría más problemas reales y menos imaginarios.

Yo fui una de esas personas que vivió sensata y
prolíficamente cada minuto de su vida.
Claro que tuve momentos de alegría,
pero si pudiese volver atrás,
trataría de tener solamente buenos momentos.

Por si no lo saben, de eso está hecha la vida, solo de momentos.
No te pierdas el ahora.

Yo era una de esos que nunca iba sin un termómetro,
sin una bolsa de agua caliente,
un paraguas y un paracaídas.
Si pudiese volver a vivir, viajaría más liviano.

Si pudiera volver a vivir, comenzaría a andar descalzo
a principios de la Primavera y seguiría así hasta
concluir el Otoño.

Daría más vueltas en calesita,
contemplaría más amaneceres y jugaría con niños.

Si tuviera otra vez la vida por delante.
Pero ya ven, tengo 85 años y sé que me estoy muriendo...


Pocas veces nos paramos a contemplar las pequeñas cosas que nos rodean: cada día encierra muchos pequeños tesoros, que pocas veces somos capaces de ver; siempre andamos corriendo de un lado a otro, apenas prestando atención a lo que nos rodea, dando más importancia a ese televisor nuevo, o a los cientos de problemas del trabajo, de los pagos...

¿Invertiríamos tanto tiempo en los mismos asuntos o dando importancia a tantos problemas (muchas veces imaginarios, como reza el poema), si supiéramos cuándo nos iba a llegar la hora?

Es de sabios fijarse en las pequeñas maravillas del día a día; seamos sabios en nuestras vidas para disfrutar de la sonrisa de nuestro hijo, de nuestra pareja, de un rato de silencio, de una lectura pausada, de un abrazo o un beso.



Fuente: Motivalia

Tenemos que ayudarnos unos a otros, y hacer felices a los demás

Este es un texto de Charlie Chaplin (1889-1977), actor, director, productor y compositor nacido en Londres. Es considerado a nivel mundial un referente y un genio del llamado séptimo arte.

El texto pertenece a el final de su película "El gran dictador" y aunque muchos le tacharon de ingenuo, creo merece una lectura. En éste Chaplin evidencia sus deseos de paz y de construir un mundo mejor.






No aspiro a ser emperador

Lo siento, pero yo no quiero ser emperador, ese no es mi oficio.No quiero dominar ni conquistar a nadie, sino ayudar a todos si fuera posible, judíos y gentiles, blancos o negros.

Tenemos que ayudarnos unos a otros, los seres humanos somos así. Queremos hacer felices a los demás, no hacerlos desgraciados. No queremos odiar ni despreciar a nadie. En este mundo hay sitio para todos. La buena tierra es rica y puede alimentar a todos los seres. El camino de la vida puede ser libre y hermoso, pero lo hemos perdido.

La codicia ha envenenado las almas, ha levantado barreras de odio, nos ha empujado hacia la miseria y las matanzas.

Hemos ganado velocidad, pero nos hemos encerrado en ella.
El maquinismo que crea abundancia nos deja en la necesidad.Nuestro conocimiento nos ha hecho cínicos; nuestra inteligencia duros y secos. Pensamos demasiado y sentimos muy poco. Más que máquinas, necesitamos humanidadmás que inteligencia,tener bondad y dulzura. Sin estas cualidades la vida será violenta, se perderá todo.

Los aviones y la radio nos han acercado. La verdadera naturaleza de estos inventos exige bondad humana; exige la hermandad universal que nos una a todos nosotros.

Ahora mismo mi voz llega a millones de seres en todo el mundo, a millones de hombres desesperados, mujeres y niños, víctimas de un sistema que hace torturar a los hombres y encarcelar a gentes inocentes.

A los que puedan oírme les digo: ¡No desesperéis!

La desdicha que padecemos no es más que la pasajera codicia y la amargura de los hombres que temen seguir el camino del progreso humanoEl odio de los hombres pasará y caerán los dictadores, y el poder que le quitaron al pueblo, se le reintegrará al pueblo.

