viernes, 16 de septiembre de 2011

Buenas noches amigos, les mando un abrazo de oso!


Complejos por el aspecto físico



Cada día hay más personas obsesionadas con tener un cuerpo perfecto, que tienen miedo a estropearse y dejar de resultar atractivas para su pareja o que esto sea motivo para que haya una infidelidad o les dejen por otra persona físicamente más agraciada. Es importante hacer saber a nuestra pareja que el físico no es lo más importante de una relación de amor y ayudar a que se sienta segura consigo misma.
Si quieres contribuir a que tu pareja se relaje acerca de su físico, sigue estas indicaciones:
-Problemas de sobrepeso: el exceso de peso no suele resultar atractivo. Sin embargo, casi todas las personas engordan alguna vez por diversos motivos. Si tu pareja ha ganado kilos de una forma notoria, en lugar de hacer una crítica destructiva, es mejor ayudar a encontrar la causa y el mejor remedio mediante apoyo dietético, médico y o psicológico.
-Insiste en que te gusta tal y como está: haz saber a tu pareja que te gusta y te parece sexy y especial tal y como es, con sus virtudes y defectos. Hazle comprender que no existe ni la mujer ni el hombre diez.
-Admira a tu pareja: céntrate en lo que te gusta de tu pareja y házselo saber de forma explícita. Se sentirá más a gusto y tenderá a mejorar esas cualidades positivas.
-Sinceridad, pero con cariño: si te pregunta por aspecto físico, dale una respuesta sincera, al tiempo que le recuerdas lo enamorado o enamorada que sigues estando y que eso es lo que más te importa, al margen de su físico
Para evitar que tu pareja se sienta insegura con su aspecto físico y no se obsesione por tener el cuerpo perfecto, es importante que:
-La valores como una persona, no sólo como un cuerpo. Además de decirle lo guapo o guapa que es y lo que te gusta de su físico, dedícale más cumplidos sobre lo inteligente, simpático-a, divertido-a… que es.
-Mantén o aumenta el contacto físico y las caricias con tu pareja cuando notes que está más preocupado-a por esos kilos de más, porque tenga michelines o le haya salido barriguita, por ejemplo.
-Es un tópico, pero también una gran verdad. La auténtica belleza es la interior, aunque lo primero que vemos es lo físico. La belleza es efímera. Ningún cuerpo resiste el paso del tiempo.

Fuente: Hachette Filipacchi S.L.

Sé Tú mismo de Osho



Mira sólo a los animales, los pájaros, nadie está preocupado, nadie está triste ni frustrado.

No ves un búfalo con ataques de ira. Está perfectamente bien masticando el pasto, igual que todos los días…
¡Parece casi un iluminado!

No tiene tensiones, está en una tremenda armonía con la naturaleza, consigo mismo y con todo tal como es.

Los búfalos no hacen partidos para revolucionar el mundo; para convertir a los búfalos en súper búfalos; para hacer a los búfalos religiosos y virtuosos.

Ningún animal está interesado en las ideas humanas.

Y todos ellos deben estar riendo. ¿Qué es lo que te ha sucedido? ¿Por qué no puedes ser simplemente tú mismo cómo eres?

¿Cuál es la necesidad de ser otro?

Así es que lo primero es la aceptación de ti mismo. En lugar de juzgarte, empieza a celebrarte con todas tus imperfecciones, tus fragilidades, errores, fallos.

No te pidas ser perfecto. Eso es simplemente pedir lo imposible que te hará sentir frustrado. Después de todo, eres un ser humano.

Hacer cosas con nosotros mismos de Jorge Bucay



La primera cosa que se nos ocurre hacer con alguien que queremos es cuidarlo, ocuparnos de él, escucharlo, procurarle las cosas que le gustan, ocuparnos de que disfrute de la vida y regalarle lo que más quiere en el mundo, llevarlo a los lugares que más le agradan, facilitarle las cosas que le dan trabajo, ofrecerle comodidad y comprensión.
Cuando el otro nos quiere, hace exactamente lo mismo.
Ahora, me pregunto: ¿Por qué no hacer estas cosas con nosotros mismos?
Sería bueno que yo me cuidara, que me escuchara a mi mismo, que me ocupara de darme algunos gustos, de hacerme las cosas más fáciles, de regalarme las cosas que me gustan, de buscar mi comodidad en los lugares donde estoy, de comprarme la ropa que quiero, de escucharme y comprenderme.
Tratarme como trato a los que más quiero.
Pero, claro, si mi manera de demostrar mi amor es quedarme a merced del otro, compartir las peores cosas juntos y ofrecerle mi vida en sacrificio, seguramente, mi manera de relacionarme conmigo será complicarme la vida desde que me levanto hasta que me acuesto.
El mundo actual golpea a nuestra puerta para avisarnos que este modelo que cargaba mi abuela (la vida es nacer, sufrir y morir) no sólo es mentira, sino que además está malintencionado (les hace el juego a algunos comerciantes de almas).

Cuando el amor muere …. muere de Osho



Mi propia observación es que he visto millones de personas llevando relaciones amorosas muertas que han muerto hace mucho tiempo, pero siguen trasportándolas por miedo, aferrándose, solamente aferrándose a lo conocido, a lo familiar, aunque sea solamente desdicha y nada más, peroaferrándose.

Cuando el amor muere, muere. Con el tiempo uno tiene que aceptar la muerte y uno tiene que decir adiós, sin queja, sin protesta, porque cuando algo muere ¿qué puedes hacer? Con el tiempo ésa es la naturaleza de las cosas: ellas empiezan y ellas terminan.

Buda dice:
“Todo lo que sucede en el tiempo está condenado a morir”. Así que acepta. Está en la naturaleza de las cosas”.

