domingo, 21 de agosto de 2011

Buenas noches amigos! les mando un abrazo de oso!


Expresando el amor


¿No es verdad que a veces somos tímidos para expresar el amor que sentimos?

…¿Puede ser que por no “avergonzar” a la otra persona o por no avergonzarnos a nosotros mismos dudamos en decir :
“TE QUIERO”.

Y tratamos de decirlo con otras frases como:
“CUÍDATE”…”NO MANEJES RÁPIDO” “PÓRTATE BIEN”…

Acaso no son diferentes formas de decir “TE QUIERO, eres importante para mí”… o “Me importas, no quiero que estés mal?

A veces, en verdad, somos extraños: la única cosa que queremos decir, es la única cosa que no decimos. Y, muchas veces no lo comunicamos del todo y la otra persona se siente ignorada y no querida.

Por esto, debemos ESCUCHAR AL AMOR en las palabras que las otras personas nos dicen. Las palabras explícitas son necesarias, pero con frecuencia, la manera de decir las cosas es aún más importante.

Un apodo dicho cariñosamente porta mayor afecto y amor que los sentimientos que son expresados de manera poco sincera. Un abrazo o un beso impulsivos dicen:”TE AMO”, aún cuando las palabras digan algo diferente.

Cualquier expresión de preocupación de una persona por otra dice: “TE QUIERO”.

El problema de escuchar al amor es que no siempre entendemos el lenguaje de amor que la otra persona está usando.

Lo cierto es que rara vez escuchamos; oímos las palabras, pero no escuchamos las acciones que acompañan esas palabras o en las expresiones del rostro. Normalmente solo escuchamos el rechazo o el malentendido. No vemos el amor que está allí, debajo de la superficie aún cuando las palabras sean amargas.

“Si escuchamos atentamente, nos daremos cuenta que somos más amados de lo que pensamos.”

Autor desconocido

Las siete herramientas del amor

ACEPTAR: acepto que el propósito del Padre es perfecto y que todo lo que ocurre es neutro y necesario. RENUNCIO a intentar cambiar a los demás y, en su lugar, trabajaré sobre mí mismo. RENUNCIO a luchar y a tratar de modificar el orden perfecto del Universo y sus procesos necesarios, y, sobre todo, a tratar de interferir con las experiencias de vida de las demás personas.

ASUMIR: asumiré el resultado de mis decisiones y de mi experiencia de vida. ASUMIRÉ que mis pensamientos, sentimientos y emociones los genero yo mismo y no lo que sucede a mi alrededor, ni mucho menos lo que piensen, digan, hagan o dejen de hacer los demás. RENUNCIO a culpar a nada ni a nadie por lo que me suceda o deje de sucederme. El culpable no existe.

ACTUAR: actuaré con total eficacia y serenidad ante cualquier circunstancia que se presente, dando lo mejor de mí en las labores que me corresponda realizar. RENUNCIO a agredir de pensamiento, palabra y obra. No agrediré a nada ni a nadie. Tendré absolutas firmeza y lealtad con los acuerdos y compromisos que libremente establezca. El hacer es la clave del tener.

AGRADECER: agradezco TODO lo que tengo y todas las situaciones difíciles y dolorosas, porque ellas son oportunidades que nos da la vida para aprender y hacer nuestro desarrollo espiritual. RENUNCIO a sufrir ante las dificultades, comprendiendo que tienen un profundo propósito de amor para poder reconocer la ley y liberarme de las limitaciones, las dependencias y el sufrimiento.

VALORAR: valoro y disfruto intensamente todo lo que tengo y todo lo que hago. Reconozco que siempre tengo conmigo todo lo necesario, y valorándolo, desarrollaré la capacidad para disfrutar nuevas cosas y relaciones. RENUNCIO a quejarme de lo que tengo. La queja nos hace pobres. La prosperidad es el resultado de la valoración. El que no valora lo que tiene está en camino de perder lo que necesita.

RESPETAR: Respeto a todas las personas en sus ideas, costumbres, creencias, comportamientos, y en su derecho a tomar sus propias decisiones. RENUNCIO a criticar, descalificar, juzgar, condenar y castigar a toda persona por cualquier motivo, porque comprendo que cada quien hace lo mejor que puede con lo mejor que sabe, y no soy yo quien para juzgarlo. Daré información de sabiduría sólo a quien la pida expresamente o a quien acepte mi ofrecimiento sutil por respetuoso.

ADAPTARSE: me adapto sin reservas al lugar donde me corresponde cumplir funciones para lograr en él una vida llena de satisfacciones. RENUNCIO a huir de lugar y de las situaciones que me corresponde vivir. Creer que la felicidad está en otra parte diferente a nuestro interior, es una falsa ilusión.

¡A partir de hoy sólo pensaré lo mejor, sólo diré lo adecuado y sólo haré lo necesario!

Fuente: Reflexiones Diarias.

