martes, 25 de octubre de 2011

Buenas noches amigos, les mando un abrazo de oso


"nunca desistas de tus sueños. sigue las señales",
Paulo Coelho

Equipaje


Cuando tu vida empieza, tienes apenas una pequeña maleta de mano...

A medida en que los años van pasando, el equipaje, va aumentando poco a poco.

Porque existen muchas cosas, que recoges por el camino... porque piensas que ellas, son importantes...

En un determinado punto del camino , comienza a ser insoportable cargar tantas cosas, en verdad pesan demasiado...

Entonces, puedes escoger:

Permanecer sentado a la vera del camino, esperando que alguien te ayude, lo que es muy difícil...

Pues todos los que pasen por allí , ya traerán su propio equipaje. Puedes pasar la vida entera esperando y esperando...

O puedes disminuir el peso, eliminando lo que no te sirva, pero...qué tirar???...

Empiezas tirando todo para afuera y viendo lo que tienes dentro...

Amistad... Amor... Amor... Amistad...

Bien!!!, tienes bastante, es curioso... no pesa nada!!!

Mas tienes algo pesado...

Haces un gran esfuerzo , para tirar...La RABIA - Cómo pesa!!!

Empiezas a tirar y tirar, y aparecen la INCOMPRENSIÓN, el MIEDO, el PESIMISMO...

En este momento, el DESANIMO casi te empuja hacia dentro de la maleta...

Pero tu, empujas para afuera con toda tu fuerza, y aparece una SONRISA, que estaba sofocada en el fondo de tu equipaje...

Sacas otra sonrisa y otra mas, y entonces sale la FELICIDAD...

Colocas las manos dentro de la maleta y sacas la TRISTEZA...

Ahora, tienes que dejar la PACIENCIA dentro de la maleta, pues vas a necesitar bastante...

Procura entonces , dejar también:

FUERZA, ESPERANZA, CORAJE, ENTUSIASMO, EQUILIBRIO, RESPONSABILIDAD, TOLERANCIA y BUEN HUMOR...

Tira la PREOCUPACIÓN también o déjala de lado, después piensas que hacer con ella...

Bien, tu EQUIPAJE está listo, está para ser usado de nuevo!!!

Mas piensa bien en lo que vas a colocar dentro, ahora es para ti!!!...

Y no te olvides de hacer esto muchas veces, pues el camino es muy, muy largo por recorrer..

Desconozco a su autor

Esta es tu vida.



Esta es tu vida.

Ten confianza en ti.


Usa el poder de escoger lo que deseas hacer y hazlo bien.


Usa el poder de amar lo que deseas en la vida y ámalo con fidelidad.


Usa el poder de caminar en un bosque y ser parte de la naturaleza.


Usa el poder de controlar tu propia vida.


Nadie puede hacerlo por ti.


Nada es demasiado bueno para ti. Tú te mereces lo mejor.


Usa el poder de hacer que tu vida sea sana, emocionante, completa y muy feliz.


Usa el poder de crear tus propios sueños y convertirlos en realidad.

Autora: Susan Polis Schutz

Vivir mejor


Haz como los pájaros: comienza el día cantando.

La música es alimento para el espíritu.
Canta cualquier cosa, canta desafinando, pero canta.
Cantar dilata los pulmones y abre el alma para todo lo bueno que la vida le ofrece.

Si insistes en no cantar, por lo menos escucha mucha música y déjate llevar por ella.

Ríete de la vida, ríete de los problemas, ríete de ti mismo.
La gente comienza a ser feliz cuando es capaz de reírse de sí misma.

Ríete de las cosas buenas que te suceden.
Ríete abiertamente para que todos se puedan contagiar de tu alegría.

No te dejes abatir por los problemas.
Si procuras convencerte de que estás bien, vas a terminar convenciéndote de que realmente lo estás, y cuando menos lo pienses te vas a sentir realmente bien.

El buen humor, así como el mal humor, se contagian.
¿Cual de ellos vas a escoger?

Si estás de buen humor, las personas a tu alrededor también lo estarán y eso te dará mas fuerza.

Lee cosas positivas. Lee buenos libros, lee poesía, porque la poesía es el arte de aceitar el alma.

Lee romances, historias de amor, o cualquier cosa que haga reavivar tus sentimientos mas íntimos, más puros.

Practica algún deporte. El peso de la cabeza es muy grande y tiene que ser contrabalanceado con algo!. Además te vas a sentir bien dispuesto, más animado, más joven.

