lunes, 22 de agosto de 2011

Buenas noches amigos! les mando un abrazo de oso!


Prométeme

Que serás tan fuerte que nada podrá interrumpir la paz de tu mente.
Que hablarás a todos de amor, felicidad y voluntad
Que harás sentir a tu prójimo lo bueno que hay en el.
Que mirarás siempre el lado luminoso de las cosas, que pensarás sólo lo mejor y esperarás sólo lo mejor.
Que serás tan feliz por el éxito de tu amigo como si fuera tuyo.
Que olvidarás los errores del pasado, y luchar más por las grandes metas del futuro.
Que sonreirás siempre y que tu sonrisa será para todos la esperanza de seguir trabajando por sus sueños.
Que dedicarás tanto tiempo a tus sueños, que no te quedará un minuto para encontrar defectos en los demás.
Que serás suficientemente tolerante, firme y generoso para combatir la pesadumbre, la pasión y el miedo…
Pero lo suficientemente feliz para no permitir la presencia del desaliento.
Fuente: Artenara

Primero Yo....

Hoy me vi por primera vez…
Hoy me detuve en el espejo de mi baño, y vi a una mujer mayor, sin sueños… Con la rutina de toda la vida, y me di cuenta que me levanté 15 minutos más temprano que nunca.
Me había olvidado cuando fugazmente despertaba hace unos pocos años sonriente y me animaba diciendo que ese día sería mejor que el anterior.
Precisamente no recuerdo cuándo cambio esto. Por despertar atrasada, desesperada por el tiempo, por los pendientes, empecé a no ir a los salones de belleza con la misma frecuencia, porque el dinero lo ocupaba para obra buena actividad familiar.
No tengo más de 45 años y me siento de 90; desesperada porque no he realizado muchas cosas, pero esas cosas ya no son SUEÑOS de antes.
Hoy me desperté 15 minutos antes de mi vieja rutina. Recordé que mi marido tuvo una reunión de trabajo; se fue y ni me avisó. Hoy recordé que mi hijo de 12 años no me obedece; el de 18 años dice que soy ridícula porque no soy hombre como él; y mi hija de 15 años sólo me busca cuando necesita algo.
Estoy segura que todos saben que los amo, pero ¿cómo me pueden valorar si yo no me valoro a mí misma? Por eso, a partir de hoy, seré PRIMERO YO, y lo quiero compartir con ustedes.
Levántense 15 minutos antes, mírense en el espejo y díganse a sí mismas a quien ven. ¿Les gusta esa mujer o desean ser otra? Nunca es tarde para cambiar; tarde sería si mueres.
Ese hoy fue hace dos años, y las cosas cambiaron muchísimo; pero no fue fácil. ¡por supuesto que no! Me costó levantarme temprano para cepillarme el cabello bien y arreglarme como para ir a trabajar. Renuncié a mi trabajo de 15 años (aún lo extraño) y empecé a ir al gimnasio.
Los primeros meses fueron un fracaso, pero después baje de peso; cambié mi forma de vestir y, hasta mi esposo asombrado, me invitó un día a cenar para preguntarme si nuestro matrimonio continuaba bien o tenía un amante: le dije sin vacilar:
Sí… Tengo otro amor que me llena completamente… Y ese amor soy yo; y bueno, qué más puedo decir: soy otra porque PRIMERO SOY YO!
Nos pasa que de pronto un día miramos de reojo una vidriera y vemos una imagen reflejada que no es la nuestra.
Un día nos encontramos recordando a aquella mujer y sentimos que la fuimos sepultando lentamente. Presenciamos su lenta agonía… Y no hicimos nada para revivirla.
La pareja, la familia, los hijos… El gato, el perro, el canario… La casa, las compras, el trabajo, el auto, la limpieza, las camas bien tendidas, el orden… Y allí debajo una mujer que grita: ¡Socorro! Que se mueve con amor, con sensibilidad, con vocación, pero que dejó lentamente que todo la supere; y se quedó allí, en ese lugar, viendo pasar la vida de los otros, que se olvidó de sí misma.
Tenemos que revivir a esa mujer y hacer que diga ¡AQUÍ ESTOY! Todos los días.
PRIMERO YO, y no significa que soy egoista… PRIMERO YO y eso es lo único que importa.
Intentemos recuperar a esa mujer bella que nos hacía sentir seguras. Desterremos culpas; y si el desayuno, el almuerzo, La merienda o la cena se demoran un poco porque nos estamos poniendo guapas, pensemos que ese cuidado a nosotros mismas, esa dedicación, ese amor, serán la medicina mágica que hará que nuestra autoestima crezca.
Si nuestra autoestima no está bien, nada está bien en nuestra vida; y por ello, dejemos que otros nos desprecien o nos desvaloricen.
PRIMERO YO… Mi vida es una piedra preciosa. Soy la única que puede hacer que se destaque por su brillo… O dejar que se apague para siempre.
Fuente: Reflexiones Cortas