Toma Su Mano


Un hombre de más de treinta años de casado con su novia de la infancia dijo: “Todavía me gusta tomar la mano de mi esposa”. A continuación, sin embargo, admitió que la motivación era distinta a cuando era una adolescente.
-”Cuando éramos jóvenes”, reflexionó, “sentía una descarga eléctrica cuando tocaba su mano. Ahora mi vida parece cargada de demasiada electricidad y siento paz cuando tomo su mano”.
El tomarse de las manos puede significar mucho más que “Te amo”. A veces puede significar: “Te necesito”, “Me importas” o solo “Aquí estoy”.
Las raíces del amor se ramifican y entrelazan con el tiempo. Entran en juego muchas fuentes de amor e intimidad. Algunas veces se arraigan en la compasión, otras en un sentido de hacer lo que es recto. A veces crecen de dar ayuda, otras de recibir ayuda.
Mire de una forma diferente a su cónyuge hoy. Busque algo nuevo que apreciar: ¡Es muy posible que descubra que se vuelve a enamorar!
Un matrimonio de éxito requiere enamorarse, muchas veces, siempre de la misma persona.
Vía Renuevo de Plenitud

Dialogo del amor y el olvido


- Por qué siempre me acompañas? preguntó el Amor al Olvido.

- No te has dado cuenta Amor, que soy tu fiel amigo.

- Cómo puede ser esto? replicó el Amor, si siempre se ama el recuerdo cuando existo yo.

- Deja que te explique mi querido Amor: De las cosas bellas, de los momentos de pasión del fuego que incendia, cuando se aman dos. Esos momentos no los borro, los atesora el corazón. Me encargo que no recuerden que también dueles Amor. Cuando no eres correspondido, cuando hace falta tu calor, cuando brotan de los ojos ríos cuando uno de los dos falló. Hago olvidar las distancias, y el tiempo que les faltó.

- Ahora comprendo dulce Olvido, en mi andar tu función haces llevadero mi paso por sus vidas.

- Eso intento mi buen Amor.

Veyra C. Jackman Ojeda.

El amor nos nubla la vista


Muchas veces he escuchado a las personas hablar acerca de los defectos de su pareja, que por tanto tiempo nunca pudo ver. Y como en otras ocasiones lo he manifestado, las personas no cambian de un día para otro, ni los defectos afloran de un día para otro.

Los defectos siempre están presentes, pero el amor que sentimos en el momento, nos hace obviarlos, o sencillamente, ponemos en una balanza las virtudes y pesan más que los defectos.
Cuando empezamos a ver los defectos, que siempre estuvieron allí, puede ser el comienzo del fin del amor. Puede ser una señal que nos indica que se nos está acabando el amor.

Y es que también he traído a estas páginas con anterioridad, una definición de querer y amar que leí y que comparto plenamente: se quiere a alguien cuando nos gustan esas virtudes, pero se ama a alguien cuando nos gustan esas virtudes y aceptamos sus defectos.

Y no sólo hablamos de amor de pareja. Para cualquier madre, hasta el más convicto de los asesinos es un alma bondadosa. Para un hijo, aún la mujer más deforme y horrible, si es su madre, será por siempre hermosa.

Y eso es lo bello del amor. Nos hace que no veamos las cosas malas…
… hasta que se nos cae la venda de los ojos…

Luis Castellanos

Si yo, tu



Si caes, yo contigo,
y nos levantaremos juntos
en esto unidos.
Si me pierdo encuéntrame.
Si te pierdes, yo contigo y
juntos leeremos en las estrellas
cuál es nuestro camino.
Y si no existe, lo inventaremos.
Si la distancia es el olvido,
haré puentes con tus abrazos,
pues lo que tú y yo hemos vivido no son cadenas
ni siquiera lazos:
es el sueño de cualquier amigo
es pintar un te quiero a trazos,
y secarlo en nuestro regazo.
Si yo, tú.
Si dudo, me empujas.
Si dudas, te entiendo.
Si callo,
escucha mi mirada.
Si callas, leeré tus gestos.
Si me necesitas, silba
y construiré una escalera
hecha de tus últimos besos,
para robar a la luna una estrella
y ponerla en tu mesilla
para que te dé luz.
Si yo, tú.
Si tú, yo también.
Si lloro, ríeme
si ries lloraré,
pues somos el equilibrio,
dos mitades que forman un sueño.
Si yo, tú.
Si tú, conmigo.
Y si te arrodillas
haré que el mundo sea más bajo,
a tu medida
puedes aveces para seguir creciendo
hay que agacharse.
Si me dejas, mantendré viva la llama
hasta que regreses,
y sin preguntas, seguiremos caminando.
Y sin condiciones, te seguiré perdonando,
si te duermes, seguiremos soñando
que el tiempo no ha pasado,
que el reloj se ha parado.
Y si alguna vez la risa
se te vuelve dura,
se te secan las lágrimas
y la ternura,
estaré a
tu lado pues siempre te he querido,
pues siempre te he cuidado.
Pero, jamás te cures de quererme,
pues el amor es como Don Quijote:
sólo recobra la cordura
para morir.
Quiéreme en mi locura,
pues mi camisa de fuerza eres tú,
y eso me calma,
y eso me cura
Si yo, tu
Si tú, yo.
Sin ti, nada.
Sin mí, si quieres, prueba.
Txus Di Fellatio

¿Por qué nos enamoramos de una persona y no de otra?



