jueves, 13 de octubre de 2011

Buenas noches amigos, les mando un abrazo de oso!



"No dejes nunca que tus sueños te abandonen, porque si ellos se van, podrás subsistir, pero habrás dejado de existir", Anónimo

La importancia de la actitud


Mientras más amo, más realizo el impacto de mi actitud en la vida.
La actitud es a menudo más importante que los hechos.
La actitud es más importante que el dinero.
La actitud es más importante que el pasado.
La actitud es más importante que las circunstancias.
La actitud es más importante que los fracasos o los éxitos.
La actitud es más importante que lo que la otra gente piensa, dice o hace.
La actitud es más importante que la habilidad física, o capacidad mental.
La actitud puede destruir una compañía... una asociación... o un hogar...
Lo notable es que tengo una opción todos los días, con respecto a la actitud que abrazaré para ese día.
No puedo cambiar el pasado.
No puedo controlar el futuro.
No puedo controlar cómo actuará otra persona.
La única cosa que puedo hacer es controlar mi propia actitud.
Estoy convencido de que la vida es 10% lo que me sucede, y 90% cómo reacciono a ello.
Me doy cuenta de que todo depende de mí,  porque yo estoy a cargo de mi actitud.

Charles Swindoll


¿Qué es exáctamente el desapego ?



Primero, aclaremos lo que no es el desapego. El desapego no es un alejamiento frío, hostil; no es una aceptación resignada y desesperante de todo aquello que la vida y la gente nos tire en el camino; no es una manera robótica de ir por la vida, absortos, y totalmente indiferentes a la gente y a los problemas; no es una actitud de inocente dicha infantil; ni un desentendimiento de lo que son nuestras verdaderas responsabilidades hacia nosotros mismos y hacia los demás; ni una ruptura en nuestras relaciones. Tampoco es que retiremos nuestro amor y nuestra solicitud, aunque a veces estas formas de desapegarnos pueden ser las mejores a seguir, por el momento.

De una manera ideal, desapegarnos es liberarnos o apartarnos de una persona o de un problema con amor. Mental, emocional y a veces físicamente nos desembarazamos de nuestro involucramiento insano ( y a menudo doloroso ) con la vida y responsabilidades de otra persona, y de los problemas que no podemos resolver, de acuerdo con un manual titulado Desapego que ha circulado durante muchos años en los grupos Al-Anón

El desapego se basa en las premisas de que cada persona es responsable de sí misma, en que no podemos resolver problemas que no nos corresponde solucionar, y que preocuparnos no nos sirve de nada. Adoptamos una política de no meter las manos en las responsabilidades de otras personas y en vez de ello, de atender a las nuestras.

Si la gente se ha fabricado desastres a sí misma, le permitimos enfrentar las consecuencias. Le permitimos a la gente ser como es en realidad. Le damos la libertad de ser responsable y de madurar.

Y nos damos a nosotros mismos la misma libertad. Vivimos nuestra propia vida al máximo de nuestra capacidad. Luchamos para discernir qué es lo que podemos cambiar y qué es lo que no podemos cambiar.

Luego dejamos de tratar de cambiar aquello que no podemos. Hacemos lo que podemos para resolver un problema, y luego dejamos de hacernos la vida de cuadritos.

Si no podemos solucionar un problema después de intentarlo seriamente, aprendemos a vivir con ese problema o a pesar de él. Y tratamos de vivir felices, concentrándonos heroicamente en lo que de bueno tiene la vida hoy, y sintiéndonos agradecidos por ello. Aprendemos la mágica lección de que sacarle el máximo provecho a lo que tenemos multiplica lo bueno en nuestras vidas.

El desapego implica - " vivir el momento presente" - vivir en el aquí y en el ahora -. Permitimos que en la vida las cosas se den por sí solas en lugar de forzarlas y tratar de controlarlas. Renunciamos a los remordimientos por el pasado y a los miedos por el futuro. Sacamos el mayor provecho a cada día.

El desapego también implica aceptar la realidad, los hechos. Requiere fe en nosotros mismos, en Dios, en otras personas, en el orden natural y en el destino de las cosas en este mundo.

Nos liberamos de nuestros pesares y preocupaciones y nos damos a nosotros mismos la libertad para disfrutar de la vida a pesar de nuestros problemas no resueltos.

Confiamos en que todo está bien a pesar de los conflictos. Confiamos en que Alguien más grande que nosotros sabe, ha ordenado y se preocupa de lo que está sucediendo. Entendemos que este Alguien puede hacer mucho más por resolver el problema que nosotros. De modo que tratamos de no estorbar su camino y dejar que Él lo haga.

A su tiempo, sabremos que todo está bien porque vemos cómo las cosas más extrañas ( y a veces , las más dolorosas ) se solucionan de la mejor manera y en beneficio de todos.

Judi Hollis escribió acerca del desapego en una parte de su libro La obesidad es un problema familiar. Ahí ella describe el desapego como "una saludable neutralidad".

Desapegarnos no quiere decir que nada nos importe:

Significa que aprendemos a amar, a preocuparnos y a involucrarnos sin volvernos locos. Dejamos de crear un caos en nuestra mente y en nuestro medio ambiente. Cuando no nos hallamos reaccionando de un modo ansioso y compulsorio, nos volvemos capaces de tomar buenas decisiones acerca de cómo amar a la gente y de cómo solucionar nuestros problemas. Nos liberamos para comprometernos y para amar de modo que podamos ayudar a los demás sin lastimarnos a nosotros mismos.