Había una vez dos amigos…

Hubo una vez dos mejores amigos. Ellos eran inseparables, eran una sola alma. Por alguna razón sus caminos tomaron dos rumbos distintos y se separaron.
Yo nunca volví a saber de mi amigo hasta el día de ayer, después de 10 años, que caminando por la calle me encontré a su madre. La saludé y le pregunté por mi amigo. En ese momento sus ojos se llenaron de lágrimas y me miró a los ojos diciendo: murió ayer…. No supe qué decir, ella me seguía mirando y pregunté cómo había muerto.
Ella me invitó a su casa, al llegar allí me ofreció sentarme en la sala vieja donde pasé gran parte de mi vida, siempre jugábamos ahí mi amigo y yo. Me senté y ella comenzó a contarme la triste historia. Hace 2 años le diagnosticaron una rara enfermedad, y su cura era recibir cada mes una transfusión de sangre durante 3 meses, pero ¿recuerdas que su sangre era muy rara?, sí, lo sé, igual que la tuya….
Estuvimos buscando donadores y al fin encontramos a un señor vagabundo.
Tu amigo, como te acordarás, era muy testarudo, no quiso recibir la sangre del vagabundo. Él decía que de la única persona que recibiría sangre sería de ti, pero no quiso que te buscáramos, él decía todas las noches: no lo busquen, estoy seguro que mañana si vendrá…. Así pasaron los meses, y todas las noches se sentaba en esa misma silla donde estás tú sentado y rezaba para que te acordaras de él y vinieras a la mañana siguiente. Así acabó su vida y en la última noche de su vida, estaba muy mal, y sonriendo me dijo: madre mía, yo sé que pronto mi amigo vendrá, pregúntale por qué tardó tanto y dale esa nota que está en mi cajón.
La señora se levantó, regresó y me entregó la nota que decía:
Amigo mío, sabía que vendrías, tardaste un poco pero no importa, lo importante es que viniste. Ahora te estoy esperando en otro sitio espero que tardes en llegar, pero mientras tanto quiero decirte que todas las noches rezaré por ti y desde el cielo te estaré cuidando mi querido mejor amigo. ¡Ah, por cierto, ¿te acuerdas por qué nos distanciamos? sí, fue porque no te quise prestar mi pelota nueva, jajá, qué tiempos…. éramos insoportables, bueno pues quiero decirte que te la regalo y espero que te guste mucho. Te quiere mucho: tu amigo por siempre.
“No dejes que tu orgullo pueda más que tú corazón…
La amistad es como el mar, se ve el principio pero no el final”

Fuente: Reflexiones Cortas

Confía en tus fuerzas..


Confía en tus fuerzas y recuerda que nada es imposible.
Confía en las cosas que te inspiran.
Confía en las cosas que te dan felicidad.
Confía en los sueños que siempre has anhelado y déjalos hacerse realidad. 
La vida no hace promesas sobre lo que te reserva el futuro.
Debes buscar tus propios ideales y animarte a cumplirlos.
La vida no te ofrece garantías sobre lo que tendrás.
Pero te ofrece tiempo para decidir lo que buscas y arriesgarte a encontrarlo y a revelar algún secreto que encuentre en tu senda.
Si tienes voluntad para hacer buen uso del talento y de los dones que son sólo tuyos; tu vida estará llena de tiempos memorables y de inolvidable alegría.
Nadie comprende el misterio de la vida o su significado.
Pero para aquellos que deciden creer en la verdad de lo que sueñan y en sus fuerzas … 
La vida es un singular regalo y nada es imposible.

Fuente: Oasis

Dejar libre


Dejar libre no significa que deje de ocuparme,
quiere decir que no puedo hacerlo por otro. 

Dejar libre no es desentenderme, 
sino darme cuenta que yo no controlo a otro. 

Dejar libre no es capacitar, 
sino permitir que otro aprenda con las consecuencias naturales. 

Dejar libre es admitir la impotencia que significa, 
que el resultado no esté en mis manos. 

Dejar libre es no tratar de cambiar o culpara otro, 
pues sólo puedo cambiarme a mí mismo. 

Dejar libre es no cuidar de, 
sino preocuparme por. 

Dejar libre es no estar en el medio arreglando todo los resultados, 
sino permitir que los otros influyan en sus propios resultados. 

Dejar libre es no ser protector, 
es permitir que otro enfrente la realidad. 

Dejar libre no es negar, 
sino aceptar. 

Dejar libre es no criticar,
sino tratar de convertirme en lo que sueño que puedo ser. 

Dejar libre es no lamentar el pasado sino crecer y vivir por el futuro. 
Dejar libre es temer menos y amar más.

Fuente: Oasis

La vida...


Es un camino sin tregua, muchas veces lento, otras rápido, otras a saltos. Siempre hay que seguir andando, detenerse en el camino puede ser síntoma de cobardía, de temor; hay que seguir siempre!!!!… La lucha denodada dará a tu espíritu fortaleza, el andar con esfuerzo continuado hará de ti un héroe, camina siempre….

Habrá vueltas en la senda; el camino tendrá sus flores, sus espinas, sus frutos y sus abrojos. Allá lejos hallarás posada de descanso. Si sigues andando, que no sea para mirar atrás, sino para recobrar el aliento que creías perdido. Para recobrar nuevos aires, para dar una palabra de “AMOR” a aquellos que la necesitan: como el cariño, el respeto, el entendimiento, la comprensión. Para realizar un hermoso acto de justicia…

No te detengas para contemplar el recorrido hecho, o para contar cuantos obstáculos venciste. No te detengas para pasar la noche con tus temores y tus dudas. No te detengas tampoco porque desconoces el tramo futuro…. No gastes tiempo y energía en pensamientos inútiles y negativos, sigue andando siempre con la convicción del triunfo; con un canto de AMOR en el ALMA…con una LUZ de ESPERANZA en tus OJOS…y un resplandor refulgente en tus mejillas.

