viernes, 4 de noviembre de 2011

Buenas noches amigos, les mando un abrazo de oso


"No dejes apagar el entusiasmo, virtud tan valiosa como necesaria; trabaja, aspira, tiende siempre hacia la altura". Rubén Dario

Cuando el cielo está gris.


Hay tiempos buenos y tiempos malos, pero siempre existirá una luz que nos guíe en esos momentos de oscuridad.

Cuando el cielo esté gris
acuérdate de cuando lo viste profundamente azul.

Cuando sientas frío 
piensa en un sol radiante que ya te ha calentado.

Cuando sufras una temporal derrota, 
acuérdate de tus triunfos y de tus logros.

Cuando necesites amor 
revive tus experiencias de afecto y ternura, acuérdate de lo que has vivido y de lo que has dado con alegría.

Recuerda los regalos que te han hecho, los abrazos y besos que te han dado, los paisajes que has disfrutado y las risas que de ti han brotado.

Si esto has tenido lo puedes volver a tener y lo que has logrado, lo puedes volver a ganar.

Piensa en lo bueno, en lo amable, en lo bello y en la verdad. 
Recorre tu vida y detente en donde haya bellos recuerdos y emociones sanas y vívelas otra vez, visualiza aquel atardecer que te emocionó.

Revive esa caricia espontánea que se te dio.

Disfruta nuevamente de la paz que ya has conocido, piensa y vive el bien.

Allí en tu mente están guardadas todas las imágenes. Y solo tú decides cual has de volver a mirar.



Fuente:
Oasis

Los últimos cinco minutos antes de dormir

Si te levantas por la mañana tan agotado como cuando te acostaste la noche anterior, intenta recordar en qué estabas pensando los últimos cinco minutos antes de dormirte. Lo que pienses durante esos cinco minutos, va a impactar tu dormir y esto determinará cómo será el próximo día.

Cuando duermes, tu percepción consciente descansa, pero tu mente inconsciente permanece activa. Los sicólogos se refieren al subconsciente como el “subdirector auxiliar de la vida.” Cuando la mente consciente está “fuera de acción”, la subconsciente asume el control. El subconsciente cumple con las órdenes que recibe, aún cuando no estés al tanto de ello.

Por ejemplo, si los últimos minutos antes de dormir los inviertes preocupándote, el subconsciente graba este sentir, lo cataloga como temor y entonces actúa como si fuera realidad. Como resultado, los músculos permanecen en tensión, los nervios están de punta y los órganos del cuerpo se alteran, lo que significa que el cuerpo no está descansando en realidad.

Sin embargo, si esos últimos minutos son invertidos en contemplar una gran idea, un verso inspirador o un pensamiento calmado y alentador, el sistema nervioso interpretará: “Todo anda bien”, y pondrá el cuerpo en un estado de relajamiento y paz. Esto te ayuda a despertar estimulado, fortalecido y confiado.

Muchos de los días que comienzan mal, se deben a la noche anterior, a esos últimos cinco minutos críticos de pensamientos consciente. Tú puedes afectar tu mente consciente con ideas saludables y positivas y preparar así el camino para una noche de verdadero descanso



Desconozco a su autor

Nunca pierdas la esperanza.


La esperanza es una hermosa respuesta a muchos interrogantes difíciles. 

La esperanza sólo pide que creas en ella. 

La esperanza quiere que recibas. 

La esperanza es mantener en alto el ánimo hasta que la ayuda llegue. 

Cada vez que un día no resulta tal como lo planeamos, la esperanza está allí como una reconfortante guía que ayuda a comprender. 

La esperanza es un lugar callado y personal donde siempre puedes encontrar refugio. 

La esperanza es la cálida y bienvenida convicción de que las posibilidades maravillosas existen. 

La esperanza es todas esas fantásticas cosas y basta saber que cuando lo único que te queda es la esperanza todavía es mucho lo que tienes.