Las recompensas que el desapego nos brinda son muchas: serenidad, una profunda sensación de paz interior, la capacidad de dar y recibir amor de una manera que nos enaltece y nos llena de energía, y la libertad para encontrar soluciones reales a nuestros problemas.

Encontramos la libertad para vivir nuestra propia vida sin sentimientos excesivos de culpa o responsabilidad hacia los demás. En ocasiones el desapego llega a motivar y a liberar a la gente que se encuentra a nuestro alrededor para empezar a solucionar sus problemas.

Dejamos de mortificarnos por ellos y lo perciben, de modo que finalmente comienzan a preocuparse por ellos mismos. Cada quien atiende sus propios asuntos.

El desapego es una acción y un arte. Es un modo de vida.  ¿Cómo nos desapegamos? ¿Cómo separamos nuestras emociones , nuestra mente , espíritu y cuerpo de la agonía del involucramiento?. Lo mejor que podemos. Y, probablemente, un poco torpemente al principio. Un antiguo dicho de A A y de Al-Anón sugiere una fórmula de tres partes llamada honestamente, abiertamente y con voluntad de intentarlo. Si nos desapegamos, estamos en una mejor posición para trabajar sobre (o a través) de nuestras resentidas emociones.

"Si estamos apegados, probablemente no hagamos nada más que estar siempre irritados."

Tomado del Libro : Ya no seas codependiente
Autora : Melody Beattie
Capítulo 5 : Desapego
Páginas 83- 94

Despierta de ®Anthony de Mello



¿Se puede decir que en estos últimos días no te has sentido como un hombre libre y feliz, sin problemas ni preocupaciones? ¿No te has sentido así?

Pues estás dormido.

¿Qué ocurre cuando estás despierto?
No cambia nada, todo ocurre igual, pero tú eres el que ha cambiado para entrar en la realidad. Entonces lo ves todo claro.

Le preguntaron a un maestro oriental sus discípulos: "¿Qué te ha proporcionado la iluminación?" Y contestó: "Primero tenía depresión y ahora sigo con la misma depresión, pero la diferencia está en que ahora no me molesta la depresión."

Estar despierto es aceptarlo todo, no como ley, ni como sacrificio, ni como esfuerzo, sino por iluminación. Aceptarlo todo porque lo ves claro y ya nada ni nadie te puede engañar. Es despertar a la luz.

El dolor existe, y el sufrimiento sólo surge cuando te resistes al dolor. Si tú aceptas el dolor, el sufrimiento no existe. El dolor no es inaguantable, porque tiene un sentido comprensible en donde se remansa. Lo inaguantable es tener el cuerpo aquí y la mente en el pasado o en el futuro.
Lo insoportable es querer distorsionar la realidad, que es inamovible. Eso sí que es insoportable. Es una lucha inútil como es inútil su resultado: el sufrimiento. No se puede luchar por lo que no existe.

No hay que buscar la felicidad en donde no está, ni tomar la vida por lo que no es vida, porque entonces estaremos creando un sufrimiento que sólo es el resultado de nuestra ceguera y, con él, el desasosiego, la congoja, el miedo, la inseguridad...

Nada de esto existe sino en nuestra mente dormida. Cuando despertemos, se acabó.

AMOR.... de Yadira Nerehida Zúñiga Mendoza


Cuando no estás a mi lado
los dias se hacen eternos
Y mi corazón se entristece
hasta que volvemos a vernos
La espera de tu llegada
era una simple ilusión
un sueño, un anhelo escondido
en lo más profundo de mi corazón
No puedo negar mis temores
de que todo sea pasajero
Tampoco mis grandes deseos
de que sea amor verdadero
Tan solo puedo decirte
lo que siento dentro de mi
Amor, ternura, pasión
y ganas de estar cerca de ti
Por eso hoy le pido a Dios
nos dé la sabiduría
Para amarnos, comprendernos
y seguir juntos día a día...
YNZM 12/10/11

Cielo.... de Gaby Fleitas


Cielo....

Siento el sabor inconfundible
de tus besos, del desenfreno
el misterio de tu boca invitándome con anhelo
deseo, necesito,  uno a uno
el exquisito nectar de tus labios
 para saciar mi sed de ti
en cada uno de mis pensamientos
porque eres mi calma
en este mar de intensos tormentos
y mi dulce sintonía
al tratar de  huir del frío silencio
te pienso y no te tengo
y mi corazón aprieta los lamentos
vagan mis fantasías, las ilusiones perdidas
en la inmensidad del momento
pues infinito parece el tiempo
que no estas conmigo, amor eterno
recuerdo de pasiones huracanadas
entre sábanas de rojo fuego
el momento cósmico
del encuentro de nuestros cuerpos,
despiertas en mi la locura indescriptible
que se siente en cada uno de mis versos
que tu cumples con creces
encendiendo mi fuego con la magia de tu sexo
porque eres ese aroma
a café recién echo, deseoso de beberlo
y mi complemento más perfecto
moldeado con el dulce sabor de mis besos.

Gaby Fleitas                  13-10-2011


Para escuchar de Osho

Para escuchar debes ser consciente de lo que tu mente te está haciendo. Se entromete. Vayas dónde vayas, va antes que tú. No es como una sombra que te sigue.
Tú eres su sombra. Se pone en movimiento, y tú la has de seguir. Va delante tuyo y lo colorea todo. Por eso nunca estás en contacto con la «facticidad» de algo. La mente crea ficción.