Sigue siempre andando seguro y tranquilo, confiando en que otras vidas bendecirán las huellas de tu paso, porque pasaste por la vida haciendo bien y no pasaste solo; DIOS pasó contigo!!!! EL que abriga en su corazón ideales de amor cristiano nunca anda solo, DIOS va con él…

Sigue andando siempre con “FE Y ESPERANZA” y que la huella de tu paso transforme la árida senda en un valle hermoso por el que fuiste dejando la PAZ al recorrerlo. Sigue andando siempre con una nota OPTIMISTA y CONFIADA DE MILAGRO, pero sigue siempre firme andando, y de PIE ….



Fuente: Oasis

Un brillo en la noche

Quien se aparta de la colmena por el miedo que le produce el aguijón de la abeja, nunca podrá disfrutar de la dulzura de su miel. Quien aleja su mano del rosal por temor a las espinas, jamás podrá agradar a nadie con el obsequio de una bella rosa. Quien se recuesta sobre la grama, acobardado ante el gran reto de la montaña, no sabrá lo que es la plenitud que se goza en la cumbre. Quien no enciende el fuego por temor a quemarse con sus llamas, se morirá temblando de frío nunca podrá alegrarse con los beneficios de su luz. Quien no es capaz de sufrir y sacrificarse por los demás, jamás gozará de la felicidad de amar y ser amado.

Fuente: Oasis

Calidad de Vida


El Instituto Francés de Ansiedad y Estrés, en Paris, tiene veinte reglas de vida que dicen los expertos que si consigue asimilar diez de ellas, con seguridad aprenderá a vivir con calidad interna:

1) Haga una pausa de 10 minutos por cada 2 horas de trabajo, a lo máximo. Repita estas pausas en su vida diaria y piense en usted, analizando sus actitudes.

2) APRENDA a DECIR NO, sin sentirse culpable, o creer que lastima a alguien. Querer agradar a todos es un desgaste enorme.

3) PLANEE su día, pero deje siempre un buen espacio para cualquier imprevisto, consciente de que no todo depende de usted.

4) CONCENTRESE en apenas una tarea a la vez. Por más ágil que sean sus cuadros mentales, usted se cansa.

5) OLVIDESE de una vez por todas que usted es indispensable en el trabajo, casa, o grupo habitual. Por más que eso le desagrade, todo camina sin s u actuación, a no ser usted mismo

6) DEJE de sentirse responsable por el placer de los otros. Usted no es la fuente de los deseos, ni el eterno maestro de ceremonia

7) PIDA AYUDA siempre que sea necesario, teniendo el buen sentido de pedírsela a las personas correctas.

8) SEPARE problemas reales de los imaginarios y elimínelos, porque son pérdida de tiempo y ocupan un espacio mental precioso para cosas más importantes.

9) INTENTE descubrir el placer de cosas cotidianas como dormir, comer y pasear, sin creer que es lo máximo que puede conseguir en la vida.

10) EVITE envolverse en ansiedades y tensiones ajenas, en lo que se refiere a ansiedad y tensión. Espere un poco y después retorne al diálogo y a la acción.

11) SU FAMILIA NO es usted, está junto a usted, compone su mundo pero no es su propia identidad.

12) COMPRENDA que principios y convicciones inflexibles pueden ser un gran peso que evite el movimiento y la búsqueda.

13) ES NECESARIO tener siempre alguien a quien le pueda confiar y hablar abiertamente.

14) CONOZCA la hora acertada de salir de una cena, levantarse del palco y dejar una reunión. Nunca pierda el sentido de la importancia sutil de salir a la hora correcta.

15) NO QUIERA saber si hablaron mal de usted, ni se atormente con esa basura mental. Escuche lo que hablaron bien de usted, con reserva analítica, sin creérselo todo.

16) COMPETIR en momentos de diversión, trabajo y vida entre pareja, es ideal para quien quiere quedar cansado o perder la mejor parte.

17) La RIGIDEZ es buena en las piedras no en los seres humanos.

18) Una hora de INMENSO PLACER sustituye, con tranquilidad, tres horas  de sueño perdido. El placer recompensa más que el sueño. Por eso, no  pierda una buena oportunidad de divertirse.

19) TENGA PRESENTE SIEMPRE sus tres grandes e invaluables amigas: Intuición, Inocencia y Fe.

20) ENTIENDA de una vez por todas, definitivamente y en conclusión que Usted ES LO QUE USTED HAGA de USTED MISMO


...Cada Día de Tu Vida


  • Intercambia una palabra amable con un amigo. 
  • Regala una sonrisa. 
  • Revela un secreto. 
  • Escucha lo que alguien trata de decir. 
  • Escucha de corazón lo que alguien no puede expresar. 
  • Intenta algo nuevo. 
  • Perdona a alguien que te haya herido. 
  • Perdónate tus errores pasados. 
  • Date cuenta de tus imperfecciones. 
  • Descubre tus posibilidades. 
  • Haz un nuevo amigo. 
  • Acepta la responsabilidad de todo lo que haces. 
  • Rechaza la responsabilidad de las acciones de los demás. 
  • Sueña un sueño. 
  • Contempla la puesta de sol. 
  • Valora lo que tienes. 
  • Valora lo que eres. 
  • Ama tu vida.
Desconozco a su autor



Cada desafío


Has podido con cada uno de los desafíos que has enfrentado. Y tienes lo necesario para salir airoso en muchos, muchos más.

