sábado, 27 de agosto de 2011

Buenas noches amigos! les mando un abrazo de oso!


Enséñame


Enséñame a amar como lo haces tú, con ese cinismo que te permite darte la vuelta y dejar de sentir como si nada hubiera pasado, con esa superficialidad que no te hace detenerte a pensar en el dolor que causas y que te puedes causar, con ese desinterés que ni siquiera te detienes un poco a explicar las cosas, porque no hay nada que decir, porque simplemente amas a antojo, sin comprometer el alma, sin arrimar el corazón.

Enséñame a sonreír como haces tú, que vas prendiendo la noche sin que se necesiten estrellas, sin pensar un solo momento en lo que causas con ese gesto, en cuanto puedes enamorar a quien te ve, en la esperanza que regalas para después quitarla cuando frunces el ceño y todo termina de un solo golpe, sin aviso, sin precaución, simplemente matando de tajo de todo después de que das la vida, y duermes como si nada hubiera pasado.

Enséñame a hacer las maletas para un viaje como haces tú, que primero construyes un hogar y después te mudas sin que medie en ti el más mínimo sentimiento, con ese egoísmo que te caracteriza y que tiene tantas consecuencias en quienes posamos nuestra fe en tu corazón, ese que late como veleta, que un día da y el otro quita, que se sacia y después se va a seguir otro camino a cazar otro gorrión que se entregue.

Enséñame a no pensar, a dar la vuelta a los problemas como haces tú, a no encarar el resultado de los actos, a seguir como si el pasado no existiera y después volver a él con la tranquilidad de que no pasó nada, dar un abrazo y volver a enamorar, para volver a irte, haciendo gala de tu inestabilidad emocional, con ese disfraz de ángel que me hizo caer en tu paraíso que después de un tiempo se convirtió en mi peor infierno.

Enséñame a vivir sin ti, porque te metiste demasiado dentro de mi alma y recorres mi sangre a cada instante, y no puedo, me cuesta trabajo curarme estas heridas que me causado tu presencia, que me duele y me debilita, que un día me hace odiarte pero por tanto amarte, para entregarme a la almohada aún más enamorada, sabiendo que tu sigues tu rumbo, rompiendo corazones, con esa mirada, esa sonrisa y ese cinismo, que tan mal me tienen.

Autora: BR

Que no pierdas...


Que no pierdas la LUZ Y EL BRILLO DE TU MIRADA, aún sabiendo que muchas cosas nublarán tus ojos…
Que no pierdas el EQUILIBRIO, aún sabiendo que innumerables fuerzas querrán doblegarte…
Que no pierdas el OPTIMISMO, aún sabiendo que el futuro que nos espera puede no ser tan alegre..
Que no pierdas la GARRA, aún sabiendo que la derrota puede ser un adversario muy peligroso…
Que no pierdas las ganas de SER GRANDE, aún sabiendo que muchos te envidiarán…
Que no pierdas las ganas de AYUDAR A LOS DEMAS, aún sabiendo que muchos son incapaces de ver, reconocer y retribuir, esta ayuda…
Que no pierdas LA ALEGRÍA DE VIVIR, aún sabiendo que muchas lágrimas brotaran de tus ojos y se escurrirán por tu alma…
Que no pierdas las ganas de DAR ESTE ENORME AMOR que existe en tu corazón, aún sabiendo que muchas veces será rechazado…
Que no pierdas ESTA PRIMAVERA, sólo porque aun no ha salido una flor en tu balcón.
Y por encima de todo…
Que no pierdas la LA ILUSIÓN y JAMAS olvides que podes concretar cosas que aún no te animaste, ni a soñar
¡Sueña en grande!

Autor Desconocido

Trece principios para la vida


1. La verdad
Ser sincero al hablar. No digas nada a menos que sepas fehacientemente que es verdad.
2. Agilidad
Saber aprovechar el tiempo, lo que debe ser hecho hazlo inmediatamente. El tiempo es muy valioso para ser malgastado.
3.La Diligencia
Tomar decisiones conscientemente. Decide que es lo que debes hacer y luego hazlo con entusiasmo. En caso de duda, pide consejo. No permanezcas en estado de confusión.
4. El Respeto
Debes tener mucho cuidado con el sentimiento de otras personas. Todo ser humano es precioso por haber sido creado a la imagen de Dios. Sé amable con todos. Ser amable te ayuda a no discutir con necios, y por tanto, convertirte en necio. Ayuda a quitarte a tus enemigos de encima. Hay que aprender a decir amablemente “Sí” cuando hay que decir “Sí” y “no” cuando hay que decir “No”.
5. La Tranquilidad
Tener serenidad. No dejar que pequeñas cosas nos saquen nuestra tranquilidad. Conserva la calma y la serenidad. Demuestra sosiego en todo lo que hagas.
6. La Serenidad
Acordarse del consejo del rey Salomón, ‘las palabras del sabio son dichas calladamente’. Fomenta ese hábito, te comprenderán y te comprenderás mejor.
7. La Higiene
Es importante mantener la higiene personal, ropas, casa y lugares públicos limpios. Respeta tanto a tu cuerpo, como a tus vestimentas.
8. La Paciencia
Es necesario cultivar la paciencia sea cual sea la situación. Hay un momento para todo en la vida, no pretendas adelantarlo.
9. El Orden
Es importante concentrarse en todo lo que sea hecho, sin distraerse. Guardar cada cosa en su respectivo lugar, evitará perdida de tiempo y de paciencia. Maneja tu tiempo y tus objetos con orden. Planifica y organiza. Así concretara tus proyectos con éxito.
10. La Humildad
Reconocer las propias limitaciones, e ignora los errores del prójimo. Aprender de todos. Cada persona tiene algún conocimiento o virtud que no poseemos. No eres perfecto.
11. La Rectitud
Acordarse del consejo del sabio Hilel, ‘lo que es desagradable a vos no hagas al otro’ Aquel que ama y practica la justicia es justo y su conciencia es limpia. Haz siempre lo que es correcto, especialmente en lo que respecta a tus obligaciones.
12. La Austeridad Moderada
Acordarse de lo enseñó Ben Zoma quien es rico, aquel que está satisfecho con lo que tiene. El dinero es para ser usado, no amado. Es un medio y no un fin en sí mismo. No malgastes el dinero innecesariamente. A otras personas le sería de vital importancia.
13. El Silencio
Juzga el valor de las palabras antes de hablar. Hablar es una de las armas más poderosas. Es la única característica humana. El silencio es expresión de sabiduría. Piensa antes de hablar y no hables a menos que tengas algo importante para decir.

