jueves, 25 de agosto de 2011

Buenas noches amigos! les mando un abrazo de oso!


El amor

Duele amar a alguien y no ser correspondidos,
pero lo que es más doloroso es amar a alguien
y nunca encontrar el valor para decirle a esa
persona lo que sientes.

Tal vez Dios quiere que nosotros conozcamos a
unas cuantas personas equivocadas antes de
conocer a la persona correcta, para que al fin
cuando la conozcamos, sepamos ser
agradecidos por ese maravilloso regalo.

Una de las cosas más triste de la vida es
cuando conoces a alguien que significa todo
y solo para darte cuenta que al final no era
para ti y lo tienes que dejar ir.

Cuando la puerta de la felicidad se cierra, otra
puerta se abre, pero algunas veces miramos
tanto tiempo a aquella puerta que se cerro,
que no vemos la que se ha abierto frente a
nosotros.

Es cierto que no sabemos lo que tenemos hasta
que lo perdemos, pero también es cierto que no
sabemos lo que nos hemos estado perdiendo
hasta que lo encontramos.

Darle a alguien todo tu amor nunca es un seguro
de que te amaran de regreso, pero no esperes que
te amen de regreso; solo espera que el amor
crezca en el corazón de la otra persona, pero si
no crece sé feliz por que creció en el tuyo.

Hay cosas que te encantaría oír que nunca
escucharas de la persona que te gustaría que te
las dijera, pero no seas tan sorda(o) para no oírlas
de aquella que las dice desde su corazón.

Nunca digas adiós si todavía quieres tratar,
Nunca te des por vencida(o) si sientes que
puedes seguir luchando, Nunca le digas a
una persona que ya no la amas si no puedes
dejarla ir.

El amor llega a aquel que espera, aunque lo
hallan decepcionado, a aquel que aun cree,
aunque haya sido traicionado.
A aquel que todavía necesite amar, aunque antes
haya sido lastimado, y a aquel que tiene el coraje
y la fe para construir la confianza de nuevo.
El principio del amor es dejar que aquellos que
conocemos sean ellos mismos, y no tratarlos de
voltear con nuestra propia imagen, porque
entonces solo amaremos el reflejo de nosotros
mismos en ellos.
No vayas por el exterior, este te puede engañar,
No vayas por las riquezas, por que aun eso se pierde,
Ve por alguien que te haga sonreír, porque toma tan
solo una sonrisa para hacer que un día obscuro brille.

Espero que encuentres a aquella persona que te
haga sonreír.
Hay momentos en los que extrañas a una persona
tanto que quieres sacarlo de tus sueños y abrazarlos
con todas tus fuerzas.
Espero que sueñes con ese alguien especial,
Sueña lo que quieras soñar; Ve a donde quieras ir;
Sé lo que quieras ser; Por que tienes tan solo una
vida y una oportunidad para hacer todo lo que
quieras hacer.

Espero que tengas
Suficiente felicidad para hacerte dulce,
Suficientes pruebas para hacerte fuerte,
Suficiente dolor para mantenerte humana(o),
Suficiente esperanza para ser feliz
y suficiente dinero para comprar regalos.

Las personas más felices no siempre tienen lo
mejor de todo; solo sacan lo mejor de todo lo
que encuentran en su camino.
La felicidad espera por
aquellos que lloran,
aquellos que han sido lastimados,
aquellos que buscan,
aquellos que tratan.
Por que solo ellos pueden apreciar la importancia
de las personas que han tocado sus vidas.

El amor comienza con una sonrisa, crece con un
beso y muere con una lágrima.

La brillantez del futuro siempre será basado en
un pasado olvidado.

No puedes ir feliz por la vida hasta que dejes ir
tus fracasos pasados y los dolores de tu corazón.

Cuando naciste, tu llorabas y todos alrededor
sonreían, vive tu vida de forma que cuando
mueras tu sonrías y todos alrededor lloren.

Desconozco a su autor

Algo Irrecuperable

La vida puede ser vivida, o transformarse en un simulacro.
Puede ser serena, puede ser competitiva.
Puede ser alegre, puede ser triste, pero siempre es irrecuperable.
Rabindranath Tagore, poeta indio, decía:
“Si de noche lloras porque se ha ido el sol,
las lágrimas te impedirán ver las estrellas”.
El ser humano, eternamente insatisfecho, padece cuando no tiene nada
y también padece cuando tiene demasiado.
No quiere conservar sus bienes para disfrutarlos, sino mantenerlos.
Si alguien es demasiado amado se siente atosigado.
Si nadie lo ama, se siente desgraciado.
Cuando está con una persona añora otra presencia.
Cuando está en alguna parte, quisiera estar en otra.
Tantas veces el valor lo obtiene lo que se ha perdido.
Tantas veces lo largamente anhelado aburre y desespera.
¿Hasta cuándo?
¿Hasta cuándo dejaremos escapar lo que tenemos
buscando lo que tampoco disfrutaremos?
¿Y hasta cuando seguiremos pensando que es tarde,
que ya no hay oportunidad?
Vivamos el momento,
disfrutemos lo que tenemos y nunca, pero nunca,
olvidemos que el único tiempo que podemos perder
es el que todavía no ha llegado. El resto, es pasado.
¡No sigamos perdiendo el tiempo!
Desconozco a su autor

Mi nombre es felicidad

Soy parte de la vida de aquellos que tienen amigos, porque tener amigos es ser Feliz.
Soy parte de la vida de aquellos que viven rodeados por personas como tú, pues vivir así es ser Feliz.
Soy parte de la vida de aquellos que creen que ayer es pasado, mañana es futuro y hoy es un regalo, por eso es llamado presente.
Formo parte de la vida de aquellos que creen en la fuerza del Amor, que creen que para una historia bonita no hay punto final.
Yo estoy casada ¿sabían?… Estoy casada con El Tiempo.
Ah… ¡mi marido es lindo!
Él es responsable de la solución de casi todos los problemas.
Él reconstruye los corazones, él cura heridas, él vence la Tristeza…
Juntos, El Tiempo y yo tuvimos tres hijos:
La Amistad, La Sabiduría y El Amor.
La Amistad es la hija mayor. Una muchacha linda, sincera, alegre. Ella brilla como el sol.
La Amistad une a las personas, nunca pretende herir, siempre consolar.
La del medio, es La Sabiduría, culta, íntegra, siempre fue la más apegada al padre, El Tiempo. ¡La Sabiduría y El Tiempo andan siempre juntos!
El menor es El Amor. ¡Ah, cuánto trabajo me da! Es terco, a veces sólo quiere vivir en un lugar… Yo vivo diciendo: Amor, fuiste hecho para vivir en dos corazones, no en uno.
El Amor es complejo, pero es lindo, ¡muy lindo! Cuando él comienza a hacer estragos y perjuicios yo llamo a su padre y pronto El Tiempo sale a cerrar todas las heridas que El Amor abrió.
Una persona muy importante me enseñó una cosa:
Todo final siempre es verdadero; si todavía no conoce su verdad, es porque no llegó el final.
Por eso, cree siempre en mi familia. Cree en El Tiempo, en La Amistad, en La Sabiduría y principalmente en El Amor. Y con seguridad un día, yo, La Felicidad, golpearé a tu puerta…
Ten Tiempo para los Sueños… ellos conducen en su carruaje hacia las Estrellas.

