miércoles, 19 de octubre de 2016

Ouroboros

El ouroboros es el dragón o serpiente que queda encerrada sobre sí misma al morderse o «comerse» su propia cola, es el símbolo que representa la unión del principio ctónico de la serpiente, y el principio circular del mundo celeste. Esto lo confirma el hecho de que en algunas imágenes es mitad negro y mitad blanco, significando la oposición de diversas nociones como el cielo y la tierra, el bien y el mal, el día y la noche, el yin y el yang, y de todos los valores que portan tales opuestos. En un manuscrito de alquimia, el ouroboros posee la mitad negra —símbolo de la tierra—, en comunión con la otra mitad blanca moteada de puntos que representan las estrellas —el cielo—, aunado a la metáfora celeste del dragón. En griego se denomina Ouroboros, y en algunas de sus representaciones lleva por complemento la inscripción que dice: Hen to pan (el Uno es el Todo).

Sabemos que la serpiente al cambiar de piel se rejuvenece constantemente, es el símbolo más significativo y complejo de todos los símbolos animales, y tal vez el más antiguo: combina lo masculino y lo femenino, es la fuerza primitiva de la vida, emblema de la divinidad creadora misma. El dragón es la personificación reptiliana del poder primordial, sinónimo frecuente de la serpiente en el mito y la leyenda, por ejemplo en Grecia y China se les llamaba drakonates a las serpientes grandes. Los dragones aparecen en múltiples narraciones como guardianes vinculados al inframundo y al conocimiento de los oráculos. El ouroboros representa el «círculo» en su materialización en la figura del animal del eterno retorno , pues sugiere que al fin le corresponde un nuevo comienzo en constante repetición, que el final de un camino o de un proceso significa un nuevo principio; de la imagen del círculo del animal que se cierra, resulta una expresiva metáfora de una repetición cíclica que significa la circulación de los tiempos, el fin de los mundos y nuevas creaciones, del morir y del renacer, en síntesis: la eternidad, ya simbolizada de antemano por el simple círculo.

El mito del ouroboros, que encierra las ideas de movimiento, continuidad, autofecundación, el tiempo y la continuidad de la vida, apareció por primera vez en Egipto tanto en los sarcófagos del Imperio Nuevo como en el Libro de los Muertos, indicando el curso cósmico en un tiempo infinito; como símbolo de la eternidad fue adoptado también por la alquimia y la francmasonería, pero también se encuentra en el arte sepulcral cristiano, en el arte del Benín, en un sello de la Theosophical Society, el Codex Marcianus, y en el Book of Lambspring, entre otros.

En el simbolismo alquímico, el ouroboros es el símbolo gráfico de un proceso cerrado en sí mismo que transcurre repetidamente y que al calentar, evaporar, enfriar y condensar un líquido, debe servir para el refinamiento de sustancias: veneno, víbora, disolvente universal, son símbolos de lo indiferenciado, del “principio invariante” o común que pasa entre las cosas y las liga, es la disolución de los cuerpos, la serpiente universal que, según los gnósticos camina a través de todas las cosas. A menudo la serpiente que se cierra formando un círculo, ha sido sustituida por dos seres que unen la boca y el extremo de la cola, reproduciendo el de arriba como signo de volatilidad, como un dragón alado (amphisba).



lunes, 15 de febrero de 2016

¡¡Ten Fe, cree en ti!!

Ten fe cuando se cierren todas las puertas delante de ti.
Cuando las noches sean frías y sientas que la soledad te abraza.
Cuando en cada intento por la vida nazca un fracaso.
Cuando te sientas cansado y agotado de este largo camino.

Cuando todos duden de que tú podrás vencer.
Cuando seas objeto de burla de alguna persona ignorante.
Cuando no encuentres un motivo para vivir.
Ten fe y cree en tí, porque: Si quieres, ganas...

Pero si crees no poder lo más seguro es que no podrás,
si crees que estás perdido, ya perdiste
el poder del ser humano esta en la mente,
si crees que eres superior, lo eres.

Tienes que estar seguro de ti, el ser que gana en la vida
es aquél que cree poder ganar.

Ten fe, Cree en tí y Vencerás.

Desconozco su autor

jueves, 11 de febrero de 2016

Por qué fijarse metas es importante

Los beneficios de tener metas están más que comprobados. Son muchas las investigaciones que han encontrado que establecer objetivos mejora tanto nuestra vida personal como la profesional.

Demos un vistazo a lo que escribió Steven Kotler en el muy recomendado libro Bold:

A finales de 1960, los psicólogos Gary Latham de la Universidad de Toronto y Edwin Locke de la Universidad de Maryland, descubrieron que la fijación de metas es una de las maneras más fáciles de aumentar la motivación y mejorar el rendimiento… En docenas y docenas de estudios, Latham y Locke encontraron que la fijación de metas aumentó el rendimiento y la productividad entre un 11 y un 25 por ciento. Este es un gran impulso. Si la jornada de ocho horas es nuestro punto de partida, es como si gozáramos de dos horas extras de trabajo por el simple hecho de poner a trabajar la gente en un marco mental más adecuado.

Ok, de acuerdo, las metas son poderosas. Pero no vale cualquier meta:

Uno de los aspectos más importantes para que funcionen las metas es el compromiso. “Hay que creer en lo que estás haciendo”, continúa Latham. “Grandes objetivos funcionan mejor cuando hay una alineación entre los valores de un individuo y el resultado deseado de la meta. Cuando existe esa alineación, nos comprometemos totalmente, lo cual significa que prestamos más atención, tenemos mayor resistencia y somos mucho más productivos como consecuencia de ello.

Es decir, las metas tienen que ser relevantes para el individuo, tienen que estar alineadas con sus valores y con sus habilidades. Ahí reside la clave del gran desempeño.

Los equipos que funcionan a un alto nivel son aquellos que trabajan hacia un objetivo que sus integrantes consideran importante. Importante no sólo significa salvar las ballenas de la extinción, limpiar los océanos o erradicar la pobreza. Un trabajo que vale la pena realizar puede ser ayudar a tu equipo, a tu familia o, incluso, a ti mismo.

Al contrario, realizar un trabajo carente de significado personal puede convertirse en una pena difícil de soportar. “La idea que se me ocurrió”, afirmó Fiódor Dostoevsky hace cerca de 150 años, “es que si uno quisiera aplastar y destruir completamente a un hombre. Imponer el más terrible castigo. Uno ante el cual el asesino más temible se acobardaría y temblaría. Todo lo que se tendría que hacer sería obligarle a realizar un trabajo que careciera completa y absolutamente de significado”.

Esta es la gran tragedia dentro de las empresas hoy en día: existe una enorme discrepancia entre los valores y las preferencias de las personas y la labor que realizan. Esa es la razón por la cual casi el 90% de los trabajadores a nivel mundial no se siente involucrado a nivel emocional con su empleo.

Ahora bien, resulta que las metas también son importantes en nuestra vida personal: le dan sentido a nuestra existencia y aumentan el nivel de satisfacción general con la vida. Es decir, nos hacen más felices.

Esto fue lo que encontró Mihaly Csikszentmihalyi cuando realizó una gran investigación que buscaba descubrir cuándo y porqué se producen en las personas estados de dicha.

Las personas que con mayor frecuencia experimentaban momentos de satisfacción, eran aquellas que se encontraban realizando actividades que estaban relacionadas con objetivos que consideraban importantes en su vida.

El camino hacia la felicidad, concluye Csikszentmihalyi, no pasa por el goce intrascendente, el camino a la felicidad es la asunción consciente de un reto y la lucha por superarlo.

¿Una vida sin desafíos, sin retos que superar, puede ser una vida feliz? ¿Tu que opinas?

Fuente http://notasaprendiz.weebly.com/blog/por-que-fijarse-metas-es-importante

viernes, 5 de febrero de 2016

25 lecciones para cuando estés listo para una vida más sencilla. Parte II

Nuestro objetivo principal es vivir una vida ordenada sin la mayoría de las cosas con que las personas llenan sus vidas, dejándonos con espacio para lo que realmente importa. Una vida que no esté constantemente apurándonos, corriéndonos y estresándonos, y en cambio nos permita contemplar, crear y conectarnos con las personas y los proyectos que amamos.

Por supuesto, eso no significa que tengamos cero desorden ni complicaciones. Somos humanos y vivimos en el mundo real como todos los demás. Tenemos una casa, posesiones, computadoras, gadgets, distracciones y ocupaciones. Pero las redujimos para hacer espacio.

Aquí tienes algunas lecciones que aprendimos sobre vivir una vida más simple:

13. Cuando viajamos ligeramente, somos más libres, estamos menos cargados, y menos estresados. Esto se aplica también a viajar por la vida, no sólo a viaja a través de un aeropuerto.

14. No es cuán muchas o cuán pocas cosas poseemos lo que importa. Es si hacemos que esas cosas cuenten. Por lo tanto, es mejor tener tres buenos libros en tu biblioteca que realmente vas a leer, y no 300 que nunca vas a tocar.

15. Ordenar tu espacio físico puede hacer que tu espacio mental esté más despejado. Estas distracciones visuales tiran de nosotros y nos distraen de más maneras de las que imaginamos.

16. Sobre-pensar es una de las fuentes más desenfrenadas de estrés y desorden mental. La clave es darse cuenta de que el problema no es el problema. El problema es el increíble esfuerzo que estás haciendo al sobre-pensar demasiado el problema. Déjalo ir y se libre.

17. La positividad siempre vale la pena porque simplifica tus resultados. Así que antes de desperdiciarla en ira, resentimiento, rencor o envidia, piensa en lo precioso e insustituible que es tu tiempo.

18. Mantente alejado del drama de los demás. Y no crees innecesariamente uno propio.

19. Una mentalidad más positiva y sencilla puede ser creada en cualquier momento y en cualquier lugar con sólo cambiar tus pensamientos. Porque la frustración y el estrés provienen de tu manera de reaccionar, no de como son las cosas. Ajusta tu actitud, y la frustración y el estrés se evaporarán.

20. El secreto más simple de la felicidad y la paz, es dejar que cada circunstancia sea como es (en lugar de cómo crees que debería ser) y sacar lo mejor de ella.

21. La gratitud siempre hace que sea más fácil lidiar con la vida. Porque la felicidad llega fácil cuando dejas de quejarte por tus problemas y empiezas a agradecer por todos los problemas que no tienes.

22. Comete errores, aprende de ellos, ríete de ellos, y sigue adelante. No pierdas ni un minuto en resultados que no puedas controlar.

23. Ganas una gran cantidad de libertad cuando dejas de tomar las cosas como personal.

24. La verdad (tu verdad) es siempre el camino más sencillo hacia adelante. Si escuchas con atención a tu intuición, siempre sabrás lo que es “mejor” para ti, porque lo que es mejor para ti es lo que es verdad para ti.

25. La sensación que tienes cuando haces algo importante (y verdadero) es mucho mejor y menos estresante que la sensación que obtienes al quedarte sentado deseando estar haciéndolo.

por Marc Chernoff
Publicado originalmente en TrucosParaVivirMejor.com

25 lecciones para cuando estés listo para una vida más sencilla. Parte I

La simplicidad es en última instancia producto de enfocarte en lo que importa.

Por casi una década, Ángel y yo estuvimos aprendiendo a vivir una vida más sencilla.

Con más sencilla no queremos decir más “pobre”. Con más sencilla queremos decir más “significativa”.

Estuvimos trabajando en eliminar muchas de las complejidades de la vida para poder ser capaces de pasar más tiempo con las personas que amamos y hacer más actividades que nos gustan. Esto significa que estuvimos deshaciéndonos poco a poco de nuestro desorden mental y físico, y eliminando todo menos lo esencial, para así quedarnos sólo con lo que nos de valor.

Nuestro objetivo principal es vivir una vida ordenada sin la mayoría de las cosas con que las personas llenan sus vidas, dejándonos con espacio para lo que realmente importa. Una vida que no esté constantemente apurándonos, corriéndonos y estresándonos, y en cambio nos permita contemplar, crear y conectarnos con las personas y los proyectos que amamos.

Por supuesto, eso no significa que tengamos cero desorden ni complicaciones. Somos humanos y vivimos en el mundo real como todos los demás. Tenemos una casa, posesiones, computadoras, gadgets, distracciones y ocupaciones. Pero las redujimos para hacer espacio.

Aquí tienes algunas lecciones que aprendimos sobre vivir una vida más simple:

1. Una vida más sencilla se trata de restar lo obvio y añadir lo significativo. Por lo tanto, eres rico en proporción al número de cosas innecesarias que puedes darte el lujo de vivir sin ello.

2. Simplificar no es meramente ver con cuan poco puedes llegar a vivir (eso es la pobreza) sino la eficiencia con que puedes poner primero lo primero, y utilizar tu tiempo de acuerdo a ello para perseguir las cosas que marcan la diferencia y significan más para ti.

3. Además del arte de terminar las cosas, también existe el a-menudo-olvidado arte de dejar las cosas sin hacer. La simplicidad y la eficiencia en la vida se basan en gran medida en eliminar lo no esencial.

4. Sobre-comprometerse es el error más grande que la mayoría de las personas cometen contra vivir una vida más sencilla. Es tentador llenar cada minuto del día con las tareas de tu lista de tareas pendientes o distracciones. No te hagas esto. Deja espacio.

5. Sólo porque puedas no significa que debas. Hay tantas actividades que suenan divertidas y emocionantes. Comprobamos Facebook, Instagram o Snapchat y vemos lo que los demás están haciendo, y de inmediato queremos añadir esas cosas a nuestras vidas. Pero antes de dejar que estas ideas nuevas saquen lo mejor de ti, recuerda que al añadir demasiadas cosas a tu vida, estás restando espacio. Y ese espacio es vital para enfocarte en lo que más importa.

6. Las distracciones son más tentadoras y perjudiciales de lo que pensamos. Cuando llenamos nuestras vidas con distracciones, a menudo es porque tenemos miedo de cómo podría ser la vida sin los constantes medios de comunicación social, TV, video juegos, snacks, chats, música, etc. No te adormezcas a ti mismo con ese ruido. No permitas que las distracciones te detengan. Controla tus distracciones antes de que tus distracciones te controlen a ti.

7. No puedes vivir una vida más sencilla si no estás dispuesto a cambiar y dejar de lado a lo que estás acostumbrado.

8. Las prioridades no se hacen automáticamente. Tienes que hacer tiempo para lo que es importante para ti: tiempo con tu pareja, tiempo con tus hijos, tiempo para crear, tiempo para aprender, tiempo para hacer ejercicio, etc. Empuja todo lo demás a un lado para hacer tiempo. Al decirle no a más cosas que suenan muy emocionantes, le dices sí a más cosas que son realmente importantes.

9. Levantarse antes ayuda. Una silenciosa y tranquila rutina mañanera es un regalo para atesorar. (Yo me despierto temprano para tener tiempo tranquilo para leer, escribir y practicar una meditación de gratitud.)

10. Dejar ir las viejas rutinas y hábitos, y construir unas nuevas puede ser difícil, pero es más fácil si las haces como un reto de 30 días. Deja ir algo durante 30 días y ve cómo afecta tu vida. (Dejar ir la televisión por cable fue una de las mejores decisiones que ángel y yo tomamos el año pasado, no más ruidos continuos y distrayentes en nuestra casa, y no más anuncios de cosas que no necesitamos)

11. Comprar más cosas no resuelve nuestros problemas. Ni tampoco comer más ni otro programa de televisión.

12. Ir de compras no es un hobby, y ciertamente no es terapia. Es un desperdicio de tiempo y dinero, y conduce inevitablemente a una vida desordenada.

Marc Chernoff
Publicado originalmente en TrucosParaVivirMejor.com

jueves, 4 de febrero de 2016

La alegría de vivir

Debemos estar completamente atentos al presente para disfrutar de una taza de te.
Solo siendo conscientes del presente nuestras manos sentirán el calor de la taza.
Solo en el presente aspiraremos el aroma del te, saborearemos su dulzura, y llegaremos a apreciar su exquisitez. Si estamos obsesionados por el pasado o preocupados por el futuro, dejaremos escapar la oportunidad de disfrutar de una buena taza de te.

Cuando miremos el interior de la taza, su contenido ya habrá desaparecido.Con la vida ocurre lo mismo. Si no vivimos plenamente el presente, en un abrir y cerrar de ojos la vida se nos habrá escapado.

Habremos perdido sus sensaciones, su aroma, su exquisitez y su belleza, y sentiremos que ha transcurrido a toda velocidad.

El pasado ya ha pasado. Aprendamos de él y dejémoslo atrás.

Debemos estar completamente atentos al presente para disfrutar de una taza de te.

Solo siendo conscientes del presente nuestras manos sentirán el calor de la taza.
Solo en el presente aspiraremos el aroma del te,saborearemos su dulzura,y llegaremos a apreciar su exquisitez. Si estamos obsesionados por el pasado o preocupados por el futuro, dejaremos escapar la oportunidad de disfrutar de una buena taza de te.

Cuando miremos el interior de la taza, su contenido ya habrá desaparecido.Con la vida ocurre lo mismo. Si no vivimos plenamente el presente,en un abrir y cerrar de ojos la vida se nos habrá escapado.

Habremos perdido sus sensaciones, su aroma, su exquisitez y su belleza, y sentiremos que ha transcurrido a toda velocidad. El pasado ya ha pasado. Aprendamos de él y dejemoslo atrás. El futuro ni tan siquiera ha llegado. Hagamos planes para el futuro,
pero no perdamos tiempo preocupándonos por el. Preocuparse no sirve de nada.

Cuando dejemos de preocuparnos por lo que todavía no ha pasado,estaremos en el presente. Solo entonces empezamos a experimentar la alegría de vivir. La alegría de vivir se demuestra cuando regalamos una sonrisa, un abrazo, o un saludo cordial a alguien todos los días. Nunca olvidemos que hacer el bien a otros nos hace mucho bien.

Desconozco a su autor