Exigirte y ponerte a prueba puede darte miedo.
Pero también puede ser vigorizante y estimulante.
Superar un desafío complicado puede llevarte a un nivel de satisfacción que no puede alcanzarse de ninguna otra forma.
Junto con esa satisfacción viene la sólida confianza de tener la certeza de que, como lo has hecho antes, lo puedes hacer una vez más.

Cuando buscas desafíos, lo que terminas obteniendo son logros.

Agradeciendo cada desafío, lo que estás haciendo es expresar y expandir tu propia seguridad en tí mismo de una manera genuina y perdurable

Alguna vez te sentiste desafiado por muchas de las cosas que actualmente haces sin siquiera pensar en ellas.

Piensa en lo lejos que has llegado a partir de tu sincero deseo de enfrentar esos desafíos.

Y piensa en cuán lejos aún puedes llegar aceptando de buen grado los desafíos que vienen hacia ti, viéndolos como la enorme oportunidad que cada uno de ellos puede representar.

Fuente: Motivaciones


Gracias por tocar mi vida

Hay personas importantes y otras no tan 
importantes, que cruzan por tu vida y la 
tocan con amor, o sin cuidado, y continúan . . .

Existen personas que se alejan y tú suspiras
con alivio y cuestionas por qué tuviste que
haber tenido contacto con ellas.

Existen personas que se alejan y tu suspiras
con nostalgia y te preguntas por qué
tuvieron que alejarse y dejar ese enorme
vacío en ti.

Los hijos se alejan de los padres, los amigos
se separan, y la vida sigue.

Personas cambian de hogar, personas 
crecen separadas, enemigos odian y se alejan.

Piensas en todos aquellos que han pasado 
por tu memoria, miras a los presentes 
y te cuestionas.

Yo creo en el Plan de Vida de Dios, Él pone 
y quita personas en nuestra vida, y cada 
una de ellas deja huella en nosotros.

Descubres que estás hecho de pequeñas 
piezas de todos aquellos que han pasado 
por tu vida . . .

Eres más por ellos, y serías menos si no 
hubieran tocado tu vida.

Si seguimos juntos, o si algún día nos
tendremos que separar . . .

¡¡ Gracias por tocar mi vida !!

Desconozco a su autor

La mujer


La mujer no quiere una mirada, quiere una sonrisa.
La mujer no quiere compañía, quiere presencia.
La mujer no quiere llanto, quiere lágrimas.
La mujer quiere, lo que es más sencillo otorgar.
La mujer no busca una mano, busca tacto.
La mujer no busca momentos, espera acontecimientos.
La mujer no busca tu risa, espera tu alegría.
La mujer ofrece, lo que siempre has podido dar.
La mujer no desea un cuerpo, desea un abrazo.
La mujer no desea halagos, desea palabras.
La mujer no desea unos labios, desea un beso.
La mujer no desea ser persona, desea ser mujer.
La mujer no espera tu tiempo, espera tiempo contigo.
La mujer no espera pasión, espera romance.
La mujer no espera sexo, espera amor.
La mujer no espera belleza, espera la hagan sentir bella.
La mujer es mujer, no la trates como a un hombre.
La mujer es mujer, no es física, es sentimental.
La mujer es mujer, no es cuerpo, es corazón.
La mujer no eres tú, no la trates como esperas que te traten.
La mujer no es para poseer, es para admirar.
La mujer no es para convencer, es para amar.
La mujer no es para conocer, es para entender.
La mujer no es lo que tú crees, ella es mucho más.
La mujer no es un rostro, es un todo.
La mujer no es difícil, es misteriosa.
La mujer no es tacto, es caricia.
La mujer no es la espina, es la rosa.

Desconozco a su autor

Eternamente mía,..eternamente tuyo,.. de José Ramón Marcos Sánchez




Porque a tu lado no me vale recordar,... sólo me vale vivir,... eternamente mía,... eternamente tuyo,...
PD: Dios no me quiere y el Diablo me tiene miedo. 
José Ramón Marcos Sánchez.
Correo y MSN: joseramonmarcos@live.com Twitter: @joseramonmarcos

¡Alégrate de tenerte!


No dejes que tu espíritu se agobie por la actitud de los demás, tú eres dueño de tus actos, de tus ideas, de tus sentimientos; los demás son dueños de sí mismos. Tanto tú como los demás, tienen derecho a hacer lo que les parezca mejor.
Lamentablemente, algunas personas pretenderán arrastrarte hacia su negativismo, contagiarte su desánimo, su desconfianza, sus prejuicios. Te harán partícipe de sus quejas, de sus lamentos, te pueden gritar, o mirarte con rabia, o cualquier tipo de cosa que altere tu tranquilidad... buscando precisamente eso, alterarte, evitar que seas feliz.


No permitas que eso suceda, no se trata de que aceptes pasivamente agresiones o injusticias de los demás, no es eso, se trata de que puedas responder a esa negatividad que encuentras en tu día a día, con serenidad e inteligencia, buscando lo mejor para ti: seguir sintiéndote bien.
Cuando te des cuenta que la actitud negativa del otro, a quien realmente afecta es a él y no a ti, creo que te será menos complicado mantener tu actitud positiva, sin dejar que influya en tu estado de ánimo los actos negativos de los demás.
Ten por seguro que responder a la negatividad con más negatividad no es lo más efectivo para ti, lo mejor para ti es mantener tu mirada en seguir alcanzando tus objetivos, alcanzando esas cosas que te hacen feliz.
Alégrate de tener las riendas de lo que tú haces y de lo que tú sientes, y no compartas la negatividad de los demás. Alégrate de no vivir como los demás quieren que tú vivas. 
Alégrate de tenerte a ti mismo.