Una leccion de amor y cuidado aportación de Ely Fraga Castro


 Los pasajeros del autobus se quedaron mirando con simpatía como una atractiva mujer de manera cuidadosa hacía su entrada al autobús.  Luego de pagar el boleto, comenzo a buscar con sus manos un asiento libre que el chofer del autobús le habia dicho que estava libre.  Se sento colocando su baston blanco y su cartera en el regazo.
Hacia un año, Carolina de 34 años, habia quedado ciega por un mal diagnóstico médico, sumiendola en un mundo de obscuridad, cólera y frustración.  La una vez mujer independiente se encontroaba ahora desvalida. ¿Cómo pudo pasarme esto a mí? A pesar de sus lágrimas ella entendió que nunca más podria volver a ver.
Despues de un tiempo ella sintió que estaba lista para volver a trabajar. Pero  ¿Cómo llegaria hasta su lugar de trabajo?
Marcos, su esposo quien era miembro de la fuerza aérea se ofreció a llevarla todos los días, apesar de que su trabajo estba localizado al otro lado de la ciudad.  Después de algunos días se dio cuenta que esto no iba a funcionar.  Así que le sugirió  que ella volviera a utilizar el autobus.
El la acompaño durante dos semanas mientras se enseñaba a hacerlo sola. Asi que cada mañana y tarde el iba y venia con ella, le eseño a confiar en sus otros sentidos, y a ganarce la bondad d elos choferes de tal manera que le guardaran asiento todos los días.  Finalmente Carolina sintió que estaba lista  para intentar el viaje por si misma.
El Lunes se despidió con un fuerte abrazo de su esposo y cada uno iria a su trabajo por su lado. Asi transcurrio la semana ellá lo hizo por sí misma y se sentía nuevamente independiente.  El viernes por la mañana cuando ella estaba pagando la tarifadel autobus el conductor le dijo: "Yo envidio a ese muchacha".  Carolina dudo de que le comentario fuer para  ella, y le pregunto ¿Quien envidiaria a una pobre mujer ciega que como único mérito sólo tenia el haberse animado a sobrevivir ese último año?
-¿Por que dice usted que me envidia? le pregunto.
"Debe sentirse muy bien el ser cuidado y protegido como está usted, le contesto el conductor." 
¿Que quiere decir usted?
"Bueno le contesto, todas las mañanas durante la última semana un señor bien parecido y vestido de uniforme militar, ha estado al pie de la esquina donde debe usted decender el autobús. El se asegura de que cruce la calle sin ningún riesgo y la mira hasta que usted entra por la puerta del edificio. Entonces le envía un beso por el aire, la saluda y se retira. Es usted una señora afortunada."
No se quien es el autor.

De esta manera , Dios tiene sus ojos puestos en nostoros. Apesar de que no podemos ver su rostro, él siempre esta ahi. 
De esta historia hay muchas lecciones que aprender, el levantarnos de las caidas, el luchar por que nada nos limite, el agradecer el amor incondicional, y el saber que Dios siempre esta ahí hasta en las pruebas más complicadas, velando por nosotros, pero son pruebas que nosotros tenbemos que superar.


Al rescate del niño interior



Cuántas veces los adultos nos hemos preguntado cómo le hacen los niños para ser felices ante cualquier imprevisto y en cualquier lugar; en dónde encuentran el placer de vivir, de reír a carcajada abierta y sin temor a la crítica, de soñar e imaginar las más extraordinarias historias y, en su mundo, hacerlas realidad. Cómo le hacen para reponerse, de un momento a otro, de un regaño, de un golpe sufrido tras una caída o de una discusión con sus amiguitos, sin guardar rencores ni remordimientos. Sin duda, todas estas cualidades, inherentes en los niños, deseamos tenerlas quienes ya somos grandes, quizá por ese anhelo inmenso de poder volver a ser niños, porque en ese estadio de vida todo es completamente diferente. Precisamente la niñez es la etapa en la que somos más capaces de «ver con el corazón, lo que los ojos no pueden ver». Por ejemplo:

  • Quisiéramos regresar a la época en que las decisiones importantes se tomaban mediante un práctico "de tin-ma-rin de do-pin-gue"
  • Los errores de gramática se arreglaban arrancando la hoja y haciéndolo de nuevo. 
  •  El peor castigo y condena era que te hicieran escribir cien veces "No debo hacer..." 
  •  "Tener mucho dinero", significaba poder comprar más dulces jugando "a la tiendita" o un helado en el recreo. 
  •  Las discusiones terminaban con: "piedra, papel o tijera." 
  •  Llenar un frasco con tapas de gaseosa podía mantenernos felizmente ocupados toda una tarde. 
  • No era raro que tuvieras dos o tres "mejores" amigos(as) 
  • "Es muy viejo(a)": se refería a cualquiera que tuviera más de 16 años. 
  • No había nada que fuera más lindo y prohibido "que jugar con beso robado...."
  • Ladrones y Policías" era sólo un juego para los recreos y era mucho más divertido ser ladrón que policía. 
  • “Venenosa" se refería sólo a un tipo de alimaña y no a ciertas personas. 
  • Para viajar desde la tierra al cielo, sólo tenías que jugar a que eras "astronauta o superhéroe" 
  • Era ideal jugar un partido de volleyball sin red y que las reglas no importaran demasiado. 
  • Lo peor que te podía ocurrir con el sexo opuesto era que te rechazara para los juegos de parejas, a la carreterita o a la comidita. 
  • Llevar un arma a la escuela significaba: "que te habían atrapado con una resortera...." 
  • "¡El ultimo es una gallina!" era el grito que te hacia correr como un desaforado hasta que sentías que se te reventaba el corazón. 
  • Nunca faltaban los chocolatines ni la moneda debajo de la almohada que te dejaba el "Ratón" a cambio de tus dientes de leche. ¡Eras de otro mundo si te dejaban un billete! 
  • Siempre descubrías tus nuevas capacidades y habilidades a causa de un: "¡ah que tú no puedes!" 
  • Nadie en el mundo era más linda que mamá, pues con sólo besar tus moretones y raspones te hacía sentir mejor y aliviado. 
  • Tu peor "desilusión" era no ser elegido en el equipo del salón o escuela. 
  • “Guerra" sólo significaba arrojarse trozos de tiza y avioncitos de papel durante las "horas libres". 
Desconozco a su autor

Alcoholismo



Es una enfermedad crónica y se considera una adicción de las más habituales y peligrosas, ya que por lo regular termina con el fallecimiento de quien la padece. La afección se caracteriza por el consumo incontrolado de bebidas alcohólicas, lo cual ocasiona problemas físicos, mentales, emocionales o sociales, entre otros.

Consideraciones
El alcohol es la droga más antigua y de mayor uso en el mundo. Se estima que 15 a 20% de las consultas recibidas por los médicos de cabecera son atribuibles al alcohol o a sus consecuencias; el abuso de esta sustancia puede originar serios problemas de salud, incluso cirrosis (destrucción del hígado), demencia y daño a los músculos del corazón (cardiomipatía). Los alcohólicos tienen mayor riesgo de accidentes, especialmente cuando están ebrios (borrachos). El alcoholismo afecta seriamente la relación del alcohólico con su familia, limita las aspiraciones profesionales del individuo y, sin no se recibe tratamiento a tiempo, finalmente ocasiona la muerte.

