sábado, 22 de octubre de 2011

Buenas noches amigos, les mando un abrazo de oso!




"Yo siempre me siento feliz, sabes por qué? porque no espero nada de nadie, esperar siempre duele. La vida es corta, por eso ama la vida. Sé feliz y siempre sonríe. Sólo vive para ti y recuerda: antes de hablar, escucha. Antes de escribir, piensa. Antes de herir, siente. Antes de odiar, ama. Antes de rendirte, intenta. Antes de morir, vive!", William Shakespeare


Como superar una ruptura sentimental en 5 pasos



Todos queremos ser felices y creemos que tener una pareja nos dará esa felicidad que tanto buscamos. Todo va bien mientras la tenemos, pero ¿qué pasa cuando esta relación se acaba?, ¿cuando la persona en la que hemos puesto tantas expectativas y sueños se va de nuestro lado y nos deja?, ¿cómo nos enfrentamos a situaciones como éstas?, ¿cómo vivimos la vida a partir de ese momento? Para la gran mayoría, ésta es una situación muy difícil y dolorosa, aparecen muchos miedos, inseguridades, decepciones, resentimientos y el dolor puede ser muy profundo...

¿Y por qué es esto?, ¿por qué sentimos tanto dolor? La gran mayoría cree que porque hemos perdido a la persona que “nos hace felices” o que nos da seguridad, amor o compañía. Pero, ¿qué tal si esta no es la causa real de nuestro dolor? ¿Qué tal si está en nuestras manos el sentirnos bien independientemente de que esa persona esté o no a nuestro lado?

Y para ello te invitaría a que sigas estos 5 pasos:

Paso 1
 Nota cuáles son los pensamientos que aparecen en tu mente cuando te sientes mal. ¿Qué es lo que te dice tu mente? Es posible que te diga cosas como: sin él o ella no podré ser feliz, no soy lo suficientemente bueno/a, es muy difícil y triste estar solo/a, necesito a alguien a mi lado para ser feliz,  se ha ido con alguien mejor que yo,  que pensarán los demás de mí,  no podré encontrar a otra persona, hay algo malo conmigo por eso se ha ido… 

Nota los pensamientos dolorosos y estresantes que aparecen, pensamientos de los cuáles no somos muchas veces siquiera conscientes. Cuando creemos pensamientos como estos, no es de sorprender que nos sintamos como lo hacemos…  

Paso 2Cuestiona estos pensamientos dolorosos y comprueba si son “verdaderos”.  Si te permites cuestionar la veracidad de lo que tu mente te dice, te darás cuenta que en realidad, lo que te hace sufrir no es que la persona se haya ido si no lo que tú crees que eso significa, la historia que te cuentas... 

Pregúntate si es verdad, si puedes saber que es verdad con “absoluta certeza” (y por favor responde con un simple sí o no…) que sin él o ella no podrás ser feliz, que no eres lo suficientemente bueno/a porque tu pareja se ha ido, que es muy difícil y triste estar solo, que “necesitas” a alguien a tu lado para ser feliz,  que se ha ido con alguien “mejor” que tú,  que los demás pensarán mal de ti , que  no podrás encontrar a otra persona, que hay algo malo contigo por eso se ha ido…  

Cuando no cuestionamos estos pensamientos y “creemos” que son verdad sufrimos, la pasamos mal, y cuando no nos creemos estos pensamientos o no tenemos estos pensamientos en nuestra mente estamos bien...

Paso 3

Haz la prueba, intenta ver cómo sería tu vida sin esos pensamientos que te agobian…  Intenta imaginar (aunque al comienzo pueda serte difícil) cómo sería tu vida y tu día a día si no pudieras tener esos pensamientos en tu cabeza, es muy probable, que entonces estés en paz, y viviendo el momento relajadamente incluso disfrutándolo… 

Si esto se te hace difícil, nota cómo cambia tu estado de ánimo y te entristeces o molestas cuando aparece cualquiera de estos pensamientos en tu mente, y nota o recuerda cómo te sientes en aquellos momentos en los que “te olvidas del tema” y estás pensando en otras cosas, o alguien te llama por teléfono y te distraes, o simplemente por la razón que sea te has olvidado por un momento de la ruptura…  

¿Puedes ver cómo cambia tu vida y tu estado de ánimo? ¿Puedes ver cómo tu estado de ánimo varía dependiendo de los pensamientos que tengas en tu mente?