Es decir, que la consciencia, las actitudes, las emociones quedan fuera de control, es una magia que lleva a la persona enamorada a tener una serie decambios en la percepción de las cosas en forma importante.
Los científicos se encuentran intrigados por los cambios que se producen a nivel cerebral y que hacen que la persona enamorada cambie tanto. Lo que han encontrado es que el cerebro produce una cantidad elevada de endorfinas y encefalinas que son sustancias producidas por unas neuronas especializadas que se encuentran en la parte central del cerebro llamado hipotálamo en donde se llevan a cabo una serie de conexiones de neuronas encargadas de las emociones, memoria, aprendizaje, sueño, vigilia, hambre, entre otras cosas.
Estas endorfinas semejan en su composición química a drogas como el opio y morfina, por lo que también reciben el nombre de opiáceos endógenos, otra sustancia que se secreta por el cerebro es la feniletilamina, que se parece a las anfetaminas (otra droga estimulante) .
Entonces por lo tanto cuando aumentan en el cerebro dichas endorfinas, encefalinas y feniletilamina durante el enamoramiento la persona se siente sin hambre, ve todo “color de rosa”, está alegre, se siente entre las nubes, con alegría, vitalidad y muchas emociones positivas más.
Bueno, estos son los cambios físicos debido a las sustancias que se elevan anivel cerebral como consecuencia del enamoramiento, pero ¿Por qué nos enamoramos de una persona y no de otra?, ¿Qué tiene esa persona en especial por la que nuestro cerebro (hipotálamo) comienza a secretar dichas sustancias?.
Nuestros progenitores
Para esto hay una gran cantidad de teorías, alguna de ellas son que en nuestro inconsciente tenemos la imagen de nuestros progenitores y buscamos en algunos rasgos inconscientes al que más se parezca a nuestro progenitor del sexo opuesto porque ese ideal de hombre o mujer es con el que crecimos y el que aprendimos.
Correspondencia
Otra teoría es la de la “correspondencia” en donde buscamos a personas para relacionarnos íntimamente que tengan historias similares a la nuestra” Dios los hace y ellos se juntan “,además que tengan un nivel cultural, social, intelectual, etc. parecido al nuestro.
Admiración
Una teoría más dice que nos enamoramos de lo que anhelamos ser o bien de lo que tiene el otro y en nosotros mismos no nos lo reconocemos aunque lo tengamos como por ejemplo alguien emprendedor, con dinamismo etc. y nosotros lo somos, pero no nos lo reconocemos y si lo vemos en la otra persona y nos sirve entonces como “espejo” y por eso nos enamoramos.
Algunas Glandulas
Otra más, habla de las feromonas que son sustancias secretadas por algunas glándulas que se encuentran en las axilas, cerca de los labios, pezones, íngles entre otros lugares y son percibidas por la otra persona a través de un órgano llamado vemoronasal que es independiente del sentido del olfato. Cuando encontramos a la persona adecuada es porque las feromonas de dicha persona nos parecen agradables y compatibles a las nuestras.
Instinto
Otra teoría que la defienden algunos biólogos es que buscamos a la pareja adecuada para perpetuar la especie y esto se hace después de una evaluaciónpor “instinto” y buscamos a la mejor persona con la cual nuestros genes se mezclen de la mejor manera.
En fin, sea cual sea la teoría que más nos agrade o coincida con nosotros, el enamoramiento es un estado alterado de conciencia que no es permanente, las sustancias cerebrales mencionadas anteriormente bajan con el transcurso del tiempo, también el cerebro como sucede con muchas drogas tiene un nivel de tolerancia y ya no surge el mismo efecto que en un inicio, esto es una ventaja, puesto que si nos mantuviéramos mucho tiempo en dicho estado, nos sería difícil trabajar, ser productivos, vivir la realidad; lo que sucede después de un tiempo es que la persona pasa del enamoramiento al amor en el cual hay una serie de sentimientos más reales, en donde la persona es valorada tal cual es y al verla ahora tal cual es puede ser que ese amor perdure o bien que se busque a otra persona con la esperanza de encontrar a la adecuada.
¿..Ahora ya sabes por qué se enamoro de ti..?
Por. Dra. Ma. Teresa Hurtado de Mendoza Z.
Médica Cirujana y Terapeuta Sexual

¿Cómo hacerte saber? de Mario Benedetti



Como hacerte saber que siempre hay tiempo? Que uno solo tiene que buscarlo y dárselo. Que nadie establece normas salvo la vida. Que la vida sin ciertas normas pierde forma. Que la forma no se pierde con abrirnos. Que abrirnos no es amar indiscriminadamente. Que no está prohibido amar. Que también se puede odiar. Cómo hacerte saber que nadie establece normas salvo la vida!…Que el odio y el amor son afectos. Que la agresión porque sí, hiere mucho. Que las heridas se cierran.