Causas
No se ha identificado una causa específica que genere la dependencia al alcohol. Sin embargo, se han propuesto algunos factores que pueden contribuir a que ésta se genere como son: las amistades, algún familiar alcohólico, ansiedad, baja autoestima, estrés, infelicidad, entre otros.

Manifestaciones
Los afectados pueden presentar algunas de las siguientes características:
  • Beber alcohol dos o tres veces a la semana
  • Tomar solo o a escondidas
  • Dejar pendientes compromisos o actividades por beber
  • Necesidad de tomar alcohol para estar tranquilo
  • Llegar con frecuencia a la embriaguez
  • Tener problemas familiares, sociales o laborales debido a las consecuencias de beber
  • Problemas sexuales en el hombre (alteraciones en la erección)
  • Falta de menstruación (sangrados mensuales en la mujer)
  • Alteraciones en el tracto gastrointestinal (agruras, sangrado, dolor)
  • Anemia (palidez)
  • Desnutrición

Si usted presenta algunas de estas manifestaciones acuda con algún grupo de autoayuda

Fuente:

Celos en la pareja



Sufrir celos de forma moderada es una respuesta emocional normal pero, sentirlos de manera exagerada y descontrolada lo convierten en algo patológico. Esto es señal de que a nivel psicológico hay algo que no va bien. Pero, ¿sabemos por qué sentimos celos?, ¿qué podemos hacer para superarlos?.

1. ¿Qué son los celos?
2. ¿Por qué somos celosos?
3. Cómo controlar los celos

1. ¿Qué son los celos?
Los celos son un sentimiento de temor a perder a la persona amada.
Los celos, de forma controlada y en pequeñas dosis, pueden ayudarnos a potenciar la relación pero, cuando los celos son enfermizos nublan la razón de quien los padece.
Sus sospechas se basan, la mayoría de las veces, en hechos infundados y, el constante temor a ser abandonados les lleva a ejercer un continuo temor sobre la pareja.
Aunque conviene saber que cuanto más seguros nos sentimos de nuestra pareja y de nuestra relación con ella menos intensos y duraderos son.

2. ¿Por qué somos celosos?
1. Falta de confianza en uno mismo: las personas inseguras muchas veces no se sienten merecedoras del amor de su pareja y esto les lleva a desconfiar de la sinceridad y cariño del otro.
Siempre están pensando en que en cualquier momento su pareja puede conocer a alguien mas atractivo y tienen miedo a que descubra lo poco que vale en realidad.
2. Experiencias familiares: Es probable que una persona que haya presenciado escenas de celos en sus padres tenga más predisposición a ser celoso que otra cuyos padres se sentían seguros el uno del otro.
3. Experiencias vividas: las personas que han sido traicionadas alguna vez por alguien en quien confiaban es más probable que posteriormente desarrollen una personalidad celosa.
4. Trastornos psicológicos: las personalidades paranoides, narcisistas e histriónicas tienen una gran tendencia a desconfiar continuamente de los demás y por consiguiente a desarrollar una celotipia.

3. Cómo controlar los celos
1. Evita pensamientos destructivos que hacen que el problema de los celos se agrave e intenta sustituirlos por otros de seguridad y confianza que ayuden a frenarlos.
Esfuérzate en ser objetivo y aprende a diferenciar lo que son hechos reales de lo que puede estar manipulando tu imaginación.
Esto no es otra cosa que tomar verdadera conciencia del problema e intentar hacer algo al respecto.
2. Procura ser más tolerante y dejarle su espacio a tu pareja: evita ese impulso irrefrenable que te lleva a estar en todo momento controlando y preguntándole sobre lo que hace y con quien.
De esta forma lo único que vas a conseguir es que se sienta cada vez más agobiada y atosigada.
3. Comenta lo que te ocurre a algún amigo de confianza y pídele consejo. No olvides que ocultar el sufrimiento y negarlo hace que se potencie cada vez más.
Los consejos y puntos de vista de otras personas ayudan a analizar lo que nos ocurre de forma objetiva y a encontrar soluciones que tal vez no se nos habían ocurrido.
4. Reflexiona sobre lo que te ocurre e intenta aclarar tus ideas. Esto te ayudará a exponer tus sentimientos con sinceridad, a descubrir tus miedos, necesidades, etc.
Y una vez detectado el problema procura poner todos los medios a tu alcance para solucionarlos.
5. Evita utilizar amenazas, habla claramente de lo que te ocurre, no te ciegues con la rabia e intenta buscar soluciones al problema.
6. Evita culpabilizar a alguien de lo que te ocurre. Procura ser responsable de lo que sientes y no olvides que tus actos dependen de ti, y eres la única persona que puede cambiar tu conducta ante lo que estas sintiendo.

Fuente:
http://www.tnrelaciones.com

Empatía, para entender a los demás de Regina Reyna



Quien tiene la disposición de entablar un dialogo se ubica en el lugar del interlocutor, lo escucha, le presta atención y entiende cuál es su situación. Esta cualidad, que no todos tenemos, se llama empatía, la que puede abrir muchas puertas y ser catapulta de proyectos mayores. ¿Es usted uno de los privilegiados?
Así como el pensamiento racional se manifiesta a través de palabras, las emociones se expresan generalmente de manera no verbal, que se da por el tono de voz, gestos y la expresión facial. La capacidad para percibir esas emociones de los otros se denomina empatía.
Seguramente a usted le ha pasado que al hablar con otra persona no presta tanta atención a lo que dice como a la forma en que lo hace. Es decir, en algún momento no importan tanto las palabras que nos dirige como el tono de la voz que emplea o los ademanes que hace. Una palabra o frase puede significar cosas distintas de acuerdo a la manera en que se diga y los gestos de que vaya acompañada, pero saberlos interpretar es producto de la empatía.