Paso 4

Busca las pruebas de cómo “lo contrario” de lo que crees y te hace sufrir puede ser tan verdadero o más… Y esto es clave, porque te ayudará a corroborar que lo que crees y te hace sufrir no es verdadero… Si el pensamiento es que “sin él o ella no podré ser feliz”, lo contrario sería “sin él o ella podré ser feliz” busca pruebas de esto. Aquí algunos ejemplos 1) no puedes saber el futuro y por consiguiente no puedes saber cómo te sentirás más adelante 2) si antes de conocer a esa persona no la necesitabas para ser feliz o estar bien ¿por qué no podrás serlo ahora?, 3) piensa en relaciones anteriores que hayan terminado y cómo pudiste volver a ser feliz después de eso… o casos de personas cercanas que hayan vivido experiencias similares y volvieron a ser felices después de una ruptura… 

Busca tus propias pruebas. Cuando nos permitimos ver lo que “en realidad” nos afecta y descubrimos que no es la otra persona sino las historias que nos contamos de lo que estamos viviendo, podemos ver que entonces sí podemos hacer algo al respecto, podemos trabajar y cuestionar esos pensamientos que tanto dolor nos causan…

Paso 5
Y en lugar de pensar una y otra vez en todo lo “negativo” que crees que significa que esta persona se haya ido, te invito a que pienses en todas las razones por las cuales tu vida es incluso mejor ahora gracias a esta experiencia. Y aunque pueda parecer difícil siquiera abrirnos a esta posibilidad o hacernos esta pregunta, si lo que realmente quieres es estar bien, te recomiendo de corazón que reflexiones sobre esto. 


Nota lo que quizás hasta ahora no has observado, ¿por qué, si Dios o el universo, (como quieras llamarlo) es “amable y amoroso”, por qué habría elegido esta experiencia para ti?, ¿por qué tu vida, la de quienes te rodean y el mundo “es mejor” gracias a esta experiencia?. 
Haz la lista con calma, con el corazón abierto, porque esto puede ayudarte mucho a recuperar tu bienestar. Quizás puedas “apreciar” que tendrás más tiempo para ti, que podrás retomar o empezar a hacer cosas que te gustan y habías dejado de lado, que ya no tendrás quizás las discusiones que tenías, podrás leer los libros que querías leer, ver los programas que a ti te gustan, darte el tiempo y la atención que muy posiblemente no te estabas dando, ponerte nuevamente en primer lugar… 

¿Y de qué manera podría ser mejor la vida de otros gracias a esto? Porque tu familia y amigos podrán disfrutar más de tu compañía ahora, porque tendrás más tiempo para los demás… 

¿Y de qué manera el mundo será mejor gracias a esto? Quizás tengas más tiempo para ser de servicio para otros, o puedas dedicar más tiempo para desarrollar tu creatividad y ayudar con esto a otros. Estos son solo algunos ejemplos, busca tú las razones que son válidas para ti, por más sencillas que parezcan, date ese regalo. 

Porque cuando vemos que aquello que parece tan terrible y negativo, no lo es, entonces podemos recibirlo con aceptación e incluso con curiosidad y hasta entusiasmo, y podemos ver que nuestra vida continua y que nuestra vida sin pareja puede ser tan buena como nos lo permitamos… 

Mientras más nos aferramos a algo que ya no es, más sufrimos… No podemos controlar cómo actúan otras personas pero sí cómo nos sentimos al respecto… Como decía Marco Aurelio, filósofo y emperador romano “Si te afliges por alguna causa externa, no es ella lo que te importuna, sino el juicio que tú haces de ella. Y borrar este juicio, de ti depende”. 

La realidad es que en este momento esa persona ya no está a tu lado y puedes vivirlo de dos maneras:  con sufrimiento, dolor y resentimiento o puedes aceptar y “amar” esta nueva etapa de tu vida, sacar lo mejor de ella, disfrutar de TU compañía y apreciar los regalos que esta nueva experiencia te trae, ¿qué eliges?

Sandra Iozzelli se especializa en ayudar a otros a reducir las emociones negativas, el estrés, el miedo y las creencias limitadoras en sus vidas. Si quieres conocer los simples pasos que puedes aplicar para conseguirlo, solicita el Reporte Gratuito “4 preguntas que pueden liberarte del estrés" en la web www.liberatuestres.com
Foto: Flickr

