jueves, 3 de noviembre de 2011

Buenas noches amigos, les mando un abrazo de oso.


Por amor


Amar es el sentimiento más puro de la vida, es la razón de ser del corazón, una fusión de todos los sentidos, un arte de las almas, es el porqué de la vida. 

Pero, al igual que tan hermoso, mágico, glorioso, casi un sueño... amar es complicado, no se llega al amor por todos los caminos, no todos los caminos conducen a Roma.

Amar es el sacrificio del alma, es entregarle "al otro" nuestra alma para que comprenda que lo quieres, sin embargo, este sacrificio es mutuo, y aunque pierdas parte del alma tuya, estás recibiendo la del ser amado y así, en mutuo sacrificio, vives más y más feliz.

Pero ese sólo es un amor, una clase de amor, porque el amor es tan grande y tan variado... cada corazón es dueño o esclavo de su propio amor, y de ser dueño ha de buscar un esclavo con el que compenetrarse; y de ser esclavo, buscará un dueño al que servir.

Pero hay amores no correspondidos, que nos acercan a la muerte como un disparo, amores en los que entregamos el alma, sin recibir nada a cambio, vamos desgastándonos poco a poco, vamos consumiéndonos en una pena sin cura, en un pozo sin fondo y perecemos, ya sin alma, en el vacío oscuro del olvido.

Pero, como en los cuentos de hadas, el destino se vuelve cómplice de la suerte y surge un alma que nos salva, que se nos entrega y aprendemos a querer y que nos quieran.

Por amor se sufre, por amor se muere, por amor se resucita, por amor se entrega, por amor se recibe... por amor se vive ¡Por amor se ama!



Fuente:
Oasis

La amistad...


LA AMISTAD es una palabra capaz de salvar el mundo.
Amistad es aparecer justo cuando se necesita.
Es llamar por teléfono sin motivo alguno, para ver como estas.
Es caer a la casa a la hora menos esperada, el día menos pensado; con una flor, con un libro, con un beso, con una sonrisa.
Es dar sin medir y sin esperar recompensa.
Es mirar a los ojos con amor, sin malicia ni temor.
Amistad es un sentimiento que limita con el amor por el norte, la felicidad por el sur, la satisfacción por el occidente y la entrega por el oriente.
Una amistad tiene todo el tiempo para ti; te dice la verdad sin temor a perderte, te aprieta la mano sin temblar, y te pide perdón cuando te ofende, te aconseja y te pide consejo.
En la amistad nadie es mas que tú ni menos que tú.
Amigos hay pocos, pero hasta uno basta… si es auténtico.
La amistad no mide, no regatea, no pone plazos; la amistad es paciente, es austero, es abierto, no es egoísta.
Cuando tienes un amigo el universo es pequeño, los sueños se realizan, la alegría vive de fiesta.
Por una amistad hay que caminar hasta el fin del mundo, hay que esperar hasta el fin del tiempo.
La amistad no se compra con todo el oro del mundo.
Cuando los amigos se separan no se olvidan; se mantienen unidos porque en ellos siempre existe el deseo y la voluntad de estar al lado de la persona que quieres.
La amistad goza con los triunfos del otro y sufre con las angustias; no se puede fingir la amistad, porque es auténtica y sincera; la amistad distingue claramente entre las alabanzas y la adulación, el lenguaje preferido de la amistad es el silencio… muchas veces más elocuente que las palabras.
La amistad perdona y enseña a perdonar; la amistad olvida rápido lo malo y recuerda para siempre lo bueno.
En toda amistad se convive sin destruirse mutuamente; la amistad y el amor son un estado ideal en donde dos almas se entregan sin desintegrarse, sin perder nada de sí mismas.
La amistad es un motor que nos hace caminar por la vida con dulzura y optimismo.
La amistad y el amor son en el fondo un pedazo de Dios…
Dichosos los amigos, porque queriéndose… le encuentran sentido a la vida.


Autor: Javier Montoya

¿Cómo evitar naturalmente el estreñimiento?