Desconozco a su autor

Creciendo un poco cada día


Imposible atravesar la vida sin que un trabajo salga mal hecho, sin que una amistad cause decepción, sin padecer algún quebranto de salud, sin que nadie de la familia fallezca, sin que un amor nos abandone, sin equivocarse en un negocio.
Ese es el costo de vivir.
Sin embargo, lo importante no es lo que suceda, sino cómo reaccionamos ante ello.
Si te pones a coleccionar heridas eternamente sangrantes, vivirás como un pájaro herido incapaz de volver a volar.
Uno crece, cuando no hay vacío de esperanza, ni debilitamiento de voluntad, ni pérdida de fe.
Uno crece, al aceptar la realidad y al tener el aplomo de vivirla.
Crece, cuando acepta su destino, y tiene voluntad de trabajar para cambiarlo.
Uno crece, asimilando y aprendiendo de lo que deja detrás, construyendo y proyectando, lo que tiene por delante.
Crece, cuando se supera, se valora, y da frutos.
Cuando abre camino dejando huellas, asimilando experiencias…
¡Y siembra raíces!
Uno crece, cuando se impone metas, sin importarle comentarios negativos ni prejuicios.
Cuando da ejemplos, sin importarle burlas, ni desdenes…
Cuando se es fuerte por carácter, sostenido por formación, sensible por temperamento…
¡Y humano por nacimiento!
Cuando enfrenta el invierno, aunque pierda las hojas,
recoge flores, aunque tengan espinas y marca camino, aunque se levante el polvo.
Uno crece, ayudando a sus semejantes, conociéndose a sí mismo y dándole a la vida, más de lo que recibe.
Uno crece, cuando se planta para no retroceder,
cuando se defiende como águila para no dejar de volar.
Cuando se clava como ancla en el mar y se ilumina como estrella.
Entonces… uno crece.

Autor Desconocido

Hoy quiero volver a vivir


Hoy simplemente no quiero pensar en ti, quiero volver a sentir como el aire entra a mis pulmones sin la necesidad de decir tu nombre, sin recordar la belleza de tu sonrisa, ni mucho menos el sonido de tu voz, quiero abrir los brazos al viento y volver a sentir como se cuela en mis ropas y entra en los poros de mi piel, con la sensación de libertad que robaste cuando me alejaste de mi, empujándome al abismo.

Hoy quiero olvidar que fui tuya, que te amé como pocas veces en la vida se ve un amor, y que tu engaño me rompió en mil pedazos, no quiero recordar como enredaste mi alma y mi cuerpo hasta entregarte mi voluntad, mientras tú sonrías por dentro porque conseguías otro trofeo más, porque ibas a exponer al mundo como una mujer se perdió por ti, mientras tú solo usabas su cariño para alimentar tu ego.

Hoy el sol salió por el lado correcto del horizonte y me recordó lo bella que yo también soy, y lo hermosa que mi alma es, y que a pesar de mis errores, de mis caídas, de mis malas decisiones, tengo la oportunidad de volver a ser, y sonreír por el simple hecho de existir, de ser un ser humano lleno de virtudes, perfectamente equipada para que alguien que si sepa valorarme, me enamore aún más de lo que tu hiciste.

Hoy necesito dejarte en mi pasado, como ese amor que prometía ser eterno, y al que di absolutamente todo cuanto pude de mi, necesito perdonarte y perdonarme por haberte dado tanto sin que lo merecieras, por creer tan ciegamente en ti y no haber visto tu verdadera intención, por dejarme llevar por el romance inexistente, por renunciar a todo por ti, y que tú solo jugaras con mis sentimientos, mi futuro y mi vida.

Hoy quiero volver a sentirme viva, que mi piel se erice al roce de otro cuerpo, que mis ojos se cierren involuntariamente ante la bella sensación de un beso nuevo, que mi corazón lata de emoción y mi estómago haga fiesta al verle acercarse a mi, y que tú y tu nombre y esencia ya no estén presentes en mi, obstaculizándome la necesidad de volver a empezar, de levantarme con otro nombre, de ilusionarme con otro rostro, hoy quiero volver a vivir.

Autora: BR

Cuando me ame de verdad... de Charles Chaplin


Cuando me amé de verdad, comprendí que en cualquier circunstancia, yo estaba en el lugar correcto, en la hora correcta, y en el momento exacto. Y, entonces, pude relajarme. Hoy sé que eso tiene nombre… Autoestima.
Cuando me amé de verdad, pude percibir que mi angústia y mi sufrimiento emocional, no es sino una señal de que voy contra mis propias verdades. Hoy sé que eso es… Autenticidad.
Cuando me amé de verdad, dejé de desear que mi vida fuera diferente y comencé a ver que todo lo que acontece, contribuye a mi crecimiento. Hoy sé que eso se llama… Madurez.
Cuando me amé de verdad, comencé a percibir como es ofensivo tratar de forzar alguna situación, o persona, solo para realizar aquello que deseo, aún sabiendo que no es el momento o la persona no está preparada… inclusive yo mismo. Hoy sé que el nombre de eso és… Respeto.
Cuando me amé de verdad, comencé a librarme de todo lo que no fuese saludable… Personas, situaciones, todo y cualquier cosa que me empujara hacia abajo. De início, mi razón llamó esa actitud egoísmo. Hoy sé que se llama… Amor Propio.
Cuando me amé de verdad, dejé de temer tener tiempo libre y desistí de hacer grandes planes, abandoné los mega-proyectos del futuro. Hoy hago lo que encuentro correcto, lo que me gusta, cuando quiero y a mi propio ritmo. Hoy sé, que eso es... Simplicidad.
Cuando me amé de verdad, desistí de querer tener siempre la razón y, con eso, erré mucho menos veces. Hoy sé que eso se llama… Humildad.
Cuando me amé de verdad, desisti de quedar reviviendo el pasado y de preocuparme con el futuro. Ahora, me mantengo en el presente, que es donde la vida acontece. Hoy vivo un día a la vez. Eso se llama… Plenitud.
Cuando me amé de verdad, percibí que mi mente puede atormentarme y decepcionarme. Pero cuando yo la coloco al servicio de mí corazón, ella tiene un gran y valioso aliado. Todo eso es… Saber Vivir!
No debemos tener miedo de confrontarnos… Hasta los planetas chocan… y del caos nacen las estrellas.

A pesar de todo... vuela


Cuando el camino se hace cuesta arriba…
NO LO DEJES
Cuando las cosas andan mal…
NO ABANDONES
Cuando no consigas resultados y se sumen los problemas…
NO TE RINDAS
Cuando quieras sonreír y sólo puedas suspirar…
NO TE CAIGAS
Cuando la suerte, te sea adversa y no encuentres fuerzas para seguir…
NO RENUNCIES
Cuando no encuentres compañeros de lucha…
NO TE APURES
¡Hay manos que sostienen las tuyas!
Cree y siente cada minuto de tu vida, deja que tu alma “vuele libre” por los jardines hermosos, que llega donde nuestra visión no puede alcanzar, pero sí nuestro corazón puede sentir.
¡Tu alma desea estar libre para darte fuerza y estímulo!
INTÉNTALO
Cierra los ojos por algunos minutos y deja tus pensamientos volar por sitios de amor.
No podemos cambiar el mundo, ni quitar todo el dolor de la tierra, ni tener ya, resueltos todos nuestros problemas, pero podemos mirar con amor, cada minuto de nuestra vida..
Si pensamos que todo es pasajero, miremos con Amor lo negativo, que te encamina a la perfección, y luego observaremos con felicidad el cambio del mal en bien, de tristezas en alegrías.
Lo que hoy nos hace sonreír fueron las cosas que nos hicieron llorar ayer.
Nuestras faltas de hoy, también son las alegrías de mañana.

Autor Desconocido.

La luna de Jaime Sabines



La luna se puede tomar a cucharadas
o como una cápsula cada dos horas.
Es buena como hipnótico y sedante
y también alivia
a los que se han intoxicado de filosofía.
Un pedazo de luna en el bolsillo
es mejor amuleto que la pata de conejo:
sirve para encontrar a quien se ama,
para ser rico sin que lo sepa nadie
y para alejar a los médicos y las clínicas.
Se puede dar de postre a los niños
cuando no se han dormido,
y unas gotas de luna en los ojos de los ancianos
ayudan a bien morir.