Lo que se debe saber sobre el colesterol



El colesterol es un lípido indispensable para la formación de las células. Juega un papel en la fluidez de las membranas celulares, en la fabricación de substancias como la vitamina D, y es un constituyente de la bilis, y un precursor de las hormonas esteroides. Se encuentra en grandes cantidades en el hígado, el cerebro y la médula espinal.
El colesterol bueno y el colesterol malo ¿qué son? No existen dos moléculas de colesterol diferentes. Simplemente, el colesterol es vehiculado en la sangre por los LDL, las lipoproteínas de pequeña densidad, y por los HDL, las lipoproteínas de alta densidad. El médico distingue el colesterol HDL del colesterol LDL.
El colesterol HDL limpia las arterias y evita que los depósitos lipídicos de mala calidad se acumulen. A esto le llamamos “el colesterol bueno”, porque contribuye a disminuir los riesgos de enfermedades cardiovasculares. El colesterol LDL, por el contrario, deposita el colesterol en las paredes arteriales, haciendo aparecer placas ateromatosas, responsables de las enfermedades cardiovasculares.
Un régimen alimenticio es necesario, si el médico cree que las tasas de colesterol son alarmantes. Este puede reducir las tasas hasta un tercio de su contenido. Un tratamiento puede ser más conveniente, pero siempre bajo supervisión médica. En cuanto a la alimentación, se debe limitar la ingesta de grasas, pero no suprimirlas del todo.
Los ácidos grasos saturados se deben evitar. Se trata de materias grasas contenidas en la mantequilla, los productos lácteos, la carne, los huevos, la repostería, la cocina industrializada.
Sin embargo, las materias grasas que se deben conservar en cantidad razonable son los ácidos insaturados, como los aceites vegetales, los frutos secos, y los pescados grasos de aguas frías como el salmón. Las frutas y verduras frescas contienen mucha vitamina C y E, y betacarotenos que son buenos antioxidantes, protectores de las arterias.

Fuente:
Blog de Farmacia

Link:

Persigue tus sueños


En ocasiones la senda que escogemos es larga y difícil, pero recuerda: esas sendas son las que siempre conducen hacia los panoramas más bellos.
Inevitablemente aparecen desafíos; tú reaccionas ante ellos y es lo que determina quién eres, dentro de tu corazón y cuanto más riqueza tengas,incrementa tus posibilidades de alcanzar la meta, emprendiendo la labor en forma gradual.
Todo lo que se te pide, es que hagas lo mejor que puedas hacer.Dáte cuenta de que eres capaz de llevar a cabo milagros, por tu propio esfuerzo.
Recuerda que las oportunidades golpean tu puerta por alguna razón y las Oportunidades que te deseas están al alcance de tu mano.
No necesitas ganar todas las veces,pero si necesitas saber que hace falta para ganar.
De ti depende encontrar la llave que abre la puerta hacia una vida más cerca de la verdad que te permite sobrevivirlas; y sobrepasarlas.
Cruza tus puentes.
Enfrentarte a tus desafíos.
Persigue tus aspiraciones y acércalas cada vez más a tu corazón.
Abandona los malos pensamientos y procede con lo que necesitas hacer para que todo esté bien.
Persigue todo lo que deseas de la vida, con las bendiciones de todas las personas que te aman
y descubre lo que significa realizar tus deseos.
Autor Desconocido

Uno cosecha lo que siembra



Una mañana una mujer bien vestida se paró frente a un hombre desamparado, quien lentamente levantó la vista.. y miró claramente a la mujer que parecía acostumbrada a las cosas buenas de la vida.  Su abrigo era nuevo. Parecía que nunca se había perdido de una comida en su vida. Su primer pensamiento fue:  “Solo se quiere burlar de mi, como tantos otros lo habían hecho …

“Por Favor Déjeme en paz !!  gruñó el indigente…  Para su sorpresa, la mujer siguió enfrente de él. Ella sonreía – sus dientes blancos mostraban destellos deslumbrantes.
“¿Tienes hambre?” -preguntó ella.  “No”, contestó sarcásticamente. “Acabo de llegar de cenar con el presidente … Ahora vete.”
La sonrisa de la mujer se hizo aún más grande.
De pronto el hombre sintió una mano suave bajo el brazo. “¿Qué hace usted, señora?” -preguntó el hombre enojado.
“Le digo que me deje en paz” !!

Justo en ese momento un policía se acercó. “¿Hay algún problema, señora?”  -le preguntó el oficial ..
“No hay problema aquí, oficial, contestó la mujer .. “Sólo estoy tratando de ayudarle para que se ponga de pie …
¿Me ayudaría?  El oficial se rascó la cabeza. “Sí, el viejo Juan, ha sido un estorbo  por aquí estos últimos años.
 ¿Qué quiere usted con él?” Preguntó el oficial …
“Ve usted la cafetería de allí?” -preguntó ella. “Yo voy a darle algo de comer y sacarlo del frío por un ratito.”
“¿Está loca, señora?”  el pobre desamparado se resistió. “Yo no quiero ir ahí!  Entonces sintió dos fuertes manos agarrándolo de los  brazos y levantándolo.
“Déjeme ir oficial, yo no hice nada ..”

“Vamos viejo, esta es una buena oportunidad para ti,” le susurró el oficial al oido .”
Finalmente, y con cierta dificultad, la mujer y el agente de policía llevaron al viejo Juan a la cafetería y lo sentaron en una mesa en un rincón de la cafetería. Era casi mediodía ,  la mayoría de la gente ya había almorzado y el grupo para la comida aún no habían llegado …
El gerente de la cafetería se acercó y les preguntó. “¿Qué está pasando aquí, oficial?”  “¿Qué es todo esto?
“Esta señora lo trajo aquí para que coma algo,” respondió el policía.
“Oh no, Aquí no !” el gerente respondió airadamente. “Tener una persona como ésta aquí, es malo para mi  negocio !!!
El viejo Juan esbozó una sonrisa dejando ver  sus pocos  dientes: “Señora, se lo dije.  Ahora, sí van a dejarme ir ?. Yo no quería venir aquí  desde un principio.”