Encara tus obligaciones con satisfacción. Es maravilloso disfrutar de lo que se hace.
Pon amor en todo lo que está a tu alcance.

Cuando te propongas hacer algo, ¡métete de cabeza!

No dejes escapar las oportunidades que la vida te ofrece, ellas no vuelven. No eres tú que está pasando, son las oportunidades que dejaste ir.
Ninguna barrera es infranqueable si estás dispuesto a luchar contra ella.

Si tus propósitos son positivos, nada podrá detenerlos.
No dejes que tus problemas se acumulen, resuélvelos lo antes posible.

Habla, conversa, explica, discute, perdona: lo que mata es el silencio, el rencor.

Exterioriza todo, deja que las personas sepan que las estimas, las amas, que las necesitas, y principalmente en familia.
¡AMAR NO ES VERGÜENZA, por el contrario, ES LINDO!

Vuelve a las cosas puras, dedícate a la naturaleza. Cultiva tu interior y ella hará que brote belleza de todos tus poros.

SE FELIZ :Tú puedes!
Todos podemos.

Las Huellas


Una noche en sueños vi
que con Jesús caminaba
junto a la orilla del mar
bajo una luna plateada.

 Soñé que veía en los cielos
mi vida representada
en una serie de escenas
que en silencio contemplaba.

Dos pares de firmes huellas
en la arena iban quedando
mientras con Jesús andaba
como amigos conversando.

Miraba atento esas huellas
reflejadas en el cielo,
pero algo extraño observé
y sentí gran desconsuelo.

Observé que algunas veces
al reparar en las huellas,
en vez de ver los dos pares
veía solo un par de ellas.

 Y observaba también yo
que aquel solo par de huellas
se advertían mayormente
en mis noches sin estrellas,
en las horas de mi vida
llenas de angustia y tristeza,.
cuando el alma necesita
más consuelo y fortaleza.

Pregunté triste a Jesús:
Señor, ¿Tú no has prometido
que en mis horas de aflicción
siempre andarías conmigo?
Pero noto con tristeza
que en medio de mis querellas
cuando más siento el sufrir
veo solo un par de huellas.

 ¿Dónde están las otras dos
que indican tu compañía,
cundo la tormenta azota
sin piedad la vida mía?

Y Jesús me contestó
con ternura y comprensión:
Escucha bien hijo mío,
comprendo tu confusión
siempre te amé y te amaré
y en tus horas de dolor
siempre a tu lado estaré.
para mostrarte mi amor.

Más si ves solo dos huellas
en la arena al caminar
y no ves las otras dos
que se debieran notar,
es que en tu hora afligida,
cuando flaquean tus pasos,
no hay huellas de tus pisadas...
porque te llevo en mis brazos.
                                                     Anónimo

Amar a un ser humano



Amar a un ser humano es aceptar la oportunidad de conocerlo verdaderamente y disfrutar de la aventura de explorar y descubrir lo que guarda más allá de sus máscaras y sus defensas; contemplar con ternura sus más profundos sentimientos, sus temores, sus carencias, sus esperanzas y alegrías, su dolor y sus anhelos; es comprender que detrás de su careta y su coraza, se encuentra un corazón sensible y solitario, hambriento de una mano amiga, sediento de una sonrisa sincera en la que pueda sentirse en casa; es reconocer, con respetuosa compasión, que la desarmonía y el caos en los que a veces vive son el producto de su ignorancia y su inconsciencia, y darte cuenta de que si genera desdichas es porque aún no ha aprendido a sembrar alegrías, y en ocasiones se siente tan vacío y carente de sentido, que no puede confiar ni en si mismo; es descubrir y honrar, por encima de cualquier apariencia, su verdadera identidad, y apreciar honestamente su infinita grandeza como una expresión única e irrepetible de la Vida.

Amar a un ser humano es brindarle la oportunidad de ser escuchado con profunda atención, interés y respeto; aceptar su experiencia sin pretender modificarla sino comprenderla; ofrecerle un espacio en el que pueda descubrirse sin miedo a ser calificado, en el que sienta la confianza de abrirse sin ser forzado a revelar aquello que considera privado; es reconocer y mostrar que tiene el derecho inalienable de elegir su propio camino, aunque éste no coincida con el tuyo; es permitirle descubrir su verdad interior por si mismo, a su manera: apreciarlo sin condiciones, sin juzgarlo ni reprobarlo, sin pedirle que se amolde a tus ideales, sin exigirle que actúe de acuerdo con tus expectativas; es valorarlo por ser quien es, no por como tu desearías que fuera; es confiar en su capacidad de aprender de sus errores y de levantarse de sus caídas más fuerte y más maduro, y comunicarle tu fe y confianza en su poder como ser humano.

