miércoles, 17 de agosto de 2011

La felicidad escondida




Un poco antes de que la humanidad existiera, se reunieron varios duendes para hacer una travesura. Uno de ellos dijo: 
—Debemos quitarles algo a los seres humanos,pero, ¿qué? 

Después de mucho pensar, uno dijo: 
— ¡Ya sé! Vamos a quitarles la felicidad. El problema es dónde esconderla para que nopuedan encontrarla. 

Propuso el primero: 
—Vamos a esconderla en la cima del monte más alto del mundo. 

—No, recuerda que tienen fuerza; alguno podría subir y encontrarla, y si la encuentra uno, ya todos sabrán dónde está —replicó otro. 

Se escuchó una nueva propuesta: 
—Entonces vamos a esconderla en el fondo del mar. 

Otro señaló: 
—No, no olvides que son curiosos, alguno podría construir un aparato para bajar, y entonces la encontrarán. 

—Escondámosla en un planeta bien lejano de la Tierra —propuso otro. 

—No —le dijeron. Recuerda que les dieron inteligencia, y un día alguno va a construir una nave para viajar a otros planetas y la va a descubrir, y entonces todos tendrán felicidad. 

El duende más veterano, que había permanecido en silencio escuchando atentamente cada una de las propuestas, dijo: 

—Creo saber dónde ponerla para que nunca la encuentren. 

Todos voltearon asombrados y preguntaron al unísono: 

—¿Dónde? 

—La esconderemos dentro de ellos mismos; estarán tan ocupados buscándola afuera que nunca la encontrarán. 

Todos estuvieron de acuerdo, y desde entonces ha sido así: el hombre se pasa la vida buscando la felicidad sin saber que la lleva consigo. 

Desconozco a su autor

Sacar siempre lo positivo


Un cargador de agua de la India tenía dos grandes vasijas que colgaba a los extremos de un palo y que llevaba encima de los hombros.

Una de las vasijas tenía varias grietas, mientras que la otra era perfecta y conservaba toda el agua al final del largo camino a pie desde el arroyo hasta la casa de su patrón, pero cuando llegaba, la vasija rota solo tenía la mitad del agua.

Durante dos años completos esto fue así diariamente, desde luego la vasija perfecta estaba muy orgullosa de sus logros, pues se sabía perfecta para los fines para los que fue creada. Pero la pobre vasija agrietada estaba muy avergonzada de su propia imperfección y se sentía miserable porque solo podía hacer la mitad de todo lo que se suponía que era su obligación.

Después de dos años, la tinaja quebrada le habló al aguador así, diciéndole:

"Estoy avergonzada y me quiero disculpar contigo porque debido a mis grietas solo puedes entregar la mitad de mi carga y solo obtienes la mitad del valor que deberías recibir."

El aguador, le dijo compasivamente: "Cuando regresemos a la casa quiero que notes las bellísimas flores que crecen a lo largo del camino."

Así lo hizo la tinaja. Y en efecto vio muchísimas flores hermosas a lo largo, pero de todos modos se sentía apenada porque al final, solo quedaba dentro de si la mitad del agua que debía llevar.

El aguador le dijo entonces "¿Te diste cuenta de que las flores solo crecen en tu lado del camino? Siempre he sabido de tus grietas y quise sacar el lado positivo de ello. Sembré semillas de flores a todo lo largo del camino por donde vas y todos los días las has regado y por dos años yo he podido recoger estas flores para decorar el altar de mi Maestro. Si no fueras exactamente como eres, con todo y tus defectos, no hubiera sido posible crear esta belleza."

Desconozco a su autor

Perseverancia




La historia dice que este hombre fracasó en los negocios y cayó en bancarrota en 1831. Fue derrotado para la Legislatura de 1832. 

Su prometida murió en 1835. 

Sufrió un colapso nervioso en 1836. 

Fue vencido en las elecciones de 1836 y en las parlamentarias de 1843,1846, 1848 y 1855. 

No tuvo éxito en su aspiración a la Vicepresidencia en 1856, y en 1858 fue derrotado en las elecciones para el Senado. 

Este hombre obstinado fue Abraham Lincoln, elegido presidente de Estados Unidos en 1860. 

La lección es muy sencilla: sólo se fracasa cuando se deja de intentar.

Les invito la cena...



Carta año 2070


Documento publicado en la revista "Crónica de los Tiempos" de abril de 2002. 

"Estamos en el año 2070. Acabo de cumplir los 50, pero mi apariencia es de alguien de 85. 

Tengo serios problemas renales porque bebo muy poca agua. 

Creo que me resta poco tiempo. 

Hoy soy una de las personas más viejas en esta sociedad. 

Recuerdo cuando tenía 5 años. 

Todo era muy diferente. 

Había muchos árboles en los parques, las casas tenían bonitos jardines y yo podía disfrutar de un baño quedándome debajo de la ducha por una hora. 

Ahora usamos toallas humedecidas en aceite mineral para limpiar la piel. 

Antes todas las mujeres mostraban sus bonitas cabelleras. 

Ahora debemos raparnos la cabeza para mantenerla limpia sin usar agua. 

Antes mi padre lavaba el coche con el agua que salía de una manguera. 

Hoy los niños no creen que el agua se utilizaba de esa manera. 

Recuerdo que había muchos anuncios que decían "CUIDA EL AGUA", sólo que nadie hacía caso; pensaban que el agua jamás se podía terminar. 

Ahora, todos los ríos, presas, lagunas y mantos aqüíferos están irreversiblemente contaminados o agotados. 

Inmensos desiertos constituyen el paisaje que nos rodea por todos lados. 

Las infecciones gastrointestinales, enfermedades de la piel y de las vías urinarias, son las principales causas de la muerte. 

La industria está paralizada y el desempleo es dramático. Las fábricas desanilizadoras son la principal fuente de empleo y te pagan con agua potable en lugar de salario. 

Los asaltos por un bidón de agua son comunes en las calles desiertas. 

La comida es 80% sintética. 

