viernes, 25 de noviembre de 2011

Nunca Será Suficiente de Vicky Toledo



Yo también puedo escribir si quiero
De todo lo que soy, de todo lo siento
Porque la vida es ser, es sentimiento
Sentimiento que a veces se lleva el viento
Puedo escribir del amor, del odio, de lo eterno
 De la urgente necesidad de seguir viviendo
Con la esperanza en la punta de los dedos
Con la ilusión en los huesos y el cerebro
Con la vida descubriendo cada día 
El porqué del vivir y del morir
Yo también puedo escribir si quiero
De los porqués y cuándos de los niños
De las predicciones de una pitonisa
Enclaustradas en las ganas de una vida
Que te llene de bondades y sonrisas
Yo también puedo escribir de lo que vivo
De lo que pienso, lo que oculto y lo que grito
De la llama que consume mis delirios
De las rosas que perfuman mi camino
De la hiel que amarga mis latidos
Que no hay en la vida un sentimiento
Que se sienta levemente en mis adentros
Yo también puedo escribir con sentimiento
Como canta el cantante sus boleros
Yo también puedo escribir si quiero
De los pobres, de los ricos y los de en medio
Con autoridad propia por ser una de ellos
Llevo en mi figura el sello
De triunfo, de fracaso, de común ser humano
Yo también puedo escribir si quiero
En versos que no rimen, en un idioma inventado
Y agradecer a la vida por todo lo que me ha dado
Y decir adiós con alegría o con tristeza
A la vida, al mundo y su naturaleza
Yo no puedo escribir lo que no siento
Mi pluma no se engaña aunque yo quiera
Me hace borrar lo que me invento
Pues conciencia y pluma son jueces inclementes
Puedo escribir si quiero lo que quiera
Puedo pasarme la vida escribiendo
Mas lo que escribo y escriba
Nunca será suficiente
Para aprender todo lo que quiero
Ni para querer todo lo que aprendo!

©Vicky Toledo

Soltando, soltando, dejando ir, yéndome... de Francisca Nicolle León Riveros

Descontaminándome… 

Soltando de las manos, los anillos con promesas inventadas. 
Soltando de los brazos, los ríos de sangre, de una piel lastimada. 
Soltando del pecho, como una caída libre al océano de sus ojos, 
las palabras llenas de ausencias 
de la última carta, donde me lloraron hasta las comas, de su adiós… 
Soltando de los latidos, los nombres que dañaron versos 
de la poesía más intensa, llamada vida. 
Soltando lágrimas, llenas de tinta, a la hoja blanca de sus ojos. 
Soltando los últimos quejidos de la muerte, que abrazo la vida. 

Soltando, soltando, dejando ir, yéndome. 

Dejando los gritos atrapados en la ventana, 
En el parabrisas, en la cortina. 
Dejando… 
Las cenizas del cigarro del recuerdo, más lastimado. 
Dejando los huesos sin memoria, 
Porque se cansaron de recordar… 
Dejando la mirada perdida, en los atardeceres… 
Para despertar mañana, amanecida. 
Dejando las sombras, el equipaje repleto de escombros 
Dejando aquello que le duele hasta a los hombros. 

Dejando, como un barco que se va a volar… 

Yéndome… 
Tomando los segundos descalzos, en el reloj de arena de la vida. 
Tomando el último suspiro de una lágrima. 
Abrazando la carita de ella 
Los ojos de él 
La ternura virgen, de sus besos. 
Yéndome, con un papel y un lápiz… 
Sin heridas, y sin puertas grises. 