Amar a un ser humano es atreverte a mostrarte indefenso, sin poses ni caretas, revelando tu verdad desnuda, honesta y transparente; es descubrir frente al otro tus propios sentimientos, tus áreas vulnerables; permitirle que conozca al ser que verdaderamente eres, sin adoptar actitudes prefabricadas para causar una impresión favorable; es exponer tus deseos y necesidades, sin esperar que se haga responsable de saciarlas; es expresar tus ideas sin pretender convencerlo de que son correctas; es disfrutar del privilegio de ser tu mismo frente al otro, sin pedirle reconocimiento alguno, y en esta forma, irte encontrando a ti mismo en facetas siempre nuevas y distintas; es ser veraz, y sin miedo ni vergüenza, decirle con la mirada cristalina, "este soy, en este momento de mi vida, y esto que soy con gusto y libremente, contigo lo comparto...si tú quieres recibirlo".

Amar a un ser humano es disfrutar de la fortuna de poder comprometerte voluntariamente y responder en forma activa a su necesidad de desarrollo personal; es creer en él cuando de si mismo duda, contagiarle tu vitalidad y tu entusiasmo cuando está por darse por vencido, apoyarlo cuando flaquea, animarlo cuando titubea, tomarlo de las manos con firmeza cuando se siente débil, confiar en él cuando algo lo agobia y acariciarlo con dulzura cuando algo lo entristece, sin dejarte arrastrar por su desdicha; es compartir en el presente por el simple gusto de estar juntos, sin ataduras ni obligaciones impuestas, por la espontánea decisión de responderle libremente.

Amar a un ser humano es ser suficientemente humilde como para recibir su ternura y su cariño sin representar el papel del que nada necesita; es aceptar con gusto lo que te brinda sin exigir que te dé lo que no puede o no desea; es agradecerle a la Vida el prodigio de su existencia y sentir en su presencia una auténtica bendición en tu sendero; es disfrutar de la experiencia sabiendo que cada día es una aventura incierta y el mañana, una incógnita perenne; es vivir cada instante como si fuese el último que puedes compartir con el otro, de tal manera que cada reencuentro sea tan intenso y tan profundo como si fuese la primera vez que lo tomas de la mano, haciendo que lo cotidiano sea siempre una creación distinta y milagrosa.

Amar a un ser humano es atreverte a expresar el cariño espontáneamente a través de tu mirada, de tus gestos y sonrisas; de la caricia firme y delicada, de tu abrazo vigoroso, de tus besos, con palabras francas y sencillas; es hacerle saber y sentir cuanto lo valoras por ser quien es, cuánto aprecias sus riquezas interiores, aún aquellas que él mismo desconoce; es ver su potencial latente y colaborar para que florezca la semilla que se encuentra dormida en su interior; es hacerle sentir que su desarrollo personal te importa honestamente, que cuenta contigo; es permitirle descubrir sus capacidades creativas y alentar su posibilidad de dar todo el fruto que podría; es develar ante sus ojos el tesoro que lleva dentro y cooperar de mutuo acuerdo para hacer de esta vida una experiencia más rica y más llena de sentido.

Amar a un ser humano es también atreverte a establecer tus propios limites y mantenerlos firmemente; es respetarte a ti mismo y no permitir que el otro transgreda aquello que consideras tus derechos personales; es tener tanta confianza en ti mismo y en el otro, que sin temor a que la relación se perjudique, te sientas en libertad de expresar tu enojo sin ofender al ser querido, y puedas manifestar lo que te molesta e incomoda sin intentar herirlo o lastimarlo. Es reconocer y respetar sus limitaciones y verlo con aprecio sin idealizarlo; es compartir y disfrutar de los acuerdos y aceptar los desacuerdos, y si llegase un día en el que evidentemente los caminos divergieran sin remedio, amar es ser capaz de despedirte en paz y en armonía, de tal manera que ambos se recuerden con gratitud por los tesoros compartidos.

Amar a un ser humano es ir más allá de su individualidad como persona; es percibirlo y valorarlo como una muestra de la humanidad entera, como una expresión del Hombre, como una manifestación palpable de esa esencia trascendente e intangible llamada "ser humano", de la cual tu formas parte; es reconocer, a través de él, el milagro indescriptible de la naturaleza humana, que es tu propia naturaleza, con toda su grandeza y sus limitaciones; apreciar tanto las facetas luminosas y radiantes de la humanidad, como sus lados obscuros y sombríos; amar a un ser humano, en realidad, es amar al ser humano en su totalidad; es amar la auténtica naturaleza humana, tal como es, y por tanto, amar a un ser humano es amarte a ti mismo y sentirte orgulloso de ser una nota en la sinfonía de este mundo.

