viernes, 25 de noviembre de 2016

ALERTAS al inicio de una relación por Merlina Meiler

Muchas mujeres y algunos hombres me contactan porque están en vínculos amorosos que les están haciendo mal.

El denominador común que veo en todos es el mismo: dejaron pasar las ALERTAS claras que comenzaron a tener lugar desde los primeros momentos de esa relación.

El maltrato suele comenzar de modo verbal. A veces continúa con el físico, y habitualmente el verbal continúa, profundizándose, buscando variables para que la persona que recibe ese abuso se sienta cada vez peor, con sus defensas debilitadas y cada vez con menos energía para contrarrestar el embate.

Sin juzgar a nadie de modo alguno, quiero dar esta lista de posibles motivos, ya que identificarse con alguno puede ser el puntapié inicial para desentramar aquello subyacente que sustenta este tipo de situaciones y que permitirá poner el límite tan necesario.

¿Por qué hay quienes permiten esto desde el inicio?

. Traemos el mandato familiar o social de que hay que estar acompañados (son esas vocecitas que nos dicen que es mejor tener pareja que estar solo, que valemos más si la presencia de otro nos valida, que hay cosas que no podemos realizar bien “porque las hacen los hombres/las mujeres”, etc.)

. Porque no sabemos vivir tranquilos y en paz al estar solos y tratamos de tapar nuestros agujeros internos con personas

. Porque venimos de un hogar en el que el maltrato era moneda corriente y nos identificamos con ese tipo de vinculación afectiva

. Porque nos angustia no tener qué hacer un sábado a la noche

. Porque no filtramos a quienes se nos acercan y aceptamos a cualquier tipo de persona, incluso las dañinas

. Porque pensamos que “fue un momento de ira (o yo tuve la culpa) y ya se le va a pasar”

. Porque ese tipo de relación nos potencia las angustias existenciales que sentimos y no sabemos cómo lidiar con eso

Desde el comienzo, siempre hay señales claras de que algo anda muy mal y no debemos tolerarlo.

Los celos desmedidos NO son normales

Que alguien cuestione la ropa que vistes, tu modo de hablar o de pensar, tu familia, tus amistades, tu trabajo, tus estudios o cualquier otra persona o actividad que te agraden e intente que te apartes de ellas está MAL

NO dejes que la situación vaya aumentando su intensidad, ya que esto sucederá aunque hagas lo posible por detenerlo: apenas veas o notes una conducta de agresión, insulto, maltrato, ofensa, ensañamiento, peligro a tu integridad o que te haga sentir mal porque arremetió con saña contra uno de tus puntos débiles, ALÉJATE lo más rápido que puedas.

CONFÍA plenamente en tus instintos y en tus sentimientos, contra viento y marea, sin prestar atención a lo que digan los demás: si percibes que algo está mal, LO ESTÁ.

¡Si estás leyendo esto hasta el final, estás a tiempo!

jueves, 17 de noviembre de 2016

¿Por qué a mi sí? por Merlina Meiler

Cuando nos sucede algo que no deseábamos o notamos con claridad alguna carencia pronunciada en nuestras vidas, solemos preguntarnos una y otra vez, ¿por qué a mí no?


Tal vez usamos esa frase para adentrarnos más en el problema y buscar algún motivo (el que no siempre existe) para intentar entender por qué aquello que tanto ansiábamos nos fue vedado o aquello que tanto queríamos nos fue quitado.

Sin embargo, es poco probable que nos hagamos la pregunta contraria cuando algo nos sale bien o disfrutamos de un logro ampliamente soñado.

Ahora te propongo que, por unos minutos, repases tu vida en estos momentos y, al descubrir cosas, relaciones o sentimientos agradables, y también oportunidades aprovechadas y deseos concretados, te hagas esta pregunta: ¿por qué a mí sí?

Créeme, te sorprenderás con las respuestas, ya que te abrirán un abanico de opciones que hasta ahora, probablemente, no habías tomado en consideración en su justa medida.

Entonces, ¿Por qué a mí sí?

Porque lo mereces.

Porque has trabajado mucho para lograrlo.

Porque aprendiste las lecciones que se te fueron presentando.

Porque has hecho cambios interiores que se reflejan en el afuera, y por consiguiente, también en lo que concretas o en aquello a lo que accedes.