Y así, mientras el hombre exista, la libertad no perecerá.¡Soldados, no os rindáis a esos hombres, que en realidad os desprecian, os esclavizan, reglamentan vuestras vidas y os dicen lo que tenéis que hacer, qué pensar y qué sentir! Os barren el cerebro, os ceban y os tratan como a ganado y como a carne de cañón!

¡No os entreguéis a estos individuos inhumanos, hombres-máquina con cerebros y corazones de máquinas! Vosotros no sois máquinas, no sois ganado, sois hombres! Lleváis el amor de la humanidad en vuestros corazones, no el odio! Sólo los que no aman odian; los que no aman y los inhumanos. Luchad por la libertad!

En el capítulo 17 de San Lucas se lee: "El Reino de Dios está en el hombre", no en un único hombre, ni en un grupo de hombres, sino ¡en todos los hombres! ¡en vosotros! Vosotros, el pueblo tenéis el poder, el poder de crear máquinas, el poder de crear felicidad. Vosotros, el pueblo tenéis el poder de hacer esta vida libre y hermosa, de convertirla en una maravillosa aventura.

En nombre de la democracia, utilicemos ese poder, actuando todos unidos!

¡Luchemos por un mundo nuevo, digno y noble, que garantice a los hombres trabajo, que dé a la juventud un futuro y a la vejez seguridad!

Con la promesa de esas cosas, las fieras alcanzaron el poder, pero ¡mintieron! No han cumplido sus promesas, ni nunca las cumplirán. ¡Los dictadores son libres, sólo ellos, pero esclavizan al pueblo!

Luchemos ahora para hacer realidad lo prometido ¡todos a luchar para liberar al mundo, para derribar barreras nacionales, para eliminar la ambición, el odio y la intolerancia!

Luchemos por el mundo de la razón. Un mundo donde la ciencia y el progreso nos conduzcan a todos a la felicidad, debemos unirnos todos!


La película data del año 1940, pero da la sensación que seguimos en el miso foso, como dice el texto, "hemos ganado velocidad, pero nos hemos encerrado en ella".

Intentemos vivir de una manera más sosegada, haciendo felices a quienes nos rodean, eso nos reportará felicidad a nosotros mismos.

Convirtamos nuestras vidas en una hermosa aventura y compartámosla con nuestros seres queridos, vivamos cada día como un regalo, superando nuestros miedos y limitaciones.



Fuente: Motivalia

Dicen que el nacido libre,.. de José Ramón Marcos Sánchez

Hubo un inicio sincero de acordes bien afinados,….de entrega calma y discreta, de intenciones que mostraban secretos acomplejados,…..un augurio generoso a un miedo no censurado,……divertido por ser miedo, valiente por ser ufano,…….transito con desparpajo por caminos transitados,……y en ocasiones,….las menos,…….dio la mano a la osadía con esperanza de sueños,…..dicen que el nacido libre vivió sin ser liberado,…..que solo marco su huella en el corazón del llanto,…..que nadie ya le recuerda,…..que nunca le recordaron,…..la tristeza le abrazo,….. con un abrazo callado,……la historia de uno de tantos,…..que tantos otros pasaron,…..que demuestran lo olvidado del regalo del ausente,….que desprecian lo presente del olvido regalado,…..no hay lugar para el que piensa,…no hay lugar para el pensado,…..desnudo,….como bagaje el ultraje lacerado,….como destino el secreto permitido del reposo no aflorado,…..dicen que el nacido libre vivió sin ser liberado,….no es más cierto que vivir no es pasar sin ser dañado,….es pasar,…. sin hacer daño,…
PD: Dios no me quiere y el Diablo me tiene miedo. 
José Ramón Marcos Sánchez.

Hoy es el día para ser feliz

Este texto que os traigo, lo leí por primera vez hace bastantes años, y aunque me imagino que algunos ya lo conocéis, merece la pena recordarlo porque es muy intenso y profundo.

Se lo habían enviado a una persona conocida, y lo leí por casualidad, pero me impactó de tal forma que me hizo reflexionar mucho pues encierra un análisis de la postergación de la felicidad en el que todos nos vemos metidos de un u otra forma, y nos pasamos la vida pensando que la felicidad dependerá de cosas que aun no han ocurrido, y de pronto nos vemos aterrizando en la vejez y la vida se fue sin que nos hayamos dado la oportunidad de ser felices.

