sábado, 8 de octubre de 2011

Buenas noches amigos, les mando un abrazo de oso



"Compañeros hay muchos, verdaderos amigos solo son unos pocos". Steven Santana

El milagro de la amistad


El viento sopla fuerte los viejos robles en el bosque, como rocío dibujan en el horizonte colores de sus hojas, llenando de matices amarillos sus alrededores, la vida comienza en donde se marchita una flor y los frutos caen sin cesar como luchando por vivir; el viento cubre con dulces aromas el bosque, así el polen que brota en la caricia de una flor prepara la bienvenida a la vida, cobijando en la hojarasca las semillas de un nuevo existir.
La lluvia las refresca con agua de fe, la misma que las llenara de fuerzas por buscar la luz del sol, entonces los viejos robles ven germinar el fruto de sus colores de vida, amparándolos del sereno y las tormentas, que suelen arreciar en las noches, esa pequeña semilla se hace árbol a la sombra de sus padres, aquellos que siempre la protegieron para dar el cariño con el que podría brotar su afecto de vivir.
Así mismo los seres construimos amistad, aquella que germina del corazón, en la que alimentamos la sombra de nuestro roble, en la que los aromas del fresco campo, nos dejan elevar nuestros sueños al imaginar el crecer de nuestro amigo, todo lo que es esencia, crece en el corazón alimentado de la fe, porque solo los Grandes robles han crecido de pequeñas semillas y las grandes amistades siempre serán fruto del corazón del hombre, así el milagro de la amistad nos muestra que solo somos fruto cuando amamos nuestras raíces al germinar…
Solo somos viejos cuando podemos ser sombra para una semilla en el bosque del caminar, en el bosque de los robles de una amistad.
Autor Desconocido

Solamente de los ojos



Existía un hombre que a causa de una guerra en la que había peleado de joven, había perdido la vista. Este hombre, para poder subsistir y continuar con su vida, desarrolló una gran habilidad y destreza con sus manos, lo que le permitió destacarse como un estupendo artesano. Sin embargo, su trabajo no le permitía más que asegurarse el mínimo sustento, por lo que la pobreza era una constante en su vida y en la de su familia.
Cierta Navidad quiso obsequiarle algo a su hijo de cinco años, quien nunca había conocido más juguetes que los trastos del taller de su padre con los que fantaseaba reinos y aventuras.
Su papá tuvo entonces la idea de fabricarle, con sus propias manos un hermoso calidoscopio como alguno que él supo poseer en su niñez. En secreto y por las noches fue recolectando piedras de diversos tipos que trituraba en decenas de partes, pedazos de espejos, vidrios, metales, maderitas, etc.
Al cabo de la cena de nochebuena pudo, finalmente imaginar a partir de la voz del pequeño, la sonrisa de su hijo al recibir el precioso regalo.
El niño no cabía en sí de la dicha y la emoción que aquella increíble navidad le había traído de las manos rugosas de su padre ciego, bajo las formas de aquel maravilloso juguete que él jamás había conocido.
Durante los días y las noches siguientes el niño fue a todo sitio portando el preciado regalo, con él regresó a sus clases en la escuela del pueblo.
En los tiempos de recreo entre clase y clase, el niño exhibió y compartió henchido de orgullo su juguete con sus compañeros que se mostraban igual de fascinados con aquella maravilla y que pujaban por poner sus ojos en aquel lente y dirigirlo al sol.
Uno de aquellos pequeños, tal vez el mayor del grupo, finalmente se acercó al hijo del artesano y le preguntó con la ambiciosa intriga que solo un niño puede expresar: “Oye, que maravilloso calidoscopio te han regalado ¿dónde te lo compraron?, no he visto jamás nada igual en el pueblo”
Y el niño, orgulloso de poder revelar aquella verdad emocionante desde su pequeño corazón, le contestó: “No, no me lo compraron en ningún sitio, me lo hizo mi papá”
A lo que el otro pequeño replicó con cierta sorna y tono incrédulo: “¿Tu padre?… imposible… ¡Si tu padre está ciego!”. Nuestro pequeño amigo se quedó mirando a su compañero, y al cabo de una pausa de segundos, sonrió como solo un portador de verdades absolutas puede hacerlo, y le contestó: “Si, mi papá esta ciego pero solamente de los ojos… “SOLAMENTE DE LOS OJOS…”
"Lo esencial es invisible a los ojos”
El amor solo se puede ver con el corazón…
Bien lo supo el zorro, bien lo aprendió el Principito, bien deberíamos entenderlo.
Autor Desconocido

La oportunidad de un Nuevo Día



No han sido pocas las noches en las cuales llegaba a casa con la sensación real de que las cosas en mi vida no iban como las había proyectado. Que por una u otra causa, o por la acumulación de varias, me derrumbaba sin encontrar solución a “tantos” problemas y la soledad me desgarraba por dentro aprovechándose de la cogorza que la bebida o el abuso del tabaco provocaban en mi cerebro.


Mi cabaña se ha quemado y sólo quedan cenizas,
Ahora puedo ver la luna llena

De estas noches de autodestrucción en las que morimos y volvemos a nacer, cada uno a su manera, podemos aprender más que en cualquier libro de autoayuda o sesión de psicoanálisis.

Cuando nuestras expectativas en la vida superan con creces el peso que podemos soportar, cuando el destino pone en tu camino desagradables imprevistos con los cuales no contabas, cuando todo parece no poder ir peor ha llegado la hora de que la larva se transforme en mariposa, la metamorfosis.

Ha llegado la hora de pasar una de esas noches fatídicas y autodestructivas en las que la cabeza va a mil por hora y en la que nos libraremos de toda esa carga innecesaria que nos permitirá, al igual que al Ave Fénix, renacer de nuestras cenizas.

El error de algunos está en intentar evitarlo rodeándose de familiares y amigos que difuminarán la sensación de soledad y subirán temporalmente nuestra autoestima.

Es vital tocar fondo para poder coger impulso hacia una nueva versión de nosotros mismos.

A unos les llevará más tiempo que a otros pero al final, todos nos levantaremos, abriremos la persiana y veremos al igual que  en la imagen que encabeza el artículo que el nuevo día parece sonreírnos dándonos la oportunidad de volver a empezar y la esperanza de que las cosas pueden mejorar.

Es necesario esperar, aunque la esperanza haya de verse siempre frustrada, pues la esperanza misma constituye una dicha, y sus fracasos, por frecuentes que sean, son menos horribles que su extinción. Samuel Johnson

El nuevo cuento de la cigueña



…… las abejas, las flores, la semilla en la tierra………………..eso esta desfasado
SEAMOS MODERNOS.
Un bonito día, un hijo le pregunta a su padre:
- Papá, ¿como nací yo?
- Muy bien hijo, algún día debíamos hablar de esto y te voy a explicar lo que debes saber:
Un día, Papá y Mamá se conectaron al Facebook.
Papá le mando a Mamá un e-mail para vernos en un cybercafé.
Descubrimos que teníamos muchas cosas en común y nos entendíamos muy bien.
Papá y Mamá decidimos entonces compartir nuestros archivos. Nos metimos disimuladamente en el W.C y Papá introdujo su Pendrive en el puerto USB de Mamá.
Cuando empezaron a descargarse los archivos nos dimos cuenta que no teníamos Firewall. Era ya muy tarde para cancelar la descarga e imposible borrar los archivos.
A los nueve meses…………………….  Apareció el VIRUS
Desconozco a su autor

Los obstáculos son esas cosas espantosas que ves cuando apartas los ojos de tu meta



Voy andando por un sendero.
Dejo que mis pies me lleven.
Mis ojos se posan en los árboles, en los pájaros, en las piedras. En el horizonte se recorta la silueta de una ciudad. Agudizo la mirada para distinguirla bien. Siento que la ciudad me atrae.
Sin saber cómo, me doy cuenta de que en esta ciudad puedo encontrar todo lo que deseo. Todas mis metas, mis objetivos y mis logros. Mis ambiciones y mis sueños están en esta ciudad. Lo que quiero conseguir, lo que necesito, lo que más me gustaría ser, aquello a lo cual aspiro, o que intento, por lo que trabajo, lo que siempre ambicioné, aquello que sería el mayor de mis éxitos.
Me imagino que todo eso está en esa ciudad. Sin dudar, empiezo a caminar hacia ella. A poco de andar, el sendero se hace cuesta arriba. Me canso un poco, pero no me importa. Sigo. Diviso una sombra negra, más adelante, en el camino. Al acercarme, veo que una enorme zanja me impide mi paso. Temo… dudo.
Me enoja que mi meta no pueda conseguirse fácilmente. De todas maneras decido saltar la zanja. Retrocedo, tomo impulso y salto… Consigo pasarla. Me repongo y sigo caminando.
Unos metros más adelante, aparece otra zanja. Vuelvo a tomar carrera y también la salto. Corro hacia la ciudad: el camino parece despejado. Me sorprende un abismo que detiene mi camino. Me detengo.
Imposible saltarlo.
Veo que a un costado hay maderas, clavos y herramientas. Me doy cuenta de que está allí para construir un puente. Nunca he sido hábil con mis manos… Pienso en renunciar. Miro la meta que deseo… y resisto.
Empiezo a construir el puente. Pasan horas, o días, o meses. El puente está hecho. Emocionado, lo cruzo. Y al llegar al otro lado… descubro el muro. Un gigantesco muro frío y húmedo rodea la ciudad de mis sueños…
Me siento abatido… Busco la manera de esquivarlo. No hay caso. Debo escalarlo. La ciudad está tan cerca…
No dejaré que el muro impida mi paso.
Me propongo trepar. Descanso unos minutos y tomo aire…
De pronto veo, a un costado del camino un niño que me mira como si me conociera. Me sonríe con complicidad.
Me recuerda a mí mismo… cuando era niño. Quizás por eso, me animo a expresar en voz alta mi queja: -¿Por qué tantos obstáculos entre mi objetivo y yo?.
Los obstáculos no estaban antes de que tú llegaras… Los obstáculos los trajiste tú


El niño se encoge de hombros y me contesta: -¿Por qué me lo preguntas a mí?.
Imagen: Elizondoman
Fuente: Los obstáculos – Jorge Bucay

Para que sirve un minuto



Un minuto sirve para sonreír, sonreír para el otro, para ti y para la vida, un minuto sirve para ver el camino, admirar una flor, sentir el perfume de la flor, sentir el césped mojado, percibir la transparencia del agua. Se requiere apenas de un minuto para evaluar la inmensidad del infinito, aunque sin poder entenderlo.
 Un minuto apenas para escuchar el canto de los pájaros, un minuto sirve para oír el silencio, o comenzar una canción, es en un minuto en que uno dice el “sí” o el “no” que cambiará toda su vida, un minuto para un apretón de mano y conquistar un nuevo amigo, un minuto para sentir la responsabilidad pesar en los hombros, la tristeza de la derrota, la amargura de la incertidumbre, el hielo de la soledad, la ansiedad de la espera, la marca de la decepción, la alegría de la victoria, en un minuto se puede amar, buscar, compartir, perdonar, esperar, creer, vencer y ser.
En un simple minuto se puede salvar una vida, tan sólo un minuto para incentivar a alguien o desanimarlo, un minuto para comenzar la reconstrucción de un hogar o de una vida, basta un minuto de atención para hacer feliz a un hijo… un padre, un amigo, un alumno, un profesor, un semejante… Sólo un minuto para entender que la eternidad está hecha de minutos.
De todos los minutos bien vividos… un minuto… Cuántas veces los dejamos pasar sin darnos cuenta… pero también cuántas veces traemos a nuestras vidas los recuerdos de los minutos vividos llenos de felicidad, de alegría y también de tristezas, decimos “un minuto” y nos parece nada… Pero como se aprecia ese minuto al levantar la mano y saludar a un amigo que se va para siempre, como se valora ese minuto que hace que lleguemos tarde a nuestros trabajos, como se espera ese minuto que nos lleva a reunirnos con los que amamos, como nos llena de emoción ese minuto en que nos entregan a nuestro hijo al nacer, y cómo también deseamos que la vida le otorgue más minutos a quien la muerte separará físicamente de nosotros y no veremos más.
Un minuto… parece increíble… parece tan poquito y sin embargo puede dejar una huella tan profunda en nuestra vida, lo importante es no vivir la vida porque sí, dejando pasar el tiempo. Alguien alguna vez dijo:
“Vive cada minuto como si fuera el último”… Si todos recordáramos esa frase a diario aprendería a vivir la vida intensamente, aprenderíamos a no posponer las emociones más lindas de la vida pensando que “si no es hoy será mañana”… tu tiempo es ahora, el futuro es incierto.
Vive cada minuto intensamente. La vida es Hoy… Que el reloj de tu vida marque cada minuto al compás de los latidos de tu corazón.
 Autor Desconocido

Enseñarás de la Madre Teresa de Calcuta



Enseñarás a volar…
pero no volarán tu vuelo.
Enseñarás a soñar…
pero no soñarán tus sueños.
Enseñarás a vivir…
pero no vivirán tu vida.
Enseñarás a cantar…
pero no cantarán tu canción.
Enseñarás a pensar…
pero no pensarán como tú.
Pero sabrás
que cada vez que ellos vuelen, sueñen,
vivan, canten y piensen…
¡Estará en ellos la semilla
del camino enseñado y aprendido!

Gracias Mamá



Mamá… palabra tan pequeña y que encierra tantas cosas, tantos sentimientos, tantos recuerdos;
Mamá… palabra mágica que usada con desdén provoca dolor y furia;
Pero al pronunciarla con amor, nos cura de todo mal.
Palabra pequeña, palabra primera, y muchas veces, la ultima palabra.
¿De que se llena nuestro corazón al pensar en ella?
¿Por qué se llenan nuestros ojos de lagrimas al recordarla?
¿Por qué al caer gritamos su nombre?
¿Será porque recordamos su voz y sus dulces brazos al arrullarnos y consolarnos cuando éramos pequeños?
¿Será por que siempre estaba ahí para curarnos un raspón para sobarnos una rodilla, para levantarnos cuando estábamos caídos?
¿Será por las noches de desvelo que paso a nuestro lado, por los aplausos que nos dio cuando bailábamos, por que reía con nuestros chistes sin gracia, por ser nuestra mejor audiencia?
¿Será por lo poco que necesita para vivir, un plato de sopa, una café caliente, un beso, un te quiero, un perdón?
¿Será por que seguimos siendo en sus ojos de mirada tierna, sus niños de antaño?
¿Será por que aun hoy, buscamos su aprobación, esperamos oír sus palabras de aliento, y nos llena de tristeza su mirada critica?
¿Será por todo esto, será por algo más..
lL cierto es que las mamás son regalos de Dios, son ángeles en la tierra, son seres de luz.
¡Mamá… gracias!
Autor Desconocido

Amistad es una palabra bien pequeña



Amistad es una palabra bien pequeña, pero nunca viene sola.
Ella da siempre la mano con el cuenta conmigo, estoy aquí, si necesitas, me llamas. Estoy feliz por ti, vibro por ti, si necesitas un hombro, tengo dos. Pienso en ti, me agrado de ti, te estoy oyendo, no te olvido, aunque no nos hablemos todos los días…
Amistad es ese amor misterioso y placentero del corazón dividido y unificado al mismo tiempo.
¿Quién puede entender que el corazón pueda amar tanto y a tantos?
El corazón de un amigo es un mapamundi donde cada uno se encuentra en algún lugar, pero todos hacen parte del mismo globo.
Diferentes, especiales e importantes, cada uno con su manera.
Y son en las diferencias que nos completamos, en las desavenencias que aprendemos el perdón, la paciencia y la humildad.
"Solo no es quien no tiene a nadie; solo es quien no tiene un amigo"


Ser amigo es saber aceptar que los demás no sean iguales a nosotros, pero que sus valores pueden enriquecer aún más lo que tenemos y amarlos a pesar de las diferencias, como se ama una rosa con espinas, pero no menos bella.
Poco importa saber en que parte del mundo se encuentran nuestros amigos si podemos sentir en el alma que, dentro de nosotros y dentro de ellos, hay un espacio reservado que nada más podrá llenar.
Amistad, dulce amistad…
Si somos dos, unidos seremos un lazo fuerte.
Si somos muchos, seremos una cadena que nada podrá vencer.
Letícia Thompson

Amigos para toda la vida



La verdadera amistad no se ve con los ojos; se siente con el corazón cuando existe confianza, comprensión, secretos, lealtad y momentos compartidos.
La amistad es un sentimiento que raramente se encuentra en la vida, pero cuando se la halla causa un profundo impacto en
nuestro bienestar, nuestra fortaleza y nuestro carácter.
Cuando dos personas han compartido sus sentimientos, sus sueños, pensamientos y temores; cuando han abierto sus
corazones…
Cuando dos personas se conocen lo suficiente como para descubrir la tristeza oculta detrás de una sonrisa o la felicidad
en el brillo de los ojos…
"Cuando ambas confían mutuamente en la verdad, siempre presente en ellas, puedes tener la seguridad que comparten una amistad para toda la vida”


Cuando han compartido tantas risas, y cuando el dolor del otro en ocasiones provoca lágrimas; cuando dos personas creen una en la otra y siempre son sinceras entre sí.
Autor Desconocido

La vida



La vida ¿Qué es la vida?
Para mí, la vida es aprender que…
La vida es caminar,
por los senderos de la reflexión,
a la luz del sol,
a la orilla del mar.
(La vida es dejar huellas)
Entonces, la vida es trascender.
La vida ¿Qué es la vida?
Para mí, la vida es aprender que…
La vida es un árbol,
que primero fué semilla,
tiempo, para luego convertirse en frutos.
(La vida es aprender a vivir)
Entonces, la vida es crecimiento.
La vida ¿Qué es la vida?
Para mí, la vida es aprender que…
La vida es hacer poesía,
regalar rosas,
sembrar nobleza.
(La vida es comunicar sentimientos)
Entonces, la vida es humanidad.
La vida ¿Qué es la vida?
Para mí, la vida es un constante aprender…
(La vida es una escuela)
Entonces, la vida es una reflexión
constante de los actos humanos.
Autor Desconocido

Jamás olvides


Jamás olvides
que tu presencia es un regalo para el mundo,
que eres una persona única y diferente a todas las demás.
Que tu vida puede ser lo que tú quieres que sea
vívela un día a la vez.

Cuenta tus bendiciones, no tus problemas,
y verás cómo irás saliendo adelante.
Hay tantas respuestas dentro de ti,
Comprende, sé valiente, sé fuerte.

No te impongas límites,
tus sueños están esperando hacerse realidad.
No dejes tus decisiones importantes al azar -
esfuérzate por llegar a la cima, a tu meta, y a tu premio.

Nada hace perder más energía que las preocupaciones -
mientras más tiempo llevas un problema, más pesado se vuelve.
No te tomes las cosas demasiado en serio -
Vive la vida con serenidad, no con lamentaciones.

Recuerda que un poco de amor puede durar mucho tiempo -
Recuerda que bastante amor puede durar para siempre.
Recuerda que la amistad es una sabia inversión,
Los tesoros de la vida son las personas cuando están juntas.

Que tengas salud, y esperanza, y felicidad,
Tómate el tiempo para pedir un deseo a una estrella.
Y no te olvides, ni por un día…
¡Lo especial que TÚ eres!
Autor Desconocido

Tú tienes el poder


Cuando era pequeño de alrededor de 10 años de edad en una ocasión me enojé mucho porque sentía que todos se burlaban de mí después de que mi mamá me cortara todo el cabello y cada vez que veía a alguien le miraba con enojo porque pensaba que se iba a burlar aunque no lo hicieran pero era lo que yo esperaba, después noté en los siguientes días que casi nadie me hablaba me veían con odio o casi miedo hasta con lastima, mi abuelo me encontró triste porque me sentía solo, ¿qué te pasa? – me preguntó, no le contesté, me dijo tranquilo: ¡Tú tienes el poder! , después se quedó callado, yo por curiosidad le pregunté: ¿De qué poder habla abuelo, qué es eso? me contestó sonriente: tienes el poder de estar enojado y hacer que te odien, tienes el poder de dar amor en cada sonrisa en cada abrazo, tienes el poder de sentirte triste, tienes el poder de sentirte feliz. NADIE controla tus emociones, Nadie controla tu vida, solamente tú.

Después me quede pensando y le pregunté: entonces ¿cómo puedo hacer que la gente me vuelve a mirar con alegría con amor? y el solamente me contestó: es fácil: si te pones frente a un espejo y le sonríes el espejo te sonríe a ti porque eres tú mismo, así mismo si le sonríes a la gente y das amor en un abrazo, en una sonrisa, en unas palabras posiblemente recibirás lo mismo. Quizás has escuchado mucho sobre si das amor recibirás amor, pero ¿por qué? porque mientras el amor prevalece, el odio se consume así mismo.

Autor Desconocido

Buenos días amigos, les mando un abrazo de oso


"Es duro caer, pero es peor todavía no haber intentado subir". 
Theodor Roosvelt