Andrea Weitzner

¡Cuida tu espíritu!


Mi amiga Mariana me comentó la otra tarde sobre la falta de motivación en su vida, la lucha interna que vive por salir de su modorra y poner en práctica sus proyectos, la conozco de la universidad y me consta que es muy talentosa.
Ha probado muchas cosas, ha leído textos de motivación, ha mejorado su dieta, ha dispuesto más horas para su sueño, pero aún así, le falta motivación.

Un samurai tenía en su casa un ratón del que no llegaba a desembarazarse. Entonces adquirió un magnifico gato, robusto y valiente. Pero el ratón, más rápido, se burlaba de él.
Entonces el samurai tomo otro gato, malicioso y astuto. Pero el ratón desconfió de él y no daba señales de vida mas que cuando este dormía.



Un monje Zen del templo vecino prestó entonces al samurai su gato: este tenía un aspecto mediocre, dormía todo el tiempo, indiferente a lo que le rodeaba. El samurai encogió los hombros, pero el monje insistió para que lo dejara en su casa.
El gato se pasó el día durmiendo y muy pronto el ratón se envalentonó de nuevo: pasaba y volvía a pasar por delante del gato, visiblemente indiferente. Pero un día, súbitamente, de un solo zarpazo, el gato lo atrapó y lo mató.

Mariana todo este tiempo pensó que su problema era físico, por una operación que tuvo un año atrás, pero en realidad, lo que concluímos esa tarde mientras conversábamos es que, como indica la historia de los gatos del samurai, lo más importante es la mente, que no se trata solo de lo físico, un espíritu cuidado es mil veces preferible a un cuerpo fuerte.
Si hoy quieres ser feliz, depende de ti serlo, si hoy quieres seguir en tu tristeza, también depende de ti. Eres tú quien decide.

Fuente:
Motivalia

A Palabras Necias Oidos Sordos de Maytte Sepúlveda


“En una escuela rural había un profesor comprometido y estricto, pero también muy justo y comprensivo. Al terminar el año escolar, uno de sus alumnos se le acercó y le dijo en forma desafiante y grosera:
—Profesor, mañana salimos de vacaciones, pero más que las vacaciones, me alegra que no tendré que escuchar sus tonterías ni verle la cara todos los días.
El alumno se mostraba arrogante y burlón, mientras esperaba la reacción ofendida y descontrolada del maestro.
Pero en cambio, él lo miro con serenidad y le contestó:
—Me alegro por ti, pero antes quiero que me respondas una pregunta: Cuando alguien te ofrece algo que no quieres, ¿lo recibes?
El alumno quedó desconcertado y sólo pudo contestar:
—Por supuesto que no.
—Entonces estamos de acuerdo, porque si alguien intenta ofenderme o me dice algo desagradable, yo estoy en mi derecho de aceptarlo o no.
—No entiendo que me quiere decir, replicó el alumno confundido.
—Muy sencillo, le dijo el profesor: Tú me estás entregando, con tu actitud y tus palabras, mucho resentimiento y desprecio. Si yo me ofendo y me pongo furioso, estaría aceptando lo que me das. Muchacho, tu frustración y resentimiento no los puedo recibir como si fueran un regalo porque no me interesa guardarlos. ¡Gracias, pero no! Yo no puedo controlar lo que tú llevas en tu corazón, pero sí lo que guardo en el mío”.

En estos días pensaba en que una de las mejores maneras de evitar que el malestar, el estrés o la tensión de otros nos penetre es tomando la decisión de no recibir aquello que nos entregan a través de sus comentarios, actitudes o actuaciones desequilibradas. En realidad, somos nosotros los que decidimos, en un momento dado, conectarnos con la rabia, la frustración, el miedo o el malestar de otra persona, a través del recuerdo, que muchas veces se activa en nosotros, de alguna vivencia del pasado. Inmediatamente se encienden nuestras emociones, nos afectamos y terminamos reaccionando de forma exagerada, porque no sólo lo hacemos hacia la persona que nos engancha emocionalmente en el momento, sino hacia todos aquellos que en el pasado se comportaron de la misma manera con nosotros.