Deberías darte cuenta de este fenómeno, de lo que la mente está haciendo. Pero no lo haces, porque estamos identificados con la mente, nunca creemos que la mente está haciendo algo. Cuando digo algo y no encaja totalmente con tus ideas, nunca piensas que sea la mente la que no encaja con lo que digo. Piensas, «No, no me convence». No tienes una distancia entre tú y tu mente. Estás identificado; ese es el verdadero problema. Así es como la mente puede engañarte.

Te identificas con una idea o con un proceso mental. Y es extraño, porque tan sólo dos días antes ese pensamiento no era tuyo. Lo oíste en algún lado, ahora lo has absorbido y se ha vuelto tuyo. Y ahora este pensamiento te dirá: «No, esto no es lo correcto porque no encaja conmigo». No percibirás la diferencia de que es la mente la que está hablando, de que es la memoria la que está hablando, de que es el mecanismo el que está hablando.

El inventario



A mi abuelo aquel día lo vi distinto. Tenía la mirada enfocada en lo distante.
Casi ausente.
Pienso ahora que tal vez presentía que ese era el último día de su vida.
Me aproximé y le dije:
-¡Buen día, abuelo!
Y él extendió su silencio. Me senté junto a su sillón y luego de un misterioso instante, exclamó:
-¡Hoy es día de inventario, hijo!
-¿Inventario? (pregunté sorprendido).
-Si. ¡El inventario de las cosas perdidas! Me contestó con cierta energía y no sé si con tristeza o alegría. Y prosiguió:

-Del lugar de donde yo vengo, las montañas quiebran el cielo como monstruosas presencias constantes. Siempre tuve deseos de escalar la más alta. Nunca lo hice, no tuve el tiempo ni la voluntad suficientes para sobreponerme a mi inercia existencial.

Recuerdo también, aquella chica que amé en silencio por cuatro años; hasta que un día se marchó del pueblo, sin yo saberlo.

¿Sabes algo? También estuve a punto de estudiar ingeniería, pero mis padres no pudieron pagarme los estudios. Además, el trabajo en la carpintería de mi padre no me permitía viajar. ¡Tantas cosas no concluidas, tantos amores no declarados, tantas oportunidades perdidas!
Luego, su mirada se hundió aún más en el vacío y se le humedecieron sus ojos.
Y continuó:

-En los treinta años que estuve casado con Rita, creo que solo cuatro o cinco veces le dije "te amo".

Luego de un breve silencio, regresó de su viaje mental y mirándome a los ojos me dijo:

-"Éste es mi inventario de cosas perdidas, la revisión de mi vida. A mí ya no me sirve. A ti sí. Te lo dejo como regalo para que puedas hacer tu inventario a tiempo".

Y luego, con cierta alegría en el rostro, continuó con entusiasmo y casi divertido:

-¿Sabes qué he descubierto en estos días?
-¿Qué, abuelo?
Aguardo unos segundos y no contestó, solo me interrogó nuevamente:
-¿Cuál es el pecado más grave en la vida de un hombre?
La pregunta me sorprendió y solo atiné a decir, con inseguridad:
-"No lo había pensado. Supongo que matar a otros seres humanos, odiar al prójimo y desearle el mal. ¿Tener malos pensamientos, tal vez?"

Su cara reflejaba negativa. Me miró intensamente, como remarcando el momento y en tono grave y firme me señaló:

-"El pecado más grave en la vida de un ser humano es el pecado por omisión. Y lo más doloroso es descubrir las cosas perdidas sin tener tiempo para encontrarlas y recuperarlas."

Al día siguiente, regresé temprano a casa, luego del entierro del abuelo, para realizar en forma urgente mi propio "inventario" de las cosas perdidas.

El expresarnos nos deja muchas satisfacciones, así que no tengas miedo, y procura no quedarte con las ganas de nada... antes de que sea demasiado tarde...

-Y tú, ¿ya hiciste tu inventario?...

Desconozco su autor

Amor de madre



Camino del patíbulo iba un hombre
Con las manos bien atadas,
Custodiado por guardianes bien armados
Que atentos vigilaban.
La frente del culpable iba abatida,
Abatidas las trágicas espaldas,
En sus pasos tardíos aquel hombre
Infinito cansancio revelaba,
De sus ojos tristes, llenos,
Dos lágrimas rodaban.
Eres un ruin! Un cobarde!
Un miserable!
Siguiéndole la turba le gritaba:
Sanguinario! Asesino!
Muera!, muera!
Hombre lleno de oprobios y de infamia!
Al cadalso! Al cadalso!
Así rugiendo al reo
La muchedumbre le increpaba…
Todo era odio y horror,
Todo desprecio al criminal-
De vida depravada.
Y cuando más vibraba la anatema,
Y cuando más la cólera estallaba,
Un grito resonó sublime.
Que detuvo en los labios las palabras:
Es mi hijo!, es mi hijo!…
Gritó una voz de madre;
Es el fruto de amor de mis entrañas
Y aunque asesino y todo… es mi hijo!
Y entre la turba que quedó asombrada,
Abriose paso una mujer humilde,
De faz rugosa y cabellera blanca.
Y sin ver, sin oír con arrebato,
Al asesino se quedó abrazada
Y entre sollozos llenos de ternura
Lo baño con sus lágrimas…
Cuando todo el mundo es desaliento-
Si la vida es ingrata,
Y el amor, la amistad y los placeres
Laceran nuestras almas,
Solo hay un gran amor, amor sublime;
Que detiene las borrascas,
Que ilumina la senda del destino;
¡Es el amor de Madre que nos salva!
Es el amor de Madre que nos salva….
Miguel A. Hidalgo.

