sábado, 22 de octubre de 2011

Buenas noches amigos, les mando un abrazo de oso!




"Yo siempre me siento feliz, sabes por qué? porque no espero nada de nadie, esperar siempre duele. La vida es corta, por eso ama la vida. Sé feliz y siempre sonríe. Sólo vive para ti y recuerda: antes de hablar, escucha. Antes de escribir, piensa. Antes de herir, siente. Antes de odiar, ama. Antes de rendirte, intenta. Antes de morir, vive!", William Shakespeare


Lo que se debe saber sobre el colesterol



El colesterol es un lípido indispensable para la formación de las células. Juega un papel en la fluidez de las membranas celulares, en la fabricación de substancias como la vitamina D, y es un constituyente de la bilis, y un precursor de las hormonas esteroides. Se encuentra en grandes cantidades en el hígado, el cerebro y la médula espinal.
El colesterol bueno y el colesterol malo ¿qué son? No existen dos moléculas de colesterol diferentes. Simplemente, el colesterol es vehiculado en la sangre por los LDL, las lipoproteínas de pequeña densidad, y por los HDL, las lipoproteínas de alta densidad. El médico distingue el colesterol HDL del colesterol LDL.
El colesterol HDL limpia las arterias y evita que los depósitos lipídicos de mala calidad se acumulen. A esto le llamamos “el colesterol bueno”, porque contribuye a disminuir los riesgos de enfermedades cardiovasculares. El colesterol LDL, por el contrario, deposita el colesterol en las paredes arteriales, haciendo aparecer placas ateromatosas, responsables de las enfermedades cardiovasculares.
Un régimen alimenticio es necesario, si el médico cree que las tasas de colesterol son alarmantes. Este puede reducir las tasas hasta un tercio de su contenido. Un tratamiento puede ser más conveniente, pero siempre bajo supervisión médica. En cuanto a la alimentación, se debe limitar la ingesta de grasas, pero no suprimirlas del todo.
Los ácidos grasos saturados se deben evitar. Se trata de materias grasas contenidas en la mantequilla, los productos lácteos, la carne, los huevos, la repostería, la cocina industrializada.
Sin embargo, las materias grasas que se deben conservar en cantidad razonable son los ácidos insaturados, como los aceites vegetales, los frutos secos, y los pescados grasos de aguas frías como el salmón. Las frutas y verduras frescas contienen mucha vitamina C y E, y betacarotenos que son buenos antioxidantes, protectores de las arterias.

Fuente:
Blog de Farmacia

Link:

Persigue tus sueños


En ocasiones la senda que escogemos es larga y difícil, pero recuerda: esas sendas son las que siempre conducen hacia los panoramas más bellos.
Inevitablemente aparecen desafíos; tú reaccionas ante ellos y es lo que determina quién eres, dentro de tu corazón y cuanto más riqueza tengas,incrementa tus posibilidades de alcanzar la meta, emprendiendo la labor en forma gradual.
Todo lo que se te pide, es que hagas lo mejor que puedas hacer.Dáte cuenta de que eres capaz de llevar a cabo milagros, por tu propio esfuerzo.
Recuerda que las oportunidades golpean tu puerta por alguna razón y las Oportunidades que te deseas están al alcance de tu mano.
No necesitas ganar todas las veces,pero si necesitas saber que hace falta para ganar.
De ti depende encontrar la llave que abre la puerta hacia una vida más cerca de la verdad que te permite sobrevivirlas; y sobrepasarlas.
Cruza tus puentes.
Enfrentarte a tus desafíos.
Persigue tus aspiraciones y acércalas cada vez más a tu corazón.
Abandona los malos pensamientos y procede con lo que necesitas hacer para que todo esté bien.
Persigue todo lo que deseas de la vida, con las bendiciones de todas las personas que te aman
y descubre lo que significa realizar tus deseos.
Autor Desconocido