Que las puertas no deben cerrarse. Que la mayor puerta es el afecto. Que los afectos nos definen.

Que definirse no es remar contra la corriente. Que no cuanto más fuerte se hace el trazo más se dibuja. Que buscar un equilibrio no implica ser tibio.

Que negar palabras implica abrir distancias. Que encontrarse es muy hermoso. Que el sexo forma parte de lo hermoso de la vida.
Que la vida parte del sexo. Que el porqué de los niños tiene un por qué. Que querer saber de alguien no solo es curiosidad.

Que querer saber todo de todos es curiosidad malsana. Que nunca está de más agradecer. Que la autodeterminación no es hacer las cosas solo.
Que nadie quiere estar solo. Que para no estar solo hay que dar. Que para dar debimos recibir antes.

Que para que nos den también hay que saber cómo pedir. Que saber pedir no es regalarse. Que regalarse es en definitiva no quererse.

Que para que nos quieran debemos mostrar quienes somos. Que para que alguien sea hay que ayudarlo. Que ayudar es poder alentar y apoyar.

Que adular no es ayudar. Que adular es tan pernicioso como dar vuelta la cara. Que las cosas cara a cara son honestas.

Que nadie es honesto porque no roba. Que el que roba no es ladrón por placer. Que cuando no hay placer en hacer las cosas, no se está viviendo.

Que para sentir la vida no hay que olvidarse que existe la muerte. Que se puede estar muerto en vida. Que se siente con el cuerpo y la mente.
Que con los oídos se escucha. Que cuesta ser sensible y no herirse. Que herirse no es desangrarse.

Que para no ser heridos levantamos muros. Que quien siembra muros no recoge nada. Que casi todos somos albañiles de muros.

Que sería mucho mejor construir puentes. Que sobre ellos se va a la otra orilla y también se vuelve. Que volver no implica retroceder.

Que retroceder puede ser también avanzar. Que no por mucho avanzar se amanece más cerca del sol. Como hacerte saber, que nadie establece normas, salvo la vida!…

No culpes a nadie de Pablo Neruda

Nunca te quejes de nadie, ni de nada, porque fundamentalmente TÚ has hecho lo que querías en tu vida.
Acepta la dificultad de edificarte a ti mismo y el valor de empezar corrigiéndote.
El triunfo del verdadero hombre surge de las cenizas de su error. 
Nunca te quejes de tu soledad o de tu suerte, enfréntala con valor y acéptala. De una manera u otra eres el resultado de tus actos y prueba que tú siempre has de ganar. 
No te amargues de tu propio fracaso ni se lo cargues a otro, acéptate ahora o seguirás justificándote como un niño. Recuerda que cualquier momento es bueno para comenzar y que ninguno es tan terrible para claudicar. 
No olvides que la causa de tu presente es tu pasado así como la causa de tu futuro será tu presente. Aprende de los audaces, de los fuertes, de quien no acepta situaciones, de quien vivirá a pesar de todo. Piensa menos en tus problemas y más en tu trabajo; tus problemas, sin alimentarlos, morirán. 
Aprende a nacer desde el dolor y a ser más grande que el más grande de los obstáculos. Mírate en el espejo de ti mismo y serás libre y fuerte y dejarás de ser un títere de las circunstancias porque tú mismo eres tu destino. Levántate y mira el Sol por las mañanas y respira la luz del amanecer. Tú eres parte de la fuerza de tu vida, ahora despiértate, lucha, camina, decídete y triunfarás en la vida; nunca pienses en la suerte, porque la suerte es el pretexto de los fracasados.

Toma de Gandhi



Ilumina tu rostro con una sonrisa,y regálala a quien nunca la ha tenido, y hazlo sonreír contigo. 
Toma una chispa de sol y hazla volar donde reina la noche e ilumínala y haz que surjan todas las estrellas. 
Toma un río de agua y haz bañar en él a quien vive en el lodo. 
Toma una lágrima, ponla en el rostro y el alma de quien nunca ha llorado. 
Toma el sentimiento mágico de la vida y otórgalo a quien no sabe encontrarlo. 
Toma la esperanza, vive en su luz y repártela a todos. 
Toma de la bondad lo más hermoso y dónalo a quien no sabe donar. 
Descubre el amor verdadero y hazlo conocer al mundo.

Ayúdame de Gandhi




Ayúdame a decir la verdad delante de los fuertes y a no decir mentiras para ganarme el aplauso de los débiles.
Si me das fortuna, no me quites la razón
Si me das éxito, no me quites la humildad.
Si me das humildad, no me quites la dignidad
Ayúdame siempre a ver la otra cara de la medalla, no me dejes inculpar de traición a los demás por no pensar igual que yo.
Enséñame a querer a la gente como a mí mismo y a no juzgarme como a los demás.
No me dejes caer en el orgullo si triunfo, ni en la desesperación si fracaso. Más bien recuérdame que el fracaso es la experiencia que precede al triunfo.
Enséñame que perdonar es un signo de grandeza y que la venganza es una señal de bajeza.
Si me quitas el éxito, déjame fuerzas para aprender del fracaso, si yo ofendiera a la gente, dame valor para disculparme y si la gente me ofende, dame valor para perdonar.
¡Señor…..si yo me olvido de ti, nunca te olvides de mí !