La mujer se dirigió al gerente de la cafetería y sonrió ..  “Señor, ¿está usted familiarizado con Hernández y Asociados ? la firma bancaria que está a dos calles?”

 ”Por supuesto que los conozco”, respondió el administrador con impaciencia. “Ellos tienen sus reuniones semanales en una de mis salas de banquetes.”

“¿Y se gana una buena cantidad de dinero con el suministro de alimentos en estas reuniones semanales?”
Preguntó  la señora …
“¿Y eso que le importa a usted?
Yo, señor, soy Penélope Hernández, presidente y dueña de la compañía “.   “Oh perdón !! dijo el gerente …
La mujer sonrió de nuevo .. “Pensé que esto podría hacer una diferencia en su trato.”
Le dijo al policía, que fuertemente trataba de contener una carcajada. “¿Le gustaría tomar con nosotros  una taza de café o tal vez una comida, oficial?”     “No, gracias, señora”, replicó el oficial. “Estoy en servicio”.
“Entonces, quizás, una taza de café para llevar ?”
“Sí, señora, eso estaría mejor”.
El gerente de la cafetería giró sobre sus talones como recibiendo una orden. –
“Voy a traer el café para usted de inmediato señor oficial “
El oficial lo vio alejarse.  Y opinó :”Ciertamente lo ha puesto en su lugar”, dijo.
“Esa no fue mi intención “ dijo la señora … Lo crea o no, tengo una buena razón para todo esto”.
 Se sentó a la mesa frente a su invitado a cenar. Ella lo miró fijamente…
“Juan ¿te acuerdas de mí?”
El viejo Juan miró su rostro : “Creo que sí , se me hace familiar”.
“Mirá  Juan , quizás estoy un poco más grande , pero mirame bien”, dijo la señora .. “Tal vez me veo mas llenita ahora … pero cuando tú trabajabas aqui hace muchos años vine aquí una vez, y entré por esa misma puerta, muerta de hambre y frio.”
Algunas lágrimas rodaron sobre sus mejillas ..
“¿Señora?” dijo  el Oficial,  No podía creer lo que que estaba presenciando, ni siquiera pensar que la mujer podría llegar haber tenido hambre.
“Yo acababa de graduarme de la Universidad en mi pueblo”,  comentó la mujer “Yo había llegado a la ciudad en busca de un trabajo, pero no pude encontrar nada. Con la voz quebrantada la mujer continuaba: Pero cuando me quedaban mis últimos centavos y me habían corrido de mi apartamento. Caminaba por las calles, y era febrero  hacía frío y estaba muerta de hambre. Vi este lugar y entré con una poca posibilidad de que podría conseguir algo de comer. ” Con lágrimas en sus ojos la mujer siguió su relato …
Juan me recibió con  una sonrisa. “Ahora me acuerdo”, dijo Juan. “Yo estaba detrás del mostrador de servicio. Se acercó y me preguntó si podría trabajar por algo de comida”.  “Si,  y me dijiste que eso iba en contra de la política de la  empresa”.
Continuó la mujer.. -Entonces, tú me hiciste el sándwich de carne más grande que había visto nunca…  me diste una taza de café, y me fui a un rincón a disfrutar de mi comida. Tenía miedo de meterte en problemas. Luego, cuando miré y te vi poner el precio de la comida en la caja registradora, supe entonces que todo iba a estar bien “.
“Así que usted comenzó su propio negocio?”  dijo el viejo Juan
” Si, encontré un trabajo esa misma tarde. Trabajé muy duro, y me fui hacia arriba con la ayuda de mi Padre Dios. Eventualmente empecé mi propio negocio que, con la ayuda de Dios, prosperó ..” Ella abrió su bolso y sacó una tarjeta. “Cuando termines aquí , quiero que vayas a hacer una visita al señor Martínez. Él es el director de personal de mi empresa. Iré a hablar con él y estoy seguro de que encontrará algo para que  puedas hacer  en la oficina “.
Ella sonrió. “Creo que incluso podría darte un adelanto, lo suficiente para que puedas comprar algo de ropa y conseguir un lugar para vivir hasta que te recuperes. Si alguna vez necesitas algo, mi puerta está siempre abierta para ti Juan.”
Hubo lágrimas en los ojos del anciano. “¿Cómo voy a agradecer? , preguntó.
“No me des las gracias”, respondió la mujer. “A Dios debes agradecerle. Él me trajo a  ti.”
Fuera de la cafetería, el oficial y la mujer se detuvieron  y antes de irse por su lado .. “Gracias por toda su ayuda, oficial,” dijo la Sra. Hernández.
 “Al contrario, dijo el oficial,  “Gracias !! Vi un milagro hoy, algo que nunca voy a olvidar. Y … Gracias por el café.”…