Simplemente yéndome… 

Recuérdame,… de José Ramón Marcos Sánchez

Recuérdame,…..cuando el hastío del olvido te permita ser consciente de la ausencia y ya no lluevan tormentas y necesites el consuelo avergonzado que arrastra lo ingrávido del silencio,…..incierto,….desterrado,…..como solo se destierra lo avaro del egoísmo,….momentáneo,….continuo,…..ganado a fuerza de huidas,….perdido en la idea que desemboca en la creencia,….esa que llama a la desdicha monotonía y te convierte en un discípulo de lo resignado,……abnegado,….sumiso,……en ese justo momento,….recuérdame,…piénsame,….es posible que en mi rebeldía este atada mi desgracia,….que mi fuerza no sea más que el mayor de los síntomas de la debilidad y que mi vanidad sea el fruto indigno que brota del árbol de los miedos,…..es posible que el no asumir la indiferencia haga de mi un diferente y que predique un lenguaje que solo entienden aquellos que no entienden a los cuerdos,….. Recuérdame, soy un tonto solitario que se alimenta de la bondad de la mentira,….esa que está presente en la verdad asimilada,….que da sentido a la vida de los muchos…que solo ven sufrimiento en la cercanía de lo propio,…..que se esconden y censuran a los que por empatía entendemos como nuestro todo aquello que es ajeno,….yo te siento como mía,….o estoy loco,….. o estoy muerto,…. 
PD: Dios no me quiere y el Diablo me tiene miedo. 
José Ramón Marcos Sánchez. 

MUJER de María Glez Méndez



Mujer
encerrada en " jaula de oro"
sal, escapa,
corre, grita
no permitas que sigan cortando tus alas


Mujer
si, tú , Mujer
no mereces 
esas cadenas que te atan,
no mereces
escuchar esas palabras que te duelen,
no mereces 
ser...
¿ser?
¿que eres?, te preguntas
eres una Mujer
un ser humano igual a los demás
¡¡ Sí !!, eres una persona
con alas para volar,
con corazón para amar,
con voz para  gritar

No dejes que el miedo te venza
no permitas más gritos
¡¡ No !!
Ahora es tu turno
Sal de esa jaula
y grita
grita que te oiga todo el Universo

¡¡ Soy Yo !!

¡¡ Soy una Mujer !!

Y quiero
una vida digna
sin cadenas,
sin insultos,
sin golpes

Sal y grita 
.................... ¡¡ Basta Ya !!


María Glez.Méndez

Como decirte,... de José Ramón Marcos Sánchez

Vuelan palabras como en una carta inacabada,…..no escrita,…..solo pensada mil veces y arrepentida otras tantas,…..plena de timidez por pusilánime ,…..cegada por el exceso de la luz que nunca iluminó mas que sueños,…..todavía vivos porque se ocultan y únicamente asoman cuando la nostalgia se apodera de la realidad e intenta que las cenizas se recuerden en ascuas,….. en la hoguera de un corazón marchito,….frio,…..que llora cuando es de noche y habita en noches continuas,…..sin rostro,…..dilatando una promesa que nunca se hizo,…..que siempre ha echado de menos,…..que guardas sin saberlo entre lo infinito de tu mirada,….. que prefiere vivir en forma de quimera por callado, que morir enfrentándose al posible infierno de la ausencia,….que sospecha que la mentira está escondida dentro de la verdad,…cómoda,…acechando,……aguardando frívola la fecha en la que caducan las utopías,…..y se engaña,….y te engaña,……y me pide que permita que se aferre a la demencia de momentos no vividos,…..de pedazos de ilusiones silenciadas entre las alas de una pasión tan pura,….. tan delicada,…. tan eterna,…solo pensada mil veces,….amordazada otras tantas,…. 
PD: Dios no me quiere y el Diablo me tiene miedo. 
José Ramón Marcos Sánchez. 