Gracias Mamá

Mamá… palabra tan pequeña y que encierra tantas cosas, tantos sentimientos, tantos recuerdos;
Mamá… palabra mágica que usada con desdén provoca dolor y furia;
Pero al pronunciarla con amor, nos cura de todo mal.
Palabra pequeña, palabra primera, y muchas veces, la ultima palabra.
¿De que se llena nuestro corazón al pensar en ella?
¿Por qué se llenan nuestros ojos de lagrimas al recordarla?
¿Por qué al caer gritamos su nombre?
¿Será porque recordamos su voz y sus dulces brazos al arrullarnos y consolarnos cuando éramos pequeños?
¿Será por que siempre estaba ahí para curarnos un raspón para sobarnos una rodilla, para levantarnos cuando estábamos caídos?
¿Será por las noches de desvelo que paso a nuestro lado, por los aplausos que nos dio cuando bailábamos, por que reía con nuestros chistes sin gracia, por ser nuestra mejor audiencia?
¿Será por lo poco que necesita para vivir, un plato de sopa, una café caliente, un beso, un te quiero, un perdón?
¿Será por que seguimos siendo en sus ojos de mirada tierna, sus niños de antaño?
¿Será por que aun hoy, buscamos su aprobación, esperamos oír sus palabras de aliento, y nos llena de tristeza su mirada critica?
¿Será por todo esto, será por algo más..
Lo cierto es que las mamás son regalos de Dios, son ángeles en la tierra, son seres de luz.
¡Mamá… gracias!
Autor Desconocido

Aceptar




En todos los juicios que yo hago sobre ti, hay un juicio sobre mí mismo y ambos son igualmente ciertos o falsos.

Mientras piense que yo estoy en posesión de la verdad y tú no lo estás, crearé separación, desigualdad y estableceré las bases para que el sufrimiento se instale en mi vida.

Lo mismo ocurre si pienso que tú posees la verdad y yo no. La realidad es que ambos poseemos una parte de la verdad y una parte de ilusión.

Cuando sentimos que la otra persona nos acepta tal y como somos, tenemos la motivación para adaptarnos el uno al otro. Adaptarse es hacerle al otro un lugar junto a nosotros; es no imponerse ni que se nos impongan.

El amor es aceptación. Si pretendemos cambiar a quienes amamos surgen los grandes conflictos, las discusiones, nace el dolor y poco a poco el amor muere. El amor no muere de un día para el otro, comienza a apagarse lentamente como las luces del cine antes de comenzar la película.

Aceptar al otro con sus defectos, con sus virtudes, con su forma de ser que puede ser diametralmente opuesta a la nuestra es amarlo. El amor es un sentimiento que no debe ser analizado, se siente y como tal debemos asumir lo que sentimos y dejarnos llevar. Debemos enamorarnos de las diferencias y no sólo de las semejanzas porque AMOR son dos personas que comienzan a ser una sin dejar de ser ellas mismas.

Autor desconocido

Consejos para estar bella



Para labios atractivos: habla con palabras amables.
Para ojos adorables: busca lo bueno en las personas.
Para una figura esbelta: comparte tu comida con el hambriento.
Para un cabello hermoso: deja que un niño pase sus dedos a través de ellos una vez al día.
Para el porte: camina con el conocimiento de que nunca caminarás sola.
Las personas, aun más que las cosas, tienen que ser reafirmadas, renovadas, revitalizadas, reclamadas y redimidas. Nunca pases por encima de nadie.
Recuerda, si alguna vez necesitas una mano que te ayude la encontrarás al final de tu propio brazo.
A medida que envejeces, descubrirás que tienes dos manos, una para ayudarte, la otra para ayudar a los demás.
La belleza de una mujer no está en las ropas que usa, la figura que ella tiene, o la forma que peina su pelo.
La belleza de una mujer debe verse en el interior de sus ojos, porque esa es la puerta al corazón, el lugar donde habita el amor.
La belleza de una mujer no está en su rostro, pero la verdadera belleza en una mujer está reflejada en su alma.
Es el cuidado que amorosamente da, la pasión que ella muestra, y la belleza de una mujer sólo crece con el pasar de los años.
Audrey Hepburn

Cuando Dios creó a la mujer



Cuando el Señor hizo a la mujer, era su sexto día de trabajo.
Haciendo horas extras… un Ángel apareció y trató de detener al Señor.
“Esto es demasiado trabajo para un solo día, mejor espera hasta mañana para terminar”. “Pero no puedo”, protestó el Señor. “estoy tan cerca de terminar esta creación por lo que está muy cerca de mi corazón”.
El Ángel se acercó y tocó a la mujer “Pero la has hecho tan suave, Señor”
“Ella es suave”, asintió el Señor “pero también la hice fuerte. No tienes ni idea de lo que puede resistir o lograr”
El Ángel notó algo y se estiró y tocó la mejilla de la mujer. “Oh, parece que este modelo tiene una pérdida”.
“Esa no es una pérdida” – Objetó el Señor “Eso es una lágrima”.
“¿Y para qué son las lágrimas?” – Preguntó el Ángel.
El Señor dijo, “La lágrima es la forma en que ella expresa su alegría, su pena, su desilusión, su soledad, su dolor y su orgullo”.
El Ángel estaba impresionado. “Eres un genio, Señor, pensaste en todo ya que ¡Las mujeres son en verdad asombrosas!”
Autor Desconocido

Vive como quieras!