Cuántas veces convertimos un evento sin importancia en una tragedia que nos impulsa a pelear y a distanciarnos de otra persona, sólo porque no somos capaces de reconocer que estamos cargados de recuerdos y heridas afectivas que todavía no hemos sanado…

¡Lo positivo es que podemos romper ese círculo vicioso en el que nos hemos sentido atrapados por tanto tiempo! Comencemos por comprender el estado de afectación en el que se encuentra la otra persona, y dejemos de tomar su actuación como una ofensa personal. Así, lograremos sentirnos más tranquilos y claros mentalmente para escoger la mejor manera de responder o de actuar. Muchas veces lo que necesita una persona ofuscada para calmarse y recuperar su balance es la compañía de alguien que, con mucha empatía, muestre tranquilidad e interés en ayudarle a solucionar aquello que le afecta o le preocupa en el momento.

Claves para suavizar las relaciones con otros

Piensa antes de actuar. Si alguien te ofende, te agrede o irrespeta, rompe el círculo y no actúes de la misma manera. Cuenta hasta cien o hasta quinientos si fuese necesario, y tómate unos minutos para pensar con calma en lo que debes hacer, para que esta situación no se te vuelva a presentar.

Cuando reaccionas pierdes. Si te dejas enganchar emocionalmente y reaccionas, estás haciendo exactamente lo que el otro espera. Recuerda que para jugar emocionalmente se necesitan dos. Decide actuar con tu voluntad siempre de la mejor manera.

Sé dueño de tus emociones. Maneja tus emociones, no permitas que nada ni nadie te altere haciéndote perder el equilibrio o el entusiasmo con el que te levantaste por una cosa sin importancia. Evita la compañía de personas que viven sembrando odio, temor o malos sentimientos hacia los demás y la vida. ¡No te dejes afectar!

Hazte respetar. Establece límites claros en tu relación con otras personas para evitar que te vuelvan a agredir, ofender o irrespetar. Hazlo sin rabia o sin violencia, con calma pero con firmeza, tanto en palabra como en acción.

No descargues con otros tu estrés o frustración. Eres responsable por la manera en la que expresas lo que sientes y piensas. No te dejes llevar por la tensión o las emociones negativas… Así evitarás reaccionar negativamente para afectar a las personas que más quieres y que generalmente no tienen nada que ver con lo que en realidad te afecta.

Fuente:

Recuerdos de un amor


Un vacío punzante invade mi pecho
Y no me acostumbro a sentirme así
Viejos pensamientos llegan al acecho
Aunque no lo quiera te recuerdo a ti

Por mi mente pasan uno a uno tus besos
Las palabras lindas que dijiste aquí
Esos desafíos que juntos ganamos
Y tus lindos ojos mirándome a mí

No logro entender cuando apareció
Cuando el viento puro nunca más sopló
Cuando ese jardín ya no floreció
Y cuando la bomba muy fuerte explotó

Derrumbando todo nuestro dulce amor
Llenando mi vida de amarga ilusión
Regalando lágrimas de un feo color
Quitándome fuerzas y toda emoción
Oprimiendo mi cuerpo con mucho dolor
Sellando lo nuestro que nunca volvió.

Rossangela Lembert

Las vitaminas de la piel


La tersura y la suavidad de la piel dependen directamente del consumo de ciertas vitaminas esenciales (conocidas como “vitaminas de la piel”). 

La mayor parte de las cremas y los productos rejuvenecedores que se comercializan en la actualidad, por ello, incorporan en sus preparaciones químicas algunas de las vitaminas de la piel a fines de mejorar la eficacia de sus productos. Si bien no es algo muy difundido, el consumo de las vitaminas de la piel en la forma tradicional (incorporándolas en la dieta o a través de un suplemento oral) ofrece los mismos beneficios en la piel de todo el cuerpo.

Una de las vitaminas de la piel más importantes a la hora de la reparación y regeneración celular dérmica es la vitamina A. La vitamina A ayuda a barrer con las células muertas en todo el cuerpo. Su déficit produce descamación, picazón y opacidad. La vitamina A está presente en alimentos como la zanahoria, las espinacas, el tomate y la col.

La vitamina E, en cambio, es una de las vitaminas de la piel que contribuyen a la reducción de los efectos negativos que produce la exposición solar sobre la superficie del cuerpo. En la preparación de cremas y geles anti-edad siempre se incorpora vitamina E por su poder a la hora de reducir arrugas. La vitamina E está presente en el girasol, las almendras, el aguacate, el repollo y los tomates.