Pon una hoja tierna de la luna
debajo de tu almohada
y mirarás lo que quieras ver.
Lleva siempre un frasquito del aire de la luna
para cuando te ahogues,
y dale la llave de la luna
a los presos y a los desencantados.
Para los condenados a muerte
y para los condenados a vida
no hay mejor estimulante que la luna
en dosis precisas y controladas.

Compartir


Comparte tu magia con aquellas personas que comparten tus recuerdos.
Abriga sentimientos que calen muy hondo.
Manténte en contacto con aquellos que viven en tu corazón.
Sé una persona comprometida que juega en serio.
El secreto de la vida es sacar el mejor partido posible de lo que acontece.
Hacer de cada día algo nuevo y puro.
Sal en busca del conocimiento y la experiencia.
Permite que tus preguntas y tus respuestas se reconcilien.
Y haz cuanto esté a tu alcance para recordar…
La mejor clase de aprendizaje proviene de una sonrisa con conocimiento.

Alin Austin

Manual para escalar montañas de Paulo Coelho


A) Escoge la montaña que deseas subir: no te dejes llevar por los comentarios de los demás, que dicen “ésa es más bonita”, o “aquélla es más fácil”. Vas a gastar mucha energía y entusiasmo en alcanzar tu objetivo, y por lo tanto eres tú el único responsable y debes estar seguro de lo que estás haciendo.
B) Sabe cómo llegar frente a ella: muchas veces, vemos la montaña de lejos, hermosa, interesante, llena de desafíos. Pero cuando intentamos acercarnos, ¿qué ocurre? Que está rodeada de carreteras, que entre tú y tu meta se interponen bosques, que lo que parece claro en el mapa es difícil en la vida real. Por ello, intenta todos los caminos, todas las sendas, hasta que por fin un día te encuentres frente a la cima que pretendes alcanzar.
C) Aprende de quien ya caminó por allí: por más que te consideres único, siempre habrá alguien que tuvo el mismo sueño antes que tú, y dejó marcas que te pueden facilitar el recorrido; lugares donde colocar la cuerda, picadas, ramas quebradas para facilitar la marcha. La caminata es tuya, la responsabilidad también, pero no olvides que la experiencia ajena ayuda mucho.
D) Los peligros, vistos de cerca, se pueden controlar: cuando empieces a subir la montaña de tus sueños, presta atención a lo que te rodea. Hay despeñaderos, claro. Hay hendiduras casi imperceptibles. Hay piedras tan pulidas por las tormentas que se vuelven resbaladizas como el hielo. Pero si sabes dónde pones el pie, te darás cuenta de los peligros y sabrás evitarlos.
E) El paisaje cambia, así que aprovéchalo: claro que hay que tener un objetivo en mente: llegar a lo alto. Pero a medida que se va subiendo, se pueden ver más cosas, y no cuesta nada detenerse de vez en cuando y disfrutar un poco del panorama alrededor. A cada metro conquistado, puedes ver un poco más lejos; aprovecha eso para descubrir cosas de las que hasta ahora no te habías dado cuenta.
F) Respeta tu cuerpo: sólo consigue subir una montaña aquél que presta a su cuerpo la atención que merece. Tú tienes todo el tiempo que te da la vida, así que, al caminar, no te exijas más de lo que puedas dar. Si vas demasiado deprisa, te cansarás y abandonarás a la mitad. Si lo haces demasiado despacio, caerá la noche y estarás perdido. Aprovecha el paisaje, disfruta del agua fresca de los manantiales y de los frutos que la naturaleza generosamente te ofrece, pero sigue caminando.
G) Respeta tu alma: no te repitas todo el rato “voy a conseguirlo.” Tu alma ya lo sabe. Lo que ella necesita es usar la larga caminata para poder crecer, extenderse por el horizonte, alcanzar el cielo. De nada sirve una obsesión para la búsqueda de un objetivo, y además termina por echar a perder el placer de la escalada. Pero atención: tampoco te repitas “es más difícil de lo que pensaba”, pues eso te hará perder la fuerza interior.
H) Prepárate para caminar un kilómetro más: el recorrido hasta la cima de la montaña es siempre mayor de lo que pensabas. No te engañes, ha de llegar el momento en que aquello que parecía cercano está aún muy lejos. Pero como estás dispuesto a llegar hasta allí, eso no ha de ser un problema.
I) Alégrate cuando llegues a la cumbre: llora, bate palmas, grita a los cuatro vientos que lo has conseguido, deja que el viento allá en lo alto (porque allá en la cima siempre hace viento) purifique tu mente, refresca tus pies sudados y cansados, abre los ojos, limpia el polvo de tu corazón. Piensa que lo que antes era apenas un sueño, una visión lejana, es ahora parte de tu vida. Lo conseguiste.
J) Haz una promesa: aprovecha que has descubierto una fuerza que ni siquiera conocías, y dite a ti mismo que a partir de ahora, y durante el resto de tus días, la vas a utilizar. Y, si es posible, promete también descubrir otra montaña, y parte en una nueva aventura.
K) Cuenta tu historia: sí, cuenta tu historia. Ofrece tu ejemplo. Di a todos que es posible, y así otras personas sentirán el valor para enfrentarse a sus propias montañas.

Fuerza y coraje de Jorge Bucay


Es preciso tener fuerza para ser firme, pero es preciso tener coraje para ser gentil.
Es preciso tener fuerza para defenderse, pero es preciso tener coraje para bajar la guardia.
Es preciso tener fuerza para ganar una guerra, pero es preciso tener coraje para rendirse.
Es preciso tener fuerza para estar en lo cierto, pero es preciso coraje para tener duda.
Es preciso fuerza para mantenerse en forma, pero es preciso coraje para mantenerse en pie.
Es preciso tener fuerza para sentir el dolor de un amigo, pero es preciso coraje para sentir los propios dolores.
Es preciso tener fuerza para esconder los propios males, pero es preciso coraje para demostrarlos.
Es preciso tener fuerza para soportar el abuso, pero es preciso coraje para hacerlo parar.
Es preciso tener fuerza para quedarse solo, pero es preciso tener coraje para pedir apoyo.
Es preciso tener fuerza para amar, pero es preciso tener coraje para ser amado.
Es preciso tener fuerza para sobrevivir, pero es preciso coraje para vivir.

VIVE COMO SI HOY FUERA EL ÚLTIMO DÍA.


Todos los días deberían ser maravillosos, y pueden serlo.
Deberíamos dar cabida a la cosas buenas para que se alojen en nuestros corazones.
Vivamos cada día como si fuese el último, no dejemos pasar un día sin haber hecho algo bueno para ti o para los que te rodean.

Es posible ser feliz, es posible vivir una vida gratificante, en plenitud.

Todas las cosas malas se pueden revertir, si alguna vez has hecho algo malo o piensas que has actuado mal, no pienses que eso necesariamente te perseguirá hasta el último de tus días; no es así, cada día que abrimos nuestros ojos supone una nueva oportunidad para volver a hacer las cosas bien, una nueva oportunidad de recomenzar con nuestras vidas.

Vuelve a hacer planes, no dejes que el hastío y el aburrimiento te tapen el sol, haz de tus días un nuevo renacer, una nueva oportunidad para no cometer los errores del pasado.

Ríe, eso siempre te hará bien, te dará vida, juventud, y contagiarás a los que te rodean de buenas vibraciones. Te querrán y respetarán por tener siempre la palabra justa, la sonrisa cuando un rostro esté triste. Sé feliz para que todo lo que haces sea hecho con mucho amor y cariño.