Antes, la cantidad de agua indicada como ideal para beber eran 8 vasos por día para una persona adulta. 

Hoy sólo puedo beber medio vaso. 

la ropa es descartable, lo que aumenta la cantidad de basura; tuvimos que volver a los pozos ciegos (cámara séptica) como en el siglo pasado porque las redes de cloacas no se pueden usar por falta de agua. 

La apariencia de la población es horrorosa: cuerpos desfallecidos, arrugados por la deshidratación, llenos de llagas en la piel por los rayos ultravioletas que no tienen la capa de ozono que los filtraban en la atmósfera. 

Por la sequedad de la piel, una joven de 20 años está como si tuviera 40. 

Los científicos investigan, pero no hay solución posible. 

No se puede fabricar agua, el oxígeno también está degradado por la falta de árboles lo que disminuyó el coeficiente intelectual de las nuevas generaciones. 

Se alteró la morfología de los espermatozoides de muchos individuos. 

Como consecuencia, hay muchos chicos con insuficiencias, mutaciones y deformaciones. 

El gobierno hasta nos cobra por el aire que respiramos, 137 m3 por día por habitante y adulto. 

La gente que no puede pagar es retirada de las "zonas ventiladas", que están dotadas de gigantescos pulmones mecánicos que funcionan con energía solar. 

No son de buena calidad, pero se puede respirar. 

La edad media es de 35 años. 

En algunos países quedaron manchas de vegetación con su respectivo río, que es fuertemente vigilado por el ejército. 

El agua se volvió un tesoro muy codiciado, más que el oro o los diamantes. 

Aquí en cambio, no hay árboles porque casi nunca llueve, y cuando llega a registrarse una precipitación, es de lluvia ácida. 

Las estaciones del año están severamente transformadas por las pruebas atómicas y de las industrias contaminantes del siglo XX. 

Se advertía de que había que cuidar el medio ambiente, y nadie le hizo caso. 

Cuando mi hija me pide que le hable de cuando era joven, describo lo bonitos que eran los bosques. 

Le hablo de la lluvia, de las flores, de lo agradable que era darse un baño y poder pescar en los ríos y en las represas, beber toda el agua que quisiese. 

Ella me pregunta: 

-Papá! Por qué se acabó el agua? 

Entonces, siento un nudo en la garganta. 

No puedo dejar de sentirme culpable, porque pertenezco a la generación que terminó destruyendo el medio ambiente o simplemente no tomamos en cuenta tantos avisos. 

Ahora nuestros hijos pagan un precio alto... 

Sinceramente creo que la vida en la tierra ya no será posible dentro de muy poco porque la destrucción del medio ambiente llegó a un punto irreversible. 

Cómo me gustaría volver atrás y hacer que toda la humanidad hubiera comprendido esto... 

...cuando todavía podíamos hacer algo para salvar nuestro planeta Tierra!"

Carretas vacías


Caminaba con mi padre, cuando se detuvo en una curva y, después de un pequeño silencio, me preguntó: 

- ¿Oyes algo más, que el cantar de los pájaros? 

Agudicé mis oídos y algunos segundos después, le respondí: 
- Sí, es el ruido de una carreta. 

- Éso es, - me dijo. - Es una carreta vacía. 

Pregunté a mi padre: 
- ¿Cómo sabes que es una carreta vacía, si aún no la hemos visto? 

Entonces, otra vez mas, me mostró su sabiduría: 
- Es muy fácil darse cuenta: "Cuánto mas vacía está la carreta, mayor es el ruido que hace" 

"Me convertí en adulto y hasta hoy, cuando veo a una persona hablando demasiado, interrumpiendo la conversación de todos, siendo inoportuna o violenta, presumiendo de lo que tiene, sintiéndose prepotente y tratando con superioridad a los demás... O a aquellos, que no pueden estar, sin el estímulo de parlantes o de un televisor, que impiden todo tipo de diálogo, tengo la impresión de oír la voz de mi padre diciendo: 

- "Cuanto más vacía la carreta, mayor es el ruido que hace" Y a la vez : "cuánto se regocija el corazón, cuando vemos pasar una carreta repleta de carga preciosa... Silenciosa... Plena. 

