miércoles, 21 de septiembre de 2011

Buenas noches amigos, les mando un abrazo de oso


Sólo una mujer sabe lo que es..



* Pasarse la vida entera luchando contra su propio cabello.

* Comprarse una blusa que no combina con nada, pero que por el precio ¡estaba irresistible!  

* Saber de memoria quién se casó, quién se separó y quién dejó la carrera.  

* Tener una cartera que parece el neceser de la abuela del 007, de tantas cosas acumuladas e increíbles que existen dentro de ella.  

* Hablar de intimidades que los hombres ni siquiera se imaginan.  

* Ser tratada como una idiota por los mecánicos de un taller.  

* Fingir naturalidad durante un examen ginecológico.  

* Llorar a moco tendido cuando el padre del Rey León muere, dejando el cachorrito huérfano.  

* El poder de unos jeans, o de un body de lycra, para sostener la estructura del cuerpo. 

* Tener crisis conyugales, crisis existenciales, crisis de identidad, ¡crisis de nervios!  

* Ser madre soltera, madre casada, madre separada y... madre del marido.  

* Ver un partido de fútbol (sólo para hacerle compañía al novio).  

* Lavar el panti en la ducha. Y después colgarlo en el toallero (para horror del sexo masculino).

* Comerse una caja entera de bombones porque se peleó con su novio, pasarla mal, y todavía quedar destruida porque se salió de la dieta.

* Escuchar que... "mujer al volante es un peligro constante."

* Depilarse las piernas cada 15 días, ¡con cera!

* Lo que se siente rasgarse las medias en la entrada de una fiesta.

* Sentirse lista para conquistar el mundo, cuando se está usando un lápiz labial nuevo.

* Sentirse realmente infeliz, porque no se tiene una ropa linda para salir (aunque tenga el armario repleto!).

* Llorar en el baño, mirándose al espejo para ver cuál es el mejor ángulo.

* Descubrir que su relación y el mundo se acabaron... y después descubrir que no era nada más que síndrome pre-menstrual.

* Colocarse una faja apretada para disimular la panza.

* Bailar, cantar y caminar en el séptimo cielo... sólo porque "él" llamó o escribió. (ES TOTALMENTE CIERTO, QUÉ TIERNO).

* Pelearse, sólo para hacer después las paces.
* Decir no, para que él insista bastante, y después decir... ¡sí!

* Quedarse esperando al marido en la cama, cuando él está leyendo su página deportiva...

* Sonreír gentilmente a un cliente mientras un cólico loco le aprieta como una bazoca.

* El milagroso poder curativo de... un beso..., un gesto..., y una palabra dulce.

* Ser santa, filósofa, maestra, médico, psicóloga, redentora, administradora, cocinera, encargada de mantenimiento, organizadora, árbitro... y, encima, ¡pulpo!, antes de empezar a pensar en ella misma.

* Llorar, extasiada de felicidad, y... reír, colmada de furia...

* En fin, sólo una mujer sabe lo que es...
¡¡¡ser mujer!!!
Desconozco su autora

Las mujeres inteligentes saben que .....



Si siempre vuelves con el hombre equivocado, tal vez no tengas la oportunidad de conocer al hombre correcto.
Las mujeres inteligentes saben que...
Las palabras "Te quiero" no salen con facilidad o rapidez de la boca de un hombre sincero.
Las mujeres inteligentes saben que...
Aunque ella sea la mujer adecuada, el hombre equivocado siempre será el hombre equivocado.
Las mujeres inteligentes saben que...
Todo hombre que no sabe "lo que quiere" no merece lo que tiene.
Las mujeres inteligentes saben que...
Si los hombres equivocados siempre te encuentran es porque das las señales equivocadas.
Las mujeres inteligentes saben que...
A menos que tengas conexiones con la INTERPOL, debes pensarlo dos veces antes de salir con un hombre mujeriego.
Las mujeres inteligentes saben que...
Esperar que un hombre cambie es como esperar que uno gane la lotería.
Las mujeres inteligentes saben que...
Algunos hombres cambian, pero cuando lo hacen también cambian de mujer.
Las mujeres inteligentes saben que...
No es inteligente aferrarse al dolor.
¡¡MUJER!! ¡¡Recuerda siempre!!... luce bonita, no importa si vas solo a tu trabajo...no se sabe si camino a éste encontrarás alguien que se fije en tu caminar.
¡Proyecta siempre que te sientes bonita!
¡Una mujer no solo es bonita cuando usa ropas caras o trae un buen maquillaje... una mujer refleja en la cara lo bonita que se siente si se muestra segura de si misma al caminar!
Desconozco su autor

"El Cambio Lo Generas Tú"



“Dices que quieres una revolución…” Lennon/McCartney

Sin duda te ha tocado escuchar que necesitamos un cambio, que las cosas no pueden seguir igual, y muy probablemente estés de acuerdo. Sin embargo, como la mayoría de las personas, quizás no tengas idea de por dónde empezar. ¿Cómo cambiar lo que ha durado por siglos, aunque haya caducado?

Una revolución es, como su nombre lo indica, un giro, casi siempre en otra dirección. Las revoluciones históricas han cambiado las circunstancias sociales y hasta los países, aunque desafortunadamente no siempre para el beneficio de la mayoría.

Y es que la verdadera revolución, el cambio significativo no puede ser solamente externo. ¿De qué sirve derrocar un gobierno para poner otro con personas que piensan exactamente igual que aquellas a las que destronaron?

Así, el verdadero cambio, la vuelta, el giro, la revolución, deben ser de fondo, de sustancia y no solo de forma. He ahí el reto. ¿Cómo cambiar el fondo y la sustancia de cada individuo de una sociedad?

Te diría que es casi imposible, utópico. La vida apenas alcanza para conocerse uno mismo y tratar de cambiar lo que no nos favorece.

¿Pero sabes qué es lo mejor de todo? Con eso es más que suficiente. Si todos nos aplicáramos en el cambio para mejorar, se convertiría en un “efecto domino” que más temprano que tarde permearía a la sociedad y al mundo.

So no lo crees, simplemente recuerda cómo cambia el ambiente cuando estás entre un grupo de personas negativas y quejumbrosas, o uno de gente positiva y alegre.

“¿Y cómo cambio?” nos preguntamos los viajeros de esta travesía. No es fácil, pero sí existen referencias históricas y esotéricas de lo primero que tenemos que cambiar:

La mente.