La vitamina B (especialmente la B3 y la B5) son las más necesarias para mantener una piel humectada. Esta vitamina incrementa notablemente la elasticidad de la piel, rehidratándola y exfoliando las células muertas en un solo paso. Si bien esta vitamina está presente en una amplia variedad de alimentos, su concentración en muchos casos es pequeña, por lo que algunos especialistas recomiendan la toma de un suplemento de vitamina B (todo el grupo de vitaminas).

Fuente:
Blog de Farmacia

Link:

Engendrarme de nuevo,.. de José Ramón Marcos Sánchez

Hoy me arranco de mi para engendrarme de nuevo,…sin mentiras,…para secar las lagrimas que inundan los recuerdos rotos,…los que nunca existieron,…los que mas duelen porque pudieron ser,…porque nunca pudieron,…quiero adentrarme mas allá del umbral de los miedos,… para llegar a los daños….y olvidar las excusas que me van suicidando,…que me sacian de otros,…que me vacían de mi,…llevaré en los bolsillos sentires avergonzados,…esos que nacieron en los gritos de otras pieles,…entre sudores de instintos,….esos que murieron en los silencios de almas olvidadas,…entre cariños de culpa,…y me culpo por ello,…hoy me arranco de mi para engendrarme de nuevo,…y asumo el error de ocultar mis errores,….dejaré de fingir que soy quien no soy,…prefiero estar solo,…y tener la soledad que margina al loco por ser honesto,…que sentirme solo,…y sentir la soledad de alma que acompaña al cuerdo por hipócrita,…aceptaré lo que soy,…pero seré lo que acepto,…

PD: Dios no me quiere y el Diablo me tiene miedo.
José Ramón Marcos Sánchez.
Correo y MSN: turko1969@hotmail.es Twitter: @joseramonmarcos
Skype y Página oficial de Facebook: jose ramon marcos sanchez
Canal Youtube: turko1969

Los amantes de Osho


Estas tres cosas se tienen que recordar:
El amor más menudo, pequeño se llama sexo;
es físico… y la forma más refinada del amor es la compasión.
El no está por debajo del amor;
la compasión está por encima del amor.
El amor se encuentra justamente en medio.
Hay poca gente que sabe lo que es el amor.
El 99% de la gente piensa que la sexualidad es amor. No lo es.
La sexualidad es muy animal, tiene ciertamente el potencial
de convertirse en amor, pero no es un amor realmente,
sólo una potencia.
Si te vuelves atento y consciente, meditativo,
entonces el no puede transformarse en amor.
Y si tu estado meditativo se vuelve total, absoluto,
el amor puede transformarse en compasión.
El no es la semilla, el amor es la flor, la compasión es la fragancia.
Cuando tu amor no es únicamente deseo por el otro,
cuando tu amor no es únicamente una necesidad,
cuando tu amor es un compartir, cuando tu amor
no es el de un mendigo sino el de un emperador,
cuando tu amor no pide nada a cambio sino
que está dispuesto a dar, a dar por el simple gozo de dar,
entonces añádele meditación y se liberará una fragancia pura.
Esto es compasión; la compasión es el fenómeno más elevado.
Lo que llamamos amor es realmente un espectro completo
de relaciones abarcando desde la tierra al cielo.
En el nivel más terreno, el amor es atracción sexual.
Muchos de nosotros nos quedamos estancados aquí,
porque nuestros condicionamientos han oprimido
nuestra sexualidad con todo tipo de expectativas y represiones.
Actualmente, el mayor problema con el amor sexual
es que nunca termina. Únicamente si podemos aceptar
este hecho podemos disfrutarlo por lo que es;
darle la bienvenida cuando ocurre
y decirle adiós cuando ya no está.
Entonces, a medida que maduramos, podemos empezar
a experimentar el amor que está más allá de la sexualidad
y que rinde honor a la individualidad única del otro.
Empezamos a entender que nuestra pareja
a menudo funciona como un espejo,
reflejando aspectos desconocidos de nuestro ser más profundo
y dándonos apoyo para que nos volvamos un todo.
Este amor está basado en la libertad, no en la expectación
o en la necesidad. Sus alas nos llevan cada vez
más y más alto hacia el amor universal
que lo experimenta todo como una unidad.

Tengo un problema... ¿y ahora, que hago?