Desconozco a su autor

El taxista: pato o águila


Rodrigo estaba haciendo fila para poder ir al aeropuerto.
Cuando un taxista se acercó, lo primero que notó fue que el taxi estaba limpio y brillante. El chofer bien vestido con una camisa blanca, corbata negra y pantalones negros muy bien planchados, el taxista salió del auto, dio la vuelta y le abrió la puerta trasera del taxi. 
Le alcanzo un cartón plastificado y le dijo: yo soy Willy, su chofer. Mientras pongo su maleta en el portaequipaje me gustaría que lea mi Misión.
Después de sentarse, Rodrigo leyó la tarjeta: Misión de Willy: “Hacer llegar a mis clientes a su destino final de la manera mas rápida, segura y económica posible, brindándole un ambiente amigable”
Rodrigo quedó impactado. Especialmente cuando se dio cuenta que el interior del taxi estaba igual que el exterior, limpio sin una mancha. 
Mientras se acomodaba detrás del volante Willy le dijo, “Le gustaría un café? Tengo unos termos con café regular y descafeinado”. Rodrigo bromeando le dijo: “No, preferiría un refresco” Willy sonrío y dijo: “No hay problema tengo un hielera con refresco de Cola regular y dietética, agua y jugo de naranja”. Casi tartamudeando Rodrigo le dijo: “Tomaré la Cola dietética”
Pasándole su bebida, Willy le dijo, “Si desea usted algo para leer, tengo Etiqueta Negra, Caretas, El Comercio y Selecciones”
Al comenzar el viaje, Willy le pasó a Rodrigo otro cartón plastificado, “Éstas son las estaciones de radio que tengo y la lista de canciones que tocan, si desea escuchar la radio” 
Y como si esto no fuera demasiado, Willy le dijo que tenía el aire acondicionado encendido y preguntó si la temperatura estaba bien para él. Luego le avisó cuál sería la mejor ruta a su destino a esta hora del día.
También le hizo conocer que estaría contento de conversar con él o, si prefería, lo dejaría solo en sus meditaciones. 
“Dime Willy, le pregunto asombrado Rodrigo- siempre has atendido a tus clientes así?” 
Willy sonrió a través del espejo retrovisor. “No, no siempre. De hecho, solamente los dos últimos años. Mis primero cinco años manejando los gasté la mayor parte del tiempo quejándome igual que el resto de los taxistas. Un día escuché en la radio acerca del Dr. Dyer un “gurú” del desarrollo personal. El acababa de escribir un libro llamado “Tú lo obtendrás cuando creas en ello”. Dyer decía que si tú te levantas en la mañana esperando tener un mal día, seguro que lo tendrás, muy rara vez no se te cumplirá. El decía: Deja de quejarte. Sé diferente de tu competencia. No seas un pato, sé un águila. Los patos sólo hacen ruido y se quejan, las águilas se elevan por encima del grupo”.
“Esto me llegó aquí, en medio de los ojos”, dijo Willy. “Dyer estaba realmente hablando de mi. Yo estaba todo el tiempo haciendo ruido y quejándome, entonces decidí cambiar mi actitud y ser un águila. Miré alrededor a los otros taxis y sus choferes, los taxis estaban sucios, los choferes no eran amigables y los clientes no estaban contentos. Entonces decidí hacer algunos cambios. Uno a la vez. Cuando mis clientes respondieron bien, hice más cambios”. 
“Se nota que los cambios te han pagado”, le dijo Rodrigo. 
“Sí, seguro que sí”, le dijo Willy. “Mi primer año de águila dupliqué mis ingresos con respecto al año anterior. Este año posiblemente lo cuadruplique. Usted tuvo suerte de tomar mi taxi hoy. Usualmente ya no estoy en la parada de taxis. Mis clientes hacen reservación a través de mi celular o dejan mensajes en mi contestador. Si yo no puedo servirlos, consigo un amigo taxista águila confiable para que haga el servicio”.

Willy era fenomenal. Estaba haciendo el servicio de una limusina en un taxi normal. 
Posiblemente haya contado esta historia a más de cincuenta taxistas, y solamente dos tomaron la idea y la desarrollaron. Cuando voy a sus ciudades, los llamo a ellos. El resto de los taxistas hacen bulla como los patos y me cuentan todas las razones por las que no pueden hacer nada de lo que les sugería. 
Willy el taxista, tomó una diferente alternativa : 

El decidió dejar de hacer ruido y quejarse como los patos y volar por encima del grupo como las águilas. 
No importa si trabajas en una oficina, en mantenimiento, eres maestro, Un servidor publico, político, ejecutivo, empleado o profesionista, ¿Cómo te comportas? ¿Te dedicas a hacer ruido y a quejarte? ¿Te estás elevando por encima de los otros?

Desconozco a su autor

La roca


Hace mucho tiempo, un rey colocó una gran roca obstaculizando un camino.

Luego se escondió y observó para ver si alguien quitaba la roca.

Algunos de los comerciantes más adinerados del reino y cortesanos pasaron por el camino, y simplemente giraron y pasaron al lado de la roca.

Muchos culparon al rey ruidosamente de no mantener los caminos despejados, pero ninguno hizo algo para sacar la piedra del camino.

Luego pasó un campesino con una carga de verduras.

Al aproximarse a la roca, el campesino puso su carga en el piso y trató de mover la roca a un lado del camino.

Después de empujar y fatigarse mucho, lo logró.

Mientras recogía su carga de vegetales, vio una bolsa en el suelo, justo donde había estado la roca.

Abrió la bolsa y, dentro de ella, encontró una cartera que contenía muchas monedas de oro y una nota del mismo rey indicando que el oro era para la persona que removiera la piedra del camino.

El campesino aprendió lo que los otros nunca entendieron.
Cada obstáculo presenta una oportunidad para mejorar, si se actúa en vez de quejarse.

Desconozco a su autor

He aprendido

Que no puedes hacer que alguien te ame.
Todo lo que puedes hacer es ser alguien quien pueda ser amado, el resto depende de ellos.

He aprendido que no importa cuánto quieras,
algunas personas simplemente no corresponden tu cariño.

He aprendido que toma años construir la confianza
y sólo unos segundos para destruirla.

He aprendido que no es lo que tienes en la vida,
sino a quien tienes lo que cuenta.

He aprendido que te la puedes arreglar con encanto, pero tan sólo por 15 minutos.
De allí en adelante, es mejor que sepas algo.

He aprendido que no te debes comparar con lo mejor que otros pueden hacer,
sino con lo que tú mejor puedes hacer.

He aprendido que no es lo que le pasa a la gente lo que es importante,
es lo que hacen al respecto.

He aprendido que puedes hacer algo en un instante
que te dará dolor de cabeza de por vida.

He aprendido que me está tomando mucho tiempo
ser la persona que quiero ser.

He aprendido que es mucho más fácil reaccionar que pensar.

He aprendido que siempre debes despedirte de los seres amados con palabras de amor.
Podría ser la última vez que los veas!.

He aprendido que, o controlas tu carácter,
o tu carácter te controla a ti.

He aprendido que sin importar cuan caliente y ardiente es una relación al principio, la pasión desaparece, y es mejor que haya algo que tome su lugar.

He aprendido que los héroes son personas que hacen lo que se tiene que hacer
cuando se debe hacer, sin importar las consecuencias.

He aprendido que aprender a perdonar requiere práctica.

He aprendido que hay gente que te quiere mucho
pero que no sabe cómo mostrártelo.

He aprendido que el dinero es una mala manera de evaluar.

He aprendido que mi mejor amigo y yo
podemos hacer de todo o nada y pasarlo bien.

He aprendido que algunas veces la gente que tú esperas que te pateen
cuando estás caído serán los que te ayuden a levantarte.

He aprendido que una amistad verdadera continua creciendo aún en medio de una gran distancia.
Igual sucede con el amor verdadero.