Recientemente leí un libro de Maurice Nicoll sobre la interpretación no tan literal de la Biblia. En él narra cómo los discípulos le preguntaron a Jesús sobre los muertos a manos de Pilatos, y sobre otra tragedia en la ciudad de Siloé.

Los apóstoles deseaban saber cómo librar tal fortuna, y Jesús les dice: “Si no os arrepentís, correréis la misma suerte”.

Interesante, la palabra arrepentir. Según el erudito autor de este libro, que en español se llama ‘La flecha en el Blanco’, la palabra arrepentirse aparece en todo el Nuevo Testamento traducida de manera errónea desde el griego original.

La palabra que se traduce como arrepentirse en las versiones modernas de la Biblia es metanoia. ¿Y sabes qué quiere decir metanoia en griego?

Cambio de la mente.

Meta es la transformación o revolución, noia viene de nous, que significa mente. La revolución de la mente.


Por otro lado, la palabra arrepentirse viene del latín penitare, que significa tener pena. Nada que ver. Jesús no les pide a sus seguidores que tengan pena o que sufran, les pide que cambien su manera de pensar.

Resumiendo, ¿queremos dejar de ver tragedias, de tener mala suerte, de vivir con penas? Cambiemos la mente. Transforma tu manera de pensar y transformarás tu realidad.

Revoluciona tu pensamiento y cambiarás tu vida, tu entorno, y ¿por qué no?, hasta al mundo.

Fuente:
http://www.misuperacionpersonal.com

Domina tu vida



Domina tu vida. No permitas que la vida te domine a ti. Decide controlar tu mente, alejar los pensamientos negativos y empezar a pensar en positivo. Debes dar más pasos de forma que seas dueño de tus decisiones, de tu tiempo, de las cosas que creas importantes y todo ello te haga más fácil pensar en positivo.
He aquí algunos consejos del campo profesional que pueden ayudarte y servir de guia para tu vida personal:
Establece tus objetivos y prioridades
En las empresas suele decirse que “lo urgente impide ocuparse de lo importante”. Mal asunto. Decenas de temas de hábiles colaboradores o compañeros, proveedores, clientes que se cuelan en tu agenda diaria comentándole a tu secretaria que es “urgentísimo”. Mientras lo importante -y quizás mucho más urgente- queda relegado día tras día. Punto final. Marca tú los tiempos y las prioridades. Establece con claridad aquello que es importante. En tu trabajo y en tu familia.Dedícale tiempo y medios.
Planifica tu tiempo y trata de ajustarte a él
Imagina que pierdes tontamente diez minutos al día debido a falta de organización o a una dedicación improvisada y muy poco productiva. En total habrás perdido 60 horas al año. Dedicadas a la familia o la trabajo harían milagros. ¿Cuanto tiempo perdemos en tareas de productividad baja o nula?. Seguro que más de diez minutos al día. Saquemos consecuencias… planifiquemos nuestro tiempo. Hagamos la prueba. Dediquemos diez minutos a la semana en planificarla. Sólo dos minutosa repasar la agenda de cada día. Analiza los resultados de tal proceder.
* Cultiva la autodisciplina
Cultivar la autodisciplina te permitirá cumplir tus objetivos y prioridades. Te hará sentir mejor. Es un paso más en controlar las frustraciones derivadas de unas jornadas de trabajo en las que en vez de progresar en lo importante vas sintiendo como escapa el tiempo sin abordar los temas que realmente te preocupan.
Deja tiempo para el descanso y la reflexión
Es muy importante dedicar cada semana algún tiempo para ti. Aprovecha para reflexionar y fortalecer tus ideas, reflexionar sobre tus fallos. Es importante.
No dudes en combatir el estrés
Haz deporte, aliméntate correctamente, camina cada día, no caigas en la trampa de la autocomplacencia, haz de tu sueño una prioridad, etc…
Fuente: ItyIs Siglo XXI – Edición: Pensamiento Emocional

Relaciones de Pareja: Problemas y Soluciones



Bastaría con observar la enorme cantidad de historias, canciones y pláticas de café que tratan sobre las tristezas y alegrías de las relaciones de pareja para tener idea de la importancia que tienen en la vida humana. Pero quizá no sea necesario porque las emociones tan importantes que provocan en nuestra propia vida son evidencia más que suficiente para valorar su trascendencia en nuestra psicología, nuestro bienestar y nuestra vida interior.

¿Por qué son tan importantes las relaciones de pareja y por qué pueden producir tanto sufrimiento y dolor y a la vez tanta felicidad?  La necesidad de una pareja es un fenómeno psicológico profundo y llega a formar parte de los elementos que construyen sucesos mentales tan trascendentes como nuestra identidad y nuestro sentido de vida. Obviamente cuando hay problemas relacionados con el tema de pareja es muy sencillo que impacten profundamente en nuestra psicología entera y nuestros estados afectivos y de ánimo.

¿Por qué puede ser tan difícil la vida de pareja? ¿Por qué cuesta tanto trabajo ponerse de acuerdo? ¿Por qué nos es tan difícil entendernos?
Se dice que las mujeres son de Venus y los hombres de Marte justamente por la enorme complejidad de las relaciones de pareja. Y la clave para entender los problemas de pareja (incluido el cómo conseguir pareja) y su solución, está en comprender lo que pasa en la motivación y las necesidades individuales de cada uno de los involucrados en una relación. 

Cuando dos personas interactúan en una relación amorosa (de hecho en cualquier tipo de relación, pero con mayor intensidad en una relación amorosa) en realidad tenemos un montón de procesos psicológicos, emociones, creencias, actitudes, pensamientos, traumas y experiencias de uno de los miembros de la pareja, interactuando con los del otro miembro.

Por supuesto, todas las necesidades, creencias, expectativas, emociones y pasados de cada uno tienen características tan especiales que es difícil -por no decir imposible- que coincidan y funcionen armoniosamente y sin problemas, sin tener que poner un esfuerzo y sin conocer y entender un poco cómo manejar una relación. Agreguemos a esto el hecho de que los seres humanos y nuestras emociones y motivaciones cambian con el tiempo y con las experiencias, y será aún más claro el por qué chocamos a veces y la necesidad de aprender cómo manejar nuestros propios procesos emocionales para vivir relaciones de pareja, amorosas o sólo sexuales, de una manera más plena, respetuosa, constructiva y armónica.

A final de cuentas las relaciones amorosas satisfacen un número muy grande de importantes necesidades de nuestra mente y nuestro corazón. Sanar los dolores que se viven en una relación de pareja o bien después de haberla vivido es muy importante para madurar nuestra manera de relacionarnos en pareja y permitirnos construir la vivencia de plenitud que puede dar una bonita relación de respeto, libertad, comunicación, compromiso y amor.