Fuente:
Oasis

Por qué es malo morderse las uñas


Comerse o morderse las uñas es algo muy en común para muchas personas. Esto, sin embargo, no indica que sea algo deseable. Existen varias razones por las que el hábito de morderse las uñas no está aconsejado. Las personas que acostumbran a morderse las uñas, por lo general, ignoran que las uñas tienen una función fisionómica muy importante. Estos tejidos sobre la parte terminal de los dedos tienen una función protectora (sirven para evitar que se filtren partículas y elementos como hilos en la carne de los dedos. Las uñas, al ser cortadas con un instrumento adecuado, cobran un filo que resulta especialmente útil para todo tipo de funciones.

Si nos mordemos las uñas de las manos, además, estaremos llevando bacterias desde esta parte del cuerpo hacia la boca. Además de las bacterias y microorganismos que pueden habitar en esta parte del cuerpo también pueden ser transportadas otras sustancias (especialmente polvo y suciedad). Este hábito, además, puede causar lastimaduras en la piel de los dedos (con un sangrado esporádico y ulceraciones). Para dejar de morderse las uñas también existen razones estéticas.

Los que deseen terminar con este hábito lo que deben hacer es introducir de a poco la práctica de cortarse las uñas con un alicate adecuado. Algo que les resulta útil a las personas que no pueden contenerse e intentan morderse las uñas por nerviosismo es la práctica de cubrirlas con un trozo de cinta (esto les dará tiempo a las uñas para que vuelvan a crecer lo suficiente de forma que puedan ser cortadas con un alicate). Durante los períodos en los que estamos intentando evitar el hábito de morderse las uñas también puede ser una buena idea dejar de usar esmalte de uñas (en caso de que se lo utilice) y no limar las uñas hasta que tengan un tamaño considerable.

Fuente:
Blog de Farmacia

Link:

Consejos de higiene de las manos


Los métodos más seguros para prevenir la propagación de infecciones y enfermedades de alto índice de contagio suelen ser los más sencillos. Una buena higiene de las manos es un sistema práctico y sencillo de mantenernos protegidos y alejados de todo tipo de bacterias. Muchas personas ignoran que la principal fuente de contagio en numerosas enfermedades es el contacto directo con superficies contaminadas. Los consejos de higiene de las manos son recomendables tanto para personal sanitario como para las personas en general.

Uno de los tipos de floras bacterianas presentes en las manos (la flora transitoria) puede ser atacado con un jabón tradicional. Si necesitamos tratar con la flora residente (es permanente) necesitaremos, en cambio, jabones antisépticos u otros productos especialmente desarrollados para reducir al máximo todo tipo de riesgos de infecciones.

Una buena técnica de higiene de las manos resulta clave para reducir al máximo los peligros de contaminación por bacterias. Si decidimos utilizar jabones antisépticos la técnica es la que sigue: quitarse todos los anillos y relojes, levantar las mangas, mojar manos y muñecas y aplicar jabón suficiente. Frotar el jabón entre las manos para generar espuma (un mínimo de 10 segundos) y lavar hasta la altura de las muñecas, con movimientos envolventes, entrelazando los dedos y cepillando las uñas (en caso de ser necesario). Enjuagar las manos con las puntas de los dedos hacia abajo. Secar con toallas de papel y cerrar el grifo con una toalla.

En caso de no tener acceso a agua o jabones antisépticos podemos seguir una higiene de las manos con una solución hidroalcohólica. Simplemente tenemos que aplicar un poco de solución hidroalcohólica sobre una palma y seguir las indicaciones de frotamiento especificadas más arriba. Este sistema es muy útil cuando estamos fuera de casa (por ejemplo, al utilizar transporte público o antes y después de comer en restaurantes).