Enseñar con el ejemplo de Gandhi


En una ocasión una abuela trajo su nieto a Mahamat Gandhi. El niño tenía un apetito insaciable por el azúcar lo cual estaba poniendo en peligro su salud.

“Por favor, ella suplicó a Gandhi, dígale a mi nieto que deje de comer azúcar, ya que se que él lo respeta mucho a usted, yo se que él le escuchará lo que usted le diga. Gandhi les pidió que se fueran y regresaran en cuatro días.

Cuatro días más tarde regresaron la abuela y el nieto. Gandhi mirando a los ojos al nieto de la señora le dijo con autoridad: ” Deje de comer azúcar, estás hiriendo tu cuerpo”.

Después de un breve silencio, la abuela le preguntó a Gandhi. Señor , por qué usted nos pidió esperar cuatro y regresar, si esto mismo lo hubiera dicho el día que vine?

Gandhi respondió: “Señora, hace cuatro días yo estaba comiendo azúcar y no podía hablarle con autoridad a su nieto. Ahora puedo, porque hace cuatro días dejé de comer azúcar”.

Dime

Dime lo que te hace diferente del que tienes a tu lado...

Dime... si alguna vez te has dado cuenta de que en ti se encuentran datos y detalles que te diferencian de los demás.

El milagro está en ti...

Tienes dentro la flor fragante que leda aroma al jardín del Padre, en ti se encuentra lo que te hace un ser humano lleno de fresca lozanía, destellos del sol naciente, que cuando sale en toda su fuerza resplandece hasta el atardecer.

Dime... si no te has dado cuenta de que llevas en ti lo que te hace reverdecer como la verde loma del campo.

Dime... cuando te das la oportunidad de ser tú, sin imitar a nadie, sin querer ser otra persona, solamente tú. Que mostrándote original, puedes seducir al aire regando tu semilla al viento para que crezcas en gracia y bondad.

Dime... reconociendo lo que en ti brilla, ese sol de Justicia que te ha dado La CAPACIDAD de tomar tus propias decisiones, para que vivas tus propias consecuencias.

Dime... En qué te detienes al mirar la lejanía de tu pasado, revoleteando en lo que te causó dolor, pena y tristeza, más te olvidas de que el milagro de tu vida se te da todos los días al ver el rocío mañanero rozando tu alma, respirando nueva misericordia por el regalo que te concedió Aquel que te dio la vida, Dime...

Te regodeas en lamento de no tener aquel detalle prodigioso que te places en mirar en los demás, pero que no te propones cultivar en ti...

En ti que llevas a cuestas el dolor de no aceptar lo que tan generosamente Dios se plació en concederte…

Vida, Vida, Vida, Vida, Vida…

Dime... reconoces el cántico de las acciones de gracias, de los momentos en que se detiene tu reloj para ser agradecido más que quejoso por detalles que la vida te concedió, más tu no lo quisiste... por ser estos tan cotidianos, tan comunes y lo que quieres es sobresalir más que otra cosa...

Dime... Acaricias tu pensamiento dándole alas a tu imaginación, con sorpresas agradables que te remontan a los cielos, llevándote al lugar donde quieres estar, o prefieres ver de lejos lo que te gustaría ser.

Dime... Te das la felicitación por los gratos momentos que pasas contigo mismo, recordándote que tienes los elementos y destrezas para ser tan ganador como aquel que tanto admiras, o te envuelves en desangrar tu alma con la tortura del deseo insano que te lleva al desperdicio, dejándote sin fuerzas, perdiéndote el detalle de reconocer las maravillas de tu Creador.

Dime... te envuelves en la suavidad de tu propio aroma, dejándote pasear por el pensamiento de los que se gratifican contigo, pensando en ti, teniéndote en cuenta aunque sea en la lejanía.

Dime... soplas en las palmas de tus manos el remolino del viento dejándote entrar por las ventanas del corazón de aquel que tú le permites disfrutarte sin imponer tu criterio, sin oponerte al cambio, si no que te deleitas en llevar el mensaje de la paz, llenando con dulzura los rincones del alma...

Dime... Coqueteas con la idea de ser la persona que detiene y paraliza los caminos por donde pasas, cargando lluvia de risas, dejando copos de felicidad y refrigerio del campo.

Dime... Si te has propuesto ser el papá que todo hijo desea tener, que todo hijo se disfrutaría poseer, que todo hijo se enorgulleciera presentar...

Dime... Eres como la planta medicinal que al acariciar la piel sana la herida y remedia el dolor.