Tomar 1 manzana al día baja el colesterol



En muchos textos hemos leído que las manzanas poseen propiedades curativas y medicinales, y recientemente se ha realizado una investigación acerca de los beneficios de la manzana, en la cual se observó que, aquellas mujeres que consumieron 1 manzana al día habían reducido su colesterol y adelgazado, perdiendo algunos kilos de forma natural.
En el Congreso anual de Biología Experimental 2011, se presentó un estudio realizado por investigadores de la Universidad de Florida. En esta investigación se evaluó a 160 mujeres post menopáusicas de entre 45 a 65 años, a la mitad de ellas se les pidió que consumieran 1 manzana al día por un año.
El estudio, dirigido por Bahram Arjmandi y presentado en el Congreso anual de Biología Experimental 2011 en Washington, permitió confirmar que los antioxidantes presentes en la cáscara de la manzana (pectina y polifenoles) ayudan a eliminar toxinas.
La única forma de aprovechar todas las propiedades de la manzana, y de todas las frutas, es consumirlas con cáscara, ahí se encuentran la mayor partes de las fibras y proteínas que posee.
Según las conclusiones obtenidas, se observó que aquellas mujeres que consumieron 1 manzana al día, habían adelgazado, a pesar de haber ingerido 240 calorías extras; reducido su colesterol malo o LDL en un 23% y aumentado su colesterol bueno o HDL en un 4%.
La fibra, vitaminas, minerales antioxidantes de la manzana son los responsables de estos beneficios para perder kilos y bajar el colesterol. Por lo tanto si quieres verte más delgada y reducir factores de riesgo cardiovascular, encontrarás en la manzana un aliado natural.

Fuente:
Blog de Farmacia

Link:

4 preguntas que pueden reducir tu estrés


Quizás piensas que tienes un “problema real” que te estresa, preocupa o molesta y que para poder sentirte feliz esta situación tiene que cambiar. ¿Pero que pensarías si te dijera que no existen problemas “reales” y que el único problema con el que tienes que lidiar son tus pensamientos acerca de lo que estás viviendo? 

Veamos esta situación. Alguien pierde su trabajo y piensa que es un grave problema, sufre por ello y se imagina los peores escenarios. Otra persona pierde su trabajo y piensa que es una buena oportunidad para hacer lo que en realidad le gusta, para descansar e incluso para cambiar de rumbo. Las dos personas están viviendo exactamente la misma situación, han perdido el trabajo, una la ve como un problema, la otra como una oportunidad…  

¿Entonces cómo puede ser que perder el trabajo sea el “problema real”? Si lo fuera, todas las personas que pierden el trabajo deberían de sentirse igual de estresadas y no es así. En realidad el único problema está en tu mente, en todas esas historias de horror que te cuentas, de lo que perder el trabajo significa. Estas historias no son reales y te impiden pensar claramente y ver las posibilidades que se presentan delante de ti.

Es una muy buena noticia saber (o por lo menos abrirte a la posibilidad) de que nada externo tiene la capacidad real de afectarte, ya que como habrás podido comprobar no está en tus manos cambiar el mundo exterior. Recién cuando descubres que la causa real de tu sufrimiento son tus pensamientos puedes poner tu energía en la dirección correcta y trabajar en lo único que puedes controlar, tu mundo interior.

Cuestiona tus pensamientos, y libérate del estrés

Y ahora que ya sabes que la fuente de tus problemas son tus pensamientos, te preguntarás ¿cómo puedo hacer para lidiar con ellos?. 

Byron Katie, autora del best seller “Amar lo Que Es” nos dice que cuando creemos nuestros pensamientos sufrimos y cuando los cuestionamos dejamos de sufrir. Y nos presenta 4 preguntas que puedes empezar a utilizar de manera inmediata para cuestionar cualquier concepto estresante en tu vida. Un proceso muy simple que ha ayudado ya a miles de personas. 

Hazte las siguientes preguntas

Ubica el pensamiento que más te está estresando en estos momentos y responde a estas preguntas como si de una meditación se tratara, tómate tu tiempo, deja que las respuestas surjan del corazón. 

A modo de ejemplo utilizaremos el pensamiento “Él no me presta atención”.



  1. ¿Es eso verdad?
¿Es verdad que “él no te presta atención”? La respuesta ha de ser un simple si o no. Si la respuesta es no, pasa a la pregunta 3 directamente.