Había una vez un matrimonio con un hijo de doce años y un burro.

Decidieron viajar, trabajar y conocer mundo. Así, se fueron los tres con su burro.

Al pasar por el primer pueblo, la gente comentaba:
"Mira ese chico mal educado! Él arriba del burro y los pobres padres, ya grandes, llevándolo de las riendas!".

Entonces, la mujer le dijo a su esposo:
"No permitamos que la gente hable mal del niño." El esposo lo bajó y se subió él.

Al llegar al segundo pueblo, la gente murmuraba:
"Mira qué sinvergüenza ese tipo! Deja que la criatura y la pobre mujer tiren del burro, mientras él va muy cómodo encima!".

Entonces, tomaron la decisión de subirla a ella al burro mientras padre e hijo tiraban de las riendas.

Al pasar por el tercer pueblo, la gente comentaba:
"¡Pobre hombre! Después de trabajar todo el día, debe llevar a lamujer sobre el burro! Y pobre hijo? ¡qué le espera con esa madre!".

Se pusieron de acuerdo y decidieron subir al burro los tres para comenzar nuevamente su peregrinaje.

Al llegar al pueblo siguiente, escucharon que los pobladores
decían:
"¡Son unas bestias, más bestias que el burro que los lleva, van a partirle la columna!"

Por último, decidieron bajarse los tres y caminar junto al burro.

Pero al pasar por el pueblo siguiente no podían creer lo que
Las voces decían sonrientes:
"¡Mira a esos tres idiotas: caminan, cuando tienen un burro que podría llevarlos!"

Reflexión:

Siempre te criticarán, hablarán mal de vos y será difícil que
encuentres alguien a quien le conformen tus actitudes.
Entonces: ¡vive como creas!, haz lo que te parezca correcto a VOS, lo que te dicte tu conciencia y tu corazón.

Desconozco a su autor

Recomenzar



Estaba necesitando hacer una limpieza en mí...
Tirar algunos pensamientos indeseados.
Lavar algunos tesoros que estaban medio oxidados.
Entonces saqué, del fondo de las gavetas, recuerdos que no uso y no quiero más:

Tiré algunos sueños, algunas ilusiones...
Sonrisas que nunca di.
Tire la rabia y el rencor de las flores marchitas que estaban dentro de un libro que nunca leí.
Miré para mis sonrisas futuras y las alegrías pretendidas, y las coloqué en un cantito, bien ordenaditas.

Saqué todo del armario y lo fui tirando al suelo.
Pasiones escondidas, deseos reprimidos. Heridas de un amigo, recuerdos de un día triste. Pero también encontré otras cosas y muy bellas:

Un pajarito cantando en mi ventana.
Aquella luna color plata, el poner del sol.
Me fui encantando y distrayendo, mirando cada uno de aquellos recuerdos.

Arrojé en el cesto, los restos de un amor que me hirió.
Tomé las palabras de rabia y de dolor que estaban en el estante, las tiré en el mismo instante.
Otras cosas que aún me hieren... veré que haré con ellas.

Fue en aquella gaveta en la que uno guarda lo que es más importante, el amor, la alegría, las sonrisas, un dedito de Fe, para los momentos en que necesite.

Recogí con cariño el amor encontrado, doblé ordenaditos los deseos, coloqué perfume en la esperanza, pasé un pañito en el estante de mis metas, y las dejé a la vista, para no olvidarlas.

Coloqué en los estantes de abajo, algunos recuerdos de infancia.

En la gaveta de encima, las de mi juventud y colgado bien a mi frente, coloqué las de mi capacidad de amar
y principalmente las de RECOMENZAR.....

Desconozco a su autor

Amor prohibido,.. de José Ramón Marcos Sánchez


Esta noche déjame una puerta abierta para colarme en tus sueños,….para vivir permitidos esa exaltación de vida que cohabita en lo prohibido,….para amarnos desgastados en deseo contenido,….para soltar desbocadas tantas ganas calladas que hierven dentro de la pasión silenciada,…para estar dentro el uno del otro en una imagen que rompa hasta la belleza,…por imposible,…conviérteme en preso de tu cuerpo y aliméntame de ti hasta morir extasiado,…llévame hasta donde no es posible,…hacia la locura que existe en la idea de existirte,….soy quien decide ser tuyo en nuestra real fantasía,…y me cuelo sigiloso en lo mas profundo de tus anhelos,….porque deseo de ti hasta aquello que la vergüenza te impide,….porque quiero amarte el alma,…y que te sientas esa mujer que imaginó el deseo para ser representada,….hacerte reina en el reino del delirio,….esta noche déjame una puerta abierta para colarme en tus sueños,….déjame soñar contigo,…para poder existir aún siendo un amor prohibido,…
PD: Dios no me quiere y el Diablo me tiene miedo.
José Ramón Marcos Sánchez.Correo y Msn: joseramonmarcos@live.com Twitter: @joseramonmarcos

Búscate un amante de ©Jorge Bucay



Muchas personas tienen un amante y otras quisieran tenerlo. Y también están las que no lo tienen, o las que lo tenían y lo perdieron. Y son generalmente éstas dos últimas, las que vienen a mi consultorio para decirme que están tristes o que tienen distintos síntomas como insomnio, falta de voluntad, pesimismo, crisis de llanto o los más diversos dolores.