Dime... Te acuerdas de dejar que Dios se gloríe en ti manteniendo su palabra para beneficio del caído, para levantarte como al águila, mirando directamente a las alturas, pero sin perder el contacto con la realidad; y ésta es que aún con lo alto que vuela, el águila nunca olvida de mirar fijamente al sol...

Todo esto es auto estima sana... detalle de Dios a tu personalidad, regalo de la Vida (Jesús) para ser diferente ante los demás, sin olvidar la simpleza de que fue Dios el que te lo regaló...

Dime... ¿cuánto alabas a Dios por haberte creado y dejarte vivir?

Y aunque la incomprensión me desespere, disimulo la herida a quien me hiere
y tengo la bondad de sonreír.

Y así, por el amor en que he creído, Sufriendo, -como todos-, he cumplido con el alto heroísmo de vivir.

Desconozco a su autor


Decálogo de la amistad

1. IGUALDAD: es el fundamento de la relación de amistad.
2. LIBERTAD: o respeto, que es lo mismo, la amistad supone un encuentro 
entre dos personas diferentes.
3. RECIPROCIDAD: al contrario que en el amor, no hay amistad sin correspondencia.
4. DESINTERÉS: para que la amistad tenga razón de ser.
5. DISCRECIÓN: no se debe abrumar al amigo con confidencias que no pueda digerir.
6. JUSTICIA: no alabarle en exceso, ni valorarle por debajo de sus expectativas.
7. COMPLICIDAD: por algo el amigo es el compañero de aventuras.
8. DEFENDERLE: no por el, que quizás no llegue a saberlo, sino por uno mismo.
9. NO ABURRIRLE: un amigo es una oreja dispuesta, una mano tendida, un hombro sobre el que llorar.
10. DEJARLE VIVIR El mayor secreto y regalo de la vida es cuando se encuentran dos personas semejantes. La ama mi mismo, lo que mas esperamos de un amigo es que comparta la imagen que tenemos de nosotros mismos.

Desconozco a su autor

Da lo mejor de ti


Estamos hechos para brillar, como los niños,
que con auténtica humildad no tienen que fingir nada,
simplemente son lo que son.
 
Cuando tu ser se abre del todo al amor y a Dios,
dejas de ser un estorbo para ti mismo y para los otros.
 
El amor es la única manera de ganar, te empuja
hacia arriba y te brinda descanso mental.
 
Cuando te entregas y te limitas sólo a amar, sucede algo sorprendente: descubres un poder que ya está dentro de ti.
 
El mundo cambia cuando tu cambias, se ablanda si te ablandas,
te ama cuando decides amarlo y te entregas.
 
Entrega es la decisión de dejar de pelear con el mundo
 y con los otros y empezar a amarlos y aceptarlos.
 
Es una paulatina liberación del dolor y una liberación
que no se logra por la fuerza, sino serenamente".
Lo que se pide es cambiar tu manera de enfocar
la realidad y manejarla con ternura.
 
Ámate, ama y da lo mejor de ti.

Desconozco a su autor


Da gracias...


Da gracias, por la vida misma
aunque la tuya no sea la más perfecta,
Dios te la dio y el tenerla es ya un milagro.
Aprende a valorarla para hacerla llevadera,
no hagas de ella algo vano y vacío.

Da gracias por el aire que respiras,
es tan natural y vital y ni cuenta te das
de que sin él con seguridad no vivirías.
Por cada respiro que des, recuerda y ten presente
que Dios lo creó pensando en ti.

Da gracias por la luz del sol,
es la que te permite que veamos el día en esplendor,
la que da vida a la hermosura de la creación
y da calor a los seres vivos de la tierra.

Da gracias por la noche,
Dios la hizo para darnos descanso
para que la tierra repose del afán del día,
y es cuando realmente puedes relajarte y meditar
para poder reponer fuerzas para seguir adelante.

Da gracias por el agua que cae del cielo,
Dios la envía para hacer de nuestro suelo
uno fértil y productivo,
y es la misma agua que al estar sedientos
calma nuestra sed.

Da gracias por las pruebas que llegan a ti,
no te lamentes cuando éstas llegan,
más bien tómalas de un modo positivo,
las pruebas purifican tu espíritu
y te hacen más fuerte para enfrentarte a la vida.

Da gracias por todo lo que eres,
no te quejes de que no siempre es como quieres.
Dios permite todo lo que llega a tu vida,
pero lo permite porque tiene su razón de ser.
Nada pasa sólo porque sí,
al final verás y entenderás la razón.

Da gracias a Dios por todo,
por las cosas grandes y aún por pequeñeces,
Él, muy agradecido nos recompensará.

Da siempre gracias...
sentirás alivio y paz si las das de corazón.

Desconozco a su autor


Da con alegría


Cuando yo era adolescente, en cierta oportunidad estaba con mi padre haciendo fila para comprar entradas para el circo.   Al final, solo quedaba una familia entre la ventanilla y nosotros.