Alcachofa

El estreñimiento es un problema muy común y también muy molesto. Hoy en día, son cada vez más los laboratorios que trabajan productos que controlen el estreñimiento, debido a una intensa demanda de estos mismos. Sin embargo, a pesar de que muchos de estos productos son notablemente muy efectivos, el estreñimiento también puede tratarse de forma natural, sirviéndonos de la medicina natural. En este artículo, por lo tanto, compartiremos con todos ustedes, algunos remedios caseros naturales contra el estreñimiento. Comencemos!

¿Cómo tratar el estreñimiento?

1. Diente de león

El Diente de León es una planta, muy conocida por la cantidad de propiedades benéficas que esta contiene. Estudios recientes han comprobado que un tratamiento regular con esta planta, ayuda a aumentar la micción, así como a desintoxicar impurezas del hígado, dando como resultado, entre otras cualidades positivas, la eliminación del estreñimiento.

Se consume a través de infusiones de té, y puede conseguirse en cualquier vivero o tienda de productos naturales. Tampoco tienen contraindicaciones y puede utilizarse en complemento de otros tratamientos para el estreñimiento.

2. Alcachofa

Mucho se ha hablado acerca de las propiedades de la alcachofa. Esta planta es muy útil para muchos problemas y dolencias, entre ellas, por supuesto, el estreñimiento.

Actúa protegiendo la composición del hígado, así como ayuda a facilitar las tareas digestivas del estómago, ayudando a digerir algunos alimentos que pueden resultar pesados y enlentecer el metabolismo.

Por otra parte, regula el funcionamiento de los intestinos, corrigiendo de esta manera el problema de estreñimiento.

3. Menta

Por último, también se utilizan las propiedades naturales de la menta para combatir el estreñimiento. Sus cualidades digestivas y depurativas, hacen de esta hierba, una interesante opción natural.

Concluyendo este artículo acerca del tratamiento natural del estreñimiento, esperamos que estos breves consejos hayan sido de mucha ayuda. Hasta la próxima!


Fuente:
Blog de Farmacia


Link:
http://blogdefarmacia.com/como-evitar-naturalmente-el-estrenimiento/

Uno crece cuando...


Uno crece cuando no hay vacío de esperanza, 
Ni debilitamiento de voluntad, ni pérdida de fe.
Uno crece cuando acepta la realidad y tiene aplomo de vivirla.

Cuando acepta su destino, 
Pero tiene la voluntad de trabajar para cambiarlo.
Uno crece asimilando lo que deja por detrás, 
Construyendo lo que tiene por delante y 
Proyectando lo que puede ser el porvenir.

Crece cuando supera, se valora, y sabe dar frutos.
Uno crece cuando abre camino dejando huellas, 
Asimila experiencias... Y siembra raíces!
Uno crece cuando se impone metas, 
Sin importarle comentarios, ni prejuicios, 
Cuando da ejemplos sin importarle burlas, ni desdenes, 
Cuando cumple con su labor, sin importarle los otros pareceres.

Uno crece cuando se es fuerte por carácter, 
Sostenido por formación, sensible por temperamento... 
Y humano por nacimiento!
Uno crece cuando enfrenta el invierno aunque pierda las hojas. 
Recoge flores aunque tengan espinas 
Y marca camino aunque se levante el polvo.
Uno crece cuando es capaz de afianzarse 
Con residuos de ilusiones, 
Capaz de perfumarse, con residuos de flores... 
Y de encenderse con residuos de amor...!
Uno crece ayudando a sus semejantes, conociéndose a sí mismo 
Y dándole a la vida más de lo que recibe.

Uno crece cuando se planta para no retroceder... 
Cuando se defiende como águila para no dejar de volar...
Cuando se clava como ancla y se ilumina como estrella. 
Entonces... UNO CRECE



Fuente:
Oasis

Quererte... de Francisca Nicolle León Riveros


Se oscurece.
Se tiñe de ausencia el azul verdoso de las olas.
La sentencia de tu nombre que habita mis entrañas.
Mientras otra ola va arropando el silencio de lágrimas.

Quererte.
Quererte incluso en esa lejanía de tus ojos, que calcina.

Después de aquel día
Hubo un recuerdo que llamaba a tu nombre.
Hubo cenizas que envolvieron el alma.
En un barco viejo donde se guardaba la última carta.
La esquelética promesa de la eternidad, antes del naufragio.
Antes de que tus brazos se volvieran cenizas.

Hubo ojos que perdieron su refugio.
Hubo llantos certeros en el alma.
Dos gotas bebidas de rojo.
Y una llovizna vestida de aurora.
En los polos pendientes del amarse.

Un fuego que arrasó con todo.
Un recuerdo que fulminó la memoria.

Hielos.
Quebradas.
Habitaciones inundadas de recuerdos.
Camas vacías.
Puertas gritando.
Tu nombre.
Mi nombre.
Y este vacío.

Este vacío que ha tatuado el quererte.
Este vacío de noches de ojos abiertos
Donde no está tu rostro para mirarte.

Mares enloquecidos.
Recuerdos esparcidos.
Estrellas fugaces y…
Vientos que lloran entre los mismos árboles
Que los vieron amarse.
Hoy en colores de otoño.

Ojalá el olvido bese los labios del alma.
Ojalá el quererte no me calcine.
Un último deseo:
Dejar de quererte.

Sonata para tus ojos, desde que no los tengo.
Adagio para tus labios, desde que me hacen falta.
Aria para tus manos, desde que se marcharon.
Concierto de violín y piano, desde que tu cuerpo y alma, me dejaron.

De fondo en el silencio desgarrado que grita
Un mar que esconde tu nombre
Mientras mis labios no hacen más que nombrarte…
Como si de esa forma pudiese olvidarte más pronto.
Como si de esa forma doliera un poquito menos.
Como si de esa forma dejara de estar herida.
Como si de esa forma, súbitamente, dejara de quererte.

Quererte es el eje de este sueño quebrajado.
De esta cercanía de luna.
De esta lluvia de mar.
De esta noche que oscurece mis sentidos.
De esta alma que naufraga.

Quererte es el eje de este concierto
Donde ha muerto la música
Que escondían tus ojos para mí.

Y sin embargo, noche tras noche
Volver a quererte.
Esperando la estrella fugaz
Que me conceda el deseo de olvidarte.
De arrancarte de las raíces de lo que fui
Mientras existía-mos.

Cuando por quererte existía
Cuando existía para quererte.

Fran Joan Violette


Todo será como era de ©Vicky Toledo


Cuando yo regrese
Todo será como era
Beberé de tus ojos el rocío
Que por años ha derramado
Tu fiel y dulce corazón

Años en mis hombros
Distancia en tus manos
Una sola palabra espera
Vente ya mi amor

Fuego eterno
Que cercena mis venas
Desangrando gota a gota
Aquel terrible adiós

Ay amor!
Si yo no hubiera partido
Quizás este siglo de lejanía
Un solo segundo hubiera sido

Hoy me esperas
Igual que el primer día
Y yo muero por verte
Como nunca, como siempre

La miel de tus labios
Borrará la amarga hiel de mi boca
Y nuevamente te llenaré de besos
Todo será como era, cuando vuelva

NO AL MALTRATO INFANTIL de María Glez Méndez


Que paren el mundo que me quiero bajar
Mis ojos ya no pueden ver
tanto sufrimiento y dolor

Niños maltratados 
por las propias personas que les dieron la vida,
y me pregunto
¿ para qué trajisteís al mundo 
a estas pobres personitas ?
Para apalearlas ?
Para venderlas ?
Sólo para  hacerlas sufrir ?

Niños que nunca
tuvieron un plato de comida caliente,
que nunca sintieron el calor de un hogar,
que nunca sus ojitos vieron 
más que dolor, hambre y miseria,
que nunca su corazón pudo sentir
más que dolor y tristeza,
porque nadie les dió 
siquiera unas migajas de amor.

Niños abandonados 
a la miseria de sus vidas,
que nadie los ve,
que nadie los ayuda,
que nadie los quiere.

Niños tristes y solos

Pero son 
NIÑOS,
sólo eso,
.........................NIÑOS
que no pidieron venir a este mundo
lleno de tanta barbarie

Por todos esos NIÑOS que sufren en este mundo lleno de Injusticias


María Glez. Méndez 


La crisis matrimonial en personas mayores de Ana Varik


A la sociedad le gusta pintar un cuadro perfecto con respecto a las parejas de personas mayores, que caminan tomados de la mano mientras van a comprar a un supermercado, con esa actitud tan profunda que se la ve desde los días que ellos eran jóvenes. Aunque esta visión del matrimonio es posible para las personas adultas, no siempre sucede esto, muchas veces, tienen crisis matrimoniales como cualquier pareja.
El matrimonio puede ser difícil a cualquier edad. Las pruebas y las tribulaciones no cesan en el matrimonio porque ellos se hayan convertido en mayores y quizás más sabios. De hecho, las personas tienen problemas en el matrimonio igual a los de las parejas jóvenes.
Con el avance de la edad también se tiene problemas de salud, quizás estos contratiempos provoquen ciertos conflictos entre los miembros de la pareja. Es difícil enfrentarlo cuando uno de los cónyuges se niega a cuidarse de manera adecuada, esto ocasiona ciertos roces entre ellos, por ejemplo, porque no quiere seguir la dieta que le dio el médico.
Los malentendidos y los errores que se dan en la comunicación, pueden crear la necesidad de pedir ayuda para sobreponerse a estos conflictos matrimoniales.
Muchas veces el tener ingresos limitados puede también causar conflictos, las cuestiones financieras de administrar el dinero de la jubilación o de la seguridad social, para poder llegar a fin de mes, es complicado cuando no se tiene conocimiento de cómo manejarlo de manera productiva. En este caso, se puede pedir consejo a alguna persona especializada en el tema o hablar con alguien que lo haga de manera correcta. Puede aliviar el estrés que la situación provoca en las personas. La seguridad financiera es una excelente manera de ayudar a tener tranquilidad en el matrimonio.
También causa conflicto la transición entre el estar trabajando y pasar a ser una persona jubilada. Las personas que han trabajo toda su vida y pasan a compartir sus días juntos todo el tiempo, cuando no estaban acostumbrados a ver cuáles eran las necesidades del otro, puede también causar desavenencias entre ellos.
El síndrome del nido vacío, es otro factor que influye mucho en las parejas mayores, antes pasaban gran parte de su tiempo atendiendo a sus hijos, cubriendo las necesidades, cuidándolos, llevándolos a todos lados y de golpe se ven que ya no están más en la casa, tienen que aprender cuáles son sus nuevos gustos y necesidades personales que habían dejado de lado, para dedicarse a la crianza de sus hijos.
Permanecer activos puede ser un método muy liberador para el estrés, como tomar clases de alguna actividad que los conecte con su parte creativa, viajar a algún lugar que tanto querían hacer pero no podían por sus obligaciones personales y laborales. Buscar nuevos horizontes dentro de este camino desconocido puede ser muy productivo para adquirir nuevos gustos y sentirse plenos como personas. El reencuentro con el ser amado, no tiene límite de edad, solo hay que brindarse la oportunidad de descubrir en esta nueva etapa que el amor, la compañía, el compartir momentos agradables, salir a comer afuera o reunirse con amigos, no es solamente para las parejas jóvenes, las personas adultas pueden tener una vida tan plena como ellos deseen tenerla. Solo deben tener ganas de conquistar la vida con el ser amado con la mayor plenitud y felicidad que se merecen como personas.
Fuente:

Dejadme soñar y sembrar amor

Una vez más, el escribir esta entrada en mi blog nace de pensamientos reflexionados durante mucho tiempo, de los sentimientos de una sencilla mamá. De una mamá que únicamente quiere vivir la maternidad de una manera profunda, dejándose llevar por lo que le dictan sus instintos y aprendiendo de sus propios actos al criar a sus pequeñ@s.

Unos actos maternales por los que a día de hoy si tuvieran que rendir cuentas con mi conciencia,  tendrían un resultado de una clara paz y serenidad,  de mente y corazón.

 Quizás porque si he llegado a cometer algún error (de eso no hay duda) está claro que estos errores son comunes en la gran mayoría de mamás que habitan el mundo, al pensar que estamos haciendo los mejor para nuestros hij@s.

Y es que la mayoría de mamás (entre las que me incluyo) quienes nos dejamos llevar por nuestro instinto a la hora de criar a nuestros hijos nos vemos cuestionadas en demasiadas ocasiones. 

En realidad no se trata de cuestionamiento, se trata más  bien de juicios premonitorios y de predicciones no demasiado benevolentes, con las que llevo encontrándome demasiado habitualmente.

Porque no termino de comprender porqué hay personas que continuamente vienen a recordarme que algún día esta sensación de maravilloso sueño indefinido que me hacen vivir mis dos hijos se encontrará con su fecha de caducidad.

Personas que me cuentan como sus bebés e hijos maravillosos en la más tierna infancia se transforman en adolescentes malhumorados e irreconciliables. O en adultos que se olvidan de quien un día les cobijó en su vientre.

Hoy quiero contestarles desde mi rincón de la red que tendría que estar prohibido intentar escribir el destino de las otras personas, creyendo que su diario de vida es el nuestro.


Porque todas tenemos derecho a soñar  y a vivir la alegría de la maternidad de la forma más entregada e instintiva que nos otorga la naturaleza.

Porque soy consciente que el verdadero papel de una madre no se termina después de esos primeros años en el que simplemente con nuestros brazos, nuestras voces, nuestros pechos... nuestras crías son satisfechas. Si no que el verdadero trabajo de la empatía incondicional, la comprensión, el aprendizaje vital se construye sobretodo en los momentos difíciles de la vida del ser humano (recordad quiéreme cuando menos lo merezca, que será cuando más lo necesite), de esos hij@s que llegaron a través de nosotras pero que a pesar de ser una extensión de nuestra carne no nos pertenecen, si no que pertenecen a la vida en sí misma.

Dejadme soñar. Mientras escribo en mi blog, entre este montón de palabras que al referirse a mis dos estrellas no suenan más que a poesía.

Mientras que escucho la respiración de mi pequeña dormida a mi lado. Mientras me llega una maravillosa conversación padre e hijo (hoy para mi pequeño su padre es aquello en lo que se quiere convertir mañana. Que mañana siga proyectando su propio ser).
Dejadme soñar. No perturbéis mi sueño.

Porque no hace falta que me aviséis al verme embriagada de mi felicidad contínua al hablar de mis dos soles. Porque no he pedido desenlaces, ni tampoco predicciones.

Dejadme errar, dejadme sembrar amor, dejadme crecer a mi también como madre.

Porque si recojo tempestades, siempre me quedará una luna de miel con la vida que me ha mostrado cuanto merece la pena mi propio nacimiento. Solo esperaré que mañana mis dos estrellas entiendan también como VIVIR para que la vida merezca tanto la pena.
Feliz día.


Fuente:
http://crianzayconfianza.blogspot.com

Cuando corren tiempos difíciles de Maytte Sepúlveda


"Hace falta poner un poco de distancia entre nosotros y la situación que nos afecta para recuperar la claridad mental que nos permita superarla"
Corrían tiempos difíciles en aquel pueblo. En su mejor época había sido una región muy conocida por la hospitalidad y la amabilidad de su gente. Pero un día todos comenzaron a pelearse y pronto la amistad se convirtió en rivalidad.
El alcalde sentía una gran preocupación por su gente, y a pesar de todos los esfuerzos que hacia para devolverles la tranquilidad y la armonía, no lo conseguía. El pueblo se fue convirtiendo en una ruina.
Un día llego un visitante. Parecía que supiera lo que estaba sucediendo porque fue directamente a ver al alcalde. Los dos se pusieron a conversar seriamente y el alcalde le contó con detalles lo que estaba sucediendo. El desconocido le dijo: "Yo tengo un secreto que le devolverá a todos la paz".
"Dígame cuál es", le preguntó el alcalde. "Pues muy sencillo, quiero informarle que uno de sus vecinos es El Mesías". El alcalde no podía creerlo, pero como se lo dijo con tanta seguridad y determinación, le concedió el beneficio de la duda.
El hombre no pudo aguantar y se lo contó a su mejor amigo. En unas horas, el pueblo entero conocía la noticia. Comenzaron a preguntarse quién sería. ¿Será el panadero?, ¿el cartero?, ¿la mujer que vende los huevos?
La expectativa y la curiosidad parecían no tener límites. Poco a poco comenzaron a mejorar la conducta y el ánimo de la gente. Comenzaron a tratarse con respeto y amabilidad porque no sabían quién de ellos podía ser. Vivían con un objetivo común, con la necesidad de buscar y encontrar algo valioso juntos, sin saber que el tesoro estaba dentro de cada uno de ellos
.
Hay momentos en los que nos sentimos afectados por las circunstancias que rodean el conflicto que tenemos con otros hasta el punto que la tensión, la preocupación y la angustia trastornan nuestra manera de ser, convirtiéndonos en personas tan o más agresivas que aquellas a las que criticamos y juzgamos tan duramente por su comportamiento y actitud.
No podemos dejarnos atrapar por las emociones negativas, mucho menos por los comentarios que llevan la intención de encender en nosotros el miedo y la agresividad. No es con más violencia como vamos a recuperar el balance y la paz que tanto deseamos.
Hace falta poner un poco de distancia entre nosotros y la situación que nos afecta, de manera que podamos aquietar nuestras emociones y recuperar la claridad mental que nos permita observarla en su dimensión real, para manejarla y encontrar las herramientas que nos permitan resolverla y superarla.
Mientras más nos dejemos afectar y llenar de ideas y emociones negativas, más confusión tendremos al momento de analizar objetivamente la situación para resolverla, convirtiéndonos en víctimas inconscientes de aquellos que nos manipulan para su propio beneficio. ¡Mantengamos la calma! Recordemos que todo lo que sucede representa una oportunidad para aprender algo que necesitamos. Preguntémonos: ¿qué puedo hacer para aportar una idea o una acción concreta para darle solución a esta situación?
Detengámonos a tiempo de no seguir repitiendo actitudes y comportamientos que en lugar de ayudarnos a solucionar los conflictos y a recuperar la paz y el bienestar, contribuyan con el mantenimiento y la gravedad del mismo.

Herramientas para reconciliarnos 
Libera las tensiones. Aprende a canalizar el estrés y la tensión. Realiza algún tipo de rutina física que te ayude en ese sentido. Aprende a establecer ciertos límites que protejan tu salud y bienestar. No tomes decisiones mientras te sientas afectado.
Escucha con atención. Aprende a escuchar las ideas o el punto de vista de otros sin engancharte emocionalmente y sin suponer o imaginar una doble intención. El juicio y la crítica afectan nuestra capacidad de análisis y de comprensión.
Expresa tus ideas. Anímate a compartir con otros lo que piensas, sin emoción, y con la intención de aportar claridad y solución a través de una buena comunicación. Cuida tus palabras y busca siempre establecer acuerdos.

¡Suelta el pasado, deja de preocuparte por el futuro, vive el presente, la vida es maravillosa, todo va a estar bien!

Fuente:

Sin ti de Olivia Reyes



Sin ti
no sé de donde vuelvo
ni sé a dónde voy
ya no es la misma mi voz
ni tampoco mi silencio
grito que enmudece 
a la sombra de tu ausencia
sin ti
estoy aquí
pero no me encuentro
ya no hay huellas
que dirijan mi sombra
sin ti
me corto las alas
me bajo del cielo
no tengo más sueños
que quiera alcanzar
no hay secretos
escondidos bajo mi almohada
ni ilusiones que perfumen mis sábanas
ni tu brisa calentando mi cama
sin ti
se vuelve árido el camino
soy flor que se marchita
a la orilla del sendero
sin sol, sin luna, sin lluvia
apenas un soplo de vida...a punto de morir
sin ti...


O. Olivia Reyes

Buenos días amigos, les mando un abrazo de oso






"La felicidad humana generalmente no se logra con grandes golpes de suerte, que pueden ocurrir pocas veces, sino con pequeñas cosas que ocurren todos los días". Benjamin Franklin