Fuente: Motivalia

Yo no entiendo a la gente grande

Yo no entiendo a la gente grande ...
Porque tapan la luz del Sol. Quitan las flores de las plantas para dejarlas marchitar en un jarrón y enjaulan a los pajaritos. Porque han pintado todas las cosas de gris y han llenado el cielo de antenas y chimeneas.

Yo no entiendo a la gente grande ...
Porque se creen importantes, por el sólo hecho de ser grandes. Porque no me dejan caminar descalzo, ni chapotear en la lluvia. Porque me compran juguetes y no quieren que los use porque se rompen.

Yo no entiendo a la gente grande ...
Porque le han puesto nombre difícil a las cosas sencillas. Porque se pegan entre ellos o pasan la vida discutiendo. Porque quieren empleos importantes y pasan la vida sentados en sillas.

Yo no entiendo a la gente grande ...
Porque no sienten el placer de perder el tiempo mirando alrededor y son incapaces de dar vueltas en un carrusel. Porque cuando me porto mal me amenazan con una inyección y cuando me enfermo, me dicen que una inyección me va a poner bien.

Yo no entiendo a la gente grande ...
Porque quieren que coma con horarios y no cuando tengo hambre. Porque cuando pregunto algo no me contestan, porque soy muy chico y cuando pido un chupete, me dicen que soy un grandulón.

Yo no entiendo a la gente grande ...
Porque siempre se hacen los lindos o serios. Porque dicen mentiras y ellos mismos no se las creen. Porque cada vez que mienten me doy cuenta y sufro mucho.

Yo no entiendo a la gente grande ...
Porque me dicen miedoso y ellos me hablaron de cuco y fantasmas. Porque me piden que sea buenito y me regalan cosas, que no necesito, porque a los niños de sus amigos les compraron. Porque han llenado la casa de cristales, porcelanas y cosas que se rompen y ahora resulta que no puedo tocar lo que veo.

Yo no entiendo a la gente grande ...
Porque perdieron las ganas de reír, correr y saltar. Porque olvidaron las cosas que tanto les gustaba de chicos. Porque antes de divertirse le piden permiso al reloj.

Yo no entiendo a la gente grande ...
Porque cuando hago algo malo, me dicen: ¡no te quiero más! ... y tengo miedo de que me dejen de querer en serio.

Autor: Jorge Capsiski


Los ciclos de la vida

La vida es una serie de ciclos que se van formando según las diferentes etapas que vamos pasando. La vida es un constante movimiento dentro del tiempo y el espacio, y estos ciclos van formando una cadena, que según la calidad y fuerza que tenga, va a determinar la calidad de vida que tengamos. Cada situación vivida en una etapa debemos de concluirla. Es decir cerrar ese círculo para poder pasar a la siguiente etapa.

Tenemos la etapa de nuestra infancia, de cuando fuimos niños y dependíamos de papá y mamá o de alguien más. Probablemente, en su momento hubo sentimientos de desamparo, de envidia con los hermanos y en fin, muchos hechos que nos pudieron lastimar. Sin embargo es el tiempo en que vivimos en nuestro mundo propio de fantasía y sueños. No existen mayores responsabilidades, mamá y papá resuelven todo. Para pasar a la siguiente etapa debemos cerrar este ciclo, a través del perdón y quedándonos con lo mejor de ella. Este ciclo tiene sus propias características, vivencias, emociones, capacidades, pensamientos, retos, etc.

Sigue la etapa de la adolescencia con sus virtudes y sus defectos. La época en que queremos hacer muchas cosas pero todavía estamos sujetos a las personas mayores que “no me entienden” y “no me dejan hacer nada de lo que yo quiero”. Somos capaces de hacer cualquier locura. Estamos despertando a una nueva vida desconocida para nosotros. Empezamos a descubrir al otro sexo, y nos empieza a llamar la atención. Experimentamos nuevas sensaciones. Existe un ansia de vivir y tener nuevas experiencias. Aquí es donde vamos pensando lo que queremos ser, y muchas veces a quienes queremos parecernos. También hay muchas vivencias, seguramente algunas decepcionantes y otras de incomprensión, puede haber algún rencor hacia los padres o hacia alguien. Si alguna persona se llegó a burlar de nosotros, o nos impidió alguna cosa, podemos guardar sentimientos de coraje, odio, o algún otro. Es la época donde surge normalmente nuestro primer amor. Este ciclo también tiene sus propios retos características, riesgos, emociones y pensamientos. Somos indecisos, volubles, ágiles, rápidos, si estamos a gusto no existe el cansancio. Pero también es la etapa de vivencias grandiosas, nuevas y llenas de satisfacción.

Para pasar al siguiente ciclo, igualmente limpiemos nuestra vida de esas sensaciones que nos hacen daño. Perdonemos y cerremos este ciclo en paz dando gracias por todas las enseñanzas vividas y experimentadas.