Todo parte de un concepto que escuché hace 16 años y que nunca he olvidado:
La felicidad es un camino y no un destino.

Espero que os guste y os ayude a reflexionar como me ha ayudado a mi durante estos años.




"Baila como si nadie te estuviera mirando"

Nos convencemos a nosotros mismos de que la vida será mejor después...
Después de terminar la carrera, después de conseguir trabajo, después de casarnos,
después de tener un hijo, y entonces después de tener otro.

Luego nos sentimos frustrados porque nuestros hijos no son lo suficientemente grandes, y pensamos que seremos más felices cuando crezcan y dejen de ser niños, después nos desesperamos porque son adolescentes, difíciles de tratar.
Pensamos: Seremos más felices cuando salgan de esa etapa.
Luego decimos que nuestra vida será completa cuando a nuestro esposo o esposa le vaya mejor, cuando tengamos un mejor coche, cuando nos podamos
ir de vacaciones, cuando consigamos el ascenso, cuando nos retiremos, cuando...

La verdad es que no hay mejor momento para ser feliz que ahora mismo.
Si no es ahora ¿cuándo?
La vida siempre estará llena de “luegos”, de retos.
Es mejor admitirlo y decidir ser felices ahora de todas formas.
No hay luego, ni un camino para la felicidad, la felicidad es el camino y es ahora.
Atesora cada momento que vives, y atesóralo más porque lo compartiste con alguien especial; tan especial que lo llevas en tu corazón y recuerda que el tiempo no espera por nadie.

Así que deja de esperar hasta que termines la universidad, hasta que te enamores, hasta que encuentres trabajo, hasta que te cases, hasta que tengas hijos, hasta que se vayan de casa, hasta que te divorcies, hasta el viernes por la noche o hasta el domingo por la mañana, hasta la primavera, el verano, el otoño o el invierno, o hasta que te mueras, para decidir que no hay mejor momento que justamente éste para ser feliz.
La felicidad es un camino, no un destino. 
Trabaja como si no necesitaras dinero,
ama como si nunca te hubiesen herido,
y baila como si nadie te estuviera viendo.

Fuente: Motivalia

El Valor del Tiempo

Esta es una historia para reflexionar acerca del uso que hacemos de nuestro tiempo.





Lo pasado ha huido, lo que esperas está ausente,
pero
 el presente es tuyo.

Proverbio árabe

Imagínate que existe un extraño Banco que cada mañana abona en tu cuenta la suculenta cantidad de 86.400€.Este Banco, al mismo tiempo, tiene un extraño funcionamiento: no acumula el saldo sobrante de un día para otro; es decir, cada noche borra de las cuentas el saldo que no se ha gastado.

¿Qué harías? ...supongo que retirar cada día la cantidad que no has gastado, verdad?

Pues bien, todos tenemos ese Banco a nuestra disposición: su nombre es el Tiempo.

Cada mañana, este Banco abona en nuestras cuentas personales86.400 segundos.
Y cada noche también borra de las cuentas y da como perdida cualquier cantidad de ese saldo que no hayas invertido en algo provechoso.

Este Banco no acumula saldos...
Cada día abre una nueva cuenta...
Cada noche borra los saldos...

Si no usas tu saldo a lo largo del día, tú eres el que pierdes, no hay manera de recuperarlo. No existen cargos a cuenta del ingreso de mañana: debes vivir el presente con el saldo de hoy.

Por tanto, un buen consejo es que debes invertir TU TIEMPO de tal manera que consigas lo mejor en saludfelicidad éxito. El reloj sigue en marcha, intenta aprovechar lo máximo en el día.

Pero el problema que tenemos con el tiempo es que no le damos la suficiente importancia, ya que nos hemos acostumbrado a dejarlo que se vaya sin aprovecharlo pues sabemos que al día siguiente tendremos más, que pase lo que pase tendremos más pero el tiempo tiene mucho más valor del que le otorgamos, y si no me crees, reflexiona y trata de comprender el valor real que tiene:

Para comprender el valor de un año, pregunta a algún estudiante que repitió curso...