Que Dios te bendiga siempre y no te olvides que cuando tiramos el pan sobre las aguas, nunca sabes cuando será devuelto a ti .. Dios es tan grande que puede cubrir todo el mundo con su amor y a la vez tan pequeño para  entrar en tu corazón.
Cuando Dios te lleva al borde del acantilado, confía en Él plenamente y déjate llevar.
Sólo 1 de 2 cosas va a suceder, o Él te sostiene cuando tú te caes, o te va a enseñar a volar.
“Dios cierra  puertas que ningún hombre puede abrir y Dios abre puertas que ningún hombre puede cerrar”
Autor Desconocido

Tomar 1 manzana al día baja el colesterol



En muchos textos hemos leído que las manzanas poseen propiedades curativas y medicinales, y recientemente se ha realizado una investigación acerca de los beneficios de la manzana, en la cual se observó que, aquellas mujeres que consumieron 1 manzana al día habían reducido su colesterol y adelgazado, perdiendo algunos kilos de forma natural.
En el Congreso anual de Biología Experimental 2011, se presentó un estudio realizado por investigadores de la Universidad de Florida. En esta investigación se evaluó a 160 mujeres post menopáusicas de entre 45 a 65 años, a la mitad de ellas se les pidió que consumieran 1 manzana al día por un año.
El estudio, dirigido por Bahram Arjmandi y presentado en el Congreso anual de Biología Experimental 2011 en Washington, permitió confirmar que los antioxidantes presentes en la cáscara de la manzana (pectina y polifenoles) ayudan a eliminar toxinas.
La única forma de aprovechar todas las propiedades de la manzana, y de todas las frutas, es consumirlas con cáscara, ahí se encuentran la mayor partes de las fibras y proteínas que posee.
Según las conclusiones obtenidas, se observó que aquellas mujeres que consumieron 1 manzana al día, habían adelgazado, a pesar de haber ingerido 240 calorías extras; reducido su colesterol malo o LDL en un 23% y aumentado su colesterol bueno o HDL en un 4%.
La fibra, vitaminas, minerales antioxidantes de la manzana son los responsables de estos beneficios para perder kilos y bajar el colesterol. Por lo tanto si quieres verte más delgada y reducir factores de riesgo cardiovascular, encontrarás en la manzana un aliado natural.

Fuente:
Blog de Farmacia

Link:

Amo amarte



Amo amarte.
Amándote me descubro:
dejo que sanes mis espinosas heridas
para después sanar yo las tuyas.
Soy más allá de mí, eres más allá de ti;
somos tú y yo un solo universo.
Amo amarte.
Me encanta entregarme a ti
cada noche. Sabes volcar mis sueños
para hacerlos realidad entre jadeos cómplices,
y soy la mujer más feliz del mundo
cuando después me abrazas y me dices “te amo”.
¡Oh, qué bella caricia para el alma!
Bendita sea tu piel.
Bendita sea tu miel.
Bendita sea tu mirada.
Bendita sea tu ansia.
Bendita sea tu sangre.
Bendita sea tu hambre.
Bendito sea tu pulso.
Bendito sea tu fuego.
¡Bendito seas hombre!
Amo amarte.
Tras mis párpados siempre estás tú:
no puedo dejar de contemplarte
y tampoco de sonreírte
…Amanece.
Quiero que te acerques más y más a mí
y me llenes con: tu luz, tu calor,
tu fragancia, tu voz, tus caricias,
tus sueños, tus apasionados besos…
Amo amarte.
Y si me siento tan viva es gracias a ti,
a tu reconfortante amor.
Amo amarte, amor.
Amor, amo amarte.
¡Cómo no voy a amarte
si me has devuelto la ilusión!
Esta noche vuelvo a tener hambre de ti
levanta todas mis anclas, amor…
Ámame, ámame.
Autor: ©Silvia Ochoa Ayensa
País: España
Libros publicados: http://soadelf.bubok.com/

4 preguntas que pueden reducir tu estrés


Quizás piensas que tienes un “problema real” que te estresa, preocupa o molesta y que para poder sentirte feliz esta situación tiene que cambiar. ¿Pero que pensarías si te dijera que no existen problemas “reales” y que el único problema con el que tienes que lidiar son tus pensamientos acerca de lo que estás viviendo? 

