miércoles, 28 de septiembre de 2011

Buenas noches amigos, les mando un abrazo de oso


Debemos creer...



Que con ternura, un cuerpo y un corazón sin vida; pueden volver a latir.

Que "la casualidad" nos une a seres que acrecientan nuestra esperanza.

Que no debemos poner limitaciones a los sueños por realizar.

Que nos han enseñado a dar y no sabemos recibir con generosidad.

Que la paciencia es la que mantiene la esperanza.

Que nunca es tarde para arrepentirse y pedir perdón.

Que al sentir una mirada, un corazón enamorado puede embriagarse.

Que sí se puede aprender a confiar nuevamente.

Que yo no puedo enseñarte lo que no tengo; pero sí podemos intercambiar lo que sabemos.

Que hay que decir lo que se sienta, hacer lo que se piensa, y dar lo que se tenga.

Que cuando un amigo se va, es que ha realizado la función por la que estaba en nuestra vida.

Que la desconfianza nos hace no salir a la ventana para ver quién llama.

Que es de sabios saber cuando hablar y cuando callar.

Que las palabras jamás se podrán recoger una vez que han salido de nuestra boca.

Que hay que pensar muy bien antes de hablar, calmarse cuando se esté airado, resentido y hablar sólo cuando se esté en completa paz.

Que hay un lugar en el corazón donde habita la esperanza y es en ese lugar de nuestro corazón donde encontramos el calor necesario para sufragar las noches solitarias de recuerdos y desengaños.

Que aún hay esperanza.

Que si hacemos y vivimos de acuerdo a nuestro corazón.

Si damos lo mejor de nosotros cada instante de nuestra vida.

Si amamos desinteresadamente.

Si hacemos a los demás lo que nos gusta o deseamos que nos hagan a nosotros; este mundo en el que vivimos puede cambiar.

Que la vida es hermosa.

Que nos llena de oportunidades para sentirnos felices de estar vivos.

Que nunca es tarde para comenzar de nuevo, para hacer caminos, para lograr que todos vivamos dignamente y en paz.

Desconozco al autor
Fuente:
http://www.motivaciones.org

Intuición



Si lo piensas, seguro que recordarás muchas ocasiones en las que has sido capaz de saber lo que estaba pensando otra persona o de averiguar quién llamaba antes de descolgar el teléfono. Tal vez, has tenido una corazonada que desafiaba la lógica y luego ha resultado acertada. Son señales de que la intuición está funcionando. Pero, como este tipo de situaciones se producen de una manera espontánea y no parecen obedecer a nuestra voluntad, solemos olvidarlas y no darles demasiada importancia.Estamos acostumbrados a poner el acento en la lógica de lo racional y dejamos de lado nuestra parte intuitiva. Nos perdemos la oportunidad de descubrir y activaruna forma de inteligencia que todos poseemos, en mayor o menor grado.

La intuición sirve para descubrir cosas y personas de nuestro alrededor. La lógica es útil para comprobar que lo sospechado era cierto. Y las mujeres son especialmente hábiles para mantener activos los canales por donde discurre la intuición. El tópico de la “intuición femenina” tiene una base fisiológica, relacionada con la mayor actividad y desarrollo del hemisferio derecho del cerebro.

La sabiduría intuitiva es una capacidad humana normal y natural y, lo que es más importante, cultivable. Es decir, que podemos activar este talento y aplicarlo en nuestra vida cotidiana de una forma amplia. Algo sumamente importante, si tenemos en cuenta que el momento que nos ha tocado vivir está marcado por la rapidez con que se producen los cambios y por lo imprevisible de los acontecimientos. Lo que hoy es de una manera, mañana puede ser completamente distinto. Y la intuición nos puede ayudar a detectar esas tendencias y a saber adaptarnos a ellas de forma flexible y armónica.

Como vivir es un proceso bastante complejo, de aprendizaje constante, quizá sea éste el momento adecuado para que decidas prestarle más atención a tus muchas capacidades intuitivas. Simplemente con que reconozcas que están en ti y que te pueden ayudar, ya habrás dado el primer paso hacia un desarrollo importante de ciertas aspectos de tu vida que tenías olvidados o que no considerabas como debieras.Principales aliados de la intución

1) Diversifica tu atención. La atención es selectiva. Nos fijamos en aquello que está en consonancia con nuestros intereses del momento. Abre tu abanico de posibilidades.Pon atención a todo lo que te rodea. La información que necesitas puede llegarte del lugar más insospechado.
2) La imaginación sirve para crear. Por eso lo mejor es usarla.
3) La necesidad de controlarlo todo bloquea el desarrollo de la intuición. Saber fluir es la clave.
4) Una regla de oro: Acepta la ambigüedad, la paradoja y la incertidumbre. Es elcaldo de cultivo favorito de la intuición.

Fuente: Puleva Salud – Grupo Correo Media Trader

Las 7 formas del amor por Robert Sternberg



La teoría triangular del amor del psicólogo estadounidense Robert Sternberg caracteriza el amor en una relación interpersonal según tres componentes diferentes:intimidad, pasión y compromiso:

1. La intimidad, entendida como aquellos sentimientos dentro de una relación que promueven el acercamiento, el vínculo y la conexión.
2. La pasión, como estado de intenso deseo de unión con el otro, como expresión de deseos y necesidades.
3. La decisión o compromiso, la decisión de amar a otra persona y el compromiso por mantener ese amor.

Las diferentes etapas o tipos de amor pueden ser explicados con diferentes combinaciones de estos elementos. De acuerdo al autor, una relación basada en un solo elemento es menos probable que se mantenga que una basada en dos o en los tres.

Las siete formas del amor

1. Cariño: En este caso, no debe tomarse en un sentido trivial. Este es el cariño íntimo que caracteriza las verdaderas amistades, en donde se siente un vínculo y una cercanía con la otra persona, pero no pasión física ni compromiso a largo plazo.
2. Encaprichamiento: Es lo que comúnmente se siente como «amor a primera vista». Sin intimidad ni compromiso, este amor puede desaparecer en cualquier momento.
3. Amor vacío: Existe una unión por compromiso, pero la pasión y la intimidad han muerto. No sienten nada uno por el otro, pero hay una sensación de respeto y reciprocidad. En los matrimonios arreglados, las relaciones suelen comenzar con un amor vacío.
4. Amor romántico: Las parejas románticas están unidas emocionalmente (como en el caso del cariño) y físicamente, mediante la pasión.
5. Amor sociable o de compañia: Se encuentra frecuentemente en matrimonios en los que la pasión se ha ido, pero hay un gran cariño y compromiso con el otro. Suele suceder con las personas con las que se comparte la vida, aunque no existe deseo sexual ni físico. Es más fuerte que el cariño, debido al elemento extra que es el compromiso. Se encuentra en la familia y en los amigos profundos, que pasan mucho tiempo juntos en una relación sin deseo sexual.
6. Amor fatuo o loco: Se da en relaciones en las que el compromiso es motivado en su mayor parte por la pasión, sin la estabilizante influencia de la intimidad.
7. Amor consumadoEs la forma completa del amor. Representa la relación ideal hacia la que todos quieren ir pero que aparentemente pocos alcanzan. Sin embargo, Sternberg señala que mantener un amor consumado puede ser aun más difícil que llegar a él. Enfatiza la importancia de traducir los componentes del amor en acciones. «Sin expresión —advierte—, hasta el amor más grande puede morir». El amor consumado puede no ser permanente. Por ejemplo, si la pasión se pierde con el tiempo, puede convertirse en un amor sociable.

Fuente: Wikipedia

¿Qué mira el hombre en una mujer? de Miguel Valdivia



Que los ojos son el espejo del alma es una idea bastante difundida y aceptada. Sin embargo, en el momento de la primera impresión, lo que importa es otra cosa.

Las mujeres tienden a identificar las manos en el sexo opuesto como un elemento erótico. En el caso de los hombres, partes más obvias y sexuales son las elegidas.

Eduardo Pino, sexólogo y urólogo de la clínica Androsex en Santiago de Chile, explica que, dependiendo del ángulo desde el cual se mire el cuerpo femenino, los hombres tienen claras preferencias de los lugares donde posar la vista: en un encuentro de frente, los senos son la primera prioridad; por el anverso, el trasero es la zona predilecta.

No se trata de una disfunción sexual ni de una fijación con ciertas partes del cuerpo, sino de una tendencia que se manifiesta en la mayoría de los varones al momento de mirar a una mujer cualquiera.

Y es que, según afirma el especialista, la primera aproximación masculina siempre tiene un carácter erótico o sexual.

El ideal
Luego que senos, trasero, cara (que comprende ojos, boca y dentadura), piernas y finalmente el conjunto hayan agradado al observador , éste puede considerar que se cumplen las características básicas para despertar el erotismo.
Es entonces cuando el hombre se siente preparado para completar su sueño en un cuerpo que encarna, al menos, un ideal físico.

Esta primera aproximación a la figura femenina se podría considerar como un condicionante biológico, en que tenderíamos a buscar ciertas características que debe tener el cuerpo de la pareja, especifica el sexólogo.

Sin embargo, reconoce que también existen factores aprendidos que se evidencian en hombres que tienen, por ejemplo, tres matrimonios en el cuerpo y cuyas diferentes parejas siguen, más o menos, un mismo perfil.

Si bien se pueden establecer las prioridades que siguen los hombres para apreciar las partes del cuerpo femenino, es claro que cada persona es distinta, por lo que sólo se puede hablar de patrones generales, a los que habitualmente llamamos clichés o estereotipos.

Holísticas y carnales
Según Pino, el estereotipo del macho insensible es tan común como la visión de una mujer delicada y emocional. Ambos clichés no hacen sino corroborar una realidad: los hombres son más físicos y las mujeres centradas en los aspectos más emocionales.

Y esta diferencia no se produce sólo por la tradición cultural de que las niñas han de jugar con muñecas y los niños con autitos.

El sexólogo explica que existe un trasfondo biológico, en el que los estudios muestran que el cerebro femenino tiene mayor cantidad de conexiones entre los dos hemisferios. Lo que redunda, por ejemplo, en la capacidad de ellas de hacer más de una cosa a la vez.

"Las mujeres tienen una estructura psicocerebral distinta, más holística", afirma el sexólogo. Esto hace que al momento que miran al hombre, se fijan en el conjunto de sus características y en algunos detalles menos obvios como las manos, la forma del rostro o la manera cómo se mueve.

Sin embargo, a juicio del especialista, la tendencia es que las nuevas generaciones modifiquen este padrón de conducta. Así, cada vez parece ser más común que hombres "holísticos" o mujeres "carnales" comiencen a insertarse a la sociedad.
Y, claro está, una cosa es reconocer las formas y superficies que atraen la vista y otra muy distinta la existencia de una comunicación fluida y de intereses o gustos comunes que den sustento a una relación amorosa.

Fuente:
Inteligencia Emocional

Cuando sea viejo



La edad trae una etapa en la vida que no siempre es fácil de llevar, y donde tenemos que ser más comprensivos que nunca.

El día que esté viejo y ya no sea el mismo, ten paciencia y compréndeme.

Cuando derrame comida sobre mi camisa y olvide cómo atarme mis zapatos, recuerda las horas que pase enseñándote a hacer las mismas cosas.

Si cuando conversas conmigo, repito y repito las mismas palabras que sabes de sobra como termina, no me interrumpas y escúchame. Cuando eras pequeño(a) para que te durmieras tuve que contarte miles de veces el mismo cuento hasta que cerrabas los ojitos.

Cuando estemos reunidos y sin querer haga mis necesidades, no te avergüences y compréndeme que no tengo la culpa de ello, pues ya no puedo controlarlas. Piensa cuantas veces cuando niño(a) te ayude y estuve paciente a tu lado esperando a que terminaras lo que estabas haciendo.

No me reproches porque no quiera bañarme; no me regañes por ello. Recuerda los momentos que te perseguí y los mil pretextos que te inventaba para hacerte más agradable tu aseo. Acéptame y perdóname. Ya que soy el niño ahora.

Cuando me veas inútil e ignorante frente a todas las cosas tecnológicas que ya no podré entender, te suplico que me des todo el tiempo que sea necesario para no lastimarme con tu sonrisa burlona. Acuérdate que yo fui quien te enseñó tantas cosas. Comer, vestirte y tu educación para enfrentar la vida tan bien como lo haces, son producto de mi esfuerzo y perseverancia por ti.

Cuando en algún tiempo mientras conversamos me llegue a olvidar de que estamos hablando, dame todo el tiempo que sea necesario hasta que yo recuerde, y si no puedo hacerlo no te burles de mí; tal vez no era importante lo que hablaba y me conforme con que me escuches en ese momento.

Si alguna vez ya no quiero comer, no me insistas. Sé cuanto puedo y cuanto no debo. También comprende que con el tiempo ya no tengo dientes para morder ni gusto para sentir.

Cuando me fallen mis piernas por estar cansadas para andar, dame tu mano tierna para apoyarme como lo hice yo cuando comenzaste a caminar con tus débiles piernas.

Por último, cuando algún día me oigas decir que ya no quiero vivir y solo quiero morir, no te enfades. Algún día entenderás que esto no tiene que ver con tu cariño o cuánto te ame. Trata de comprender que ya no vivo sino que sobrevivo, y eso no es vivir.

Siempre quise lo mejor para ti y he preparado los caminos que has debido recorrer. Piensa entonces que con el paso que me adelanto a dar estaré construyendo para ti otra ruta en otro tiempo, pero siempre contigo.

No te sientas triste o impotente por verme como me ves.

Dame tu corazón, compréndeme y apóyame como lo hice cuando empezaste a vivir. De la misma manera como te he acompañado en tu sendero te ruego me acompañes a terminar el mío.

Dame amor y paciencia, que te devolveré gratitud y sonrisas con el inmenso amor que tengo por ti.

Atte. Tu viejo

Hijo, no me eduques de Carlos Leos



¡Qué bonita familia la de Don Edmundo y Doña Fina!, con 45 años de matrimonio y cinco hijos. Tienen suficientes motivos para estar orgullosos de ella, pues sus muchachos son hombres y mujeres de bien. Valió la pena los sacrificios que hicieron para sacarlos adelante.

Sin embargo, ¡cómo han cambiado las cosas! Antes solían ser Don Edmundo y Doña Fina los que daban consejos y- por qué no reconocerlo- también órdenes.

Pero de un tiempo para acá, cada vez que se reúnen en familia son ellos dos los que se quedan callados escuchando a sus hijos decirles qué es lo que deben o no de hacer.

Por poner algunos ejemplos: Beto quiere que su padre ponga una ferretera como la de él. ¡Imagínese!, a sus 70 años volverse empresario cuando toda su vida fue maestro. Concha, por su lado, quiere que su madre empiece a estudiar la prepa en la misma escuela a la que asiste su nieta.

Esta singular pareja no es la única que pasa por esta situación. A medida que pasa el tiempo y las familias crecen en edad, suele suceder que los padres pasan de ser educadores de sus hijos a querer ser educados por ellos.

Los hijos, por lo general, se encuentran en la etapa más productiva de la vida. Son independientes y muchas de las veces se convierten en el sostén económico y moral de los padres. Por tal motivo, creen contar con la autoridad suficiente para que sus iniciativas sean obedecidas por ellos.

Es entonces cuando surgen las comparaciones de lo que los padres son y lo que a juicio de sus hijos deberían de ser. Ahora todos los comentarios empiezan con Deberías ser como..., olvidando que cuando se era niño no había cosa más molesta que los padres recurrieran a las comparaciones.

Es también frecuente hacerles ver lo que ya no son. El antes se convierte para los padres ancianos en otra forma de reproche de lo que antes fueron y que sus años ya no les permiten ser: Antes salías con tus amigas, ya no manejas como antes, pero si antes podías hacerlo.... Pero la forma más grave de hacerles sentir a los padres que ya no son lo que sus hijos quisieran que fueran, es no escuchándolos.

Es más fácil cerrar los oídos a sus necesidades, miedos, expectativas o preocupaciones y pensar que están chochando, que tener que aceptar que, en efecto, esos padres que algún día fueron el punto de apoyo, son ellos ahora los que lo necesitan.

Amar es aceptar sus limitaciones.

Es doloroso ver que aquel papá que muchas veces acudió en auxilio cuando se estaba en problemas, o la mamá que todo lo resolvía, son hoy quienes necesitan de los hijos.

Pero más doloroso es aceptar que de hoy en adelante hay que andar solos por los caminos de la vida, y que los padres han cedido la delantera a sus hijos.

Es éste el motivo principal del por qué muchas veces los hijos exigen a sus padres que no dejen de ser lo que eran: quieren seguir viendo a sus padres fuertes y seguros de sí mismos. Sus regaños y reproches son sólo un mecanismo de defensa. Reconocer sus limitaciones no es dejar de amarlos. Antes se les amó por los cuidados que prodigaron a sus hijos. Hoy se les ama porque gracias a ellos se ha aprendido mucho y se está al cuidado de alguien más.

Lo más importante: respeto.

Los padres ancianos merecen el mismo respeto que cuando eran jóvenes.

Respetarlos es:

Permitirles que sean como son ahora y no como fueron antes. Es común que cuando los padres han llegado a la tercera edad, su vida pierda actividad pues, ya sea por el retiro o porque ya no tienen las mismas obligaciones, su vida se vuelve más sedentaria.

Escucharlos realmente tratando de entenderlos y no caer en: Dale por su lado. Tal vez por la edad, las personas tienden a hacerse de ideas más fijas, pero eso no significa que su opinión no tenga validez.

Cuando se les dé un consejo, cuidar que sea precisamente eso, un consejo y no una imposición.

Si algo es seguro en esta vida, es que todo ser humano llegará a viejo (a menos que muera antes), y la cobija con que uno se dará calor en su vejez estará hecha con la misma puntada con que hoy tejemos la de nuestros ancianos.

Para no pasar fríos procuremos que esté hecha de amor y comprensión.

Es bueno estar enamorado por Osho



Recuerda siempre una cosa: es bueno estar enamorado; es una gran virtud.

Si no fluye con determinada persona, es mejor que fluya con otra, pero no te quedes estancado; de lo contrario, sufrirás y harás que tu pareja sufra, sufriréis los dos. Y el problema es que si sufres demasiado, te volverás adicto a tu sufrimiento. Entonces empezarás a sentir una especie de placer en el sufrimiento y será muy difícil salir de ahí.

Será un gran problema.

Prisioneros de Paulo Coelho



En la India, los cazadores abren un pequeño agujero en un coco, colocan una banana adentro y se esconden. El mono se acerca, toma la banana, pero no consigue sacarla, porque su mano cerrada no pasa por la abertura. En lugar de dejar la fruta, el mono se queda allí luchando contra lo imposible, hasta ser atrapado. Lo mismo pasa en nuestras vidas.

La necesidad de tener determinada cosa hace que terminemos prisioneros de ellas. No percibimos que es mejor perder un poco, que perder todo. Permanecemos en la trampa, no abrimos la mano que tiene lo que conseguimos.

Nos juzgamos sabios, pero – en lo profundo del corazón- sabemos que es una idiotez obrar así.

Reescribir nuestro pasado por Mariana Alvez Guerra



El pasado tiene el poder de convertirse en un peso casi insostenible sobre nuestro espíritu, puede incluso marcar trágicamente nuestro presente y futuro… si se lo permitimos.

Nuestro pasado por más terrible que haya sido, no es más que eso, pasado. Es algo que no volverá, que ya sucedió y que quizás todo el dolor que nos causó ya haya perdido fuerza, pero de todas maneras caprichosamente nos aferramos a él, quizás por costumbre, quizás porque no sabemos cómo comportarnos de otra manera, quizás porque no sabemos quiénes somos si no contamos con ese dolor que nos acompaña como una sombra.

Deberíamos concentrarnos en los buenos recuerdos y sentirnos agradecidos por las buenas experiencias que hemos vivido. La gratitud ayuda a aumentar la cantidad de buenos recuerdos sobre el pasado. Podríamos intentar cambiar el foco, en lugar de iluminar y repetir en nuestra cabeza mil veces las cosas terribles que hemos experimentado, centrémonos en todas aquellas cosas buenas que sí fuimos capaces de disfrutar.

Volver enfermizamente sobre el recuerdo de una mala situación, lejos de obtener algo positivo de esto, nos conducirá a sentirnos más amargados todavía. Ese pensamiento repetitivo tiene que ser detenido de una vez por todas, es la única manera en que perdera su efecto nocivo en nuestro estado de ánimo.

No podemos olvidar lo que nos sucedió y probablemente existan muchas situaciones o personasque nos hicieron daño, personas que es difícil perdonar. Sin embargo, el perdón ocupa un papel clave para poder dejar ir los fantasmas. Debemos perdonar para libernarnos nosotros, para alejarnos de ese sentimiento que nos carcome por dentro y tiñe todos nuestros actos de amargura.

Nuestro pasado no tiene por qué determinar nuestro futuro, quitémosle toda la importancia que le hemos dado. La gratitud y el perdón son nuestras mejores herramientas para poder ver las situaciones adversas desde una perspectiva más madura que nos permita estar en control aquí y ahora. Concentrate en el presente y en todo lo que puedes hacer ahora y mira con ansias el futuro y todo lo bonito que tiene preparado para ti, si estás dispuesto a recibirlo y apreciarlo.

8 consejos para dar malas noticias



Comunicar una mala noticia o un acontecimiento triste no es nada fácil. Te indicamos algunas claves para que sepas cómo hacerlo:

1. Escoge el momento adecuado. Una mala noticia sonará peor si se es comunicada en una situación complicada. Procura encontrar un momento y lugar tranquilo, donde no existan preocupaciones ni compromisos que cumplir después. Intenta crear un ambiente cálido y sosegado.

2. Ocupa el tono adecuado. Procura ser lo más empático posible, ponerte en el lugar del otro ayudará mucho. Cuida tu postura corporal y tono de voz al momento de comunicar la noticia, procurando que sea una voz cálida y una postura acogedora.

3. No temas a su reacción. Muchas veces evitamos comunicar una mala noticia por miedo a la reacción del otro. Además, creemos que nosotros debemos lograr calmarlo y hacerlo sentir bien. Esto no nos corresponde ni podremos lograrlo. Toma las lágrimas, llanto o gritos como lo que son, una expresión de dolor, y quédate junto a la persona acogiéndola y conteniéndola.

4. Evalúa si eres tú el indicado. Antes de asumir el papel de comunicador de la noticia, piensa si eres tú el más adecuado para hacerlo. Para esto, revisa tu relación con esa persona ¿somos lo suficientemente cercanos?, ¿confía en mi?, ¿me afecta también a mí la noticia, o sólo al otro? Si no te sientes capaz de dar la noticia, no te obligues, ya que lo único que causarás es hacer más difícil la situación.

5. Prepara el momento. No lances la noticia de golpe, procura avisar a la persona con frases introductorias como: “tengo que contarte algo no muy bueno”, o “hay algo que debes saber”. De esta forma, el receptor de la noticia se percata que se enfrentará a algo complicado y que no es una conversación ordinaria. Después de haber introducido con estas frases, no dejes pasar tiempopara dar la noticia, esto lo único que hace es aumentar la tensión y la angustia.

6. Controla tus emociones. Ser empático no quiere decir que tengas que ponerte a llorar con el otro. Por mucha pena que te dé la noticia o la persona a quien se la das, intenta controlar tus emociones y tus ganas de llorar. Ya tendrás tiempo de desahogarte. Lo que el otro necesita en este momento, es alguien que lo contenga, si tú también te quiebras, sentirá que no puede apoyarse en ti y no estarás brindando una verdadera ayuda.

7. Observa la reacción del otro. Muchas veces, las personas ante malas noticias quedan en shock, pareciendo que no reaccionan o que no les afectó lo que se les comunicó. Cuidado con dejar a la persona así e irte. La verdadera reacción puede venir después y el otro puede descontrolarse o angustiarse demasiado y no contar con alguien a su lado para que lo acoja. Quédate con la persona o bien, cerca de ella en otro lugar, de modo que si necesita a alguien puedas acudir a ella.

8. Contiene y escucha. Es muy probable que te preocupe no saber qué decir o qué hacer para calmar a la persona. No te preocupes, en esos momentos son pocas las palabras y consejos que se toman en cuenta, lo mejor que puedes hacer es permanecer cerca y contener al otro, dejando que se apoye en ti y escuchando todo lo que tenga que decir, sin hacer mayores intervenciones.

Fuente: Psicologia2

Elegir lo que sentimos de Hugh Prather



Recibí de la naturaleza mi cuerpo y mis emociones; es absurdo que me censure por estar asustado, por sentirme inseguro, egoísta o vengativo. Hacerlo es como enojarme por el tamaño de mis pies.

No soy responsable de mis sentimientos sino de lo que hago con ellos. No hay sentimientos destructivos, sólo hay actos destructivos. Mis acciones pueden volverse destructivas cuando condeno o rechazo mi sentir.

Si no quiero sentir de un cierto modo ignoro el hecho de que realmente me siento así y que ese sentir es parte de mí. Sentir de un cierto modo es un sentimiento, el no querer sentir así es otro, y este último no es capaz de detener al primero. Puedo modificar mi respuesta a un sentimiento, pero no puedo desembarazarme de él tal como no puedo deshacerme de mí mismo.

Cuando niego un sentimiento no lo destruyo y pierdo mi capacidad de expresarlo como yo quiero. Al condenarlo dejo de considerarlo parte de mí y entonces parece adquirir vida propia, forzándome a responder a él de un modo rígido; pero si reconozco que ‘yo’ vivo el sentimiento, mantengo mi capacidad de actuar del modo en que elijo,y no de la manera que temo.

Fuente:
Pensamiento Emocional

Complejos personales de Carolina Gromani



Pocas son las personas que se sienten plenamente satisfechas con su imagen, sus conocimientos o sus capacidades amatorias. La presión social a través de los medios, las experiencias vividas en la infancia y las particularidades de una sociedad que parece primar la belleza y la juventud por encima de otros valores son en buena medida responsables de esa insatisfacción con nosotros mismos que da a lugar a los complejos. Sin embargo, aceptarnos a nosotros mismos y sentirnos a gusto en nuestra piel son algunas de las claves para encontrar la ansiada felicidad y disfrutarla.

Normalmente, al hablar de complejos todos tendemos a relacionarlos con alguna parte del cuerpo, es decir, identificamos complejo sólo con complejo físico. Sin embargo, también son muy frecuentes los complejos relacionados con nuestras capacidades intelectuales o nuestro nivel cultural.

Lo que nos acompleja muchas veces no es, ni de lejos, tan grave como creemos y somos nosotros, al obsesionarnos con ello, los que lo magnificamos.

Demasiado preocupados por gustar a los demás, tememos sus juicios y muchas veces olvidamos que a quienes tenemos que gustar primero es a nosotros.

Fuente: Pensamiento Emocional

Tú creas tu mundo por Osho



“Y cuando tú eres diferente el mundo entero es diferente. No se trata de crear un mundo diferente,tan sólo se trata de crear un tú diferente.
Tú eres tu mundo, así que si tú cambias, el mundo cambia.Si tú no cambias,puedes continuar cambiando todo el mundo; no cambia nada; seguirás creando el mismo mundo una y otra vez.
Tú creas tu mundo. Es desde ti desde donde se proyecta tu mundo“.

Chisme, rumor y acoso psicológico, la plaga de la comunicación por Miguel Ángel Núñez



El chisme, el rumor y el acoso psicológico que se produce por la interacción de ambos produce un deterioro progresivo y general en las relaciones humanas.

El chisme y el rumor, producen efectos devastadores en la experiencia individual y grupal por lo que se convierte en acoso psicológico.

No es un chiste señalar que un chisme puede provocar una guerra, tal como ocurrió en 1982 con el inicio de las hostilidades entre Argentina e Inglaterra, por las Islas Falklands conocidas también como Islas Malvinas.

La importancia de la comunicación efectiva

Necesitamos aprender a comunicarnos de una manera efectiva. Es fundamental en este proceso utilizar códigos que sean claros y que se puedan decodificar de una manera certera.

En este contexto, como señala la psicóloga Angie Vázquez: "La comunicación cumple funciones de facilitación social en el intercambio de información contribuyendo a la interacción de convivencia del individuo dentro de su grupo social. Sin embargo, algunos tipos de comunicación promueven elconflicto social; entre los que se encuentran los fenómenos sociales comunicacionales del chisme y el rumor; fenómenos que han incrementado y han sido descritos como un nuevo y endémico problema social que está afectando la calidad de vida social en el mundo moderno".

El problema con el chisme y el rumor

El chisme y el rumor traspasan informaciones no auditadas para establecer su veracidad.

Además, la tendencia humana es a creer con mayor facilidad aquellos comentarios que tienden a ser mordaces o menoscaban la integridad moral de otra persona. Lo paradójico del rumor y el chisme es que mientras más bizarro y sórdido sea, más creíble resulta para quienes lo escuchan y lo transmiten.

El chisme, que es parte de la tradición oral con los actuales sistemas de mensajería instantánea tiene el potencial de convertirse en un reguero de pólvora.

Rumor nuestro de cada día

Una investigación efectuada en Inglaterra señala que al menos el 25% de las personas que utilizan herramientas como el Messenger lo hacen para proliferar chismes que de ser escuchados, jamás serían aprobados por las personas vinculadas a dichas habladurías.

El rumor, que según el Diccionario de la Real Lengua Española, denota la idea de "voz que corre entre el público, ruido confuso de voces, y ruido vago, sordo y continuado" se convierte en chisme, cuando se le agregan elementos que implican una mala intención o un supuesto que no puede ser probado.

Por eso, el mismo diccionario lo define como: "Noticia verdadera o falsa, o comentario con que generalmente se pretende indisponer a unas personas con otras o se murmura de alguna".

No se trata necesariamente de la información que se transmite sino de la motivación. Como señala Vázquez: "Lo esencialmente negativo y nocivo del chisme y del rumor consiste en la intención de dañar a otro ser humano".

Por esa razón, afirma Leticia Salomón, socióloga y economista, profesora-investigadora del Departamento de Ciencias Sociales de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras en un artículo titulado “La prensa y los valores democráticos" publicado en 2002 en el libro Honduras: prensa, poder y política, Tegucigalpa (CEDOH), el chisme se nutre de "la ofensa, la calumnia, la vulgaridad, la intromisión en la vida privada y la degradación".

La banalización de la información

Cuando la información no se corrobora, no se evidencia ni se justifica, entonces, se cae en una conducta de proliferación de rumores, que se torna en irresponsable al dar a conocer informes que no pueden ser justificados.

El problema se torna mayor cuando se utilizan plataformas de divulgación masiva como la televisión, la radio o internet.
La farándula y la televisión de espectáculos ha ido construyendo un estilo de información que va creando una suerte de autorización implícita para decir lo que se le ocurra al comentarista de turno, sin medir las consecuencias de lo que va a decir. Pareciera que el rumor se ha convertido en sustituto de la verdad.

La frontera entre lo legal y el delito

Cuando se da a conocer una información que no es posible comprobar se está ante la presencia de un delito que en términos legales se denomina difamación y consiste en "desacreditar a alguien, de palabra o por escrito, publicando algo contra su buena opinión y fama".

Muchos países han creado legislaciones específicas para cuidar la honra y el prestigio de las personas, sin embargo, en algunos casos es tan sutil la forma de proliferar el rumor, que a veces es difícil señalar correctamente el delito.
En muchos casos, sólo se sabe el daño por los efectos nocivos que produce en la vida de las personas o comunidades afectadas por el rumor y el chisme.

El éxito y el chisme

El Quijote le dice a Sancho: "No se tiran piedras sobre árboles sin fruto". La idea es clara, quienes son visibles socialmente son blanco predilecto de los rumores y el chisme.

Muchos personajes públicos luchan denodadamente para mantenerse al margen de las habladurías de los tabloides sensacionalistas. Sin embargo, en la farandulización de la cultura, como es lo que se vive en el mundo contemporáneo, interesa más el rumor que la verdad.

Una cultura de la verdad

Es preciso crear una cultura de la verdad. De otra forma se seguirán creando instancias de malos entendidos que dificulten la buena convivencia de las personas.

Cuando se entienda que la verdad es la que garantiza una buena interrelación entre los seres humanos, es posible entonces, construir una cultura donde el chismoso sea denostado socialmente.

No se trata de imponer por medio de leyes la no proliferación del chisme como ha hecho un alcalde de Colombia, sino de educar para crear conciencia del peligro social que constituye transmitir informaciones no corroboradas.

Conclusión

Es innegable que la comunicación siempre estará sometida a interpretaciones. No obstante, cuando alguien prolifera un rumor o un chisme convierte la comunicación en un medio de difamación y se torna en responsable de los daños que dicha acción puede provocar.

Es preciso ser veraz. De otra manera, no se puede evitar que nosotros mismos seamos blancos de las malas informaciones transmitidas por quienes gozan de la habladuría como un caníbal que devora a su presa.

Reflexiones sobre la tolerancia aportación de Ramón Neira Wiesner



* La tolerancia es una actitud personal que se manifiesta en la voluntad para compreender y aceptar a los otros tal y como son.
* La tolerancia es también la disposición para aceptar las diferencias.
* La tolerancia es una cualidad que se adquiere mediante el aprendijaze.
* Se necesita disponibilidad para acepta la existencia y la permanencia de las diferencias.
* Apertura al cambio y a la voluntad de hacer un esfuerzo para comprender los motivos del otro al desear transformaciones.
* Actitud consciente y autonomía ante una situación en donde hay efectivamente posibilidades de elección.
* La regla de oro de la tolerancia: " No hagas al otro lo que no deseas para ti; por el contrario, dale el trato que quisieras recibir".

Otras reflexiones sobre tolerancia

Máximas de la tolerancia

- La persona tolerante explica, justifica, dialoga, comprende, acepta y respeta al otro. No debe confundirse con el mismo, sacrificio, conformista o indeferente.
- La persona intolerante acusa, impone, excluye, obliga, no escucha y no acepta diferenicas.
- Es necesario fomentar la tolerancia, a través de la educación de valores que propicien el entendimiento y el diálogo interculturales.

Fuente:
Curso: "Conflicto. Resolución de problemas"

El estilo de apego y las relaciones interpersonales



¿Cómo nos comportamos en las relaciones interpersonales? ¿Solemos confiar en los demás o no? ¿Buscamos la compañía de amigos, de la pareja o por el contrario tendemos a aislarnos cuando tenemos alguna preocupación? ¿Por qué actuamos así? Evidentemente, hay muchas posibles explicaciones y tal vez unas veces buscamos cercanía emocional y otras queremos distanciarnos. En esta ocasión nos vamos a centrar en un concepto que ayuda a explicar por qué tendemos a actuar del modo en que lo hacemos.

1. ¿Qué es el estilo de apego? 
2. ¿De dónde surge el estilo de apego?  
3. Relación de las personas según el apego

1. ¿Qué es el estilo de apego? 

El estilo de apego es el grado de seguridad que experimentamos en las relaciones interpersonales. Se llama estilo porque cada persona tiende a comportarse de forma similar en distintas situaciones.

Ese estilo se forma en cada persona por la combinación de dos elementos básicos, que son la actitud (positiva o negativa) hacia uno mismo, es decir, una autoestima alta o baja, y hace referencia al grado en que cada persona se valora a sí misma, y a la actitud (positiva o negativa) hacia los demás, es decir, una confianza interpersonal mayor o menor y hace referencia al grado en que cada persona cree que puede confiar en los demás.

Es cierto que nuestra autoestima puede variar de un momento a otro, y también que confiamos más en unas personas que en otras, o que podemos perder la confianza en alguien en particular o encontrarnos con una persona que nos inspire mucha confianza aunque la conozcamos poco.

En cualquier caso, nos referimos a esas características que son bastante estables en nuestro comportamiento y que tendemos a manifestar en distintas situaciones y con distintas personas.

2. ¿De dónde surge el estilo de apego?
 
Surge de nuestra memoria. Desde pequeños hemos tenido experiencias (al principio, de forma casi exclusiva con nuestra madre u otro cuidador, y posteriormente con otras personas –otros miembros de la familia, amigos, conocidos...-) que nos han llevado a tener una autoestima alta o baja, y a una mayor o menor confianza en las otras personas.

En general, todos tendemos a comportarnos de un modo similar en distintas situaciones por nuestra propia personalidad. Por tanto, las interacciones con nuestra madre, con otros adultos que nos han cuidado o con otras personas, se han caracterizado por cierta estabilidad. Esas experiencias, a lo largo del tiempo, han ido fortaleciendo o debilitando la imagen que tenemos de nosotros mismos, y nos han llevado a confiar más o menos en que recibiremos apoyo (cuidados, protección, compañía, comprensión...)

Eso nos lleva a pensar que nosotros valemos más o menos y a que podemos contar o no con el apoyo de otras personas cuando las hemos necesitado.

Poco a poco nos vamos formando una idea acerca de nosotros mismos (autoestima) y acerca de los demás (confianza interpersonal). Esa idea queda almacenada en nuestra memoria para recuperarla cuando sea preciso. Y ese recuerdo –incluso aunque no seamos muy conscientes de ello- repercute en distintas manifestaciones en nuestras relaciones interpersonales.

Repercute no sólo en la infancia, sino también en otros momentos de nuestra vida, como pueden ser la adolescencia o la edad adulta. Y no sólo en las relaciones dentro de la familia, sino que esa idea la aplicamos en otros contextos (amigos, vecinos, compañeros de trabajo, relaciones de pareja...) Por ejemplo, cuando hemos experimentado algún problema personal, o cuando hemos tenido dificultades en el ámbito educativo o laboral, personas con diferentes estilos de apego tienden a comportarse de un modo típico y distinto del comportamiento de otros estilos.

3. Relación de las personas según el apego  

Como hemos dicho, el estilo de apego se forma a partir de dos actitudes básicas que son la idea sobre sí mismo y la idea sobre los demás. De la combinación de ellas surgen cuatro estilos posibles que se comportan de forma distinta entre sí en las relaciones interpersonales.

El estilo de apego seguro se caracteriza por una alta autoestima y una alta confianza en los demás, lo que le lleva a valorarse y a ser confiado, a tener facilidad para entablar y mantener relaciones nuevas. Se siente cómodo cuando está con otras personas, tiene menos tendencia a enfadarse y está muy capacitado para relaciones duraderas, satisfactorias y comprometidas. Cuando algo le preocupa (ya sea un problema personal, familiar, académico o laboral), tiene facilidad para expresar cómo se siente y está dispuesto a recibir ayuda.

El estilo de apego rechazador se forma en una persona con alta autoestima pero baja confianza interpersonal. Es una persona que prefiere depender de sí mismo más que de otras personas, se consideran valiosas e independientes. No le gusta compartir sus pensamientos, sus sentimientos o preocupaciones con los demás; está convencido que los demás no pueden ayudarlo. Incluso, espera que -antes o después- las personas a su alrededor le fallarán cuando necesite su ayuda.

La persona con un estilo preocupado se caracteriza por una baja autoestima y una alta confianza interpersonal. Se valora negativamente a sí mismo pero cree que los demás serán amables y lo aceptarán. Una de las metas más importantes en su vida es ser apreciado de verdad por otras personas. Experimentan mucha angustia por el temor a ser rechazados y sufren mucho cuando discuten con amigos, compañeros, etc.

- Por último, la persona con un estilo temeroso-evitador tiene baja autoestima y baja confianza en los demás. Tienen la impresión de que no le agradan a la mayoría de la gente. Evita los contactos interpersonales que implican cercanía emocional y así intentan protegerse del dolor de ser rechazadas. Suele tener relaciones interpersonales negativas, hostilidad, enfados frecuentes, celos...


Dr. D. Emilio Sánchez Santa-Bárbara
Facultad de Psicología
Universidad de Granada

¿Te dejas influir por los demás?


Ser personas independientes y autónomas, con criterio propio sin necesidad de tener la aprobación de los demás, es fundamental para no dejarse influir por quienes nos rodean o por el ambiente. El miedo al rechazo y la falta de confianza en uno mismo y en nuestras posibilidades, es otro factor que tenemos que tener en cuenta para no dejarnos influir por los demás.

1. Ser uno mismo 
2. Autonomía personal 
3. Miedo al rechazo

1. Ser uno mismo 

Si no actuamos de acuerdo a nuestro propio criterio y estamos continuamente buscando la aprobación de los demás, seremos personas dependientes de quienes nos rodean

Todos deseamos ser independientes y autónomos, desde la infancia nos educan para ello y conforme pasan los años vamos lográndolo. Sin embargo, hay quien en ocasiones deja de ser uno mismo para adaptarse a los pensamientos o puntos de vista de la mayoría, se olvidan de sus creencias y convicciones y se dejan llevar por las de los demás, anulándose así mismo como personas y siendo meras marionetas de otros.

Debemos convertirnos en personas que sean capaces de dirigir su propia vida, actuando tal y como a nosotros nos gusta y deseamos, sin dejarnos influir por lo que hacen los otros o por sus opiniones.

Para ello, es fundamental tener gran seguridad y confianza en un mismo, saber con claridad lo que queremos, no buscar el reconocimiento ajeno sino el nuestro propio y saber decir “no” cuando sea necesario.

2. Autonomía personal

Para conseguir la autonomía personal hay que adentrarse en uno mismo y conocerse bien, saber qué queremos, qué esperamos y cómo podemos conseguir aquello que tanto anhelamos, tanto en el ámbito personal como en el familiar y profesional, y poner todos los medios que estén a nuestro alcance para lograrlo. De esta forma, seremos más libres y nos dejaremos influir menos por los demás o por el ambiente.

Cuando tenemos duda sobre algo, muchas veces recurrimos a personas que son de nuestra confianza y que consideramos que pueden ayudarnos. Aunque siempre es positivo tener apoyo en la familia o con los amigos, lo ideal es confiar en nuestros recursos y no tener la necesidad de acudir a los demás.

La verdadera autonomía nace de uno mismo, se trata de saber tomar las propias decisiones sin necesitar siempre el consejo o la aprobación de los que nos rodean. Para ello, es necesario tener una personalidad firme y gran confianza en uno mismo.

Sin embargo, es una gran suerte tener a nuestro alrededor personas en las que confiar en momentos determinados y saber que su opinión pueda sernos de gran ayuda y gran utilidad, pero sin dejar que sean ellas las que resuelvan nuestro propio problema.

Los problemas sólo son responsabilidad de uno mismo y somos nosotros mismos quienes tenemos que afrontarlos, sin comprometer a nadie más. En este caso, no nos estamos dejando influir sinobuscando ayuda o consejo de personas cuya opinión valoramos.

3. Miedo al rechazo

Una de las causas por las que la mayoría de las veces nos dejamos influir por los demás es por elmiedo al rechazo que podemos tener o por temor a perder la confianza o amistad de alguna persona determinada.

Sin embargo, debemos tener siempre en cuenta que las personas que nos quieren nos aceptan tal y como somos, y siempre respetarán nuestras opiniones y forma de ser. En caso contrario, son personas que no nos interesan que formen parte de nuestra vida, puesto que lo único que podemos conseguir de ellos es que mermen nuestra confianza y autoestima.

Para evitar el miedo al rechazo es fundamental pensar en lo mucho que valemos, en nuestros logros, en nuestras virtudes, en lo importante que es tener nuestro propio criterio y opinión sobre las cosas que forman parte de nuestra vida o que nos rodean.

Debemos sentirnos satisfechos de ser como somos y de todo lo que hemos logrado en la vida; nuestra familia, trabajo o amigos. No debemos subestimar lo que tenemos, sino valorarlo y disfrutarlo. En definitiva se trata de apreciar y valorar lo nuestro y no darle tanta importancia a lo que tienen los demás o a su opinión sobre nosotros, con la nuestra es suficiente.

Debemos pensar que nosotros, como todo el mundo, somos personas únicas, con un fuerte poder de decisión, los únicos que deciden sobre nosotros y nuestra vida y que poseemos una gran valía personal que nadie puede cuestionarnos.

Dª. Trinidad Aparicio Pérez
Psicóloga clínica. Psicóloga escolar
Centro de Psicología Alarcón. Granada.

Protégete de personas tóxicas y desgastantes



Los seres humanos somos individuales, esto quiere decir que cada persona tiene su propio mapa personal y único. Por mapa en Programación Neurolingüística (PNL), nos referimos al bagaje que cada quien trae consigo mismo. Por lo tanto, cada persona puede actuar y reaccionar de diferente manera ante un estímulo dado.

Las palabras como ya lo hemos dicho en PNL, tienen mucha influencia, tanto en nosotros mismos como en los demás. Nuestras palabras pueden motivar o pueden herir profundamente al otro. Hay personas que han tenido una vida tan llena de amor, equilibrio, y cosas positivas que así funcionan por la vida y dan mucho a los que las rodean. Sin embargo, hay otras, que traen un saco lleno de decepciones, problemas y actitudes negativas que van regando esto en su camino con quienquiera que estén. Éste es el tema que quiero abordar en esta ocasión. Quiero hablar de las personas negativas, que son irrefrenables e incorregibles, porque creen en su interior que ellas están bien, pensando y obrando como lo hacen.
Les llamaremos a esta clase de personas, personas “tóxicas”. Este tipo de personas se encuentra en cualquier lugar. Puede ser tu jefe, tu amigo, hermano, o incluso tu pareja. Reconoces a una persona tóxica, porque es la que en forma continua habla de temas negativos, en vez de halagarte por algo, encuentra el punto negro, no acepta a la primera una opinión o sugerencia, son hirientes, agresivos, inflexibles y se exaltan fácilmente si se les contradice. Ellos tienen la razón siempre.
Este tipo de personas afectan de diferente manera a cada quien. Si después de estar con alguien te sientes: que pierdes energía, cansado, malhumorado por haber estado con ella, ignorado porque sólo habla de sí misma, aliviado cuando se va, que tensas tus facciones cuando está presente. Puedes incluso llegar a sentirte mal, muy mal, y al dejar a esta persona te llevas de regalo un dolor de cabeza o estómago quiere decir que estás con una persona tóxica.
Estas personas están reflejando lo que traen en su interior: mucha negatividad, resentimiento, envidia, celos, crítica, frustración, baja autoestima, necesidad de ser reconocidos, aprobados y ser importantes. Y lo que consiguen es justamente lo opuesto con su actitud hiriente y ruda hacia los demás. La gente tiende a alejarse de ellos y ser cautelosos e incluso sentir miedo porque la relación se torna difícil.
También hay personas tóxicas que muestran pasividad y se hacen pasar por mosquitas muertas, son los llorones, necesitan de tu ayuda constantemente, los de la vela perpetua, los solitarios, critican incansablemente a los demás, son metiches, y despiden con su actitud, lástima. Estas personas son desgastantes, porque te chupan la energía, tu tiempo, tu motivación y entusiasmo, que a ellos les falta. Ellos están vacíos y buscan llenar este hueco con tu amistad, relación, o compañía. Este tipo de personas te cansan, te aburren, limitan la conversación y tienes que darles ánimo constantemente (pierdes tu energía) porque ellos la despilfarran con sus pensamientos derrotistas que no llevan a ningún lado.
Una vez que hayas detectado, a personas como estas en tu vida, hay varios consejos de PNL que puedes hacer para no alterarte. El primer consejo obviamente es alejarte de las personas que hayas identificado como tóxicas o como desgastantes. Muchas veces no es posible hacerlo, ya que están dentro de nuestro círculo social, de trabajo o incluso, familia. Convivimos en ocasiones con estas personas y no las podemos dejar de ver.
Segundo consejo, es tomar una respiración o varias antes de estar con esta persona. Toma aire, para cargarte de energía y pensamientos positivos y así podrás pensar mejor. (Ver artículo sobre El arte de la respiración) Más oxígeno te calmará y estarás en control de tus reacciones. Toma en cuenta que esta persona trae un bagaje diferente al tuyo y actúa con lo que tiene. No es personal, lo hace con todo el mundo, no sólo contigo.
Tercero te aconsejo que elabores una protección para ti. Protege tu plexo solar. Esto lo haces, cerrando tus ojos, respira profundo y deja que tu mente fabrique una protección para tu parte emocional. Tu mente manifestará alguna forma con un tamaño, color y textura. Deja que surja, ésta será tu protección. Puede ser un vidrio, una puerta, un escudo, etc. Lo que haya surgido de tu mente está bien. Esta es tu protección para tu plexo solar para que no te afecte lo que ésta persona pueda decir o hacer. Ten presente tu protección cuando estés con este tipo de personas.
Y el cuarto consejo es cambio de tema. Sí, cambio de tema. Esto en PNL se le llama “estado separador”. Si la conversación está tomando un camino peligroso de reto, alteración y en contra de los demás y está creando tensión en el ambiente, lo que conviene es hacer “un estado separador” y esto es cambiar el tema sutilmente. Si se está hablando de política y la persona se está exaltando, pues cambia el tema a algo totalmente diferente como por ejemplo las vacaciones de primavera. De esta manera se apagan inmediatamente las emociones alteradas y al pensar en las vacaciones de primavera, surgen otras emociones más favorables. Si es necesario cambiar el tema varias veces, hacerlo con sutileza para no caer en el juego de una confrontación innecesaria.
Creo que al leer esto te habrá llegado a la mente alguna o algunas personas de tu entorno que son tóxicas o desgastantes. Es bueno identificarlas y prevenir cualquier choque con ellas con los consejos de arriba. Sin embargo, más importante es ver si nosotros mismos no somos, al menos en ocasiones, personas tóxicas o desgastantes, que estamos afectando a los demás. Es fácil ver la conducta desagradable del vecino, y después de hacerlo, piensa en tu propia conducta cuando alguien no está de acuerdo contigo y analiza qué bagaje traes. Te pido que seas honesto contigo mismo y que reflexiones un poco para que a tiempo puedas corregir tus actitudes, en caso que te identifiques con alguna de las personas negativas que mencionamos.

Fuente: http://www.estrategiaspnl.com