Para comprender el valor de un mes, pregunta a una madre que alumbró a un bebé prematuro...

Para comprender el valor de una semana, pregunta al editor de un semanario...

Para comprender el valor de una hora, pregunta a los amantes que esperan encontrarse...

Para comprender el valor de un minuto, pregunta al viajero que perdió el tren...

Para comprender el valor de un segundo, pregunta a una persona que estuvo a punto de tener un accidente...

Para comprender el valor de una milésima de segundo, pregunta al atleta que ganó una medalla de plata en las olimpiadas...

Atesora cada momento que vivas: ese tesoro tendrá mucho más valor si lo compartes con alguien especial, lo suficientemente especial como para dedicarle tu tiempo, y recuerda que el tiempo no espera por nadie.



Fuente: Motivalia

Reflexiones: enseñanzas de la Naturaleza.

Aunque tenemos claro que la unión hace la fuerza, y que el trabajo en equipo logra muchos más beneficios que la individualidad, hay un texto en la red acerca del vuelo de los gansos en la migración, un objetivo común que requiere un gran esfuerzo por parte de todos. Es un relato muy interesante, que nos enseña aún más claramente que entre todos podemos lograr superar grandes retos.


El Vuelo del Ganso.


La próxima temporada, cuando veas los gansos emigrar dirigiéndose a un lugar más cálido, para pasar el invierno, fíjate que vuelan formando una gran "V".

Tal vez te interese saber porqué lo hacen de esta manera: al batir sus alas, cada pájaro produce un movimiento en el aire que ayuda al pájaro que va detrás de él.

Volando en "V", la bandada de gansos aumenta por lo menos un 70% su poder de vuelo, en comparación de uno que lo haga solo.

Cada vez que un ganso sale de la formación, siente inmediatamente la resistencia del aire, se da cuenta de la dificultad de seguir el ritmo solo y rápidamente vuelve a la formación para beneficiarse del esfuerzo común.

Cuando el líder de la bandada se cansapasa a uno de los lugares más atrasados para reponer fuerzas y otro ganso le releva el puesto.

Los gansos que van detrás graznan para alentar a los que van delante para mantener el ritmo y las fuerzas.

Finalmente, cuando un ganso enferma o cae herido por un disparo de un cazador, otros dos gansos salen de la formación para acompañarle, bien hasta que se recupere y retome el vuelo o hasta que muera; sólo entonces vuelven a la bandada o se unen a otro grupo.


Un objetivo común en un buen equipo hace que éste sea alcanzable de una manera más sencillaayudando motivando a nuestros compañeros de viaje, cuando las dificultades lo requieran.

El grupo al completo debe asumir las responsabilidades, por si el liderazgo de alguno de los componentes decae, poder ser cualquierade sus componentes el que contribuya al desarrollo del logro común.

Un anciano Indio norteamericano le dijo al hombre blanco:
Vosotros, los blancos, siempre estáis haciendo preguntas. Nunca os limitáis a observar y escuchar; suele ser posible aprender todo lo que realmente importa saber sólo observando y escuchando.

La Naturaleza, el comportamiento de los animales, puede ser unagran referencia en ciertas ocasiones; el observar, comprenderlos e intentar reflejarlos en nuestra vida puede ser una apuesta segura.