-Tú diriges tus propios sentimientos,puedes sentirse como quieras-
Si te apetece llorar, no te reprimas, llora lo que haga falta, deja que todos tus sentimientos afloren para que puedas liberarte de todo lo que te aprisiona.

Ayuda a quien pide tu consejo, ofrece unas palabras, unas conversaciones con personas que lo están pasando mal.
No sabes cuánto están deseando encontrar una persona que sólo le diga que "aquí estoy", "cuenta conmigo". Y aunque nada te diga, sentirá tu protección, alguien que sabe comprender por lo que pasan.

Recuerda que los males de amores son los que no dejan avanzar, son lo que más cuesta sacar de nuestros corazones y de nuestra mente. Tu apoyo es muy importante.

Camina por la vida siendo una buena persona, sintiendo la brisa del aire que nos toca cuando caminamos, si vas por la vida con esa actitud tan positiva, extendiendo tus manos a quien lo necesite, serás una persona que siempre será recordada por su gran entrega.

Recuerda que no todos sonríen en este momento, tristemente hay muchas lágrimas derramadas por todos lados, acércate a los que sufren, deja tu huella en este mundo.

-Regala amor-
No te guardes la bondad ni el amor, repártelo, entrégalo, regálalo, pero que no se quede sólo en ti, porque de nada te servirá el día de mañana.
No hay que ser egoístas, deja cosas positivas en tu caminar por esta vida.

-Tú eres luz. -
Con tu ejemplo puedes dar luz al mundo, muéstrales a las personas que te rodean que se puede ir ayudando a la gente sin esperar nada a cambio, que la mejor recompensa la tendrás al final de tu vida.

Vive tu vida a tope, recuerda que todos estamos de paso por esta vida y que cada día es como subir a una gran escalera, cuesta, pero cuando llegues a la cima y mires hacia abajo y veas toda la gente que se benefició de tu bondad, serás la persona más feliz de la tierra.

Busca en tu interior, reencuéntrate, sé una persona que es capaz de renacer cada día, en cada amanecer y en cada momento del día.

Deja que el amor y la bondad inunde tu corazón para que tu interior se ilumine.
Da lo mejor de ti a quienes viven en tu entorno.

Recuerda que lo único más grande que tú, es DIOS, los demás somos todos iguales, pero podemos hacer una diferencia si amamos a nuestros semejantes. Si somos capaces de amar, también seremos capaces de ser amadas.

Viviendo de esta forma y haciendo estas cosas, nuestros días serán maravillosos, por el sólo hecho de haber tenido bondad para con nuestros semejantes nos sentiremos bendecidos.

ANÓNIMO

Si nunca....


Si nunca te arriesgas a perder,
nunca te darás la oportunidad de ganar.
Si nunca afrontas la pena de partir,
nunca conocerás la alegría del regreso.
Si nunca sufres muriéndote en la siembra,
nunca te gozarás renacido en la cosecha.
Si nunca te dueles bajo el peso de tu culpa,
nunca saborearás el alivio del perdón.
Si nunca mueles los granos de tu trigo,
nunca conocerás el sabor del pan.
Si nunca afrontas el miedo de dejar de ser como eres,
nunca descubrirás la alegría de ser como puedes ser.
Si nunca estás dispuesto a dejar todo lo que tienes,
nunca sentirás que lo tienes libremente.
Si nunca estás dispuesto a morir por una causa,
nunca sabrás para qué vives.
Si nunca encaras tu pena, y dejas de reír para llorar,
nunca conocerás la dicha del que deja de llorar para reír.
Si nunca te arriesgas a cruzar el río,
nunca sabrás lo que te aguarda en la otra orilla.

Autor Desconocido

A partir de hoy



Tu vida puede tomar uno de dos rumbos.
La única manera de salir adelante en la vida es no culpar a los demas de lo que te sucede.
Tú eres el arquitecto de tu vida.
Y si la vida no te ha sido muy favorable hasta ahora, el futuro puede cambiar y depende especialmente de ti.
Si has tenido muchos fracasos, estás en una excelente posición para comenzar una nueva vida, pues eres experto en conocer como no deben hacerse las cosas.
Cuando tú sabes que es lo errado, no lo repetirás en el futuro y te acercara cada vez mas al éxito.
A partir de hoy tu vida puede tomar uno de dos rumbos. El éxito o el fracaso. La felicidad o la infelicidad.
Es tu decisión cual camino tomar y tienes igual oportunidad de seguir uno u otro sendero.
Tienes las mismas posibilidades para cualquiera de los dos.
La forma de tomar el sendero del triunfo es… ¡dejar de culpar a los demás!
Asumir tu propia responsabilidad y virar hacia una actitud mental positiva y constructiva.
Elimina los “si no fuera por…”. “Si no fuera por mis padres yo habría hecho…”, “si no fuera por este gobierno, yo estaría…”, “si hubiera tenido dinero…”, “si me consideraran en la oficina…”,
Nada soluciona el culpar a los demás.
Si las cosas te sucedieron, es en gran parte tu responsabilidad.
Asúmela y tu vida cambiará.

Autor Desconocido

Creo en mí


Creo en mis formas, en mis caminos; en esos que duelen o que demoran, pero que rinden frutos.
Creo en el sendero de la verdad, en el sendero difícil.
Creo en mi alma, en esa porción agazapada de mí.
Creo en mis palabras, en mis frases, en mis abrazos y en mis miradas.
Creo en quien soy y por lo tanto, en quien a pesar de las derrotas no tengo intenciones de dejar de ser.
Creo en mi sueño, en el magnífico sueño que seguiré construyendo hasta que no me queden más fuerzas para creer.
Creo en el destino, en mi historia, en mis pasos y en mi experiencia.
Creo en mis ganas de dar y creo en un mundo maravilloso que espera recibir mi gota de ayuda.
Creo en la amistad, en los besos, en la lluvia, en las sonrisas y en los secretos.
Creo en mi esfuerzo por crecer, en mis ganas de crecer.
Creo en la vida, y en la magia con la que toca todas las cosas.
Creo en el destino y en un futuro de recompensa para quienes afrontan el desafío de ser fieles a sí mismos.
Creo en mí; sobre todo creo en mí cuando caigo, cuando no tengo fuerzas, cuando el viento sopla y mis velas ceden, sigo creyendo en aguantar y en volver con todas mis fuerzas para seguir y seguir creyendo, y seguir andando, y seguir viviendo.
Creo en los sentimientos que pueden hacer de cada día un sol distinto y por supuesto:
Creo en el amor y en ese modo indescriptible de estar parado ante la vida, en esa manera intrépida de hacer transcurrir el tiempo, en esa forma tan peligrosa y a la vez tan excitante de tener el corazón abierto.

Autor Desconocido

La música en mi vida de Maytte Sepúlveda


Para mi, la musica es una de las herramientas con más importancia en la vida. He descubierto que ciertas melodías me conectan a recuerdos felices, me relajan e inclusive hay algunas que estimulan mi creatividad, por ejemplo, la que escucho mientras escribo este artículo para ti.