He aprendido que tan sólo porque alguien no te ama de la manera que quieres que te ame, no significa que no te ame con todo lo que tiene.


He aprendido que la madurez tiene más que ver con los tipos de experiencias que has tenido y lo que has aprendido de ellas y menos que ver con cuántos cumpleaños has celebrado.

He aprendido que no debemos cambiar de amigos
si entendemos que los amigos cambian.

He aprendido que no importa qué bueno es un amigo,
puede herirte de vez en cuando y debes perdonarlo por eso.

He aprendido que no siempre es suficiente ser perdonado por los otros.
A veces debes aprender a perdonarte a ti mismo.

He aprendido que no importa que esté roto tu corazón,
el mundo no se detiene por tu dolor.

He aprendido que nuestro pasado y las circunstancias podrían haber influenciado quienes somos, pero somos responsables por quienes seremos.

He aprendido que sólo porque dos personas discutan no significa que no se amen y tan sólo porque no discutan no significa que lo hagan.

He aprendido que dos personas pueden mirar la misma cosa
y ver algo totalmente diferente.

He aprendido que no importa como intentes proteger a tus niños,
en algún momento saldrán heridos y te herirán en el proceso.

He aprendido que hay muchas maneras de enamorarse
y mantenerse enamorado.

He aprendido que no importa las consecuencias,
aquellos que son honestos consigo mismos llegan más lejos en la vida.

He aprendido que tu vida puede cambiar en cuestión de horas
por gente que ni siquiera conoces.

He aprendido que aún cuando piensas que no tienes nada más para dar,
cuando un amigo llora en ti tú encontrarás la fuerza para ayudarlo.

He aprendido que escribir, lo mismo que hablar,
pueden aliviar dolores emocionales.

He aprendido que el paradigma en que vivimos
no es todo lo que se nos ha dado.

He aprendido que diplomas en una pared
no te hacen un ser humano decente.

He aprendido que la gente que más quieres en la vida
son apartados de ti demasiado pronto.

¿¿¿Qué has aprendido tú???

Desconozco a su autor



Una escena clásica...


¿Qué es la amistad?

Es...una puerta que se abre,
una mano extendida,
una sonrisa que te alienta,
una mirada que te comprende,
una lágrima que se une a tu dolor,
una palabra que te anima,
una crítica que te mejora.

Es...un abrazo de perdón,
un aplauso que te estimula,
un encuentro que te regocija,
un favor sin recompensa,
un dar sin exigir,
un entregarse sin calcular,
un esperar...sin cansancio.

Es... la brisa del amanecer que acaricia tu rostro.
Es...una melodía de violines que endulza tus oídos
Es...el perfume de una flor que te recuerda
aromas de tiempos compartidos.


Fuente: Elixires para el alma

Fácil - Difícil


Fácil es ocupar un lugar en la agenda telefónica.
Difícil es ocupar el corazón de alguien.

Fácil es juzgar los errores de otros.
Difícil es reconocer nuestros propios errores.

Fácil es hablar sin pensar.
Difícil es frenar la lengua.

Fácil es herir a quien nos ama.
Difícil es curar esa herida.

Fácil es perdonar a otros.
Difícil es pedir perdón.

Fácil es dictar reglas.
Difícil es seguirlas.

Fácil es soñar todas las noches.
Difícil es luchar por un sueño.

Fácil es exhibir la victoria.
Difícil es asumir la derrota con dignidad.

Fácil es admirar una luna llena.
Difícil es ver su otra cara.

Fácil es tropezar con una piedra.
Difícil es levantarte.

Fácil es disfrutar la vida todos los días.
Difícil es darle el verdadero valor.

Fácil es orar todas las noches.
Difícil es no fallarle a Dios en cosas pequeñas.

Fuente: Elixires para el Alma

Los invito a desayunar amigos!


Se necesita de un amigo.

No es necesario que sea hombre,
basta que sea humano,
basta que tenga sentimientos,
basta que tenga corazón.

Se necesita que sepa hablar y callar,
sobre todo que sepa escuchar.

Tiene que gustar de la poesía,
de la madrugada, de los pájaros, del Sol,
de la Luna, del canto, de los vientos
y de las canciones de la brisa.

Debe amar al prójimo y respetar el dolor que
los peregrinos llevan consigo.
Debe guardar el secreto sin sacrificio.
Debe hablar siempre de frente y
no traicionar con mentiras o deslealtades.

Debe tener un ideal, y miedo de perderlo,
y en caso de no ser así,
debe sentir el gran vacío que esto deja.

Tiene que tener resonancias humanas,
su principal objetivo debe ser el del amigo.

Debe sentir pena por las personas tristes
y comprender el inmenso vacío de los solitarios.

Se busca un amigo para gustar
de los mismos gustos,
que se conmueva cuando es tratado de amigo.

Que sepa conversar de cosas simples,
de lloviznas y de grandes lluvias y
de los recuerdos de la infancia.

Se precisa un amigo para no enloquecer,
para contar lo que se vio de bello y
de triste durante el día, de los anhelos
y de las realizaciones, de los sueños y de la realidad.

Debe gustar de las calles desiertas,
de los charcos de agua y los caminos mojados,
del borde de la calle, del bosque después de la lluvia,
de acostarse en el pasto.

Se precisa un amigo que diga que vale la pena vivir,
no porque la vida es bella, sino porque estamos juntos.

Se necesita un amigo para dejar de llorar.

Para no vivir de cara al pasado,
en busca de memorias perdidas.

Que nos palmee los hombros,
sonriendo o llorando,
pero que nos llame amigo,
para tener la conciencia de que aún estamos vivos.

Vinicius de Moraes


Los días grises


Los hay, desde luego. ¡Y muy frecuentes!

Hay días en los que brilla el sol, la vida sigue como siempre: las cosas no han cambiado, nada urgente nos falta en apariencia y sin embargo... Nos sentimos mal, como incompletos, como... insuficientes, como desalentados y extraños.