Autor: Desconocido

Has observado que…..

Cuando otro actúa de mal manera,
decimos que tiene mal genio;
pero cuando tú lo haces,
son los nervios.
Cuando otro se apega a sus métodos,
es obstinado; pero cuando tú lo haces,
es firmeza.
Cuando a otro no le gusta tu amigo,
tiene prejuicios;
pero cuando a ti no te gusta su amigo,
sencillamente muestras ser
un buen juez de la naturaleza humana.
Cuando otro hace las cosas con calma,
es una tortuga;
pero cuando tú lo haces despacio
es porque te gusta pensar bien las cosas.
Cuando otro gasta mucho,
es un despilfarro;
pero cuando tú lo haces, eres generoso.
Cuando otro encuentra defectos
en las cosas, es maniático;
pero cuando tú lo haces,
es porque sabes discernir.
Cuando otro tiene buenos modales,
es débil; cuando tú lo haces, eres cortés.
Cuando el otro rompe algo, es torpe;
cuando tú lo haces eres enérgico.
¿Por qué te fijas en la paja que tiene
tu hermano en el ojo y no te fijas
en la viga que tienes en el tuyo?
Veamos las virtudes de los demás,
y dejemos de juzgar, que conforme
a nuestro juicio seremos juzgados…
Desconozco el autor

Las lágrimas

Todavía lloramos… ¡y qué bueno que así sea! Las lágrimas, rara vez hacen mal: son siempre una catarsis, una liberación, una forma de decir que nadie es autosuficiente.

En esta confesión de sinceridad humana, se esconde un acto de humildad de quien reconoce que llegó a una encrucijada en su caminar por la vida y, cuando esto hiere demasiado, los ojos dicen lo que la boca no consigue pronunciar.

Hay lágrimas de dolor, de tristeza, de amor, de alegría incontenible; lágrimas silenciosas de paz y ternura, lágrimas de gratitud por un elogio realizado en el instante preciso; lágrimas de esperanza, de inocencia.

Pero también hay lágrimas de vergüenza, de necedad, de chantaje, de desafío, de egoísmo por no haber logrado lo que se quería.

Hay quien llora por cualquier cosa, y hay quien siente vergüenza de llorar, cuando llorar, era lo único decente que se podía hacer.

Es muy probable que existan cosas mucho más bonitas que una persona llorando en paz… pero, después de las siete maravillas del mundo, muy bien se podría proponer la siguiente como la octava: un monumento a la persona que todavía llora por amor, y que además, no siente vergüenza de mostrar que, dentro de ella, habita un sentimiento noble.

De las cosas más bonitas que conozco, una de ellas es la sonrisa de una persona, y la otra…. ¡la lágrima silenciosa de alguien que desea comenzar de nuevo!

Autor desconocido

Puentes


Los puentes son como ciertas personas:
Su importancia se valora cuando ya no están, o cuando están rotos y no se los puede usar…….

Existe una cantidad impresionante de puentes:
Cortos y largos, anchos y estrechos, seguros e inseguros, caros y económicos…..

Todos tienen sin embargo, algo en común:
Sirven para unir dos orillas……

Atravesándolos, uno siente que, de algún modo, lleva un mensaje al otro lado……

También las personas estamos llamadas a ser puentes, para facilitar el encuentro, para superar aflicciones, para estimular el perdón……

Hacer de puente a veces cuesta, pero cuando da resultado, la gratificación es grande……

Quiero ser para ti como un puente sobre el río…

Del lado de acá está tu hoy….. Del lado de allá tú mañana……

Entre los dos lados, el río de la vida, a veces sereno, a veces turbulento, a veces traicionero y a veces profundo y revuelto……

ES NECESARIO ATRAVESARLO……

No soy Dios ni pretendo jugar a ser Dios..
Sólo Él puede llevarte con seguridad al otro lado……
Pero yo quiero ser el puente que haga más fácil la travesía……

Si crees que no es bueno pasar sólo, usa mis hombros…
Si me balanceara, no tengas temor…Dios me ha colocado en tu camino para ayudarte a cruzar el río……

No dudes en utilizarme, y cuando llegues, déjame, si quieres……

Sí, me entiendes bien, déjame donde estoy. Otros han pasado por medio de mí, igual como tu pasaron……

Pero quiero que continúes tu marcha……

Soy tu puente para muchas travesías de la vida, pero aún tengo otro nombre……

Soy un puente llamado…… AMISTAD …….

Desconozco el autor

Reflexión

Aprovecha cada minuto HOY, y cada minuto de cada día, a partir de
hoy. Si hasta ahora sientes que nos has realizado las cosas buenas
que un día soñaste o te propusiste... HOY es un excelente día para
empezar de una vez por todas y ¡definitivamente!. No te sientes a
lamentarte ni quejarte, ni sentirte culpable por lo que no has
hecho, utiliza toda tu energía en hacer lo que tienes y ¡debes
hacer!.
Autora: Nancy Nangel