Si te das cuenta, descubrirás que en estos tiempos la música acompaña muchas de las actividades que realizamos diariamente. Imagina un gimnasio, no sería lo mismo ejercitarte sin un fondo musical adecuado; seguir el ritmo hace que realices el esfuerzo de mover tus brazos o tus piernas con más ganas. Pero la música, también es usada para reconectarnos con la presencia de lo sagrado en nuestra vida. A través de ciertas melodías que nos sensibilizan, podemos aislar nuestros pensamientos y conectarnos a sentimientos más puros. Muchos de los rituales de diferentes filosofías o religiones a lo largo del tiempo, involucran la música y el canto para establecer un estado de relajación, apertura y oración.

Algunas personas utilizan la música y sus letras para identificar algún estado emocional. Las pérdidas o las alegrías, hacen que asociemos la música al momento emocional que estamos viviendo... y cuando las volvemos a escuchar nos conectamos al recuerdo, úsala para elevar tu tono emocional y para recuperar y fortalecer tu bienestar.

Es determinante hacer de la música una parte importante en la vida de nuestros hijos, enseñarles de qué manera la música puede ser un instrumento para elevar nuestro estado de ánimo, para conectarnos a los recuerdos positivos y levantar nuestra estima, inclusive podemos enseñarles, como usar la música para aliviar el estrés y la ansiedad.

Existen diferentes terapias que utilizan la música para descargar la tensión, para liberar las emociones y devolverle la armonía al ser humano.

Incorporemos la música a nuestra vida
Escucha música variada. Selecciona tu música preferida, invierte y adquiere algunas piezas musicales, mantenlas siempre a la mano, en casa o en el carro para relajarte, fortalecerte o alegrarte la vida. Cuando escuches alguna canción o melodía que llame tu atención, averigua su nombre y el autor, así irás aumentando tu conocimiento musical.

Acostúmbrate a escuchar música en casa. Procura realizar las actividades cotidianas con un fondo musical. Practica ordenar, limpiar y cocinar con una música alegre que inclusive te den ganas de bailar... verás como se te pasa el tiempo a más velocidad y además ganarás energía y entusiasmo para el resto del día.

Canta con frecuencia. No necesitas ir a un conservatorio para aprender canto. Simplemente vence el temor al ridículo, elévate por encima de algunos de tus prejuicios, déjate llevar por la melodía y atrévete a cantar. Repite alguna estrofa sencilla de la canción de tu preferencia, canta en la ducha, o canta cuando sientas miedo, te sorprenderá descubrir como el cantar en esos momentos, te ayuda a liberar el temor, te fortalece y te anima.

Toma clases de baile. Vamos, tú puedes, no importa si nunca aprendiste cuando fuiste pequeño, estás a tiempo de disfrutar uno de los placeres de la vida, ¡bailar! Es como entrar en armonía con la música y con la vida. Es un ejercicio increíble para mantenerte en forma, para aumentar tu flujo sanguíneo y oxigenarte, además es muy bueno para la postura y la vitalidad.

Ponle música a tu bebé. Conéctate con tu hijo durante el embarazo a través de la música. Elige una cinta con alguna melodía suave, tómate unos minutos para relajarte, y ponle música lo más cerca de tu vientre mientras le hablas con sentimientos de amor y de bienvenida a tu vida. Es increíble observar después de que han nacido, como al escuchar de nuevo la misma melodía, responden inmediatamente a ella, para relajarse y descansar.

Conéctate a lo sagrado. Escuchando una melodía suave de tonos elevados puedes relajarte y percibir la Presencia del Señor Dios en tu interior. También, entonando canciones con letras que hablan acerca de la magia de su presencia, puedes lograr el mismo efecto. Recordemos que muchas civilizaciones han usado la música para acercarse a la presencia de la Divinidad a través de los tiempos.

Llenar tu vida de música, reconfortará tu alma, aquietará tus emociones y clarificará tu mente...

Fuente: 
http://www.maytte.com/

Amate a ti mismo


Nuestra vida realmente funciona cuando aprendemos amarnos incondicionalmente a nosotros mismos. Todo empieza a cambiar y a mejorar: nuestras relaciones, nuestra salud, prosperamos, nos vemos más hermosos, perdemos el peso que teníamos demás, cuando empezamos a aceptarnos, dejamos de criticarnos y empezamos a amarnos tal cual somos.

Pero al hablar de amor hacia nosotros, no quiero decir que seamos vanidosos, al contrario la vanidad es más bien miedo, y por eso necesitamos de lo externo para sentirnos un poquito más seguros. Cuando nos amamos de verdad confiamos en la vida, nos sentimos merecedores de todo lo bueno y la vida responde a nuestros sentimientos.
El amor hacia nosotros mismos es tan esencial que debía haber sido una de las primeras cosas que hayamos aprendido en la vida.

Cuando éramos bebes nos amábamos tal cual éramos, no nos criticábamos de nada, no pensábamos si estábamos gordos, o si éramos lo suficientemente adecuados para algo, nos aceptábamos totalmente.

Pero a la medida que íbamos aprendiendo de la vida, tal cual nuestros padres nos la enseñaban aprendimos falsamente que no éramos adecuados, o lo suficientemente buenos y empezamos a criticarnos. Pero era lógico, si nuestros padres no se amaban, como íbamos nosotros a aprender hacerlo, es entonces cuando aprendimos a no aceptarnos, a reprocharnos, a criticarnos y pensar que no éramos adecuados.

Al amarnos incondicionalmente y de verdad, escalamos en nuestra escala vibracional, nos sentimos bien y atraemos a nuestras vidas experiencias mucho más gratificantes que si no lo hiciéramos.

Al amarnos nos permitimos tener buenas relaciones, prosperar y gozar de buena salud, puesto que la autoestima es la base donde se apoyan las relaciones gratificantes, el éxito profesional, la prosperidad y la salud.

Pero podemos aprender hacerlo ahora mismo, desde donde estamos en este momento: aquí tienen 7 acciones a seguir ahora mismo:
  1. Deja de criticarte, la critica nunca cambia nada, solo acentúa los rasgos negativos que aparentemente no aceptamos.
  2. Acéptate en este momento exactamente tal cual eres, los cambios que quieres realizar en tu vida y en ti solo son posible cuando te aceptas y dejas de poner energía en lo que no te gusta de ti mismo.
  3. Deja de atormentarte con pensamientos negativos, el amor a ti mismo implica tener una mente sana, esperar lo mejor de cada situación, solo así tu vida mejora.
  4. Se amable y paciente contigo mism@. Se delicado y amable contigo mismo. Ten paciencia mientras aprendes nuevas formas de pensar y cambias viejos hábitos de conducta. Trátate como si fueras alguien a quien realmente quieres.
  5. Elógiate. La crítica daña el espíritu y la energía interna. El elogio y la valoración lo construyen. Elógiate todo lo que puedas. Reconoce lo que estás haciendo bien en cada pequeña cosa.
  6. Cuida tu cuerpo. Aprende sobre nutrición. ¿qué clase de alimentos necesita tu cuerpo para tener el máximo de energía y vitalidad? Aprende sobre ejercicio. ¿qué clase de ejercicio puedes disfrutar? Ofrécete tiempo para descansar, aprende a relajarte física y mentalmente. Ama el templo en el que vives. Amate, hazlo ahora.
  7. No esperes a que te vaya mejor en las cosas, te encuentres bien, tengas pareja, bajes de peso, encuentres trabajo.
Empieza ahora y hazlo lo mejor que puedas.
En realidad todo eso vendrá a tu vida cuando empieces a amarte.