   2. ¿Puedes saber que es verdad con absoluta certeza?
¿Puedes saber que es verdad con absoluta certeza que el no te presta atención? ¿Que aunque no te mire no te está escuchando? ¿Que no te presta atención porque no lo demuestra?. Otra vez la respuesta, a de ser simplemente si o no.
   3. ¿Cómo reaccionas, qué sucede, cuando crees ese pensamiento?
¿Cómo te hace sentir pensar que él no te presta atención? ¿Cómo lo tratas a él cuando piensas que no te presta atención? ¿Cómo te hace sentir este pensamiento tanto física como emocionalmente? 

   4. ¿Quién serías sin el pensamiento? No tienes que luchar con el pensamiento, simplemente percibe como vivirías tu vida si no creyeras ese pensamiento. Cómo lo tratarías a él si no tuvieras este pensamiento.

La siguiente parte del proceso es invertir los pensamientos de la siguiente manera:
- Inviértelo a lo opuesto (inversión de 180°): “Él sí me presta atención”. Quédate quieta y nota todos los sentimientos que aparecen al respecto. La sola idea de confrontar esto y mirarlo directamente muchas veces requiere de valor, pero los resultados valen la pena. Cuando la mente se abre, empiezas a encontrar ejemplos donde el sí te presta atención, te permite ver a los demás con otros ojos, a reconocer cosas que a veces no vemos. Es abrirnos a la posibilidad de que las cosas no son como las veníamos pensando.
- Inviértelo hacia el otro: “Yo no le presto atención a él”. Encuentra ejemplos donde tú no le prestas atención a él. Fíjate cómo a veces eso que queremos que los demás hagan, no nos es fácil hacer a nosotros.

- Inviértelo hacia ti mismo:
 “Yo no me presto atención”. Y esta es quizás la inversión más profunda de todas, la que te ayudará a ver cómo no te has estado prestando atención a ti misma en muchos aspectos de tu vida. Y cuando ves esto, podrás ver ¿cómo esperar que él te preste atención, si tú misma no lo haces? Y gracias a esto podrás empezar a hacer las enmiendas necesarias contigo.


Finalmente aquello que te molestaba en la otra persona te lleva a descubrir cosas sobre ti que de otra manera no hubieras visto. La otra persona se convierte en tu espejo y en un gran regalo.

Sandra Iozzelli se especializa en ayudar a otros a reducir las emociones negativas, el estrés, el miedo y las creencias limitadoras en sus vidas. Si quieres conocer los simples pasos que puedes aplicar para conseguirlo, solicita gratis la "Guía práctica para aliviar el estrés" en www.obsequio.liberatuestres.com 

La besoterapia



Los besos nos ayudan a aliviar los estados depresivos, estimulan la liberación de las hormonas del bienestar, y favorecen la salud física y psicológica. No es un nuevo fármaco o tónico prodigioso, sino uno de los remedios naturales más placenteros, porque además de una muestra de amor o afecto los besos son terapéuticos y hoy se está hablando mucho de la “besoterapia”, ponte al día.
Se han inventado terapias con todo, olores, colores, música, etcétera es por esto que no nos sorprende ver que los besos son también parte de una nueva tendencia: La besoterapia, que aunque más parece una excusa para los más perspicaces, es realmente una buena fuente de beneficios para nuestra salud. De acuerdo a las últimas investigaciones, las bondades de este tipo de encuentros cercanos son múltiples, ya que además de ejercitar decenas de músculos faciales, besarse frecuentemente activa la circulación sanguínea y algunos estudios sugieren que ayuda a las personas a vivir más años y enfermarse menos. Al parecer este efecto se debe a que el beso estimula distintos compuestos hormonales que funcionan como analgésicos y fortalecen las defensas inmunológicas.
Por ejemplo, los besos crean una sensación de bienestar, al estimular la región del cerebro que libera la oxitocina, una hormona que influye en el enamoramiento, el orgasmo, el parto y el amamantamiento, y está asociada a la afectividad, la ternura y el contacto físico con los demás.
Los besos verdaderamente apasionados estimulan la liberación en la sangre de la adrenalina, que contribuye a despertar un estado de alerta y gran energía física y mental, al hacer que aumente el ritmo cardíaco, la tensión arterial y el nivel de glucosa en la sangre. El beso también estimula la liberación de endorfinas, que provocan una sensación placentera, actuando como antídoto para la depresión y la consternación, son las conocidas hormonas de la felicidad. Como vemos, es inminente el consejo a que las personas que se besen más, para combatir el desánimo que invade a muchos después etapas como las fiestas navideñas y de fin de año, las vacaciones, la partida de los hijos y otras circunstancias más sensibles. Según los expertos, los besos que aportan más beneficios para la salud y contra las tristezas son aquellos cargados de pasión o emoción. Cuánto más “excitantes” y apasionados sean, “más hormonas se liberan en la sangre, y mayores son los beneficios para la salud.
Autor Desconocido