Me cuentan que sus vidas transcurren de manera monótona y sin expectativas, que trabajan nada más que para subsistir y que no saben en qué ocupar su tiempo libre.

En fin, palabras más, palabras menos, están verdaderamente desesperanzadas. Antes de contarme esto ya habían visitado otros consultorios en los que recibieron la condolencia de un diagnóstico seguro:

"Depresión" y la infaltable receta del antidepresivo de turno. Si yo he llegado a conocer a estas personas es porque obviamente, no mejoraron y vinieron a verme buscando soluciones a su rosario de dolencias.

Entonces, después de que las escucho atentamente, les digo que no necesitan un antidepresivo; que lo que realmente necesitan, es un amante!

Es increíble ver la expresión de sus ojos cuando reciben mi veredicto. Están las que piensan: ¡Cómo es posible que un profesional se despache alegremente con una sugerencia tan poco científica! Y también están las que escandalizadas se despiden y no vuelven nunca más. A las que deciden quedarse y no salen espantadas por el consejo, les doy la siguiente definición:

- Amante es: "Lo que nos apasiona". Lo que ocupa nuestro pensamiento antes de quedarnos dormidos y es también quien a veces, no nos deja dormir. Nuestro amante es lo que nos vuelve distraídos frente al entorno. Lo que nos deja saber que la vida tiene motivación y sentido.

A veces a nuestro amante lo encontramos en nuestra pareja, en otros casos en alguien que no es nuestra pareja. También solemos hallarlo en la investigación científica, en la literatura,
en la música, en la política, en el deporte, en el trabajo cuando
es vocacional, en la necesidad de trascender espiritualmente,
en la amistad, en la buena mesa, en el estudio, o en el obsesivo placer de un hobby...

En fin, es "alguien" o "algo" que nos pone de "novio con la vida" y nos aparta del triste destino de durar.

¿Y qué es durar? - Durar es tener miedo a vivir. Es dedicarse a espiar como viven los demás; es tomarse la presión, deambular por consultorios médicos, tomar remedios multicolores, alejarse de las gratificaciones, observar con decepción cada nueva arruga que nos devuelve el espejo, cuidarnos del frío, del calor, de la humedad, del sol y de la lluvia. Durar es postergar la posibilidad de disfrutar hoy, esgrimiendo el incierto y frágil razonamiento de que quizás podamos hacerlo mañana.

Termino este relato con sugerencia, más que una sugerencia; una súplica: Por favor no te empeñes en durar, búscate un amante, sé vos también un amante y un protagonista... de la vida. Piensa que lo trágico no es morir, al fin y al cabo la muerte tiene buena memoria y nunca se olvidó de nadie. Lo trágico, es no animarse a vivir; mientras tanto y sin dudar, búscate un amante...


La psicología después de estudiar mucho sobre el tema descubrió algo trascendental:

"Para estar contento, activo y sentirse feliz, hay que estar de novio con la vida".

¿Qué es el amor?



Cuando decimos que amamos a alguien... ¿estaremos en lo cierto? ¿Cómo saberlo?

He aquí algo para reflexionar:

Ante la presencia de la persona supuestamente amada...

¿Simplemente te sudan las manos, tu corazón se acelera y no te sale la voz?
Eso no es amor... es nerviosismo

¿Simplemente no puedes quitarle tus ojos ni tus manos de encima?
Eso no es amor... es lujuria

¿Simplemente sientes orgullo de que te vean a su lado?
Eso no es amor... es suerte

¿Quieres a esa persona sólo porque siempre "está allí"?
Eso no es amor... es soledad

¿Estás a su lado porque sabes que eso es lo que ella y todos quieren?
Eso no es amor... es lealtad

¿Estás a su lado sólo porque te prodiga cariño o toma tu mano?
Eso no es amor... es confianza

¿Permaneces con ella porque dice amarte y no quieres herirla?
Eso no es amor... es lástima

¿Estás con ella sólo porque al verla, sientes que te da un brinco el corazón?
Eso no es amor... es pasión

¿Perdonas sus errores sólo porque ella te importa?
Eso no es amor... es amistad

¿Le dices todos los días que ella es la única persona en tu mente?
Eso no es amor... es una mentira

¿Sientes estar dispuesto a dar todas tus cosas materiales por ella?
Eso no es amor... es caridad

Entonces... ¿Cuándo estás realmente enamorado?

Cuando... La tristeza de la persona amada... te hace sufrir. Su pena, aunque ella sea fuerte... te hace llorar.
Sus ojos son capaces de ver tu alma y de tocarla tan profundamente, que... duele. Una ciega e incomprensible conexión te atrae y te mantiene a su lado sin echar de menos a otras que simplemente te atraen.

Cuando escojas a alguien hazlo no con quien puedas vivir, sino sin quien no podrías vivir. Su ausencia te sume en la melancolía, darías por ella tu corazón y tu vida.