Desconozco a su autor

CONTROL EMOCIONAL: Sugerencias para mejorar el cociente emocional


Pregúntese: "Si expreso mi emoción en este momento sin propósito meditado, ¿cuáles son los riesgos?" Y también " Si expreso mi emoción en este momento sin un propósito meditado, ¿cuál es el beneficio?"

Si usted es reservado, practique expresar una emoción positiva, como entusiasmo o apoyo, en una situación en la que normalmente se contendría. Si usted, por lo general, es extrovertido, practique no expresar una declaración negativa hasta después de haber superado la reacción inmediata.

La próxima vez que participe en una reunión, intente comportarse de una manera distinta y relacionada con el control emocional. Si normalmente se contiene, exprésese. Si por lo general dice lo primero que se le ocurre, conténgase.

Pídale a un amigo de confianza que opine sobre su control emocional. Ruéguele que lo observe y le dé una opinión basada en la forma en que usted se conduce en las reuniones, durante el almuerzo o en otras situaciones.

Practique expresar de forma positiva sus emociones. Si se siente feliz o agradecido, hágaselo saber a los demás.

Intente empezar las frases diciendo "Siento..." en lugar de "Pienso..."

Practique técnicas de respiración cuando se sienta estresado.

Ensaye mentalmente cómo mantenerse calmado durante una crisis.

Pregúntese:"¿Esta situación es verdaderamente tan terrible?".

Pregúntese:"¿De qué manera mi pensamiento está distorcionado en este momento?

Rememore algún momento en el que perdió el control de su reacción emocional ¿Cómo le afectó? ¿Cómo afectó a otros?

¿Cómo lo describirían los demás: ¿Como alguien que manifiesta sus emociones o como alguien que no las expresa?

Enumere diez situaciones en las que podría haberse beneficiado expresando emociones positivas a otros.

Dada su personalidad, piense en diferentes maneras en las que podría expersar emociones positivas con autenticidad.

Rememore un momento en que alguien le expresó una emoción en el lugar de trabajo y resultó ser una experiencia positiva. Escriba cómo se sintió.

Rememore un momento en que alguien le expresó una emoción en el lugar de trabajo y resultó ser una experiencia negativa. Escriba cómo se sintió.

Fuente: http://todas-las-emociones.blogspot.com/

Asertividad


No es no
Y hay una sola manera de decirlo.
No.
Sin admiración, ni interrogantes, ni puntos suspensivos.
No se dice de una sola manera.
Es corto, rápido, monocorde, sobrio y escueto. No.
Se dice una sola vez, No.
Con la misma entonación, No.
Como un disco rayado, No....
Un no que no necesita explicaciones y justificaciones.
No es No.
No, tiene la brevedad de un segundo.
Es un no para el otro porque ya fue para uno mismo.
No es No, aquí y muy lejos de aquí.
No, no deja las puertas abiertas ni entrampa con esperanzas,
ni puede dejar de ser No,
aunque el otro y el mundo se pongan patas para arriba.
No, es el último acto de dignidad.
No, es el fin de un libro, sin más capítulos ni segundas partes.
No, no se dice por carta, ni se dice con silencios, ni en voz baja, ni gritando, ni con la cabeza gacha, ni mirando hacia otro lado, ni con símbolos devueltos, ni con pena y menos aún con satisfacción.
No, es no, porque no.
Cuando el no es No, se mira a los ojos y el no se descuelga naturalmente de los labios.
La voz del No no es trémula, ni vacilante, ni agresiva y no deja duda alguna.
Ese No no es una negación del pasado, es una corrección del futuro.
Y sólo quien sabe decir No puede decir Sí.


HUGO FINKELSTEIN
Fuente: http://todas-las-emociones.blogspot.com/

Los 7 principios para darle sentido a tu vida


1. Todos tienen libertad de escoger, incluso si no creen tenerla. Tú eliges cambiar, no espere a que la otra u otras personas lo hagan. ¿Víctima o Protagonista?
2. Establece y asume valores en tu vida. ¿Cuáles son tus valores? ¿Qué es lo que más valoras en tu vida?
3. Descubre que los buenos y los malos momentos, tienen una semilla de significado. ¿Qué significa esta situación?
4. No trabajes contra ti mismo. No te obsesiones tanto, por hacer algo, que puedes cometer errores. ¿Va en contra de mis creencias?
5. Mírese a sí mismo desde la distancia y con sentido del humor. Si no lo hace, al primer fallo se derrumbara. ¿Me acerca a la meta?
6. Piense y busque la parte positiva en todo, siempre la hay. ¿Qué puedo aprender de todo esto?
7. Por último, hay que ir más allá de uno mismo: no se trata sólo de ti, sino de tus familiares o de tus clientes. Viva la vida dando el 1% más cada día. ¿Estoy dando lo mejor de mí?
Trabajar con estos principios mejorará su vida y la de los demás.

Pedro Sifontes

Hoy seré dueño de mis emociones de Og Mandino


Si me siento deprimido, cantaré.
Si me siento triste, reiré.
Si me siento enfermo, redoblaré mi trabajo.
Si siento miedo, me lanzaré adelante.
Si me siento inferior, vestiré ropas nuevas.
Si me siento inseguro, levantaré la voz.
Si siento pobreza, pensaré en la riqueza futura.
Si me siento incompetente, recordaré éxitos del pasado.
Si me siento insignificante, recordaré mis metas.
Hoy seré dueño de mis emociones.
Si se apodera de mí la confianza excesiva, recordaré mis fracasos.
Si me siento inclinado a entregarme con exceso a la buena vida, recordaré hambres pasadas.
Si siento complacencia, recordaré a mis competidores.
Si disfruto de momentos de grandeza, recordaré momentos de vergüenza.
Si me siento todopoderoso, procuraré detener el viento.
Si alcanzo grandes riquezas, recordaré una boca hambrienta.
Si me siento orgulloso en exceso, recordaré un momento de debilidad.
Si pienso que mi habilidad no tiene igual, contemplaré las estrellas.
En definitiva, hoy seré dueño de mis emociones

Resolviendo conflictos


¿Vivir por vivir? o ¿Vivir en paz? Éstas son algunas estrategias de Napoleón Hill, divulgadas en su libro “La magia de pensar en grande”. El empleo apropiado de estas técnicas te ayudará a mejorar la calidad de tus relaciones y, por lo tanto, la calidad de tu vida.

1. Mantente fresco cuando otros estén furiosos y pierdan la cabeza. Tú tienes el control sobre tus emociones, no lo pierdas. No se trata de no demostrar tu molestia, sino de hacerlo mesuradamente, sin después arrepentirte de una acción cometida en un momento de descontrol.
2. Recuerda que cada discusión tiene al menos tres puntos de vista: el tuyo, el del otro y los de terceros, los cuales probablemente están más cerca de la objetividad. Siendo más versátil y viendo las cosas desde la perspectiva de los demás enriquecerás tu propio punto de vista.
3. Espera a calmarte antes de hablar. Ten en cuenta que la relación es más importante que la discusión. Dale más relevancia a las personas que a las opiniones.
4. Trata a toda persona con la cual tengas contacto como si fuera un pariente rico, de quien esperas ser incluido en su testamento. Nunca te arrepientas de tratar muy bien a la gente. Es el mejor negocio en todos los sentidos.
5. Busca el lado positivo y agradable, aun de las situaciones más complicadas y dolorosas. Es una disciplina que te ayudará a pasa más fácilmente los momentos difíciles, y a convertir los problemas en oportunidades.
6. Establece el hábito de hacer preguntas y, sobre todo, de escuchar las respuestas.Pregunta antes de reaccionar. Algunas veces disparamos y después preguntamos. También preguntamos, pero escuchamos para contestar, y no para tratar de entender.
7. No hagas o digas nada que pueda herir o hacerle daño a otra persona. Aférrate al proverbio que dice que todo lo que uno haga, se devolverá. La gente no recuerda tanto lo que tú dices o haces, sino la intención con la que lo haces.
8. Sé consciente de la diferencia entre análisis amigable y crítica destructiva. Observa si el propósito de tus palabras es ayudar, desahogarte o hacer daño.
9. Ten presente que si toleras a los demás, ellos también serán pacientes contigo en los aspectos no muy gratos de tu personalidad.
10. El verdadero líder sabe reconocer sus errores y aceptar responsabilidad. No olvides que un conflicto bien manejado fortalece la relación, y te ayuda a aprender de las diferencias. Pensar positivamente es una disciplina que, ejercitada con constancia, te dará el poder de cambiar tu entorno y por consiguiente, tu vida.