Por eso es muy útil e inteligente darle importancia a nuestro desarrollo personal y emocional (sea a través de cursos, terapias, autoayuda en-línea o cualquier otro medio), porque con ello aumentamos nuestra capacidad para crear relaciones y para vivirlas madura y armoniosamente. 

Hay varias áreas que trabajar que nos permiten aprender a ser una mejor pareja:

Crecer la autoestima para tener mejores habilidades sociales, una mejor vida sexual y aprender a usar nuestra seguridad personal como una herramienta poderosa de atracción y carisma. 

Conocer cómo funciona y qué hacer para tener más habilidades de conquista y coqueteo con una persona que te gusta. 

Aumentar tu autoconfianza y manejar mejor tus emociones para ser más asertivo y comunicarte mejor. 

En general, comprender un poco más de ti mismo, de tus emociones y de su manejo para valorarte más, valorar más a tu pareja como un ser humano, respetarte y respetarlo poniendo límites y haciendo acuerdos en la relación con una comunicación honesta, empática y sin violencia. 

Todo lo cuál habla de seres humanos autónomos, que no están atados por una dependencia enfermiza o patológica y que son responsables de su propio crecimiento personal. La pareja es así un espacio de apoyo y desarrollo de los individuos que ofrece felicidad, una compañía y alegría para el camino de la vida y plenitud en el crecimiento personal.

Pero no tener pareja o romper con ella puede traer mucho dolor y sufrimiento.

Efectivamente, así como puede haber gran alegría y satisfacción en la pareja, la imposibilidad de construir una pareja o la ruptura de una relación amorosa son eventos psicológicamente muy impactantes y para los que nuestra sociedad no ofrece ni educación ni medios adecuados para que el dolor no sea tan grande.

Cómo aprender a sentirse bien sin una pareja y cómo abrirse las posibilidades para crear una es un tema que simplemente nadie nos enseña. Hay mucho en juego, y hay muchos tips y ejercicios que se pueden realizar para ser más autónomo, tener más seguridad y ser más atractivo, pero culturalmente no lo consideramos algo muy importante.

Lo mismo sucede con el tema de los corazones rotos. Cuando alguien me rompió el corazón, puede que me ofrezcan alcohol o me inviten de reventón para presentarme a alguien, pero nadie me dice realmente qué pasos y ejercicios seguir para sanar las heridas de amor y superar el rompimiento de una relación de pareja. Especialmente si he tenido una relación muy larga o de codependencia. 

Y en realidad hay muchas técnicas y consejos prácticos y claros que pueden ayudar a que me sienta bien, a no necesitar de esa relación o de esa persona, a recuperar mi autoestima y mi dignidad y a vencer el miedo de una siguiente relación preparándome para poder construir relaciones más maduras y satisfactorias, pero esto parece ser poco importante en nuestra cultura.
Sí se puede y sí hay maneras prácticas y claras para conseguir pareja, curar el mal de amores y construir relaciones de pareja plenas, es cosa de querer informarse adecuadamente y ejercitar un poco nuestras emociones. (Si te interesa conocer cómo hacerlo sigue los links al final de este artículo sobre autoestima y el manejo de los temas de pareja).
Como todos sabemos, la comunicación es al final de cuentas el regulador a través del cual se termina generando nuestra relación con una pareja. Obviamente las habilidades para manejar una comunicación asertiva y eficiente son ingrediente muy importante para una relación sana. Pero lo que pocas veces pensamos es que las emociones y actitudes representan el 90% de la comunicación que inconscientemente transmitimos cuando convivimos con alguien.

Es por esto que el trabajo de desarrollo personal, la autoestima, el manejo de los miedos y sobre todo aprender a sanar y manejar nuestras emociones y motivaciones en torno a la pareja, resultan tan efectivos para vivir relaciones satisfactorias. 
La realidad es que nuestras relaciones sociales, la convivencia con otros seres humanos, es uno de los temas más importantes y significativos de nuestra vida. Como seres humanos, nuestra relación con otros es fuente de profundas alegrías y tristezas, pero dentro de todas las relaciones, la de pareja es una de las más importantes. 

Conocer cómo manejar el autoestima, aprender a manejar nuestra soledad, entender cómo manejar la comunicación, aprender a sanar el miedo y el dolor del desamor, generar actitudes sanas y placenteras en la sexualidad y conocer lo que motiva y atrae, son todos conocimientos y habilidades que pueden traer algunas de las más profundas y enriquecedoras experiencias de la vida: disfrutar verdaderamente de la vida de pareja. 

Fuente:
http://www.misuperacionpersonal.com/

Cómo superar una ruptura sentimental


Superar una ruptura amorosa requiere tiempo, en algunos casos incluso años. El trance por el que se pasa es muy doloroso pero, por más difícil que parezca, una vez que se haya superado el dolor, el vacío y el desconcierto inicial, se podrá iniciar una nueva etapa.

1. ¿Qué suele ocurrir cuando termina una relación? 
2. ¿Cómo empezar una nueva etapa? 
3. Claves para enfrentarse a las separación

 1. ¿Qué suele ocurrir cuando termina una relación? 
Cuando una relación amorosa se acaba, se suelen decir frases del tipo "podemos ser amigos", "tenemos que seguir viéndonos". Sin embargo, no todas las separaciones son iguales.
Superar el mal trago de una ruptura es más fácil cuando la relación se rompe amistosamente con la sensación de alivio y el convencimiento mutuo de que con el tiempo no hubiera funcionado.
Sin embargo, cuando la decisión de romper la relación recae en uno de los dos, el otro experimenta una serie de reacciones que van desde la incredulidad, la tristeza hasta la rabia o el odio por la persona que le ha hecho daño.
Tras la ruptura pasamos por momentos y etapas diferentes:
- Al principio no acabamos de creérnoslo, estamos aturdidos y no dejamos de pensar en ello. En estos casos conviene hablar con amigos, familiares... Es la mejor forma de asimilarlo y de reponernos.
- Después pasamos por una etapa en la que nos invade la tristeza: lamentos, culpa, dolor, desesperación... En esta fase nos atormentamos pensando y creyendo que nunca vamos a estar bien, que no lo vamos a superar, etc.
-Cuando pasa algún tiempo se suele pasar por una fase de descontrol: salir, divertirse, cambiar de imagen, de entorno... Nos invade una sensación de libertad y queremos recuperar el tiempo, romper con todo.
- Por último se llega a la etapa final en la que se suele alcanzar más serenidad, queremos recuperar la felicidad: Aprender a disfrutar de nuestra compañía y de la de los demás, y descubrir las ventajas de estar sin pareja.