Veamos esta situación. Alguien pierde su trabajo y piensa que es un grave problema, sufre por ello y se imagina los peores escenarios. Otra persona pierde su trabajo y piensa que es una buena oportunidad para hacer lo que en realidad le gusta, para descansar e incluso para cambiar de rumbo. Las dos personas están viviendo exactamente la misma situación, han perdido el trabajo, una la ve como un problema, la otra como una oportunidad…  

¿Entonces cómo puede ser que perder el trabajo sea el “problema real”? Si lo fuera, todas las personas que pierden el trabajo deberían de sentirse igual de estresadas y no es así. En realidad el único problema está en tu mente, en todas esas historias de horror que te cuentas, de lo que perder el trabajo significa. Estas historias no son reales y te impiden pensar claramente y ver las posibilidades que se presentan delante de ti.

Es una muy buena noticia saber (o por lo menos abrirte a la posibilidad) de que nada externo tiene la capacidad real de afectarte, ya que como habrás podido comprobar no está en tus manos cambiar el mundo exterior. Recién cuando descubres que la causa real de tu sufrimiento son tus pensamientos puedes poner tu energía en la dirección correcta y trabajar en lo único que puedes controlar, tu mundo interior.

Cuestiona tus pensamientos, y libérate del estrés

Y ahora que ya sabes que la fuente de tus problemas son tus pensamientos, te preguntarás ¿cómo puedo hacer para lidiar con ellos?. 

Byron Katie, autora del best seller “Amar lo Que Es” nos dice que cuando creemos nuestros pensamientos sufrimos y cuando los cuestionamos dejamos de sufrir. Y nos presenta 4 preguntas que puedes empezar a utilizar de manera inmediata para cuestionar cualquier concepto estresante en tu vida. Un proceso muy simple que ha ayudado ya a miles de personas. 

Hazte las siguientes preguntas

Ubica el pensamiento que más te está estresando en estos momentos y responde a estas preguntas como si de una meditación se tratara, tómate tu tiempo, deja que las respuestas surjan del corazón. 

A modo de ejemplo utilizaremos el pensamiento “Él no me presta atención”.



  1. ¿Es eso verdad?
¿Es verdad que “él no te presta atención”? La respuesta ha de ser un simple si o no. Si la respuesta es no, pasa a la pregunta 3 directamente.


   2. ¿Puedes saber que es verdad con absoluta certeza?
¿Puedes saber que es verdad con absoluta certeza que el no te presta atención? ¿Que aunque no te mire no te está escuchando? ¿Que no te presta atención porque no lo demuestra?. Otra vez la respuesta, a de ser simplemente si o no.
   3. ¿Cómo reaccionas, qué sucede, cuando crees ese pensamiento?
¿Cómo te hace sentir pensar que él no te presta atención? ¿Cómo lo tratas a él cuando piensas que no te presta atención? ¿Cómo te hace sentir este pensamiento tanto física como emocionalmente? 

   4. ¿Quién serías sin el pensamiento? No tienes que luchar con el pensamiento, simplemente percibe como vivirías tu vida si no creyeras ese pensamiento. Cómo lo tratarías a él si no tuvieras este pensamiento.

La siguiente parte del proceso es invertir los pensamientos de la siguiente manera:
- Inviértelo a lo opuesto (inversión de 180°): “Él sí me presta atención”. Quédate quieta y nota todos los sentimientos que aparecen al respecto. La sola idea de confrontar esto y mirarlo directamente muchas veces requiere de valor, pero los resultados valen la pena. Cuando la mente se abre, empiezas a encontrar ejemplos donde el sí te presta atención, te permite ver a los demás con otros ojos, a reconocer cosas que a veces no vemos. Es abrirnos a la posibilidad de que las cosas no son como las veníamos pensando.
- Inviértelo hacia el otro: “Yo no le presto atención a él”. Encuentra ejemplos donde tú no le prestas atención a él. Fíjate cómo a veces eso que queremos que los demás hagan, no nos es fácil hacer a nosotros.

- Inviértelo hacia ti mismo:
 “Yo no me presto atención”. Y esta es quizás la inversión más profunda de todas, la que te ayudará a ver cómo no te has estado prestando atención a ti misma en muchos aspectos de tu vida. Y cuando ves esto, podrás ver ¿cómo esperar que él te preste atención, si tú misma no lo haces? Y gracias a esto podrás empezar a hacer las enmiendas necesarias contigo.


Finalmente aquello que te molestaba en la otra persona te lleva a descubrir cosas sobre ti que de otra manera no hubieras visto. La otra persona se convierte en tu espejo y en un gran regalo.