Hoy seré feliz: Madre Teresa de Calcuta


Hoy seré feliz. Expulsaré de mi espíritu todo pensamiento triste. Me sentiré mas alegre que nunca. No me lamentaré de nada.
Hoy agradeceré a Dios la alegría y felicidad que me regala.
Hoy trataré de ajustarme a la vida. Aceptaré el mundo como es y procuraré encajar en el. Si sucede algo que me desagrada, no me mortificaré, ni lamentaré: agradeceré que haya sucedido. Porque así se puso a prueba mi voluntad de ser feliz.
Hoy seré dueño de mis sentimientos, de mis nervios, de mis impulsos. Para triunfar tengo que tener dominio de mi mismo.
Hoy trabajaré alegremente, con entusiasmo y pasión. Haré de mi trabajo una diversión. Comprobaré que soy capaz de trabajar con alegría. Comprobaré mis pequeños triunfos, no pensaré en los fracasos.
Hoy seré amigable. No criticaré a nadie. Si comienzo a criticar una persona, cambiaré la crítica por elogios; toda persona tiene sus defectos y sus virtudes. Olvidaré los defectos y concentraré mi atención en las virtudes. Hoy evitaré discusiones desagradables.
Hoy voy a eliminar dos plagas: la prisa y la indecisión. Hoy viviré con calma, con paciencia, porque la prisa es la enemiga de una vida feliz y triunfante. No permitiré que la prisa me acose ni que la impaciencia me abrume. Hoy tendré confianza en mi mismo.
Hoy haré frente a todos los problemas con decisión y valentía y no dejaré ninguno para mañana.
Hoy no tendré miedo. Actuaré valientemente. El futuro me pertenece. Hoy tendré confianza en que Dios ayuda a los que lucha y trabajan.
Hoy no envidiaré a los que tienen más dinero, más belleza o más salud que yo. Contaré mis bienes y no mis males. Compararé mi vida con otros que sufren más.
Hoy trataré de resolver los problemas de hoy. El futuro se resuelve por sí mismo. El destino pertenece a los que luchan.
Hoy tendré un programa que realizar. Si algo se queda sin hacer, no me desesperaré, lo haré mañana.
Hoy no pensaré en el pasado. No guardaré rencor a nadie. Practicaré la ley del perdón. Asumiré mis responsabilidades y no echaré la culpa a otras personas. Hoy comprobaré que Dios me ama y me premia con su amor.
Hoy haré un bien a alguien. ¿A quién? Buscaré a alguna persona para hacerlo, sin que lo descubra. Seré cortés y generoso. Trataré de pagar un mal con un bien.
Al llegar la noche comprobaré que Dios me premió con un bien. Al llegar la noche comprobaré que Dios me premió con un día de plena felicidad. Y mañana haré otro día como hoy.

Cuando el matrimonio se vuelve una rutina


La rutina son hábitos adquiridos de hacer las cosas sin necesidad de reflexión.
La rutina en el matrimonio es una actitud lamentablemente muy común en muchos matrimonios hoy en día. Es una especie de adormecimiento de la relación conyugal.
La ajetreada vida moderna, el estrés, los compromisos sociales, tantas noticias y tantas cosas que estimulan tu pensamiento, hace que muchas personas caigan en una rutina de vida.
Muchas personas simplemente existen; trabajan, estudian, corren, compran, viajan, pero su vida es una vacía rutina.
La rutina es una manera tediosa y vacía de vivir y tiene mucho que ver con el egoísmo. Cada quien se concentra en sus propias actividades y descuida la actividad más importante de la vida: relacionarse bien con su familia. No toman en cuenta la opinión o el interés del otro en algún tema específico.
La rutina hace que te olvides de los detalles que mantienen viva una relación. Por ejemplo nos olvidamos de prepararle un desayuno especial a nuestro cónyuge de vez en cuando. Nos olvidamos de decirle a nuestro cónyuge cuanto le amamos y cuán importante es para nosotros. Los hombres nos olvidamos de traerle unas flores a la esposa, o alguna muestra de afecto. Las mujeres se olvidan de acariciar a su esposo.
Una de las áreas mas afectadas por la rutina es el área sexual. Cuando la rutina afecta esta área, se lesionan las emociones del matrimonio y la pareja tiende a separarse emocionalmente.
Para vencer la rutina, deben tomarse decisiones radicales que los saquen de ese aburrido medio de vida. Una de nuestras primeras sugerencias es que tomen la decisión de sacar un día a la semana para la pareja. Hagan que para esa noche les cuiden los niños y la pareja haga una cita a cenar, a caminar por un parque, a compartir unas horas en la noche solamente para ellos dos. Debe ser planificada con detalles y sorpresas bonitas. Es una noche con fines románticos.
Los hombres vuelvan a ser románticos con su esposa, tenga detalles con ella, exactamente como cuando la conquistó. Las mujeres pónganse lindas, arréglense para su esposo, prepárenle esa comida que a él le gusta. Ambos, procuren acciones de amor a favor del otro, para incentivar la llama del amor y vencer la rutina.
Vencer la rutina trae muchos beneficios al matrimonio y la familia. Traerá gozo a la relación, estimulará el buen trato, mantiene la llama de la pasión viva, trae mejor salud al cuerpo.
Si tu matrimonio sufre de rutina, habla con tu cónyuge hoy mismo y decidan tomar decisiones de cambio para volver a poner la relación en un plano de gozo y alegría.
Tú matrimonio y tu familia es el tesoro más valioso que Dios te ha dado. CUÍDALO!
Luis y Hannya Fernández