Partiendo de uno mismo
Es de suma importancia entender que la empatía exige que para saber lo que siente el otro, tenemos que empezar por saber qué sentimos nosotros mismos. Los investigadores de la Psicología refieren que lo anterior puede tener su origen en la infancia, aduciendo que desde el nacimiento el pequeño es capaz de experimentar un estado de aflicción personal en respuesta a la de otros. Pero, en la medida en que el chico empieza a entender y relacionarse con su entorno, disminuye esa capacidad de angustia ajena.
En ello la madre juega un rol muy importante, ya que es quien le enseña a identificar sus propias emociones y es una especie de cómplice que comprende y acepta sus sentimientos.
Cuando los niños son mayores, el aprendizaje emocional se puede dar a través de la imitación de la conducta de los padres, principalmente. En un entorno en que los adultos son empáticos, los chicos tenderán a adquirir esta cualidad, de forma que si el pequeño ve que en la familia se tienen en cuenta los sentimientos de los demás, procurará hacer y esperar lo mismo cuando sea adulto. Pero si sus intentos de diálogo emocional se ven bloqueados por la indiferencia de los padres, el niño aprenderá a no mostrar sus emociones y, a la larga, llegará a no sentirlas. Cuando arribe a la adultez, será una persona desconectada de sus emociones, por lo que tendrá dificultad para percibir las propias y las de otros.
Por otra parte, debe quedar claro que no existe relación entre la capacidad intelectual de una persona y su facultad para la empatía: se puede tener alta capacitación en conocimientos académicos y ser pobre en lo que toca a ponerse en el lugar de los otros.
Un aspecto igualmente a destacar es que la empatía puede encontrar dificultad en una situación de alteración emocional; por ejemplo, cuando la persona experimenta sentimientos como la ira, no hay lugar para compaginar. Es así que ésta exige un estado de calma emocional para poder recibir y corresponder a los sentimientos de la otra persona.

¿Cómo se demuestra?
No basta con entender al otro, hay que demostrarlo, así que para que el interlocutor lo perciba hay que:
  • Disponernos física y psicológicamente a prestar atención a los mensajes centrales de su discurso y mantenernos alerta a sus gestos corporales.
  • Mantener la cordialidad sin evadir los temas importantes que surgen durante la conversación.
  • Expresar por medio de nuestro propio estilo verbal y afectivo que hemos entendido su mensaje y cómo nos llega.
  • Prestar atención a su respuesta, considerando sus señas corporales que confirman o niegan la exactitud de nuestro entendimiento del mensaje.
  • No evaluarlo, juzgarlo o descalificarlo. Únicamente nos corresponde comprenderlo poniéndonos en su lugar, para ver la situación desde su perspectiva y entenderla.
  • Emitir una opinión o juicio sólo si se nos solicita, pues anticiparnos puede ser interpretado como regaño o represión.
  • La opinión, cuando se solicite, debe ser siempre sincera, la que hablará por nuestra persona.
  • No interrumpir, ni para tomar el mando la conversación, ni para expresar conformidad o desacuerdo, ni siquiera para decir que a usted le pasa lo mismo.
  • Mostrarse siempre dispuesto a escuchar. Aunque el estado de ánimo de ambos interlocutores no sea el mismo, atienda a la necesidad de quien lo busca, pues para él puede ser un momento importante.
  • No descuide el estado emocional y procure que el optimismo se mantenga en todo momento.

Si usted es de las personas para quienes no resulta fácil "empatar" con su entorno social y le interesa superarlo, considere siempre que cuenta con la ayuda de profesionales en conducta humana (psicólogos), quienes estarán en la mejor disposición de ayudarlo. Nunca es tarde para aprender a mejorar la comunicación.

Fuente:
http://www.saludymedicinas.com.mx

De eso…no se habla!! Los secretos ¿protegen o destruyen? de Graciela Esponda



Mitos y secretos…en una familia Que pasa cuando ocultamos la verdad…El secreto, esa verdad mezquina y cocida a punto, suele amordazar a la mejor de las intenciones para batirse a duelo con la duda. Así de mal se llevan el silencio del que calla y la sospecha de quien intuye. La muerte de un familiar, la locura de otro, el suicidio de un amigo... esos pactos de silencio que se entablan en las familias y que se arrastran de generación en generación. Pero ¿qué pasa cuando la olla se destapa? ¿Se puede reconstruir la relación familiar? ¿Cómo volver a crear confianza en un ambiente en el que la verdad se ocultó por mucho tiempo? 

No hay familias sin secretos. Hay secretos placenteros que tienen un tiempo limitado y que tienen como objetivo la sorpresa, como por ejemplo una fiesta de cumpleaños. En cambio, hay secretos nocivos que envenenan nuestras relaciones: tratar de ocultar que una hija o un hijo son adoptados, el suicidio de una madre o un padre, el caso de los padres que tienen planeado su futuro divorcio y actúan como si los hijos ´no lo supieran. También existen los secretos peligrosos, en los que está en juego la violencia, como por ejemplo, las mujeres golpeadas que no cuentan sus angustias y ocultan esas situaciones terribles por miedo a que su agresor tome represalias.
De eso no se habla

"Hay hechos que se ocultan porque la mente no tolera el sufrimiento. Por eso se generan 'pactos de desmentida', es decir cómplices alianzas inconscientes entre los integrantes de la familia, donde se niega todo."

Los secretos –que esconden vergüenzas matan la posibilidad de ser uno mismo y tienen efectos traumáticos. Son fuente de malestar, conductas extrañas y enfermedades como depresiones, ataques de pánico, psicosis, síndrome de atención dispersa, obsesiones, trastornos de personalidad y aprendizaje. También pueden ocasionar enfermedades crónicas y graves –como asma, psoriasis, problemas gastrointestinales, estrabismo, cáncer, enfermedades mentales y dificultar las relaciones de pareja, familiares y laborales.

Los chicos que conviven con un secreto pueden sufrir rigidez de pensamiento y hasta tener malos desempeños en la escuela porque se prohíben aprender.

Los padres son los que deberían hablar de los secretos familiares con sus hijos. Desde los tres hasta los cinco años, los niños suelen iniciar preguntas acerca de la familia, los nacimientos, etc. Este es el momento óptimo para hablarlo, es importante no demorar o retrasar las respuestas a épocas como la adolescencia donde surgen conflictos típicos de esta etapa del desarrollo. Para esto es necesario que como adultos propiciemos y apuntalemos las preguntas que develan los secretos u ocultamientos.

El proceso de planear un secreto, guardarlo y eventualmente revelarlo, puede determinar la vida entera de una familia. Los secretos familiares modelan y cambian relaciones extraordinariamente importantes en nuestra vida. Merecen todo nuestro cuidado y atención para que lleguen a cumplir un papel constructivo en la calidad de vida individual y familiar.