Esta familia me impresionó mucho; eran ocho chicos, todos probablemente menores de doce años.  Se veía que no tenían mucho dinero.  La ropa que llevaban no era cara, pero estaban limpios.  Los chicos eran bien educados, todos hacían bien la fila, de a dos detrás de los padres, tomados de la mano.  Hablaban con emoción de los payasos, los elefantes y otros números que verían esa noche.  Se notaba que nunca antes habían ido al circo.  Prometía ser un hecho sobresaliente en su vida.

El padre y la madre estaban al frente del grupo, de pie, orgullosos.  La madre, de la mano de su marido, lo miraba como diciendo:  "Eres mi caballero de brillante armadura".  Él sonreía, henchido de orgullo y mirándola como si respondiera:  "Tienes razón".

La empleada de la ventanilla preguntó al padre cuantas entradas quería.  El respondió con orgullo:  "Por favor, deme ocho entradas para menores y dos de adultos".   La empleada le indico el precio.  La mujer soltó la mano de su marido, ladeó su cabeza y el labio del hombre empezó a torcerse.  Este se acercó un poco más y le preguntó:  "¿Cuánto dijo?".

La empleada  volvió a decirle el precio. ¿Cómo iba a darse vuelta y decirle a sus ocho hijos que no tenía suficiente dinero para llevarlos al circo?

Viendo lo que pasaba, papá se metió la mano en el bolsillo, sacó un billete de veinte dólares y lo tiró al suelo (nosotros no éramos ricos en lo absoluto).

Mi padre se agachó, recogió el billete, palmeó al hombre en el hombro y le dijo: "Disculpe, señor, se le cayó esto del bolsillo".

El hombre se dio cuenta de lo que pasaba.  No había pedido limosna, pero sin duda apreciaba la ayuda en una situación desesperada, angustiosa e incómoda.

Miró a mi padre directamente a los ojos, con sus dos manos le tomó la suya, apretó el billete de veinte dólares y con labios trémulos y una lágrima rodándole por la mejilla, replicó:  "Gracias, gracias señor. Esto significa realmente mucho para mi familia y para mí".

Papá y yo volvimos a nuestro auto y regresamos a casa.  Esa noche no fuimos al circo, pero  nos fuimos con el corazón lleno de alegría.

NO DES LO QUE TE SOBRA.  DA CON ALEGRÍA Y HASTA QUE TE DUELA.

Desconozco a su autor


El arte de amar

Es el amor un arte? En tal caso, requiere conocimiento y esfuerzo. ¿O es el amor una sensación placentera, cuya experiencia es una cuestión de azar, algo con lo que uno "tropieza" si tiene suerte?

Todos están sedientos de amor; ven innumerables películas basadas en historias de amor felices y desgraciadas, escuchan centenares de canciones triviales que hablan del amor, y, sin embargo, casi nadie piensa que hay algo que aprender acerca del amor.


Esa peculiar actitud se debe a varios factores que, individualmente o combinados, tienden a sustentarla. Para la mayoría de la gente, el problema del amor consiste fundamentalmente en ser amado, y no en amar, no en la propia capacidad de amar. De ahí que para ellos el problema sea cómo lograr que se los ame, cómo ser dignos de amor.

Para alcanzar ese objetivo, siguen varios caminos. Uno de ellos, utilizado en especial por los hombres, es tener éxito, ser tan poderoso y rico como lo permita el margen social de la propia posición. Otro, usado particularmente por las mujeres, consiste en ser atractivas por medio del cuidado del cuerpo, la ropa, etc. Existen otras formas de hacerse atractivo, que utilizan tanto los hombres como las mujeres, dependiendo de lo que el ambiente social valore más en ese momento y lugar. Muchas de las formas de hacerse querer son iguales a las que se utilizan para alcanzar el éxito, para "ganar amigos e influir sobre la gente".


En realidad, lo que para la mayoría de la gente de nuestra cultura equivale a digno de ser amado es, en esencia, una mezcla de popularidad y sex-appeal.

La segunda premisa que sustenta la actitud de que no hay nada que aprender sobre el amor, es la suposición de que el problema del amor es el de un objeto y no de una facultad. La gente cree que amar es sencillo y lo difícil encontrar un objeto apropiado para amar -o para ser amado por él-. En las últimas generaciones el concepto de amor romántico se ha hecho casi universal en el mundo occidental. En los Estados Unidos de Norteamérica, si bien no faltan consideraciones de índole convencional, la mayoría de la gente aspira a encontrar un "amor romántico", a tener una experiencia personal del amor que lleve luego al matrimonio. Ese nuevo concepto de la libertad en el amor debe haber acrecentado enormemente la importancia del objeto frente a la de la función.

Hay en la cultura contemporánea otro rasgo característico, estrechamente vinculado con ese factor. Toda nuestra cultura está basada en el deseo de comprar, en la idea de un intercambio mutuamente favorable. La felicidad del hombre moderno consiste en la excitación de contemplar las vidrieras de los negocios, y en comprar todo lo que pueda, ya sea al contado o a plazos. El hombre (o la mujer) considera a la gente en una forma similar. Una mujer o un hombre atractivos son los premios que se quiere conseguir. "Atractivo" significa habitualmente un buen conjunto de cualidades que son populares y por las cuales hay demanda en el mercado de la personalidad. Las características específicas que hacen atractiva a una persona dependen de la moda de la época, tanto física como mentalmente.