2. ¿Cómo empezar una nueva etapa?
Terminar una relación nunca es agradable pero, saber enfrentarse a la nueva etapa sin culpa ni rencor nos va a permitir volver a empezar.
Conviene evitar recrearse amargamente en lo que hubiera podido ser y no fue, y empezar a reconstruir nuestra vida con optimismo, autonomía y libertad. Y para todo ello, es fundamental enfrentarse de verdad al dolor y asumir los propios sentimientos.
Es muy importante tener en cuenta que no se debe pretender superarlo todo en dos días. Atravesar tu dolor con calma y paciencia te permitirá quedarte con lo mejor de la relación.
La distancia y el tiempo son necesarios en muchos casos para comprender mejora las causas de la separación y hallar fuerzas para superarla.

3. Claves para enfrentarse a las separación
- Evitar la dependencia. Lo que hay que evitar a toda costa es la dependencia, cuando ya no hay una relación amorosa. Es decir, intentar alargar el lazo con la esperanza de que todo vuelva a ser como antes, cuando ya nos han expresado el deseo de separase de nosotros.
La tristeza es el sentimiento que más nos paraliza en una ruptura sentimental. Todo nos recuerda a esa persona: lugares, situaciones, canciones... Nuestros planes, deseos y sueños se han ido con nuestra pareja y eso nos llena de inseguridad y tristeza con respecto al futuro.
Nos preguntamos si alguna vez encontraremos a alguien con quien compartir nuestra vida o si estaremos solos para siempre...
El primer paso para superar el dolor será aceptar que estamos tristes y permitirnoslo. Por consiguiente, si tienes ganas de llorar hazlo, desahógate y exterioriza todo lo que puedas la pena que llevas dentro.
No olvides que lo peor que puedes hacer es reprimir las emociones. Sin embargo, no te permitas caer en una depresión o en la amargura. Evita pensamientos del tipo: "sin él o ella nada merece la pena", "nunca lo superaré".
- Expresa tu enfado. Otra forma de exteriorizar lo que sentimos en ese momento es visualizar a nuestra ex pareja sentada frente a nosotros y expresarle nuestro enfado.
- Escribe una carta y luego quémala. También puedes escribirle una carta, explicándole todo el daño que te ha hecho y lo enfadado/a que estás. Una vez te hayas desahogado, quema la carta ya que, el simple hecho de contemplar tu enfado convertido en humo te ayudará a sentirte mejor.
- Escribe un diario y libérate. Una manera de saber como nos sentimos es escribir un diario. En él podremos liberar nuestros sentimientos y pensamientos sobre la ruptura, nuestra nueva situación... Escribir algo cada día te ayudará a comprenderte y te hará sentir mejor al instante.
- Sé positiva/o. Trata de ver el lado positivo y repítete: saldré adelante. Sé consciente de que puedes conseguirlo.
- No te castigues. Es posible que no puedas evitar torturarte pensando que todo habría sido distinto si tú no hubieras trabajado tanto, si hubieras cuidado más tu aspecto, si hubieras sido más cariñoso/a....Pero no puedes cambiar el pasado, así que no te castigues con ese tipo de pensamientos y pon toda tu energía en el presente.
Si fuíste tú quien puso fin a la relación o propiciaste la ruptura no te sientas culpable y asume tu decisión.

Dª. Trinidad Aparicio Pérez
Psicóloga. Especialista en infancia y adolescencia
Granada.

Quince minutos antes



Hoy me detuve en el espejo de mi baño y vi a una mujer mayor, sin sueños... con la rutina de toda la vida y me di cuenta que me levanté 15 minutos más temprano que nunca.
Me había olvidado cuando fugázmente despertaba hace unos pocos años sonriente y me animaba de que ese día sería mejor que el anterior.
Precisamente no recuerdo cuando cambió éso. Por despertar atrasada, desesperada por el tiempo, por los pendientes, empecé a no ir a los salones de belleza con la misma frecuencia porque el dinero lo ocupaba para otra "buena actividad familiar".
No tengo más de 35 años y me siento como de 90 años. Desesperada porque no he realizado muchas cosas, pero esas cosas ya no son los SUEÑOS de antes.
Hoy que desperté 15 minutos antes de mi vieja rutina, recordé que mi esposo tuvo una reunión de compañeros, se fué y ni me avisó, hoy recordé que mi hijo de 5 años no me obedece y el de 10 dice que soy ridícula porque no soy HOMBRE como él y la niña de 2 años sólo me llama cuando necesita algo. Estoy segura que todos saben que los amo pero... ¿cómo me pueden valorar si YO NO LO HE HECHO ?
Por eso, hoy y a partir de hoy seré PRIMERO YO, y lo quiero compartir con ustedes.
Levántense 15 minutos antes, mírense en el espejo y díganse a sí mismas a quien ven, ¿les gusta esa mujer o desean ser otra? Nunca es tarde, tarde sería si mueren. Ese hoy fue hace 2 años y las cosas cambiaron mucho, pero no fue fácil, por supuesto que no. Me costó levantarme temprano para cepillame el cabello bien y arreglarme para trabajar; renuncié a mi trabajo de 15 años (aún lo extraño) y empecé a ir al gimnasio.
Los primeros meses fue un fracaso, pero luego bajé de peso, cambié mi forma de vestir y hasta mi esposo asombrado me invitó un día a una cena para preguntar si nuestro matrimonio continuaba o tenía otro amor, le dije sin pensar: sí tengo otro amor que me llena completamente y ese amor soy YO.
Y bueno que más les puedo decir, soy otra porque ahora PRIMERO soy YO.
Nos pasa que de pronto un día miramos de reojo una vidriera y vemos una imagen reflejada que no es la nuestra. Sucede que al mirarnos apuradas todas las mañanas reconocemos que ya no somos las mismas y añoramos a esa mujer que perdía horas preciosas inventando un nuevo peinado, o que soportaba una crema en el cabello y lo envolvía en una toalla para que luego tuviera un brillo destacable...
Mascarillas que nos hacían lucir espléndidas, maquillajes intensos que nos mostraban a una mujer sensual y atractiva, escotes, pantalones ceñidos, tacones que endurecían nuestras piernas al andar... Un día nos encontramos recordando a aquella mujer y sentimos que la fuimos sepultando lentamente.
Presenciamos su lenta agonia y no hicimos nada para revivirla. La pareja, la familia, los niños... El gato, el perro, el canario... La casa, las compras, el trabajo... El auto, la limpieza, las camas bien tendidas, el orden...
Y allí debajo una mujer que grita: !!!socorro!!! que se mueve con amor, con sensibilidad, con vocación, pero que dejó lentamente que todo la supere y se quedó ahí, en ese lugar viendo pasar la vida de los otros y se olvidó de sí misma. Tenemos que revivir a esa mujer y hacer que diga:
!!Presente!! todos los días. Primero yo, y eso no significa que soy egoísta...
Primero yo, y eso importa. Intentemos recuperar a esa mujer bella que nos hacia sentir seguras, desterremos las culpas y si el desayuno, el almuerzo, la merienda o la cena se demoran un poquito porque estamos poniéndonos lindas, pensemos que ese cuidado de nosotras mismas, esa dedicación, ese amor serán la medicina mágica que hará que nuestra autestima crezca. Si nuestra autoestima no está bien, nada esta bien en nuestra vida, y por ello dejamos que otros nos desvaloricen o nos desprecien.
Primero yo... Mi vida es una piedra preciosa, soy la única que puede hacer que se destaque su brillo o dejar que se apague para siempre.
Nunca se olviden de que nadie las valorará ni las amará si no piensan en PRIMERO YO.
Desconozco su autora