Dicen que el alma pesa 23grs….y el silencio de un secreto?

De la baja autoestima a la depresión



Autoestima significa la capacidad de evaluarse o valorarse a sí mismo. En consecuencia, quien alcance un buen nivel de autoestima significa que se valora adecuadamente. Sin embargo, hay que aclarar lo siguiente: No es autoestima pensar que yo soy alto, rubio y de ojos azules. Esto es un delirio. No es tener la autoestima alta pensar que yo soy lo que no soyLa autoestima consiste en saber que soy lo que verdaderamente soy.

Y digo esto porque en la actualidad es común malinterpretar el concepto de autoestima sustituyéndolo por la hipocresía de decirle a un idiota que es un genio. Y no es así. En verdad, la autoestima alta de un idiota debería expresarse afirmando: “Si, soy un idiota, ¿ y qué ?, ¿ por qué todo el mundo tiene que ser inteligente ? ¿ Por qué algunos no podemos ser idiotas ? Qué, ¿ los idiotas no tenemos derecho a vivir, acaso ? Supongamos que yo soy un idiota, ¿ Y si lo soy ? Es más, en muchos aspectos de mi vida, soy un idiota. ¿ Y cuál es el problema de que sea así ? ¿ Tengo que ser siempre eficiente, eficaz ? ¿ Siempre tengo que tener la respuesta correcta, adecuada, y hacer lo que se deba hacer ? Pues no, en algunos aspectos de mi vida, soy un idiota. Y la verdad es que no me molesta serlo. Esto es tener la autoestima puesta en el lugar; saber que hay aspectos en los que tengo ciertas capacidades y otros en los que no las tengo. Y donde no tengo mis capacidades, ¿ saben qué tengo ? Mis incapacidades, o mejor dicho, mis discapacidades. Las mías y las de todos. Porque, nos guste o no, de alguna forma y en alguna medida todos somos discapacitados.
Todos tenemos un Yo ideal. Me fastidia tomar conciencia del déficit, que es el resultado de restarle al YO IDEAL el YO REAL. Cuanto más voluminoso es el resultado de esa comparación, más conflictiva es la conciencia del déficit. Sea como fuere, esa conciencia empuja en mí una desición: La decisión de cambiar.
Para sostener esta decisión cuento con mi AUTOEXIGENCIA, que me recordará todo el tiempo que “lo que cuesta vale”. Y entonces me esfuerzo por cambiar; por ser como se debe. Tarde o temprano me doy cuenta que por mucho que me esmere no consigo ser “mi ideal”. Tomo conciencia de que no puedo ser “como debería”. Y entonces me frustro. Me siento un fracasado. De aquí en adelante el resultado es previsible: La autoexigencia, sumada al esfuerzo en vano más la continua frustración del fracaso, terminan por agotar mi deseo, mi energía, y mi voluntad de hacer. Esta situación en psiquiatría se conoce como DEPRESION. Y uno de los síntomas de estas depresiones es la brutalcaída de la autoestima. Como es esperable, la caída de la autoestima termina deteriorando la imagen que tengo de mi mismo con lo cual, aumenta aún más la distancia que hay entre el YO IDEAL y el YO REAL, lo cual produce más conciencia de déficit,más autoexigencia, más esfuerzo, etc, etc. Esto es un círculo vicioso, un callejón sin salida, un mecanismo neurótico por excelencia.
Mucho cuidado.

Autor:
Jorge Bucay

Madurez emocional



En la madurez, el ser humano alcanza su momento de máximo desarrollo intelectual y emocional.
La vida es un proceso de maduración constante.
De niños somos unos seres plenamente dependientes de nuestros padres, pero conforme vamos creciendo vamos siendo cada vez más independientes en todos los sentidos.
Este proceso de independencia está íntimamente unido a nuestra madurez.
Como todos sabemos llegar a ser una adulto no depende sólo del paso del tiempo. No es una cuestión de edad, puesto que todos conocemos personas con edad adulta pero que siguen siendo niños en la mayoría de sus comportamientos, y en el caso contrario también conocemos niños que han madurado prematuramente, por las circunstancias que les han tocado vivir, y que siguen comportamientos de adulto.
Muy en el fondo todos somos un poco niños a la espera de la protección de los demás y nos cuesta sobremanera pararnos sobre nuestros propios pies y caminar sin muletas ocasionales.
Hacerse cargo de uno mismo, esa gran aventura que empieza en la adolescencia y termina con la muerte, es una cuestión que cuesta aceptar hasta que nos damos cuenta que siempre estamos solos en los momentos cruciales de nuestras existencias.
La inmadurez emocional está relacionada con lazos afectivos arcaicos difíciles de romper, dependencias, miedos, debilidad del yo que prefiere vivir como una prolongación de otro.
En definitiva ser maduro emocionalmente es totalmente compatible con disfrutar de la vida en su totalidad, afrontar nuevos retos, aprovechar cada oportunidad de conocer gente nueva y vivir sensaciones que hasta ahora no habíamos sentido. Y si nos paramos a pensar… ¿no era esto lo que hacíamos cuando eramos niños y supuestamente “no éramos tan maduros“?
Fuente: Psicología 2000 – PNL – www.pensamientoemocional.com (Edición)

Espero de Mario Benedetti


Te espero cuando la noche se haga día, 
suspiros de esperanzas ya perdidas. 
No creo que vengas, lo sé, 
sé que no vendrás. 
Sé que la distancia te hiere, 
sé que las noches son más frías, 
Sé que ya no estás. 
Creo saber todo de ti. 
Sé que el día de pronto se te hace noche: 
sé que sueñas con mi amor, pero no lo dices, 
sé que soy un idiota al esperarte, 
Pues sé que no vendrás. 
Te espero cuando miremos al cielo de noche: 
tu allá, yo aquí, añorando aquellos días 
en los que un beso marcó la despedida, 
Quizás por el resto de nuestras vidas. 
Es triste hablar así. 
Cuando el día se me hace de noche, 
Y la Luna oculta ese sol tan radiante. 
Me siento sólo, lo sé, 
nunca supe de nada tanto en mi vida, 
solo sé que me encuentro muy sólo, 
y que no estoy allí. 
Mis disculpas por sentir así, 
nunca mi intención ha sido ofenderte. 
Nunca soñé con quererte, 
ni con sentirme así. 
Mi aire se acaba como agua en el desierto. 
Mi vida se acorta pues no te llevo dentro. 
Mi esperanza de vivir eres tu, 
y no estoy allí. 
¿Por qué no estoy allí?, te preguntarás, 
¿Por qué no he tomado ese bus que me llevaría a ti? 
Porque el mundo que llevo aquí no me permite estar allí. 
Porque todas las noches me torturo pensando en ti. 
¿Por qué no solo me olvido de ti? 
¿Por qué no vivo solo así? 
¿Por qué no solo....