De cualquier manera, la sensación de enamorarse sólo se desarrolla con respecto a las mercaderías humanas que están dentro de nuestras posibilidades de intercambio. Quiero hacer un buen negocio; el objeto debe ser deseable desde el punto de vista de su valor social y al mismo tiempo, debo resultarle deseable, teniendo en cuenta mis valores y potencialidades manifiestas y ocultas. De ese modo, dos personas se enamoran cuando sienten que han encontrado el mejor objeto disponible en el mercado, dentro de los límites impuestos por sus propios valores de intercambio. En una cultura en la que prevalece la orientación mercantil y en la que el éxito material constituye el valor predominante- no hay en realidad motivos para sorprenderse de que las relaciones amorosas humanas sigan el mismo esquema de intercambio que gobierna el mercado de bienes y de trabajo.

El tercer error que lleva a suponer que no hay nada que aprender sobre el amor, radica en la confusión entre la experiencia inicial del "enamorarse" y la situación permanente de estar enamorado o, mejor dicho de "permanecer" enamorado. Si dos personas que son desconocidas la una para la otra, como lo somos todos, dejan caer de pronto la barrera que las separa y se sienten cercanas, se sienten uno, ese momento de unidad constituye uno de los más estimulantes y excitantes de la vida. Y resulta aún más maravilloso y milagroso para aquellas personas que han vivido encerradas, aisladas, sin amor.

Ese milagro de súbita intimidad suele verse facilitado si se combina o inicia con la atracción sexual y su consumación. Sin embargo, tal tipo de amor es, por su misma naturaleza, poco duradero. Las dos personas llegan a conocerse bien, su intimidad pierde cada vez más su carácter milagroso, hasta que su antagonismo, sus desilusiones, su aburrimiento mutuo, terminan por matar lo que pueda quedar de la excitación inicial. No obstante, al comienzo no saben todo esto; en realidad, consideran la intensidad del apasionamiento, ese estar "locos" el uno por el otro, como una prueba de la intensidad de su amor, cuando sólo muestra el grado de su soledad anterior.

Esa actitud -que no hay nada más fácil que amar- sigue siendo la idea prevaleciente sobre el amor, a pesar de las abrumadoras pruebas de lo contrario. Prácticamente no existe ninguna otra actividad o empresa que se inicie con tan tremendas esperanzas y expectaciones, y que, no obstante, fracase tan a menudo como el amor. Si ello ocurriera con cualquier otra actividad, la gente estaría ansiosa por conocer los motivos del fracaso y por corregir sus errores o renunciaría a la actividad. Puesto que lo último es imposible en el caso del amor, sólo parece haber una forma adecuada de superar el fracaso del amor, y es examinar las causas de tal fracaso y estudiar el significado del amor.

El primer paso a dar es tomar conciencia de que el amor es un arte como es un arte el vivir. Si deseamos aprender a amar debemos proceder en la misma forma en que lo haríamos si quisiéramos aprender cualquier otro arte, música, pintura, carpintería o el arte de la medicina o la ingeniería


¿Cuáles son los pasos necesarios para aprender cualquier arte? El proceso de aprender un arte puede dividirse convenientemente en dos parte: una, el dominio de la teoría; la otra, el dominio de la práctica. Si quiero aprender el arte de la medicina, primero debo conocer los hechos relativos al cuerpo humano y a las diversas enfermedades.


Una vez adquirido todo ese conocimiento teórico, aún no soy en modo alguno competente en el arte de la medicina. Sólo llegaré a dominarlo después de mucha práctica, hasta que eventualmente los resultados de mi conocimiento teórico y los de mi práctica se fundan en uno, mi intuición, que es la esencia del dominio de cualquier arte. Pero aparte del aprendizaje de la teoría y la práctica, un tercer factor es necesario para llegar a dominar cualquier arte el dominio de ese arte debe ser un asunto de fundamental importancia, nada en el mundo debe ser más importante que el arte. Esto es válido para la música, la medicina, la carpintería y el amor. Y quizás radique ahí el motivo de que la gente de nuestra cultura, a pesar de sus evidentes fracasos, sólo en tan contadas ocasiones trata de aprender ese arte. No obstante el profundo anhelo de amor, casi todo lo demás tiene más importancia que el amor: éxito, prestigio, dinero, poder; dedicamos casi toda nuestra energía a descubrir la forma de alcanzar esos objetivos, y muy poca a aprender el arte del amor

¿Sucede acaso que sólo se consideran dignas de ser aprendidas las cosas que pueden proporcionarnos dinero o prestigio, y que el amor, que "sólo" beneficia al alma, pero que no proporciona ventajas en el sentido moderno, sea un lujo por el cual no tenemos derecho a gastar muchas energías?

Extractado de Fromm, E. "El Arte de Amar"