Está la etapa del adulto menor donde definimos realmente nuestra profesión o actividad a la que queremos dedicarnos. Normalmente ya hemos tenido o tenemos novia y pensamos en formar una familia en cuanto podamos. Ya tenemos una línea definida en la vida. Estamos por terminar la universidad y empezar una vida profesional o comercial. Siguen habiendo riesgos, retos, y características, así como pensamientos acerca de nuestras vivencias. Aquí pueden surgir problemas con la pareja, con la universidad y con el trabajo. Quedémonos con la enseñanza y dejemos a un lado todo lo que nos pudo hacer daño. Nuestra parte física es muy ágil. Es el ciclo de los grandes sueños. Mantenemos un alto grado de energía. Podemos dejar de dormir, pero nunca dejar de asistir a una fiesta hasta el final.

La etapa del adulto medio es la más grande, la más rica en vivencias y debe ser la más sólida. Este empieza en la etapa de la vida en la que nos convertimos en padres o definimos nuestra vida independizándonos y empiezan las responsabilidades hacia la familia que hemos formado o hacia los otros con los que convivimos. Aquí empezamos a ser protectores de los hijos y de los padres con más conciencia de ello. Surgen problemas de relación con nuestra pareja, nuestros hijos y nuestros padres en la vida cotidiana. La familia o el trabajo los empezamos a sentir muy demandantes. Los problemas aumentan, conforme los hijos van creciendo, o conforme vamos creciendo en nuestra profesión. Pero no sólo eso, igualmente los gastos aumentan de la mano con el estrés. La responsabilidad en el trabajo es mayor ya que otros dependen de nuestro éxito o fracaso. Nuestro tiempo y energía se empieza a compartir con otros. Los hijos crecen y con ellos las preocupaciones y las responsabilidades. Tenemos que aprender a empezar a soltar a los hijos con el tiempo y dejarlos que aprendan de la vida por sí mismos. Nos damos cuenta que nuestros padres merecen nuestra atención, pero ya no nos es posible visitarlos tan seguido. Se están volviendo viejos. Pasan a segundo término y no podemos hacer nada al respecto y esto puede hacernos sentir mal. Es una gran incongruencia que nos presenta la vida, en el momento que más nos necesitan es cuando menos tiempo tenemos para ellos. Nuestra familia está primero y nos demanda casi todo nuestro tiempo.

Nuestros valores y nuestras prioridades se establecen. Es la época en que me defino como hombre o mujer exitosa o lo contrario. Los hijos crecen y se convierten en nuestros jueces más implacables. Ellos empiezan a definir sus propios valores y nos damos cuenta de que no son los nuestros. Ahora ellos son los “incomprendidos”, y el círculo de la vida sigue girando. Es una etapa muy larga y definitiva en nuestras vidas. Es un ciclo que tenemos que cuidar especialmente. Es la etapa de muchas decisiones, responsabilidades, retos, vivencias fuertes, grandes decisiones compartidas. Este ciclo requiere de ir cerrando las diferentes etapas que se encuentran en él haciendo lo mejor que podamos, curando heridas y dándonos cuenta que es el ciclo más rico en vivencias y decisiones. Es la etapa de las grandes enseñanzas, donde la siembra es mayor y de ella depende, básicamente la calidad de mi próximo ciclo.

Y por fin llega la etapa del adulto mayor. Este es el ciclo del conocimiento, de la experiencia, donde cosechamos todo lo sembrado. Donde ya no hay que fingir ante los demás, ya podemos darnos el lujo de ser como somos ante el mundo. Es la etapa de la satisfacción y la ternura. Es el ciclo donde ya no es tan importante tener a los nuestros físicamente con nosotros, pues los llevamos en el corazón. Es la etapa de la vida donde los hijos ya no están físicamente. Solamente está mi pareja si es que hemos sabido y podido mantener la relación, o tal vez nos encontremos con una separación de años o quizá con la viudez. Sin embargo, esto no le quita a esta etapa la importancia que tiene. Es el momento de la gran decisión de nuestra vida: dar gracias por todo lo vivido, lo bueno y lo malo, de lo que aprendimos y que nos ha venido conformado hasta este momento o lamentarme por lo que ya no tengo o no puedo hacer.

Para llegar a tener una vida plena en esta etapa, tuvimos que haber cerrado todos los ciclos anteriores, dejar los resentimientos y los malos ratos, y quedarnos sólo con lo mejor que nos brindaron. Haber pasado de uno al otro con la plena convicción que lo vivido en cada uno de ellos fue lo mejor que pudimos hacer en ese momento. Aquí caemos en cuenta de que somos seres humanos con errores y aciertos, pero eso sí, muy valiosos.

El que físicamente ya no seamos capaces de hacer muchas cosas, y que probablemente el cuerpo ya no se encuentre del todo sano, no se compara con la satisfacción de ver a nuestro alrededor lo que hemos logrado, lo que aprendimos de todo aquello que no pudo ser, y demos gracias por todas las capacidades que pudimos poner en acción en cada etapa y seguir viendo hacia el frente, para que el último ciclo de nuestra vida sea el del triunfo.

Los hijos ya no están físicamente con nosotros pero en cada logro de ellos hay un pedacito de nosotros. Están ocupados en su propia vida tal y como nosotros lo hemos estado con la nuestra. Dejémoslos vivir su vida y gocemos la nuestra a través de todo lo que hemos logrado en cada etapa que hemos cerrado y en la siguiente que se ha abierto.

Vivamos cada etapa de nuestra vida dándonos cuenta de qué es lo que nos toca vivir en este momento, y estemos dispuestos a cerrar el ciclo cuando se tenga que hacer, para poder abrir el siguiente con esperanza y gratitud.