Sandra Iozzelli se especializa en ayudar a otros a reducir las emociones negativas, el estrés, el miedo y las creencias limitadoras en sus vidas. Si quieres conocer los simples pasos que puedes aplicar para conseguirlo, solicita gratis la "Guía práctica para aliviar el estrés" en www.obsequio.liberatuestres.com 

La besoterapia



Los besos nos ayudan a aliviar los estados depresivos, estimulan la liberación de las hormonas del bienestar, y favorecen la salud física y psicológica. No es un nuevo fármaco o tónico prodigioso, sino uno de los remedios naturales más placenteros, porque además de una muestra de amor o afecto los besos son terapéuticos y hoy se está hablando mucho de la “besoterapia”, ponte al día.
Se han inventado terapias con todo, olores, colores, música, etcétera es por esto que no nos sorprende ver que los besos son también parte de una nueva tendencia: La besoterapia, que aunque más parece una excusa para los más perspicaces, es realmente una buena fuente de beneficios para nuestra salud. De acuerdo a las últimas investigaciones, las bondades de este tipo de encuentros cercanos son múltiples, ya que además de ejercitar decenas de músculos faciales, besarse frecuentemente activa la circulación sanguínea y algunos estudios sugieren que ayuda a las personas a vivir más años y enfermarse menos. Al parecer este efecto se debe a que el beso estimula distintos compuestos hormonales que funcionan como analgésicos y fortalecen las defensas inmunológicas.
Por ejemplo, los besos crean una sensación de bienestar, al estimular la región del cerebro que libera la oxitocina, una hormona que influye en el enamoramiento, el orgasmo, el parto y el amamantamiento, y está asociada a la afectividad, la ternura y el contacto físico con los demás.
Los besos verdaderamente apasionados estimulan la liberación en la sangre de la adrenalina, que contribuye a despertar un estado de alerta y gran energía física y mental, al hacer que aumente el ritmo cardíaco, la tensión arterial y el nivel de glucosa en la sangre. El beso también estimula la liberación de endorfinas, que provocan una sensación placentera, actuando como antídoto para la depresión y la consternación, son las conocidas hormonas de la felicidad. Como vemos, es inminente el consejo a que las personas que se besen más, para combatir el desánimo que invade a muchos después etapas como las fiestas navideñas y de fin de año, las vacaciones, la partida de los hijos y otras circunstancias más sensibles. Según los expertos, los besos que aportan más beneficios para la salud y contra las tristezas son aquellos cargados de pasión o emoción. Cuánto más “excitantes” y apasionados sean, “más hormonas se liberan en la sangre, y mayores son los beneficios para la salud.
Autor Desconocido

Matrimonio no compatible



La incompatibilidad de caracteres es una excusa frecuente por la que muchos matrimonios se acaban.
Muchas parejas reclaman ser incompatibles simplemente porque piensan muy diferente en muchas cosas. Algunos se preguntan ¿cómo se casaron con esa persona tan diferente?
La mayoría de nosotros entramos al matrimonio por la experiencia del enamoramiento. Nuestros sueños antes del matrimonio son de dicha permanente. Es muy difícil creer otra cosa cuando estamos enamorados. No le creemos a nadie que nos advierta de los defectos de nuestro amado(a). La razón por la que hacemos eso, es porque estamos sinceramente convencidos de que la persona que amamos siente lo mismo hacia nosotros y que nunca hará nada que nos lastime.
Sin embargo, después de la experiencia del enamoramiento, muchos se preguntan: ¿Por qué nos casamos? ¡No nos ponemos de acuerdo en casi nada! No somos compatibles! Según estudios, el promedio de duración de la obsesión romántica es de dos años. A partir de aquí, empiezan a verse las diferencias. Poco a poco la emoción de la intimidad se esfuma y los deseos, emociones y pensamientos individuales, se separan y la relación se empieza a deteriorar. Si no se logra encontrar una solución a esas situaciones, se va “perdiendo” el amor y puede llegar el momento en que ya no quieren estar juntos.
Todo esto ocurre con muchos matrimonios simplemente porque no saben cómo funciona el matrimonio, no se conocen sus temperamentos ni sus sistemas de creencias, ni saben cómo manejar las diferencias para que en vez de convertirlos en contendientes, se conviertan en un equipo donde las diferencias se complementen. El pensar diferente debe aprender a verse como una oportunidad de mejorar nuestra propia forma de ver las cosas. Es una forma de ampliar nuestra propia visión de la vida.
Dios por medio de la sabia naturaleza hace que las personas diferentes se atraigan igual que las leyes de la física. Rara vez vemos matrimonios que ambos piensen igual. Quizás en algunas cosas, pero no en la mayoría. Entonces, la clave está en saber cómo manejar esas diferencias. El conocimiento, la buena comunicación, la tolerancia y la paciencia son elementos indispensables para lograr mayor compatibilidad en el matrimonio y aprovechar las diferencias en beneficio de la familia.
Tu matrimonio y tu familia es el tesoro más valioso que Dios te ha dado. ¡Cuídalo!
Luis Y Hannia Fernandez
www.libresparaamar.org