Olvidar



El escritor alemán Johann W. Goethe decía que: “Donde se pierde el interés, también se pierde la memoria”. Darle vueltas a un asunto puede plasmarlo más fijamente en la memoria y hará más difícil el tratar de olvidarlo.
Es imposible cambiar el pasado y el futuro es siempre incierto, lo único que tenemos es el presente y es elección personal de cada uno elegir qué rumbo quiere seguir. El optar por una vida llena de resentimientos de ninguna manera conduce a la felicidad.
Aunque parece imposible, cualquier persona tiene la facultad de perdonar, el secreto está en tener la voluntad de querer hacerlo.
El hombre que no sabe perdonar tiene atado su destino a los demás. En cambio la persona que sabe hacerlo tendrá un mejor control de sí mismo, le dará sentido a su existencia y en consecuencia contará con una vida más plena y feliz.
Fuente: Emilia Nahas – Vida positiva

Piérdete conmigo... de Fran Nicolle Leon Riveros


Interrumpe la procesión del silencio
acurrúcame el cuello...
¡bésame!
y no te vuelvas a ir...

No me dejes así
no sin contestar:

¿Qué rumor de violines dejo tu nombre?
¿Qué grito de mar, en mis ojos, se ahoga?
¿Qué sinfonía de besos, no besados, en el alma has dejado?
¿Qué viento me susurra tu nombre en mi silencio?
¿Qué nota musical del silencio eres?
¿Qué es venus sin ti?
¿Qué viaje emprendieron las hojas de mi otoño?
¿Qué lluvia inolvidable me tatuates?
¿Qué hago en esta lejanía que tiene tu nombre?
¿Qué lenguaje grabaste en mi cuerpo
que ya no puede hablar sin ti?                      

                         Vuelan en mil pedazos         
                   todos los versos de mi alma   
           desde tu ausencia...

Ausencia de ojos
Ausencia de alma
Ausencia de vida
Ausencia...

No te vayas.
Quédate cerquita de mí
hasta que salga el sol...
 Piérdete conmigo en este amor.

Fran Joan Violet


DIOS SABE LO QUE HACE... aportación de Yadira Nerehida Zúñiga Mendoza


Se cuenta que en Inglaterra, había una pareja a la que le gustaba visitar las pequeñas tiendas del centro de Londres. Una de sus favoritas era la de antigüedades y en una de sus visitas encontraron una hermosa tacita.


-¿Me permite ver esa taza?, preguntó la Señora, ¡nunca he visto nada tan fino!
En cuanto tuvo en sus manos la taza, ésta comenzó a hablarle: Yo no siempre he sido esta taza que estás sosteniendo. Hace mucho tiempo yo era sólo un montón de barro sin forma. Mi creador me tomó entre sus manos y me amoldó cariñosamente. Llegó un momento en que me desesperé y le grité: Por favor, déjame en paz. Pero sólo me sonrió y me dijo: Aguanta un poco más, todavía no he terminado. Después me puso en un horno. Yo nunca había sentido tanto calor. Me pregunté por qué mi creador quería quemarme, así que toqué la puerta del horno y a través de la ventana del horno pude leer los labios de mi creador que me decía: Aguanta un poco más, todavía no he terminado.
Finalmente, mi creador me tomó y me puso en una repisa para que me enfriara. Así está mucho mejor, me dije a mí misma; pero apenas me había enfriado un poco, ya me estaba cepillando y pintando. El olor de la pintura era horrible. Sentía que me ahogaba. Por favor detente gritaba yo, pero mi creador sólo movía la cabeza haciendo un gesto negativo y decía: Aguanta un poco más, todavía no he terminado.

Por último dejó de pintarme, pero otra vez me metió a otro horno. No era un horno como el anterior, sino que era mucho más caliente. Estaba segura que me sofocaría y que acabaría rompiéndome en mil pedazos, le rogué y le imploré que me sacara, grité, lloré, pero mi creador sólo me miraba diciendo: Aguanta un poco más, todavía no he terminado. Después de una hora de haber salido del segundo horno, me dio un espejo y me dijo: Mírate, ésta eres tú.

Yo no podía creerlo, esa no podía ser yo. Lo que veía era realmente hermoso. Mi creador nuevamente me dijo: Yo sé que te dolió todo este proceso, pero si te hubiera dejado como estabas, sólo serías un trozo de barro seco. Sé que te causó mucho dolor, que los gases de la pintura te causaron mucha molestia, pero de no haberte pintado no tendrías color. Y si yo no te hubiera puesto en el segundo horno, no hubieras sobrevivido mucho tiempo, porque tu dureza no habría sido lo suficiente para resistir. Ahora eres un producto terminado, eres exactamente lo que tenía en mi mente cuando te comencé a formar.

“Dios sabe lo que está haciendo con cada uno de nosotros. Él es el artesano y nosotros somos el barro con el cual trabaja. Él nos amolda y nos da forma para que lleguemos a ser una pieza perfecta y podamos cumplir con Su voluntad” ROMANOS 8: 28 - 29



Perder a quien se ama, es como transitar las tinieblas crueles de la soledad... de Shoshan Postales



El olvido es pues una forma de adiós.

Hoy voy hablarte de adioses y despedidas contantes y cotidianas, de todos los seres en la tierra ,hoy voy hablarte de eso vacíos que vienen siempre con todas las partidas: Cada día esta repleto de adioses diferentes, las flores que marchitan,algún pájaro que emigra,acaso los amigos que parten, los besos que ya son pasados y no se reeditaran idénticos.la renuncia a un sueño muy a nuestro pesar y el adiós a los muertos queridos.

Esas ultimas caricias que pretendimos perpetuar inútilmente,los pasos grises y dolientes que nos aleja de las tumbas recientes, las lagrimas que se secan dejando un ardor en la mejilla.Y medito sobre el adiós: ¿son los otros los que se marchan o nosotros que nos quedamos? ¿cual es la medida de la distancia, con los que mueren o con los que dejan de amarnos y simplemente nos olvidan?