El éxito en la vida está en nuestra capacidad de cerrar y abrir los ciclos que forman esta cadena maravillosa de eventos, vivencias y experiencias que nos conforman.

Revisemos nuestros propios ciclos y cerremos los que todavía no hemos podido. Nunca es tarde para hacerlo. Reconciliémonos con los que aún no lo hemos hecho, terminemos con lo que tenemos pendiente y nos hace estar intranquilos. Aquí reside la tranquilidad y la paz que nos da el amor a nosotros, a los otros y a la vida misma.

Siempre tendremos dos opciones: vivir la vida con todo lo que conlleva o sufrirla. Esta es nuestra propia decisión, de nadie más.

Fuente:


¡Lancemos el rencor al olvido!

Tener el corazón libre de sentimientos negativos es un requisito fundamental para alcanzar la felicidad plena. Debemos aprender a dejar atrás aquellos recuerdos que nos producen tristeza, o cualquier tipo de sensación contraria a lo placentero y satisfactorio.

Cerrar nuestras heridas, curarnos de nuestros "demonios personales" requiere de mucha decisión y fortalece anímica. Reconocer nuestros traumas, enfrentarlos y superarlos es una batalla bastante ardua, pero vital para nuestra plenitud.

Dice una leyenda árabe que dos amigos viajaban por el desierto y en un determinado punto del viaje discutieron, y uno le dio una bofetada al otro. Este último, ofendido, sin nada que decir, escribió en la arena:

“HOY, MI MEJOR AMIGO ME PEGÓ UNA BOFETADA EN EL ROSTRO”.


Siguieron adelante y llegaron a un oasis donde resolvieron bajarse. El que había sido abofeteado y lastimado comenzó a ahogarse, siendo salvado por el amigo. Al recuperarse tomó un estilete y escribió en una piedra:

“HOY, MI MEJOR AMIGO ME SALVÓ LA VIDA”.

Intrigado, el amigo preguntó: 

–¿Por qué después que te lastimé, escribiste en la arena y ahora escribes en una piedra? Sonriendo, el otro amigo respondió: 

–Cuando un gran amigo nos ofende, deberemos escribir en la arena donde el viento del olvido y el perdón se encargarán de borrarlo y apagarlo; por otro lado cuando nos pase algo grandioso, deberemos grabarlo en la piedra de la memoria del corazón donde viento ninguno en todo el mundo podrá borrarlo.

Cuanto más pronto emprendamos la tarea de sanar nuestro mundo interior, despejando nuestras penas y dolores, cuando seamos capaces de dejar fuera de nosotros todos nuestros rencores, podremos disfrutar a profundidad nuestra existencia. 

Tatuemos nuestro corazón de sentimientos agradables, y lancemos el rencor al olvido, junto a todo aquello que nos aparta de nuestra alegría. 

Fuente: Motivalia

¡Decide ser feliz!

¡Yo he decidido ser feliz! Dejar de discutir con mi novia por su desorden, dejar de tomarme tan en serio el estrés de conducir en mi ciudad, olvidarme de mis penas del pasado y mis desconfianzas. He decidido que el universo está esperando de mí el mejor esfuerzo para alcanzar la felicidad y poder ayudar a otros a alcanzarla también.

¿Qué has decidido tú? Vas a quedarte en la comodidad de tu vida, o en el sufrimiento constante del amor perdido, ¿vas dejar que el pesimismo corroa todas tus iniciativas? Tú eres quien decide, recuérdalo, el rumbo lo escoges tú, las metas las planteas tú.


Si crees que la felicidad llegará un día a tu vida y te tomará por sorpresa y aliviará tus problemas, te equivocas, la felicidad tú tienes que ganártela, tienes que construirla, tienes que conquistarla.

Carga tu corazón de optimismo y llénate de energía, tienes mucho por andar siempre, hasta el último día de tu vida tienes mucho por aprender, mucho por enseñar, sonrisas que brindar o hacer florecer de los labios de quienes te acompañan.

He decidido ser feliz... ¿y tú?

Fuente: Motivalia

¡Disfruta de ti mismo!

Lo mejor que posees, lo más valioso que te pertenece, no es nada que otros puedan quitarte, no es algo que pueda comprarse, que pueda intercambiarse, que pueda presumirse en las reuniones de gala.
Lo mejor que tienes no proviene de una refinada fábrica en Suiza, ni es producto del desarrollo tecnológico de alguna nación asiática, no se extrajo de las entrañas de la tierra, ni se ensambló con meticulosidad por los mejores ingenieros, ni se construyó sobre una isla artificial de algún poderoso acaudalado árabe.

Lo mejor que tienes no lo corroerá el tiempo, no se gastará con el uso, no presentará averías, no se va a devaluar cuando registre caídas la bolsa. Lo mejor que tienes es tu vida misma, tu existencia en sí.


La posibilidad que tienes de amar, de volver a comenzar todos los días, de afianzarte en tu realización personal, la posibilidad que tienes de soñar, de conocer cosas nuevas, de experimentar emociones diferentes, tu capacidad de soñar, de albergar esperanza.