Nosotros somos el reflejo de nuestras decisiones de Ana Varik

Muchas veces escuchamos la frase “nosotros somos el reflejo de nuestras propias decisiones”, y algunos, no llegan a comprender la profundidad de este concepto. Esto está relacionado con nuestra esencia, conocimientos y habilidades ante lo que nos toca afrontar diariamente. Debe coincidir lo que somos como personas y lo que reflejamos a los demás con las decisiones que tomamos. Somos el espejo de nuestros sentimientos.
A muy corta edad nos inculpan ciertas ideas y principios, que los vamos incorporando sin saber demasiado cuál es su real significado. No lo cuestionamos porque quienes nos enseñan ese camino, son las personas más importantes en nuestras vidas. Quizás en nuestro interior, las frases nos parece que no tienen demasiado sentido, pero no nos importa. Son cuestiones que se vienen arrastrando hace tantos años, que en definitiva, son parte de nuestro folclore diario.
Cuando pasamos la adolescencia, las reglas cambian, nos convertimos en personas mayores, y detrás de esa frase, viene un gran comentario que nos marca para siempre. Nos dicen con un gran tono de voz, “tienes que aprender a tomar tus propias decisiones”, y es en ese preciso momento, cuando tomamos conciencia de que ya no somos más pequeños.
Es el gran salto a la vida adulta. Al principio estamos felices porque ya no nos van a mirar con ojos de niños, pero comienza el gran camino de decidir que queremos ser, que cosas nos gusta y cuales descartaríamos para nosotros. Parece una tarea muy fácil, nuestros padres nos inculcaron determinados principios, que consideramos que están marcados a fuego, pero ¿y si no es así?
Aquí comienza el gran dilema, ¿si tomamos las decisiones equivocadas? ¿Cómo podemos saber si estamos haciendo bien con todo este nuevo proceso? ¿Vamos a tener la confianza y certeza de que todo lo que decidimos nos beneficiará? ¿Y si nos equivocamos que hacemos?
Tomar decisiones parece tan sencillo, hasta que sentimos que metimos la pata. El conflicto emocional es mucho más grande, porque deseamos cumplir con todas las expectativas que tienen las personas que nos quieren y lo que la sociedad establece, para convertirnos en personas perfectas.
La mente, que es nuestra gran herramienta para discernir los hechos, los conceptos, las vivencias y nuestra realidad, entra en un estado de confusión que nos provoca dilatar cuestiones, que sabemos que son fundamentales para nuestro crecimiento, tanto emocional como profesional. Pero que camino tomamos:
- ¿Qué podemos hacer?
-¿Nos quedamos en ese estado de letargo o tomamos cartas en el asunto?
- ¿Será que nuestra mente puede dominarnos a tal punto que no somos dueños de nuestras decisiones?
Cuando se entra en ese estado de confusión, lo mejor es serenarse y pensar concretamente que nos está sucediendo. Somos personas pensantes, por ende, tenemos la capacidad de frenar a tiempo y rectificar nuestras creencias.
Te voy a contar una metáfora para que comprendamos la importancia que tiene tomar las decisiones fundamentadas en lo que sentimos que es mejor para nosotros.
María, era una joven, que vivía en una casa muy alejada del pueblo, sus padres debían trabajar todo el día para poder cubrir todas sus necesidades, y esto implicaba, que María debía pasar muchas horas sola.
Como mecanismo de defensa usaba su imaginación, era su mejor aliado, le permitía escaparse de su realidad de soledad. Cuando miraba por la ventana, veía muchos árboles en su jardín, había uno que era su predilecto, era enorme, con un tronco y ramas muy fuertes. Ella se imaginaba que era una persona que la protegía a la distancia, que nada le iba a pasar si él estaba allí fuera. Por la otra ventana, veía una árbol más pequeño, lleno de flores y representaba una gran amiga a quien podía contarle todos sus sueños, miedos y alegrías. Todas las tardes, se recostaba para compartir con ella todos sus pensamientos.
Cada uno de los árboles que había alrededor de la casa, simbolizaba un amigo o persona a la cual ella podía recurrir en caso de soledad. Pero un día, le sucedió algo que ella no tenía previsto ni en su más remoto sueño. Para su sorpresa, cuando se despertó escucho ruidos muy fuertes y extraños en el piso de abajo, sabía que no eran sus padres porque ellos se iban muy temprano a trabajar. Lo único que le quedaba pensar era, que había entrado un ladrón a su casa.
Lo primero que hizo fue subir al altillo de su casa, se escondió entre las cosas viejas que había guardadas allí, no emitió ningún sonido. Fue muy cuidadosa de que no la descubrieran para no sufrir ningún daño corporal o exponer su vida a algún tipo de situación peligrosa.
Después de un rato, vio por la ventana del altillo que estaba su gran amigo y protector, el árbol más grande del jardín. Estaba allí para invitarla a subir a unas de sus ramas más grandes, era como un gran brazo que la salvaría de ese extraño. Tomo coraje y se deslizo suavemente por ese brazo acogedor. Se quedó allí tantas horas, que había perdido noción del paso del tiempo.
Entro en un estado de ensoñación que le permitió escaparse de esa realidad. Cuando llegaron sus padres, comenzaron a buscarla por todos lados, no se imaginaron que ella estaría en los brazos de aquel árbol.
Finalmente, María bajo de allí cuando vio a sus padres y sintió que estaba a salvo. Fue en ese instante cuando comprendió que nada ni nadie podía saber que era lo mejor para ella, sino ella misma. Debía tomar las decisiones basada en su propio conocimiento, orientada a buscar su propio beneficio.
Por esa razón, debemos cuidar cada paso que damos, y sobre todo, en las decisiones que tomamos. Somos los únicos que podemos saber que es lo mejor para nosotros. Cuidemos nuestros pensamientos para que seamos personas libres de conflictos emocionales.
Si tienes dificultades para discernir qué es lo mejor para ti, podemos concertar sesiones personalizadas de coaching que te permitan tomar las mejores decisiones basadas en tu propia esencia personal.

Fuente: http://www.dondeexitos.com/

El regalo de escuchar

Pero realmente escuchar, sin Interrumpir, bostezar, o criticar, solo escuchar.
El regalo del Cariño, ser generoso con besos, abrazos, palmadas en la espalda y apretones de manos, estas pequeñas acciones demuestran el cariño por tu familia y amigos.
El regalo de la sonrisa, llena tu vida de imágenes con sonrisas, dibujos,
caricaturas y tu regalo dirá: “Me gusta reír contigo”.
El regalo de las notas escritas, esto puede ser un simple “gracias por ayudarme”, un detalle cómo estos puede ser recordado de por vida.
El regalo de un cumplido, un simple y sincero “Te ves genial de rojo”, “has hecho un gran trabajo” o “Fue una estupenda comida” puede hacer especial un día.
El regalo del favor, todos los días procura hacer un favor y pedir las cosas diciendo: “por favor…”.
El regalo de la soledad, hay días que no hay nada mejor que estar sólo… sé
sensible a aquellos días y da este regalo o solicítalo a los demás.
El regalo de la disposición a la gratitud, la forma más fácil de hacer sentir bien a la gente es decirle cosas que nos son difíciles de decir como
“Hola y “Muchas Gracias”.
Anónimo


Qué es fácil... Qué es difícil...


Fácil es ocupar un lugar en la agenda telefónica.
Difícil es ocupar el corazón de alguien...

Fácil es herir a quien nos ama.
Difícil es curar esa herida...

Fácil es dictar reglas.
Difícil es seguirlas...

Fácil es soñar todas las noches.
Difícil es luchar por un sueño...

Fácil es exhibir la victoria.
Difícil es asumir la derrota con dignidad...

Fácil es admirar una luna llena.
Difícil es ver su otra cara...

Fácil es tropezar en una piedra.
Difícil es levantarte...

Fácil es disfrutar la vida todos los días.
Difícil es darle el verdadero valor...

Fácil es orar todas las noches.
Difícil es encontrar a Dios en las cosas pequeñas...

Fácil es prometerle algo a alguien.
Difícil es cumplirle esa promesa...

Fácil es decir que amamos.
Difícil es demostrarlo todos los días...

Fácil es criticar a los demás.
Difícil es mejorar uno mismo...

Fácil es cometer errores.
Difícil es aprender de ellos...

Fácil es llorar por el amor perdido.
Difícil es cuidarlo para no perderlo...

Fácil es pensar en mejorar.
Difícil es dejar de pensarlo y realmente hacerlo...