El Amor no desaparece.




El Amor no desaparece nunca.
La muerte no significa nada.
Sólo he caminado hasta la habitación de al lado.
Yo soy yo, y tú eres tú.

Lo que éramos el uno para el otro, lo seremos siempre. 
Dame el  nombre, que siempre me has dado.
Háblame como lo has hecho siempre.
Que no haya diferencia en tu tono,
que no tenga un aire solemne o de pena.

Sigue riéndote de lo que nos hacia reír juntos.
Sonríe, piensa en mí, reza por mí. 
Deja que mi nombre sea pronunciado en casa como lo fue siempre,
sin énfasis de ninguna clase, sin  tristeza. 
La vida significa todo lo que siempre ha significado:
una continuidad que no se detiene. 
Por qué debo estar fuera de tu mente , porque estoy fuera de tu vista? 
Te espero, no estoy lejos,
justo del otro lado del camino. 
Como ves, todo está bien.


CANON HENRY SCOUT HOLLAND.

4 pasos para sanar tu corazón roto por Ana Varik


Después que una pareja se rompe, se produce un proceso doloroso que nos lleva muchas veces a la desesperación y a sentirnos totalmente desolado, frente a esta nueva etapa de la vida. Un corazón roto, es un sentimiento muy fuerte, emocionalmente las personas se sienten quebrada en su interior.

Cuando se produce este dolor tan intenso, lo único que se desea es que desaparezca lo más rápido posible, pero esto no sucede de la noche a la maña, lamentablemente solo el paso del tiempo puede curar esas heridas, aunque te parezca una frase armada, este el único remedio para sanar ese dolor profundo y desgarrador. Con el tiempo, este dolor desaparece.

Para que puedas salir de esta crisis emocional, te voy a comentar algunos consejos básicos, que podrían hacer la diferencia entre lo que sientes hoy y el día de mañana:

1. Llorar: si tienes de repente ganas de llorar sin parar, hazlo, la angustia que sientes en este momento no se va ir si niegas lo que te está pasando. Las primeras semanas te vas a sentir terrible. Se ha producido un cambio muy importante en tu vida, es un cambio muy doloroso. No hay manera de sentir solo un poco de tristeza y apagar ese sentimiento como si fuera una lámpara, sería bueno que sucediera así, pero la realidad es otra. Este proceso no es tan simple. Date permiso para sentir la perdida de la otra persona. Pero no lo prolongues en el tiempo, no es sano deprimirte y llorar desconsoladamente por mucho tiempo, quedarte en el pasado te puede hacer daño.

2. Habla con alguien que quieras: utiliza el hombro de otra persona para descargar tu dolor, para que puedas salir más rápido de esa situación. Es una buena manera de purificar tu alma al compartir tu dolor. Permite que el otro te escuche y te de algunos consejos, aunque no los pongas en práctica, quizás paso por la misma situación que la que tu estas pasando y tiene algo de experiencia para superarla. Apóyate por un tiempo en otra persona, para que no te sientas solo y puedas avanzar en tu vida.

3. Distráete  reúnete con los amigos que hace tiempo que no veías, o si por la relación que tenias no te acercabas a tus padres o hermanos. Rodéate de las personas que te quieren para que sientas el amor y el apoyo incondicional de ellos. Busca proyectos nuevos en tu vida, organiza tu casa, los armarios, tu jardín, ve al gimnasio, o sal a dar un gran paseo para que tu mente se distraiga aunque sea un rato de tus sentimientos, todos sabemos que los sentimientos no se pueden esconder ni esquivarlos, y pensaras que con hacer estas cosas tu cabeza no se va a distraer de tu dolor, pero inténtalo, solo por un rato ocupa tu cabeza en otra cosa que no sea en el pasado, acuérdate que la vida sigue adelante a pesar del dolor, la angustia, el llanto y la soledad que sientas. Tienes que buscar tu fuerza interior para que consigas superarte en esta nueva prueba que te da la vida.

4. Mira hacia el futuro, olvida el pasado: después que te permitiste estar de luto por un largo tiempo, ahora va a pasar a ser parte de tu pasado, mira hacia adelante. Ahora se inicia un nuevo capítulo en tu vida. Has superado la tristeza y el llanto, es tiempo de esperanza y de renovación emocional. Tomate tiempo para ti, aprende a conocer a esta nueva persona, que necesita que la mimes y la cuides, recuerda que tu niño interior también estuvo dolido y ahora necesitas reconciliarte con él, para que juntos puedan formar una nueva experiencia de vida.