El olvido es pues una forma de adiós.
por eso hoy quiero hablarte del adiós. Hoy recurrieron a mi sin que las busque simplemente me golpean el alma ,como esos niños que gol penan la puerta cuando se despiertan muy temprano ,adormitados , y con aspecto desalineado.
No es fácil la historia que debo contarte,acaso porque los conflictos de la vida no son tan sencillos como creemos a veces .
Es bueno entonces que te hable del amor y del adiós .Perder a quien se ama por cualquier circunstancia , es como transitar las tinieblas crueles de una soledad inaudita.

¿Has amado alguna ves, conoces ese bello territorio donde las mariposas fundaron un imperio y la felicidad se derrama como manantiales cantarinos………
Digo yo….¿has sentido dentro de ti la ansiedad por el día de mañana y te embarcaste en un navío de ensueños , para transitar el incierto mar de la esperanza?
Sin embargo digo también , que quien no sufrió un adiós o un olvido o la partida del ser que se a amado, no conoce el amor completamente….
Es mas pienso que no amo totalmente ………
Porque nadie podrá apreciar de verdad una roza , si solo se complace con disfrutar de su color y de su perfume.
Se valora una rosa cuando una de sus espinas nos arranca una gota de sangre.
Debería decirte que aquellos adioses que la mente funda son los mas dolorosos, porque son los mas definitivos, al menos en los que hasta ahora conozco.

En cada tumba hay un adiós , que se repite con voz de mármol , y si bien es cierto que toda muerte implica un adiós también todo adiós lleva en sus grupos una muerte pequeña.
¿Sera por eso que en las despedidas flota la melancolía de los funerales?
Y te he hablado del adiós
A mi me golpea el alma, te aseguro no puedo evitar que una lagrima caprichosa , se me escape , si a ti alguna ves te sucedió algo parecido , y ya lo sabes.
Mira al cielo , contempla las estrellas ,tus seres queridos están observándote y más aun VELAN POR TI

fuente: Toda mujer es Bella.

¿Tienes conversaciones difíciles de manejar? de Ana Varik


Piensa en una conversación que has estado posponiendo. ¿Ya la tienes? Qué bien. Entonces vamos a empezar a desglosarla para ver los inconvenientes que se presentan. Iniciar una buena conversación, es crucial, difícil e importante, sobre todo, en aquellos momentos en los que sabes que debes hablar con alguien, pero no lo haces. Tal vez has tratado pero te fue mal o tienes miedo de que si hablas empeorará la situación. Sin embargo, se crea una sensación de que estas atrapado y que te gustaría liberar esa energía que tienes atascada para mejorar la relación con la otra persona.

Te voy a presentar una breve lista de estrategias para mejorar esta práctica, es una serie de los puntos que debes tener en cuenta cuando entres en acción, y pienses antes de entablar una conversación, y estas sugerencias, te podrán ayudar a mantener enfocada tu energía y que fluya de manera natural.

Hay un tema que es crucial. Tú tienes más poder de lo que piensas.
- El trabajo sobre ti mismo. Como prepararte para una buena conversación.
Antes de comenzar una conversación, hazte las siguientes preguntas:

1- ¿Cuál es tu propósito para iniciar esta conversación? ¿Qué esperar lograr? ¿Cuál sería el resultado ideal para ti?
Mira los propósitos ocultos. Tú puedes pensar que tienes metas honorables, como tratar de enseñar algunas tareas a un empleado o mejorar la relación con tu hijo, pero tu lenguaje es demasiado crítico o condescendiente. ¿Crees que quieres ayudar a mejorar la relación, pero terminas castigando? Algunos efectos son más útiles que otros. Trabajar sobre uno mismo, para entrar en una conversación con una postura de apoyo, se necesita despertar ciertas cualidades dentro de cada persona.

2- ¿Estás haciendo suposiciones sobre las intenciones de la otra persona?
Te puedes sentir intimidado, despreciado, ignorado o marginado, pero ten cuidado con estos supuestos porque no siempre son las verdaderas intenciones de la otra persona. Este impacto no es necesariamente la intención de igualdad.

3- ¿Qué actitudes tuyo están siendo empujadas hacia el exterior? ¿Eres más emocional de lo que la situación lo amerita? Dale un vistazo al “trasfondo” de esa circunstancia. ¿Qué historia personal se ha disparado a la superficie con tus emociones? Todavía puedes tener esa conversación, pero toma consciencia de que algunos estados emocionales tienen que ver, en su mayoría, contigo.

4- ¿Cómo percibes tu actitud cuando se está desarrollando esa conversación? Si crees que la charla va a ser terriblemente difícil, probablemente lo será. Si consideras que pase lo que pase, vas a sacar en limpio algo bueno de ella, sin dudas que será el caso. Trata de ajustar tu actitud para alcanzar el máximo de eficacia de tus emociones.

5- ¿Quién es el adversario? ¿Qué podría estar pasando en esa situación? ¿Eres consciente del problema? Si es así, ¿Cómo crees que la otra persona lo percibe? ¿Cuáles son tus necesidades y tus temores? ¿Qué solución crees que tú sugerirías? Comienza a replantear a tu oponente como un socio.

6- ¿Cuáles son tus miedos? ¿Hay alguna preocupación que sea en común con la otra persona? ¿Podría suceder?

7- ¿Cómo has contribuido para que se produzca ese problema entre ustedes? ¿Cómo ha reaccionado la otra persona?


4 pasos para alcanzar un resultado exitoso.


La mayoría de los trabajos, en cualquier tipo de conflicto dentro de una conversación, debe comenzar dentro de ti. No importa lo bien que comience la conversación, tendrás que sostener esa postura, tu propósito y tu energía emocional, en el mismo estado de cómo se inició. Respira profundo, céntrate, mantiene esa posición, y cuando te desvíes, opta por regresar a ella. Aquí es donde radica tu poder. Al elegir la calma, ayudas a tu oponente o compañero a ser más centrado. Focalizarte no es un paso, sino es concentrarte en cuál es la finalidad de esa conversación.