Desconozco a su autor

Se ama una sola vez…


¿Se ama una sola vez en la vida?
se ama de una única manera,
por entero, profundamente,
en cuerpo y alma,
con pasión desmesurada,
loca racionalidad
y con sabia locura…
Se ama por única vez
unos ojos que miran
y hablan con los nuestros,
esas manos esculpiéndonos
definitivamente,
cóncavo y convexo sin tiempo…
Hay solo un camino construido
por dos seres confiados,
que ponen todo de sí
para llegar juntos,
viviendo al unísono,
al punto final de la vida…
a ese único destino
que los mira pasar,
fundidos uno en el otro…
Pueden presentarse
otras pautas de amor
en caminos secundarios…
puede uno desviarse,
perderse en ellos,
un largo tiempo.
Hasta el momento,
que se siente en cada célula
que se ha amado una sola vez.
Y aún en la ausencia,
la soledad,
uno es y será
ese único destino
del amor que hoy añoramos…
Caia Cantarelli

El amor, esa maravilla de Anthony de Mello

Cuando se te dio el regalo de la vida humana, se olvidaron de darte un manual
de instrucciones. Algunos no lo necesitan.
Pero a otros se les ha dado equivocado.
Estos últimos ven la vida como algo que los angustia, los llena de ansiedad,
de miedos y deseos. Esto es el resultado del manual
que les ha proporcionado su cultura.
No es la naturaleza la causa del sufrimiento, sino el corazón del hombre lleno
de deseos y de miedos que le inculca su programación desde la mente.
La felicidad no puede depender de los acontecimientos.
Es tu reacción ante los acontecimientos lo que te hace sufrir.
Naces en este mundo para renacer, para ir descubriéndote
como un hombre nuevo y libre. La atracción que brota de nosotros no es amor.
Eso que llamamos amor es un gusto por sí mismo, un negocio de toma y daca,
y de condicionamientos: tanto como me ames te amaré.
Es una dependencia, una necesidad de lograr una felicidad
que nos reclama desde dentro
(porque nosotros somos felicidad y hemos nacido para ser felices),
pero nuestra propia inseguridad hace que la reclamemos al exterior
y lo hagamos con exigencias, compulsivamente y con miedo de que se escape.
Lo manifestamos con un deseo de posesión, de controlar al otro, de manipularlo,
de apegarnos a él, por la ilusión de creer que, sin él,
ya no podremos ser felices.
Cuando amas de verdad a una persona,
ese amor despierta el amor a tu alrededor

Algo de tí


Ama a las personas con sus defectos y virtudes,
no te tomes el tiempo para enumerar sus cualidades
y elaborar una intrincada trama para conocer a los demás.
Piensa que la gente ama, ríe, llora, odia, lamenta, entristece,
sangra, espera, habla, escucha, tanto como tú.
Todas las potencialidades están dentro del ser humano,
no afuera.
Las personas suelen amar con la intención de ser amados,
si esto no es posible,
descartan el amor dirigido hacia alguien en particular
y lo buscan en otra persona,
esto conduce a la inestabilidad.
Aprende primero a conocer el amor hacia todo lo que te rodea
y luego aborda al amor del sentimiento,
para que sea el amor del universo
que te sostenga cuando falle el del sentimiento.
El corazón de un amigo es un tesoro ajeno
que está puesto a tu cuidado,
no lo maltrates ni lo desgastes si no quieres perderlo.
Si puedes hacer esto como lo mejor de tus días,
nunca necesitarás probarle a nadie
lo buen amigo/a que puedes ser.
Lo sabrán siempre.
El buen humor y el optimismo
son cualidades que debes cultivar en la vida,
pues de ellas nacieron las esperanzas
que finalmente llevaron a los seres humanos
a superar sus errores.
El buen humor y el optimismo
siempre danzan en el aire en forma expansiva
y contagia a los demás,
en cambio lo opuesto
es signo de demasiada preocupación por uno mismo,
y aquello que solo apunta al “uno mismo” es egoísmo.
No seas tan serio/a en la vida
que termines cerrando un círculo a tu alrededor
asfixiándote de seriedad,
porque el día que busques una sonrisa,
no la encontrarás.
Tú eres un universo tan grande y misterioso
como el que tienes enfrente,
pero trata de conocerte en silencio,
no en el mundanal ruido de las charlas auto alusivas,
pues de ello no sacarás más que confusión,
porque cuando creas haberte definido,
algo vendrá en tu futuro que te hará cambiar
y tendrás que redefinirte nuevamente
en un eterno retorno al mismo punto de partida,
habrás perdido el vuelo de tu espíritu.
Disfruta de tu familia en armonía,
amor y comprensión, la familia es para amarla,
no para negociarse entre sí.
Allí es donde debes presentarte sin armaduras ni falsos ropajes,
pues te conocen tanto como tú a ellos.
Ámalos, simplemente y déjate amar.
Las cosas no son eternas, todo tiene un principio,
un desarrollo y un final,
de ti depende que el principio sea ahora,
que tengas una vida para desarrollar la historia
y finalices cuando hayas hecho todo lo que tenías por hacer.
De lo contrario todo puede suceder en un día, un trabajo,
una historia de amor o una carrera.
Sé buena persona, cultivando tu espíritu y conociendo a Dios,
para que te proteja en los momentos difíciles.
El habla en el silencio de tu alma,
no en las vidrieras de la vida ni con altavoces electrónicos,
pues en lo simple está la maravilla esperándote.
No comercies tu amor,
pero tampoco lo pierdas en quien no quiere recibirlo,
pues es un daño tanto para quien obligas a amarte
como para ti que desperdiciarás un caudal enorme,
salvo que seas conciente de las lecciones
que debas aprender a través del desamor.
Mucha gente espera algo de ti.
Autor: Miguel Ángel Arcel

Enamórate de tí mismo de John Lennon


Nos hicieron creer que “el gran amor” sólo sucede una vez,
generalmente antes de los 30 años.
No nos contaron que el amor es accionado,
ni llega en un momento determinado.
Las personas crecen a través de la gente.
Si estamos en buen compañía es más agradable
Nos hicieron creer que cada uno de nosotros
es la mitad de una naranja y la vida solo tiene sentido
cuando encontramos la otra mitad.
No nos contaron que ya nacemos enteros,
que nadie en la vida merece cargar en las espaldas,
la responsabilidad de completar lo que nos falta.
Nos hicieron creer que el casamiento es obligatorio
y que los deseos fuera de término, deben ser reprimidos.
Nos hicieron creer que los lindos y flacos son más amados.
Nos hicieron creer que solo hay una formula para ser feliz,
la misma para todos y los que escapan de ella
están condenados a la marginalidad.
No nos contaron que estas formulas son equivocadas,
que frustran a las personas, son alienantes
y que podemos intentar otras alternativas…
¡Ah! tampoco nos dijeron que nadie nos iba a decir todo esto…
cada uno lo va a tener que descubrir solo.
Y ahí cuanto estés muy enamorado de tí,
vas a poder ser muy feliz y te vas a enamorar de alguien.
Vivimos en un mundo donde nos escondemos para hacer el amor…
aunque la violencia se practique a plena luz del día.