A raíz de esta situación difícil, pero muchas veces necesaria, comenzaran a sanar las heridas de tu corazón roto. Tú puedes convertirte en una nueva persona o ser la persona que quieras ser. Esta es una oportunidad para comenzar de nuevo y cuando comience a ceder el dolor, podrás ver todo como parte de tu pasado, para que comiences a planear tu nueva etapa de vida.
Fuente:
http://www.dondeexitos.com

Como terminar una relación



Poner fin a una relación puede resultar un mal necesario en tu vida amorosa, pero existen formas más fáciles de llevar a cabo todo el proceso.
El primer paso consiste en ajustar tu forma de pensar y tomar conciencia de la situación:

· Tú no vas a arruinar la vida de nadie; con el tiempo esto también pasará.
· Si tú no terminas de forma rápida y sincera, resultará injusto para tí y para la otra persona.
· Si tú estás considerando terminar con alguien, probablemente sea tiempo de hacerlo. ¿Te gustaría estar con alguien que estuviese con dudas con respecto a la relación mientras tú estuvieses locamente enamorado/a de ella?
· No va a ser agradable y no hay nada que nadie pueda hacer al respecto.
¿Cuál es la mejor forma de terminar una relación? Probablemente no exista. Pero existen varias tácticas que pueden ayudar a hacerlo más fácil para ambas partes (aun cuando ambas partes quizás no lo reconozcan en el momento). A continuación se señalan algunas tácticas que puedes emplear para terminar “bien”:

1. HAZLO RÁPIDO
Cuanto más se tarde en llegar al punto (ya sea días u horas), menos te tomarán seriamente. Y si tú lo haces parecer como si estuvieses pasando por un momento difícil al romper la relación, la otra persona pensará que puede hacer cambiar tus sentimientos o no despegarse de tu vida.

2. SE SINCERO/A
No intentes endulzar la situación. Si estás saliendo con otra persona, díle que estás saliendo con alguien. Evita clichés o frases trilladas como ” te quiero, pero no con la misma intensidad”. La otra pareja no lo entenderá así. Si tus sentimientos han cambiado, simplemente díselo. La otra persona no podrá debatir eso. Evita excusas como: “no puedo tener una relación sentimental por el momento”. Claro que puedes. Si tú estuvieses realmente enamorado/a, estarías en una relación sentimental con esa persona.
La sinceridad te protegerá en el largo plazo, puesto que la verdad saldrá a la larga.

3. NO SIENTAS PENA POR EL/ELLA
La otra persona te rogará, llorará o te culpará. Tú debes mantenerte firme y tratar de resguardarte contra cualquier sentimiento de culpa. Nunca te retractes ni canceles una ruptura solo porque sientes pena por él/ella. ¿Realmente quieres estar con alguien por quien sientes pena?

4. ESTABLECE ACUERDOS PARA DESPUES DE LA RUPTURA
Hazle saber que tú no responderás sus llamadas ni e-mails. Si la otra persona aparece de repenteen tu casa, no se podrá quedar a pasar la noche. A la larga, si esa persona tiene personalidad e independencia, dejará de molestarte, pero solo si tú cumples con las reglas estrictamente. Si se establecen estas normas en el momento de la ruptura, la otra persona no podrá decir: “¿por qué no contestas mis llamadas?” No le digas lo que le está permitido; puede llamarte las veces que desee, pero si tú le has manifestado que no responderás sus llamadas entonces estarás en todo tú derecho de no responderlas.

5. MANTENTE FIRME EN TU DECISION
Si te retractas en tu decisión en algunos momentos o dudas, vacilas, etc… la otra persona tomará menos seriamente tus intentos de terminar la relación.

6. SITIO NEUTRAL
Nunca termines una relación estando en tu casa. No podrás salir cuando lo consideres conveniente. Los lugares neutrales son los puntos más fáciles para poder escapar rápido.
Fuente: L.Venegas (Psicólogos P.)

CARTA URGENTE A MI EGO



Cuanto tiempo necesito para perdonar
¡un día, un mes, un año¡
Acaso puedo esperar para ser feliz acaso lo soy.
con tanta vanidad, tanto orgullo,
con asta envidia que envenena mi alma,
acaso la pereza que lastima mi cuerpo al moverlo,
porque de solo pensar en trabajar ya estoy cansada,
o me siento feliz con tanta lujuria y estos celos,
o deseando sufrimiento y muerte e mis semejantes,
o al levantar la mirada con orgullo para no mirar al de abajo
porque lo considero inferior o indeseable.
acaso no soy yo todo eso,
acaso no soy yo quien necesita ser perdonado
por altanero y prepotente
por tomar un lugar que mi creador jamás tomo,
por desperdiciar mi vida de error tras error.
acaso no tengo ya mi castigo,
porque jamás he vivido por estar pendiente del pasado
y dejar pasar el maravilloso presente,
y aprender a vivir el instante
porque hoy comprendo que pudiera no tener otro
y hoy he decidido cambiar
arrojar de mi corazón los defectos que ensucian mi alma,
para ir al encuentro de mis virtudes
y despertar esta dormida consciencia.

ME ESCUCHAS EGO ESTAS DESPEDIDO,
porque solo has causado dolor y tristeza ,
me prometiste seguridad y belleza
y aumentaste mi vanidad y mi pereza,
y con esta mi orgullo, pero sabes ya descubrí tu juego
y no estarás mas en mi . no llores ni pidas clemencia ,
porque no cederé hoy cambiare eso te lo juro.
sacare mi corazón y quitare mis errores ,escuchas,
nunca mas me doblegare ante ti porque estas equivocado
abriré mi conciencia y actuare bajo su voz,
me escuchas ESTAS DESPEDIDO

(Anonímo)

Para ti que amas...



Cuando en tu corazón se abra, 
llena de vida, la flor perfumada del amor, recuerda que alguien la plantó un día dentro de ti. 
Cuando tu corazón se ilumine con el suave colorido 
de la puesta del sol, recuerda que alguien amaneció contigo. 

Cuando el fuego de la pasión queme tu corazón, 
consumiendo todas tus fibras en la inmolación del placer, 
recuerda que alguien encendió esa llama. 

Cuando tu corazón esté bordado de sueños dorados, 
tejidos con hilos de luz de luna, recuerda que alguien coloreó tu mundo interior. 

Cuando la noche te encuentre con el corazón partido y angustiado por las amarguras recogidas en el día, recuerda que hay alguien esperándote con el pañuelo en la mano. 

Cuando el insomnio te haga dar vueltas desesperadamente en la cama, recuerda que alguien puede sembrar sueños de paz en tu mente. 

Cuando la soledad te oprima y tu grito no encuentre eco, recuerda que allá, del otro lado, alguien ama tu compañía y entiende tu clamor. 

Cuando tus secretos no quepan más dentro de ti, amenazando romper los diques de tu alma, recuerda que existe alguien dispuesto a recogerlos y guardarlos con el cariño y la dignidad que tú esperas. 