Porque creíste en ti en cierto grado, suficiente para comenzar a brillar.

Porque hiciste oídos sordos a palabras que no te ayudaban o que te tiraban la moral y la voluntad hacia abajo, y te cercioraste de que tu diálogo interno es mucho más potente y fructífero que esas voces.

Porque dejaste los miedos que tenías atrás y te diste cuenta de lo positivo que es que confíes más en ti, en tu fuerza, en tu intuición y en tus conocimientos.

Porque pasaste de caminar sin rumbo fijo, como pidiendo permiso, a hacerlo bien erguid@ y mirando el porvenir de frente, con seguridad.

En resumen: Porque ¡lo intentaste!


viernes, 4 de noviembre de 2016

Boicot personal por Merlina Meiler

A veces, la persona que más se interpone entre tú y lo que deseas obtener eres tú mismo.


Quizá te estés boicoteando hace algún tiempo, sin estar del todo consciente de que lo vienes haciendo.

Piensas que estás en un camino que te llevará directamente hacia lo que deseas, pero no es así.

Algo pasa en el medio.

Una situación inesperada y, probablemente, reiterativa.

La gente que encuentras no es la adecuada. O las oportunidades no surgen. O no te alcanzan los recursos a tu alcance, o…

Tal vez ya te hayas acercado a la meta en alguna ocasión (o en más de una) y, por alguna razón que no entiendes, todo se fue a pique.

Los motivos de boicot personal pueden ser muchos. Para contrarrestarlos, te propongo que te hagas unas preguntas luego de individualizar cuál es el que se ha convertido en un obstáculo.

Pensamientos de desvalorización. (Como: ¿Por qué me va a tocar algo así a mí? No es para mí porque no soy guapo/adinerado/inteligente/…)
Pregúntate:
¿Crees que lo mereces?
¿Se trata de algo que fue vedado para personas allegadas a ti?
Si lo obtienes, ¿estarías defraudando a alguien de tu familia o cercano?

Miedo a conseguir lo que quieres.
Pregúntate:
¿Qué sucedería si lo consiguieses?
¿Qué cosas cambiarían?
¿Cómo reaccionarían los demás?
¿Hay alguien a quien no le parecería bien?

Angustia por el cambio.
Pregúntate:
¿Prefieres que siga todo igual?
¿Cómo has reaccionado a otros cambios anteriormente?
¿Qué pasaría si crecieras y maduraras? ¿Qué estarías dejando atrás?

Falta de confianza en ti mism@.
Pregúntate:
¿Crees que tienes las condiciones para conseguir lo que anhelas?
¿Piensas que es mejor que no suceda y esperar/procrastinar/pensar en otra cosa?
¿Puedes llevar a buen puerto tu búsqueda?



lunes, 31 de octubre de 2016

Claves para evitar las enfermedades laborales por Merlina Meiler

Un buen ambiente de trabajo es fundamental para no sufrir física y psicológicamente.

Hacer más horas de las correspondientes, el uso excesivo de la tecnología o llevarse tareas al hogar son algunas de las causas de los trastornos físicos y mentales más comunes.

Este artículo de prevención y mejora de la calidad de vida fue publicado en Infobae.

Estar sentado por ocho horas o más frente a una computadora, en un ambiente cerrado y rodeado de presiones y situaciones estresantes puede ser, sin la correcta prevención, un estilo de vida que desencadene múltiples enfermedades. Dolores de cabeza, nervios, ansiedad, tendinitis, dolores en la espalda, el cuello, los brazos o las manos son algunas de las quejas más comunes de las personas que pasan gran parte del tiempo sentados en un escritorio.

Las personas que trabajan todo el día frente a una computadora pasan aproximadamente entre 1.800 y 2.000 horas anuales en su lugar de trabajo. Por este motivo, no es extraño que esa gran carga horaria repercuta de forma negativa en su bienestar general, físico y mental. Además, esta constante exposición a condiciones de trabajo adversas desencadena no sólo molestias momentáneas sino lesiones a largo plazo que también impactan en la eficiencia y la producción del trabajador.