La gran oportunidad que tienes de contribuir con que mejoren las cosas, con la fuerza de tus manos y de tu corazón, con tu lucidez, con tu paz. La gran oportunidad que tienes de hacer sonreír a aquellos que amas y te aman, de aportarle a tu sociedad un respiro ante tanta agresividad y soledad.
Tienes riqueza, tienes lo mejor que la naturaleza puede brindarte, tienes todo lo que necesitas para lograr ser feliz... te tienes a ti, así que sonríe y disfruta de ti mismo.

Fuente: Motivalia

¡No huyas, aprende de la vida! de Maytte Sepúlveda


“Un grupo de gente envidiosa, desaprehensiva y de miras estrechas insultaba al Maestro, lo amenazaba e incluso trataba de agredirlo. En una ocasión el Maestro y sus discípulos llegaron a una localidad donde fueron especialmente mal recibidos. Los discípulos dijeron:
- Señor, vámonos ahora mismo de este lugar. Aquí nos insultan, desprecian y amenazan.
El Maestro les dijo sosegado:
- Amigos míos, ¿qué haremos si al llegar a la próxima ciudad nos sucede lo mismo?
- Nos iremos—. Repusieron convencidos.
- ¿Y si resulta que en la siguiente nos ocurre lo mismo?... No, queridos míos, no haremos eso de ninguna manera. Nos quedaremos aquí el tiempo que teníamos pensado porque si en cada sitio sucede lo mismo ¿a dónde podríamos ir? Entre los violentos permanezcamos serenos; entre los insidiosos, puros; entre los malévolos, benevolentes; entre los hostiles, amistosos”.
No podemos seguir huyendo de todo aquello que nos afecta o nos atemoriza en la vida pensando que si ponemos distancia física o evadimos el contacto directo con las personas, o con la situación que nos hace sentir mal, evitaremos la sensación incómoda o negativa que nos produce y daremos por terminada esa situación. A simple vista pareciera una solución fácil y rápida, pero lo que en realidad sucede es que esta experiencia queda oculta y pendiente por resolver. Cargamos con una especie de maleta personal, en la cual están guardadas todas y cada una de las vivencias que hemos experimentado a lo largo de la vida, y cada vez que renunciamos, terminamos, nos mudamos, nos distanciamos, sin haber cerrado conscientemente ese capítulo; donde quiera que volvamos a empezar esta maleta se abre y aparece el recuerdo de estas situaciones que siguen pendientes. Hay un pensamiento muy sabio y hermoso que dice: “Imagina por un momento que todos los hombres del mundo han recibido la iluminación menos tú. Todos ellos son maestros tuyos, y cada uno hace justamente las cosas apropiadas para ayudarte a aprender la paciencia perfecta, la sabiduría perfecta y la compasión perfecta”. Esto nos recuerda que cada situación difícil representa una oportunidad para conocernos, fortalecernos y aprender algo de lo que hemos vivido, solos o en relación con los demás. Podemos aprender mucho a través del contacto con las personas que nos disgustan o que nos molestan con su comportamiento y actitud, siempre y cuando estemos abiertos a vislumbrar el aprendizaje oculto dentro de esa situación y atentos para no tomarlo como algo personal. ¡Aprendamos a observar cada situación desde afuera, sin afectarnos! Todos quisiéramos vivir en un ambiente agradable, rodeados de paz, respeto y armonía, especialmente en nuestra relación con los demás, en contacto con nosotros mismos y con la Divinidad. Para lograrlo necesitamos hacer unos pequeños ajustes en nuestra programación mental y en la visión a través de la cual interpretamos lo que nos sucede cada día.
Las personas que evaden enfrentar su realidad terminan atentando contra sí mismas (en medio de su desesperación) al tomar acciones equivocadas que las llevan a perder su bienestar, dignidad, derecho a la vida y a la felicidad. ¡Para tener una vida digna y plena tenemos que ser valientes! Siempre habrá personas diferentes (con las que no empaticemos), situaciones difíciles de enfrentar y manejar, pero lo más importante es no dejarnos afectar por ellas hasta el punto de atemorizarnos y confundir nuestras ideas.

Para resaltar
Las situaciones difíciles se deben afrontar y resolver inmediatamente. No lo postergues pensando que tal vez cambie o se resuelva por sí sola en el tiempo. Es preferible tomarte el tiempo para aceptarla y analizarla en busca de una solución.
Toda situación es para aprender. Pregúntate: ¿Qué puedo aprender de todo esto? Recuerda que cada situación representa una posibilidad de aprender o reafirmar alguna verdad. Evita buscar culpables y deja de lamentarte por la situación. Fortalece tu autoestima y la confianza en ti mismo.
Revisa tu comportamiento y actitud. Muchas veces somos nosotros los causantes de los conflictos que mantenemos con otros. Sonríe, sé más atento y comunicativo, muéstrate dispuesto a apoyar a los demás, sé tú mismo sin hipocresías y sin máscaras.
Convierte lo negativo en positivo. Concéntrate en dar lo mejor de ti, a pesar de lo cambiantes y difíciles que puedan ser las circunstancias externas, y seguramente la vida te abrirá la puerta hacia una mejor experiencia. ¡Siempre tienes la alternativa de tomar la decisión de terminar con la relación o la situación que te molesta, pero recuerda hacerlo después de haber intentado superar o solucionar la dificultad inicial, o cuando consideres que ya estás listo para pasar esa página porque asumiste tu responsabilidad en el asunto!

¡Suelta el pasado, deja de preocuparte por el futuro, vive en presente, la vida es maravillosa, todo va a estar bien!

Fuente:


Buenos días amigos! Les mando un abrazo de oso!