Ese día en que abres los ojos y no sabes por qué, traes un desánimo que te nació en el sueño, que te brotó en lo alto de la noche y se filtró a tu alma gracias a quién sabe que asociaciones oscuras y angustiosas.

Ese día en que te cuesta trabajo levantarte. ¡Ayer estaba todo bien! Ese día en que presientes que nada va a ir como tú lo deseaste, ese día que no tiene color, cuyas primeras horas son de laxitud, recelo o ligera zozobra.

Ese día, es un día que nació gris.

Nunca se puede evitar esto. La química de nuestro cuerpo, la inercia de nuestra psique, la reacción desconocida de factores internos a estímulos que no descubrimos todavía, nos quieren pintar este día de gris. Gris opaco. Gris depresivo. Gris pasivo. Gris marginal.

Pero...
Lo que sí puedes hacer, cuanto antes, es tomar tú mismo, tú misma, la decisión de activar tus propios pinceles y aprovechar ese gris neutro para inundarlo de figuras diversas: ¡Flechas verdes, curvas doradas, zig-zags blancos, puntos azules!

Puedes convertir en unos cuantos segundos o minutos ese panorama triste en un deseo realizable, un canto que te estimule, un silencio que te hable.

No hay días grises... ¡todos son iguales! 
Quien les da color eres tú.

Quien es capaz de alegrarse con la lluvia o admirar la tempestad, eres tú. Quien se echa a llorar bajo un sol espléndido o un cielo maravilloso, eres tú. Porque no son los días los que te dan color. Eres tú quien puede pintar como desees, cada día.

Si sientes que comienza todo gris...
¡Decídete y llénalo de color!

Cierra los ojos. Respira hondo, piensa claro...
¡Y vive como nunca el día de hoy! 

¡Los mejores colores de la vida están siempre dentro de ti mismo!

Abrir los ojos a otro día, es un regalo que no siempre vas a tener.

Fuente: Oasis

Lo hecho, hecho está de Maytte Sepúlveda

Muchas personas viven aferradas al pasado. Es sorprendente observar cómo algunas personas viven lamentándose por lo que les pasó, recordando lo que les hicieron, añorando lo que tuvieron o dándole aún vueltas en su cabeza a una situación que ya ocurrió, pensando en lo que podrían haber hecho para cambiarla, impedirla o solucionarla.

Vivir en el pasado nos impide disfrutar de todos los aspectos maravillosos que nos ofrece la vida en este momento, además nos sabotea la posibilidad de actuar hoy, de una forma conciente y concreta, para no repetir en el futuro las mismas actuaciones del pasado.

Cuando te acercas a un amigo o a un ser querido y le sugieres que ya deje el pasado atrás, que no vale la pena que siga recordando lo que pasó, o que ya es tiempo de parar de sufrir porque se merece vivir de otra manera, generalmente escuchas como respuesta: si estuvieras en mi lugar, pero es que me desgració mi vida, ojalá pudiera, pero no es sencillo olvidar… frases que justifican su negativa a soltar y pasar la página para dejar que los acontecimientos formen de una vez parte del pasado.

Mientras más nos neguemos a superar el recuerdo y la afectación que nos produjo alguna situación pasada, el dolor se quedará a vivir con nosotros, convirtiéndose en el resentimiento que alimente nuestros peores sentimientos, incluyendo el de convertirnos en víctimas de la situación o de la actuación de las demás personas. Muchas veces el comentario hiriente o descalificador que nos hicieron en el pasado se convierte en el freno que nos impide sentirnos capaces de alcanzar el éxito o la consecución de nuestras metas. No permitas que algún comentario injusto que se te hizo en el pasado te impida extender tus horizontes. Si decides soltarte de ellos y quitarles el poder… no podrán afectarte nunca más.

Los remordimientos del ayer y los temores del mañana son los mayores ladrones de nuestro tiempo. Ya deja de darle vueltas en tu cabeza a lo que pudiste hacer para evitar lo que pasó… ¡Suéltalo!

Algunas de las emociones más frecuentes cuando quedamos atrapados por el paso son: La tristeza, la rabia, la frustración, la impotencia, el temor, la apatía, la nostalgia, la sensación de fracaso… Permanecer mucho tiempo en cualquiera de ellas será suficiente para anular tu capacidad de éxito, bienestar y realización personal.

Debes abandonar cualquier esperanza de tener un pasado mejor, lo que pasó… pasó y no hay manera de cambiarlo. Acepta y disponte a invertir toda tu atención, entusiasmo y energía en construir una nueva vida, positiva y diferente para ti y para los tuyos en el único momento que puedes hacerlo: Hoy. Afortunadamente no necesitas tener un pasado mejor para tener un futuro maravilloso, siempre es posible comenzar de nuevo.

La mayoría de los pensamientos que inviertes en mantener vivo algún recuerdo negativo del pasado te roba parte de la energía que necesitas para enfocar tus esfuerzos diarios hacia el éxito y tu realización.

Regresa del pasado
No puedes seguir pensando en lo que te sucedió, ¿Hasta cuándo vas a estar ahí contándole a todo el mundo lo que pasó?, acumulando rabia, frustración y resentimiento, porque el más afectado de ese proceso seguirás siendo tú. Es tiempo de tomar la decisión valiente de aceptar y pasar la página.

Borrón y cuenta nueva
Acepta lo que no puedes cambiar, para poder superarlo tienes que aceptarlo. Ya pasó y no tienes forma de devolver la película, para cambiar ese momento. Así que acepta la realidad sin preguntarte: ¿Por qué en este momento?, ¿qué hice yo para merecerlo?

Elimina tus deseos de venganza
No puedes continuar buscando culpables, porque te desgastarás física y emocionalmente. Además de esta manera alimentas tu deseo de venganza y aunque te sientas justificado por lo que viviste, te recuerdo que todo lo que deseas a otro, la vida se encargará de devolvértelo a ti. Más bien sácalos de tu mente y ¡perdónalos! Mientras sigas recordando eventos pasados y cómo han afectado tus posibilidades de éxito y bienestar, no conseguirás hacer nada que valga la pena, sólo aumentará tu resentimiento y malestar.