Cuando en tu corazón habite el azul del cielo, la calidez del sol, el gorjeo de los pájaros, el perfume de las flores, la nostalgia del atardecer, el encanto de las mañanas, la serenidad de los lagos y la sonrisa de la ventura, recuerda que alguien ha tocado tu corazón con la varita milagrosa del amor. 

¡TU, que amas y vives en el contradictorio mundo del arco iris y de la oscuridad, de la calma y de la agitación, de la paz y de la inestabilidad, sabe que existe alguien más que habita en tu planeta! 

En las horas felices, comparte con ella tus sonrisas, en las horas de soledad, ve, levántate y búscala dondequiera que esté. 

¡NO mires el reloj! ¿Qué importan las horas? La vida es tan corta, no hay tiempo que perder! 

Tú que amas, si tienes el coraje y la sencillez de hacerlo así, abre tus labios y canta el milagro del amor, porque sólo el "amor" aproxima a las personas y hacen que hablen el mismo lenguaje...


Autor desconocido

Tu amor, mi enfermedad de Walter Riso



El apego afectivo es una adicción. "Tiene los mismos síntomas que otras adicciones, pero el problema es que se trata de una adicción socialmente aceptada. Toda nuestra cultura gira alrededor del culto al amor. Nos han dicho que el amor es incondicional, de que da sin esperar nada a cambio. Eso es un invento, quizás Jesucristo, Buda. Uno de los males del amor es la dependencia: 'no puedo vivir sin ti'".

El síndrome de abstinencia. "La persona adicta, cuando no está con la persona amada, tiene síndrome de abstinencia: estrés, angustia. Lo que define al apego afectivo no es el deseo, sino la incapacidad de renunciar a la relación cuando todo indica que separarse es lo más conveniente".

Motivos para el adiós. "Hay que alejarse si la dignidad personal está en juego. Cuando te manipulan, cuando te quitan la libertad, el derecho a la ternura, cuando te golpean... Aquí, una relación deja de ser negociable". 

La supervivencia psicológica. "Cuando se trata de aspectos esenciales, recibir se convierte en una cuestión de derechos. Hay cosas a las cuales no podemos renunciar porque son imprescindibles para la supervivencia psicológica, y damos por sentado que deben existir para que la relación afectiva siga su curso. Si soy fiel, espero fidelidad. Si doy sexo, espero sexo. Si soy honesto, espero honestidad. Si soy cariñoso, espero ternura. De no ser así, no te merecen como pareja". 

El dolor cotidiano. "La gente dependiente sufre todo el tiempo por miedo al abandono, al engaño, la vida no tiene sentido sin el otro. Es sufrimiento inútil"

Mujeres en riesgo. "En los países latinoamericanos, las educan diciéndoles que son la columna de la familia. De ahí la idea de que la mujer debe amar de manera incondicional, sin esperar nada a cambio. Las latinas no se casan, adoptan al marido y le justifican todo. Para vencer el apego, tu mente debe aprender a no negociar los principios".

La infidelidad. "Si hay un pacto de exclusividad afectivo sexual, la infidelidad es la ruptura de ese pacto. Y cuando una de las partes lo rompe, es una estafa, un engaño. Y el engaño, por principio ético, no debería aceptarse".

El amor es recíproco. "No te merece quien te lastima físicamente o psicológicamente. Es clave la confianza: tú debes tener la certeza de que tu compañero no te va a hacer daño intencionalmente. Si alguien te hiere con maldad, no te merece. Y si alguien te hiere reiteradamente sin 'mala intención', seguro que esa persona no te conviene". 

El amor no cambia a nadie. "Hay que preguntarse: ¿está relación me hace crecer? Si no te hace crecer, no debes estar ahí. La necesidad tiene cara de perro: si estás solo, te pones el cartel de libre. Pero, si estás con alguien que sí que no, que te quiere pero siempre falta cinco para el peso... Y la vida se te va esperando que el tipo haga una mutación. Y el tipo que es infiel, no cambia. Y el inseguro, ése que es incapaz de jugarse por ti, tampoco cambia".

Salir de la adicción. "Es clave aprender a hacerse cargo de uno mismo, desarrollar la curiosidad, buscar un sentido de vida, despertar los propios talentos".

Aprender la libertad. "Cuando uno sale de una relación adictiva, se siente más digno. Pero amar sin adicciones no suele ser bien visto por los valores tradicionales. Un amor independiente incomoda: es irreverente, trascendente y envidiable. Amar sin apegos no implica insensibilizar el amor, por el contrario, lo exalta, lo libera, lo deja fluir. Amar sin apegos es amar sin miedos".

Cuando se termina el amor



Una mirada profunda sobre las relaciones de pareja, los momentos difíciles, crisis, infidelidades y el final.

¿Cuántas veces escuchamos la misma canción? La que nos hace acordar a una historia de amor que se terminó ¿Cuántas horas, días, vidas... podemos seguir lastimándonos por una relación que ya nos dijo “no va más”?

A veces es difícil aceptar el final, pero en ciertas ocasiones hay que darle la razón a esa canción de Vox Dei, que dice: “Todo concluye al fin, nada puede escapar, todo tiene un final, todo termina”.

Cada historia podría escribir un libro. Cada vivencia deja marcas. Cada fracaso debería enseñarnos. Pero el amor no sabe de matemáticas y mucho menos de razones a la hora del adiós. ...

Soledad simplemente comprendió que ya no amaba a Pablo. Lo miraba una y otra vez y se daba cuenta que ese sentimiento se había transformado en otra cosa. No había sensaciones de odio ni de rabia. Sencillamente se encontraba flotando en un estado cercano a la nada de la pareja. Una relación en punto muerto, que no le había enviado nota de aviso a ninguno de los dos y que los encontraba dormidos en dos planetas que no se tocan. 

La tarde que Soledad lo miró a los ojos y le dijo que ya no deseaba estar con él, Pablo le preguntó por qué. Ella no supo que decir, sólo terminó de armar sus valijas y se fue, dejando cenizas de un fuego que hacia tiempo había dejado de arder.

Los pilares emocionales: esas cosas que llevamos dentro

La pareja puede afianzarse en distintos sostenes: la comunicación, la comprensión, el contacto, el afecto y por sobre todas las cosas el amor.

Cuando la comunicación decae es difícil sostener el día a día. No se puede hablar con una pared ni ser los oídos de una realidad en la cual ya no se desea participar.