Valora a tu pareja


Yo, Juan Pablo, un día acudí a una clase con Norma, mi novia. No recuerdo mucho del tema de la clase, pero lo que sí recuerdo con frecuencia es la dinámica que se realizó. Nos sentamos todos en círculo, y nos pidieron a Norma y a mí que nos sentáramos juntos. La instructora dijo:
“Supongamos que Juan Pablo y Norma se acaban de casar. Ellos han construido su hogar, establecido sus normas, son felices. Con el tiempo viene el primer hijo. Llamaron a uno de los jóvenes presentes en la reunión y le pidieron que se sentara entre nosotros. “Norma y Juan le dan la bienvenida a su hogar”. Viene entonces el Segundo hijo; pidieron a otro de los jóvenes que se sentara al lado de su hermano, entre nosotros.
La familia va creciendo, Norma y Juan Pablo son muy buenos padres y literalmente dedican su vida a ellos. En la dinámica tuvimos tres o cuatro hijos más. En cada ocasión pidieron a alguno de los jóvenes o jovencitas que se sentaran en medio de nosotros.
El tiempo pasa, continuó la instructora, y llega el día en que los hijos hacen su propia vida. Primero, Julio se Casa y forma su propio hogar. Nuestro primer hijo se levantó y ocupó su nuevo lugar. Dejó una silla vacía entre nosotros y así sucesivamente.
Cuando todos terminaron de irse, la instructora hizo una pausa y dijo: “Ahora miren la distancia que existe entre ustedes”. Efectivamente, había entre nosotros una distancia de 6 ó 7 sillas vacías. ¿Qué pudo haber causado ese hueco enorme?
Juan y Norma han cometido un gran error, han permitido que sus hijos se interpongan entre ellos y ahora que están de nuevo solos, si acaso, tendrán que empezar a conocerse. La instructora nos explicó el error de darlo todo por nuestros hijos…
Explicó que la base del fundamento del hogar no son los hijos, sino la pareja y que ésta debe permanecer unida contra viento y marea. De hecho, el mejor regalo que se puede dar a los hijos es saber que sus padres se aman y que permanecen unidos y así ellos aprenderán a amar en función de cómo se aman sus padres.
Si los padres no salen juntos, no se siguen cortejando, no se hablan con tiernos acentos y no se comunican entre ellos de manera frecuente y especial, es escasa la probabilidad de tener hijos espiritual y emocionalmente estables y, cuando ellos partan de casa, nos encontraremos incomunicados.
No es egoísmo, por el contrario, es un seguro de vida para ellos y para nosotros mismos. Primero la pareja.
Son los hijos los que deberán acomodarse. La vida familiar no tendrá que girar en torno a ellos, sino en torno de los padres. Tengamos el valor de decir: “Primero MI pareja”, o irnos preparando, muy posiblemente, para pasar una vejez solitaria, por no haber aprovechado la oportunidad que tuvimos para construir una vida en pareja.

Sigue estas sencillas reglas y tendrás éxito…
1. SOLTERO O SOLTERA: PRIMERO TUS PADRES.
2. CASADO O CASADA: PRIMERO TU PAREJA, EN SEGUNDO LUGAR: TUS PADRES.
3. CASADO O CASADA CON HIJOS: PRIMERO TU PAREJA, EN SEGUNDO LUGAR: TUS HIJOS, EN TERCER LUGAR: TUS PADRES.
SI CAMBIAS EL ORDEN EN CUALQUIERA DE LOS PUNTOS… PROBABLEMENTE TENDRÁS UNA VEJEZ SOLITARIA.

El respeto es lo más importante en una relación, si se pierde el respeto aunque haya Amor se terminará la relación, no olvidemos conquistar a nuestra pareja día con día.

Autor Desconocido

Cuando


Cuando quieras dejarte caer,
muerto por el cansancio.
Cuando descubras que se van deshojando
de a poco cada una de tus mañanas.
Cuando veas que no puedes parar el tiempo
junto a alguien a quien amas.
Cuando te sientas extranjero
en este mundo donde has nacido.
Cuando veas que todos te miran y pasan,
ignorando tu angustia, tu dolor.
Cuando tu soledad reclame a gritos
a un amigo y veas que no aparezca.
Cuando el invierno llegue hasta tu puerta
y sientas frío, y queriendo escapar
regresas una y otra vez al mismo sitio.
No te turbes, no te inquietes,
no pienses que estás muerto estando vivo;
porque no siempre el que sonríe,
recoge a cada paso una sonrisa;
no siempre es menester que finjas alegría,
muchas veces llorando te encuentras a ti mismo,
pero, por sobre todo, siempre hay un tiempo
y un lugar para ser feliz, y nunca es tarde
para empezar de nuevo, si así lo quieres,
si te convences de que no es tan malo caer.
Lo malo es no haber aprendido a levantarse.

Autor Desconocido

24 cosas para recordar siempre..


... Y UNA SOLA PARA NUNCA OLVIDAR.

1- Tu presencia es un regalo para el mundo.
2- Eres única e irrepetible.
3- Tu vida puede ser como tú quieras que sea.
4- Vive cada día con intensidad.
5- Cuenta tus alegrías, no tus desdichas.
6- Lucharás contra la adversidad que se te presente.
7- Dentro de ti hay infinitas respuestas.
8- Comprende, ten coraje, sé fuerte.
9- No te impongas límites.
10- Hay tantos sueños que esperan ser realizados!
11- Las decisiones son tan importantes para librarlas al azar.
12- Lucha por tu ideal, tu sueño, tu premio.
13- No hay nada tan desgastante como las preocupaciones.
14- Mientras más carguemos con un problema, más pesado se hace.
15- No te tomes las cosas con tanta seriedad.
16- Vive una vida de serenidad, no de lamentos.
17- Recuerda que un poco de amor recorre largos caminos.
18- Recuerda que mucho... es para siempre.
19- Recuerda que la amistad es una sabia inversión.
20- Los tesoros de la vida son personas... unidas.
21- Nunca es tarde.
22- Transforma lo cotidiano en extraordinario.
23- Ten salud, esperanza y felicidad.
24- Pídele un deseo a una estrella.

Y jamás olvides.....ni siquiera por un día...

¡LO ESPECIAL y MARAVILLOS@ QUE ERES!

Desconozco a su autor

¡¡ Hola !!


No sé en qué parte del mundo estarás, ni siquiera sé si me leerás. Pero me ilusiona pensar que alguien abrirá en algún momento su computadora y llegará hasta allí esta carta. La leerá y sabrá que ha sido escrita para: Hombre o mujer, joven o viejo, …¿qué más da?

Escribo estas líneas para una persona que sepa lo que es sentirse sol@.

Necesitar un abrazo o tener miedo. Una persona que alguna mañana haya visto claras sus equivocaciones y sus consecuencias. Alguien que en el deseo de ser de otra manera tropieza siempre en la misma piedra, esa que nos sorprende porque forma parte de lo que realmente somos, aunque aún no lo sospechamos.

Escribo para quien frecuentemente se descubre emocionado, con el corazón girando como un molinillo de deseos pero sin reconocer de dónde proviene tal viento ilusionado.

Alguien así, entenderá que algunos días el mundo queda muy bajito y otros aprisiona con su sombra. Sabrá comprender también los días pesados y plomizos en que nos encontramos varados, sin dirección ni rumbo y necesitamos que alguien a nuestro lado agarre el timón. Se reconocerá en ese esfuerzo de remar, remar, y remar hasta que de nuevo aparezca tierra en el horizonte.

Esta carta es para los que sienten todo eso y mucho más pero no se atreven a dejar oír esos ritmos del alma en zamba.

Veras, amig@, persona aún desconocida, estaba pensando cuan hermoso sería que a todo el mundo, otra persona le hubiera escrito una carta o dedicado una poesía, inspirada en ella, creada por su sola existencia.

Y que todas las gentes hubieran sentido que algún otro ser las recordaba con afecto, y no por lo más hermoso que hubieran mostrado, sino aún habiendo enseñado el monstruo que también albergan.

La razón de esta carta eres tú.

Ya no serás uno de aquellos a los que Elías Canetti se refería cuando decía:

“Nadie es más solitario que aquel que nunca ha recibido una carta”.

Desconozco a su autor

Buenos días amigos! Les mando un abrazo de oso!