Doce Reflexiones para la Vida

1) El miedo siempre “ tapa y calla”.
2) El amor abre y habla.
3) Amar al otro es decir lo que se siente sin miedos.
4) El hombre sabio no es el que sabe más sino aquel que disfruta más de la vida (saborear la vida).
5) Crisis es el momento de decisiones
6) “la experiencia no es lo que le pasa a una persona, sino lo que una persona hace con lo que le pasa”.
7) “Abuelos nutritivos = Anciano sabio” / “Abuelos tóxicos = Anciano viejo”
Límites: Poner límites es un arte y el límite constituye a la persona. Dar demasiadas explicaciones es perder fuerza en su aplicación.
9) La culpa endurece el alma
10) Llorar y abrazarse con sus hijos es más importante que darles fortuna o llenarlos con montañas de críticas.
11) El pesimismo es el cáncer del alma. No hay que tenerle miedo a la vida hay que nutrirla con optimismo.
12) Hay padres que repiten siempre lo mismo y los hijos repiten las mismas fallas. Educar no es repetir palabras, es crear ideas.

Autor: Jaime Kusnier
Especialista en Educación
Director de Aletheia internacional

Las pequeñas cosas

Todos tratan de realizar algo grande;
no se dan cuenta de que la vida se compone de pequeñas cosas.
Disfrutando las pequeñas cosas tal vez un día
volvamos la vista atrás y nos demos cuenta
de que eran las grandes cosas.
Ejecuta con esmero tu trabajo, aunque parezca insignificante.
Cualquier cosa que hagas, por muy trivial que la juzgues,
es un paso hacia el progreso.
Un pequeño gesto puede mejorar un ambiente,
subir el ánimo, alentar a alguien.
Un simple apretón de manos, o una palmada en el hombro,
puede hacer renacer la esperanza a alguien
que estaba por flaquear.
Seamos fieles en las pequeñas cosas que realizamos diariamente,
nos lo dice la Madre Teresa de Calcuta,
ya que allí estará nuestra fortaleza:
Seamos puntuales, fieles, leales, usemos palabras bondadosas,
mostrémonos dispuestos hacia los otros;
lo demás “viene por añadidura”.
Las pequeñas cosas, sumadas, constituyen las grandes cosas.
Son las pequeñas cosas las que pueden hacer
agradable nuestra vida y la de los demás.
Mauricio Pilleux

El viaje de Osho

El dolor, el sufrimiento y la miseria has de tomártelos sin seriedad;
porque cuanto más en serio te los tomes,
más difícil te resultará salir de ellos.
Cuanto menos serio seas…
podrás pasar por el sufrimiento,
por la noche oscura, cantando una canción.
Y si uno puede pasar a través de la oscura noche
cantando una canción y bailando,
¿para qué torturarse innecesariamente?
Simplemente, haz de todo este viaje,
desde ahí hasta aquí, una hermosa cuestión de risa.

Camina hacia el sol


La oruga
Aunque el camino sea largo y difícil, no te dejes vencer…
si eres constante, tus sueños pueden convertirse en realidad.
Una pequeña oruga caminaba un día en dirección al sol.
Muy cerca del camino se encontraba un saltamontes.
“¿Hacia donde te diriges?” – le preguntó -.
Sin dejar de caminar, la oruga contestó:
“Tuve un sueño anoche:
soñé que desde la punta de la gran montaña yo miraba todo el valle.
Me gustó lo que vi en mi sueño y he decidido realizarlo”.
Sorprendido, el saltamontes dijo mientras su amigo se alejaba:
“¡Debes estar loco!, ¿Cómo podrás llegar hasta aquel lugar?,
¿tú?, ¿una simple oruga?…
una piedra será una montaña,
un pequeño charco un mar
y cualquier tronco una barrera infranqueable”…
Pero el gusanito ya estaba lejos y no lo escuchó,
su diminuto cuerpo no dejó de moverse.
De pronto se oyó la voz de un escarabajo preguntando
hacia dónde se dirigía con tanto empeño.
La oruga contó una vez más su sueño y el escarabajo
no pudo soportar la risa, soltó la carcajada y dijo:
“Ni yo, con patas tan grandes, intentaría realizar algo tan ambicioso”,
y se quedó en el suelo tumbado de la risa mientras
la oruga continuó su camino,
habiendo avanzado ya unos cuantos centímetros.
Del mismo modo la araña, el topo y la rana le aconsejaron
a nuestro amigo desistir: “¡No lo lograrás jamás!”
le dijeron, pero en su interior había un impulso que lo obligaba a seguir.
Ya agotado, sin fuerzas y a punto de morir, decidió parar a descansar
y construir con su último esfuerzo un lugar donde pernoctar.
“Estaré mejor”, fue lo último que dijo y murió.
Todos los animales del valle fueron a mirar sus restos,
ahí estaba el animal más loco del campo,
había construido como su tumba un monumento a la insensatez,
ahí estaba un duro refugio, digno de uno que murió
por querer realizar un sueño irrealizable.
Esa mañana en la que el sol brillaba de una manera especial,
todos los animales se congregaron en torno a aquello
que se había convertido en una advertencia para los atrevidos.
De pronto quedaron atónitos, aquella concha dura
comenzó a quebrarse y con asombro vieron unos ojos
y unas antenas que no podían ser las de la oruga
que creían muerta, poco a poco, como para darles tiempo
de reponerse del impacto, fueron saliendo las hermosas alas
de mariposa de aquel impresionante ser que tenían en frente,
el que realizaría su sueño, el sueño por el que había vivido,
por el que había muerto y por el que había vuelto a vivir.

Todos se habían equivocado……
Dios nos ha creado para conseguir un ideal, vivamos por él,
intentemos alcanzarlo, pongamos la ida en ello
y si nos damos cuenta que no podemos, quizá necesitemos hacer
un alto en el camino y experimentar un cambio radical
en nuestras vidas y entonces, con nuevos bríos
y con la gracia de Dios, lo lograremos.
“El éxito en la vida no se mide por lo que has logrado,
sino por los obstáculos que has tenido que enfrentar en el camino”.

Desconozco a su autor

Tesón


ste pensamiento de hoy, este que me ha aparecido nada más levantarme, algo cansada tras una noche larga de trabajo y después de dormir pocas horas, va dedicado a tantos como yo que luchan por algo cada día. A todas a aquellas personas que siempre intentan dar un paso hacia delante a pesar de que, algunas veces, la vida les empuja a retroceder dos, pero que sin embargo se mantienen en la lucha.

No pienso decirte que no tienes derecho a sentirte cansado, ni que no sirve de nada que te sientas así. Sería muy iluso por mi parte, ya que esa misma sensación la he tenido tantas veces. Pero hasta cuando me duele el cuerpo y el alma se que lo hace porque estoy viva.

“Erase una vez un pueblo llamado Esperanza, aquel pueblo estaba siendo consumido por la oscuridad, gracias a un hechizo de un malvado mago que al odiar la esperanza lo había condenado a las tinieblas.

El rey de Esperanza al ver que su pueblo estaba a punto de convertirse en un lugar oscuro, donde al sol se le negaba nacer, las cosechas eran pobres, los arboles morían en su apatía, sus súbditos perdían poco a poco su alegría y apenas si querían salir de sus casas por miedo a la negrura. Convocó a los tres hombres más jóvenes y fuertes del pueblo para que fueran hasta donde estaba el malvado mago, lucharan con él, lo derrotaran y destruyeran el maldito hechizo que estaba consumiendo a Esperanza.
Los tres hombres que se presentaron ante el rey, dispuestos a enfrentarse con el hechicero fueron: Un ciego, un científico y un imprudente.
Preparados los tres hombres empezaron su viaje hacia donde estaba el malvado mago pero antes de llegar a donde el llegaron a un lugar que tenía 3 caminos y cada uno debía escoger el que quisiera:

El primer camino se llamaba fracaso y era el camino más corto hacia donde vivía el mago, el segundo tesón y era el más largo , por ultimo estaba el camino realidad y era 3 veces más largo que el camino fracaso y 44 veces más corto que el camino tesón.