Las lesiones físicas más comunes
En primer lugar, las enfermedades conocidas como “Trastornos de Trauma Acumulativo” (TTA) son las más comunes: se trata de problemas en músculos, tendones y nervios que son causados, acelerados o agravados por movimientos repetitivos del cuerpo, posturas inadecuadas, fuerzas exageradas, esfuerzos de contacto, vibración constante, entre otros. Enfermedades de este tipo son por ejemplo el Síndrome de Túnel Carpiano, la tendinitis, sinovitis, el dedo de gatillo, la vibración de la mano y el brazo, la enfermedad de De Quervain o las mialgias.

La circulación sanguínea, especialmente en las piernas, también se ve alterada ante la falta de movimiento. Por otra parte, la columna vertebral, que debería mantenerse erguida, a menudo se reclina muy hacia adelante o se encorva, poniendo tensos los músculos y haciendo presión sobre las vértebras. Además, si la computadora no está frente a la persona, sino a un costado, el cuello puede sufrir lesiones. Finalmente, la cantidad de horas que se mira fijamente la pantalla, puede derivar en patologías visuales como el ojo seco.

El doctor Carlos Manrique, director médico de Bombicino Diagnósticos, que se especializa en salud ocupacional, detalló algunas recomendaciones para tener en cuenta que pueden disminuir las posibilidades de que la salud física y mental se vea afectada por un trabajo de oficina:

Delegar tareas: Cuando hay mucho trabajo que hacer hay que saber entender que no se puede hacer todo, dijo el especialista. Tanto en la casa como en el trabajo es importante fijar prioridades y organizar las obligaciones en torno a lo que es imprescindible y lo que se puede esperar.

Pausas activas: Cada dos horas es útil detener el trabajo diez minutos para relajarse tanto física como psíquicamente, realizar ejercicios de estiramiento, caminar y pensar en otra cosa.

Desconectarse: Estar en constante contacto con la tecnología puede ser muy nocivo, por eso el doctor Manrique señala que es de suma importancia al momento de llegar al hogar evitar utilizar la computadora o el celular para no forzar la vista o seguir recibiendo cargas de estrés, por ejemplo, mails de trabajo.

Irse a horario: Trabajar más tiempo del que corresponde es sobreexigirse. “Si tienes un horario, es porque se considera que ese horario es suficiente para realizar tus tareas”, señaló Manrique.

No llevar trabajo al hogar: El tiempo en que no se está en el trabajo es para la familia, los amigos y, prioritariamente, uno mismo. Identificar la propia casa como otro espacio laboral puede ser muy estresante.

Prestar atención a la salud: “Olvídate de estas tres palabras: ‘No tengo tiempo'”, dijo el especialista. Es fundamental concurrir periódicamente al médico y dedicar tiempo al ejercicio.

Comer sano: En un día de mucho trabajo no es buena idea saltearse comida en el afán de ganar tiempo porque una alimentación sana y equilibrada es la fuente de energía necesaria para cumplir todas esas tareas. Además evitará el sobrepeso y protegerá de otras enfermedades.

Dormir bien: Si bien es cierto que las horas de sueño ideales se van ajustando con la edad, en general se recomienda dormir ocho horas. Una noche de mal sueño puede ser la principal causa de una jornada de pobre desempeño laboral.


jueves, 20 de octubre de 2016

Tiempos postseparacion por Merlina Meiler

Una mujer sola (Sofía) me consultó el otro día sobre un hombre que había conocido (Roque).

Después de un par de salidas, Sofía se dio cuenta de que Roque le gustaba, y mucho. Pero él se había separado hacía tres meses –lo que ella consideraba un lapso muy breve. Y en esto radicaban sus dudas.

“Merlina”, me preguntó, “¿cómo voy a comenzar a involucrarme con un hombre que recién terminó una relación? Tiene que hacer su duelo. Además, es muy reciente lo que sucedió, ¿y si se arrepiente y vuelve con la ex? ¿No es mejor esperar, por ejemplo, seis o siete meses a que esté más recuperado?”

Ante estas preguntas bastante comunes, se me ocurrió darle estas respuestas, que me parecen aplicables a cualquier persona que quiera iniciar un vínculo con alguien que se haya separado (entre adultos, me atrevo a decir que se trata de la mayoría).

. Primero y principal, nunca se sabe cuándo una pareja tendrá éxito o no. Depende de muchos y muy diversos factores, pocos de los cuales son atribuibles al periodo de soledad que uno decida tomar.

. El tiempo de duelo posterior a la separación es diferente para cada ser y no hay manera de establecerlo con la misma vara para todos. Hay quienes después de un año permanecen congelados en lo que sucedió, sin poder reaccionar del todo aún, y otros rehacen su vida a las pocas semanas.