¡Calma! Estate sereno, no te culpes por el pasado, analiza las posibles alternativas y decidete por la mejor; usa la cabeza y escucha las sensaciones de tu cuerpo. Es la varita mágica para resolver tus problemas
Recuerda las veces que has tenido un problema y no tienes la menor idea como resolverlo ¿Cómo puedes tomar las mejor decisión?
Lo primero, debes tener una actitud de total renuncia y desapego. Debes aceptar el momento presente tal como es: “si hubiera hecho esto… si hubiera… si hubiera…” ¡olvídalo! Hasta que se invente la máquina del tiempo para que puedas regresar a él y cambiar las causas de tus problemas, no tiene caso que te des a ti mismo cuchillazos emocionales, en éstos momentos debes estar sereno y NO criticarte por tus decisiones del ayer.
En estos momentos estás en una crisis de decisión. Esta última palabra en chino se escribe con dos símbolos: el primero tiene un significado parecido a “riesgo”, y el segundo representa la idea de “suerte” u oportunidad. Exacto. Un problema es una crisis con un significado riesgo-suerte. Todo problema trae consigo la semilla de la oportunidad, para que obtengas un beneficio mayor de tomar una decisión.
Claro, toda decisión trae consigo un factor riesgo, que es al que temes. Pero lo importante es actuar. Y te voy a enseñar varias formas para minimizar ese factor riesgo.
No debes renegar del problema como reniegas a veces de tu suegra, del jefe regañón o del sol candente. El primer paso es aceptar que tienes un problema y que hay que resolverlo de la mejor manera.
Antes que sigamos ¿Por qué la costumbre de bloquearnos cuando tomamos una decisión? Porque culturalmente al preocupón se le tiene como a alguien responsable que está “haciendo” algo por resolver su problema. En tanto se recrimina al sereno y despreocupado como a un insensible e irresponsable. No es correcto.
Preocupación, viene del sufijo latino “pre” que significa “antes de…” y del vocablo “ocupare” con la idea de “dedicarse a algo activamente”. Conclusión: preocupación es la serie de pensamientos y expectativas que siembras en tu imaginación antes de ponerte a realizar algo con efectividad ¿Qué tal, eh?
¡Comenzamos!: Haz el siguiente ejercicio, que es el sistema que Benjamín Franklin utilizaba para resolver sus problemas:
Define cual es tu problema y escríbelo en una hoja. A continuación, haz una tormenta de ideas de las posibles soluciones. Decide cuales son las dos decisiones que más se acercan a resolver el problema.
Toma una hoja y divídela por la mitad. En una mitad escribe la palabra "pro" y en la otra mitad "contras". En la mitad de "pro" escribe las ventajas de tomar una de las decisiones. Después, en "contras" redacta las desventajas de tomarla.
Cuando acabes ambas listas, cancela un "pro" por un "contra". Por ejemplo, si tu problema es si sigues con tu novio o no, en la lista de "pro" podrías tener la palabra "servicial", y en la lista de "contra" la palabra "caprichoso". Ambas se cancelan.
Y cuando una palabra equivalga a dos o más se cancelan. Por ejemplo, en "pro" puedes tener "detallista" y en la de "contra" poner "egoísta", "intolerante","impulsivo". Si sientes que el que tu chico sea detallista equivale a las características "egoísta","intolerante" e "impulsivo", se cancelan las cuatro. Espero haberme explicado bien.
Al final, una de las dos listas va a quedar primero cancelada que la otra. La que sobreviva, esa es la mejor decisión. Si sobreviven más "pros", en el supuesto de la pregunta ¿Sigo con mi novio? debes tomar la decisión de seguir con tu chico. Si sobreviven mas "contras" debes intentar una relación nueva.
En lo personal esta técnica la he usado en problemas amorosos y me salvó una vez de terminar con una novia. Estaba indeciso, y esta técnica me enseñó que la relación aún era rescatable. Después, esta misma técnica me enseñaría que era el momento del adiós.
Otra forma la recomienda Deepak Chopra, la he utilizado y es increíblemente útil. En esto consiste: debes hacerte la pregunta mentalmente e inmediatamente después poner atención exclusiva en las sensaciones de tu cuerpo y tu corazón. El corazón no es tan emocional e impulsivo como se piensa. Es holístico e interpreta las decisiones correctas en milésimas de segundo. No debes entrometer el intelecto, debes concentrarse en NO pensar. Debes ser intuitivo.
Si como respuesta a tu pregunta registras una leve punzada desagradable en tu cuerpo y tu corazón, significa que NO debes tomar esa decisión. Si registras una sensación agradable significa que SI la debes hacer.
Hay otra técnica, que consiste en que cuando experimentas una situación desagradable, embarazosa o difícil, debes imaginarte que el problema no es tuyo. Debes imaginarte que el problema le está ocurriendo a otra persona. Y que tú estuvieras viendo a esa persona desde fuera, y como el problema no es tuyo, puedes pensar más fríamente como resolverlo.
A mi me pasaba que cuando experimentaba una situación embarazosa o difícil, inmediatamente me imaginaba que el problema no era mío, y yo me veía a mi mismo desde fuera de la situación ¿si yo me estuviera viendo a mi mismo desde fuera, en estos momentos, que le aconsejaría a ese otro yo que veo como resolver el problema? Ni te imaginas como me ha ayudado esta técnica. El primer efecto es que me sereno al instante.
Y recuerda el dicho “donde tropieces, ahí está tu tesoro”. TODOS crecemos como seres humanos por las caídas que tenemos en la vida. La mayoría tenemos los MISMOS problemas y tu grado de madurez y crecimiento depende de las decisiones y reacciones que tomes ante tus problemas. Las respuestas cobardes hacen a los cobardes. Las respuestas tímidas, a los tímidos. Las respuestas con carácter, audacia y valentía, a los de carácter, audaces y valientes.
Y me despido, diciéndote que por tu pasado y derrotas del ayer, piensas que no puedes resolver tus problemas. NO es cierto. La gente más exitosa es la que tiene MAS resbalones que la gente promedio… pero se levanta, se sacude el polvo de la ropa y a pesar de los moretones decide continuar, con el trasero adolorido, pero con la cara en alto.
La perseverancia y tolerancia, el seguir MANTENIENDO la fe y la esperanza en tus metas, a pesar de las derrotas TEMPORALES, es la UNICA diferencia entre quien resuelve sus problemas y tiene éxito, del que no.
Bye
Edgar