El joven imprudente tomo el camino fracaso y emprendió la marcha, el científico tomo el camino realidad e hizo lo mismo, por último el ciego tomo el camino del tesón.

Paso una semana y el joven imprudente que había tomado el camino fracaso llego a donde el malvado mago, quiso enfrentarlo pero después de una semana de combate vio que el mago era muy fuerte y que él no estaba lo suficientemente preparado para enfrentarlo así que desistió de la lucha y cayó derrotado.

Al mes llego el científico que había escogido el camino realidad, empezó a luchar con el mago pero pasado un mes y al ver que la realidad era que el mago era muy fuerte y, en todo un mes, él no había logrado hacerle el menor daño decidió rendirse y cayó derrotado

Pasado un año llego el ciego que había escogido el camino del tesón y reto al mago a combatir, el mago ataco al ciego mostrándole la realidad de su vida, comparando sus poderes, pero como era ciego no pudo ver lo que el mago le mostraba, siguió luchando con las fuerzas y habilidades que había obtenido durante su largo viaje por el camino del tesón. Después de un año de fuerte combate el mago al ver su realidad y que se quedaba sin poderes cayó rendido ante el ciego, reconociendo su fracaso.

El ciego volvió al pueblo llamado esperanza y en sus manos traía la luz que iba a destruir la oscuridad que consumía al pueblo. El rey al ver que el ciego llegaba triunfante le preguntó: ¿cómo has podido vencer a un mago tan poderoso, a pesar de ser ciego?

El ciego le respondió: hay que perseverar siempre por lo que se quiere, porque con el tesón se alcanza lo que no se puede ni con la realidad, y menos aún con el fracaso”

En estos tiempos que corren parece como si el maldito mago también nos hubiera echado el cenizo. Han sido muchos magos lo que lo han hecho, esos que han manipulado y siguen haciéndolo con el único fin de beneficiarse ellos.

Muchos imprudentes se dejan llevar, tal vez por la rabia del momento, por la ira del descontento, pero al final son fuerzas gastadas en vano.

Los científicos y estudiosos de estos menesteres, los políticos con recetas propias, los que sabían y no hicieron nada, nos muestran ahora realidades, unas ciertas, otras inventadas.

Es posible que los ciegos seamos nosotros, desde luego muchos hemos recorrido mucho camino, y sabemos de tesón más que muchos de ellos, que se han fabricado una vida cómoda, mientras para el resto no ha sido fácil.

Sea cual sea la situación que estemos viviendo, tomemos nota. A pesar del cansancio, por encima de tanta desilusión a la que nos han arrastrado, esta nuestro tesón, nuestras ganas de salir adelante, no dejemos que nadie oscurezca nuestras esperanzas.

Un abrazo

Autora: Ana Calandria

Aunque no te des cuenta


Aún recuerdo uno de los primeros dibujos que hice en el colegio, tres redondas y un palo largo en cada redonda, con otro palo que los cruzaba como si fueran los brazos, habíamos pintado a nuestra familia. Tú lo colgaste con dos tiras de celo en la vieja nevera de hielo, sin que yo te viera, al descubrirlo por la mañana hizo que me sintiera orgullosa y, que quisiera pintar más y más dibujos.

Muchas veces te miraba sin que me vieras, como limpiabas los tiestos de flores de la ventana, con que mimo les quitabas las hojas secas, eso hizo que amara las plantas y que con el tiempo aprendiera tanto de ellas.

Cuando me hiciste aquel pastel para mi cumpleaños tan grande, sin que yo me lo esperara, porque yo había invitado a media clase, me aficione a la cocina y descubrí lo hermosas que son las sorpresas.

Y aquellos domingos de primavera que nos íbamos a comer al campo, cuando arrancabas una flor de diente de león y la soplabas, me enseñaste la fuerza de los deseos, de la ilusión, de los sueños.

Cada noche, cuando me arropabas y me dabas un beso mientras yo me hacia la dormida, me hiciste saber todo lo que me querías y lo grande que era para ti mi persona, entendí que lo más importante es amar y que te amen.

Un día te vi llorando, yo aún no sabía de muerte ni de dolor, pero al ver tus lágrimas aprendí que hay muchas cosas que duelen, por las que necesitamos llorar y no importa si nos ven hacerlo.

Tantas veces te veías tan guapa cuando sonreías, que secretamente hice el descubrimiento del poder de una sonrisa y lo utilizo siempre.

Tengo las rodillas llenas de marcas por las numerosas veces que me caí de la bicicleta, pero no me importan porque me desvelaron la magia de tus abrazos, de su consuelo y calor, desde entonces soy adicta a darlos y a recibirlos.

Me has enseñado tantas cosas adrede o sin darte cuenta, que yo he intentado hacer lo mismo con mi hijo, y quiero que sepas que es por ti, que tu nieto sonríe tanto, llora cuando está dolido, te abraza y es cariñoso, cocina mejor que yo, le encantan las flores…

¡En fin! Que te queremos, aunque ahora, a veces, seas tú la que no te des cuenta.

Un abrazo.

Autora: Ana Calandria

Recomenzar


No importa en que momento de la vida te cansaste,
lo que importa es que siempre es posible
y necesario recomenzar.
Recomenzar es darse una nueva oportunidad,
es renovar las esperanzas en la vida
y lo más importante,
creer en ti mismo.

¿Sufriste mucho en este período?
Fue aprendizaje.
¿Lloraste mucho?
Fue limpieza en el alma.
¿Sentiste rencor?
Fue para poder perdonar.
¿Estuviste solitario en algunos momentos?
Es porque cerraste la puerta, incluso para los Ángeles.
¿Creíste que todo se había perdido?
Era simplemente el inicio de tu mejoria.
AHORA es el momento de reiniciar, de pensar en la luz,
de encontrar alegría en lo más sencillo.
¿Qué te parece un viaje?.. ¿Una nueva amistad?…
¿Un peinado nuevo para aumentar tu autoestima?
¿Un curso?
¿o aquel antiguo deseo de aprender a pintar, dibujar,
o dominar un poco más la computadora?
¿Ves cuantos desafíos,
cuantas cosas esperan que tu te decidas a realizarlas?
¿Te sientes solitaria? .
Mira alrededor y encontrarás a mucha gente esperando tu sonrisa
para “acercarse” más a ti.
Recomenzar… Hoy es un excelente dia para comenzar
con un nuevo proyecto de vida.
¿Donde quieres llegar?
Mira alto, sueña alto, anhela lo mejor de lo mejor,
anhela todo lo bueno pues la vida nos trae lo que anhelamos…
…si pensamos pequeño, lo pequeño nos vendrá …
…si pensamos firmemente en lo mejor ,
en lo positivo y luchamos por alcanzarlo,
lo mejor va a venir a nuestra vida.
Es HOY el día de la gran limpieza mental,
tira todo lo que te prende al pasado,
al mundito de cosas tristes:
Tira todo a la basura, principalmente,
vacía tu corazón,
haz que este listo para un nuevo año, para una nueva vida,
para un nuevo amor pues somos apasionados,
somos capaces de amar muchas y muchas veces,
porque somos la propia manifestación del amor.
La vida te llama, te invita a una nueva aventura,
a un nuevo viaje, a un nuevo desafio.
Proponte en este día a ti misma que harás todo lo posible
para alcanzar tus objetivos.