Sí, esto es amor...

Por qué amamos? Por qué el amor es lo que más buscamos en la vida? Por qué deseamos tan vehemente estar enamorados?

La respuesta es sencilla...

Cuando el amor es correspondido, no sientes pena, agonía ni tortura, deseas a la persona amada, ella exalta tu pasión; sientes orgullo de tenerla a tu lado; te encanta saberla "allí", no concibes tu vida sin ella; cuando no está a tu lado, el solo pensar en ella... te hace sonreír con ternura; cuando te acaricia o toma tu mano, te transmite tal confianza que te sientes capaz de conquistar el mundo; el saberla a tu lado y de tu lado
te hace soñar en el futuro, llena tu vida de ilusiones.

Ese divino coctel de sentimientos es el AMOR. Te hace vivir una sensación tan sublime... que hace de él un sentimiento ADICTIVO y...sólo cuando lo pierdes... como en cualquier otro tipo de adicción, el vacío que deja... te tortura... te causa una profunda agonía... una honda pena...

Desconozco su autor

Eres el resultado de ti mismo



Nunca culpes a nadie, nunca te quejes de nada ni de nadie porque tú, fundamentalmente, has hecho tu vida.

Acepta la responsabilidad de edificarte a ti mismo y el valor de acusarte en el fracaso para volver a empezar corrigiéndote. El triunfo del verdadero hombre surge de las cenizas del error.

Nunca te quejes de tu ambiente o de los que te rodean. Hay quienes en tu  ambiente supieron vencer. Las circunstancias son buenas o malas según tu voluntad y la fortaleza de tu corazón.

Aprende a convertir toda situación difícil en un arma para triunfar. No te quejes por tu pobreza o por tu salud o por tu suerte; enfréntalas con valor y acepta que de una manera u otra, son el resultado de los actos y la prueba que has de ganar.

No te quejes por falta de dinero, porque abunda en muchísimas partes a  través del trabajo. No te amargues con tus fracasos ni se los cargues a  otros. Acéptalos, ahora o siempre seguirás justificándote como un niño.

Recuerda que cualquier momento es bueno para comenzar y que ninguno es tan terrible para "claudicar". Empieza ahora mismo. Deja ya de engañarte. Eres la causa de ti mismo, de tu tristeza, de tu necesidad, de tu dolor, de tu fracaso o de tus éxitos, alegrías y paz.

Sí, tú has sido el ignorante, el vicioso, el irascible, el desobediente, el irresponsable, el torpe. Tú únicamente tú, nadie pudo haberlo sido por ti.

La causa de tu presente es tu pasado, como la causa de tu futuro será tu presente. Aprende de los fuertes, de los activos, de los audaces, imita a los valientes, a los enérgicos, a los vencedores, a quienes vencieron a pesar de todo.

Piensa menos en tus problemas y más en tu trabajo y tus problemas sin alimento morirán. Aprende a nacer nuevamente desde el dolor, y a ser más grande que el más grande de los obstáculos. Dentro de ti hay un ser humano que todo puede hacerlo.

Mírate en el espejo de ti mismo, comienza a ser sincero contigo mismo. Reconócete a ti mismo, serás libre y fuerte y dejarás de ser títere de las circunstancias.

Porque tú mismo eres tu destino, y nadie puede sustituirte en la construcción de tu destino. Levántate, mira la mañana llena de luz del amanecer, tú eres parte de la fuerza de la vida; despiértate, camina, lucha, decídete y triunfarás en la vida.