Fuente:
Blog de Farmacia

Link:

Citas sobre la amistad


Ninguna cualidad procurará a un hombre más amigos que la buena disposición para admirar las cualidades de los demás. (James Boswell)

Una amistad noble es una obra maestra a dúo. (Paul Bourget)

La primera ley de la amistad consiste en pedir a los amigos cosas honestas, y hacer por los amigos cosas honestas. (Marco Tulio Cicerón)

El verdadero amigo se conoce en los peligros. (Marco Tulio Cicerón)

Haced bien a vuestros amigos y enemigos, porqué así conservaréis los unos y os será posible atraer a los otros. (Cleóbulo)

Amigos son aquellos extraños seres que nos preguntan cómo estamos y se esperan a oír la contestación. (Cunninghan)

Amigos son los que en las prosperidades acuden al ser llamados y en las adversidades sin serlo. (Demetrio I)

Un hermano puede no ser un amigo, pero un amigo será siempre un hermano. (Benjamín Franklin)

Tómate tiempo en escoger a un amigo, pero sé más lento aún en cambiarlo. (Benjamín Franklin)

Es amigo mío aquel que me socorre, no el que me compadece. (Thomas Fuller)

La peor moneda con que se puede pagar al amigo son los consejos; la única moneda buena son las ayudas. (Ferdinando Galiani)

Dedicamos más tiempo a hablar de nuestros enemigos que a hablar bien de nuestros amigos. (M. Lenoir)

Mi mejor amigo es el que enmienda mis errores o reprueba mis desaciertos. (San Martín de Tours)

El hombre más rico del mundo no es el que conserva el primer dólar que ganó, sino el que conserva el primer amigo que tuvo. (Marta Mason)

La amistad es más difícil y más rara que el amor. Por eso hay que salvarla como sea. (Alberto Moravia)

Si alguien habla mal de tu amigo escúchale como si hablaran mal de ti. (Proverbio etíope)

El amigo verdadero no es aquel que te seca las lágrimas cuando lloras, sino el que hace todo lo posible para que no derrames ninguna. (Proverbio popular)

La amistad y la paz son las únicas cosas que crecen cuando las compartimos. (Proverbio popular)

Un amigo es aquel que advierte siempre el momento en que se le necesita. (Jules Renard)

La concordia hace crecer la cosas pequeñas. La discordia destroza las grandes. (Salustio)

Un amigo fiel es un refugio seguro, el que lo encuentra halla un tesoro. (Libro de Sirácida 6,14)

No abandones al viejo amigo, porque el nuevo no valdrá lo que él. El vino nuevo es el amigo nuevo, cuando se haga viejo lo beberás con placer. (Libro de Sirácida 9,10)

Si soportas los defectos del amigo sin corregirlos, los haces tuyos. (Publio Siro)

Procura conocerte, de seguro que te amarás menos; y a conocer a los demás, entonces los querrás más. (Paul-Jean Toulet)

Reprende al amigo en secreto y alábalo en público. (Leonardo da Vinci)

El Amor es Verbo y no Sustantivo de Maytte Sepúlveda

“¿Por qué nunca dejas de hablar de mis pasados errores?, le preguntó el marido a su mujer. ‘Yo pensaba que ya me habías perdonado y olvidado todo lo pasado’.

‘Y es cierto. He perdonado y olvidado’, respondió la mujer. Pero quiero estar segura de que tú nunca te olvides que te he perdonado y olvidado.

El amor nunca lleva cuenta de las ofensas”.


Hace poco entré apurada a un supermercado por algunas cosas para la comida, acelerada y recordando todas las cosas que tenía pendientes…  Siempre hay tanto qué hacer con tan poco tiempo disponible. Para agravar la situación, todas las cajas estaban llenas; en una de ellas una señora me sonrió al ver quizás mi cara de angustia. Ella tenía un carrito repleto, me acerqué para ponerme en turno, pero la señora amablemente me invitó a pasar delante suyo; agradecida acepté y cuando fui a pagar me faltaban algunas monedas y apenada me preparé para pagar con un cheque y mi benefactora no dejaba de sonreír. Le dijo a la cajera que ella pagaría lo que faltaba. Después de agradecerle, salí del supermercado con otra actitud, mi estrés se desapareció como por encanto. A partir de ese momento, llegar a casa rápidamente ya no era mi único objetivo; ahora disfrutaba del camino de regreso, sonreía, percibía cosas nuevas que siempre habían estado ahí e imaginaba otras,
y aunque los pendientes seguían ahí, ya no me sentía agobiada. Recordé, entonces, la trascendencia del amor en acción.