Fuente: Elixires para el alma

Utilidad


Con demasiada frecuencia amamos las cosas y utilizamos a las personas, cuando lo bueno sería utilizar las cosas y amar a las personas. Y ya sería maravilloso si pudiéramos amar a las personas y sus cosas, no como utilidad sino por tener y enaltecer el gran sentimiento que es capaz de cubrirlo todo.

Sentirse utilizado es denigrante y humilla de tal forma tu persona que te hace perder toda tu autoestima.

Por otro lado, en tantas ocasiones no nos importa que nos utilicen, porque creemos que lo hacen porque nos necesitan, y a veces sentirnos necesitados nos hace pensar que nos aman. En este gran error viven muchas personas, que equivocadamente confunden un sentimiento con otro, y cuando descubren su desatino el mal ya eta hecho.

Ser útil es diferente, uno se siente bien cuando se es útil, reconforta poder ayudar, sobre todo cuando es tu decisión hacerlo, tal vez la diferencia este en el uso y el abuso. Y es que cuando algunas personas descubren que estas abierto a dar, saben cómo aprovecharse. Realmente hay auténticos especialistas en estas lides, que llegan a hacer que te cueste decir no, que le dan la vuelta a la tuerca para conseguir lo que ellos quieren sacar para su propio beneficio, independientemente de tu persona.

En muchos ámbitos de la vida, a todos nos han utilizado de un modo u otro, y no creo que haya nadie que pueda decir que nunca ha utilizado a otra persona, aunque sea para que te haga un favor.

Así pues, se puede llegar a la conclusión de que todos en un momento u otro nos valemos del uso. La gran diferencia, como en todo, existe cuando hay un mal uso, un abuso desmesurado y sobre todo cuando a cambio no hay una contrapartida, sino muy al contrario, ya que cuando ya no les eres de utilidad te abandonan.

Hay muchas leyes escritas, que se cumplen o se incumplen, pero también las hay que no están escritas pero que todos damos por sobreentendidas. Posiblemente sean estas últimas las que más lastiman a ser incumplidas.

El presuponer que porque nosotros hagamos algo a favor de alguien, este alguien hará algo en nuestro favor, es solo eso, presuponer. Porque la mayoría ha comprobado que no siempre funciona así, y es por eso que nos sentimos utilizados.

A lo largo y ancho de nuestra vida encontraremos a muchas personas que saben cómo manipular y como utilizar a otras, te estudian hasta conocer tu punto débil para que estés siempre pendientes de sus deseos. No es fácil desligarse, porque somos sensibles, pero hay una forma de hacerlo, teniendo claro que nosotros somos los protagonistas de nuestra vida y los únicos que podemos decidir sobre ella.

En ese momento, cuando ponemos nuestros límites, cuando descubrimos ese chantaje emocional al que nos están sometiendo, y aprendemos a decir no sin miedo, estamos cortando los hilos de quien intenta manejarnos. No somos titeres, y no debemos dejar que nadie nos trate como tales.

Esto lo podemos hacer cuando alcanzamos una madurez mental, cuando aprendemos con el tiempo a dilucidar sobre las cosas. Sin embargo los pequeños, los niños, los ancianos son presas fáciles para los desarmados, para tantos monstruos sueltos sin conciencia, capaces de utilizarlos abusando de su fragilidad.

Todos aquellos que solo saben hacer daño, que no tienen otro afán que el de herir y que se aprovechan de los demás, para mí son frustrados y amargados que intentan contagiar su mal.

Es por esto que cuanto más reflexiono sobre este tema, según voy pensando y escribiendo encuentro más fuerza y me siento menos vulnerable. Ser útil si, pero utilizada no.

Utilizar bien vuestro tiempo, que eso sí que es bueno.

Un abrazo

Autora: Ana Calandria

Luces de vida


En la vida no puedes dar marcha atrás.
No puedes cambiar los días
e ir de la noche a la mañana.
Debes ir siempre hacía adelante,
día tras día, año tras año,
no puedes permanecer parado.
Nadie puede detener el tiempo.
Hay muchas encrucijadas,
por eso fíjate en las luces:
avaricia desmedida,
egoísmo enloquecedor,
celos enfermizos,
son luces rojas
en el semáforo de la vida.
Detente, porque tras ellas
hay solamente caminos tortuosos
y precipicios escondidos.
La amistad, el perdón, la ayuda,
la ternura, son luces verdes,
sigue adelante sin miedo:
sé cariñoso y amable en el trato
diario con personas y cosas.
Deja que el motor de tu corazón
siempre esté en marcha y no te olvides
que existe solamente una llave
segura de contacto:
“EL AMOR”
Desconozco su autor

Vivir no duele


Definitivo, como todo lo que es simple.
Nuestro dolor no viene de las cosas vividas,
sino de las cosas que fueron soñadas y que no se cumplieron.
¿Por qué sufrimos tanto por amor?
Lo correcto sería que la gente no sufra,
apenas agradecer por haber conocido una persona tan linda,
que generó en nosotros un sentimiento intenso
y que nos hizo compañía por un tiempo razonable,
un tiempo feliz.
¿Por qué sufrimos?
Porque automáticamente olvidamos lo que fue disfrutado
y comenzamos a sufrir por nuestras proyecciones irrealizadas,
por todas las ciudades que nos hubiera gustado conocer
al lado de nuestro amor, y no conocimos,
por todos los hijos que nos hubiera gustado tener juntos
y no tuvimos, por todos los espectáculos,
libros y silencios que nos hubiera gustado de haber compartido
y no compartimos.
Por todos los besos cancelados, por la eternidad.
Sufrimos, no porque nuestro trabajo es desgastante
y paga poco, sino por todas las horas libres
que dejamos de tener para ir al cine,
para conversar con un amigo,
para nadar, para enamorar.
Sufrimos, no porque nuestra madre es impaciente con nosotros,
sino por todos los momentos en que podríamos
estar confidenciando con ella, nuestras más profundas angustias
y ella estuviese interesada en comprendernos.
Sufrimos, no porque nuestro equipo perdió,
sino por la euforia perdida.
Sufrimos no porque envejecemos, sino porque el futuro
nos está siendo confiscado,
impidiendo así que mil aventuras nos sucedan,
todas aquellas con las cuales soñamos
y nunca llegamos a experimentar.
¿Cómo aliviar el dolor de lo que no fue vivido?
La respuesta es simple como un verso:
¡Ilusionandonos menos y viviendo más!
Cada día que vivo, me convenzo más de que el desperdicio
de la vida está en el amor que no damos,
en las fuerzas que no usamos,
en la prudencia egoísta que nada arriesga,
y que, esquivándose del sufrimiento,
hace perder también la felicidad.