El primer paso es “La Investigación”
Cultiva una actitud de descubrimiento y de curiosidad. Haz de cuenta como que no sabes nada, pero en realidad no lo estás haciendo, y trata de aprender tanto como te sea posible acerca de tu oponente, pareja, amigo o compañero y cuál es su punto de vista sobre ese tema en conflicto. Imagina que estas entreteniendo a un visitante extraño y averigua como son las cosas en donde él vive. Pregúntale ¿Cómo lo afectan ciertos eventos? ¿Cuáles son sus valores y prioridades?

Observa su lenguaje corporal y la energía que emite. ¿Qué es lo que realmente quieres? ¿Qué es lo que no estás diciendo?

Deja que la otra persona hable hasta que termine. No interrumpas, excepto para asentir lo que está diciendo. Cualquier cosa que oigas, no lo tomes como algo personal. Quizás no se está refiriendo a ti. Trata de aprender tanto como puedas en esta fase de la conversación. Espera tu turno para intervenir. No apresures las situaciones.

El segundo paso es “El Reconocimiento”
El reconocimiento significa que demuestres que has escuchado y comprendido todo lo que la otra persona te quiere expresar. Trata de entenderla y que sienta que los argumentos que te expuso, juegan a favor de él. Adivina cuáles son sus esperanzas y cuida su honor. El no cambiará a menos que vea donde se encuentra parado. En esto no siempre hay garantías, porque también depende de las creencias y sentimientos para que modifique su actitud hacia ti.

Reconoce todos los puntos de la conversación que consideras que estás de acuerdo, incluyendo tu actitud defensiva. Después puedes decidir cómo abordar el tema. Te doy un ejemplo, una vez tuve una discusión con un amigo que me dijo: “me doy cuenta de que estoy a la defensiva contigo, pero creo que es porque estás hablando en un tono fuerte y parecía que estabas enojada. Solo quiero hablar de este tema, no quiero convencerte de que decidas nada ni que tomes alguna dirección”. El reconocimiento ayuda a que la persona vuelva a centrarse en el tema y en las intenciones que tenía al entablarla.
El reconocimiento puede ser difícil, si lo asocias a que estas realizando un acuerdo con la otra persona. Trata de mantener estos temas separados. Puedes decir algo como “esto suena como que es algo importante para ti” o “lo que me estás expresando no quiere decir que voy a tomar la misma decisión que la tuya”.

El tercer paso es “La Promoción”
Cuando sientas que tu oponente o tu compañero ya termino de expresar todo lo que tenía para decir sobre ese tema, es tu turno para dar tu posición. ¿Qué puedes apreciar desde tu punto de vista que has perdido? Esto te ayudará a clarificar cual es la posición que debes tomar. Por ejemplo: “De lo que me has dicho, puedo llegar a la conclusión de que quizás sienta que no soy parte del equipo. Pero si lo soy. Cuando se presenta un problema con un proyecto, estoy pensando en el éxito a largo plazo. Mi crítica no es destructiva, aunque suene como tal. Tal vez podamos hablar acerca de cómo podemos abordar esta cuestión para que veas cual es mi real intención sobre el tema”.

El cuarto paso es “Practicar y practicar"

Ahora estás listo para comenzar a construir soluciones. Puedes tener una lluvia de ideas y la investigación te puede resultar muy útil. Pregúntale a tu oponente o compañero, lo que él está pensando y como podría funcionar sobre el tema en conflicto. Diga lo que diga, encuentra algo que te guste y construye soluciones en base a eso. Si la conversación se transforma en contradictoria, vuelve al paso de la investigación. Pedir a la otra persona que exprese su punto de vista, le crea seguridad y lo anima a participar. Si tú has tenido éxito en centrarte, ajústate a esa actitud y al compromiso de la investigación. Crear soluciones sostenibles te resultará fácil.
Crear buenas conversaciones es todo un arte, y como tal, se necesita practicar continuamente para adquirir esta habilidad.

Algunos consejos adicionales:

- Obtener un resultado exitoso dependerá de dos cosas: una es, cómo es la situación y lo que tú expresar en ella. ¿Cuándo tú entablas una conversación estás centrado, tienes una actitud curiosa o resuelves los problemas? La actitud que tomes, influirá en gran medida, el rumbo que tomará la conversación.

- Trata de reconocer cuál es tu energía emocional y la de tu compañero, y dirígela hacia un propósito útil.

- Conocer tu postura, te permitirá regresar a tu finalidad en los momentos difíciles.
- No tomes los ataques verbales como algo personal. Ayuda a tu oponente a que regrese al tema por el cual se reunieron.
- Practica la conversación con un amigo, antes de que la lleves al plano real.
- Sostén practicas mentales de esa conversación. Ver las distintas posibilidades y visualizándote que puedes manipularla, te ayudará a buscar las soluciones al inconveniente que tienen entre ambos.

¿Cómo se puede comenzar una conversación?

Una de las preguntas más comunes es ¿Cómo se puede iniciar una conversación? Aquí están algunas pautas que se pueden utilizar como iniciadores de una conversación y que te pueden resultar muy útiles.


- Tengo algo que me gustaría discutir contigo y creo que podría ayudar a trabajar juntos de manera más eficaz…

- Me gusta hablar de…… contigo, pero primero me gustaría saber cuál es tu punto de vista sobre….
- Necesito tu ayuda con lo que acaba de suceder. ¿Tienes algunos minutos para hablar?…
- Necesito tu ayuda con algo. ¿Podemos hablar sobre ello? Si la persona dice: “claro, no hay ningún problema”, entonces continúa expresando lo que necesitas.
- Creo que tenemos diferentes percepciones acerca de…….. Me gustaría escuchar cuáles son tus ideas sobre esto.
- Me gusta hablar de……………………. Creo que podemos tener diferentes ideas acerca de cómo…………….
- Me gustaría ver si podemos llegar a un mejor entendimiento acerca de……………. Tengo muchas ganas de escuchar tus sentimientos sobre esto y también compartir cual es mi punto de vista.

Luego escribe cuáles podrían ser las distintas posturas que tomaría la otra persona, y ver que sentimientos te produce cada una de ellas, así podrás entablar una buena conversación. Pero sobre todo, que llegues a un buen entendimiento de cuál es la finalidad de ese evento. Siempre trata de ser objetivo y respetuoso con la otra persona. Recuerda que tener otro punto de vista, no quiere decir que esta errado, sino que ve las cosas desde la otra acera. Focalízate en tu energía y trata de llevar la conversación hacia el camino que tú deseas.


Fuente:
http://www.dondeexitos.com