Maneja la frustración
Las cosas no siempre saldrán como tú lo esperas. Así que es muy importante que dejes un margen amplio para aceptar lo inesperado. No descargues tu malestar con las personas que amas, porque te lo aceptarán un par de veces y, en algún momento, se sentirán heridos por tu comportamiento y esto afectará la relación que mantienes con ellos. Nunca es tarde para empezar de nuevo y lo mejor está por venir, ¡no te lo pierdas.

Fuente: 

Ese Abrazo


Ese abrazo que me has dado mientras el viento tibio del verano despeinaba mi cabello y las horas habían transcurrido tan rápido, quise detener el momento en ese instante donde mi cuerpo se guareció entre tus brazos, donde sentí tu cuerpo tan cerca de mi, y sentí como el alma dentro de mi pecho latía con más fuerza y mis brazos cansados sacaron la fuerza de las entrañas para sostenerte en mi, quise decirte tanto sin palabras, pero no sé si lograste escuchar lo que mi voz calla…

Ese abrazo que me hizo estremecer y comprender que estás entrando en mi vida con paso firme, cuando el tiempo se vuelve relativo y las ilusiones van creciendo, cuando el cielo se pinta de más azul, y las sonrisas salen tan naturales que hasta duele intentar ocultarlas, y las manos inquietas intentaban hacer arte en tu espalda, y el calor de tu respiración hacía vibrar mi piel, dándome todo y a la vez dejándome con la necesidad de más y más, queriendo ser para ti lo que tú empiezas a ser para mi.

Ese abrazo me lleno de antojos, de probarte, de estrenarte, de recorrerte tan despacio para no perderme ni un solo rincón de ti, de meterme en tus huecos y anidarme en ti, y que tú hagas lo mismo en mi, de ser esa persona especial que te haga despertar en las mañanas y olvidarte de todo el dolor que vienes arrastrando de tiempo atrás, quisiera que se abrazo hubiera tenido más magia para hacerte entender que la vida es una y nos unió por algo, y quiero que los caminos sigan así.

Ese abrazo tan inocente, tan lleno de todo, con tantas promesas y tantos descansos, y esas sensaciones tan nuevas que aún no logro encontrar las palabras justas que debo usar para nombrarlas, sólo sé que hoy te extraño más de lo normal y tengo una enorme necesidad de volver a verte, de abrazarte, de rozarte, de hacerte reír, de caminar contigo, de estar contigo, quisiera pasar el día completo a tu lado por el tiempo suficiente para que te des cuenta de todo lo que podemos llegar a sentir.

Ese abrazo que hoy, a pesar del cansancio, me tiene llena de energía, ese abrazo necesito que sea una constante en mi vida, tal vez ni tú misma te hayas dado cuenta de todo lo que significó para mi, de todo cuanto hizo nacer, crecer y volar, de cómo fue impregnando el ambiente de tantas cosas que hoy no dejo de recordar, pero más que nada que deseo que sea una forma de vida en mi existencia, déjame seguir abrazándote siempre, porque mi amor, que hermosa sensación es tenerte entre mis brazos.

Autora: BR

Estas aquí por algo.


A veces la gente piensa que su presencia en este mundo es muy poco trascendente y que nada cambiaría si no existieran:

Había una vez un joven que estaba seguro que si la vida no era importante en este mundo, al haber cometido mil errores y cosas horribles, pensaba que si dejara de existir el mundo no cambiaría.

Un día recibió la llamada de su único amigo en ese momento, un pequeño niño.

Su amigo lo invitaba a cenar advirtiéndole que llegara pronto por favor. Aquel joven dijo que si, muy agradecido y alegre.

Llegando a la cena, el joven sintió un pequeño aire tenso. Al sentarse todos a la mesa ninguno hizo un comentario. La cena fue muy callada.

Casi al terminar aquella cena, el joven decido hacer un pequeño comentario que sin saberlo en ese momento cambiaría la vida de todos.

"HOY ME PUSE A PENSAR QUE EL AMOR MUEVE AL MUNDO".

Ninguno expresó algún comentario.

Años después se encontraron los dos amigos. Al verse después de tantos años, los dos decidieron dejar los compromisos de ese día, tomar un café y charlar.

Después de hablar de mil cosas -aquel joven que había pedido hace años a su amigo que fuera a su casa a cenar- le dijo estas palabras:

"GRACIAS POR ESTAR AQUI".

El hombre se quedó atónito y decidió preguntar porque.

Aquel joven le dijo, "te acuerdas de ese día hace años que te invite a mi casa a cenar", el hombre respondió con un gesto que si.

El joven le dijo estas palabras y cambió la vida de su amigo: "ese día mis padres habían tenido una fuerte discusión, se gritaron mil cosas muy hirientes y al final de la discusión ambos comentaron que se iban a separar, que era la única solución. Yo te llamé para encontrar apoyo y al verte entrar supe que tenía un verdadero amigo en mi vida, pero no me imaginé lo que dirías casi al final de la cena: ‘EL AMOR MUEVE AL MUNDO’ esas palabras penetraron en mis padres de una manera muy profunda, tu no lo supiste, pero eso permitió que mis padres se reconciliaran. Pensaba que mi familia se iba a partir, pero tus palabras fueron vida de nuevo para seguir luchando.”

El hombre con los ojos llenos de lagrimas respondió: "Es que Dios me puso en tu camino y ese mismo Dios te puso a ti en mi camino para hacer algo importante para ser amigos".

Si has cometido algún acto muy malo o crees que por cosas que has hecho en tu vida no tienes sentido tu existencia o tu vida, que tu no cambias nada en el mundo, estas equivocado.

Dios ha creado a todos por algo. Todos somos triunfadores, pero hay quienes lo quieren ser y quienes luchan por serlo, tal vez has hecho reir a alguien un día, o consolaste a una persona herida o estabas ahí para alguien.

Por pequeños detalles, ya has cambiado al mundo.