Fuente: Motivalia

Los Milagros Cotidianos de Maytte Sepúlveda


“Le preguntaron una vez a Utuais, el sufi:
-¿Qué es lo que te motiva a vivir con tanto entusiasmo y entrega todos los días?
Y él respondió:
-Cuando me despierto en las mañanas me siento sorprendido de estar vivo y no muy seguro de vivir hasta la noche. Por eso me maravillo cada vez que saco agua del pozo o corto un trozo de madera.
-Pero esto lo sabemos todos.
-Sí, lo saben, pero no lo sienten, así como nadie se puede embriagar a base de comprender intelectualmente la palabra vino”.
A veces me sorprende la incapacidad que sufrimos de reconocer y valorar todos y cada uno de los pequeños milagros que ocurren en nuestra vida diaria. Parece que estamos programados para ignorar las grandes manifestaciones de la Divinidad y, peor aún, preferimos fijar nuestra atención primero en los eventos o en las cosas negativas que suceden a nuestro alrededor. Hemos aprendido en muchos casos, desde pequeños, a valorar y a resaltar los problemas, las carencias, los errores, los fracasos, sin darnos cuenta de que al vivir de esta manera lo hacemos sintiéndonos tristes, desanimados, frustrados y desesperanzados con respecto al futuro.
Para la mayoría de nosotros no tienen nada de extraordinarias actividades tan sencillas como: levantarnos en la mañana, sacar agua de la llave o simplemente el hecho de sonreír. Pero cuando nos hacemos conscientes de estos milagros cotidianos se activa la magia, nuestro corazón se llena de asombro y por un instante dejamos de vivir adormecidos, como en piloto automático, revivimos esa capacidad de disfrutar y maravillarse que tienen los niños. ¡Te invito a practicar una forma diferente y más positiva de ver e interpretar la vida! En los próximos siete días dedícate a observar cada situación o evento que tengas que vivir, busca el elemento positivo y minimiza lo negativo. Esto implica dejar de quejarte, evitar juzgar o hablar de una forma pesimista, negativa o irresponsable acerca de la situación. Hacerlo te ayudará a cambiar y a mejorar tu actitud frente a la vida. En el reconocimiento de los pequeños milagros está la posibilidad de volvernos agradecidos con la Divinidad, la vida y sus leyes inexorables, las personas que de una u otra forma contribuyeron para que las cosas salieran de una mejor manera, y hasta contigo mismo por desarrollar la capacidad de verlo y poder disfrutarlo. Todo es cuestión de actitud, si nos ponemos a observar con detenimiento descubriremos un milagro en cada paso que demos, y veremos cómo la vida nos apoya para que todo marche bien. Es tan esplendorosa la vida que lo extraordinario se vuelve cotidiano y es ahí cuando los humanos lo damos por hecho y ni siquiera lo notamos.
Empecemos por el milagro de levantarnos cada mañana, ¿cuántas cosas tienen que funcionar bien para que esto pueda suceder? Detengámonos por un momento a observar la naturaleza en todo su esplendor: cómo comienza su frenética labor al amanecer y sigue haciéndolo durante todo el día y la noche, cumpliendo ciclos de manera perfecta. ¿No te ha sucedido muchas veces que después de salir de casa por alguna razón te devuelves y te das cuenta que dejaste la cocina encendida? O estás fuera y prendes tu celular coincidencialmente y te entra una llamada urgente de tu esposa(o) que está con el auto accidentado. O cuando encuentras unos billetes olvidados en una vieja chaqueta que te resuelven la vida. O esa supuesta enfermedad grave con la que debían hospitalizarte y que al final no fue más que una indigestión… todas esas cosas son pequeños y maravillosos milagros que te reconfortan y suavizan la vida. Es una bendición vivir un día nuevo en el que aparentemente no sucede nada especial, pero que transcurre lleno de pequeños milagros. ¡Aprendamos a reconocerlos, valorarlos y agradecerlos!

Para recordar:
Mantén siempre una visión optimista de la vida. Minimiza lo negativo y dedícate a resaltar todo lo positivo, que también está presente, para suavizar la situación. No seas profeta de lo negativo.
Detén la película y disfrútala. Tómate unos minutos para observar, profundizar y reconocer tus sentimientos en un momento dado. ¿Has notado cuánto han crecido tus hijos o han florecido las plantas de tu jardín?
Bájale la velocidad a tus díasGeneralmente vas con tanta prisa que te pierdes la posibilidad de disfrutar de todas las cosas buenas y especiales que ocurren en tu vida. Detente y siéntelas para darle más calidad a tus días.
Sé agradecido. Da siempre las gracias a todas las personas que te permitieron vivir la experiencia de una mejor manera. Agradece al señor Dios por todas las bendiciones y los regalos esenciales.

¡Suelta el pasado, deja de preocuparte por el futuro, vive el presente, la vida es maravillosa, todo va a estar bien!

Fuente:

Buenos días amigos, les mando un abrazo de oso!