Carlos Drummond de Andrade

Cosechamos lo que sembramos


¿Por qué vivir pensando en si a los demás les gustará
lo que vamos a hacer; por qué vivir mortificados
si cada una de nuestras acciones
será aprobada por la sociedad?;
mejor entendamos, que cada cosa que hagamos producirá
un efecto en el mundo exterior, en las demás personas,
y que esos efectos me ayudarán o perjudicarán
en mi continuo caminar hacia las metas que me he fijado.
¿Por qué no observar a las personas
y analizar su comportamiento hacia nosotros,
en función de las acciones que nosotros vamos realizando
en nuestra vida; por qué no entender,
que lo que nosotros recibimos de parte de la sociedad
es un resultado de lo que nosotros mismos le hemos dado?
Por qué no entender, de una vez por todas,
que si bien sigo un camino único y soy un ser distinto
a todos los demás, todo lo que yo haga provoca
una reacción en el resto de mis hermanos,
y que si lo que busco es lograr el respeto, la amistad,
la admiración de los demás, cada uno de mis actos
debe estar cuidadosamente vigilado para obtener
precisamente esos resultados.
Si la sociedad me rechaza, seguramente ha sido
porque mis acciones no han estado acordes
a lo que es comúnmente aceptado;
si el trato que recibo de parte de los demás
no es de mi agrado, debemos entenderlo como una respuesta
a lo que nosotros mismos hemos estado haciendo.
¿Deseamos la felicidad?
Esa es la pregunta que debe estar permanentemente presente
en nosotros; entonces, busquémosla a través de nuestras acciones,
cuidemos cada uno de nuestros pasos,
para que la respuesta que obtengamos del mundo sea justamente
la que nosotros esperamos. Vivir plenamente,
disfrutando cada momento de la vida y participando
de esa experiencia a los demás, es iniciarse en el camino
de la permanente felicidad.
Hagamos de nuestra vida un eterno estudio,
analicemos cada acción, cada paso,
y las consecuencias que obtenemos de parte de la sociedad
que nos rodea; vivamos una vida en donde cada hecho
no sea sino una lección dedicada especialmente para nosotros;
permanezcamos receptivos, porque las claves supremas
del comportamiento humano se esconden
en los lugares más increíbles y surgirán a la luz
en el momento menos esperado.
Kwan Yin

La atención


El único refugio de la mente es la atención.
La atención es una cualidad que casi nadie tiene en cuenta.
Vivimos como autómatas que realizan
de manera mecánica sus tareas.
Por eso se nos escapa y perdemos la enseñanza
que nos ofrece la vida cotidiana.
Vivir de manera distraída es el falso refugio
que escogemos cuando huimos de algo,
cuando sentimos inseguridad.
Si nos detenemos a escuchar y a centrarnos
en el momento presente dejaremos de huir
y comprobaremos que nuestras vidas han sido vividas
con miedo, atendiendo a las expectativas
de otras personas, muy posiblemente
del conjunto de la sociedad.
Vivir en el aquí y ahora, estar verdaderamente atentos
a nuestros cuerpos, a nuestros miedos,
a nuestras emociones más bajas
y hacerles frente exige valor.
También requiere práctica. No sirve de nada decir:
“Tengo que prestar atención, tengo que controlar mi mente
y desechar miedos y otros pensamientos
que me impiden centrar mi mente”
Eso no es atención. Cuando se obliga a la mente
a prestar atención se crea una resistencia ficticia
que actúa como un filtro ante otros pensamientos,
pero ese esfuerzo es inútil,
ya que él mismo aleja de la atención.
Necesitamos entrenar nuestras mentes para prestar
una completa atención; pero en el momento
en que lo intentemos descubriremos la dificultad
que entraña esta labor en un mundo en el que se juzga
y valora a las personas por la cantidad de cosas
que somos capaces de hacer simultáneamente.
La atención tiene una importancia capital
en el camino espiritual, pero no se puede ser atentos
mediante el esfuerzo de la concentración.
La atención es un estado en el que la mente está siempre
aprendiendo. No podemos mirar un árbol y decir “es un almendro”
y pasar de largo. En el mismo momento en que nombramos
ya hemos dejado de prestar atención
y perdemos algo muy importante.
Mientras que si observamos algo estando totalmente alertas
y atentos hallaremos que tiene lugar una completa transformación,
y que lo adecuado es vivir en esa atención completa.
La atención es imprescindible para escuchar y aprender.
La disolución del miedo es el principio de la atención.
Podemos aprender a concentrarnos pero no podemos aprender
a estar atentos si antes no nos liberamos del miedo.
Para librarnos del miedo se requiere conocer sus causas;
si el miedo se disipa la atención surge inmediatamente,
de una manera espontánea.
En ese estado de atención notaremos algo que nos parece nuevo,
la percepción del presente se incrementará notablemente,
advertiremos que los colores brillan más
y los sonidos son más nítidos. Entonces,
nuestra consciencia abarcará nuevos horizontes.
Vivir con atención no es sólo un deber que tenemos
con nosotros mismos, sino un derecho que tienen las personas
con las que nos relacionamos.
Si no vivimos atentamente nos perderemos la vida,
simplemente dejaremos pasar los días,
repitiendo lo que hicimos el día anterior.
Necesitamos la atención para vivir de verdad,
para vivir espiritualmente.

José Manuel Molina Ruiz

Casi

Peor que la convicción del “no” es la incertidumbre
del “tal vez”, es la desilusión de un “casi”.
Es el casi el que incomoda, entristece, que mata
trayendo todo lo que podría haber sido y no fue.
Quien casi ganó, todavía juega, quien casi murió está vivo,
quien casi amó, no amo.
Basta pensar en las oportunidades que se escurrieron,
en las chances que se pierden por el miedo.
Me pregunto a veces, qué nos lleva a elegir
una vida tibia?
Si la virtud estuviese en medio término,
el mar no tendría olas, los días serían nublados
y el arco iris en tonos de gris.
La nada no ilumina, no inspira, no aflige ni calma,
apenas amplia el vacío que cada uno trae dentro de sí.
Ni la fe mueve montañas,
ni todas las estrellas están al alcance,
pero preferir la derrota previa a la duda de la victoria,
es desperdiciar la oportunidad de merecer.
Para los errores existe el perdón, para los fracasos,
oportunidad; para los amores imposibles, tiempo.
De nada sirve cercar un corazón vacío
o economizar el alma. Un romance cuyo fin es instantáneo
o sin dolor, no es romance.
No dejes que la melancolía sofoque, que la rutina acomode,
que el miedo te impida intentar.
Desconfía del destino y cree en ti.
Gasta más horas realizando que soñando,
haciendo que planeando,
viviendo que esperando,
porque aunque quien “casi” muere está vivo…
quien “casi” vive,
ya murió.

Fuente: Elixires para el Alma

Buenos días amigos! Les mando un abrazo de oso!