Dios te quiere y jamás dejaría que uno de sus hijos fuera creado para sufrir únicamente, tu estas aquí por amor, porque estas para hacer algo importante en el mundo.
Así que piensa esto: tu eres grande, solo hay que luchar por serlo, por algo, Dios te creó y por algo él ya te ha perdonado.

Fuente: Oasis

Ese es un amigo


Aquel cuyo apretón de manos es un poquito más firme, 
Aquel cuya sonrisa es un poquito mas luminosa, 
Aquel cuyos actos son un poquito mas diáfanos; 
Ese es a quien yo llamo un amigo. 

Aquel quien mas pronto da que pide, 
Aquel quien es el mismo hoy y mañana, 
Aquel quien compartirá tu pena igual que tu alegría; 
Ese es a quien yo llamo un amigo. 

Aquel cuyos pensamientos son un poquito mas puros, 
Aquel cuya mente es un poquito más aguda, 
Aquel quien evita lo que es sórdido y mísero; 
Ese es a quien yo llamo un amigo. 

Aquel quien, cuando te vas, te extraña con tristeza, 
Aquel quien, a tu retorno, te recibe con alegría; 
Aquel cuya irritación jamás se deja notar; 
Ese es a quien yo llamo un amigo. 

Aquel quien siempre está dispuesto a ayudar, 
Aquel cuyos consejos siempre fueron buenos, 
Aquel quien no teme defenderte cuando te atacan; 
Ese es a quien yo llamo un amigo. 

Aquel quien es risueño cuando todo parece adverso, 
Aquel cuyos ideales nunca has olvidado, 
Aquel quien siempre da mas de lo que recibe; 
Ese es a quien yo llamo un amigo. 

JOHN BURROUGHS (1837-1921)

Hoy doy gracias por...


Hoy doy gracias porque tuve ganas de correr en la mañana. Y así estoy manteniendo mi estado físico.

Doy gracias porque estoy cumpliendo con mis retos personales.

También doy gracias por las personas que voy conociendo y por la gente que ya conozco, mis buenos amigos, porque les está yendo bien, y porque a los que le estaba yendo mal, ya están mejor.

Doy gracias porque me estoy controlando, porque pese a los problemas intento tener un espacio de felicidad para mí.

Doy gracias por todas las personas que me quieren y me desean bien.

Fuente: Oasis

Los ojos del corazón.


Encontrar el sentido de las cosas no siempre es hacer algo diferente.
A veces, es solamente observar lo cotidiano,
la rutina de una forma diferente.
La vida puede ser vista de varias maneras:
con los ojos, con la mente, con la intuición.
Mas la vida sólo es verdaderamente conocida
por aquellos que hablan y oyen el lenguaje del corazón.
¿Acaso será eso hablar una misma lengua?.
“Los ojos son las ventanas del alma,
pero las mejores visiones las tenemos con el corazón”. 


Así que cierren sus ojos e inspiren su alma 
y coloquen su conciencia en sus corazones
y donde haya amor expandan el amor,
y donde haya miedo u odio, reconózcanlos
y libérenlos y permitan que el amor fluya dentro
de estos rincones oscuros de su corazón,
porque el amor es la única respuesta.
Miremos con los ojos del corazón,
aprendamos a apreciar lo que tenemos,
miremos a quien ayudar, a quien devolver una sonrisa,
y confiemos, que siempre podemos volver a empezar,
hacer las cosas mejor.
Es la única forma y es el único poder.

Fuente: Oasis

Enamorarse a tiempo.

Si te encuentras enamorado de una persona que no está enamorada de ti… No te reproches a ti mismo. No hay nada de malo contigo, sino que el amor no eligió descansar en el corazón de la otra persona.

Si te encuentras a alguien que está enamorado de ti, y tu no lo amas, siéntete honrado de que el amor vino y tocó a su puerta, pero dulcemente rechaza el regalo que no puedes devolver.

Si te encuentras enamorado de alguien, y esta persona se enamora de ti también, y el amor elige irse, no intentes reclamarlo o culparlo. Déjalo ir. Hay una razón y un significado, tú lo sabrás a su tiempo. Recuerda que tú no eliges el amor. El amor te elige a ti.

Todo lo que puedes hacer realmente es aceptarlo, por todo su misterio, cuando entra a tu vida. Siente como él te llena hasta derramarse, y entonces encuentra la manera de compartirlo. Dalo a la persona que lo hizo nacer en tu vida. Dalo a otros que sean pobres de espíritu. Dalo alrededor del mundo en todas las formas que puedas.

Es entonces, que muchos que aman cometen un error, porque habiendo estado mucho tiempo sin amar, ellos entienden el amor como únicamente una necesidad. Ellos ven sus corazones como un lugar vacío que necesita ser llenado con el amor, ven el amor como si fuera algo que fluye para ellos, en lugar de fluir desde ellos. Acuérdate de eso, y mantenlo en tu corazón: el amor tiene su propio tiempo, sus propias estaciones, y sus propias razones para ir y venir.

No lo puedes sobornar, coaccionar, motivar, o insistir para que se quede. Tú sólo puedes abrazarlo cuando él llega, y repartirlo con los otros cuando él venga hasta ti. Pero si él elige dejar tu corazón, o el corazón de aquel a quien tu amas, no hay nada que puedas hacer, y no hay nada que debas hacer.

El amor es y siempre será un misterio. Alégrate de que él haya entrado a tu vida en algún momento. Si tu mantienes tu corazón abierto, el vendrá de nuevo a ti.

Gustavo Chávez

Vivir como si fuese el último día

Todos los días deberían ser maravillosos, y pueden serlo. Deberíamos dar cabida a la cosas buenas para que se alojen en nuestros corazones.

Vivamos cada día como si fuese el último, no dejemos pasar un día sin haber hecho algo bueno para ti o para los que te rodean.

Es posible ser feliz,
es posible vivir una vida gratificante, en plenitud.