. A quienes les gusta estar acompañados permanentemente (muchas mujeres y también muchos hombres), como se les dificulta o no se llevan bien con la soledad, suelen ponerse de novios rápidamente. Si tú te alejas porque consideras que él o ella necesitan un periodo estipulado por ti para volver a rearmarse y estar dispuestos a abrir su corazón, es posible que en el ínterin encuentren a otra persona con la cual probarán iniciar algo en serio.

. El tiempo que pasó después de una separación no tiene mayor incidencia en que alguien vuelva o no con un/a ex. Si conoces a alguien que ha finalizado una relación recientemente, por sus dichos y sus acciones te darás cuenta si quedó enganchado con su ex al punto de que haya una posibilidad de que regresen o no.

Si utilizas estas ideas y otras similares para ponerle un PERO a este vínculo incipiente, tal vez deberías preguntarte si no eres tú quien está buscando excusas para no volver a confiar en el amor.



miércoles, 19 de octubre de 2016

Ouroboros

El ouroboros es el dragón o serpiente que queda encerrada sobre sí misma al morderse o «comerse» su propia cola, es el símbolo que representa la unión del principio ctónico de la serpiente, y el principio circular del mundo celeste. Esto lo confirma el hecho de que en algunas imágenes es mitad negro y mitad blanco, significando la oposición de diversas nociones como el cielo y la tierra, el bien y el mal, el día y la noche, el yin y el yang, y de todos los valores que portan tales opuestos. En un manuscrito de alquimia, el ouroboros posee la mitad negra —símbolo de la tierra—, en comunión con la otra mitad blanca moteada de puntos que representan las estrellas —el cielo—, aunado a la metáfora celeste del dragón. En griego se denomina Ouroboros, y en algunas de sus representaciones lleva por complemento la inscripción que dice: Hen to pan (el Uno es el Todo).

Sabemos que la serpiente al cambiar de piel se rejuvenece constantemente, es el símbolo más significativo y complejo de todos los símbolos animales, y tal vez el más antiguo: combina lo masculino y lo femenino, es la fuerza primitiva de la vida, emblema de la divinidad creadora misma. El dragón es la personificación reptiliana del poder primordial, sinónimo frecuente de la serpiente en el mito y la leyenda, por ejemplo en Grecia y China se les llamaba drakonates a las serpientes grandes. Los dragones aparecen en múltiples narraciones como guardianes vinculados al inframundo y al conocimiento de los oráculos. El ouroboros representa el «círculo» en su materialización en la figura del animal del eterno retorno , pues sugiere que al fin le corresponde un nuevo comienzo en constante repetición, que el final de un camino o de un proceso significa un nuevo principio; de la imagen del círculo del animal que se cierra, resulta una expresiva metáfora de una repetición cíclica que significa la circulación de los tiempos, el fin de los mundos y nuevas creaciones, del morir y del renacer, en síntesis: la eternidad, ya simbolizada de antemano por el simple círculo.

El mito del ouroboros, que encierra las ideas de movimiento, continuidad, autofecundación, el tiempo y la continuidad de la vida, apareció por primera vez en Egipto tanto en los sarcófagos del Imperio Nuevo como en el Libro de los Muertos, indicando el curso cósmico en un tiempo infinito; como símbolo de la eternidad fue adoptado también por la alquimia y la francmasonería, pero también se encuentra en el arte sepulcral cristiano, en el arte del Benín, en un sello de la Theosophical Society, el Codex Marcianus, y en el Book of Lambspring, entre otros.

En el simbolismo alquímico, el ouroboros es el símbolo gráfico de un proceso cerrado en sí mismo que transcurre repetidamente y que al calentar, evaporar, enfriar y condensar un líquido, debe servir para el refinamiento de sustancias: veneno, víbora, disolvente universal, son símbolos de lo indiferenciado, del “principio invariante” o común que pasa entre las cosas y las liga, es la disolución de los cuerpos, la serpiente universal que, según los gnósticos camina a través de todas las cosas. A menudo la serpiente que se cierra formando un círculo, ha sido sustituida por dos seres que unen la boca y el extremo de la cola, reproduciendo el de arriba como signo de volatilidad, como un dragón alado (amphisba).