Fuente: 

Me perdí en ti


Quise hacerte feliz, Me entregué a tí y me olvidé de Mí
Al seguirte me perdí en tí, Tomé tus sueños, dejé los Míos
Sin darme cuenta dejé de Vivir y empecé a vivir para Tí

"Qué has hecho con Todo el AMOR  que YO te di?"

Nada has hecho....  Eso hiciste,  Nada....
Me siento abandonada, con el alma desgarrada

Hoy DEBO hacer algo por MI.... ..partir de tí
y buscar el camino que de nuevo me traiga a MI

© ktheryn

Relaciones fluidas por Merlina Meiler

Las relaciones fluyen.

Ya sean de amistad o de pareja, cuando conoces a alguien y sientes que tienes una afinidad con ese ser, comienza a desarrollarse una corriente de energía.

Si la otra persona te corresponde, esta energía comienza a fluir entre ustedes dos de manera automática, ininterrumpida, totalmente natural.

Ten en cuenta que para que esto suceda, las dos personas deben estar en la misma sintonía. Presta atención a los detalles y a si la otra persona es congruente entre lo que dice y lo que hace, para saber si esta afinidad realmente existe o si tan solo es producto de lo que tú desearías que fuera.

Si sientes:

  • Que estás dando más de lo que recibes 
  • Que el otro no te da el lugar ni te brinda el tiempo que querrías 
  • Que son más los momentos desdichados que los felices 
  • Que sostener el vínculo implica un esfuerzo desmedido que suele desbordarte 
  • Que el otro no te ofrece la clase de vínculo que estás buscando
entonces, hay algo que no funciona. En los casos que describí arriba, la energía no fluye, solo emana de ti y no encuentra respuesta en tu interlocutor. Y al estar interrumpida (o no existir) la comunicación interna entre ustedes dos, no hay claridad de mensajes ni de recepción de ellos.

Tal vez esto sucede porque al tratar de obligar al otro a realizar o a aceptar algo que no busca ni quiere, solo intentas satisfacer tus propias necesidades (o incluso caprichos). De nada sirve semejante derroche de tiempo y de fuerzas, ya que en el momento en que dejes de intentarlo, las cosas tomarán el rumbo al que están destinadas. Tal vez sea diferente a lo que imaginas, tal vez no, pero bien vale la pena intentarlo, vivir en paz y dejar que todo se acomode plenamente, para que te reencuentres con tu eje y puedas seguir tu camino con pasos firmes hacia la felicidad que mereces.

Las relaciones basadas en el deseo mutuo, en la afinidad y en el respeto siempre fluyen.

¿Crees que has forzado alguna vez una relación de pareja o de amistad?

Fuente: Mejora Emocional

Buenos días amigos, les mando un abrazo de oso.




"El amor es frágil como un pétalo de rosa, pero olvidarte de ese amor es duro como una roca, pero lo difícil no es olvidar sino dejar de amar a la persona...", Anónimo