Todas las cosas malas se pueden revertir, si alguna vez has hecho algo malo o piensas que has actuado mal, no pienses que eso necesariamente te perseguirá hasta el último de tus días; no es así, cada día que abrimos nuestros ojos supone una nueva oportunidad para volver a hacer las cosas bien, una nueva oportunidad de recomenzar con nuestras vidas.

Vuelve a hacer planes, no dejes que el hastío y el aburrimiento te tapen el sol, haz de tus días un nuevo renacer, una nueva oportunidad para no cometer los errores del pasado.

Ríe, eso siempre te hará bien, te dará vida, juventud, y contagiarás a los que te rodean de buenas vibraciones. Te querrán y respetarán por tener siempre la palabra justa, la sonrisa cuando un rostro esté triste. Se feliz para que todo lo que haces sea hecho con mucho amor y cariño.

-Tú diriges tus propios sentimientos,
puedes sentirse como quieras-

Si te apetece llorar, no te reprimas, llora lo que haga falta, deja que todos tus sentimientos afloren para que puedas liberarte de todo lo que te aprisiona.

Ayuda a quien pide tu consejo, ofrece unas palabras, unas conversaciones con personas que lo están pasando mal. No sabes cuánto están deseando encontrar una persona que sólo le diga que "aquí estoy", "cuenta conmigo". Y aunque nada te diga, sentirá tu protección, alguien que sabe comprender por lo que pasan. Recuerda que los males de amores son los que no dejan avanzar, son lo que más cuesta sacar de nuestros corazones y de nuestra mente. Tu apoyo es muy importante.

Camina por la vida siendo una buena persona, sintiendo la brisa del aire que nos toca cuando caminamos, si vas por la vida con esa actitud tan positiva, extendiendo tus manos a quien lo necesite, serás una persona que siempre será recordada por su gran entrega.

Recuerda que no todos sonríen en este momento, tristemente hay muchas lágrimas derramas por todos lados, acércate a los que sufren, deja tu huella en este mundo.

-Regala amor-

No te guardes la bondad ni el amor, repártelo, entrégalo, regálalo, pero que no se quede sólo en ti, porque de nada te servirá el día de mañana. No hay que ser egoístas, deja cosas positivas en tu caminar por esta vida.

-Tú eres luz. -

Con tu ejemplo puedes dar luz al mundo, muéstrales a las personas que te rodean que se puede ir ayudando a la gente sin esperar nada a cambio, que la mejor recompensa la tendrás al final de tu vida.

Vive tu vida a tope, recuerda que todos estamos de paso por esta vida y que cada día es como subir a una gran escalera, rocuesta, pero cuando llegues a la cima y mires hacia abajo y veas toda la gente que se benefició de tu bondad, serás la persona más feliz de la tierra.

Busca en tu interior, reencuéntrate, se una persona que es capaz de renacer cada día, en cada amanecer y en cada momento del día.
Deja que el amor y la bondad inunde tu corazón para que tu interior se ilumine.
Da lo mejor de ti a quienes viven en tu entorno.

Recuerda que lo único más grande que tú, es Dios, los demás somos todos iguales, pero podemos hacer una diferencia si amamos a nuestros semejantes. Si somos capaces de amar, también seremos capaces de ser amadas.

Viviendo de esta forma y haciendo estas cosas, nuestros días serán maravillosos, por el sólo hecho de haber tenido bondad para con nuestros semejantes nos sentiremos bendecidos.

Autor: Shoshan.


Salir del círculo por Merlina Meiler


Si te sientes atrapado en algún callejón sin salida, la mejor solución es que salgas de ese círculo.
Quién no ha hablado alguna vez de los círculos viciosos, aquellos de los que nos cuesta salir y que, al por aplicar las mismas conductas y soluciones, siempre obtenemos el mismo resultado.
Por tener la sensación (o la certeza) de estar atascado, es bien probable que estés inmerso en un círculo de este tipo.
Déjame darte unos ejemplos sobre lo que me refiero:
  • Discutes bastante con tu pareja. Sabes que si le contestas mal y él o ella te contestan agresivamente, lo mejor sería bajar los decibeles en ese momento, tal vez irte y entablar una conversación cuando las aguas se hayan calmado. Pero no, le contestas en mal tono nuevamente, y siguen así sucesivamente en esa escalada que parece no tener fin.
  • No logras que tu hijo adolescente ordene su cuarto. Ya le has dicho una y mil veces que debe hacerlo… y has obtenido una y mil veces la misma respuesta (o falta de respuesta, en realidad, a tu pedido).
  • Trabajas fuera de hora porque no atinas a decirle alguna vez a tu jefe “hoy no puedo” o “lo veo mañana a primera hora, si no es urgente”. Te repites que la próxima vez lo harás… y ese día nunca llega.
  • Deseas encontrar una pareja pero cada vez que estás cerca de lograrlo, tus miedos o tus experiencias pasadas no resueltas afloran y te juegan en contra. Igual, no era “la persona” o “por algo pasaron las cosas” o “no nací para estar en pareja” o la excusa que se te venga en mente en ese momento.
Parece demasiado obvio que si hacemos siempre lo mismo, usamos idénticas palabras y repetimos las actitudes una y otra vez, nos encontraremos ante el mismo escenario no deseado. Te propongo que salgas del círculo. Empieza a intentarlo durante solo 24 horas y verás las sorpresas que te llevarás tú… y quienes te rodean.
Mañana, desde que te levantes hasta que te acuestes por la noche, haz cosas distintas. Rompe las rutinas. Usa tu imaginación para dar respuestas diferentes, para tomar caminos antes no transitados. Anímate a dejar salir a tu propio yo: en todas las situaciones que se te presenten, imagínate un círculo y visualiza la manera de salir de él. Con tu elegancia y tu altura para tratar los temas. Si quieres, también puedes imaginar que eres otra persona la que decide y toma decisiones, alguien a quien admires, por ejemplo, y habla y decide por boca de ese ser, tal como él o ella lo harían.
Juega, intenta, piensa, déjate fluir, disfruta. Haz todo distinto. Solo por un día. ¡Y después me cuentas!
¿Estás list@ para salir del círculo?
Fuente: