miércoles, 2 de noviembre de 2011

Buenas noches amigos, les mando un abrazo de oso


"Ama como puedas, ama a quien puedas, ama todo lo que puedas. No te preocupes de la finalidad de tu amor". Amado Nervo

¡Persevera, una y otra vez hasta lograrlo!

Thomas Alva Edison nació en Milán, Ohio, el 11 de febrero, 1847, padeció una sordera parcial que no se sabe a ciencia cierta qué la originó. Fue rechazado de la escuela por ser considerado un mal alumno y tuvo que ser educado por su padre. Thomas tuvo que vencer muchas adversidades, trabajaba desde los 14 años vendiendo diarios y caramelos en los trenes de la línea Detroit-Port Huron.

Su personalidad estaba marcada por su emprendimiento y perseverancia. Aunque se le atribuye el invento de la bombilla eléctrica, en realidad este invento le pertenece a Sir Joseph Wilson Swan
Entonces, ¿qué fue lo que hizo Edison? Pues nada menos queperseverar en perfeccionar la bombilla, porque la de Swan dejaba entrar el oxígeno y se quemaba pronto. Edison tuvo la paciencia de ensayar seis mil fibras diferentes: vegetales, minerales, animales y aún humanas. 
Cuando Edison inventó la bombilla, realizó más de mil intentos, uno de los discípulos que colaboraba con él en el taller le preguntó si no se desanimaba ante tantos fracasos. A lo que Edison respondió:"¿Fracasos? No sé de qué me hablas. En cada descubrimiento me enteré de un motivo por el cual una bombilla no funcionaba. Ahora ya sé mil maneras de no hacer una bombilla". 

Perseverar sin desanimarnos, intentar mil veces, preguntarnos qué debemos mejorar, emprender, con optimismo, todos los días, hasta el último instante debe ser nuestra consigna. Como podemos ver,adversidades todos los seres humanos debemos afrontar, de uno u otro tipo, todos debemos superar problemas y limitaciones. Conseguir nuestras metas no es simple, siempre debemos hacer nuestro mejor esfuerzo, no importa si no logramos, porque podemos volverlo a intentar.

El sentido de la vida es ser felices, vivirla implica esfuerzo, sacrificios, pero también alegría y placer, debemos ser firmes en nuestros propósitos, vivir de acuerdo a nuestros principios y tener la fortaleza anímica para continuar después de un tropiezo, tal como Edison lo hizo hasta conseguir su victoria.



Fuente:
Motivalia

¡Busca con decisión y firmeza tu felicidad!


La otra tarde me topé con un programa de televisión que mostraba la terrible aventura de 2 personas que en una excursión en la selva amazónica perdieron el rumbo.

Habían decidido bajar por el río en una pequeña balsa que ellos mismos construyeron. Una roca acabó con su ilusión. Uno de ellos pudo nadar hasta la orilla, pero el otro fue arrastrado por la corriente, afortunadamente también pudo salvarse de las aguas.

El primer muchacho, sin alimentos ni armas, emprendió una cauta caminata por la orilla del río cuesta arriba, mientras que por la otra ribera, su compañero hacía lo mismo, solo que éste tenía una mochila con todo lo necesario para una emergencia como esa.

La primera noche, el primero de ellos despertó desesperado por el ataque de miles de hormigas rojas que le picaban todo el cuerpo.

Mientras que el otro, en el silencio de la noche y exhausto, fue despertado por la mirada fija y penetrante de un felino que luego de observarlo por un rato, decidió acercarse con firmeza. Desesperado, creyéndose perdido, el joven atinó a sacar su desodorante y rociándolo sobre un encendedor pudo generar vistosas llamas de fuego que asustaron al felino.

Muchas noches soñó que era atacado. Por las tardes, en ocasiones perdía el rumbo, se apartaba de la orilla por lo agreste del camino y luego de horas caía en la cuenta de que estaba andando en círculos, por instantes creía que era irremediable morir, que sería mejor esperar con resignación la muerte, pero sin embargo su instinto de supervivencia lo impulsaba a ponerse en pie y seguir andando.

Después de 7 días sencillamente no podía más, yacía tendido junto a la orilla cuando escuchó el zumbido de un motor, apenas pudo alzar la cabeza y ver que en una barca venía su compañero a buscarlo, había logrado llegar a un pueblo y pedir socorro. Esa era la tercera y última vez que la brigada salía en su búsqueda, si él no hubiera seguido andando, si él se hubiera rendido cada vez que descubría que caminaba en círculos, si no hubiera luchado por seguir la orilla del río, no lo hubieran encontrado.

Si con esa misma decisión, nos comprometemos con nuestra vida, enfrentamos nuestra depresión, desafiamos nuestras limitaciones, si con esa misma determinación caminamos buscando nuestra felicidad, aunque la selva sea enorme y las esperanzas nos abandonen, si seguimos luchando por nuestra dicha, por nuestros sueños, por nuestras metas, si somos capaces de vencer con astucia a nuestras penas y decepciones, si somos capaces de ponernos en pie y continuar, no importa que tanto esfuerzo requiera, la recompensa llegará, y entonces la plenitud de nuestra felicidad nos demostrará que todo lo andado valió la pena. 

Hoy te animo a tener esa actitud, esa fuerza, esa determinación de conseguir tu felicidad, porque tú la mereces, porque tú puedes lograrlo.

Fuente:
Motivalia


¡Ponte de pie con coraje!


Ahora quisiera darte las palabras que necesitas, palabras capaces de tocar tu corazón y calmar tu alma adolorida, despejarte de sobresaltos. Mostrarte mis manos y hacerte saber que tengo para ti un abrazo si lo necesitas, para trabajar a tu lado si es necesario darte prueba de mi solidaridad contigo.
Mostrarte también mi tristeza a cuestas y cómo intento una y otra vez sobreponerme para continuar mi camino, que cuando escribo que es posible encontrar fuerzas y continuar no es un simple repetir frases amables, no estoy simplemente ordenando palabras para ti. Estoy intentando dar testimonio de que por ser feliz uno tiene que luchar constantemente hasta lograrlo, porque sí es posible conseguirlo, yo mismo he visto atisbos de ese espléndido estado de plenitud.

Y lo persigo, y te animo a que lo intentes también, atemoriza volver a empezar, atemoriza pensar que podemos volver a ser lastimados, que es probable equivocarnos otra vez y dañar a alguien amado, da miedo a veces, lo acepto, pero el miedo no puede regir nuestras vidas, no podemos resignarnos a ser ese tipo de personas que nunca pudieron ponerse otra vez en pie. Sigamos más bien el ejemplo de aquellos que estando en situaciones mucho más adversas que las nuestras tuvieron el coraje de ponerse en pie y vencerlas.

Sigamos ese ejemplo, sí, miremos adentro de nosotros mismos porque en algún lugar de nuestro ser interior habita un luchador incansable. Miremos dentro de nosotros, allí tenemos todas las respuestas.
No podemos darnos el lujo de ver marcharse nuestra vida, no podemos darnos el lujo de retozar en nuestra desdicha, vamos a ponernos en pie y hoy, hoy mismo vamos a trazar un plan y ponerlo en marcha, hoy vamos a dejar atrás los miedos y volveremos a empezar. Porque vamos a lograrlo, nos esforzaremos mucho y finalmente lo conseguiremos, claro que sí.

Fuente:
Motivalia

Examen para la detección del VIH

Muchas veces se suelen confundir los conceptos entre VIH y SIDA. El VIH es el nombre del virus (Virus de inmunodeficiencia humana) y SIDA, el nombre de la enfermedad manifiesta ocasionada por dicho virus. Coloquialmente, cuando una persona se infecta con el VIH, al cabo de un tiempo, se comenzará a padecer la enfermedad que produce, que es el SIDA. Pero pueden pasar algunos años hasta que esto suceda.

La investigación de anticuerpos específicos frente al VIH es la metodología más ampliamente utilizada para detectar a las personas infectadas por este virus. Aunque la muestra que se puede analizar puede ser de diferente naturaleza, en la actualidad lo más frecuente es el empleo del suero o del plasma obtenido de una extracción sanguínea del sujeto.

Existen diferentes métodos para la realización de las pruebas de cribado para la detección de anticuerpos específicos frente al VIH. Entre ellos las técnicas ELISA (enzyme-linked immunoabsorbent assay), pruebas de aglutinación y análisis dot-blot son las más utilizadas, especialmente el ELISA que también se denomina análisis inmunoenzimático.

El examen que se realiza para la detección del virus debería hacerse pasados los tres meses desde el momento en el que existió riesgo de infección, puesto que suele no manifestarse de manera detectable antes de esto.

Incluso, se recomienda continuar haciendo el examen cada tres meses hasta alrededor del año y medio desde el momento de la posible infección para verificar que los resultados obtenidos sean correctos.

Fuente:
Blog de Farmacia

Blog:

Buenos día amigos, les mando un abrazo de oso




“La amistad es un alma que habita en dos cuerpos; un corazón que habita en dos almas”. Aristóteles