El peso que tiene la sexualidad es un valor que convive con los integrante de la pareja, y que sólo ellos conocen en la intimidad cuan importante es para la relación.

El amor no envejece cuando se lo sabe cuidar, por el contrario crece fuerte, madura y logra nuevos matices. No se vive igual el amor de la adolescencia que el de la madurez, no es lo mismo enamorarse por primera vez que hacerlo después de una vida de alegrías y fracasos.

Acumular broncas, masticar palabras sin decir y tragarse los enojos, puede conducir a una explosión donde sale todo lo peor de uno. Discutir las cosas fuera de su momento y su lugar puede ser una bomba de tiempo para el amor.


Las muestras de afecto y cariño también tienen su espacio y su momento, no es malo pedirlas, pero no es sano mendigarlas.

Las agresiones y todas las conversaciones que buscan destruir son un recurso que desgasta la relación hasta la médula.

La sensación de desprotección dentro de la pareja es uno de los peores males. Sentirse solo estando de a dos, es una situación difícil de sobrellevar. Cuando el ego se pone por encima de la pareja, y se permite que esa condición cobre total protagonismo se pone en riesgo toda la relación.

La ruptura: mi melancólico blues

No se porqué, 
imaginé, 
que estábamos unidos, 
y me sentí mejor, 
pero aquí estoy, 
tan solo en la vida, 
que mejor me voy. 

Un viejo blues, 
me hizo recordar, 
momentos de mi vida, 
y mi primer amor, 
pero aquí estoy, 
tan solo en la vida, 
que mejor me voy.
 

(Desconfío - / Letra: Norberto “Pappo” Napolitano)

Quizás haya que buscar en la naturaleza humana porque el desamor o las rupturas causan el efecto tan devastador que empalidece al propio amor. ¿Por qué se vuelve tan recurrente en las obras literarias, música, cine y diversas ramas del arte? ¿Porqué es tan fuerte el quiebre? ¿Por qué los grandes poetas o los músicos regalan sus mejores obras desde el dolor? Quizás sea porque en el camino de las lágrimas los sentimientos se potencian de una manera especial.

No todos viven el quiebre de la misma manera, y eso tiene que ver con que no todos somos iguales y que no todas las relaciones acaban igual.

Hay personas que pueden ser grandes amigas después de una relación, otras no logran encontrarse sin lastimarse, algunas simple y sanamente deciden no verse nunca más.

El “bajón” muchas veces es una consecuencia inevitable. Pero todo proceso de duelo debe tener un final. No hay que dejar de llorar, si esa descarga es necesaria, pero tampoco hay que hundirse en un río de lágrimas.

Primero hay que saber sufrir,
después amar, después partir
y al fin andar sin pensamiento...
Perfume de naranjo en flor,
promesas vanas de un amor
que se escaparon con el viento.
...
¿Qué le habrán hecho mis manos?
¿Qué le habrán hecho
para dejarme en el pecho
tanto dolor?
...

(Naranjo en flor / Letra: Homero Expósito)


Los celos: esos malos consejeros

¿Somos exclusivamente de una persona? ¿Es un pecado mortal mirar a alguien del otro sexo cuando estamos en pareja?

Los celos son parte de la condición humana, pero no hay que permitir que desequilibren una relación.

Cuando la preocupación por no perder a una persona supera los límites se genera un problema en la pareja. Los celos excesivos muchas veces se visten con la inseguridad, se disfrazan de desconfianza y se mezclan con el sufrimiento, cuando se los lleva al extremo.

La pareja es parte de la vida, pero no el mundo. Es importante aprender a compartir, sin perder nunca la individualidad. No hay que absorber al otro por demás, hasta el punto de dejarlo sin aire para respirar.


La infidelidad: cuando la mentira se mezcla con al verdad


¿Qué pasa si nos enamoramos de otra persona mientras estamos con alguien? ¿Puede existir la idea de tener más de un amor?

Puede ocurrir, que sin dejar de amar a una persona, nos llegue un nuevo amor desde otro lugar. Lo más sano sería blanquear esa situación e ir con la verdad al otro, para no lastimar por demás, en una situación que será dolorosa de por sí.

¿Y qué pasa cuando se decide seguir con una aventura a espaldas de la pareja?

En lo profundo de uno mismo, habrá que analizar si no se usa como una vía de escape a una relación que ya no se puede sostener.

¿Cuál es el límite de la fantasía? ¿Cómo controlar la fina distancia que separa el deseo del hecho prohibido?

Este tema es muy relativo a cada uno y a los códigos que maneja cada pareja. También tiene que ver mucho con temas culturales y sociales.

Para algunas personas, la infidelidad es el punto final de la pareja, otros pueden aceptarla y hasta perdonarla.



Lo que no hay que perder: lo mejor del amor

Nunca hay que perder la creatividad dentro de la pareja. Descubrir nuevas cosas en el otro y en uno mismo como componente de la pareja.

Si bien la autoestima es importante para impulsarnos en el mundo, la admiración hacia el otro da un valor especial a la relación. No es necesario destacar solamente las grandes cosas, también es importante reconocer cada uno de los pequeños logros. Muchos hombres nos habremos maravillado de la proeza que cumple la mujer en el parto, una muestra inmensa de fortaleza y amor infinito.

No olvidarse de los “te quiero” verdaderos y de los besos sinceros.

Es importante estar al lado del otro en los momentos buenos y malos. Hay que comprender que la vida tiene vaivenes, que no todos los días son iguales y que los estados de ánimo pueden cambiar.

No hay que perder la conexión. Es necesario ponerse en los zapatos del otro para comprender lo que le pasa. En ocasiones hay que tomar los sesenta segundos necesarios para reflexionar antes de gritar. Nunca hay que ocupar el papel de víctima, ni de victimario.

Está en cada uno de los componentes de la pareja, decidir si todavía desean poner lo mejor que tienen dentro para intentar acomodar la relación, o prefieren poner el punto final. No hay que escabullirse de los conflictos. Hay que hablar sobre ellos e intentar superarlos de a dos.

A veces cabe el lugar para “darse un tiempo”, pero en el caso de que nada funcione y haya que aceptar el final, no hay que culpar, ni culparse. Quizás en un tiempo de reflexión haya que plantearse realmente qué pasó y en qué podemos mejorar para que no nos vuelva a pasar en futuras relaciones.

Se pueden intentar mil alternativas para salva una relación, pero nunca hay que dejar de lado lo que nos gritan los sentimientos, ni evadir lo que nos dice despacito al oído nuestro corazón.

por Damián De Luca