Cómo dejar de estresarse y empezar a vivir



Quizás piensas que tienes un “problema real” que te estresa, preocupa o molesta y que para poder sentirte feliz esta situación tiene que cambiar. ¿Pero que pensarías si te dijera que no existen problemas “reales” y que el único problema con el que tienes que lidiar son tus pensamientos acerca de lo que estás viviendo?
Veamos esta situación. Alguien pierde su trabajo y piensa que es un grave problema, sufre por ello y se imagina los peores escenarios. Otra persona pierde su trabajo y piensa que es una buena oportunidad para hacer lo que en realidad le gusta, para descansar e incluso para cambiar de rumbo. Las dos personas están viviendo exactamente la misma situación, han perdido el trabajo, una la ve como un problema, la otra como una oportunidad…
¿Entonces cómo puede ser que perder el trabajo sea el “problema real”? Si lo fuera, todas las personas que pierden el trabajo deberían de sentirse igual de estresadas y no es así. En realidad el único problema está en tu mente, en todas esas historias de horror que te cuentas, de lo que perder el trabajo significa. Estas historias no son reales y te impiden pensar claramente y ver las posibilidades que se presentan delante de ti.
Es una muy buena noticia saber (o por lo menos abrirte a la posibilidad) de que nada externo tiene la capacidad real de afectarte, ya que como habrás podido comprobar no está en tus manos cambiar el mundo exterior. Recién cuando descubres que la causa real de tu sufrimiento son tus pensamientos puedes poner tu energía en la dirección correcta y trabajar en lo único que puedes controlar, tu mundo interior.
Cuestiona tus pensamientos, y libérate del estrés
Y ahora que ya sabes que la fuente de tus problemas son tus pensamientos, te preguntarás ¿cómo puedo hacer para lidiar con ellos?.
Byron Katie, autora del best seller “Amar lo Que Es” nos dice que cuando creemos nuestros pensamientos sufrimos y cuando los cuestionamos dejamos de sufrir. Y nos presenta 4 preguntas que puedes empezar a utilizar de manera inmediata para cuestionar cualquier concepto estresante en tu vida. Un proceso muy simple que ha ayudado ya a miles de personas.
Hazte las siguientes preguntas:
Ubica el pensamiento que más te está estresando en estos momentos y responde a estas preguntas como si de una meditación se tratara, tómate tu tiempo, deja que las respuestas surjan del corazón.
A modo de ejemplo utilizaremos el pensamiento “Él no me presta atención”.
1.¿Es eso verdad?
¿Es verdad que “él no te presta atención”? La respuesta ha de ser un simple si o no. Si la respuesta es no, pasa a la pregunta 3 directamente.
1.¿Puedes saber que es verdad con absoluta certeza?
¿Puedes saber que es verdad con absoluta certeza que el no te presta atención? ¿Que aunque no te mire no te está escuchando? ¿Que no te presta atención porque no lo demuestra?. Otra vez la respuesta, a de ser simplemente si o no.
1.¿Cómo reaccionas, qué sucede, cuando crees ese pensamiento?
¿Cómo te hace sentir pensar que él no te presta atención? ¿Cómo lo tratas a él cuando piensas que no te presta atención? ¿Cómo te hace sentir este pensamiento tanto física como emocionalmente?
1.¿Quién serías sin el pensamiento? No tienes que luchar con el pensamiento, simplemente percibe como vivirías tu vida si no creyeras ese pensamiento. Cómo lo tratarías a él si no tuvieras este pensamiento.
La siguiente parte del proceso es invertir los pensamientos de la siguiente manera:
J Inviértelo a lo opuesto (inversión de 180°): “Él sí me presta atención”. Quédate quieta y nota todos los sentimientos que aparecen al respecto. La sola idea de confrontar esto y mirarlo directamente muchas veces requiere de valor, pero los resultados valen la pena. Cuando la mente se abre, empiezas a encontrar ejemplos donde el sí te presta atención, te permite ver a los demás con otros ojos, a reconocer cosas que a veces no vemos. Es abrirnos a la posibilidad de que las cosas no son como las veníamos pensando.
J Inviértelo hacia el otro: “Yo no le presto atención a él”. Encuentra ejemplos donde tú no le prestas atención a él. Fíjate cómo a veces eso que queremos que los demás hagan, no nos es fácil hacer a nosotros.
J Inviértelo hacia ti mismo: “Yo no me presto atención”. Y esta es quizás la inversión más profunda de todas, la que te ayudará a ver cómo no te has estado prestando atención a ti misma en muchos aspectos de tu vida. Y cuando ves esto, podrás ver ¿cómo esperar que él te preste atención, si tú misma no lo haces? Y gracias a esto podrás empezar a hacer las enmiendas necesarias contigo.
Finalmente aquello que te molestaba en la otra persona te lleva a descubrir cosas sobre ti que de otra manera no hubieras visto. La otra persona se convierte en tu espejo y en un gran regalo.
Sandra Iozzelli

Buenos días amigos, les mando un abrazo de oso

"Acumular amor significa suerte, acumular odio significa calamidad", 
Paulo Coelho