La palabra amor suele tener muchas connotaciones, y se ha abusado tanto de ella, que su significado original se ha perdido. Cuando nos dicen que “amemos a nuestro prójimo”, nos suena a obligación; cuando nos comentan que “el amor es ciego”, nos parece de telenovela; que el “amor es ingrato”, lo asociamos a desencanto sentimental. Y si nos dicen que “debemos ser amorosos”, lo vinculamos con debilidad o cursilería. En fin, muchas veces confundimos el significado del amor y lo vemos como algo ajeno a nuestra cotidianidad.

El amor debe ser acción, debemos incorporarlo a nuestra vida diaria. Hacer algo por un desconocido es maravilloso, pero, aunque no lo parezca, es más difícil ser amables y amorosos con todos aquellos que están cerca de nosotros en el día a día. ¿Cuántas veces no hemos querido poner en su lugar a nuestra suegra por dominante, a nuestra pareja por desconsiderada, a nuestros hijos por abusadores y desordenados o a alguno de nuestros padres por manipuladores? ¿Cuántas veces nuestra pareja o hijos han sido víctimas de nuestro estrés? Es urgente que comencemos a ser conscientes de la importancia de materializar el amor en nuestro hogar.

El verdadero amor debe hacer que seamos amables y agradecidos en nuestras relaciones con los demás. ¿Cuánto hace que no le das las gracias a tu pareja o a tus hijos? Ellos nos ayudan muchas veces a madurar, a crecer; confían en nosotros sin siquiera cuestionar nuestras decisiones; nos acompañan en las buenas y en las malas; se sienten orgullosos cuando los reconoces, y con nobleza aceptan tus fallas. No hay mejor remedio para la vanidad que la gratitud: míralos amorosamente, reconoce sus esfuerzos, dale las gracias por compartir la vida en conjunto.

El amor es perdonar y aprender a pasar la página, es aceptar que los demás no son perfectos ni infalibles. Un hogar lleno de resentimiento y deudas afectivas por cobrar se hace insoportable. Aprendamos a perdonar y  la vida de ellos y la nuestra será mucho más amable.

El amor hace que las relaciones con nuestros seres queridos sean oportunas y consideradas. Por ejemplo, no podemos llamar la atención de nuestro hijo cuando llega del colegio cansado y tira la puerta, gritándole que las puertas no se hicieron para golpearlas. O quejarnos de los problemas cotidianos con nuestra pareja, que acaba de llegar de la oficina, después de tener una discusión con su jefe y que sin contestar siquiera sobre lo que le hablamos, se sienta frente al televisor, y de inmediato le reclamamos agresivamente su falta de atención. Es preciso aprender a ser oportunos y  dominarnos para no reaccionar a la agresividad o a la indiferencia con violencia.

El amor en acción también es ternura: debemos expresar nuestro amor hacia los otros con un trato considerado y cariñoso, decirles cuánto los queremos, los admiramos
y lo mucho que los necesitamos, pero con sinceridad. Es preciso mimarlos y tocarlos; nadie discute la importancia de un abrazo, una sonrisa de aprobación o simplemente un fuerte apretón de manos.

El amor debe ser respeto, pues nada es lo suficientemente grave como para maltratar a los tuyos. No hay justificación posible para abusar de tus hijos, padres, pareja o amigos. Cuando se acaba el respeto se termina todo. Nuestro hogar debe ser ante todo un lugar a salvo, un espacio de amor, apoyo incondicional, respeto, tolerancia, amabilidad, consideración, justicia y comprensión.



Fuente:
http://www.maytte.com

Buenos días amigos, les mando un abrazo de oso


"La amistad es un acuerdo perfecto de los sentimientos de cosas humanas y divinas, unidas a la bondad y a una mutua ternura".  Marco Tulio Cicerón