Matrimonio no compatible



La incompatibilidad de caracteres es una excusa frecuente por la que muchos matrimonios se acaban.
Muchas parejas reclaman ser incompatibles simplemente porque piensan muy diferente en muchas cosas. Algunos se preguntan ¿cómo se casaron con esa persona tan diferente?
La mayoría de nosotros entramos al matrimonio por la experiencia del enamoramiento. Nuestros sueños antes del matrimonio son de dicha permanente. Es muy difícil creer otra cosa cuando estamos enamorados. No le creemos a nadie que nos advierta de los defectos de nuestro amado(a). La razón por la que hacemos eso, es porque estamos sinceramente convencidos de que la persona que amamos siente lo mismo hacia nosotros y que nunca hará nada que nos lastime.
Sin embargo, después de la experiencia del enamoramiento, muchos se preguntan: ¿Por qué nos casamos? ¡No nos ponemos de acuerdo en casi nada! No somos compatibles! Según estudios, el promedio de duración de la obsesión romántica es de dos años. A partir de aquí, empiezan a verse las diferencias. Poco a poco la emoción de la intimidad se esfuma y los deseos, emociones y pensamientos individuales, se separan y la relación se empieza a deteriorar. Si no se logra encontrar una solución a esas situaciones, se va “perdiendo” el amor y puede llegar el momento en que ya no quieren estar juntos.
Todo esto ocurre con muchos matrimonios simplemente porque no saben cómo funciona el matrimonio, no se conocen sus temperamentos ni sus sistemas de creencias, ni saben cómo manejar las diferencias para que en vez de convertirlos en contendientes, se conviertan en un equipo donde las diferencias se complementen. El pensar diferente debe aprender a verse como una oportunidad de mejorar nuestra propia forma de ver las cosas. Es una forma de ampliar nuestra propia visión de la vida.
Dios por medio de la sabia naturaleza hace que las personas diferentes se atraigan igual que las leyes de la física. Rara vez vemos matrimonios que ambos piensen igual. Quizás en algunas cosas, pero no en la mayoría. Entonces, la clave está en saber cómo manejar esas diferencias. El conocimiento, la buena comunicación, la tolerancia y la paciencia son elementos indispensables para lograr mayor compatibilidad en el matrimonio y aprovechar las diferencias en beneficio de la familia.
Tu matrimonio y tu familia es el tesoro más valioso que Dios te ha dado. ¡Cuídalo!
Luis Y Hannia Fernandez
www.libresparaamar.org