Solo recuerdos


Tengo varios recuerdos vagos de mi infancia,
veo a la niña tímida, pero feliz, despreocupada
por lo que giraba alrededor.
Viviendo en su mundo día a día, sin pensar
en el pasado, ni en el presente, sin pensar en mucho menos
en el futuro incierto que le esperaba.
Ese futuro que en alguna ocasión anheló a que llegara
a pasos agigantados, pensaba que al cumplir la mayoría
de edad sus problemas se resolverían,
no obstante sin imaginar que lo compondría solo sueños no alcanzados, sueños no iluminados por densa oscuridad.
Aun la veo con el anhelo de convertirse en una gran mujer,
una buena hija, gran amiga, buena esposa,
lo cierto es que ahora nada de eso se ha realizado,
su vida ha quedado truncada por un sueño el cual pensó
que una vez lográndolo el mundo entero se pondría a sus pies.
Ahora esa niña convertida en un cuerpo mas,
ve tristemente como su vida va pasando,
como llega a ella gente que ha dejado huella,
otros tanto que son solo un recuerdo amargo en el presente.
Sigue viendo en sus sueños a una persona que estuvo con ella
por mas de cuatro años a su lado,
cuatro años en los cual nunca se dio cuenta que tenía al ser amado...
cuatro años de cuestionamientos y pensamientos grandemente perdidos en el olvido.
Recuerda aun cuando lo conoció,
desde el momento en que lo vio a los ojos supo que dejaría huella en ella, supo que ni todas las aguas del Atlántico apagarían esa chispa
que había hecho crecer en su corazón y que mas tarde se convertiría
en fuego, gracias a sus caricias, miradas, tratos y besos.
Ella sabe bien que nunca podrá tenerlo junto a ella por el resto de su vida, sabe bien que primero caerán las estrellas del cielo sin quedar una sola que ilumine el Firmamento, sabe que tendrá que ocurrir algo semejante antes de volver a sentir sus brazos deslizándose por su piel,
antes de sentir sus labios junto a los suyos, simplemente sabe bien que eso nunca ocurrirá...
Es por eso que solo recurre a sus recuerdos que un día los vio a todo color.
Solo se refugia en sus pensamientos y sus ideales.
Sigue flotando en la burbuja de jabón que ella misma se ha creado como protección, burbuja de jabón que a veces se vuelve de hierro y a veces de hielo por temor a ser destruida, pero lo que si nunca olvidará es que sigue siendo tan solo una burbuja de jabón y como todo mundo sabe, algún día explotará....

Colaboración de Claudia Tobias

Fuerza para salir de la soledad


Acostumbro a estar sentado en una esquina y observar el ambiente de la ciudad, observo a la gente apurada que apenas toman su café y salen urgidos por una pesadilla desconocida y constante.
Suelo mirar y dejar que el pensamiento vague alrededor de las calles y de las personas es así como descubro a la gente sola, como encerrada en si misma, como si esperara algo o a alguien: quizás alguna noticia, quizás el encuentro con un viejo amor o simplemente un sueño que le permita afrontar las horas y la vida y así ir modelando los valores de cada uno.
Y me parece leer en esta gente sola como una lejana tristeza, un
dejarse estar en esos náufragos de la vida.
Personajes que me recuerdan a los que a veces veía sentados en un bar, bebiendo un café o simplemente leyendo en diario, tal vez su única compañía.
Se me antoja, al ver a esta gente solitaria y como desvelada, que se parecen a un remanso o a islas de esperas imposibles.
Causa pena la soledad del hombre en medio del fárrago de las ciudades.
De ese ser que esta solo y espera, porque sabemos muy bien que la vida es una larga espera, hasta que nos vamos a lo mejor sin haber encontrado respuestas a nuestros sueños.
Y me pongo a pensar e imaginar si ese ser que esta solo y la soledad se le escapa de los ojos, no es un poeta garabateando en su mente, unos versos para el recuerdo, una carta de amor o quizás una despedida final.
Hasta quizás sea un periodista aguardando la gran noticia o alguien que teniendo escasos centavos en los bolsillos, quiere canjear sus sueños.
A veces observo a una mujer que une a la soledad una lejanía de
sueños pasados.
O se me ocurre que es una mujer que ha perdido todos los trenes y también el último beso.
Y alguna joven que tal vez, como la Cenicienta, esté aguardando el Príncipe azul.
Veo solitarios que queman sus cigarrillos como esperando ver surgir desde las cenizas un ave que les acompañen en su soledad.
¿No será que a veces el hombre se vuelve casi una sombra?
Ese camino fantasmal que se abre hacia el viaje final, cuando ya
perdemos todo.
Hombres y mujeres en soledad. Un Mundo pequeño y denso girando en cada rastro, en cada actitud ante la vida.
Y así, es como cada uno de nosotros en un momento de nuestra vida descubrimos, sentimos, y captamos la soledad, nuestra amiga que siempre está.

Pero siempre debemos tener fuerzas para salir de ella y mucha confianza en nosotros mismos, creer en nuestra fe y saber que siempre hay alguien que nos esta esperando.

Autor desconocido

Buenos días amigos, les mando un abrazo de oso!


"Si no te quieren como tú quieres que te quieran, ¿qué importa que te quieran?". 
Pablo Neruda