Desconozco a su autor

El arte de compartir de Maytte Sepúlveda



“Eran dos jóvenes que mantenían una entrañable amistad. Vivían apaciblemente, pero el país entró en guerra, fueron aislados y conducidos al frente. Cayeron prisioneros del enemigo y pasaron dos años en un campo de concentración. Luego de acabada la guerra fueron puestos en libertad y cada uno siguió con su vida en lugares diferentes. Diez años después se encontraron y, tras fundirse en un largo y emotivo abrazo, uno le comentó a otro:
-Yo ya olvidé todo aquello que nos pasó. Lo olvidé en seguida como si no hubiera ocurrido. ¿Y tú, mi buen amigo?
-Yo no,—repuso el otro con evidente amargura— nunca podré olvidarlo. No hay un solo día en el que no odie intensamente a nuestros carceleros.
El amigo entonces replicó:
-¡Que lástima! Yo sólo estuve dos años como prisionero, sin embargo tú continúas cautivo”.
Es importante dejar el pasado doloroso y difícil atrás porque cuando nos dejamos acompañar por él nos amargamos, perdemos la ilusión, nos desgastamos y dejamos de disfrutar la vida. Por mi parte respeto tus sentimientos y las vivencias que hayas tenido y no dudo ni por un momento de la seriedad y la gravedad de esos acontecimientos, pero tal vez este sea el momento perfecto para recordarte que ¡ya pasó!, y que no hay nada que puedas hacer para borrarlo de tu vida. ¡Tienes que aprender a vivir con eso! A muchas personas les gustaría seguir sintiéndose víctimas de la actitud o el comportamiento de otros y de esta manera justificar su negativa a retomar la responsabilidad de la vida. Prefieren mantener su pasividad, su falta de entusiasmo para no tener que desarrollar el valor necesario, pasar la página y volver a comenzar. Vivimos la vida cargados con un gran equipaje compuesto, en su mayoría, por el recuerdo y las emociones negativas que mantenemos asociadas al pasado.
Toma la decisión valiente de soltar, inclusive puedes hacer un rito simbólico, como bañarte en el mar o subir una montaña, que te ayude mentalmente a aceptar que ya te desconectaste de ese evento y decide maduramente aceptarlo y aprender algo de ello, de manera que no vuelvas a necesitar pasar por la misma experiencia para hacerlo. ¿Sabías que casi todas las situaciones difíciles que vivimos nos dejan siempre algo positivo? Vale la pena encontrar ese lado, recuerda que nada sucede por nada, o más bien que todo ocurre por una buena razón, aunque no lo podamos reconocer en el mismo momento. La mayoría de nosotros tiene artilugios mentales para desaparecer las imágenes que decidimos borrar en algún momento y no recordar lo que vivimos o lo que nos hicieron. Pero esto no significa que ya lo superamos, y podemos darnos cuenta de eso el día en que una situación cualquiera hace que reaccionemos de una forma exagerada o absurda, debido a toda esa emoción negativa que todavía guardamos inconscientemente. Si estamos lo suficientemente atentos, esa actitud nos recuerda que todavía tenemos un pendiente por enfrentar y resolver, de lo contrario nos volverá a suceder, una y otra vez, hasta que lo entendamos y hagamos algo al respecto.
¿Cuántas veces dices que no a una invitación, a una oportunidad o a una posibilidad porque en el pasado fracasaste o tuviste una experiencia negativa?
A veces lo que te frena ni siquiera fue lo que tú viviste, sino la referencia de lo que le pasó a otro… ¡Es tiempo de detenerte y reflexionar acerca de esto porque el único que puede cambiarlo eres tú! Deja de andar por ahí contando tus tristezas, tus pérdidas o tus derrotas.
Comparte sólo tus logros, tus experiencias positivas y enriquecedoras, siempre con la intención de motivar o apoyar a otros para que vivan las suyas. Seca esas lágrimas, sacude el polvo de tus rodillas, sal de ese cuarto pequeño en el que te has pasado tanto tiempo…¡es el momento de renovarte y ser libre del peso extra que te has impuesto a ti mismo!
Para tener en cuenta

  • Cada vez que el pensamiento o la imagen de lo sucedido vuelva a ti permítele entrar y salir libremente de la mente sin retenerla o profundizar en ella para no dejarte afectar.
  • Perdona y envía pensamientos de paz, amor y felicidad a todas las personas involucradas con las situaciones difíciles de tu vida, aunque creas que no se lo merecen.
  • Reafirma la confianza en ti mismo y en tu capacidad para enfrentar cualquier situación y salir victorioso de ella.
  • Encuentra la lección oculta en esa experiencia y tenla presente en tu vida.
  • Trabaja duro para construir otro estilo de vida, ten el valor, la decisión y la fortaleza para vivir como quieres.

¡Suelta el pasado, deja de preocuparte por el futuro, vive el presente, la vida es maravillosa, todo va a estar bien!


Fuente:
http://www.maytte.com/

Las mujeres



Las mujeres tienen tal fuerza que asombra a los hombres.
•Ellas cargan niños, penas y cosas pesadas; sin embargo, tienen espacio para la felicidad, el amor y la alegría.
•Sonríen cuando quieren gritar, cantan cuando quieren llorar, lloran cuando están contentas y ríen cuando están nerviosas.
•Esperan una llamada por teléfono de su hombre, avisándole que llegó sano y diciéndole que la extraña.
•Las mujeres tienen cualidades especiales. Se ofrecen para las causas buenas, son voluntarias en hospitales y llevan comida a los necesitados.
•Ellas trabajan como niñeras, amas de casa, abogadas y solucionan disputas entre niños y vecinos.
•Usan trajes, jeans, uniformes y minifaldas. Las mujeres recorren largos caminos con el fin de conseguir la mejor escuela para sus hijos y la mejor atención para la salud de su familia.
•No aceptan un “no” como respuesta cuando están convencidas de que hay una solución.
•Las mujeres escriben una carta de amor a su hombre y saben pedir perdón y perdonar. Son inteligentes y conocen su poder; sin embargo, usan su lado suave cuando quieren lograr algo.
•Las mujeres se alegran o lloran cuando se enteran de un nacimiento o matrimonio.
•Saben que un abrazo, un beso y un “te amo” pueden sanar un corazón roto.
Una mujer puede lograr que una mañana, una tarde o una noche romántica sean inolvidables. Las mujeres vienen en todos los tamaños, colores y formas; viven en casas, cuartos, cabañas.
•Ellas corren, manejan, caminan o utilizan Internet..
•El corazón de una mujer es lo que hace girar el mundo.
•Todo lo que ellas quieren es un abrazo, un beso, una caricia.
•Las mujeres tienen mucho que decir y dar.
La belleza de la mujer no está en la ropa que lleva, la figura que tenga o la forma en que se peine. Sino que ésta debe verse en sus ojos, a través de ellos, porque es la puerta a su corazón; el lugar donde el amor reside.
También se refleja en su alma. Es el cuidado que ella le da a la pasión para estar con el que ama y a quien se entrega, inocentemente. Es el cuidado que ella le da a su amado cuando está enfermo o cuando le prepara una taza de té. La belleza de una mujer, con el paso de los años, crece hasta el infinito.
Autor Desconocido