Cómo dejar de estresarse y empezar a vivir



Quizás piensas que tienes un “problema real” que te estresa, preocupa o molesta y que para poder sentirte feliz esta situación tiene que cambiar. ¿Pero que pensarías si te dijera que no existen problemas “reales” y que el único problema con el que tienes que lidiar son tus pensamientos acerca de lo que estás viviendo?
Veamos esta situación. Alguien pierde su trabajo y piensa que es un grave problema, sufre por ello y se imagina los peores escenarios. Otra persona pierde su trabajo y piensa que es una buena oportunidad para hacer lo que en realidad le gusta, para descansar e incluso para cambiar de rumbo. Las dos personas están viviendo exactamente la misma situación, han perdido el trabajo, una la ve como un problema, la otra como una oportunidad…
¿Entonces cómo puede ser que perder el trabajo sea el “problema real”? Si lo fuera, todas las personas que pierden el trabajo deberían de sentirse igual de estresadas y no es así. En realidad el único problema está en tu mente, en todas esas historias de horror que te cuentas, de lo que perder el trabajo significa. Estas historias no son reales y te impiden pensar claramente y ver las posibilidades que se presentan delante de ti.
Es una muy buena noticia saber (o por lo menos abrirte a la posibilidad) de que nada externo tiene la capacidad real de afectarte, ya que como habrás podido comprobar no está en tus manos cambiar el mundo exterior. Recién cuando descubres que la causa real de tu sufrimiento son tus pensamientos puedes poner tu energía en la dirección correcta y trabajar en lo único que puedes controlar, tu mundo interior.
Cuestiona tus pensamientos, y libérate del estrés
Y ahora que ya sabes que la fuente de tus problemas son tus pensamientos, te preguntarás ¿cómo puedo hacer para lidiar con ellos?.
Byron Katie, autora del best seller “Amar lo Que Es” nos dice que cuando creemos nuestros pensamientos sufrimos y cuando los cuestionamos dejamos de sufrir. Y nos presenta 4 preguntas que puedes empezar a utilizar de manera inmediata para cuestionar cualquier concepto estresante en tu vida. Un proceso muy simple que ha ayudado ya a miles de personas.
Hazte las siguientes preguntas:
Ubica el pensamiento que más te está estresando en estos momentos y responde a estas preguntas como si de una meditación se tratara, tómate tu tiempo, deja que las respuestas surjan del corazón.
A modo de ejemplo utilizaremos el pensamiento “Él no me presta atención”.
1.¿Es eso verdad?
¿Es verdad que “él no te presta atención”? La respuesta ha de ser un simple si o no. Si la respuesta es no, pasa a la pregunta 3 directamente.
1.¿Puedes saber que es verdad con absoluta certeza?
¿Puedes saber que es verdad con absoluta certeza que el no te presta atención? ¿Que aunque no te mire no te está escuchando? ¿Que no te presta atención porque no lo demuestra?. Otra vez la respuesta, a de ser simplemente si o no.
1.¿Cómo reaccionas, qué sucede, cuando crees ese pensamiento?
¿Cómo te hace sentir pensar que él no te presta atención? ¿Cómo lo tratas a él cuando piensas que no te presta atención? ¿Cómo te hace sentir este pensamiento tanto física como emocionalmente?
1.¿Quién serías sin el pensamiento? No tienes que luchar con el pensamiento, simplemente percibe como vivirías tu vida si no creyeras ese pensamiento. Cómo lo tratarías a él si no tuvieras este pensamiento.
La siguiente parte del proceso es invertir los pensamientos de la siguiente manera:
J Inviértelo a lo opuesto (inversión de 180°): “Él sí me presta atención”. Quédate quieta y nota todos los sentimientos que aparecen al respecto. La sola idea de confrontar esto y mirarlo directamente muchas veces requiere de valor, pero los resultados valen la pena. Cuando la mente se abre, empiezas a encontrar ejemplos donde el sí te presta atención, te permite ver a los demás con otros ojos, a reconocer cosas que a veces no vemos. Es abrirnos a la posibilidad de que las cosas no son como las veníamos pensando.
J Inviértelo hacia el otro: “Yo no le presto atención a él”. Encuentra ejemplos donde tú no le prestas atención a él. Fíjate cómo a veces eso que queremos que los demás hagan, no nos es fácil hacer a nosotros.
J Inviértelo hacia ti mismo: “Yo no me presto atención”. Y esta es quizás la inversión más profunda de todas, la que te ayudará a ver cómo no te has estado prestando atención a ti misma en muchos aspectos de tu vida. Y cuando ves esto, podrás ver ¿cómo esperar que él te preste atención, si tú misma no lo haces? Y gracias a esto podrás empezar a hacer las enmiendas necesarias contigo.
Finalmente aquello que te molestaba en la otra persona te lleva a descubrir cosas sobre ti que de otra manera no hubieras visto. La otra persona se convierte en tu espejo y en un gran regalo.
Sandra Iozzelli

Buenos días amigos, les mando un abrazo de oso

"Acumular amor significa suerte, acumular odio significa calamidad", 
Paulo Coelho